Cues­tión de cuer­nos- Aran­tza de Ozio

A «Bur­ga­lés», con respeto

La deci­sión del Par­la­ment de abo­lir las corri­das de toros ha esti­mu­la­do a los anti­tau­ri­nos vas­cos y, como con­se­cuen­cia, este verano sus movi­li­za­cio­nes han sido más nutri­das que nun­ca, y, por supues­to, han con­ta­do con una cober­tu­ra mediá­ti­ca has­ta aho­ra des­co­no­ci­da. Ade­más, por la cri­sis o por lo que sea, han sido muchos los «fes­te­jos» en los que no se ha regis­tra­do ni media entra­da, evi­den­cian­do que si no fue­ra por las ayu­das públi­cas las matan­zas de toros ten­drían los días con­ta­dos. Con la tem­po­ra­da ya cerra­da, que­rría­mos hacer una peque­ña apor­ta­ción a un deba­te que cree­mos nece­sa­rio, para evi­tar que lo que hemos vivi­do este verano sea flor de un día.

La espo­le­ta de esta efer­ves­cen­cia anti­tau­ri­na ha sido, como que­da dicho, la ejem­plar deci­sión cata­la­na. Ejem­plar ha sido la labor del colec­ti­vo PROU!, que ha sabi­do tra­ba­jar uni­ta­ria­men­te, aglu­ti­nan­do las dife­ren­tes sen­si­bi­li­da­des en con­tra de la «fies­ta»; ha sabi­do con­ci­tar el apo­yo de inte­lec­tua­les, artis­tas, depor­tis­tas… que han dado la cara, y ha sabi­do arti­cu­lar un ejér­ci­to des­ar­ma­do de ciu­da­da­nos volun­ta­rios, que han apor­ta­do su esfuer­zo, su tiem­po y su ima­gi­na­ción para reca­bar las 180.000 fir­mas que han res­pal­da­do la Ini­cia­ti­va Legis­la­ti­va Popu­lar. Ejem­pla­res, tam­bién, los par­ti­dos que han sabi­do escu­char a la ciu­da­da­nía y han ter­mi­na­do recha­zan­do un espec­tácu­lo que con­sis­te en tor­tu­rar toros has­ta la muer­te. Esto nos lle­va a una pri­me­ra cons­ta­ta­ción: cuán lejos esta­mos los vas­cos, sobre todo los polí­ti­cos, de Cata­lun­ya. ¿Alguien se acuer­da de la suer­te que corrió la ILP por una Ley Vas­ca de Resi­duos sin inci­ne­ra­ción que, res­pal­da­da con la fir­ma de 35.000 ciu­da­da­nos, se pre­sen­tó en el Par­la­men­to de Gas­teiz? Ni siquie­ra se lle­gó, no ya a votar, sino a deba­tir, por­que PSOE, PNV y PP así lo deci­die­ron en un trá­mi­te que ape­nas duró cin­co minutos.

Esto enla­za con otro «hecho dife­ren­cial» par­ti­cu­lar­men­te gra­ve. Ante la deci­sión del Par­la­ment los tau­ri­nos han cerra­do filas, pero es que, en nues­tro caso, han reci­bi­do el apo­yo del lehen­da­ka­ri, que qui­so hacer­lo explí­ci­to con su pre­sen­cia en Vis­ta Ale­gre. El PSE, que no es el PSC, está cla­ro, alza la ban­de­ra de la «liber­tad» para seguir per­mi­tien­do las corri­das y dice que «nun­ca ha sido par­ti­da­rio de las prohi­bi­cio­nes». Lo dice un par­ti­do que ha demos­tra­do una que­ren­cia com­pul­si­va por ellas, has­ta el pun­to de con­ver­tir­las en una de sus señas de iden­ti­dad. Total, que la apues­ta por la «liber­tad» de matar toros del lehen­da­ka­ri se ha tra­du­ci­do en algo tan trans­ver­sal como intro­du­cir resú­me­nes de las corri­das, con crí­ti­ca inclui­da, en los tele­be­rris. Gra­cias a ETB, hemos podi­do tomar dia­ria­men­te el pos­tre con media doce­na de toros desan­gra­dos. Cla­ro que, si no te gus­ta tan­ta liber­tad, te que­da el dere­cho de cam­biar de canal. Lo con­fe­sa­mos: lo hemos ejercido.

Esta es nues­tra reali­dad y debe­mos tener­la en cuen­ta si que­re­mos avan­zar. Es ver­dad que cada vez es mayor la par­te de la ciu­da­da­nía que se opo­ne a las corri­das y mayor aún la que, sim­ple­men­te, les da la espal­da. Pero los que man­dan, y en esto sí que hay trans­ver­sa­li­dad, con­ti­núan apo­yán­do­las y apor­tan dine­ro públi­co para que con­ti­núe el espec­tácu­lo. No esta­mos en Cata­lun­ya, y ese debe­ría ser el pun­to de par­ti­da para ela­bo­rar una estra­te­gia com­par­ti­da. Por­que cree­mos que esta­mos en un momen­to en el que no bas­ta con que cada colec­ti­vo mul­ti­pli­que sus ini­cia­ti­vas. Ini­cia­ti­vas que, ade­más, corren el ries­go de dupli­car­se y, al final, des­pis­tar a la ciu­da­da­nía, e inclu­so de con­ver­tir­se en par­te del fol­klo­re que acom­pa­ña a la «fies­ta» (deci­mos esto pen­san­do en nues­tro pro­pio colec­ti­voy como lla­ma­mien­to a la refle­xión, no para echar en cara nada a nadie, y menos aún a nadie que haya movi­do un dedo por la abo­li­ción). Si de ver­dad que­re­mos avan­zar, es nece­sa­rio apren­der de Cata­lun­ya y crear un movi­mien­to lo más uni­ta­rio posi­ble, capaz de aglu­ti­nar las dife­ren­tes sen­si­bi­li­da­des. Un movi­mien­to con un men­sa­je cla­ro, asu­mi­ble por el con­jun­to de los anti­tau­ri­nos y com­pren­si­ble para la mayo­ría de la pobla­ción. Un movi­mien­to com­pues­to por per­so­nas que ya tra­ba­jan en colec­ti­vos, pero abier­to a ciu­da­da­nos sin ads­crip­ción. Un movi­mien­to que se ale­je de los intere­ses de los par­ti­dos, pero que ten­ga la sufi­cien­te cin­tu­ra para reca­bar su apo­yo. Un movi­mien­to, en defi­ni­ti­va, que defi­na una estra­te­gia que, a medio pla­zo, pue­da desem­bo­car en la abolición.

Cree­mos que ha lle­ga­do el momen­to de dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo, de engar­zar las pro­tes­tas más o menos efec­tis­tas en una estra­te­gia efec­ti­va. Hemos vis­to movi­mien­tos en ese sen­ti­do y nos ale­gra­ría muchí­si­mo que cua­ja­ran. No hay pri­sa para cerrar este deba­te, pero sí con­vie­ne abrir­lo cuan­to antes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.