Las raí­ces de la buro­cra­cia – Isaac Deu­ts­cher

Somos tes­ti­gos de una cla­ra ten­den­cia al aumen­to de la buro­cra­ti­za­ción de las socie­da­des con­tem­po­rá­neas, inde­pen­dien­te­men­te de sus estruc­tu­ras socia­les y polí­ti­cas.

Los teó­ri­cos y occi­den­te nos ase­gu­ran que el ímpe­tu de la buro­cra­ti­za­ción es tal, que vivi­mos ya bajo un sis­te­ma mana­ge­rial que ha lle­ga­do a reem­pla­zar casi imper­cep­ti­ble­men­te al capi­ta­lis­mo. Por otro lado, tene­mos el enor­me, asom­bro­so cre­ci­mien­to de la buro­cra­cia en las socie­da­des post-capi­ta­lis­tas del blo­que sovié­ti­co, y espe­cial­men­te en la Unión Sovié­ti­ca. Nos asis­te toda la razón al tra­tar de ela­bo­rar algu­na teo­ría de la buro­cra­cia que sea más com­ple­ta y satis­fac­to­ria que el cli­ché tan de moda como en gran medi­da sin sen­ti­do de «socie­dad mana­ge­rial». Sin embar­go, no es fácil abor­dar el pro­ble­ma de la buro­cra­cia; en esen­cia este pro­ble­ma es tan vie­jo como la civi­li­za­ción mis­ma, aun­que la inten­si­dad con que ha apa­re­ci­do a la vis­ta de los hom­bres ha varia­do gran­de­men­te según las épo­cas.

Si he deci­di­do hablar sobre las raí­ces de la buro­cra­cia, es por la razón de que, a mi enten­der hay que calar muy hon­do para hallar las cau­sas más pro­fun­das las cau­sas pri­me­ras de la buro­cra­cia, al obje­to de ver cómo y por qué esta lacra de civi­li­za­ción huma­na ha alcan­za­do pro­por­cio­nes tan ate­rra­do­ras. Den­tro del pro­ble­ma de la buro­cra­cia, del cual el pro­ble­ma del Esta­do cons­ti­tu­ye un para­le­lo apro­xi­ma­do, se con­cen­tra bue­na par­te de esa rela­ción entre indi­vi­duo y socie­dad, entre hom­bre y hom­bre, que aho­ra se ha con­ver­ti­do en moda cali­fi­car de “alie­na­ción”.

El tér­mino sugie­re el domi­nio del «bureau», del apa­ra­to, de algo imper­so­nal y hos­til que ha adqui­ri­do vida y poder sobre los seres huma­nos… En el len­gua­je dia­rio, tam­bién habla­mos de los buró­cra­tas sin alma refi­rién­do­nos a los hom­bres que inte­gran ese meca­nis­mo. Los seres huma­nos que gobier­nan el Esta­do pare­ce como si care­cie­ran de alma, como si fue­ran meros dien­tes del engra­na­je. En otras pala­bras, nos enfren­ta­mos aquí, de lleno y direc­ta­men­te, con la reifi­ca­ción de las rela­cio­nes entre seres huma­nos, con la apa­ri­ción de vida en meca­nis­mos, en cosas. Lo cual nos lle­va inme­dia­ta­men­te a la memo­ria, por supues­to, el gran com­ple­jo del feti­chis­mo: en todos los ámbi­tos de nues­tra eco­no­mía de mer­ca­do, el hom­bre pare­ce hallar­se a mer­ced de las cosas, de las mer­can­cías, inclu­so del dine­ro. Las rela­cio­nes huma­nas y socia­les se obje­ti­van, en tan­to que los obje­tos pare­cen adqui­rir la fuer­za y el poder de las cosas vivas. La seme­jan­za entre la alie­na­ción del hom­bre res­pec­to al Esta­do y a los repre­sen­tan­tes del Esta­do, la buro­cra­cia, y la alie­na­ción del hom­bre res­pec­to a los pro­duc­tos de su pro­pia eco­no­mía, es evi­den­te­men­te muy estre­cha, estan­do las dos cla­ses de alie­na­ción pare­ci­da­men­te inter­re­la­cio­na­das.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *