¿En qué con­sis­te la refor­ma labo­ral?- Jor­di Escuer

La con­tra­rre­for­ma labo­ral ser­vi­rá para des­man­te­lar los dere­chos que el movi­mien­to obre­ro logró estas últi­mas déca­das aba­ra­tan­do drás­ti­ca­men­te el des­pi­do —lle­gan­do inclu­so a ¡boni­fi­car­lo!, una curio­sa mane­ra de com­ba­tir el des­em­pleo— y dan­do más poder a las empre­sas sobre los asa­la­ria­dos. Dere­chos que ya se le habían arre­ba­ta­do a una par­te de los tra­ba­ja­do­res, los millo­nes que tie­nen un con­tra­to pre­ca­rio o están en paro. El Gobierno habla de eli­mi­nar la “dua­li­dad” labo­ral, pero lo van a hacer a la baja. Por supues­to, la patro­nal no tie­ne bas­tan­te pues que­rría un ajus­te más duro, sin nin­gu­na cla­se de cor­ta­pi­sas judi­cia­les, pero la refor­ma va en la direc­ción que quie­ren. Si no lo impe­di­mos, la pre­ca­rie­dad y los bajos sala­rios serán la nor­ma para la inmen­sa mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res.

La refor­ma reco­no­ce en su preám­bu­lo que “En los últi­mos dos años se han per­di­do en nues­tro país más de dos millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo y el des­em­pleo ha cre­ci­do en casi dos millo­nes y medio de per­so­nas, lo que ha dupli­ca­do la tasa de paro has­ta acer­car­se al 20%”. El obje­ti­vo decla­ra­do de la refor­ma es redu­cir el des­em­pleo e incre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad a tra­vés de cua­tro vías: corre­gir la “dua­li­dad del mer­ca­do de tra­ba­jo”, pro­mo­ver la esta­bi­li­dad, incre­men­tar la fle­xi­bi­li­dad inter­na y pro­mo­ver el empleo. Pero el obje­ti­vo real es aba­ra­tar el cos­te de la mano de obra y faci­li­tar tan­to su des­pi­do como la modi­fi­ca­ción de sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo, para ajus­tar­lo a las nece­si­da­des de las empre­sas. Su pri­me­ra decla­ra­ción es que “que­da incó­lum­ne la regu­la­ción sus­tan­ti­va del con­tra­to inde­fi­ni­do de carác­ter ordi­na­rio”, es decir, los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res con con­tra­to inde­fi­ni­do ordi­na­rio man­tie­nen todos sus dere­chos. Pero esta­mos ante un mero sofis­ma, que quie­re per­sua­dir­nos de lo que es fal­so.

Se faci­li­ta el des­pi­do

Es cier­to que no se modi­fi­ca el con­tra­to inde­fi­ni­do ordi­na­rio, que da dere­cho a una indem­ni­za­ción de 45 días por año tra­ba­ja­do has­ta un máxi­mo de 42 men­sua­li­da­des en caso de des­pi­do impro­ce­den­te, pero se faci­li­ta el des­pi­do de carác­ter obje­ti­vo, que impli­ca una indem­ni­za­ción mucho menor, de 20 días por año tra­ba­ja­do y un máxi­mo de 12 men­sua­li­da­des. Ésta es la redac­ción defi­ni­ti­va del artícu­lo 2 Extin­ción del con­tra­to de tra­ba­jo:

Se entien­de que con­cu­rren cau­sas eco­nó­mi­cas cuan­do de los resul­ta­dos de la empre­sa se des­pren­da una situa­ción eco­nó­mi­ca nega­ti­va, en casos tales como la exis­ten­cia de pér­di­das actua­les o pre­vis­tas, o la dis­mi­nu­ción per­sis­ten­te de su nivel de ingre­sos, que pue­dan afec­tar a su via­bi­li­dad o a su capa­ci­dad de man­te­ner el volu­men de empleo. A estos efec­tos, la empre­sa ten­drá que acre­di­tar los resul­ta­dos ale­ga­dos y jus­ti­fi­car que de los mis­mos se dedu­ce la razo­na­bi­li­dad de la deci­sión extin­ti­va para pre­ser­var o favo­re­cer su posi­ción com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do.

Se entien­de que con­cu­rren cau­sas téc­ni­cas cuan­do se pro­duz­can cam­bios, entre otros, en el ámbi­to de los medios o ins­tru­men­tos de pro­duc­ción; cau­sas orga­ni­za­ti­vas cuan­do se pro­duz­can cam­bios, entre otros, en el ámbi­to de los sis­te­mas y méto­dos de tra­ba­jo del per­so­nal y cau­sas pro­duc­ti­vas cuan­do se pro­duz­can cam­bios, entre otros, en la deman­da de los pro­duc­tos o ser­vi­cios que la empre­sa pre­ten­de colo­car en el mer­ca­do. A estos efec­tos, la empre­sa debe­rá acre­di­tar la con­cu­rren­cia de algu­na de las cau­sas seña­la­das y jus­ti­fi­car que de las mis­mas se dedu­ce la razo­na­bi­li­dad de la deci­sión extin­ti­va para con­tri­buir a pre­ve­nir una evo­lu­ción nega­ti­va de la empre­sa o a mejo­rar la situa­ción de la mis­ma a tra­vés de una más ade­cua­da orga­ni­za­ción de los recur­sos, que favo­rez­ca su posi­ción com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do o una mejor res­pues­ta a las exi­gen­cias de la deman­da. (los sub­ra­ya­dos son nues­tros)

Para efec­tuar un des­pi­do obje­ti­vo por moti­vos eco­nó­mi­cos las pér­di­das de la empre­sa ya no tie­nen que ser reales, sino “pre­vis­tas”. Inclu­so vale una “dis­mi­nu­ción per­sis­ten­te de su nivel de ingre­sos” —lo que no impli­ca pér­di­das — . Igual­men­te, la empre­sa podrá ale­gar razo­nes téc­ni­cas, orga­ni­za­ti­vas o pro­duc­ti­vas para des­pe­dir a fin de “pre­ve­nir una evo­lu­ción nega­ti­va de la empre­sa o mejo­rar la situa­ción de la mis­ma” y “favo­re­cer su posi­ción com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do”, lo que intro­du­ce el des­pi­do pre­ven­ti­vo. Ya no hay que pre­sen­tar nin­gún plan de via­bi­li­dad, bas­ta con expo­ner ante el juez la “razo­na­bi­li­dad” de las medi­das. ¿Qué magis­tra­do va a negar a una empre­sa que una reduc­ción de plan­ti­lla la colo­ca en mejor “posi­ción com­pe­ti­ti­va”? Esto va a supo­ner que las indem­ni­za­cio­nes que per­ci­ban dichos asa­la­ria­dos cai­gan entre un 60 y un 70%.

De hecho, la refor­ma per­mi­te lo que los sin­di­ca­tos han dado en lla­mar el “des­pi­do exprés”, pues antes de la mis­ma, si un des­pi­do obje­ti­vo no esta­ba debi­da­men­te jus­ti­fi­ca­do era nulo y obli­ga­ba a la read­mi­sión del tra­ba­ja­dor, aho­ra sólo supon­drá que se con­si­de­ra­rá “impro­ce­den­te”.

Ade­más, en el caso de des­pi­do colec­ti­vo u obje­ti­vo, la admi­nis­tra­ción sub­ven­cio­na­ría el des­pi­do a car­go del FOGASA (dis­po­si­ción tran­si­to­ria ter­ce­ra) —has­ta el 1 de enero de 2012, en que entra­ría en vigor un Fon­do de capi­ta­li­za­ción (dis­po­si­ción adi­cio­nal déci­ma) — , con 8 días por año tra­ba­ja­do o con el 40% del total de la indem­ni­za­ción para caso de empre­sas de menos de 25 tra­ba­ja­do­res (el 98% de las empre­sas del país). Esto se apli­ca­ría en tan­to a los con­tra­tos inde­fi­ni­dos ordi­na­rios como al nue­vo con­tra­to de fomen­to del empleo inde­fi­ni­do. Así pues, ya no sólo se sub­ven­cio­na a las empre­sas por crear empleo, aho­ra se las boni­fi­ca por des­pe­dir.

En resu­men, se faci­li­ta el des­pi­do de todos aque­llos tra­ba­ja­do­res con con­tra­to ordi­na­rio, que son quie­nes acu­mu­lan las mejo­res con­di­cio­nes labo­ra­les, y que, a par­tir de aho­ra, quie­nes ten­gan un empleo inde­fi­ni­do lo ten­gan con el con­tra­to de fomen­to, con menos dere­chos.

