Cues­tión de cuer­nos- Aran­tza de Ozio

A «Bur­ga­lés», con res­pe­to

La deci­sión del Par­la­ment de abo­lir las corri­das de toros ha esti­mu­la­do a los anti­tau­ri­nos vas­cos y, como con­se­cuen­cia, este verano sus movi­li­za­cio­nes han sido más nutri­das que nun­ca, y, por supues­to, han con­ta­do con una cober­tu­ra mediá­ti­ca has­ta aho­ra des­co­no­ci­da. Ade­más, por la cri­sis o por lo que sea, han sido muchos los «fes­te­jos» en los que no se ha regis­tra­do ni media entra­da, evi­den­cian­do que si no fue­ra por las ayu­das públi­cas las matan­zas de toros ten­drían los días con­ta­dos. Con la tem­po­ra­da ya cerra­da, que­rría­mos hacer una peque­ña apor­ta­ción a un deba­te que cree­mos nece­sa­rio, para evi­tar que lo que hemos vivi­do este verano sea flor de un día.

La espo­le­ta de esta efer­ves­cen­cia anti­tau­ri­na ha sido, como que­da dicho, la ejem­plar deci­sión cata­la­na. Ejem­plar ha sido la labor del colec­ti­vo PROU!, que ha sabi­do tra­ba­jar uni­ta­ria­men­te, aglu­ti­nan­do las dife­ren­tes sen­si­bi­li­da­des en con­tra de la «fies­ta»; ha sabi­do con­ci­tar el apo­yo de inte­lec­tua­les, artis­tas, depor­tis­tas… que han dado la cara, y ha sabi­do arti­cu­lar un ejér­ci­to des­ar­ma­do de ciu­da­da­nos volun­ta­rios, que han apor­ta­do su esfuer­zo, su tiem­po y su ima­gi­na­ción para reca­bar las 180.000 fir­mas que han res­pal­da­do la Ini­cia­ti­va Legis­la­ti­va Popu­lar. Ejem­pla­res, tam­bién, los par­ti­dos que han sabi­do escu­char a la ciu­da­da­nía y han ter­mi­na­do recha­zan­do un espec­tácu­lo que con­sis­te en tor­tu­rar toros has­ta la muer­te. Esto nos lle­va a una pri­me­ra cons­ta­ta­ción: cuán lejos esta­mos los vas­cos, sobre todo los polí­ti­cos, de Cata­lun­ya. ¿Alguien se acuer­da de la suer­te que corrió la ILP por una Ley Vas­ca de Resi­duos sin inci­ne­ra­ción que, res­pal­da­da con la fir­ma de 35.000 ciu­da­da­nos, se pre­sen­tó en el Par­la­men­to de Gas­teiz? Ni siquie­ra se lle­gó, no ya a votar, sino a deba­tir, por­que PSOE, PNV y PP así lo deci­die­ron en un trá­mi­te que ape­nas duró cin­co minu­tos.

Esto enla­za con otro «hecho dife­ren­cial» par­ti­cu­lar­men­te gra­ve. Ante la deci­sión del Par­la­ment los tau­ri­nos han cerra­do filas, pero es que, en nues­tro caso, han reci­bi­do el apo­yo del lehen­da­ka­ri, que qui­so hacer­lo explí­ci­to con su pre­sen­cia en Vis­ta Ale­gre. El PSE, que no es el PSC, está cla­ro, alza la ban­de­ra de la «liber­tad» para seguir per­mi­tien­do las corri­das y dice que «nun­ca ha sido par­ti­da­rio de las prohi­bi­cio­nes». Lo dice un par­ti­do que ha demos­tra­do una que­ren­cia com­pul­si­va por ellas, has­ta el pun­to de con­ver­tir­las en una de sus señas de iden­ti­dad. Total, que la apues­ta por la «liber­tad» de matar toros del lehen­da­ka­ri se ha tra­du­ci­do en algo tan trans­ver­sal como intro­du­cir resú­me­nes de las corri­das, con crí­ti­ca inclui­da, en los tele­be­rris. Gra­cias a ETB, hemos podi­do tomar dia­ria­men­te el pos­tre con media doce­na de toros desan­gra­dos. Cla­ro que, si no te gus­ta tan­ta liber­tad, te que­da el dere­cho de cam­biar de canal. Lo con­fe­sa­mos: lo hemos ejer­ci­do.

Esta es nues­tra reali­dad y debe­mos tener­la en cuen­ta si que­re­mos avan­zar. Es ver­dad que cada vez es mayor la par­te de la ciu­da­da­nía que se opo­ne a las corri­das y mayor aún la que, sim­ple­men­te, les da la espal­da. Pero los que man­dan, y en esto sí que hay trans­ver­sa­li­dad, con­ti­núan apo­yán­do­las y apor­tan dine­ro públi­co para que con­ti­núe el espec­tácu­lo. No esta­mos en Cata­lun­ya, y ese debe­ría ser el pun­to de par­ti­da para ela­bo­rar una estra­te­gia com­par­ti­da. Por­que cree­mos que esta­mos en un momen­to en el que no bas­ta con que cada colec­ti­vo mul­ti­pli­que sus ini­cia­ti­vas. Ini­cia­ti­vas que, ade­más, corren el ries­go de dupli­car­se y, al final, des­pis­tar a la ciu­da­da­nía, e inclu­so de con­ver­tir­se en par­te del fol­klo­re que acom­pa­ña a la «fies­ta» (deci­mos esto pen­san­do en nues­tro pro­pio colec­ti­voy como lla­ma­mien­to a la refle­xión, no para echar en cara nada a nadie, y menos aún a nadie que haya movi­do un dedo por la abo­li­ción). Si de ver­dad que­re­mos avan­zar, es nece­sa­rio apren­der de Cata­lun­ya y crear un movi­mien­to lo más uni­ta­rio posi­ble, capaz de aglu­ti­nar las dife­ren­tes sen­si­bi­li­da­des. Un movi­mien­to con un men­sa­je cla­ro, asu­mi­ble por el con­jun­to de los anti­tau­ri­nos y com­pren­si­ble para la mayo­ría de la pobla­ción. Un movi­mien­to com­pues­to por per­so­nas que ya tra­ba­jan en colec­ti­vos, pero abier­to a ciu­da­da­nos sin ads­crip­ción. Un movi­mien­to que se ale­je de los intere­ses de los par­ti­dos, pero que ten­ga la sufi­cien­te cin­tu­ra para reca­bar su apo­yo. Un movi­mien­to, en defi­ni­ti­va, que defi­na una estra­te­gia que, a medio pla­zo, pue­da desem­bo­car en la abo­li­ción.

Cree­mos que ha lle­ga­do el momen­to de dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo, de engar­zar las pro­tes­tas más o menos efec­tis­tas en una estra­te­gia efec­ti­va. Hemos vis­to movi­mien­tos en ese sen­ti­do y nos ale­gra­ría muchí­si­mo que cua­ja­ran. No hay pri­sa para cerrar este deba­te, pero sí con­vie­ne abrir­lo cuan­to antes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *