¿En qué con­sis­te la refor­ma labo­ral?- Jor­di Escuer

La con­tra­rre­for­ma labo­ral ser­vi­rá para des­man­te­lar los dere­chos que el movi­mien­to obre­ro logró estas últi­mas déca­das aba­ra­tan­do drás­ti­ca­men­te el des­pi­do —lle­gan­do inclu­so a ¡boni­fi­car­lo!, una curio­sa mane­ra de com­ba­tir el des­em­pleo— y dan­do más poder a las empre­sas sobre los asa­la­ria­dos. Dere­chos que ya se le habían arre­ba­ta­do a una par­te de los tra­ba­ja­do­res, los millo­nes que tie­nen un con­tra­to pre­ca­rio o están en paro. El Gobierno habla de eli­mi­nar la “dua­li­dad” labo­ral, pero lo van a hacer a la baja. Por supues­to, la patro­nal no tie­ne bas­tan­te pues que­rría un ajus­te más duro, sin nin­gu­na cla­se de cor­ta­pi­sas judi­cia­les, pero la refor­ma va en la direc­ción que quie­ren. Si no lo impe­di­mos, la pre­ca­rie­dad y los bajos sala­rios serán la nor­ma para la inmen­sa mayo­ría de los trabajadores.

La refor­ma reco­no­ce en su preám­bu­lo que “En los últi­mos dos años se han per­di­do en nues­tro país más de dos millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo y el des­em­pleo ha cre­ci­do en casi dos millo­nes y medio de per­so­nas, lo que ha dupli­ca­do la tasa de paro has­ta acer­car­se al 20%”. El obje­ti­vo decla­ra­do de la refor­ma es redu­cir el des­em­pleo e incre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad a tra­vés de cua­tro vías: corre­gir la “dua­li­dad del mer­ca­do de tra­ba­jo”, pro­mo­ver la esta­bi­li­dad, incre­men­tar la fle­xi­bi­li­dad inter­na y pro­mo­ver el empleo. Pero el obje­ti­vo real es aba­ra­tar el cos­te de la mano de obra y faci­li­tar tan­to su des­pi­do como la modi­fi­ca­ción de sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo, para ajus­tar­lo a las nece­si­da­des de las empre­sas. Su pri­me­ra decla­ra­ción es que “que­da incó­lum­ne la regu­la­ción sus­tan­ti­va del con­tra­to inde­fi­ni­do de carác­ter ordi­na­rio”, es decir, los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res con con­tra­to inde­fi­ni­do ordi­na­rio man­tie­nen todos sus dere­chos. Pero esta­mos ante un mero sofis­ma, que quie­re per­sua­dir­nos de lo que es falso.

Se faci­li­ta el despido

Es cier­to que no se modi­fi­ca el con­tra­to inde­fi­ni­do ordi­na­rio, que da dere­cho a una indem­ni­za­ción de 45 días por año tra­ba­ja­do has­ta un máxi­mo de 42 men­sua­li­da­des en caso de des­pi­do impro­ce­den­te, pero se faci­li­ta el des­pi­do de carác­ter obje­ti­vo, que impli­ca una indem­ni­za­ción mucho menor, de 20 días por año tra­ba­ja­do y un máxi­mo de 12 men­sua­li­da­des. Ésta es la redac­ción defi­ni­ti­va del artícu­lo 2 Extin­ción del con­tra­to de trabajo:

Se entien­de que con­cu­rren cau­sas eco­nó­mi­cas cuan­do de los resul­ta­dos de la empre­sa se des­pren­da una situa­ción eco­nó­mi­ca nega­ti­va, en casos tales como la exis­ten­cia de pér­di­das actua­les o pre­vis­tas, o la dis­mi­nu­ción per­sis­ten­te de su nivel de ingre­sos, que pue­dan afec­tar a su via­bi­li­dad o a su capa­ci­dad de man­te­ner el volu­men de empleo. A estos efec­tos, la empre­sa ten­drá que acre­di­tar los resul­ta­dos ale­ga­dos y jus­ti­fi­car que de los mis­mos se dedu­ce la razo­na­bi­li­dad de la deci­sión extin­ti­va para pre­ser­var o favo­re­cer su posi­ción com­pe­ti­ti­va en el mercado.

Se entien­de que con­cu­rren cau­sas téc­ni­cas cuan­do se pro­duz­can cam­bios, entre otros, en el ámbi­to de los medios o ins­tru­men­tos de pro­duc­ción; cau­sas orga­ni­za­ti­vas cuan­do se pro­duz­can cam­bios, entre otros, en el ámbi­to de los sis­te­mas y méto­dos de tra­ba­jo del per­so­nal y cau­sas pro­duc­ti­vas cuan­do se pro­duz­can cam­bios, entre otros, en la deman­da de los pro­duc­tos o ser­vi­cios que la empre­sa pre­ten­de colo­car en el mer­ca­do. A estos efec­tos, la empre­sa debe­rá acre­di­tar la con­cu­rren­cia de algu­na de las cau­sas seña­la­das y jus­ti­fi­car que de las mis­mas se dedu­ce la razo­na­bi­li­dad de la deci­sión extin­ti­va para con­tri­buir a pre­ve­nir una evo­lu­ción nega­ti­va de la empre­sa o a mejo­rar la situa­ción de la mis­ma a tra­vés de una más ade­cua­da orga­ni­za­ción de los recur­sos, que favo­rez­ca su posi­ción com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do o una mejor res­pues­ta a las exi­gen­cias de la deman­da. (los sub­ra­ya­dos son nuestros)

Para efec­tuar un des­pi­do obje­ti­vo por moti­vos eco­nó­mi­cos las pér­di­das de la empre­sa ya no tie­nen que ser reales, sino “pre­vis­tas”. Inclu­so vale una “dis­mi­nu­ción per­sis­ten­te de su nivel de ingre­sos” —lo que no impli­ca pér­di­das — . Igual­men­te, la empre­sa podrá ale­gar razo­nes téc­ni­cas, orga­ni­za­ti­vas o pro­duc­ti­vas para des­pe­dir a fin de “pre­ve­nir una evo­lu­ción nega­ti­va de la empre­sa o mejo­rar la situa­ción de la mis­ma” y “favo­re­cer su posi­ción com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do”, lo que intro­du­ce el des­pi­do pre­ven­ti­vo. Ya no hay que pre­sen­tar nin­gún plan de via­bi­li­dad, bas­ta con expo­ner ante el juez la “razo­na­bi­li­dad” de las medi­das. ¿Qué magis­tra­do va a negar a una empre­sa que una reduc­ción de plan­ti­lla la colo­ca en mejor “posi­ción com­pe­ti­ti­va”? Esto va a supo­ner que las indem­ni­za­cio­nes que per­ci­ban dichos asa­la­ria­dos cai­gan entre un 60 y un 70%.

De hecho, la refor­ma per­mi­te lo que los sin­di­ca­tos han dado en lla­mar el “des­pi­do exprés”, pues antes de la mis­ma, si un des­pi­do obje­ti­vo no esta­ba debi­da­men­te jus­ti­fi­ca­do era nulo y obli­ga­ba a la read­mi­sión del tra­ba­ja­dor, aho­ra sólo supon­drá que se con­si­de­ra­rá “impro­ce­den­te”.

Ade­más, en el caso de des­pi­do colec­ti­vo u obje­ti­vo, la admi­nis­tra­ción sub­ven­cio­na­ría el des­pi­do a car­go del FOGASA (dis­po­si­ción tran­si­to­ria ter­ce­ra) —has­ta el 1 de enero de 2012, en que entra­ría en vigor un Fon­do de capi­ta­li­za­ción (dis­po­si­ción adi­cio­nal déci­ma) — , con 8 días por año tra­ba­ja­do o con el 40% del total de la indem­ni­za­ción para caso de empre­sas de menos de 25 tra­ba­ja­do­res (el 98% de las empre­sas del país). Esto se apli­ca­ría en tan­to a los con­tra­tos inde­fi­ni­dos ordi­na­rios como al nue­vo con­tra­to de fomen­to del empleo inde­fi­ni­do. Así pues, ya no sólo se sub­ven­cio­na a las empre­sas por crear empleo, aho­ra se las boni­fi­ca por despedir.

En resu­men, se faci­li­ta el des­pi­do de todos aque­llos tra­ba­ja­do­res con con­tra­to ordi­na­rio, que son quie­nes acu­mu­lan las mejo­res con­di­cio­nes labo­ra­les, y que, a par­tir de aho­ra, quie­nes ten­gan un empleo inde­fi­ni­do lo ten­gan con el con­tra­to de fomen­to, con menos derechos.

El con­tra­to de fomen­to del empleo inde­fi­ni­do (Artícu­lo 3) tie­ne una indem­ni­za­ción por des­pi­do impro­ce­den­te de 33 días por año tra­ba­ja­do has­ta un máxi­mo de 24 men­sua­li­da­des, menos de la mitad del fijo ordi­na­rio. Esta opción se podrá apli­car a la prác­ti­ca tota­li­dad de los tra­ba­ja­do­res pues se esta­ble­ce, entre otras con­di­cio­nes para ello, el caso de “para­dos que lle­ven, al menos, un mes ins­cri­tos inin­te­rrum­pi­da­men­te como deman­dan­tes de empleo”. Se seña­la que esta moda­li­dad de con­tra­to se le podrá apli­car a tra­ba­ja­do­res des­em­plea­dos a los que “duran­te los dos años ante­rio­res a la cele­bra­ción del con­tra­to, se les hubie­ra extin­gui­do un con­tra­to de carác­ter inde­fi­ni­do en una empre­sa dife­ren­te” (el sub­ra­ya­do es nues­tro), para evi­tar que una empre­sa pue­dan echar a un tra­ba­ja­dor con con­tra­to ordi­na­rio y vol­ver a emplear­lo con el con­tra­to de fomen­to. Pero, a pesar de ello, el efec­to sus­ti­tu­ción de tra­ba­ja­do­res con con­tra­to ordi­na­rio por tra­ba­ja­do­res con el nue­vo con­tra­to, es inevi­ta­ble a medio plazo.

Esta moda­li­dad, ade­más, ten­drá sub­ven­cio­na­do el des­pi­do impro­ce­den­te con 8 días por año tra­ba­ja­do, de tal for­ma que en el peor de los casos el empre­sa­rio ten­drá que pagar 25 días por año tra­ba­ja­do has­ta un máxi­mo de 24 men­sua­li­da­des, fren­te a las con­di­cio­nes del con­tra­to ordinario.

Si el des­pi­do es obje­ti­vo, el cos­te del des­pi­do para el empre­sa­rio será de 12 días por año tra­ba­ja­do has­ta un máxi­mo de 12 meses. Si lo con­tras­ta­mos con la refor­ma esta­ble­ce que los con­tra­tos tem­po­ra­les ten­gan en 2015 (¡) una indem­ni­za­ción 12 días por año tra­ba­ja­do, nos encon­tra­re­mos que cos­ta­rá lo mis­mo des­pe­dir a un tra­ba­ja­dor fijo y uno even­tual. En la prác­ti­ca se han igua­la­do a la baja las con­di­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res fijos y los tem­po­ra­les, ese es el medio de aca­bar con la “dua­li­dad” del mer­ca­do de trabajo.

Los con­ve­nios en la picota

La refor­ma tam­bién gol­pea la línea de flo­ta­ción de los con­ve­nios colec­ti­vos, pri­man­do fren­te a ellos los acuer­dos de empre­sa para toda una serie de aspec­tos cru­cia­les de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo (Artícu­lo 41. Modi­fi­ca­cio­nes sus­tan­cia­les de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo): “La direc­ción de la empre­sa, cuan­do exis­tan pro­ba­das razo­nes eco­nó­mi­cas, téc­ni­cas, orga­ni­za­ti­vas o de pro­duc­ción, podrá acor­dar modi­fi­ca­cio­nes sus­tan­cia­les de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo”. Se refie­re a las siguien­tes mate­rias: Jor­na­da de tra­ba­jo, hora­rio y dis­tri­bu­ción del tiem­po de tra­ba­jo, régi­men de tra­ba­jo a tur­nos, sis­te­ma de remu­ne­ra­ción, sis­te­ma de tra­ba­jo y ren­di­mien­to, y fun­cio­nes, “cuan­do exce­dan a los lími­tes que para la movi­li­dad fun­cio­nal pre­vé el artícu­lo 39 de esta Ley”. La empre­sa tam­bién podrá recu­rrir al mis­mo méto­do para que no se apli­quen los acuer­dos sala­ria­les del con­ve­nio (Artícu­lo 6. Con­te­ni­do de los con­ve­nios colec­ti­vos, apar­ta­do 3).

La ley entien­de que “con­cu­rren las cau­sas” cuan­do la adop­ción de las medi­das pro­pues­tas con­tri­bu­ya a pre­ve­nir una evo­lu­ción nega­ti­va de la empre­sa o a mejo­rar la situa­ción y pers­pec­ti­vas de la mis­ma (…) que favo­rez­ca su posi­ción com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do”. Una vez más, otra medi­da “pre­ven­ti­va”. El empre­sa­rio podrá igno­rar el con­ve­nio en todos estos aspec­tos si eso bene­fi­cia a la empre­sa. Ten­drá que abrir una nego­cia­ción con los tra­ba­ja­do­res de un máxi­mo de quin­ce días y, si hay acuer­do, la medi­da que pro­po­ne la empre­sa se imple­men­ta­rá, si no hay acuer­do, tam­bién se apli­ca­rá pudien­do el tra­ba­ja­dor o sus repre­sen­tan­tes recla­mar con­flic­to colec­ti­vo, o acción individual.

Esto sitúa en una situa­ción de mayor inde­fen­sión a los tra­ba­ja­do­res que son la par­te más débil en con­flic­to, sobre todo, a los de las peque­ñas empre­sas (la inmen­sa mayo­ría), que van a tener muchas difi­cul­ta­des para impe­dir la no apli­ca­ción del con­ve­nio. La fun­ción de los con­ve­nios gene­ra­les era pre­ci­sa­men­te pro­te­ger con unos dere­chos míni­mos a los tra­ba­ja­do­res de la peque­ña empresa.

El sec­tor público

Tal y como ha seña­la­do el Gabi­ne­te de Estu­dios Jurí­di­cos de CCOO, con la nue­va legis­la­ción en la mano se podría apli­car el des­pi­do colec­ti­vo u obje­ti­vo al per­so­nal labo­ral fijo de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas. Tan­to en admi­nis­tra­cio­nes o enti­da­des públi­cas con défi­cit pre­su­pues­ta­ria —en la medi­da en que ya no se requie­re que esté en cues­tión la via­bi­li­dad de la enti­dad, moti­vo prin­ci­pal por el que no se apli­ca­ba esta cau­sa en las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas— podrían argüir ese mis­mo défi­cit para des­pe­dir de for­ma obje­ti­va a tra­ba­ja­do­res labo­ra­les fijos.

Así mis­mo, las pri­va­ti­za­cio­nes se faci­li­ta­rían como medi­das que, siguien­do el espí­ri­tu de la refor­ma, per­mi­ti­rían mejo­rar la situa­ción de la enti­dad. Los tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos, con unos dere­chos, podrían ser sus­ti­tui­dos por nue­vos tra­ba­ja­do­res con peo­res con­di­cio­nes labo­ra­les median­te con­tra­tas o ETTs, a las que aho­ra se les ha per­mi­ti­do con­tra­tar con las admi­nis­tra­cio­nes. Así pues, se pro­fun­di­za en la pre­ca­ri­za­ción del empleo. Las pri­me­ras víc­ti­mas serán las bol­sas de tra­ba­jo y los interinos.

Eso, a su vez, gene­ra un nue­vo efec­to per­ni­cio­so en el empleo, pues las actua­les bol­sas de tra­ba­jo de las admi­nis­tra­cio­nes que son pro­duc­to de un pro­ce­so obje­ti­vo de selec­ción median­te opo­si­cio­nes, pasa­rían a depen­der de las ETTs sin garan­tías de igual­dad, méri­to y publi­ci­dad para el acce­so a esos empleos.

Los tra­ba­ja­do­res fun­cio­na­rios no se verán afec­ta­dos direc­ta­men­te, pero sufri­rán, como ya suce­día has­ta aho­ra, la degra­da­ción del ser­vi­cio que aca­ba dete­rio­ran­do sus con­di­cio­nes de trabajo.

Se abre la puer­ta a la crea­ción de enti­da­des pri­va­das, con o sin áni­mo de lucro, cola­bo­ra­do­ras de los Ser­vi­cios públi­cos de empleo: las Agen­cias de colo­ca­ción (Artícu­lo 14. Polí­ti­cas de empleo y Agen­cias de colo­ca­ción). Esta medi­da supo­ne el pri­mer paso para la pri­va­ti­za­ción del ser­vi­cio públi­co de empleo, que pasa­rá a ser un nego­cio pres­ta­do por enti­da­des pri­va­das paga­da por el era­rio públi­co, pero con tra­ba­ja­do­res en peo­res con­di­cio­nes labo­ra­les que los actua­les tra­ba­ja­do­res públi­cos que lo desem­pe­ñan. Y, ade­más, con­vier­te a los para­dos en obje­to de nego­cio para empre­sas pri­va­das (que cobra­rán del era­rio públi­co). Cual­quier tra­ba­ja­dor que ha sufri­do el con­trol de las Mutuas pri­va­das o que haya sido emplea­do por una ETT, pue­de ima­gi­nar­se qué supon­drá eso quien esté en paro.

Con­clu­sio­nes

Así vemos que la refor­ma, toma­da en su con­jun­to, con­si­gue los siguien­tes efectos:

- El paro no van a encon­trar nin­gu­na solu­ción en esta refor­ma. En lugar de pro­cu­rar que todo para­do, mien­tras no se le garan­ti­ce un empleo ade­cua­do, ten­ga al menos unos ingre­sos decen­tes para vivir, se endu­re­cen las con­di­cio­nes para la per­cep­ción del sub­si­dio y se trans­mi­te la idea de que hay una pica­res­ca gene­ra­li­za­da. Nadie está en el paro por gus­to: De más de cua­tro millo­nes, un millón no tie­nen ayu­da y de los tres millo­nes que sí la tie­nen, la mitad reci­be un sub­si­dio con­tri­bu­ti­vo, el mejor paga­do (algo más de 800 euros men­sua­les de media) y el res­to cobran ayu­das asis­ten­cia­les, mucho meno­res. Y la cifra de para­dos sin sub­si­dio está cre­cien­do, pues cien­tos de miles están ago­tán­do­lo. Esta refor­ma no mejo­ra la pro­tec­ción a los para­dos, pero sí garan­ti­za que nos obli­ga­rá a acep­tar tra­ba­jos en peo­res con­di­cio­nes que antes.

- Faci­li­ta drás­ti­ca­men­te el des­pi­do de los tra­ba­ja­do­res con más dere­chos, aque­llos que tie­nen un con­tra­to inde­fi­ni­do ordi­na­rio, al hacer mucho más fácil para las empre­sas la decla­ra­ción de des­pi­do obje­ti­vo. Eso supon­drá una reduc­ción entre el 60 y el 70% de las indem­ni­za­cio­nes que reci­bi­rán estos tra­ba­ja­do­res en caso de despido.

- Boni­fi­ca con dine­ro públi­co el des­pi­do, dine­ro que no supon­drá un aumen­to de las coti­za­cio­nes de las empre­sas, con lo cual ten­drá que detraer­se del lado de los tra­ba­ja­do­res. En casos de des­pi­do obje­ti­vo pro­ce­den­te y boni­fi­ca­do, el empre­sa­rio se aho­rra­rá entre el 70 y el 80% del coste.

- Se aba­ra­ta en has­ta un 60% el cos­te del des­pi­do inde­fi­ni­do impro­ce­den­te median­te la gene­ra­li­za­ción el uso del con­tra­to de fomen­to de empleo inde­fi­ni­do, cuya indem­ni­za­ción es de 33 días por año tra­ba­ja­do has­ta un máxi­mo de 24 mensualidades.

- Se faci­li­ta a los empre­sa­rios igno­rar los con­ve­nios en el terreno sala­rial, de jor­na­da de tra­ba­jo, hora­rio y dis­tri­bu­ción del tiem­po de tra­ba­jo, régi­men de tra­ba­jo a tur­nos, sis­te­ma de remu­ne­ra­ción, sis­te­ma de tra­ba­jo y ren­di­mien­to, y en movi­li­dad funcional.

- Se aba­ra­ta el des­pi­do del con­tra­to inde­fi­ni­do has­ta el nivel del tem­po­ral. Si se apli­ca la ley, en 2015 ten­drán 12 días de indem­ni­za­ción por año tra­ba­ja­do tan­to tem­po­ra­les como fijos, en los casos de des­pi­dos objetivos.

- Las medi­das que se apli­can a los con­tra­tos inde­fi­ni­dos serán de apli­ca­ción inme­dia­ta, mien­tras que no modi­fi­can sus­tan­cial­men­te la con­tra­ta­ción tem­po­ral, que los empre­sa­rios podrán seguir usan­do como has­ta aho­ra, y segui­rá sien­do impo­si­ble con­tro­lar el frau­de con la debi­li­dad de la Ins­pec­ción de tra­ba­jo. La úni­ca real­men­te medi­da favo­ra­ble a los tra­ba­ja­do­res, que es el aumen­to de la indem­ni­za­ción del con­tra­to tem­po­ral a 12 días por año tra­ba­ja­do, sólo esta­rá en vigor —si no se cae antes— en 2015.

- Se faci­li­ta la des­truc­ción de empleo públi­co fijo —per­so­nal labo­ral e inte­ri­no— y se esti­mu­la la pri­va­ti­za­ción. Así mis­mo, se esti­mu­la la degra­da­ción del servicio.

- Se abre la puer­ta a la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos de empleo, median­te la auto­ri­za­ción de las Agen­cias de colo­ca­ción pri­va­das, ponien­do a los para­dos en manos de empre­sas pri­va­das con áni­mo de lucro.

- Se eli­mi­nan las res­tric­cio­nes de las Empre­sas de Tra­ba­jo Tem­po­ral para acce­der a con­tra­tos en el sec­tor públi­co y en los sec­to­res con tra­ba­jos peligrosos.

En con­jun­to, se nos igua­la a la baja a los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les y fijos, en lugar de hacer­lo al alza. Es un asal­to al últi­mo bas­tión de la cla­se obre­ra en el Esta­do espa­ñol que, uni­do a res­to de medi­das plan­tea­das —recor­te del gas­to social, de las pen­sio­nes y la pri­va­ti­za­ción de las Cajas de Aho­rro— per­si­gue poner fin a los dere­chos socia­les con­quis­ta­dos por el movi­mien­to obre­ro des­de la caí­da de la dictadura.

Su resul­ta­do será inten­si­fi­car la explo­ta­ción de los asa­la­ria­dos, obli­gán­do­nos a acep­tar peo­res con­di­cio­nes labo­ra­les, es decir, a tra­ba­jar más por menos, de tal for­ma que se incre­men­ten las ganan­cias de los empre­sa­rios. La mejor prue­ba de que lo que deci­mos es cier­to es que, en ple­na cri­sis, el núme­ro de ricos ha con­ti­nua­do cre­cien­do y las gran­des empre­sas espa­ño­las han vis­to cre­cer sus bene­fi­cios. Eso ha sido a cos­ta de trans­fe­rir el cos­te de la cri­sis a los tra­ba­ja­do­res, como siem­pre suce­de en estos casos.

Tales sacri­fi­cios son inacep­ta­bles pues ¿de que sir­ve el desa­rro­llo eco­nó­mi­co si nues­tras con­di­cio­nes de tra­ba­jo y de vida empeo­ran? Y, ade­más, son inú­ti­les, pues no ser­vi­rán para redu­cir sus­tan­cial­men­te el des­em­pleo, ya que las empre­sas ten­de­rán a emplear el míni­mo de mano de obra impres­cin­di­ble. De hecho, el des­em­pleo es cró­ni­co des­de hace 30 años en nues­tro país —y en el mun­do— y lo que está suce­dien­do es que se está cro­ni­fi­can­do a un nivel mayor. Tam­po­co ser­vi­rán para evi­tar nue­vas cri­sis, pues éstas son cícli­cas en el sis­te­ma capitalista.

Un cam­bio de política

Todo esto tam­bién pone en cues­tión la polí­ti­ca sin­di­cal de con­ci­lia­ción con la patro­nal que se ha apli­ca­do estos años por par­te de las direc­cio­nes sin­di­ca­les. En 1984, la direc­ción de UGT acep­tó la crea­ción del empleo tem­po­ral basu­ra, al acep­tar la des­cau­sa­li­za­ción de la con­tra­ta­ción. En 1997, tan­to CCOO como UGT fir­ma­ron la crea­ción del con­tra­to de fomen­to del empleo inde­fi­ni­do que aho­ra nos impo­nen a todos. La tole­ran­cia con las ETTs, la acep­ta­ción de fac­to de una doble esca­la sala­rial entre los tra­ba­ja­do­res, ha gene­ra­do asa­la­ria­dos de pri­me­ra y de segun­da, dan­do pie a una divi­sión en el seno del movi­mien­to obre­ro a la que nun­ca debe­ría­mos de haber acep­ta­do, pues hoy nos colo­ca en una situa­ción de mayor debi­li­dad ante la patronal.

Los tra­ba­ja­do­res en pre­ca­rio lle­van años sufrien­do la situa­ción que hoy el Gobierno quie­re apli­car­nos a todos. Son ellos los que más difí­cil tie­nen ir a la huel­ga, pues la ame­na­za de des­pi­do es mayor para ellos si cabe, y tam­bién los que menos ampa­ra­dos han podi­do sen­tir­se por la polí­ti­ca sin­di­cal de estos años. La reali­dad es que para millo­nes de tra­ba­ja­do­res el dere­cho a huel­ga no exis­te. La pre­ca­rie­dad y los ser­vi­cios míni­mos se encar­gan de impedirlo.

Es nece­sa­rio que des­de los sin­di­ca­tos se saquen con­clu­sio­nes de esta expe­rien­cia y se cam­bie pro­fun­da­men­te la polí­ti­ca sin­di­cal. No bas­ta con luchar para vol­ver a lo de antes, es nece­sa­ria una ofen­si­va. La úni­ca alter­na­ti­va para los des­em­plea­dos es el repar­to del empleo, con una reduc­ción de la jor­na­da labo­ral por ley, sin dis­mi­nu­ción sala­rial, y con carác­ter inme­dia­to. La reduc­ción de jor­na­da, el ade­lan­ta­mien­to de la edad de jubi­la­ción y el desa­rro­llo del sec­tor públi­co en todos los ámbi­tos, son las úni­cas medi­das que pue­den pro­pi­ciar una crea­ción sufi­cien­te de empleo para aca­bar con el paro cró­ni­co. No es un pro­ble­ma de fal­ta de recur­sos. Que el millón de tra­ba­ja­do­res en paro que no tie­nen nin­gún ingre­so, cobra­sen un sub­si­dio de 900 euros men­sua­les, cos­ta­ría 12.000 millo­nes de euros, el 1% del PIB nacio­nal. Por tan­to no esta­mos ante un pro­ble­ma de fal­ta de recur­sos para que todos ten­ga­mos una vida dig­na, sino de quién los posee y los controla.

Por eso, estas medi­das no pue­den plan­tear­se al mar­gen de la nacio­na­li­za­ción de la ban­ca y las gran­des empre­sas, úni­co cau­ce real para que sea via­ble su apli­ca­ción y que los recur­sos se pla­ni­fi­quen en fun­ción de las nece­si­da­des socia­les. Hoy por hoy, son las gran­des empre­sas, sobre todo las finan­cie­ras, las que deter­mi­nan la polí­ti­ca de los Esta­dos en todo el pla­ne­ta, como está suce­dien­do a ante nues­tras mis­mas nari­ces. Aho­ra somos pri­sio­ne­ros de la gran Ban­ca. Emi­lio Botín, con sus lla­ma­das al Pre­si­den­te del Gobierno, tie­ne mucha más capa­ci­dad de deter­mi­nar la polí­ti­ca del gobierno que los millo­nes de tra­ba­ja­do­res que vota­ron al Par­ti­do Socia­lis­ta. Eso sólo pue­de ter­mi­nar si la ban­ca pasa a ser públi­ca y con­tro­la­da de for­ma trans­pa­ren­te y democrática.

Todos los tra­ba­ja­do­res, espe­cial­men­te quie­nes tie­nen un empleo fijo, esta­mos intere­sa­dos en lograr que la huel­ga gene­ral del 29 de sep­tiem­bre ten­ga el mejor resul­ta­do posi­ble. Pero esto sólo debe ser el prin­ci­pio de una lucha, no sólo por dete­ner esta agre­sión, sino tam­bién por recla­mar unas con­di­cio­nes de tra­ba­jo dig­nas para todos los tra­ba­ja­do­res, igua­lan­do al alza los dere­chos de todos, ponien­do fin a la pre­ca­rie­dad. Ese es el camino para la recu­pe­ra­ción del movi­mien­to obrero.


Nota: Para la pre­pa­ra­ción de este artícu­lo se ha uti­li­za­do tan­to la “Ley de medi­das urgen­tes para la refor­ma del mer­ca­do de tra­ba­jo”, como el estú­dio “Los efec­tos prác­ti­cos de la refor­ma labo­ral: aná­li­sis de las con­se­cuen­cias del Real Decre­to Ley 10/​2010 sobre los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res”, rea­li­za­do por el Gabi­ne­te de Estu­dios Jurí­di­cos de CCOO.

Nue­vo Claridad

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.