El con­tra­to de fomen­to del empleo inde­fi­ni­do (Artícu­lo 3) tie­ne una indem­ni­za­ción por des­pi­do impro­ce­den­te de 33 días por año tra­ba­ja­do has­ta un máxi­mo de 24 men­sua­li­da­des, menos de la mitad del fijo ordi­na­rio. Esta opción se podrá apli­car a la prác­ti­ca tota­li­dad de los tra­ba­ja­do­res pues se esta­ble­ce, entre otras con­di­cio­nes para ello, el caso de “para­dos que lle­ven, al menos, un mes ins­cri­tos inin­te­rrum­pi­da­men­te como deman­dan­tes de empleo”. Se seña­la que esta moda­li­dad de con­tra­to se le podrá apli­car a tra­ba­ja­do­res des­em­plea­dos a los que “duran­te los dos años ante­rio­res a la cele­bra­ción del con­tra­to, se les hubie­ra extin­gui­do un con­tra­to de carác­ter inde­fi­ni­do en una empre­sa dife­ren­te” (el sub­ra­ya­do es nues­tro), para evi­tar que una empre­sa pue­dan echar a un tra­ba­ja­dor con con­tra­to ordi­na­rio y vol­ver a emplear­lo con el con­tra­to de fomen­to. Pero, a pesar de ello, el efec­to sus­ti­tu­ción de tra­ba­ja­do­res con con­tra­to ordi­na­rio por tra­ba­ja­do­res con el nue­vo con­tra­to, es inevi­ta­ble a medio pla­zo.

Esta moda­li­dad, ade­más, ten­drá sub­ven­cio­na­do el des­pi­do impro­ce­den­te con 8 días por año tra­ba­ja­do, de tal for­ma que en el peor de los casos el empre­sa­rio ten­drá que pagar 25 días por año tra­ba­ja­do has­ta un máxi­mo de 24 men­sua­li­da­des, fren­te a las con­di­cio­nes del con­tra­to ordi­na­rio.

Si el des­pi­do es obje­ti­vo, el cos­te del des­pi­do para el empre­sa­rio será de 12 días por año tra­ba­ja­do has­ta un máxi­mo de 12 meses. Si lo con­tras­ta­mos con la refor­ma esta­ble­ce que los con­tra­tos tem­po­ra­les ten­gan en 2015 (¡) una indem­ni­za­ción 12 días por año tra­ba­ja­do, nos encon­tra­re­mos que cos­ta­rá lo mis­mo des­pe­dir a un tra­ba­ja­dor fijo y uno even­tual. En la prác­ti­ca se han igua­la­do a la baja las con­di­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res fijos y los tem­po­ra­les, ese es el medio de aca­bar con la “dua­li­dad” del mer­ca­do de tra­ba­jo.

Los con­ve­nios en la pico­ta

La refor­ma tam­bién gol­pea la línea de flo­ta­ción de los con­ve­nios colec­ti­vos, pri­man­do fren­te a ellos los acuer­dos de empre­sa para toda una serie de aspec­tos cru­cia­les de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo (Artícu­lo 41. Modi­fi­ca­cio­nes sus­tan­cia­les de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo): “La direc­ción de la empre­sa, cuan­do exis­tan pro­ba­das razo­nes eco­nó­mi­cas, téc­ni­cas, orga­ni­za­ti­vas o de pro­duc­ción, podrá acor­dar modi­fi­ca­cio­nes sus­tan­cia­les de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo”. Se refie­re a las siguien­tes mate­rias: Jor­na­da de tra­ba­jo, hora­rio y dis­tri­bu­ción del tiem­po de tra­ba­jo, régi­men de tra­ba­jo a tur­nos, sis­te­ma de remu­ne­ra­ción, sis­te­ma de tra­ba­jo y ren­di­mien­to, y fun­cio­nes, “cuan­do exce­dan a los lími­tes que para la movi­li­dad fun­cio­nal pre­vé el artícu­lo 39 de esta Ley”. La empre­sa tam­bién podrá recu­rrir al mis­mo méto­do para que no se apli­quen los acuer­dos sala­ria­les del con­ve­nio (Artícu­lo 6. Con­te­ni­do de los con­ve­nios colec­ti­vos, apar­ta­do 3).

La ley entien­de que “con­cu­rren las cau­sas” cuan­do la adop­ción de las medi­das pro­pues­tas con­tri­bu­ya a pre­ve­nir una evo­lu­ción nega­ti­va de la empre­sa o a mejo­rar la situa­ción y pers­pec­ti­vas de la mis­ma (…) que favo­rez­ca su posi­ción com­pe­ti­ti­va en el mer­ca­do”. Una vez más, otra medi­da “pre­ven­ti­va”. El empre­sa­rio podrá igno­rar el con­ve­nio en todos estos aspec­tos si eso bene­fi­cia a la empre­sa. Ten­drá que abrir una nego­cia­ción con los tra­ba­ja­do­res de un máxi­mo de quin­ce días y, si hay acuer­do, la medi­da que pro­po­ne la empre­sa se imple­men­ta­rá, si no hay acuer­do, tam­bién se apli­ca­rá pudien­do el tra­ba­ja­dor o sus repre­sen­tan­tes recla­mar con­flic­to colec­ti­vo, o acción indi­vi­dual.

Esto sitúa en una situa­ción de mayor inde­fen­sión a los tra­ba­ja­do­res que son la par­te más débil en con­flic­to, sobre todo, a los de las peque­ñas empre­sas (la inmen­sa mayo­ría), que van a tener muchas difi­cul­ta­des para impe­dir la no apli­ca­ción del con­ve­nio. La fun­ción de los con­ve­nios gene­ra­les era pre­ci­sa­men­te pro­te­ger con unos dere­chos míni­mos a los tra­ba­ja­do­res de la peque­ña empre­sa.

El sec­tor públi­co

Tal y como ha seña­la­do el Gabi­ne­te de Estu­dios Jurí­di­cos de CCOO, con la nue­va legis­la­ción en la mano se podría apli­car el des­pi­do colec­ti­vo u obje­ti­vo al per­so­nal labo­ral fijo de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas. Tan­to en admi­nis­tra­cio­nes o enti­da­des públi­cas con défi­cit pre­su­pues­ta­ria —en la medi­da en que ya no se requie­re que esté en cues­tión la via­bi­li­dad de la enti­dad, moti­vo prin­ci­pal por el que no se apli­ca­ba esta cau­sa en las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas— podrían argüir ese mis­mo défi­cit para des­pe­dir de for­ma obje­ti­va a tra­ba­ja­do­res labo­ra­les fijos.

Así mis­mo, las pri­va­ti­za­cio­nes se faci­li­ta­rían como medi­das que, siguien­do el espí­ri­tu de la refor­ma, per­mi­ti­rían mejo­rar la situa­ción de la enti­dad. Los tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos, con unos dere­chos, podrían ser sus­ti­tui­dos por nue­vos tra­ba­ja­do­res con peo­res con­di­cio­nes labo­ra­les median­te con­tra­tas o ETTs, a las que aho­ra se les ha per­mi­ti­do con­tra­tar con las admi­nis­tra­cio­nes. Así pues, se pro­fun­di­za en la pre­ca­ri­za­ción del empleo. Las pri­me­ras víc­ti­mas serán las bol­sas de tra­ba­jo y los inte­ri­nos.

Eso, a su vez, gene­ra un nue­vo efec­to per­ni­cio­so en el empleo, pues las actua­les bol­sas de tra­ba­jo de las admi­nis­tra­cio­nes que son pro­duc­to de un pro­ce­so obje­ti­vo de selec­ción median­te opo­si­cio­nes, pasa­rían a depen­der de las ETTs sin garan­tías de igual­dad, méri­to y publi­ci­dad para el acce­so a esos empleos.

Los tra­ba­ja­do­res fun­cio­na­rios no se verán afec­ta­dos direc­ta­men­te, pero sufri­rán, como ya suce­día has­ta aho­ra, la degra­da­ción del ser­vi­cio que aca­ba dete­rio­ran­do sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo.

Se abre la puer­ta a la crea­ción de enti­da­des pri­va­das, con o sin áni­mo de lucro, cola­bo­ra­do­ras de los Ser­vi­cios públi­cos de empleo: las Agen­cias de colo­ca­ción (Artícu­lo 14. Polí­ti­cas de empleo y Agen­cias de colo­ca­ción). Esta medi­da supo­ne el pri­mer paso para la pri­va­ti­za­ción del ser­vi­cio públi­co de empleo, que pasa­rá a ser un nego­cio pres­ta­do por enti­da­des pri­va­das paga­da por el era­rio públi­co, pero con tra­ba­ja­do­res en peo­res con­di­cio­nes labo­ra­les que los actua­les tra­ba­ja­do­res públi­cos que lo desem­pe­ñan. Y, ade­más, con­vier­te a los para­dos en obje­to de nego­cio para empre­sas pri­va­das (que cobra­rán del era­rio públi­co). Cual­quier tra­ba­ja­dor que ha sufri­do el con­trol de las Mutuas pri­va­das o que haya sido emplea­do por una ETT, pue­de ima­gi­nar­se qué supon­drá eso quien esté en paro.

Con­clu­sio­nes

Así vemos que la refor­ma, toma­da en su con­jun­to, con­si­gue los siguien­tes efec­tos:

- El paro no van a encon­trar nin­gu­na solu­ción en esta refor­ma. En lugar de pro­cu­rar que todo para­do, mien­tras no se le garan­ti­ce un empleo ade­cua­do, ten­ga al menos unos ingre­sos decen­tes para vivir, se endu­re­cen las con­di­cio­nes para la per­cep­ción del sub­si­dio y se trans­mi­te la idea de que hay una pica­res­ca gene­ra­li­za­da. Nadie está en el paro por gus­to: De más de cua­tro millo­nes, un millón no tie­nen ayu­da y de los tres millo­nes que sí la tie­nen, la mitad reci­be un sub­si­dio con­tri­bu­ti­vo, el mejor paga­do (algo más de 800 euros men­sua­les de media) y el res­to cobran ayu­das asis­ten­cia­les, mucho meno­res. Y la cifra de para­dos sin sub­si­dio está cre­cien­do, pues cien­tos de miles están ago­tán­do­lo. Esta refor­ma no mejo­ra la pro­tec­ción a los para­dos, pero sí garan­ti­za que nos obli­ga­rá a acep­tar tra­ba­jos en peo­res con­di­cio­nes que antes.

- Faci­li­ta drás­ti­ca­men­te el des­pi­do de los tra­ba­ja­do­res con más dere­chos, aque­llos que tie­nen un con­tra­to inde­fi­ni­do ordi­na­rio, al hacer mucho más fácil para las empre­sas la decla­ra­ción de des­pi­do obje­ti­vo. Eso supon­drá una reduc­ción entre el 60 y el 70% de las indem­ni­za­cio­nes que reci­bi­rán estos tra­ba­ja­do­res en caso de des­pi­do.

- Boni­fi­ca con dine­ro públi­co el des­pi­do, dine­ro que no supon­drá un aumen­to de las coti­za­cio­nes de las empre­sas, con lo cual ten­drá que detraer­se del lado de los tra­ba­ja­do­res. En casos de des­pi­do obje­ti­vo pro­ce­den­te y boni­fi­ca­do, el empre­sa­rio se aho­rra­rá entre el 70 y el 80% del cos­te.

- Se aba­ra­ta en has­ta un 60% el cos­te del des­pi­do inde­fi­ni­do impro­ce­den­te median­te la gene­ra­li­za­ción el uso del con­tra­to de fomen­to de empleo inde­fi­ni­do, cuya indem­ni­za­ción es de 33 días por año tra­ba­ja­do has­ta un máxi­mo de 24 men­sua­li­da­des.

- Se faci­li­ta a los empre­sa­rios igno­rar los con­ve­nios en el terreno sala­rial, de jor­na­da de tra­ba­jo, hora­rio y dis­tri­bu­ción del tiem­po de tra­ba­jo, régi­men de tra­ba­jo a tur­nos, sis­te­ma de remu­ne­ra­ción, sis­te­ma de tra­ba­jo y ren­di­mien­to, y en movi­li­dad fun­cio­nal.

- Se aba­ra­ta el des­pi­do del con­tra­to inde­fi­ni­do has­ta el nivel del tem­po­ral. Si se apli­ca la ley, en 2015 ten­drán 12 días de indem­ni­za­ción por año tra­ba­ja­do tan­to tem­po­ra­les como fijos, en los casos de des­pi­dos obje­ti­vos.

- Las medi­das que se apli­can a los con­tra­tos inde­fi­ni­dos serán de apli­ca­ción inme­dia­ta, mien­tras que no modi­fi­can sus­tan­cial­men­te la con­tra­ta­ción tem­po­ral, que los empre­sa­rios podrán seguir usan­do como has­ta aho­ra, y segui­rá sien­do impo­si­ble con­tro­lar el frau­de con la debi­li­dad de la Ins­pec­ción de tra­ba­jo. La úni­ca real­men­te medi­da favo­ra­ble a los tra­ba­ja­do­res, que es el aumen­to de la indem­ni­za­ción del con­tra­to tem­po­ral a 12 días por año tra­ba­ja­do, sólo esta­rá en vigor —si no se cae antes— en 2015.

- Se faci­li­ta la des­truc­ción de empleo públi­co fijo —per­so­nal labo­ral e inte­ri­no— y se esti­mu­la la pri­va­ti­za­ción. Así mis­mo, se esti­mu­la la degra­da­ción del ser­vi­cio.

- Se abre la puer­ta a la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos de empleo, median­te la auto­ri­za­ción de las Agen­cias de colo­ca­ción pri­va­das, ponien­do a los para­dos en manos de empre­sas pri­va­das con áni­mo de lucro.

- Se eli­mi­nan las res­tric­cio­nes de las Empre­sas de Tra­ba­jo Tem­po­ral para acce­der a con­tra­tos en el sec­tor públi­co y en los sec­to­res con tra­ba­jos peli­gro­sos.

En con­jun­to, se nos igua­la a la baja a los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les y fijos, en lugar de hacer­lo al alza. Es un asal­to al últi­mo bas­tión de la cla­se obre­ra en el Esta­do espa­ñol que, uni­do a res­to de medi­das plan­tea­das —recor­te del gas­to social, de las pen­sio­nes y la pri­va­ti­za­ción de las Cajas de Aho­rro— per­si­gue poner fin a los dere­chos socia­les con­quis­ta­dos por el movi­mien­to obre­ro des­de la caí­da de la dic­ta­du­ra.

Su resul­ta­do será inten­si­fi­car la explo­ta­ción de los asa­la­ria­dos, obli­gán­do­nos a acep­tar peo­res con­di­cio­nes labo­ra­les, es decir, a tra­ba­jar más por menos, de tal for­ma que se incre­men­ten las ganan­cias de los empre­sa­rios. La mejor prue­ba de que lo que deci­mos es cier­to es que, en ple­na cri­sis, el núme­ro de ricos ha con­ti­nua­do cre­cien­do y las gran­des empre­sas espa­ño­las han vis­to cre­cer sus bene­fi­cios. Eso ha sido a cos­ta de trans­fe­rir el cos­te de la cri­sis a los tra­ba­ja­do­res, como siem­pre suce­de en estos casos.

Tales sacri­fi­cios son inacep­ta­bles pues ¿de que sir­ve el desa­rro­llo eco­nó­mi­co si nues­tras con­di­cio­nes de tra­ba­jo y de vida empeo­ran? Y, ade­más, son inú­ti­les, pues no ser­vi­rán para redu­cir sus­tan­cial­men­te el des­em­pleo, ya que las empre­sas ten­de­rán a emplear el míni­mo de mano de obra impres­cin­di­ble. De hecho, el des­em­pleo es cró­ni­co des­de hace 30 años en nues­tro país —y en el mun­do— y lo que está suce­dien­do es que se está cro­ni­fi­can­do a un nivel mayor. Tam­po­co ser­vi­rán para evi­tar nue­vas cri­sis, pues éstas son cícli­cas en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

Un cam­bio de polí­ti­ca

Todo esto tam­bién pone en cues­tión la polí­ti­ca sin­di­cal de con­ci­lia­ción con la patro­nal que se ha apli­ca­do estos años por par­te de las direc­cio­nes sin­di­ca­les. En 1984, la direc­ción de UGT acep­tó la crea­ción del empleo tem­po­ral basu­ra, al acep­tar la des­cau­sa­li­za­ción de la con­tra­ta­ción. En 1997, tan­to CCOO como UGT fir­ma­ron la crea­ción del con­tra­to de fomen­to del empleo inde­fi­ni­do que aho­ra nos impo­nen a todos. La tole­ran­cia con las ETTs, la acep­ta­ción de fac­to de una doble esca­la sala­rial entre los tra­ba­ja­do­res, ha gene­ra­do asa­la­ria­dos de pri­me­ra y de segun­da, dan­do pie a una divi­sión en el seno del movi­mien­to obre­ro a la que nun­ca debe­ría­mos de haber acep­ta­do, pues hoy nos colo­ca en una situa­ción de mayor debi­li­dad ante la patro­nal.

Los tra­ba­ja­do­res en pre­ca­rio lle­van años sufrien­do la situa­ción que hoy el Gobierno quie­re apli­car­nos a todos. Son ellos los que más difí­cil tie­nen ir a la huel­ga, pues la ame­na­za de des­pi­do es mayor para ellos si cabe, y tam­bién los que menos ampa­ra­dos han podi­do sen­tir­se por la polí­ti­ca sin­di­cal de estos años. La reali­dad es que para millo­nes de tra­ba­ja­do­res el dere­cho a huel­ga no exis­te. La pre­ca­rie­dad y los ser­vi­cios míni­mos se encar­gan de impe­dir­lo.

Es nece­sa­rio que des­de los sin­di­ca­tos se saquen con­clu­sio­nes de esta expe­rien­cia y se cam­bie pro­fun­da­men­te la polí­ti­ca sin­di­cal. No bas­ta con luchar para vol­ver a lo de antes, es nece­sa­ria una ofen­si­va. La úni­ca alter­na­ti­va para los des­em­plea­dos es el repar­to del empleo, con una reduc­ción de la jor­na­da labo­ral por ley, sin dis­mi­nu­ción sala­rial, y con carác­ter inme­dia­to. La reduc­ción de jor­na­da, el ade­lan­ta­mien­to de la edad de jubi­la­ción y el desa­rro­llo del sec­tor públi­co en todos los ámbi­tos, son las úni­cas medi­das que pue­den pro­pi­ciar una crea­ción sufi­cien­te de empleo para aca­bar con el paro cró­ni­co. No es un pro­ble­ma de fal­ta de recur­sos. Que el millón de tra­ba­ja­do­res en paro que no tie­nen nin­gún ingre­so, cobra­sen un sub­si­dio de 900 euros men­sua­les, cos­ta­ría 12.000 millo­nes de euros, el 1% del PIB nacio­nal. Por tan­to no esta­mos ante un pro­ble­ma de fal­ta de recur­sos para que todos ten­ga­mos una vida dig­na, sino de quién los posee y los con­tro­la.

Por eso, estas medi­das no pue­den plan­tear­se al mar­gen de la nacio­na­li­za­ción de la ban­ca y las gran­des empre­sas, úni­co cau­ce real para que sea via­ble su apli­ca­ción y que los recur­sos se pla­ni­fi­quen en fun­ción de las nece­si­da­des socia­les. Hoy por hoy, son las gran­des empre­sas, sobre todo las finan­cie­ras, las que deter­mi­nan la polí­ti­ca de los Esta­dos en todo el pla­ne­ta, como está suce­dien­do a ante nues­tras mis­mas nari­ces. Aho­ra somos pri­sio­ne­ros de la gran Ban­ca. Emi­lio Botín, con sus lla­ma­das al Pre­si­den­te del Gobierno, tie­ne mucha más capa­ci­dad de deter­mi­nar la polí­ti­ca del gobierno que los millo­nes de tra­ba­ja­do­res que vota­ron al Par­ti­do Socia­lis­ta. Eso sólo pue­de ter­mi­nar si la ban­ca pasa a ser públi­ca y con­tro­la­da de for­ma trans­pa­ren­te y demo­crá­ti­ca.

Todos los tra­ba­ja­do­res, espe­cial­men­te quie­nes tie­nen un empleo fijo, esta­mos intere­sa­dos en lograr que la huel­ga gene­ral del 29 de sep­tiem­bre ten­ga el mejor resul­ta­do posi­ble. Pero esto sólo debe ser el prin­ci­pio de una lucha, no sólo por dete­ner esta agre­sión, sino tam­bién por recla­mar unas con­di­cio­nes de tra­ba­jo dig­nas para todos los tra­ba­ja­do­res, igua­lan­do al alza los dere­chos de todos, ponien­do fin a la pre­ca­rie­dad. Ese es el camino para la recu­pe­ra­ción del movi­mien­to obre­ro.


Nota: Para la pre­pa­ra­ción de este artícu­lo se ha uti­li­za­do tan­to la “Ley de medi­das urgen­tes para la refor­ma del mer­ca­do de tra­ba­jo”, como el estú­dio “Los efec­tos prác­ti­cos de la refor­ma labo­ral: aná­li­sis de las con­se­cuen­cias del Real Decre­to Ley 10/​2010 sobre los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res”, rea­li­za­do por el Gabi­ne­te de Estu­dios Jurí­di­cos de CCOO.

Nue­vo Cla­ri­dad

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *