La dia­léc­ti­ca mar­xis­ta y el inde­pen­den­tis­mo vas­co- Iña­ki Gil de San Vicen­te

LA DIALÉCTICA MARXISTA EN EL INDEPENDENTISMO VASCO

1.- LA DIALÉCTICA COMO ARMA REVOLUCIONARIA:

2.- LA DIALÉCTICA DE LO INTERNO Y DE LO EXTERNO

3.- LA DIALÉCTICA DE LA ACELERACIÓN DEL TIEMPO HISTÓRICO

4.- LA DIALÉCTICA COMO POLÍTICA Y PODER

5.- LA DIALÉCTICA DE LO DESIGUAL Y COMBINADO

6.- LA DIALÉCTICA DE LAS CONTRADICCIONES VASCAS

7.- LA DIALÉCTICA DE LA UNIDAD Y LUCHA DE CONTRARIOS

8.- LA DIALÉCTICA DE LO CUANTITATIVO Y LO CUALITATIVO

9.- LA DIALÉCTICA DE LA NEGACIÓN DE LA NEGACIÓN

10.- RESUMEN

1.- LA DIALÉCTICA COMO ARMA REVOLUCIONARIA:

Aho­ra hace tres años nos reuni­mos aquí, en el local bil­baíno de IPES, para deba­tir sobre la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta. Pre­sen­té un tex­to escri­to –“La dia­léc­ti­ca como arma, méto­do, con­cep­ción y arte”, a dis­po­si­ción en Inter­net – , pero mi inter­ven­ción oral fue una apli­ca­ción del méto­do que ver­te­bra­ba ese escri­to gene­ral a las espe­cia­les con­di­cio­nes y nece­si­da­des del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta vas­co. Los orga­ni­za­do­res de este deba­te han esti­ma­do nece­sa­rio reto­mar aque­lla inter­ven­ción oral a la luz de lo acae­ci­do en este trie­nio, des­de octu­bre de 2007 a octu­bre de 2010. Han rea­li­za­do una tras­crip­ción de mis pala­bras y me han pedi­do que, a par­tir de lo dicho enton­ces y tenien­do en cuen­ta las “nove­da­des” acae­ci­das, pre­sen­te otro escri­to sobre la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta en el inde­pen­den­tis­mo vas­co.

No hay duda que en este trie­nio se ha pro­du­ci­do una ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co, espe­cial­men­te del tiem­po del capi­tal, una agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes que hacen bullir a nues­tro pue­blo y al capi­ta­lis­mo mun­dial. Como vere­mos lue­go, la ace­le­ra­ción del tiem­po ata­ñe direc­ta­men­te a la esen­cia de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta ya que es una con­fir­ma­ción empí­ri­ca obje­ti­va de la correc­ción de su méto­do. Las “nove­da­des” sur­gi­das en estos tres años, que se expli­can des­de las leyes del sur­gi­mien­to de lo “nue­vo” a par­tir de la agu­di­za­ción de la lucha de con­tra­rios, las ana­li­za­re­mos más ade­lan­te. Aho­ra debo empe­zar defen­dien­do lo esen­cial de la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta, a saber, que es un arma revo­lu­cio­na­ria en el cuá­dru­ple sen­ti­do de la pala­bra: arma, méto­do, con­cep­ción y arte.

En pri­mer lugar la dia­léc­ti­ca sir­ve ante todo para hacer la revo­lu­ción socia­lis­ta, para avan­zar en la cons­truc­ción de un poder obre­ro y popu­lar, en la demo­cra­cia socia­lis­ta en suma. En Eus­kal Herria, la dia­léc­ti­ca sir­ve para mos­trar, por un lado, cómo las con­tra­dic­cio­nes se agu­di­zan y avan­zan, y, por otro lado, para des­cu­brir qué direc­ción debe­mos tomar para evi­tar la derro­ta estra­té­gi­ca. Sin este con­te­ni­do de prác­ti­ca radi­cal, la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta pier­de su natu­ra­le­za revo­lu­cio­na­ria, hun­dién­do­se en una sim­ple diva­ga­ción refor­mis­ta al uso de inte­lec­tua­les absor­bi­dos por el sis­te­ma. Aho­ra mis­mo, por ejem­plo, en el Esta­do espa­ñol apa­re­cen perió­di­ca­men­te deter­mi­na­dos artícu­los a favor o en con­tra de una dia­léc­ti­ca total­men­te des­po­li­ti­za­da, ais­la­da de cual­quier refle­xión sobre la reali­dad de la explo­ta­ción, y limi­ta­da a algu­nas apor­ta­cio­nes váli­das en su espe­ci­fi­ci­dad sec­to­rial sobre las rela­cio­nes entre la lógi­ca for­mal, la lógi­ca dia­léc­ti­ca, etc. Es un espec­tácu­lo peno­so que mues­tra la derro­ta estra­té­gi­ca irre­cu­pe­ra­ble de una corrien­te que ha redu­ci­do el mar­xis­mo a una sim­ple inter­pre­ta­ción des­po­li­ti­za­da y pasi­va.

En segun­do lugar, la dia­léc­ti­ca per­mi­te avan­zar en la prác­ti­ca del pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co-crí­ti­co, del pen­sa­mien­to anti­dog­má­ti­co, ateo y mate­ria­lis­ta, el que se enfren­ta sin pie­dad a todos los dog­mas y en espe­cial a sus pro­pias limi­ta­cio­nes, las impues­tas por los suce­si­vos pode­res opre­so­res que han ido cons­tri­ñen­do el poten­cial crí­ti­co y eman­ci­pa­dor del pen­sa­mien­to social, a saber, el sis­te­ma patriar­cal, la escla­vi­za­ción de los pue­blos y la opre­sión de las nacio­nes, y la explo­ta­ción de cla­se. Mien­tras que una visión des­con­tex­tua­li­za­da de las suce­si­vas con­tra­dic­cio­nes his­tó­ri­cas cau­sas por las sín­te­sis socia­les de los modos de pro­duc­ción, redu­ce la dia­léc­ti­ca a un con­jun­to de reglas más o menos apli­ca­bles a deba­tes sobre epis­te­mo­lo­gía, mien­tras esto es así, por el con­tra­rio, la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta bus­ca lle­gar a la inter­ac­ción entre la ver­dad obje­ti­va his­tó­ri­ca­men­te deter­mi­na­da y las con­tra­dic­cio­nes socia­les que con­di­cio­nal las suce­si­vas onto­lo­gías ela­bo­ra­das en los res­pec­ti­vos modos de pro­duc­ción.

En ter­cer lugar, la dia­léc­ti­ca en cuan­to méto­do del mar­xis­mo es y no tie­ne más reme­dio que ser una con­cep­ción de la exis­ten­cia huma­na, de la vida colec­ti­va e indi­vi­dual, de la per­ma­nen­te inter­ac­ción entre la éti­ca, los valo­res y la axio­lo­gía con el pro­ce­so de cono­ci­mien­to, con la epis­te­mo­lo­gía, y, a la vez, como hemos dicho arri­ba, con la defi­ni­ción de lo real obje­ti­vo que exis­te en cada épo­ca his­tó­ri­ca, mejor decir en cada modo de pro­duc­ción, o si se pre­fie­re con la onto­lo­gía crea­da por cada “civi­li­za­ción”, enten­di­da ésta como la sín­te­sis social de un modo de pro­duc­ción. La dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta, como con­cep­ción de pra­xis vital, es por ello mis­mo atea y por ello mis­mo es a la vez éti­ca y moral. Mien­tras que quie­nes des­po­li­ti­zan la dia­léc­ti­ca tam­bién nie­gan su con­te­ni­do axio­ló­gi­co, de valo­res éti­cos revo­lu­cio­na­rios, por el lado opues­to la prác­ti­ca real del méto­do dia­léc­ti­co va mos­tran­do día a día la per­ma­nen­te inter­ac­ción entre los valo­res, el pen­sa­mien­to crí­ti­co y la defi­ni­ción de lo real obje­ti­vo, es decir, la inter­ac­ción entre axio­lo­gía, epis­te­mo­lo­gía y onto­lo­gía.

En cuar­to lugar, la dia­léc­ti­ca es a la vez un méto­do de crea­ti­vi­dad esté­ti­ca, de inte­gra­ción cons­cien­te del poder de crea­ción artís­ti­ca de la espe­cie huma­na en la tota­li­dad de su exis­ten­cia. Esta cuar­ta carac­te­rís­ti­ca ha sido sis­te­má­ti­ca­men­te menos­pre­cia­da o nega­da inclu­so, pero va recu­pe­ran­do su impor­tan­cia con­for­me, por un lado, el capi­ta­lis­mo avan­za en la mer­can­ti­li­za­ción abso­lu­ta de la exis­ten­cia huma­na, lo que impli­ca la muer­te del arte en cuan­to esen­cia crea­ti­va; y por otro lado, se cono­cen ya de for­ma irre­ba­ti­bles los efec­tos des­truc­to­res de la dege­ne­ra­ción buro­crá­ti­ca en los paí­ses del deno­mi­na­do “socia­lis­mo real”, y cómo la reins­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo más sal­va­je en estos paí­ses fue muy faci­li­ta­da por el “socia­lis­mo gris y tris­te” que anu­ló toda crea­ti­vi­dad, espe­ran­za y ale­gría vita­les, valo­res estos inhe­ren­tes a la dia­léc­ti­ca del arte. Mien­tras que esta carac­te­rís­ti­ca está ausen­te, como hemos dicho, en quie­nes redu­cen la dia­léc­ti­ca a una jus­ti­fi­ca­ción de las con­ce­sio­nes al “buen gus­to” y al “sen­ti­do común” bur­gués, acor­des con el orden esta­ble­ci­do, por el con­tra­rio, para el mar­xis­mo la dia­léc­ti­ca es la crea­ti­vi­dad que pal­pi­ta en el “todo esté­ti­co” que debe ser la revo­lu­ción.

No hace fal­ta insis­tir que estas cua­tro carac­te­rís­ti­ca no pue­den estar en modo alguno sepa­ra­das e inco­mu­ni­ca­das entre sí, sino que for­man una uni­dad, un sis­te­ma en el que sus diver­sos com­po­nen­tes inter­ac­túan dan­do cuer­po a una tota­li­dad que es supe­rior a la sim­ple suma de sus par­tes. Según en qué cir­cuns­tan­cias y con­di­cio­nes, tal o cual com­po­nen­te adqui­ri­rá más impor­tan­cia que los demás, pero siem­pre como ele­men­to inte­gran­te del méto­do en su con­jun­to y supe­di­ta­do a éste, de modo que no exis­ti­ría fue­ra de él. Este con­te­ni­do de méto­do múl­ti­ple, fle­xi­ble y abier­to, a la vez que crí­ti­co y radi­cal resul­ta inacep­ta­ble a la ideo­lo­gía bur­gue­sa.

2.- LA DIALECTICA DE LO INTERNO Y DE LO EXTERNO

Una de las mayo­res ter­gi­ver­sa­cio­nes que pre­me­di­ta­da­men­te se hace del la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta es afir­mar que ésta con­sis­te en un méto­do doc­tri­na­rio y dog­má­ti­co que de for­ma aprio­rís­ti­ca se debe apli­car a todo pro­ble­ma, antes de haber­lo empe­za­do a estu­diar. Recor­de­mos el lecho de Pro­cus­to de la mito­lo­gía grie­ga: Pro­cus­to espe­ra­ba a los via­je­ros al ano­che­cer. Les invi­ta­ba a su casa y a la hora de dor­mir les ense­ña­ba la cama. Si el invi­ta­do tenía suer­te y su esta­tu­ra coin­ci­día con la lon­gi­tud de la cama, no había pro­ble­mas. Pero si el invi­ta­do era más peque­ño Pro­cus­to le des­co­yun­ta­ba los hue­sos, agran­dán­do­le el cuer­po has­ta alcan­zar la lon­gi­tud de la cama. Si el invi­ta­do era más gran­de que el lecho, su cuer­po era redu­ci­do, tro­cea­do, has­ta que cupie­se en la cama. Según este mito, la reali­dad debe supe­di­tar­se a la teo­ría y si por suer­te ambas coin­ci­den, mejor para la teo­ría, pero si no coin­ci­den la teo­ría, el pen­sa­mien­to humano en gene­ral, ha de supe­di­tar­se a la reali­dad, redu­cién­do­se o sien­do for­za­do, has­ta que coin­ci­da con el pro­ble­ma al que nos enfren­ta­mos.

La pro­pa­gan­da bur­gue­sa iden­ti­fi­ca la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta con el lecho de Pro­cus­to, aun­que en la prác­ti­ca coti­dia­na cual­quier per­so­na ha de apli­car aun­que sea sin dar­se cuen­ta las leyes dia­léc­ti­cas, por no hablar aho­ra de meto­do­lo­gía dia­léc­ti­ca inhe­ren­te al pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co-crí­ti­co. En reali­dad, la dia­léc­ti­ca lo que hace es mos­trar la unión inter­na entre la espe­cie huma­na y la natu­ra­le­za obje­ti­va para, a par­tir de ahí, faci­li­tar y ace­le­rar el trán­si­to del rei­no de la nece­si­dad al rei­no de la liber­tad. Pode­mos rein­ter­pre­tar des­de la dia­léc­ti­ca el mito de Pro­cus­to: la reali­dad obje­ti­va está com­pues­ta por la cama, Pro­cus­to y la per­so­na visi­tan­te. La cama es la reali­dad obje­ti­va cons­trui­da por la acción huma­na y pre­exis­ten­te al visi­tan­te. Pro­cus­to es el poder explo­ta­dor, y el visi­tan­te es la reali­dad social que pue­de desa­rro­llar un pen­sa­mien­to crí­ti­co. La per­so­na visi­tan­te toma con­cien­cia del ries­go que supo­ne para su vida la exi­gen­cia de Pro­cus­to de que se tum­be en el camas­tro, y deci­de inter­ve­nir derro­can­do a Pro­cus­to y estu­dian­do el lecho para des­cu­brir su tram­pa, anu­lán­do­la. Inves­ti­ga­da la reali­dad y derro­ca­do el poder uni­do a ella, el visi­tan­te pue­de deci­dir tum­bar­se en la cama tal cual, o trans­for­mar­la anu­lan­do su peli­gro­si­dad, o no acos­tar­se.

La pra­xis huma­na ha ido des­cu­brien­do a lo lar­go de siglos de expe­rien­cia deter­mi­na­das cons­tan­tes ocul­tas en la reali­dad en la que vive. No las des­cu­bre des­de el comien­zo de su exis­ten­cia, sino que lo logra peno­sa­men­te a lo lar­go de mile­nios, con enor­mes pro­ble­mas y derro­tas, con retro­ce­sos y estan­ca­mien­tos pro­lon­ga­dos. Las leyes del pen­sa­mien­to racio­nal nacen de esta expe­rien­cia colec­ti­va, duran­te la auto­gé­ne­sis de nues­tra espe­cie, y a cada pro­ble­ma nue­vo al que se enfren­ta ha de empe­zar de nue­vo pero con la ven­ta­ja de la expe­rien­cia adqui­ri­da, que se plas­ma en un méto­do que debe ser some­ti­do siem­pre al cri­te­rio de la prác­ti­ca, que debe ser con­fir­ma­do en cada nue­vo pro­ble­ma. Nun­ca el méto­do de pen­sa­mien­to racio­nal, y menos la dia­léc­ti­ca, pue­de apli­car­se antes de la inves­ti­ga­ción del nue­vo pro­ble­ma, sino siem­pre duran­te su estu­dio y siem­pre al son de los avan­ces mate­ria­les rea­li­za­dos. Esto es así por­que la reali­dad siem­pre está en movi­mien­to, siem­pre está en inter­ac­ción con otras reali­da­des que le cir­cun­dan e influen­cia, siem­pre tie­ne ten­sio­nes y con­tra­dic­cio­nes inter­nas que luchan y que se enfren­tan y, en suma, por­que nun­ca la reali­dad coin­ci­de con su apa­rien­cia, nun­ca la natu­ra­le­za de un pro­ble­ma apa­re­ce de inme­dia­to refle­ja­da en su for­ma exter­na. Es esta dife­ren­cia más o menos gran­de entre lo apa­ren­te y lo real lo que obli­ga al pen­sa­mien­to humano a bucear has­ta la raíz para ir des­cu­brien­do sus leyes de evo­lu­ción en el mis­mo pro­ce­so de inmer­sión en la reali­dad, has­ta lle­gar a su fon­do.

La dia­léc­ti­ca es tan anti­gua como nues­tra espe­cie y ha ido enri­que­cién­do­se al uní­sono que nues­tra auto­gé­ne­sis. Ha adqui­ri­do muchas for­mas y se ha pre­sen­ta­do bajo muchas escue­las filo­só­fi­cas, sean mate­ria­lis­tas o idea­lis­tas, y en su for­ma actual h insis­te en que lo real es móvil, que nada es está­ti­co, que todo inter­ac­túa sobre todo y que la con­tra­dic­ción inter­na pre­sio­na sobre el movi­mien­to de lo real, de modo que lo nue­vo sur­ge de las lucha de con­tra­rios de lo vie­jo. Sin entrar en mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta advier­te que sus leyes y cate­go­rías son el pro­duc­to de la expe­rien­cia ante­rior y que, por tan­to, es como míni­mo con­ve­nien­te no des­per­di­ciar tal expe­rien­cia acu­mu­la­da y ver si vuel­ve a ser con­fir­ma­da y mejo­ra­da en la nue­va reali­dad. La dia­léc­ti­ca advier­te que nun­ca ha de ser apli­ca­da antes, por­que enton­ces no sir­ve de nada, sino que debe ser con­fir­ma­da y mejo­ra­da en la pro­pia inves­ti­ga­ción, que es en defi­ni­ti­va la que deci­de por cuan­to ella es la prác­ti­ca cons­cien­te y la cons­cien­cia prác­ti­ca. No impo­ne un méto­do úni­co, sino que reco­mien­da que no se des­pre­cie el cono­ci­mien­to acu­mu­la­do, y que por sim­ple eco­no­mía de esfuer­zo inte­lec­tual y mate­rial se ten­ga la men­te pre­pa­ra­da con ante­la­ción para bus­car en el inte­rior de los pro­ble­mas en cam­bio per­ma­nen­te lo que, has­ta aho­ra, siem­pre se ha des­cu­bier­to: las leyes del movi­mien­to de la mate­ria. De hecho es lo que aho­ra mis­mo esta­mos empe­zan­do a hacer.

3.- LA DIALÉCTICA DE LA ACELERACION DEL TIEMPO HISTÓRICO

La dia­léc­ti­ca es el pen­sa­mien­to sobre el cam­bio per­ma­nen­te cau­sa­do por la lucha de con­tra­rios, por lo que tiem­po y méto­do dia­léc­ti­co son dos con­cep­tos inse­pa­ra­bles, sobre todo el tiem­po his­tó­ri­co, y den­tro de éste el tiem­po del capi­tal, el de su acu­mu­la­ción y el de sus cri­sis. Recor­da­reis que fue en octu­bre de 2007 cuan­do nos reuni­mos aquí para deba­tir sobre la dia­léc­ti­ca del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social vas­co, tam­bién de libe­ra­ción anti­pa­triar­cal. Aho­ra, tres años más tar­de, vol­ve­mos a reu­nir­nos en el mis­mo lugar y para lo mis­mo. ¿Qué ha suce­di­do duran­te este tiem­po? Res­pon­de­mos dicien­do que, pri­me­ro, han suce­di­do acon­te­ci­mien­tos muy sig­ni­fi­ca­ti­vos que ana­li­za­re­mos en deta­lle; y que segun­do y fun­da­men­tal­men­te, tales acon­te­ci­mien­tos se han pre­ci­pi­ta­do y están con­flu­yen­do por­que asis­ti­mos a una ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co, es decir, al fenó­meno que ocu­rre cuan­do se agu­di­zan las con­tra­dic­cio­nes y que expli­ca que en rela­ti­va­men­te pocos años la huma­ni­dad o una par­te suya, en este caso la nación vas­ca, pue­da avan­zar mucho en poco tiem­po. El tiem­po se con­trae, se con­cen­tra y se achi­ca, y por eso se car­ga de poten­cia­li­dad crea­ti­va. Sola­men­te la dia­léc­ti­ca per­mi­te expli­car la ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co.

Aho­ra bien, debe­mos empe­zar des­de el prin­ci­pio. Nos hemos vuel­to a reu­nir en el mis­mo sitio que hace tres años para hablar sobre la dia­léc­ti­ca de la lucha revo­lu­cio­na­ria de libe­ra­ción nacio­nal. Reu­ni­dos ¿Para lo mis­mo y en el mis­mo lugar? Hago esta pre­gun­ta por­que Herá­cli­to ya nos advir­tió que nun­ca nos baña­mos dos veces en el mis­mo ya que, apa­ren­ta­do ser el mis­mo, y sién­do­lo des­de una pers­pec­ti­va, no es el mis­mo des­de otra por­que está en cam­bio interno per­ma­nen­te. Este con­se­jo de Herá­cli­to, que nos lle­va a la nece­si­dad de usar la cate­go­ría filo­só­fi­ca de esen­cia y fenó­meno, ha que­da­do con­fir­ma­do por la expe­rien­cia pos­te­rior, y sería muy tor­pe por nues­tra par­te el des­pre­ciar­lo. Es obvio que esta­mos en el mis­mo lugar, pero más enve­je­ci­do y dete­rio­ra­do, y es obvio que Eus­kal Herria sigue sien­do esen­cial­men­te la mis­ma aho­ra que hace tres años. Pero hay reali­da­des nue­vas que no exis­tían enton­ces y que debe­mos inves­ti­gar.

Lo pri­me­ro que tene­mos que cons­ta­tar es que hace tres años la reali­dad nos obli­gó a variar en pocos minu­tos el pro­gra­ma ente­ro, nos obli­gó a adap­tar el méto­do a la reali­dad y no a la inver­sa, como Pro­cus­to, ya que se había con­vo­ca­do una movi­li­za­ción de masas y tenía­mos que supe­di­tar la teo­ría a la prác­ti­ca para, apren­dien­do de ella, mejo­rar la teo­ría. Pura exi­gen­cia dia­léc­ti­ca. Aho­ra hemos pla­ni­fi­ca­do mejor, nos hemos infor­ma­do y pode­mos apro­ve­char más inten­sa­men­te el tiem­po de deba­te. ¿Es la mis­ma Eus­kal Herria de hace tres años? Quie­nes mali­cio­sa­men­te redu­cen la dia­léc­ti­ca a la for­ma más depu­ra­da de la sofís­ti­ca, para negar que un pen­sa­mien­to sofis­ti­ca­do es por esos mis­mo un pen­sa­mien­to minu­cio­so capaz de lle­gar a lo más recón­di­to de las con­tra­dic­cio­nes, estas per­so­nas tram­po­sas y reac­cio­na­rias dirán que la res­pues­ta que voy a dar es un puro sofis­ma: la res­pues­ta es que sí es la mis­ma Eus­kal Herria pero que, a la vez, no es la mis­ma. Como todo, el Pue­blo Vas­co es una tota­li­dad con­cre­ta que evo­lu­cio­na al son de la dia­léc­ti­ca entre las pre­sio­nes y deter­mi­na­cio­nes exter­nas, la opre­sión nacio­nal, y las con­tra­dic­cio­nes inter­nas, la lucha de cla­ses en el seno de la nación vas­ca. Unos pro­ble­mas se mue­ven más rápi­dos que otros y con direc­cio­nes dife­ren­te en su espe­ci­fi­ci­dad par­cial, pero toda Eus­kal Herria se mue­ve y se ten­sio­na entre dos gran­des orien­ta­cio­nes: la de seguir bajo la opre­sión nacio­nal o la de supe­rar­la avan­zan­do hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo.

Si expli­cá­se­mos la dia­léc­ti­ca des­de un pun­to de vis­ta abs­trac­to empe­za­ría­mos hablan­do de leyes, de con­cep­tos, de cate­go­rías, etc. Si que­re­mos enten­der lo que es la dia­léc­ti­ca en su des­en­vol­vi­mien­to real tene­mos que empe­zar por lo hechos prác­ti­cos. Este es el núcleo, esta es la esen­cia de la dia­léc­ti­ca. Los hechos, los pro­ce­sos, cam­bian, se trans­for­man, se inter­re­la­cio­nan, tie­nen con­tra­dic­cio­nes inter­nas, algu­nas, la mayo­ría son anta­gó­ni­cas e irre­con­ci­lia­bles y otras se pue­den solu­cio­nar, otras no, sola­men­te se pue­den solu­cio­nar las fun­da­men­ta­les gra­cias a revo­lu­cio­nes. Los hechos prác­ti­cos son que, por ejem­plo, des­de la apli­ca­ción de la anti­de­mo­crá­ti­ca Ley de Par­ti­dos en 2003 se cons­ta­ta una ten­den­cia al alza de los resul­ta­dos posi­ti­vos de la izquier­da aber­tza­le en las suce­si­vas con­sul­tas elec­to­ra­les, pese a los alti­ba­jos, a las tre­men­das difi­cul­tes, a los cam­bios en las tác­ti­cas y deci­sio­nes de par­ti­ci­pa­ción, etc.; y estos hechos se ha vuel­to a con­fir­mar en las pasa­das elec­cio­nes euro­peas de 2010. Los hecho son que en un año hemos rea­li­za­do dos huel­gas gene­ra­les con­tra la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta y que, aho­ra, a fina­les de este mes de sep­tiem­bre no apo­ya­mos la huel­ga gene­ral con­vo­ca­da por el sin­di­ca­lis­mo refor­mis­ta y espa­ño­lis­ta. ¿Cómo expli­car esto des­de y para la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta?

Aquí tene­mos un pro­ce­so y tene­mos una con­tra­dic­ción. Ha habi­do una prác­ti­ca his­tó­ri­ca de lucha de cla­ses en ascen­so des­de una pers­pec­ti­va inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta. Hemos sos­te­ni­do esa lucha de cla­ses no sola­men­te sin el apo­yo del sin­di­ca­lis­mo espa­ño­lis­ta, sino superan­do su obs­truc­cio­nis­mo, su des­ca­ra­do apo­yo a la bur­gue­sía y al Esta­do espa­ñol. Pero aho­ra esos sin­di­ca­tos que viven gra­cias al dine­ro de la patro­nal nos acu­san de rom­pehuel­gas, esqui­ro­les, anti­obre­ros. ¿Qué está pasan­do? Pues que la ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co ha pues­to sobre el tape­te el hecho de que la lucha de cla­ses en Eus­kal Herria res­pon­de a un con­tex­to espe­cí­fi­co que se rige por sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes, no por los del Esta­do nacio­nal­men­te opre­sor. La izquier­da vas­ca que no tuvo en cuen­ta entre los años 1960 y 1990 ha des­apa­re­ci­do como fuer­za polí­ti­ca real, ope­ra­ti­va, por­que apli­có al con­tex­to vas­co cri­te­rios exte­rio­res a su espe­ci­fi­ci­dad socio­his­tó­ri­ca. Esta izquier­da inten­tó apli­car dog­má­ti­ca­men­te a Eus­kal Herria tesis que corres­pon­dían a otras reali­da­des y ele­va­das a lo abso­lu­to por la mio­pía libres­ca redu­ci­da a múl­ti­ples “mar­xis­mos-leni­nis­mos”, “maoís­mos”, “trots­kis­mos”, “anar­quis­mos”, etc.

No es casua­li­dad el que estas corrien­tes hayan des­apa­re­ci­do en un país en el que la lucha de cla­ses está mucho más avan­za­da que en el Esta­do espa­ñol, mien­tras que otra corrien­te, la inde­pen­den­tis­ta, que daban por muer­ta antes inclu­so de haber naci­do, no sólo se ha desa­rro­lla­do con­tra toda la lógi­ca de la izquier­da esta­ta­lis­ta sino que, enci­ma, ha sabi­do y podi­do rein­te­grar en su seno a bue­na par­te de estas izquier­das ya extin­tas y que, sin embar­go, miran­do con alta­ne­ría a la izquier­da inde­pen­den­tis­ta en su momen­to. La nega­ti­va a par­ti­ci­par en la huel­ga gene­ral esta­tal del 29 de sep­tiem­bre se basa, ade­más de en los muy jus­tos argu­men­tos expues­tos por el sin­di­ca­lis­mo inde­pen­den­tis­ta, tam­bién y más pro­fun­da­men­te en la evo­lu­ción nacio­nal vas­ca de la lucha de cla­ses, evo­lu­ción que la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta expli­ca per­fec­ta­men­te con las leyes que esta­mos ana­li­zan­do.

Pero siga­mos des­cu­brien­do con­tra­dic­cio­nes: en muy poco tiem­po y median­te pura y dura des­truc­ción de los dere­chos demo­crá­ti­cos, en la par­te del Pue­blo Vas­co domi­na­da por el Esta­do se ha pro­du­ci­do un vuel­co de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal y un aumen­to tre­men­do de las repre­sio­nes de todo tipo. En Nafa­rroa la dere­cha caci­quil y reac­cio­na­ria repre­sen­ta­da por UPN se ha alia­do con el PSOE para endu­re­cer la ocu­pa­ción espa­ño­la, y en Vas­con­ga­das la alian­za PP-PSOE a echa­do al PNV de las pol­tro­nas de gobier­ni­llo, que aho­ra aco­gen las posa­de­ras de la alian­za espa­ño­la PP-PSOE: ¿A qué es debi­do este cam­bio? Hace algo más de un año, la izquier­da aber­tza­le vol­vía a demos­trar la ten­den­cia al alza de su arrai­go popu­lar con los mag­ní­fi­cos resul­ta­dos obte­ni­dos en toda Eus­kal Herria en las elec­cio­nes euro­peas, a pesar de las enor­mes difi­cul­ta­des que tuvo que supe­rar.

Por últi­mo, estas y otras “nue­vas” reali­da­des apa­re­ci­das en el últi­mo trie­nio se han pro­du­ci­do pre­ci­sa­men­te cuan­do el capi­ta­lis­mo entra­ba en una fase his­tó­ri­ca de cri­sis estruc­tu­ral, y cuan­do al Esta­do espa­ñol se le han des­plo­ma­do toda sus facha­das ampu­lo­sas y gran­di­lo­cuen­tes apa­re­cien­do como lo que real­men­te es: un Esta­do débil que corre el ries­go inme­dia­to de que­dar rele­ga­do a la peri­fe­ria euro­pea. Como vemos, todo se ha ace­le­ra­do tan­to que las cer­ti­dum­bres de hace tres o cua­tro años, por no retro­ce­der más, ape­nas sir­ven para nada aho­ra mis­mo, o sir­ven para muy poco. La dia­léc­ti­ca de la ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co en el con­tex­to actual es algo inne­ga­ble, y nues­tra obli­ga­ción aho­ra es des­cu­brir si esa con­cen­tra­ción e inter­ac­ción ace­le­ra­da de las con­tra­dic­cio­nes, su lucha, pue­de ser mejor cono­ci­da y estu­dia­da median­te la dia­léc­ti­ca que median­te otro méto­do, por ejem­plo, que la socio­lo­gía, y, a la vez, esa la dia­léc­ti­ca así con­fir­ma­da pue­de ayu­dar­nos en la trans­for­ma­ción de la reali­dad, o si nos retra­sa. Como se apre­cia no he dicho que “pri­me­ro” tene­mos que estu­diar la ace­le­ra­ción his­tó­ri­ca y “lue­go” inter­ve­nir en ella median­te la prác­ti­ca. He dicho que “a la vez”, es decir, que simul­tá­nea­men­te debe­mos ejer­ci­tar la pra­xis.

4.- LA DIALÉCTICA COMO POLÍTICA Y PODER

Pero la pra­xis que debe­mos apli­car aho­ra está faci­li­ta por una lar­ga expe­rien­cia ante­rior en la que des­ta­can tres prin­ci­pios: pri­me­ro, Eus­kal Herria es una tota­li­dad, el con­cep­to de tota­li­dad es deci­si­vo en la visión de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta, Eus­kal Herria es una tota­li­dad con­cre­ta, es una nación. Segun­do, esta nación tie­ne con­tra­dic­cio­nes y están en movi­mien­to per­ma­nen­te. Las con­tra­dic­cio­nes son anta­gó­ni­cas en su esen­cia últi­ma ya que nos remi­ten a la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, a la opre­sión nacio­nal y a la domi­na­ción patriar­co-bur­gue­sa. Ter­ce­ro, estas con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas e irre­con­ci­lia­bles den­tro de la nación, a su vez, inter­ac­túan en per­ma­nen­te pro­ce­so de flu­jo y reflu­jo interno, inter­ac­túan con las con­tra­dic­cio­nes a nivel mun­dial. Repi­to los tres cri­te­rios bási­cos. Pri­me­ro que nues­tro pue­blo es una tota­li­dad, somos una nación. Somos un suje­to. Segun­do. Este cri­te­rio bási­co de la dia­léc­ti­ca tie­ne con­tra­dic­cio­nes inter­nas a muchos nive­les, pero bási­ca­men­te una entre el pue­blo tra­ba­ja­dor y el capi­tal; entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca y el capi­ta­lis­mo; y lue­go ana­li­za­re­mos más dete­ni­da­men­te esta con­tra­dic­ción y el des­en­vol­vi­mien­to de esta con­tra­dic­ción expli­ca muchas más cues­tio­nes. Y ter­ce­ro, que estas dos cues­tio­nes la cues­tión de la tota­li­dad nacio­nal en movi­mien­to y la cues­tión de la lucha de cla­ses en movi­mien­to, a su vez, inter­ac­túan y son influen­cia­das por otras cir­cuns­tan­cias exte­rio­res a Eus­kal Herria.

Esta pra­xis de la izquier­da aber­tza­le se ha ido mejo­ran­do des­de sus prin­ci­pios, aun­que otra cosa es que estén más o menos teo­ri­za­das, y ade­más ha sido obje­to de pro­fun­das divi­sio­nes inter­nas y esci­sio­nes. Pero todas estas esci­sio­nes se han carac­te­ri­za­do por coin­ci­dir en dos tesis abso­lu­ta­men­te enfren­ta­das a la inde­pen­den­tis­ta: algu­nas coin­ci­den en el mate­ria­lis­mo meca­ni­cis­ta, vul­gar y otras coin­ci­den en el idea­lis­mo como méto­do de inter­pre­ta­ción. No es casua­li­dad que en los áspe­ros deba­tes de fina­les de 1966 y comien­zos de 1967, en pleno pro­ce­so de esci­sión a lo lar­go de la V Asam­blea de ETA, el sec­tor que lue­go daría con­te­ni­do a la izquier­da aber­tza­le has­ta el pre­sen­te, recha­za­ba por “meca­ni­cis­tas” las tesis de quie­nes deri­va­ron hacia el espa­ño­lis­mo, mien­tras que los inde­pen­den­tis­tas se rei­vin­di­ca­ban abier­ta­men­te del “mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co”; tam­po­co es casua­li­dad que en el Zutik Nº 44, de enero de 1967, que se pue­de decir que es el pri­me­ro en el que se sien­tan las bases teó­ri­cas del actual inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta y popu­lar, se hace un plan­tea­mien­to muy actual la nece­si­dad del estu­dio crí­ti­co de la His­to­ria des­de y para los intere­ses del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co.

Defino como mate­ria­lis­mo vul­gar la inter­pre­ta­ción refor­mis­ta, la inter­pre­ta­ción que por ejem­plo podría ser de Batza­rre, Zutik, etc. ¿En qué con­sis­te esta inter­pre­ta­ción? Pri­me­ro en negar el carác­ter de tota­li­dad de Eus­kal Herria. No exis­te un pue­blo como tota­li­dad, no exis­te una con­tra­dic­ción bási­ca que ver­te­bre esa tota­li­dad. Exis­ten muchas con­tra­dic­cio­nes pero inco­ne­xas, la lucha por la rei­vin­di­ca­ción nacio­nal es una de ellas, la lucha de la eman­ci­pa­ción de la mujer es otra, la lucha de cla­ses es otra, la lucha cul­tu­ral es otra cuar­ta que está fun­cio­nan­do por ahí, fun­cio­nan luchas ais­la­das que no tie­nen una estruc­tu­ra. Este deba­te ha reco­rri­do la his­to­ria de la izquier­da en Eus­kal Herria. La lucha con­tra la cen­tral nuclear de Lemoiz, la lucha por la auto­vía en Andoain, la lucha con­tra el ejér­ci­to y con­tra la obli­ga­to­rie­dad de per­te­ne­cer al ejér­ci­to espa­ñol, de la insu­mi­sión, etc. El deba­te en el seno del femi­nis­mo has­ta que sur­gió el femi­nis­mo aber­tza­le, Todo abso­lu­ta­men­te todo, el deba­te sobre la cul­tu­ra, sobre la len­gua, sobre la crea­ti­vi­dad de nues­tro pue­blo, todo ha esta­do mar­ca­do por la impo­ten­cia del mate­ria­lis­mo vul­gar.

Esta visión meca­ni­cis­ta y meta­fí­si­ca sos­tie­ne que no exis­te una tota­li­dad que es Eus­kal Herria; dice que, a lo sumo, exis­ten luchas par­cia­les que pue­den ser coor­di­na­das entre sí en según qué con­di­cio­nes y con qué obje­ti­vos siem­pre tác­ti­cos, pun­tua­les y pasa­je­ros, pero nun­ca des­de una estra­te­gia uni­ta­ria de libe­ra­ción nacio­nal. Inclu­so han teo­ri­za­do que exis­ten tres for­mar iden­ti­ta­rias en Eus­kal Herria: la vas­ca espe­cí­fi­ca­men­te eus­kal­dun, la vas­ca que lla­man ellos espa­ño­la y la vas­ca que lla­man fran­ce­sa. Por el lado opues­to, la izquier­da aber­tza­le dice que la con­tra­dic­ción irre­con­ci­lia­ble es la que enfren­ta al pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, en cuan­to ver­te­bra­dor de Eus­kal Herria, con los Esta­dos espa­ñol y fran­cés que apo­yan y pro­te­gen a la bur­gue­sía autóc­to­na repar­ti­da en los tres tro­zos en los que nos han divi­di­do. La iden­ti­dad vas­ca, ella mis­ma móvil y cam­bian­te por cuan­to es socio­his­tó­ri­ca, está some­ti­das a los ata­ques des­truc­to­res de las iden­ti­da­des espa­ño­la y fran­ce­sa, iden­ti­da­des crea­das por sus Esta­dos y por la lógi­ca del capi­tal en sus terri­to­rios, de modo que den­tro de la iden­ti­dad vas­ca tal cual se expre­sa en la fase actual del capi­ta­lis­mo se libra una lucha de con­tra­rios anta­gó­ni­cos carac­te­ri­za­da por el papel cru­cial de la len­gua vas­ca fren­te al espa­ñol y al fran­cés.

La otra opción es neta y explí­ci­ta­men­te con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria; es la opción idea­lis­ta, la opción que va des­de el PSOE has­ta el PNV. Es idea­lis­ta por una cues­tión cla­ra: según ella no exis­te explo­ta­ción, ni opre­sión ni domi­na­ción. Mien­tras que el cri­te­rio de explo­ta­ción social: la extrac­ción de plus­va­lor y su trans­for­ma­ción en plus­va­lía, etc. es cen­tral en la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta, des­de el pun­to de vis­ta del idea­lis­mo no exis­te posi­bi­li­dad algu­na de explo­ta­ción social por­que sola­men­te exis­ten suje­tos libres. El con­cep­to ideo­ló­gi­co bur­gués de suje­tos libres se basa en el mito de que, casual­men­te, una redu­ci­da mino­ría es pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y tam­bién casual­men­te, la abru­ma­do­ra mayo­ría no tie­ne otra pro­pie­dad que su cuer­po, que su fuer­za de tra­ba­jo, tenien­do que acep­tar por tan­to las exi­gen­cias de la mino­ría para poder vivir. La casua­li­dad, o la exis­ten­cia de fuer­zas incog­nos­ci­bles, jue­gan un papel cen­tral en el idea­lis­mo ya que per­mi­te dejar sin res­pues­ta al pro­ble­ma obje­ti­vo de la explo­ta­ción social, de la opre­sión nacio­nal y de la domi­na­ción patriar­co-bur­gue­sa.

Ambas tesis tie­nen en común el des­pre­cio de la his­to­ria por­que nin­gu­na de ellas encuen­tra asi­de­ro argu­men­ta­ti­vo en la expe­rien­cia his­tó­ri­ca. No es este el sitio para deba­tir sobre la vera­ci­dad y obje­ti­vi­dad de la his­to­ria, y ten­go enten­di­do que exis­te el pro­yec­to de rea­li­zar otro deba­te sobre la his­to­ria vas­ca des­de la pers­pec­ti­va del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, de la pers­pec­ti­va de los modos de pro­duc­ción y de las for­ma­cio­nes eco­nó­mi­co-socia­les, etc. Será en este deba­te don­de ana­li­za­re­mos la dia­léc­ti­ca entre la ver­dad obje­ti­va e his­to­ria, si los orga­ni­za­do­res come­ten la locu­ra de invi­tar­me. Como he dicho, exis­te una cone­xión inter­na entre dia­léc­ti­ca e his­to­ria, cone­xión que se visua­li­za con mucha faci­li­dad en los perío­dos de cri­sis, de ace­le­ra­ción del tiem­po, y sobre todo del tiem­po del capi­tal, como suce­de aho­ra mis­mo. La dia­léc­ti­ca lo que logra es con­fir­mar por enési­ma vez que en el fon­do de la his­to­ria y en su super­fi­cie en los momen­tos crí­ti­cos, exis­ten intere­ses obje­ti­vos enfren­ta­dos que se mues­tran median­te pro­yec­tos socia­les cons­cien­tes, sobre todo en los perío­dos de cri­sis.

La con­cien­cia, el deno­mi­na­do “fac­tor sub­je­ti­vo”, jue­ga aquí el papel cla­ve, deci­so­rio, por­que si bien las diver­sas cri­sis tie­nen cau­sas dife­ren­tes que nos remi­ten al final al pro­ce­so de explo­ta­ción y de acu­mu­la­ción, sien­do esto así, sin embar­go, de nin­gu­na cri­sis y menos aún de las estruc­tu­ra­les, las que aúnan y sin­te­ti­zan en el pro­ble­ma del poder polí­ti­co la reso­lu­ción de todas las con­tra­dic­cio­nes en un sen­ti­do o en su opues­to. La sali­da de cual­quier cri­sis estruc­tu­ral siem­pre es polí­ti­ca, y más cuan­do la opre­sión nacio­nal y patriar­co-bur­gue­sa son reali­da­des fun­da­do­ras de esa cri­sis. Más aún, la lucha de las con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas sola­men­te se solu­cio­na en la mate­ria­li­dad de la his­to­ria por medio de una ley que lue­go expli­ca­ré, la nega­ción de la nega­ción, por­que, cuan­do cho­can dos dere­chos igua­les, el dere­cho del opre­sor y el dere­cho del opri­mi­do; el dere­cho del impe­ria­lis­mo y el dere­cho de los pue­blos; el dere­cho del patriar­ca­do y el de las muje­res, etc., en esta situa­ción es la fuer­za la que deci­de.

Como resu­men de esta segun­da par­te hay que decir que si en algo se carac­te­ri­za la dia­léc­ti­ca es por su capa­ci­dad de reafir­mar duran­te la pra­xis, duran­te la simul­ta­nei­dad de la acción y del estu­dio, que en los perío­dos de ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co todas las con­tra­dic­cio­nes, todas abso­lu­ta­men­te, tien­den a con­fluir en la cues­tión del poder, en la cues­tión de la fuer­za, en la cues­tión de la polí­ti­ca como quin­tae­sen­cia de la eco­no­mía con­cen­tra­da en el apa­ra­to del Esta­do. La actual cri­sis, con todas sus varian­tes exter­nas, muy espe­cial­men­te la de la opre­sión nacio­nal de cla­se y de sexo-géne­ro, ha con­fir­ma­do esta tesis cla­ve del mar­xis­mo y de su dia­léc­ti­ca: úni­ca­men­te la acción polí­ti­ca pue­de resol­ver las con­tra­dic­cio­nes socia­les expre­sa­das en su for­ma eco­nó­mi­ca, cul­tu­ra, ideo­ló­gi­ca, etc. Dado que la ace­le­ra­ción del tiem­po del capi­tal, como expre­sión supre­ma y domi­nan­te del tiem­po his­tó­ri­co, has­ta que se impo­ne el tiem­po del no tra­ba­jo asa­la­ria­do, es decir, el tiem­po revo­lu­cio­na­rio en tran­si­ción al tiem­po comu­nis­ta, es a la vez y por ello mis­mo el tiem­po de refor­za­mien­to del Esta­do bur­gués, por esto mis­mo, las nacio­nes opri­mi­das debe­mos plan­tear cons­cien­te­men­te la nece­si­dad de cons­truir nues­tro pro­pio Esta­do cuan­to antes.

Esta es una de las gran­des lec­cio­nes que debe­mos apren­der del trans­cur­so de este últi­mo trie­nio, lec­ción ya asi­mi­la­da por la izquier­da aber­tza­le des­de hace mucho tiem­po, pero que aho­ra, y gra­cias a que el méto­do dia­léc­ti­co ha vuel­to a con­fir­mar­la y res­ca­tar­la del inte­rior de la his­to­ria recien­te, aho­ra, como digo es cada vez más acep­ta­ba como nece­sa­ria y urgen­te por otras fuer­zas socia­les que la veían tan cla­ra, o que sim­ple­men­te no la con­si­de­ra­ban en abso­lu­to.

5.- LA DIALÉCTICA DE LO DESIGUAL Y COMBINADO

He empe­za­do deli­be­ra­da­men­te con el pro­ble­ma del tiem­po, de sus rit­mos, por­que nos per­mi­te com­pren­der tan­to el peli­gro de los manua­les al uso sobre la dia­léc­ti­ca como, para­dó­ji­ca­men­te, sobre la nece­si­dad de desa­rro­llar expli­ca­cio­nes sucin­tas y ase­qui­bles de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta que poten­cien las vir­tu­des del manual evi­tan­do sus vicios. En los manua­les se repi­ten monó­to­na­men­te las tres leyes de la dia­léc­ti­ca sin tener en cuen­ta que ella mis­ma es dia­léc­ti­ca, que su expo­si­ción teó­ri­ca depen­de del pre­vio desa­rro­llo his­tó­ri­co de las con­tra­dic­cio­nes y del con­tex­to teó­ri­co exis­ten­te en su momen­to. La reali­dad tien­de a la com­ple­ji­za­ción, ascien­de de lo sim­ple a lo com­ple­jo, a lo más rico en inter­re­la­cio­nes y a la ace­le­ra­ción de sus velo­ci­da­des de con­fluen­cia y sín­te­sis supe­rior. Por esto mis­mo, la dia­léc­ti­ca se enri­que­ce, se amplía y se pro­fun­di­za al son de esa com­ple­ji­za­ción obje­ti­va, de modo que ella se corri­ge a sí mis­ma, superan­do sus erro­res y limi­ta­cio­nes con­tex­tua­les.

Tene­mos el ejem­plo apa­bu­llan­te de la tesis de Engels, y de Marx, de media­dos del siglo XIX, sobre los deno­mi­na­dos “pue­blos sin his­to­ria”, con­de­na­do a la des­apa­ri­ción al ser absor­bi­dos por Esta­dos más pode­ro­sos, cali­fi­ca­ti­vo en el que intro­du­cía al Pue­blo Vas­co. Según esta tesis las y los vas­cos tenía­mos que haber des­apa­re­ci­do ya como pue­blo auto­cons­cien­te y dife­ren­cia­do del res­to. No ha suce­di­do así, al menos por aho­ra. No hay duda de que se equi­vo­ca­ron, por aho­ra al menos. Este tex­to ha sido uti­li­za­do masi­va­men­te tan­to por la dere­cha como por deter­mi­na­da izquier­da mar­xis­ta, inclu­so por anar­quis­ta, para demos­trar a la izquier­da inde­pen­den­tis­ta que no tenía­mos nin­gu­na posi­bi­li­dad de vic­to­ria y que está­ba­mos con­de­na­dos a ser absor­bi­dos, a ser desin­te­gra­dos en las lógi­cas esta­ta­les del esta­do espa­ñol y del esta­do fran­cés. Me acuer­do que el comi­sa­rio de poli­cía que diri­gía las tor­tu­ras, me dijo al ter­mi­nar aquel infierno y poco antes de lle­var­me a la cár­cel que la lucha vas­ca esta­ba derro­ta­da des­de su ini­cio por­que no nos apo­ya­ba ni dios ni Marx. El pri­me­ro por­que luchá­ba­mos con­tra el dios del nacio­nal-cato­li­cis­mo, y el segun­do, Marx, por­que nos había con­de­na­do a la extin­ción de los “pue­blos sin his­to­ria”.

La tesis de los “pue­blos sin his­to­ria” ha sido refu­ta­da en sus líneas maes­tras por toda una serie de diná­mi­cas socia­les, algu­nas de las cua­les, muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, ya venían sien­do estu­dia­das por los pro­pios Marx y Engels, aun­que no lle­ga­ron nun­ca a sis­te­ma­ti­zar­las den­tro de una revi­sión auto­crí­ti­ca de su tesis ini­cial por diver­sas razo­nes que no vie­nen aho­ra a cuen­to. Fue­ron el con­jun­to de trans­for­ma­cio­nes mun­dia­les acae­ci­das con el trán­si­to del capi­ta­lis­mo colo­nia­lis­ta al impe­ria­lis­ta las que per­mi­tie­ron que el méto­do dia­léc­ti­co se enri­que­cie­ra al desa­rro­llar la ley del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do, que expli­ca, entre otras cosas, cómo y por qué los “pue­blos sin his­to­ria” pue­den librar­se de su extin­ción, y pue­den no sólo alcan­zar a los pue­blos “con his­to­ria” sino inclu­so supe­rar­los. A media­dos del siglo XIX Engels y Marx care­cían de la base his­tó­ri­ca sufi­cien­te para com­pren­der el poten­cial cog­nos­ci­ti­vo de esta ley, pero el Lenin de 1920 sí lo cono­cía.

Den­tro de la tota­li­dad del enfren­ta­mien­to mun­dial entre el capi­tal y el tra­ba­jo hay des­ni­ve­les en los rit­mos e inten­si­da­des de las luchas con­cre­tas. Hay pro­ce­sos en desa­rro­llo des­igual. La revo­lu­ción bol­che­vi­que no esta­lló en toda Rusia a la vez, esta­lló en San Petes­bur­go, en Mos­cú y en otras pocas capi­ta­les y zonas, como en Ucra­nia, por ejem­plo, y lue­go gra­dual­men­te se fue exten­dien­do al res­to del impe­rio zaris­ta y fue­ra de este. El pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio no esta­lla en todos los sitios a la vez, res­pon­dien­do a un gol­pe de sil­ba­to que da la orga­ni­za­ción de van­guar­dia, sino que esta­lla en pro­ce­sos des­igua­les res­pon­dien­do a con­tra­dic­cio­nes des­igua­les, y a desa­rro­llos des­igua­les den­tro de una ten­den­cia com­bi­na­da del pro­ce­so.

La ley del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do se apli­ca, en reali­dad, a todo y quie­re decir que en todas par­tes, en una escue­la, en un equi­po de fút­bol, en una fábri­ca, en un país hay rit­mos dis­tin­tos que mues­tran la exis­ten­cia de con­tra­dic­cio­nes dis­tin­tas con sus velo­ci­da­des espe­cí­fi­cas. En la déca­da de 1960 Astu­ries era uno de los focos más inten­sos y vivos de lucha de cla­ses en el Esta­do espa­ñol, pero con un rit­mo dife­ren­te al de Pue­blo Vas­co por­que exis­tía ya enton­ces una dife­ren­cia sig­ni­fi­ca­ti­va: la iden­ti­dad nacio­nal vas­ca esta­ba más desa­rro­lla­da que la astu­ria­na, lo que expli­ca que las pri­me­ras luchas de masas sig­ni­fi­ca­ti­vas con­tra el fran­quis­mo sur­gie­ran antes en Eus­kal Herria, nada menos que en 1947, que en Astu­ries, o que en los Paï­sos Cata­lans, o que en Gali­za, Anda­lu­cía, Cana­rias, Cas­ti­lla, etc. Esta ley pre­vie­ne con­tra el auto­ma­tis­mo meca­ni­cis­ta y con­tra el deter­mi­nis­mo abso­lu­to, indi­can­do que las olea­das revo­lu­cio­na­rias par­cia­les cam­bian, apa­gán­do­se y debi­li­tán­do­se unas mien­tras que otras cogen fuer­za y viru­len­cia.

En el Pue­blo Vas­co con­de­na­do por Engels a media­dos del siglo XIX con­fluían sin embar­go deter­mi­na­das con­tra­dic­cio­nes ocul­tas, toda­vía no per­cep­ti­bles con faci­li­dad, que lle­ga­rían a con­fluir en una pode­ro­sa lucha revo­lu­cio­na­ria de libe­ra­ción nacio­nal una vez que el capi­ta­lis­mo se impu­so defi­ni­ti­va­men­te como modo de pro­duc­ción domi­nan­te sobre los demás. Sabe­mos que el capi­ta­lis­mo exis­tía en cier­nes ya en el siglo XVI, y que el capi­tal finan­cie­ro era inclu­so muy ante­rior, pero este modo repro­duc­ción nece­si­ta del poder esta­tal para ace­le­rar su acu­mu­la­ción, lo que le exi­ge des­truir par­cial o total­men­te el poder feu­dal y crear su pro­pio Esta­do, o, en su defec­to, lle­gar a un acuer­do con las frac­cio­nes tar­do­feu­da­les menos reac­cio­na­rias para abur­gue­sar el Esta­do abso­lu­tis­ta. Muy en sín­te­sis, la pri­me­ra vía, la revo­lu­cio­na­ria, fue la segui­da en los Paí­ses Bajos, en Ingla­te­rra, en los Esta­dos Uni­dos y en el Esta­do fran­cés entre los siglos XVII y XVIII; la segun­da vía, la del pac­to refor­mis­ta, fue la segui­da en Ale­ma­nia, Ita­lia, Japón, zonas del impe­rio zaris­ta, etc., pero no en el Esta­do espa­ñol, des­de la segun­da mitad del siglo XIX.

El capi­ta­lis­mo como sis­te­ma socio­eco­nó­mi­co sólo es domi­nan­te en el sen­ti­do pleno e irre­ver­si­ble del tér­mino cuan­do ha ven­ci­do ade­más de al poder pre­bur­gués, tam­bién y sobre todo al peli­gro de las masas enfu­re­ci­das, masas que han pues­to los muer­tos en las revo­lu­cio­nes bur­gue­sas y que no se con­ten­tan con que­dar­se con las losas de los cemen­te­rios. Más aún, ase­gu­ra su domi­nio incues­tio­na­ble cuan­do, uni­do a lo ante­rior, ha logra­do crear un espa­cio uni­ta­rio y segu­ro de acu­mu­la­ción y de rea­li­za­ción del bene­fi­cio, o dicho en ter­mi­no­lo­gía bur­gue­sa: cuan­do ha crea­do un mer­ca­do. El con­cep­to de mer­ca­do tie­ne muchas limi­ta­cio­nes con­cep­tua­les, pero lo usa­mos aho­ra por exi­gen­cias peda­gó­gi­cas, aun­que debe­ría­mos hablar del espa­cio mate­rial y sim­bó­li­co que garan­ti­za la nor­ma­li­dad del des­en­vol­vi­mien­to de la con­tra­dic­ción expan­si­vo-cons­tric­ti­va inhe­ren­te a la defi­ni­ción sim­ple de capi­tal. Esta segun­da defi­ni­ción, más correc­ta, nos per­mi­te enten­der mejor el papel del Esta­do-nación bur­gués, o dicho en otros tér­mi­nos, la impo­si­ción de un com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral e iden­ti­ta­rio acor­de con los intere­ses mate­ria­les y sim­bó­li­cos de la bur­gue­sía esta­tal, que impo­ne su iden­ti­dad y sen­ti­mien­to esta­to-nacio­nal a los pue­blos que inclui­dos a la fuer­za ese terri­to­rio ofi­cial pero que tie­nen otras iden­ti­da­des.

Aho­ra bien, en la medi­da en que la bur­gue­sía domi­nan­te no logra impo­ner su iden­ti­dad a las nacio­nes que ocu­pa, como es el caso del Esta­do espa­ñol, en esta medi­da sigue sin que­dar defi­ni­ti­va­men­te ase­gu­ra­do el espa­cio mate­rial y sim­bó­li­co de acu­mu­la­ción y rea­li­za­ción, común­men­te deno­mi­na­do “mer­ca­do nacio­nal”. Des­de esta pers­pec­ti­va, la opre­sión nacio­nal apa­re­ce como “fac­tor eco­nó­mi­co”, como “fuer­za pro­duc­ti­va” que gene­ra bene­fi­cio mate­rial y sim­bó­li­co al Esta­do ocu­pan­te. Esta reali­dad expli­ca por qué en el capi­ta­lis­mo mun­dial han sido los pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal los que han hecho todas las revo­lu­cio­nes inclui­da la revo­lu­ción bol­che­vi­que, como ellos mis­mos reco­no­cie­ron ofi­cial­men­te a comien­zos de 1918 al hablar de “patria socia­lis­ta” radi­cal­men­te opues­ta a la “patria bur­gue­sa”.

La ley del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do, por ir aca­ban­do este apar­ta­do, tie­ne dos con­fir­ma­cio­nes muy sig­ni­fi­ca­ti­vas en el con­tex­to vas­co. Una es la de la uni­fi­ca­ción nacio­nal de las rei­vin­di­ca­cio­nes y de las orga­ni­za­cio­nes, uni­fi­ca­ción que supera las berre­ras divi­sio­nis­tas impues­tas por los Esta­dos domi­nan­tes. Has­ta no hace mucho, los tres tro­zos vas­cos cami­na­ban des­uni­dos, sin ape­nas com­bi­na­ción entre sus rit­mos. Aho­ra es ya una reali­dad inne­ga­ble que la des­igual­dad está cedien­do ante la com­bi­na­ción y que ésta es sólo tran­si­to­ria y decli­nan­te en la medi­da en que se avan­ce en la uni­fi­ca­ción de la lucha de libe­ra­ción. La otra con­fir­ma­ción es la de la natu­ra­li­dad con la que la abru­ma­do­ra mayo­ría de las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les han recha­za­do par­ti­ci­par en la huel­ga gene­ral espa­ño­la del 29 de sep­tiem­bre, con argu­men­tos muy sóli­dos, aun­que se echa en fal­ta una expli­ca­ción más deta­lla­da que pre­ci­sa­men­te tie­ne como base la vigen­cia del mar­co vas­co de lucha de cla­ses.

6.- LA DIALÉCTICA DE LAS CONTRADICCIONES VASCAS

Un estu­dio rigu­ro­so de estas luchas revo­lu­cio­na­rias des­cu­bre el impor­tan­te papel juga­do por el ima­gi­na­rio colec­ti­vo, por la memo­ria social, por la cul­tu­ra popu­lar, etc., en la crea­ción y man­te­ni­mien­to de una con­cien­cia de lucha. Mul­ti­tud de citas y refe­ren­cias a ideas de Marx y Engels al res­pec­to, por no hablar de toda la teo­ría mar­xis­ta gene­ral del papel de la lucha anti­co­lo­nial, anti­im­pe­ria­lis­ta y de libe­ra­ción nacio­nal. Pre­ci­sa­men­te la ley del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do expli­ca por qué, en deter­mi­na­das con­di­cio­nes, lo más atra­sa­do logra con­ver­tir­se en lo más ade­lan­ta­do, den­tro de la diná­mi­ca gene­ral de agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes, y por qué es en estos sitios en los que el pasa­do y el futu­ro se unen, es en don­de esta­llan las revo­lu­cio­nes. Y en Eus­kal Herria esta ley mues­tra cómo inter­ac­túan cua­tro con­tra­dic­cio­nes que se fusio­nan bajo las pre­sio­nes de un capi­ta­lis­mo enfu­re­ci­do dan­do cuer­po a una lucha de libe­ra­ción.

La pri­me­ra con­tra­dic­ción es la que sur­ge debi­do a la agre­sión lar­ga­men­te his­tó­ri­ca de la cul­tu­ra indo­euro­pea sobre la cul­tu­ra eus­kal­dun, pre­in­do­euro­pea. Nece­si­ta­mos mucho más espa­cio que el muy poco aho­ra dis­po­ni­ble para expli­car esta con­tra­dic­ción ya que debe­mos ana­li­zar los suce­si­vos modos de pro­duc­ción, sobre todo el deli­ca­do tema de las posi­bles simi­li­tu­des, si las hay y has­ta don­de, entre la base mate­rial sobre la que des­can­sa­ba el dere­cho pire­nai­co y el modo de pro­duc­ción ger­má­ni­co, así como la lar­ga per­vi­ven­cia de diver­sas for­mas de pro­pie­dad comu­nal y sus plas­ma­cio­nes en el com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral eus­kal­dun y en el ima­gi­na­rio popu­lar a él uni­do. La cues­tión de las for­mas anta­gó­ni­cas de pro­pie­dad, cen­tral para el mar­xis­mo, apa­re­ce aquí con toda su vigen­cia ya que es incues­tio­na­ble que el embrión del ima­gi­na­rio colec­ti­vo eus­kal­dun se for­mó a lo lar­go de miles de años en un modo de pro­duc­ción que des­co­no­cía la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Deci­si­va impor­tan­cia tie­ne en esta con­tra­dic­ción la lucha entre las sexua­li­da­des corres­pon­dien­tes a esta lar­ga fase his­tó­ri­ca, la mayor par­te de la cual se desa­rro­lló en un con­tex­to de pro­pie­dad colec­ti­va y des­pués en un con­tex­to de mucha pro­pie­dad comu­nal lin­dan­te con pro­pie­dad pri­va­da, de sus sexua­li­da­des corres­pon­dien­tes, y las res­tric­cio­nes repre­si­vas que empe­zó a impo­ner el sis­te­ma patriar­co-feu­dal cató­li­co con­tra las muje­res des­de el siglo XIII y que lle­gó a su cúl­men con el terro­ris­mo inqui­si­to­rial con la que­ma de muje­res y hom­bres a par­tir del siglo XIV.

La segun­da con­tra­dic­ción sur­ge del hecho de que el Pue­blo Vas­co ocu­pa un espa­cio geo­es­tra­té­gi­co de movi­mien­to de pue­blos, tan­to des­de el sur al nor­te como de nor­te a sur, es lo que se lla­ma el Corre­dor de Julio Cesar, el Corre­dor de Napo­león, etc. Por este sitio, es por don­de han pasa­do toda las gran­des inva­sio­nes Euro­peas, han pasa­do los cel­tas, han pasa­do los roma­nos, han pasa­do los ger­ma­nos, los ára­bes, han pasa­do los fran­cos, han pasa­do los espa­ño­les, los fran­ce­ses, y muchos de ellos han inten­ta­do que­dar­se, lográn­do­lo por aho­ra los dos últi­mos. Y eso aña­de a la con­tra­dic­ción ante­rior un com­po­nen­te mucho más explo­si­vo por cuan­to que tan­to cru­ce de pue­blos no ha supues­to la des­apa­ri­ción de un pue­blo ágra­fo, de cul­tu­ra oral, lo que nos lle­va a pre­gun­tar­nos sobre su for­ma de orga­ni­za­ción en las cues­tio­nes deci­si­vas, las que ata­ñen a la super­vi­ven­cia colec­ti­va en lo que los his­to­ria­do­res mili­ta­res defi­nen como un “reñi­de­ro”, como un “foco calien­te”.

La ter­ce­ra con­tra­dic­ción sur­ge de la pug­na his­tó­ri­ca entre dos blo­ques socia­les que han ido cam­bian­do e influen­cián­do­se mutua­men­te al son de las trans­for­ma­cio­nes inter­nas y exter­nas. Por un lado, el blo­que dis­pues­to a acep­tar una alian­za más o menos supe­di­ta­da a los intere­ses de las gran­des poten­cias que pre­sio­na­ban sobre Eus­kal Herria, supe­di­ta­ción des­ti­na­da a sal­va­guar­dar los intere­ses eco­nó­mi­cos de ese blo­que social domi­nan­te. Por otro lado, el blo­que dis­pues­to a resis­tir esas pre­sio­nes exte­rio­res. Una vez más, el méto­do dia­léc­ti­co nos exi­ge aquí recu­rrir al con­cep­to de modo de pro­duc­ción por­que es obvio que una cosa eran las cas­tas y cla­ses socia­les que nego­cia­ban con car­ta­gi­ne­ses y roma­nos, o que se enfren­ta­ron en lucha de cla­ses en el movi­mien­to de los bagau­das; otra cosa eran las cla­ses pro­to­feu­da­les en los siglos VII‑X que se resis­tie­ron y pac­ta­ron suce­si­va­men­te con visi­go­dos, fran­cos y musul­ma­nes, y así suce­si­va­men­te has­ta lle­gar a las cla­ses socia­les ya cons­ti­tui­das a fina­les del siglo XVIII en Ipa­rral­de y a fina­les del siglo XIX en Hegoal­de, por ejem­plo.

La cuar­ta con­tra­dic­ción sur­ge del impac­to simul­tá­neo de, por un lado, las suce­si­vas derro­tas mili­ta­res ante ejér­ci­tos extran­je­ros fran­co-espa­ño­les des­de fina­les del s. XVIII, ejér­ci­tos que des­tro­zan las leyes del Sis­te­ma Foral, que impo­nen las leyes del cen­tra­lis­mo esta­tal extran­je­ro y que abren una reali­dad de opre­sión nacio­nal; y, por otro lado, la alian­za eco­nó­mi­co-polí­ti­ca y cul­tu­ral entre el blo­que cla­sis­ta domi­nan­te vas­co que está desean­do aca­bar con el Sis­te­ma Foral y las estruc­tu­ras esta­ta­les extran­je­ras que se impo­nen defi­ni­ti­va­men­te gra­cias a esas inva­sio­nes triun­fan­tes. Como efec­to de esa alian­za, sobre todo en Hegoal­de se asis­te a la bru­tal indus­tria­li­za­ción capi­ta­lis­ta asen­ta­da en la pro­tec­ción mili­tar extran­je­ra y en el cola­bo­ra­cio­nis­mo repre­sor de la bur­gue­sía autóc­to­na. La com­ple­ji­dad dia­léc­ti­ca de este pro­ce­so se apre­cia ana­li­zan­do el papel del fue­ris­mo, de los con­cier­tos eco­nó­mi­cos, del cola­bo­ra­cio­nis­mo de la bur­gue­sía con la ocu­pa­ción fran­quis­ta, etc.

Y la quin­ta y defi­ni­ti­va con­tra­dic­ción que sin­te­ti­za todas las ante­rio­res y que expli­ca la natu­ra­le­za des­igual y com­bi­na­da de la reali­dad vas­ca, que expli­ca que sea un mar­co espe­cí­fi­co de lucha de cla­ses en un con­tex­to de opre­sión nacio­nal, es la con­tra­dic­ción que esta­lla a media­dos del siglo XX entre el blo­que que acep­ta la domi­na­ción extran­je­ra y las nue­vas fuer­zas inde­pen­den­tis­tas que for­man ETA en 1959 y lue­go la izquier­da aber­tza­le. Esta quin­ta con­tra­dic­ción aúna en su seno la lucha de cla­ses inter­na con la opre­sión nacio­nal más la defi­ni­ti­va irrup­ción de la lucha anti­pa­triar­cal. Más toda­vía, dado que des­de bien pron­to las fuer­zas inde­pen­den­tis­tas son cons­cien­tes de la nece­si­dad de cons­truir una his­to­ria nacio­nal vas­ca libre de las men­ti­ras capi­ta­lis­tas y fran­co-espa­ño­las, en esta medi­da el pasa­do empie­za a hacer­se pre­sen­te. Dado que la his­to­ria no mani­pu­la­da siem­pre reac­ti­va en el pre­sen­te pro­ble­mas irre­suel­tos, el de la pro­pie­dad, el de la len­gua y cul­tu­ra, el del patriar­ca­do, etc., en esta medi­da la his­to­ria que empie­za a recu­pe­rar el inde­pen­den­tis­mo des­de la segun­da mitad de los ’60 hace que vuel­van a la actua­li­dad vie­jas rei­vin­di­ca­cio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas o de fases capi­ta­lis­tas pre­in­dus­tria­les y pre­im­pe­ria­lis­tas, que no han des­apa­re­ci­do del todo por­que siguen exis­tien­do las cau­sas que las ori­gi­na­ron pero den­tro de otro con­tex­to socio­his­tó­ri­co.

La dia­léc­ti­ca del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do mues­tra cómo en poco tiem­po un mon­tón de con­tra­dic­cio­nes his­tó­ri­cas irre­suel­tas son reac­ti­va­das en el pre­sen­te, inser­tán­do­se par­cial­men­te en las con­tra­dic­cio­nes más moder­nas. La exce­len­te cul­tu­ra culi­na­ria vas­ca nos brin­da el símil del pil-pil para visua­li­zar cómo al calor de la bra­sa social el baca­lao va des­pren­dién­do­se de su gela­ti­na, cómo ésta va ligán­do­se con el acei­te has­ta crear una cosa nue­va, exqui­si­ta, que no exis­tía antes y que enlo­que­ce a los pala­da­res más refi­na­dos. Uno de los orí­ge­nes de la bur­gue­sía vas­ca fue la pes­ca de altu­ra, de la balle­na y del baca­lao, y la cons­truc­ción naval y la pro­duc­ción de armas y de ali­men­tos para gran­des tra­ve­sías. La acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal en Eus­kal Herria tuvo en el baca­lao al pil-pil una de sus fuer­zas expan­si­vas, y aho­ra el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co inde­pen­den­tis­ta es el pil-pil que se ha for­ma­do la inter­ac­tuar tan­tas fuer­zas tan dis­pa­res pero que han con­flui­do en lo que aho­ra somos, y en lo que aho­ra mis­mo deba­ti­mos.

7.- LA DIALÉCTICA DE LA UNIDAD Y LUCHA DE CONTRARIOS

En la filo­so­fía mar­xis­ta se ha deba­ti­do mucho, sobre cuá­les y cuan­tas son las leyes de la dia­léc­ti­ca, deba­te que tam­bién ata­ñe al con­cep­to de “ley”, etc. Más aún, den­tro del mar­xis­mo se deba­ti­rá sobre estas cues­tio­nes siem­pre que los avan­ces de y en la com­ple­ji­dad de lo real así lo exi­jan. Des­gra­cia­da­men­te, en esta char­la-deba­te no tene­mos tiem­po para dete­ner­nos en esta cues­tión por­que lo impor­tan­te, aho­ra, es ver cómo la ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co acae­ci­da en este trie­nio con­fir­ma de nue­vo la vali­dez del méto­do dia­léc­ti­co mate­ria­lis­ta.

¿Cómo se desa­rro­lla esta dia­léc­ti­ca de la ley del desa­rro­llo des­igual en Eus­kal Herria? Se desa­rro­lla en base a ley de la uni­dad y lucha per­ma­nen­te entre con­tra­rios anta­gó­ni­cos. Des­de el sur­gi­mien­to de la auto­gé­ne­sis huma­na la uni­dad y lucha de con­tra­rios ha carac­te­ri­za­do a la pra­xis colec­ti­va, actuan­do en el inte­rior del pen­sa­mien­to y del len­gua­je, de la cul­tu­ra: toda afir­ma­ción impli­ca una nega­ción y vice­ver­sa. Pero esta ley se apre­cia más cla­ra­men­te en la prác­ti­ca social de masas, en los movi­mien­tos de lucha de los pue­blos y de las cla­ses una vez que se ha escin­di­do la socie­dad en la que viven como resul­ta­do de la apro­pia­ción pri­va­da de los fru­tos del tra­ba­jo social, y como resul­ta­do del triun­fo de la pro­pie­dad pri­va­da sobre la ante­rior pro­pie­dad colec­ti­va.

La ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co acae­ci­da entre 2007 y 2010 no ha hecho sino ace­le­rar el des­en­vol­vi­mien­to de esta ley en cua­tro pro­ble­mas que pen­sa­mos expo­ne lo esen­cial de la reali­dad vas­ca en los últi­mos tiem­pos. En sen­ti­do gene­ral y en pri­mer lugar, la opre­sión nacio­nal espa­ño­la se ha endu­re­ci­do de for­ma osten­to­sa en Hego Eus­kal Herria mien­tras que en Ipar Eus­kal Herria el Esta­do fran­cés ha dado pasos invi­si­bles pero reales para con­tra­rres­tar la ten­den­cia al alza de la iden­ti­dad vas­ca. Pero a la vez, en la vorá­gi­ne de los hechos, el inde­pen­den­tis­mo ha sabi­do recom­po­ner­se de los gol­pes repre­si­vos, de los cer­cos mediá­ti­cos y de la estra­te­gia de inti­mi­da­ción de sec­to­res cer­ca­nos que, cada vez más, toma­ban con­cien­cia del ago­ta­mien­to esta­tu­ta­rio y foral, y de la nega­ti­va fran­ce­sa a reco­no­cer los dere­chos nacio­na­les vas­cos. En esta lucha per­ma­nen­te, unas veces pare­cía que eran los Esta­dos quie­nes ven­cían pero no pasa­ba mucho tiem­po sin que resur­gie­ra la con­tra­ofen­si­va vas­ca, que no sola­men­te era de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta.

En sen­ti­do más con­cre­to y en segun­do lugar, la uni­dad y lucha de con­tra­rios ha lle­va­do al Esta­do espa­ñol ha expul­sar al PNV del gobier­ni­llo vas­con­ga­do avan­zan­do un paso de gigan­te en la línea ini­cia­da con la ley de par­ti­dos y espe­cial­men­te con el pac­to en Nafa­rroa de supe­di­ta­ción del PSOE a UPN. Al con­tra­rio, la res­pues­ta mayo­ri­ta­ria del inde­pen­den­tis­mo ha sido, ade­más de otras, sobre todo la de pro­fun­di­zar en el deba­te y en el acer­ca­mien­to de fuer­zas vas­quis­tas que has­ta aho­ra no sola­men­te habían cami­na­do dis­tan­cia­das sino que habían cho­ca­do con bas­tan­te fre­cuen­cia en medio del rego­ci­jo de los opre­so­res. La acu­mu­la­ción pro­gre­si­va de fuer­zas demo­crá­ti­cas, pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias ha sido, y está sien­do, una demos­tra­ción con­tun­den­te de que los ata­ques repre­si­vos gene­ran una res­pues­ta que va más allá de la uni­dad defen­si­va ya que bus­ca de for­ma ofi­cial la crea­ción de un Esta­do vas­co inde­pen­dien­te. La ace­le­ra­ción de la uni­dad y lucha de con­tra­rios se hace aún más pal­pa­ble cuan­do vemos cómo a la ultra­cen­tra­li­za­ción esta­tal de los nacio­na­lis­mos espa­ñol y fran­cés –demos­tra­da esta segun­da en sus recien­tes medi­das racis­tas– se le res­pon­de por par­te vas­ca con la estra­te­gia públi­ca­men­te asu­mi­da de lograr la inde­pen­den­cia esta­tal del Pue­blo Vas­co.

Seme­jan­te inten­si­fi­ca­ción no se pro­du­ce en el vacío socio­eco­nó­mi­co, y lle­ga­mos al ter­cer aspec­to. Al con­tra­rio. Hemos dicho que en perío­dos de cri­sis la ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co se plas­ma sobre todo en la ace­le­ra­ción del tiem­po del capi­tal y de sus con­tra­dic­cio­nes inhe­ren­tes. Es esto lo que está suce­dien­do por fue­ra y por den­tro de los dos casos ante­rio­res. El tiem­po del capi­tal gira alre­de­dor del tiem­po de rota­ción y rea­li­za­ción del bene­fi­cio. Más que en cual­quier otro modo de pro­duc­ción, en el capi­ta­lis­ta la eco­no­mía es eco­no­mía del tiem­po de tra­ba­jo, y cuan­to más se ace­le­re éste más bene­fi­cios se obten­drán. Pero ello aca­rrea tar­de o tem­prano la ace­le­ra­ción de la ten­den­cia al alza de las resis­ten­cias obre­ras y popu­la­res, que pasan de ser defen­si­vas y eco­no­mi­cis­tas, a ser ofen­si­vas y polí­ti­cas. En los últi­mos tres años, el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co y su cla­se obre­ra han avan­za­do mucho en su capa­ci­dad de lucha y coor­di­na­ción, y en su pers­pec­ti­va de futu­ro, en su mode­lo social alter­na­ti­vo. Las dos últi­mas huel­gas gene­ra­les y la gran can­ti­dad de luchas sec­to­ria­les, así como la crea­ción de nue­vos colec­ti­vos de lucha obre­ra y popu­lar, así lo demues­tra.

Por últi­mo, y en cuar­to lugar, la uni­dad y lucha de con­tra­rios se ace­le­ra en la tota­li­dad de las prác­ti­cas coti­dia­nas vas­cas por­que todas ellas tie­nen que ver con la cen­tra­li­dad de la opre­sión nacio­nal. Mire­mos por don­de mire­mos, en este trie­nio se ha inten­si­fi­ca­do el cho­que entre el pro­yec­to fran­co-espa­ñol y el inde­pen­den­tis­ta. Empe­zan­do por las res­pues­tas a la polí­ti­ca de exter­mino car­ce­la­rio, y a la repre­sión en gene­ral, has­ta la lucha por una polí­ti­ca vas­ca de depor­te popu­lar y nacio­nal, pasan­do por la polí­ti­ca edu­ca­ti­va, de eus­kal­du­ni­za­ción, por las fies­tas popu­la­res, por la crea­ción de medios de pren­sa alter­na­ti­va y crí­ti­ca, por la defen­sa del eco­sis­te­ma y del terri­to­rio, etc., a lo lar­go de este pano­ra­ma se apre­cia el cre­cien­te enco­na­mien­to entre las ansias demo­crá­ti­cas de nues­tro pue­blo y la cega­ta obse­sión repre­si­va del poder. Hoy es más paten­te que hace tres años la pro­fun­da sima que va sepa­ran­do cada vez más a la reali­dad popu­lar de las ins­ti­tu­cio­nes impues­tas; del mis­mo modo que aho­ra es cier­to que enton­ces que la lucha está lle­gan­do a ser un enfren­ta­mien­to entre una nación en auto­cons­truc­ción y dos Esta­dos que sufren dife­ren­tes cri­sis inter­nas.

Aho­ra bien, una de las adver­ten­cias que hace la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta es que la con­cien­cia orga­ni­za­da, el lla­ma­do “fac­tor sub­je­ti­vo” lle­ga a ser deci­si­vo en el momen­to en el que la uni­dad y lucha de con­tra­rio ha sobre­pa­sa­do el umbral de tole­ran­cia del poder explo­ta­dor, ha lle­ga­do al pun­to crí­ti­co de no retorno, pun­to en el que hay que optar por una solu­ción o por su con­tra­ria, en el que no se pue­de dete­ner el pro­ce­so ascen­den­te sino es a con­di­ción de su derro­ta y aplas­ta­mien­to. Pues­tos en esta tesi­tu­ra cru­cial, la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta vuel­ve a adver­tir que de la can­ti­dad sur­ge una cua­li­dad, que de lo vie­jo sur­ge algo nue­vo, que la his­to­ria no se repi­te y que para que eso nue­vo sea acor­de con los intere­ses de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra, pre­ci­sa­men­te en ese momen­to de par­to de la nue­va socie­dad a par­tir de las entra­ñas de la vie­ja, en cuan­do la deci­sión depen­den de la con­cien­cia huma­na orga­ni­za­da polí­ti­ca­men­te.

8.- LA DIALÉCTICA DE LO CUANTITATIVO Y LO CUALITATIVO

La ley de la apa­ri­ción de lo nue­vo a par­tir de lo vie­jo es la con­fir­ma­ción del papel rec­tor de la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria que se yer­gue sobre la opre­sión y la ven­ce. La cas­tra­ción de la dia­léc­ti­ca ha hecho de ella un deter­mi­nis­mo obje­ti­vis­ta en el que la con­cien­cia que­da­ba redu­ci­da a la nada, o a muy poco. Pero, en reali­dad, el “fac­tor sub­je­ti­vo” es una fuer­za acti­va den­tro de la ley del sal­to cua­li­ta­ti­vo apli­ca­da a la socie­dad. Dejan­do aquí de lado la vigen­cia incues­tio­na­ble de esta ley en la natu­ra­le­za no huma­na, en el pro­ce­so de cono­ci­mien­to y en la vida común, el sal­to cua­li­ta­ti­vo sólo se com­pren­de si rein­tro­du­ci­mos la con­cien­cia en la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta. Habla­mos de rein­tro­du­cir­la por­que en los clá­si­cos mar­xis­tas la con­cien­cia es par­te esen­cial de la dia­léc­ti­ca, sobre todo cuan­do ella se pre­sen­ta como fuer­za mate­rial orga­ni­za­da en for­ma de van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria. Mien­tras que quie­nes ampu­tan la dia­léc­ti­ca a sim­ple fra­seo­lo­gía acep­ta­ble por el capi­tal, para el mar­xis­mo la dia­léc­ti­ca úni­ca­men­te tie­ne sen­ti­do si se plas­ma, entre otras cosas, en la teo­ría de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria.

En la reali­dad social ten­sio­na­da al extre­mo, la ley del aumen­to cuan­ti­ta­ti­vo y del cam­bio cua­li­ta­ti­vo sólo es cog­nos­ci­ble si se la apli­ca en la pra­xis orga­ni­za­da, estra­té­gi­ca y tác­ti­ca­men­te orga­ni­za­da hacia la toma del poder, la des­truc­ción del Esta­do bur­gués y la crea­ción de un Esta­do obre­ro y popu­lar. Den­tro de una nación opri­mi­da, como la vas­ca, esta ley es inse­pa­ra­ble de la crea­ción de un Esta­do inde­pen­dien­te en pro­ce­so his­tó­ri­co de auto­ex­tin­ción a nivel inter­na­cio­nal que requie­re de la dia­léc­ti­ca de la nega­ción de la nega­ción para ser com­pren­di­do en su tras­cen­den­tal alcan­ce his­tó­ri­co, como vere­mos. Mien­tras tan­to, la acu­mu­la­ción de fuer­zas va ten­sio­nan­do el con­flic­to por­que si la diná­mi­ca sigue igual, a mayor avan­ce le corres­pon­de una mayor repre­sión. La vie­ja teo­ría de “acción-repre­sión-acción” es así con­fir­ma­da por los hechos de lar­ga dura­ción ya que a cada avan­ce en la movi­li­za­ción social la olea­da repre­si­va sub­si­guien­te tien­de a gene­rar una nue­va con­cien­cia­ción.

Deci­mos que “tien­de” por­que la con­cien­cia­ción no es auto­má­ti­ca sino que depen­de de la lucha, de las medi­das con­tra­rias toma­das por el opre­sor y de las deci­sio­nes de la van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria. Pero el aumen­to cuan­ti­ta­ti­vo de las movi­li­za­cio­nes tam­po­co se pro­du­ce en blo­que y uni­for­me­men­te, sino que tam­bién lle­va rit­mos des­igua­les en cada con­flic­to con­cre­to. La lucha obre­ra y sin­di­cal pue­de ir retra­sa­da o ade­lan­ta­da con res­pec­to a la lucha anti­rre­pre­si­va, o a la lucha por la len­gua y la cul­tu­ra, o por la eco­lo­gía, y todas ellas inclu­so pue­den tener una rela­ti­va mar­cha homo­gé­nea, com­bi­na­da, mien­tras que, por ejem­plo, la lucha anti­pa­triar­cal pue­de ir más o menos retra­sa­da por­que sus­ci­ta muchas mayo­res resis­ten­cias cons­cien­te e incons­cien­tes en la mayo­ría abru­ma­do­ra de hom­bres, inclu­so en los revo­lu­cio­na­rios inde­pen­den­tis­ta que pelean en las fábri­cas, uni­ver­si­da­des, etc. Debi­do a esta inci­den­cia del desa­rro­llo des­igual es impres­cin­di­ble que, pri­me­ro, la orga­ni­za­ción de van­guar­dia tra­ba­je para ace­le­rar los rit­mos de las luchas más atra­sa­das has­ta poner­nos a la altu­ra de las demás; y segun­do, debe mos­trar teó­ri­ca y prác­ti­ca­men­te que en cada lucha con­cre­ta se pro­du­cen vic­to­rias cua­li­ta­ti­vas por peque­ñas que sean, avan­ces cua­li­ta­ti­vos que sir­ven para ace­le­rar su avan­ce y con­fluen­cia con el res­to de luchas.

El aumen­to cuan­ti­ta­ti­vo y el sal­to cua­li­ta­ti­vo se rea­li­zan no sólo a esca­la gene­ral sino tam­bién a esca­la par­ti­cu­lar. Por ejem­plo: cuan­do la movi­li­za­ción veci­nal detie­ne un pro­yec­to urba­nís­ti­co mons­truo­so y logra a la vez que se mejo­ren las infra­es­truc­tu­ras y ser­vi­cios de ese barrios; o cuan­do tras mucho tiem­po de orga­ni­za­ción pacien­te se logra que par­ti­ci­pen dece­nas de miles de per­so­nas en una mar­cha a favor de la len­gua vas­ca; o cuan­do una fábri­ca o taller derro­ta los ata­ques empre­sa­ria­les y refuer­za la pre­sen­cia del sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le. La dia­léc­ti­ca del sal­to cua­li­ta­ti­vo es deci­si­va en la mili­tan­cia coti­dia­na ya que per­mi­te mos­trar en la prác­ti­ca cómo se logran peque­ñas vic­to­rias que se van suman­do, como gra­ni­tos de are­na o gotas de agua, en el pro­ce­so gene­ral, en las inmen­sas cor­di­lle­ras y océa­nos. Pero la reduc­ción de la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta a pala­bre­ría ino­fen­si­va ha cor­ta­do de cua­jo su efec­ti­vi­dad peda­gó­gi­ca en estas “peque­ñas cosas” tan deci­si­vas. La ley del aumen­to cuan­ti­ta­ti­vo y del sal­to cua­li­ta­ti­vo per­mi­te a quie­nes resis­ten dia­ria­men­te en su sole­dad indi­vi­dual o en peque­ños gru­pos mili­tan­tes, tomar con­cien­cia de que sus luchas “insig­ni­fi­can­tes” son deci­si­vas por­que for­man par­te de una tota­li­dad.

Tene­mos como una de tan­tas prue­bas de la efec­ti­vi­dad de esta ley el típi­co pro­ce­so ascen­den­te que va del con­tra­po­der al poder popu­lar pasan­do por situa­cio­nes de doble poder. Esta diná­mi­ca, que pue­de ser trun­ca­da en cual­quier momen­to al depen­der de la mis­ma uni­dad y lucha de con­tra­rios, es real­men­te obje­ti­va en la prác­ti­ca dia­ria aun­que no se la deno­mi­ne como tal. Des­de una mujer que se enfren­ta a su mari­do y que se atre­ve a acu­dir a un colec­ti­vo femi­nis­ta pare reci­bir ayu­da y para apor­tar su expe­rien­cia, has­ta una vic­to­ria polí­ti­co-elec­to­ral e ins­ti­tu­cio­nal que per­mi­te al inde­pen­den­tis­mo vol­ver con reno­va­das fuer­zas a los ayun­ta­mien­tos, dipu­tacio­nes, par­la­men­tos, etc., ven­cien­do a las repre­sio­nes esta­ta­les, pasan­do por la con­tun­den­cia de una sos­te­ni­da huel­ga obre­ra que se inter­re­la­cio­na crea­ti­va­men­te con el movi­mien­to veci­nal y con otras luchas en su zona has­ta lograr la vic­to­ria, a lo lar­go de esta muy fre­cuen­te expe­rien­cia está acti­va la ley del aumen­to cuan­ti­ta­ti­vo y del sal­to cua­li­ta­ti­vo.

La mujer que acu­de a un colec­ti­vo femi­nis­ta está ejer­cien­do el con­tra­po­der indi­vi­dual y colec­ti­vo por­que, en su vida per­so­nal, se ha atre­vi­do a enfren­tar­se al poder patriar­cal, y cuan­do da un paso más y denun­cia al mari­do, o pre­pa­ra el divor­cio, etc., está ascen­dien­do del con­tra­po­der ini­cial al doble poder de fac­to por­que ya está a la altu­ra del poder de su mari­do, ya tie­ne recur­sos idén­ti­cos en fuer­za legal y social para ven­cer­le; y cuan­do por fin se eman­ci­pa ha dado el sal­to cua­li­ta­ti­vo a una vida nue­va, a un reali­dad que antes sola­men­te podía soñar­la como una uto­pía, o muy pro­ba­ble­men­te ni eso por­que, en el ini­cio de su resis­ten­cia, acep­ta­ba como nor­mal la opre­sión patriar­cal que ni siquie­ra sos­pe­cha­ba que pudie­ra ser pues­ta en duda. Ha ido apren­dien­do en la mis­ma lucha, ha rea­li­za­do la dia­léc­ti­ca de la pra­xis y en cada acu­mu­la­ción cuan­ti­ta­ti­va de logros, por peque­ños que fue­ran, iba apren­dien­do más e iba pene­tran­do en un mun­do nue­vo, has­ta apun­tar­se a la lucha femi­nis­ta colec­ti­va, de modo que los aumen­tos cuan­ti­ta­ti­vos se tor­na­ban per­cep­ti­bles por­que logra­ban vic­to­rias cua­li­ta­ti­vas en una diná­mi­ca ascen­den­te has­ta la irrup­ción en una reali­dad nue­va. Esta expe­rien­cia, que pode­mos exten­der­la en lo esen­cial a toda la expe­rien­cia huma­na, es dia­léc­ti­ca pura del aumen­to cuan­ti­ta­ti­vo y del sal­to cua­li­ta­ti­vo a una reali­dad nue­va.

Pode­mos seguir ponien­do ejem­plos idén­ti­cos has­ta el infi­ni­to por­que la diná­mi­ca ascen­den­te es una reali­dad obje­ti­va sus­ten­ta­da en las con­tra­dic­cio­nes inhe­ren­tes a la socie­dad en la que mal­vi­vi­mos. Insis­ti­mos en que siem­pre se tra­ta de diná­mi­cas, de ten­den­cias, de posi­bi­li­da­des abier­tas que tal vez den el sal­to a pro­ba­bi­li­da­des de vic­to­ria; en suma, de pro­ce­sos de lucha que pue­den ser dete­ni­dos en su ascen­so, obli­ga­dos a retro­ce­der o a des­viar­se en la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción refor­mis­ta, o ser derro­ta­dos y aplas­ta­dos. La ter­gi­ver­sa­ción de la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta a sim­ple meca­ni­cis­mo auto­má­ti­co en el que la con­cien­cia huma­na orga­ni­za­da jue­ga un papel secun­da­rio, si es que jue­ga alguno, ha des­tro­za­do el inmen­so poder eman­ci­pa­dor del cono­ci­mien­to prác­ti­co de sus leyes, cono­ci­mien­to que como hemos dicho al comien­zo se ha ido ges­tan­do sólo median­te la auto­gé­ne­sis de nues­tra espe­cie.

La ley del aumen­to cuan­ti­ta­ti­vo y del sal­to cua­li­ta­ti­vo refuer­za a las ante­rio­res y pone en el tape­te de for­ma aún más acen­tua­da el papel de la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria. La apa­ri­ción de lo nue­vo, en el mar­co social, no está pre­de­ter­mi­na­da total­men­te. Lo nue­vo pue­de apa­re­cer con una cua­li­dad pro­gre­si­va con res­pec­to al pasa­do, pero tam­bién con una nega­ti­va si es que han triun­fa­do las fuer­zas reac­cio­na­rias. La his­to­ria no se repi­te y aun­que pare­ce cícli­ca, no lo es en abso­lu­to por­que inclu­so las vic­to­rias reac­cio­na­rias, pese a impo­ner retro­ce­sos his­tó­ri­cos, a pesar de ello, siem­pre apor­tan indi­cios de algo nue­vo, lec­cio­nes y expe­rien­cias que pue­den ser­vir a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias para no vol­ver a come­ter los mis­mos erro­res que en el pasa­do. Como la his­to­ria no se repi­te, como no es cícli­ca, se pue­de apren­der de ella y eso es lo que hace la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta, apren­der de los erro­res y acier­tos, de las regu­la­ri­da­des y cons­tan­tes que apa­re­cie­ron en el pasa­do y que pue­den repro­du­cir­se en el pre­sen­te, pero en las nue­vas con­di­cio­nes del pre­sen­te, que no son las del pasa­do.

Estu­dian­do el movi­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes nue­vas y vie­jas, estu­dian­do sus regu­la­ri­da­des, la dia­léc­ti­ca sugie­re tal o cual alter­na­ti­va acor­de con los avan­ces que se van dan­do en la acu­mu­la­ción de fuer­zas y en los peque­ños sal­tos cua­li­ta­ti­vos que, por peque­ños, apa­ren­tan ser insus­tan­cia­les. Mien­tras que no sur­ja una reali­dad nue­va en lo cua­li­ta­ti­vo, los avan­ces cuan­ti­ta­ti­vos en el pro­ce­so de que se tra­te van aña­dien­do aspec­tos nue­vos que tie­nen que ser obser­va­dos muy deta­lla­da­men­te por­que, en estas situa­cio­nes, es impres­cin­di­ble des­cu­brir los mati­ces que mues­tran el comien­zo de la ger­mi­na­ción de lo nue­vo. Cuan­do los indi­cios tenues se repi­ten, la dia­léc­ti­ca advier­te que pode­mos asis­tir al retro­ce­so del azar y de la con­tin­gen­cia por­que está impo­nién­do­se la nece­si­dad y la cau­sa­li­dad. Son momen­tos de duda y de refle­xión inten­sa por­que lo vie­jo no ter­mi­na de morir y lo nue­vo no ter­mi­na de nacer. En la vida per­so­nal nos encon­tra­mos con múl­ti­ples situa­cio­nes de este tipo, y nues­tro des­co­no­ci­mien­to de la dia­léc­ti­ca nos lle­va a come­ter tre­men­dos erro­res, irre­pa­ra­bles a veces.

Por ejem­plo, la dia­léc­ti­ca de lo cuan­ti­ta­ti­vo y de lo cua­li­ta­ti­vo nos faci­li­ta la tarea de dife­ren­ciar si los rumo­res sobre nue­vas medi­das anti­obre­ras de la patro­nal corres­pon­den a deci­sio­nes ya toma­das o si sólo refle­jan una inquie­tud gene­ra­li­za­da por la situa­ción de la empre­sa. Muchas luchas de todo tipo, diri­gi­das por mili­tan­tes que des­co­no­cen la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta, se empan­ta­nan por no saber dis­cer­nir lo vie­jo de lo nue­vo, los mati­ces que emer­gen tenue­men­te de las cons­tan­tes que se man­tie­nen, de este modo no cap­tan ple­na­men­te la evo­lu­ción ascen­den­te o des­cen­den­te de la lucha. Esta limi­ta­ción faci­li­ta tres erro­res: hacer caso al refor­mis­mo al creer que no hay posi­bi­li­dad de vic­to­ria, hacer caso al aven­tu­re­ris­mo ultra­iz­quier­dis­ta al creer que la vic­to­ria es inme­dia­ta, o minus­va­lo­rar la fero­ci­dad del enemi­go al creer que la bur­gue­sía tole­ra el sur­gi­mien­to de un poder revo­lu­cio­na­rio.

Los tres erro­res nos remi­ten al des­co­no­ci­mien­to de la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta, y en espe­cial a su ley del sal­to cua­li­ta­ti­vo ya que saca a la pales­tra de for­ma radi­cal la cues­tión del poder. En el plano de la lucha social, la apa­ri­ción de lo nue­vo tras la acu­mu­la­ción cuan­ti­ta­ti­va de fuer­za, supo­ne un peli­gro para el poder esta­ble­ci­do. Recor­de­mos la diná­mi­ca del con­tra­po­der al doble poder y de éste al poder popu­lar. La mino­ría domi­nan­te, los Esta­dos espa­ñol y fran­cés en nues­tro caso, pue­den tole­rar por un tiem­po la recu­pe­ra­ción de los dere­chos del Pue­blo Vas­co, pero muy difí­cil­men­te tole­ra­rán que con­quis­te­mos nues­tra inde­pen­den­cia, o sea, que vol­va­mos a ser pro­pie­ta­rios de noso­tros mis­mos en vez de ser pro­pie­dad pri­va­da de ambos Esta­dos. Aquí está el pro­ble­ma cru­cial, el de la pro­pie­dad. Cuan­do el aumen­to cuan­ti­ta­ti­vo lle­ga al nudo gor­diano de la pro­pie­dad, al pro­ble­ma de quién es pro­pie­ta­rio de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, el pue­blo tra­ba­ja­dor o la bur­gue­sía, la nación opri­mi­da o el Esta­do opre­sor, es enton­ces cuan­do se des­cu­bre la vital impor­tan­cia de la dia­léc­ti­ca del sal­to cua­li­ta­ti­vo. La apa­ri­ción de lo nue­vo, en esta situa­ción, no es otra cosa que la expro­pia­ción de los expro­pia­do­res y la ins­tau­ra­ción de la pro­pie­dad colec­ti­va, y en el con­tex­to de una nación aplas­ta, lo nue­vo es la inde­pen­den­cia esta­tal, o sea, que el pue­blo deje de ser una pro­pie­dad de un poder extran­je­ro.

Pues bien, la ley del aumen­to cuan­ti­ta­ti­vo y del sal­to cua­li­ta­ti­vo advier­te a la nación opri­mi­da que es muy impro­ba­ble que el Esta­do que se cree pro­pie­ta­rio de esa nación opri­mi­da le devuel­va pací­fi­ca y ale­gre­men­te su liber­tad, renun­cie a sus pri­vi­le­gios y ganan­cias y se resig­ne cris­tia­na­men­te a ver libres a quie­nes había opri­mi­do has­ta enton­ces. La dia­léc­ti­ca no afir­ma dog­má­ti­ca­men­te que la res­pues­ta del Esta­do ocu­pan­te será cri­mi­nal siem­pre y todo momen­to, por­que admi­te la remo­ta posi­bi­li­dad de que se encuen­tren solu­cio­nes que depen­den de los casos con­cre­tos y de cir­cuns­tan­cias muy espe­cia­les, pero advier­te que la pro­ba­bi­li­dad mayor, la que tie­ne más visos de mate­ria­li­za­ción prác­ti­ca, es la de la repre­sión sal­va­je. Por esto mis­mo, la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta, que tie­ne en la eco­lo­gía y en la bio­lo­gía una de sus demos­tra­cio­nes posi­ti­vas inne­ga­bles, defien­de el “prin­ci­pio de pre­cau­ción” esen­cial en la eco­lo­gía. Apli­ca­do al nivel de las luchas socia­les, este “prin­ci­pio de pre­cau­ción” advier­te de que siem­pre hay que estar pre­pa­ra­do para res­pon­der en el peor de los esce­na­rios posi­bles.

De hecho la teo­ría mar­xis­ta de la orga­ni­za­ción de van­guar­dia no es sino una de las for­mas que adquie­re el “prin­ci­pio de pre­cau­ción” en las luchas socia­les. La posi­bi­li­dad de que el aumen­to cuan­ti­ta­ti­vo ter­mi­ne al fin pro­du­cien­do el sal­to cua­li­ta­ti­vo a la liber­tad pue­de depen­der, en su momen­to, de que se haya apli­ca­do des­de mucho antes el “prin­ci­pio de pre­cau­ción” ante la muy pro­ba­ble bru­ta­li­dad esta­tal. Lo con­tra­rio es inge­nui­dad idea­lis­ta, error garra­fal inhe­ren­te al paci­fis­mo.

9.- LA DIALÉCTICA DE LA NEGACIÓN DE LA NEGACIÓN

De todas las leyes de la dia­léc­ti­ca esta es la más deba­ti­da y mati­za­da por los mar­xis­tas y la más recha­za­da por los anti­mar­xis­tas. La razón es doble: una, por­que es la más dia­léc­ti­ca de todas, es decir, la que más rigor ana­lí­ti­co y sin­té­ti­co exi­ge; y otra, ade­más, requie­re cier­to cono­ci­mien­to de la dia­léc­ti­ca hege­lia­na así como haber segui­do el méto­do que emplea Marx en su obra cum­bre, El Capi­tal, en la que la dia­léc­ti­ca no apa­re­ce explí­ci­ta­men­te enun­cia­da aun­que toda la obra des­ti­la abun­dan­te­men­te méto­do dia­léc­ti­co en cada pági­na. Aquí no pode­mos exten­der­nos en este deba­te, así que nos limi­ta­re­mos a decir que esta ley pue­de ser tam­bién defi­ni­da, aun­que con algu­na limi­ta­ción, como la ley de la sus­ti­tu­ción de lo vie­jo por lo nue­vo, sus­ti­tu­ción que se pro­du­ce median­te la lucha entre ellos. La dife­ren­cia con res­pec­to a la ley del sal­to cua­li­ta­ti­vo es que ésta empie­za a actúa ple­na­men­te en el pro­ce­so del que se tra­te una vez que ya se ha pro­du­ci­do la apa­ri­ción de lo nue­vo, el sal­to a la nue­va cua­li­dad.

Movién­do­nos siem­pre en la reali­dad vas­ca, lo nue­vo sur­ge por ejem­plo cuan­do el inde­pen­den­tis­mo con­quis­ta su Esta­do vas­co. Aho­ra bien, dada la inter­co­ne­xión uni­ver­sal de los pro­ce­sos y la inte­gra­ción de tota­li­da­des meno­res en mayo­res, más amplias, por estas razo­nes la apa­ri­ción de lo nue­vo no es sino el comien­zo inme­dia­to de otro pro­ce­so supe­rior en lo que lo “nue­vo” empie­za ya a ser “vie­jo”. El Esta­do inde­pen­dien­te vas­co, cul­mi­na­ción del aumen­to cuan­ti­ta­ti­vo de las luchas y del sal­to cua­li­ta­ti­vo al Esta­do vas­co, esta con­quis­ta demo­crá­ti­ca ele­men­tal es una reali­dad nue­va para el pue­blo, pero aún así se trans­for­ma al ins­tan­te de su naci­mien­to en una “reali­dad vie­ja” que ya está some­ti­da a con­tra­dic­cio­nes inter­nas y pre­sio­nes exter­nas real­men­te nue­vas si las com­pa­ra­mos con las que exis­tían antes de la inde­pen­den­cia. La ley de la sus­ti­tu­ción de lo vie­jo por lo nue­vo empie­za a actuar nada más nacer el Esta­do vas­co por­que sus enemi­gos inter­nos y exter­nos, los cola­bo­ra­cio­nis­tas del pasa­do que están desean­do la vuel­ta de los ejér­ci­tos ocu­pan­tes, mul­ti­pli­ca­rán sus esfuer­zos en alian­za con los enemi­gos exter­nos, los inva­so­res que han sido expul­sa­dos.

Más aún, como mues­tran muchas “inde­pen­den­cias esta­ta­les” la domi­na­ción eco­nó­mi­ca a dis­tan­cia median­te el poder de las trans­na­cio­na­les y de la eco­no­mía de la metró­po­lis, de la anti­gua poten­cia ocu­pan­te, esta depen­den­cia invi­si­ble la mayor par­te de las veces anu­la total­men­te la “inde­pen­den­cia polí­ti­ca” for­mal aun­que ese pue­blo dis­pon­ga de su pro­pio Esta­do que apa­re­ce inter­na­cio­nal­men­te como sobe­rano, aun­que en la reali­dad dia­ria de los nego­cios está domi­na­do por el capi­ta­lis­mo. La ley de la nega­ción de la nega­ción o de la supera­ción de lo vie­jo por lo nue­vo advier­te que la ver­da­de­ra inde­pen­den­cia no será tal, no será autén­ti­ca, has­ta que haya des­apa­re­ci­do el capi­ta­lis­mo en tres cues­tio­nes deci­si­vas den­tro del Esta­do for­mal­men­te inde­pen­dien­te: Pri­me­ra, las fuer­zas pro­duc­ti­vas per­te­ne­cen a ese pue­blo, son públi­cas, están socia­li­za­das y pro­te­gi­das por el pue­blo en armas. Segun­da, que la nación inde­pen­dien­te rige su des­tino eco­nó­mi­co en base a pla­nes deci­di­dos median­te la demo­cra­cia socia­lis­ta y con­se­jis­ta, sovié­ti­ca. Y ter­ce­ra, que la nación libre garan­ti­za su inde­pen­den­cia efec­ti­va median­te el con­trol por el Esta­do obre­ro del comer­cio exte­rior, que vigi­la muy aten­ta­men­te el cum­pli­mien­to exac­to de las con­di­cio­nes exi­gi­das a las empre­sas extran­je­ras, sien­do una de ellas el que no sean pro­pie­ta­rias del sue­lo y de las infra­es­truc­tu­ras y otra, que no pue­dan lle­var­se los bene­fi­cios obte­ni­dos sino que deben rein­ver­tir­los en el Esta­do obre­ro inde­pen­dien­te.

La supera­ción de lo vie­jo exi­ge la lucha per­ma­nen­te entre lo vie­jo y lo nue­vo, pero ya no en las con­di­cio­nes del pasa­do, cuan­do se sufría la opre­sión extran­je­ra, sino en las con­di­cio­nes nue­vas, cuan­do se avan­za hacia el socia­lis­mo en el pleno sen­ti­do de la pala­bra, es decir, en un con­tex­to de expan­sión inter­na­cio­nal de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias y de los Esta­dos obre­ros coor­di­na­dos median­te acuer­dos socia­lis­tas. Si estos pasos no se rea­li­zan, si no se avan­za en la supera­ción efec­ti­va de la depen­den­cia eco­nó­mi­ca, está el peli­gro cre­cien­te inclu­so la inde­pen­den­cia for­mal con­quis­ta­da. La dia­léc­ti­ca cho­ca fron­tal­men­te con la inge­nui­dad idea­lis­ta que cree que el capi­ta­lis­mo pue­de tole­rar ser expro­pia­do de las fábri­cas, de los capi­ta­les, de las minas y recur­sos ener­gé­ti­cos, etc.

La bur­gue­sía ate­mo­ri­za­da y debi­li­ta­da pue­de con­ce­der deter­mi­na­das con­quis­tas con tal de man­te­ner lo esen­cial: la pro­pie­dad pri­va­da y el Esta­do. Ambos for­man una uni­dad, la del poder de cla­se. La pro­pie­dad pri­va­da no exis­ti­ría sin en Esta­do bur­gués, y vice­ver­sa. En un con­tex­to de opre­sión nacio­nal, el Esta­do ocu­pan­te y su bur­gue­sía pue­de ceder deter­mi­na­dos dere­chos nomi­na­les y for­ma­les a la bur­gue­sía del pue­blo inva­di­do, pero a con­di­ción de que cola­bo­re con el exter­mino del inde­pen­den­tis­mo y de que pague un tri­bu­to anual al Esta­do ocu­pan­te, tri­bu­to que pue­de ser nego­cia­do en su cuan­tía y en sus for­mas, pero nun­ca supri­mi­do.

La dia­léc­ti­ca de la lucha y supera­ción de lo vie­jo advier­te de que la inge­nui­dad idea­lis­ta cho­ca­rá más tem­prano que tar­de con la vio­len­cia bur­gue­sa, y que el tiem­po de la vio­len­cia reac­cio­na­ria se acor­ta en la medi­da en que el pue­blo avan­ce de la inde­pen­den­cia for­mal a la inde­pen­den­cia real, a la socia­lis­ta, si es que no ha esta­lla­do antes inclu­so de lograr la inde­pen­den­cia for­mal. Mien­tras que en la ley del sal­to cua­li­ta­ti­vo se adver­tía de la nece­si­dad del “prin­ci­pio de pre­cau­ción”, aho­ra en la ley de avan­ce a lo nue­vo superan­do defi­ni­ti­va­men­te lo vie­jo se advier­te de la nece­si­dad de la vio­len­cia defen­si­va. Sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra: el caso del Chi­le de Allen­de, con el Gobierno Popu­lar derro­ca­do por el geno­ci­da Pino­chet en 1973 es un caso entre mil de la vigen­cia de esta ley. En el pre­sen­te tene­mos la dic­ta­du­ra impues­ta en Hon­du­ra en 2009, siguien­do el mis­mo pro­ce­di­mien­to en lo esen­cia que en Chi­le y en otros tan­tos paí­ses, bajo la direc­ción de EEUU. En la Euro­pa pos­te­rior a la implo­sión de la URSS tene­mos la trá­gi­ca expe­rien­cia de la exYu­gos­la­via y de las gue­rras de los Bal­ca­nes en los ’90.

Fren­te a estos y otros muchos ejem­plos no se pue­den poner ape­nas otros de signo opues­to que no sean los de la mera “inde­pen­den­cia for­mal” tele­di­ri­gi­da por la metró­po­lis, o direc­ta­men­te diri­gi­da des­de el inte­rior por las emba­ja­das impe­ria­lis­tas. Koso­vo en “inde­pen­dien­te” gra­cias a los EEUU y pro­te­ge su “inde­pen­den­cia” con la cons­truc­ción de la base mili­tar más gran­de del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano en Euro­pa. Con estos ejem­plos no nega­mos la impor­tan­cia de la inde­pen­den­cia for­mal, sólo nos hace­mos eco de la adver­ten­cia de la dia­léc­ti­ca que nos cita el caso de la lar­gui­si­ma lucha de los pue­blos de las Amé­ri­cas en estos últi­mos qui­nien­tos años: nada más sufrir la inva­sión euro­pea, sur­gie­ron las pri­me­ras resis­ten­cias y al poco tiem­po apa­re­cie­ron las pri­me­ras inde­pen­den­cias efec­ti­vas, las de la alian­za de indios, escla­vos y tra­ba­ja­do­res euro­peos hui­dos de la explo­ta­ción, que se refu­gia­ron en sel­vas y cor­di­lle­ras, resis­tien­do a la deses­pe­ra­da con inde­pen­den­cias efec­ti­vas pero no reco­no­ci­das ofi­cial­men­te; des­pués, a par­tir de comien­zos del siglo XIX se logra­ron las “pri­me­ras inde­pen­den­cias” ofi­cia­les con res­pec­to a los impe­rios espa­ñol y por­tu­gués, pero no con los bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses, y mucho menos con los yan­quis. Aho­ra, des­de 1959 con la inde­pen­den­cia de Cuba se avan­za con muchos pro­ble­mas a la “segun­da inde­pen­den­cia”, la defi­ni­ti­va por cuan­to socia­lis­ta.

Le ley de la nega­ción de la nega­ción nos advier­te que la lucha entre lo vie­jo y lo nue­vo no cesa nun­ca has­ta que lo nue­vo ha sur­gi­do defi­ni­ti­va­men­te de lo vie­jo, anu­lán­do­lo y con­de­nán­do­lo al museo de la his­to­ria de for­ma irre­ver­si­ble. Nos advier­te que en la medi­da en que esta lucha avan­za hacia la devo­lu­ción a los pue­blos tra­ba­ja­do­res de lo que les per­te­ne­ce, o sea, avan­za hacia la expro­pia­ción defi­ni­ti­va de la pro­pie­dad impe­ria­lis­ta, socia­li­zán­do­la, en esta medi­da cada vez serán más san­gui­na­rias y exter­mi­na­do­ras las gue­rras con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias del impe­ria­lis­mo, e inclu­so que reapa­re­ce­rán los con­flic­tos inter­im­pe­ria­lis­tas aun­que en con­di­cio­nes dife­ren­tes a las que exis­tie­ron entre fina­les del siglo XIX y la pri­me­ra mitad del siglo XX.

10.- RESUMEN

En nues­tra vida per­so­nal prac­ti­ca­mos de for­ma incons­cien­te las leyes de la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta. No hay otra alter­na­ti­va por­que refle­jan la reali­dad obje­ti­va, al mar­gen de nues­tra volun­tad y de nues­tra cons­cien­cia pre­via, de unas con­tra­dic­cio­nes estruc­tu­ra­les que están ahí, fue­ra de noso­tros, y a la vez en nues­tro inte­rior, en nues­tra per­so­na­li­dad, en nues­tra estruc­tu­ra psí­qui­ca. Tan­to en la natu­ra­le­za, como en la socie­dad y en el pen­sa­mien­to humano y de los pri­ma­tes supe­rio­res, las leyes de la dia­léc­ti­ca actúan aun­que con dife­ren­tes esca­las y nive­les.

La reali­dad siem­pre está en movi­mien­to, en inter­ac­ción entre sus par­tes y en diná­mi­ca hacia la com­ple­ji­za­ción a par­tir de lo sim­ple, movi­mien­tos cau­sa­dos por la uni­dad y lucha de con­tra­rios, que ace­le­ran la ten­den­cia hacia sur­gi­mien­to de lo nue­vo a par­tir de la acu­mu­la­ción de lo vie­jo, prin­ci­pio de emer­gen­cia que esta­lla una vez supe­ra­do el pun­to crí­ti­co de no retorno a lo vie­jo; pero este no retorno es a la vez el ini­cio de un nue­vo con­flic­to a esca­la cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior en base a la ley de la nega­ción de la nega­ción. Toda esta diná­mi­ca pue­de trun­car­se en cual­quier momen­to debi­do a la inci­den­cia del azar, que en sí es la expre­sión exter­na e inme­dia­ta de una cau­sa­li­dad pro­fun­da y muy remo­ta, es decir, de una nece­si­dad obje­ti­va muy leja­na en la inter­ac­ción de con­tra­dic­cio­nes, pero que se acti­va como azar debi­do a la con­ca­te­na­ción uni­ver­sal de los pro­ce­sos, de modo que la dia­léc­ti­ca entre la nece­si­dad y el azar es ella mis­ma par­te de la lucha de con­tra­rios a esca­la total, uni­ver­sal, eter­na e infi­ni­ta.

Sin el cono­ci­mien­to de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta la reali­dad pare­ce ser un mag­ma caó­ti­co de cho­ques incohe­ren­tes y for­tui­tos. La ideo­lo­gía bur­gue­sa se refu­gia en el idea­lis­mo para dar algu­na res­pues­ta meta­fí­si­ca: se tra­ta bien de la “mano invi­si­ble del mer­ca­do”, o bien “de la per­so­na­li­dad incog­nos­ci­ble del con­su­mi­dor”. El opio reli­gio­so tam­bién pre­ten­de res­pon­der con sus dio­sas y dio­ses, seres fan­tás­ti­cos e incog­nos­ci­bles en su esen­cia y volun­tad. Fre­cuen­te­men­te, la mez­cla de idea­lis­mo refi­na­do con bur­do opio reli­gio­so da cuer­po a un irra­cio­na­lis­mo que se extien­de social­men­te gra­cias a la pro­pa­gan­da pro­du­ci­da por al indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca. Ade­más, el agnos­ti­cis­mo no se atre­ve a supe­rar su depen­den­cia hacia el mis­te­rio irre­so­lu­ble, nega­do a los huma­nos, que debe­mos vagar ence­gue­ci­dos por este valle de lágri­mas que es la exis­ten­cia a la que nos han con­de­na­do las dio­sas y dio­ses, u otros espí­ri­tus sobre los que no pode­mos influir de modo alguno a no ser por la auto­hu­mi­lla­ción del escla­vo ante el amo pidien­do cle­men­cia y per­dón.

El mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co es irre­con­ci­lia­ble con la dema­go­gia reac­cio­na­ria y fan­ta­sio­sa que sus­ten­ta a la ideo­lo­gía bur­gue­sa en cual­quie­ra de sus for­mas. Luchan­do con­tra tan­ta men­ti­ra e igno­ran­cia, la dia­léc­ti­ca sos­tie­ne que Eus­kal Herria sufre una con­tra­dic­ción irre­con­ci­lia­ble, fun­da­men­tal y bási­ca, que es la que le enfren­ta inter­na­men­te a su bur­gue­sía y exter­na­men­te a los Esta­dos espa­ñol y fran­cés. Se tra­ta de una uni­dad no anta­gó­ni­ca, de una sim­bio­sis de depre­da­do­res ase­si­nos. Esta con­tra­dic­ción ele­men­tal adquie­re muchas for­mas de expre­sión según las fases, con­tex­tos y coyun­tu­ras del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta y de nues­tra for­ma­ción eco­nó­mi­co-social, de mane­ra que siem­pre tene­mos que ana­li­zar estos cam­bios for­ma­les, ana­li­zar sus trans­for­ma­cio­nes, para des­cu­brir en todo momen­to cómo pal­pi­ta y bullen en el inte­rior, en lo más pro­fun­do, la ele­men­tal con­tra­dic­ción, que per­vi­vi­rá como tal, en su esen­cia, mien­tras sufra­mos la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, la opre­sión nacio­nal y la domi­na­ción patriar­co-bur­gue­sa.

La con­tra­dic­ción irre­con­ci­lia­ble, que se mues­tra de muchas for­mas, tie­ne empe­ro una mane­ra domi­nan­te de mate­ria­li­zar­se en perío­dos más o menos lar­gos, se tra­ta de la con­tra­dic­ción prin­ci­pal que se con­vier­te duran­te un tiem­po en el fren­te de bre­cha de com­ba­te por la liber­tad. Des­de hace tiem­po, la con­tra­dic­ción prin­ci­pal está expre­sa­da entre la demo­cra­cia en retro­ce­so y el pro­ce­so de nego­cia­ción, por un lado, y por otro por el endu­re­ci­mien­to repre­si­vo del nacio­na­lis­mo fran­co-espa­ñol, con com­po­nen­tes neo­fas­cis­tas en ascen­so. Esta con­tra­dic­ción prin­ci­pal sola­men­te pue­de ser solu­cio­na­da, en el con­tex­to actual, median­te un pro­ce­so nego­cia­dor por el que se recu­pe­ren los ele­men­ta­les dere­chos demo­crá­ti­cos nega­dos a nues­tro pue­blo. En la cri­sis mun­dial capi­ta­lis­ta esta con­tra­dic­ción prin­ci­pal tien­de a agu­di­zar­se en todo el mun­do, lo que expli­ca el valor cre­cien­te que va adqui­rien­do la demo­cra­cia socia­lis­ta como meta a la que lle­gar cuan­to antes.

Pero la exis­ten­cia inne­ga­ble de la con­tra­dic­ción prin­ci­pal no debe hacer­nos olvi­dar la exis­ten­cia otras con­tra­dic­cio­nes secun­da­rias en muchas áreas de la vida social, y que pue­den lle­gar inclu­so a tener la mis­ma impor­tan­cia que la prin­ci­pal, nun­ca más, en sus áreas con­cre­tas de des­en­vol­vi­mien­to. Las con­tra­dic­cio­nes secun­da­rias son tam­bién anta­gó­ni­cas con el poder exis­ten­te en cada uno de sus cam­pos de lucha, y por ello no pue­den ser minus­va­lo­ra­das por­que, pese a su secun­da­rie­dad, son deci­si­vas para la tota­li­dad del pro­ce­so de eman­ci­pa­ción.

Una de las tareas vita­les de las orga­ni­za­cio­nes de van­guar­dia es la de saber apli­car la dia­léc­ti­ca entre las tres con­tra­dic­cio­nes –la irre­con­ci­lia­ble, la prin­ci­pal y las secun­da­rias– para refor­zar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio de libe­ra­ción como un todo. Sin embar­go, otro error carac­te­rís­ti­co de quie­nes recha­zan o igno­ran la dia­léc­ti­ca es el de negar la nece­si­dad de la orga­ni­za­ción de van­guar­dia, caer en el espon­ta­neís­mo, des­co­no­cer los des­ni­ve­les de con­cien­cia y de pre­pa­ra­ción polí­ti­ca, y diluir la cen­tra­li­dad del pue­blo tra­ba­ja­dor y de la cla­se obre­ra en la sopa ecléc­ti­ca, insa­bo­ra e insí­pi­da de la supues­ta “mul­ti­tud”, abs­trac­ción hue­ca que per­mi­te cual­quier diva­ga­ción idea­lis­ta e inge­nua sobre cual­quier cosa.

Con­clu­yen­do, el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co está sien­do de nue­vo con­fir­ma­do en la lucha de libe­ra­ción de Eus­kal Herria, como en el res­to de pro­ce­sos natu­ra­les, socia­les y cien­tí­fi­cos, al mar­gen de los que digan unos y otros. Aho­ra bien, la mis­ma dia­léc­ti­ca no deja de adver­tir­nos que los erro­res son y serán nues­tros y que pue­den lle­var­nos a la derro­ta si des­pre­cia­mos las expe­rien­cias de la his­to­ria, la úni­ca maes­tra que exis­te.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE.

EUSKAL HERRIA 19 – 9‑2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *