Eus­kal Herria, ¿cual es la tarea?

Archivo

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

El momen­to polí­ti­co no deja indi­fe­ren­te a nadie. Los hay que rei­vin­di­can la lucha arma­da y arre­me­ten con­tra los demás acu­sán­do­les de liqui­da­cio­nis­tas, los hay que refle­xio­nan y actúan des­de otro pun­to de vis­ta. Pun­tua­li­cé­mos, ETA ni está ven­ci­da ni está derro­ta­da, lo prue­ban las infor­ma­cio­nes pro­ce­den­tes de la pro­pia poli­cia fran­ce­sa, recien­te­men­te indi­ca­ban que la situa­ción eco­nó­mi­ca de la orga­ni­za­ción arma­da es más que boyan­te. De los coman­dos, reco­no­cen que pue­de haber cua­tro acti­vos y sin loca­li­zar, cité­mos otra vez fuen­tes poli­cia­les. Y el incre­men­to de la repre­sión lejos de debi­li­tar a esta orga­ni­za­ción clan­des­ti­na inci­ta a nue­vos aspi­ran­tes a dar el paso de enro­lar­se en sus filas.

Por otra par­te, la vul­ne­ra­ción neo fas­cis­ta de los dere­chos y liber­ta­des indi­vi­dua­les en Hego Eus­kal Herria des­acre­di­ta al régi­men y per­mi­te visua­li­zar el final de la ilu­sión de un cons­ti­tu­cio­na­lis­mo acor­de con los intere­ses y deseos de los pueblos.

Es men­ti­ra que el régi­men per­mi­ta que todas las opcio­nes polí­ti­cas pue­dan expre­sar­se en su seno siem­pre que no desa­rro­llen su com­ba­te por medios vio­len­tos. Así se cons­ta­ta en Cata­lun­ya, don­de los podé­res fác­ti­cos espa­ño­les tra­tan de ganar tiem­po des­gas­tan­do a la opi­nión públi­ca cata­la­na, a su pue­blo trabajador. 

A esto jue­gan CiU, PSC, IC, a esto jue­ga el PP. En Hego Eus­kal Herria no ha habi­do posi­bi­li­dad algu­na de con­for­mar un fren­te de masas por los cai­ni­tas enfren­ta­mien­tos habi­dos entre las fuer­zas aber­tza­les y de izquier­da no cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. Es aho­ra cuan­do por pri­me­ra vez en déca­das, se toca con la pun­ta de los dedos esa posibilidad.

Y es E.T.A. pre­ci­sa­men­te quien mue­ve ficha reti­ran­do los pre­tex­tos para la rup­tu­ra con un acuer­do estra­té­gi­co de carác­ter demo­crá­ti­co. Su video ya deja­ba cla­ro lo que todos supo­nía­mos, duran­te meses no ha habi­do aten­ta­dos por volun­tad de la vete­ra­na for­ma­ción polí­ti­co – mili­tar, a pesar de cono­cer esta situa­ción los perros de pren­sa espa­ño­lis­tas han pro­vo­ca­do una y otra vez al dic­ta­do de Rubal­ca­ba alar­dean­do de supues­tos éxi­tos poli­cia­les que como en el memo­ra­ble Qui­jo­te repre­sen­tan solo a los moli­nos de vien­to con­fun­di­dos por los ver­sa­lles­cos gace­ti­lle­ros a suel­do de todas las dere­chas y de todas las social­de­mo­cra­cias de dere­cha como miem­bros de Eus­ka­di ta Aska­ta­su­na. Cra­so error.

E.T.A. diri­ge su polí­ti­ca des­de sus estruc­tu­ras y es tan cier­to afir­mar la debi­li­dad de la orga­ni­za­ción arma­da como jurar por las san­da­lias del pes­ca­dor que en la Igle­sia Cató­li­ca no exis­te la pede­ras­tia. Ahí les due­le. His­to­ri­ca­men­te la orga­ni­za­ción arma­da ha demos­tra­do que sus aná­li­sis no depen­den de las urgen­cias de Madrid, Iru­ña o Lakua. Cuán­tos pre­si­den­tes ha habi­do en Madrid o cuán­tos laca­yos regio­na­lis­tas han sali­do al com­ba­te polí­ti­co están ya amortizados.

Tene­mos a Fran­co y Arias Nava­rro, falle­ci­dos, a Sua­rez enfer­mo, a Gon­za­lez de turis­ta, a Aznar de pro­fe­sión sus labo­res y cru­za­das, a Aiz­pun que nos aban­do­nó, a Del Bur­go y Mayor Ore­ja en esta­do men­tal para cazar mos­cas, hemos vis­to a los pre­si­den­tes nava­rros del PSOE – PSN en la cár­cel por cho­ri­zos y a Sanz besar la tie­rra que pisa Zapa­te­ro a la bús­que­da de una limos­ni­ta para UPN. A Zapa­te­ro nadie le augu­ra un nue­vo man­da­to, salvo…

Garai­koetxea es de nue­vo un aber­tza­le, Ardan­za vera­nea en Mar­be­lla y se ha des­en­ten­di­do de los vas­cos por abu­rri­mien­to, Arza­lluz es otro hom­bre des­pués de la jubi­la­ción mien­tras Egi­bar y Urku­llu esce­ni­fi­can con­tra la Izquier­da Aber­tza­le la his­trió­ni­ca Ven­gan­za de Don Men­do. Del hono­ra­ble J.J. Imaz ¿quien se acuerda?.

Cin­cuen­ta y un años ya, cin­cuen­ta y uno. Dan la pers­pec­ti­va de la madu­rez ana­lí­ti­ca y la frial­dad tác­ti­ca a la ya vete­ra­na orga­ni­za­ción arma­da. Sor­pren­de ade­más que en ple­na cam­pa­ña psi­co­ló­gi­ca diri­gi­da a debi­li­tar la cre­di­bi­li­dad de ETA entre la ciu­da­da­nía apa­rez­ca el impre­sio­nan­te video de los aten­ta­dos con­tra el juez Lidón e Isaias Carras­co. Lejos de la debi­li­dad se encuen­tra una orga­ni­za­ción bien dota­da eco­nó­mi­ca­men­te y que des­en­vuel­ve sus accio­nes en un país y un pue­blo en el que los gol­pis­tas del PP del PSOE están lle­van­do a la rui­na a las ins­ti­tu­cio­nes que han here­da­do por cor­te­sía del papá estado.

Al PP – PSOE les que­da muy poco que hacer en las ins­ti­tu­cio­nes, eso se com­prue­ba cada día al ver­las pla­ga­das de fami­lia­res del PSOE que han asu­mi­do como la Ceni­cien­ta reci­bió su zapa­ti­to unos car­gos cuyo comen­ti­do des­co­no­cen decon­cer­tan­te­men­te… por lo menos, para cua­tro años. Esta es la situa­ción a pesar de las patra­ñas de Vocen­to y la insu­fri­ble EITB. Es lo que hay, como se dice ahora.

¿Cuál pue­de ser pues, la cau­sa de este giro polí­ti­co de ETA?. Sus más gue­rre­ris­tas defen­so­res, aque­llos del Gora ETA! esté­ti­co pue­den echar de menos la adre­na­li­na del enfren­ta­mien­to, la gran­de­za de la epo­pe­ya en la que lle­va­mos ya cin­cuen­ta y un años inmersos.

Pero la adre­na­li­na y las emo­cio­nes fuer­tes no cons­ti­tu­yen ele­men­to de aná­li­sis alguno. La lucha arma­da es una herra­mien­ta para un fin, el logro de un mar­co polí­ti­co demo­crá­ti­co des­de la ópti­ca his­tó­ri­ca de ETA. Hay quie­nes por su cuen­ta y ries­go han decla­ra­do una gue­rra en tér­mi­nos mili­ta­res a Espa­ña y Fran­cia, una gue­rra épi­ca total y com­ple­ta. Con sus Dien Bien Phu, has­ta con sus Sta­lin­gra­dos. Es el pro­ble­ma de ver las gue­rras des­de la his­to­ria y no sumer­gir­se en la difi­cul­tad de la ela­bo­ra­ción polí­ti­ca para recu­pe­rar dere­chos y liber­ta­des indi­vi­dua­les y colec­ti­vas para nues­tro pue­blo, de ser aje­nos al presente.

Las per­so­na­li­da­des que han apos­ta­do por un pro­ce­so de paz como pun­to y final al últi­mo con­flic­to arma­do de Euro­pa lo hacen cono­cien­do y res­pe­tan­do los obje­ti­vos polí­ti­cos de la socie­dad vas­ca en una mesa de nego­cia­ción. A la mili­tan­cia de ETA corres­pon­de­rán las refle­xio­nes de su orga­ni­za­ción, para quie­nes somos aber­tza­les, demo­crá­tas o revo­lu­cio­na­rios, las tareas son otras.

Es a la socie­dad civil de la que for­ma­mos par­te a la que se diri­ge este Alto el Fue­go uni­la­te­ral, que nos urge a que demos­tre­mos que exis­te una arti­cu­la­ción social capaz de poner en valor la opi­nión de Eus­kal Herria fren­te a la cerra­zón y la impo­si­ción del país de las corri­das de toro y los fusi­la­mien­tos de repu­bli­ca­nos y abetza­les asu­mi­dos como Patri­mo­nio Cultural.

Si, esto es lo que tene­mos delan­te. Espa­ña y Fran­cia saben que no pue­den lle­var eter­na­men­te los rui­dos de las explo­sio­nes y los dis­pa­ros a una Euro­pa que bas­tan­te tie­ne ya con sus cri­sis eco­nó­mi­ca, de valo­res, mili­tar y de futu­ro para estar eter­na­men­te en la zozo­bra terrri­to­rial con el con­flic­to bel­ga tocan­do a las puer­tas y Esco­cia o Groen­lan­dia detrás. Cla­ro está, estas peque­ñas minu­cias no son suje­to de aná­li­sis para los gue­rre­ros de la historia.

Quie­nes agre­den a los pue­blos nun­ca gana­rán la gue­rra, sal­vo que las orga­ni­za­cio­nes arma­das de los pue­blos ebrias de auto­com­pla­cen­cia decla­ren la gue­rra a la huma­ni­dad. Ha sido el caso de la tra­ge­dia támil. Los locos que con­vir­tie­ron la gue­rra en solo gue­rra aca­ba­ron sui­ci­dán­do­se mien­tras veían que su inca­pa­ci­dad polí­ti­ca lle­va­ba al pue­blo támil a la derro­ta total y a la escla­vi­tud a manos del ejér­ci­to y oli­gar­quia cin­ga­le­sas en la que se encuentra.

No, una gue­rra anti­im­pe­ria­lis­ta es esen­cial­men­te, un com­ba­te polí­ti­co – mili­tar. De ahí la nece­si­dad de des­nu­dar de cre­di­bi­li­dad al impe­ria­lis­mo, de demos­trar al pue­blo tra­ba­ja­dor que el dis­cur­so de la no vio­len­cia del esta­do, es pura men­ti­ra y esce­ni­fi­ca­ción. El gobierno espa­ñol y el PNV están en un calle­jón sin sali­da. Si cami­nan de la mano del fras­cis­ta PP, del here­de­ro de los cri­mi­na­les de gue­rra de 1936 impli­ca­do en los fusi­la­mien­tos del 27 de Sep­tiem­bre de 1975 su capa­ci­dad de seguir pre­sen­tán­do­se como cam­peo­nes de la paz y del paci­fis­mo ante mucha gen­te que antes les cre­yó se des­va­ne­ce. Care­cen de credibilidad.

Una y otra vez, las fami­lias de las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos nos miran a los ojos seña­lan­do que el esta­do está subien­do el nivel repre­si­vo en las cár­ce­les, a la bús­que­da sin duda de que per­da­mos la san­gre fría y la pacien­cia. Pero no lo van a lograr.

La socie­dad civil en Eus­kal Herria y fue­ra de los terri­to­rios vas­cos todas las per­so­nas demo­crá­ti­cas tene­mos la tarea de aña­dir pala­das y pala­das a la soli­da­ri­dad cada día. En Madrid el CAUM se con­vier­te otra vez en el tem­plo de las liber­ta­des vio­la­das por el gobierno espa­ñol, el de la chu­la­pa del PP y el muni­ci­pal libe­ral del que dicen que lo es solo de cin­tu­ra para aba­jo. El fas­cis­mo y la caver­na están de los ner­vios, igual suce­de en Catalunya.

El escán­da­lo de la prohi­bi­ción de la con­vo­ca­to­ria de Adie­ra­zi EH toda­vía colea, a pro­pó­si­to de Adie­ra­zi para Boltxe Kolek­ti­boa supo­ne un enor­me honor for­mar par­te del mis­mo en un tiem­po en el que el Pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co pue­der ser y hacer Historia.

No debe­mos sucum­bir a las pro­vo­ca­cio­nes, no les vamos a dar esta satis­fac­ción. Para las muje­res y hom­bres que fuí­mos, somos y sere­mos demó­cra­tas, no demó­cra­ta – orgá­ni­cos a la espa­ño­la no exis­ten cami­nos para las Liber­ta­des Demo­crá­ti­cas, las liber­ta­des demo­crá­ti­cas son el camino.

Deje­mos a E.T.A. con sus refle­xio­nes y dedi­qué­mo­nos a la tarea de cons­truir un Movi­mien­to Popu­lar Demo­crá­ti­co de Masas para enfren­tar­nos como pue­blo al Fren­te de No y a su vale­dor quin­ta­co­lum­nis­ta vas­con­ga­do, el PNV… de lo de Batza­rre y Ara­lar ya habla­re­mos más ade­lan­te, no nos des­pis­te­mos ante tan­ta retó­ri­ca caren­te de tra­ba­jo real. La Amnis­tia tam­bién recla­ma de nues­tro trabajo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.