¡Viva Willian! – Hugo Cha­vez

Cuán­to pesar en el cora­zón por esta mala hora! ¡Cuán difí­cil es escri­bir estas pala­bras para que expre­sen, fiel y ver­da­de­ra­men­te, un sen­ti­mien­to tan hon­do de aflic­ción, de pér­di­da! Digo tu nom­bre, Willian, con una lágri­ma cru­zán­do­me el alma y per­pe­tuán­do­se en la memo­ria por ti. Una lágri­ma que son muchas lágri­mas com­par­ti­das con todos tus seres que­ri­dos, con los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la y con todo un pue­blo.

La Patria ama­ne­ció con su ban­de­ra a media asta y atra­ve­sa­da de dolor. La mayor de todas las para­do­jas nos asal­ta de nue­vo: Willian par­te para que­dar­se sem­bra­do para siem­pre entre noso­tros, como sem­bra­do está en su tie­rra gua­ri­que­ña a la que tan­to amó. Willian vive en el hori­zon­te lumi­no­so de la bata­lla coti­dia­na por, lo digo con Bolí­var, la supre­ma feli­ci­dad social; en la mis­ma bata­lla en que nos ense­ñó la fir­me­za de su talan­te: dig­ni­dad y valen­tía hechas com­pro­mi­so lúci­do y rigu­ro­so.

Des­apa­re­ce de entre noso­tros un gran for­ja­dor de la vía vene­zo­la­na hacia el socia­lis­mo y uno de los mejo­res cua­dros de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la: un patrio­ta ejem­plar y un gua­ri­que­ño de excep­ción. Des­apa­re­ce físi­ca­men­te, sí, pero no se ha ido: nun­ca te irás, com­pa­ñe­ro y cama­ra­da; con­ti­núas en noso­tros y con noso­tros, for­jan­do la Patria socia­lis­ta y libe­ra­da por la que luchas­te sin tre­gua y con el mayor de los des­pren­di­mien­tos.

Digo tu nom­bre, Willian, y digo leal­tad: leal­tad pro­ba­da, una y otra vez, y agi­gan­ta­da en abril de 2002. Oigo la voz sere­na y alti­va del Pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal que no reco­no­ce a la tira­nía: la voz del hom­bre que, a todo ries­go, se man­tie­ne fir­me e irre­duc­ti­ble en su pues­to. Y vuel­vo a abra­zar­te, con gra­ti­tud y reco­no­ci­mien­to, como en aque­lla madru­ga­da del 14 de abril, tras aquel 13 de glo­ria, de vic­to­ria del pue­blo y sus ver­da­de­ros sol­da­dos; aque­lla lumi­no­sa e impe­re­ce­de­ra jor­na­da esta­rá, para siem­pre, aso­cia­da a tu que­ri­da pre­sen­cia.

Cuan­do un hom­bre gran­dio­so des­apa­re­ce de la tie­rra deja detrás de sí cla­ri­dad pura, nos recuer­da el Após­tol Mar­tí, y hoy, tra­tan­do de enten­der­nos en el cie­go arre­ba­to, lo reite­ra­mos ante el pue­blo vene­zo­lano que halló en Willian Lara a uno de sus hijos más ejem­pla­res. Willian encar­na­ba una pasión mili­tan­te, una voca­ción de ser­vi­cio y una entre­ga a la cau­sa de los humil­des que nos hon­ran y hon­ra­rán eter­na­men­te.

Si alguno de voso­tros qui­sie­ra ser el pri­me­ro, sea sier­vo de todos, pues tam­po­co el hijo del hom­bre ha veni­do a ser ser­vi­do, sino a ser­vir y dar su vida para reden­ción de muchos, nos ense­ña el San­to Evan­ge­lio. Sé que el pue­blo de Guá­ri­co sien­te como pro­pia, en alma y car­ne, la ver­dad de tales pala­bras: Willian Lara, en el tiem­po que duró su man­da­to sir­vió a los gua­ri­que­ños y gua­ri­que­ñas con devo­ción y ente­re­za. Willian, hijo del pue­blo, no vino para ser ser­vi­do sino a dar­lo todo, has­ta la vida mis­ma, para la reden­ción de muchos. De aho­ra en ade­lan­te la his­to­ria de esta tie­rra de cen­tau­ros se escri­be a par­tir de este para­dig­má­ti­co gober­na­dor quien enfren­tó resuel­ta­men­te, como nun­ca antes, a los lati­fun­dis­tas y se con­sa­gró, por ente­ro, al ejer­ci­cio de gober­nar obe­de­cien­do a su pue­blo.

Por tan­to camino en com­pa­ñía, digo, en esta hora, tu nom­bre en pre­sen­te, Willian, por­que sé que segui­rás obran­do por amor al pue­blo. Allá, en el llano infi­ni­to, que­da tu lim­pio y lumi­no­so lega­do, al igual que en toda Vene­zue­la. Hon­rar­te será para noso­tros, las revo­lu­cio­na­rias y los revo­lu­cio­na­rios, un com­pro­mi­so eterno.

¡¡Has­ta la vida siem­pre!!

¡¡Ven­ce­re­mos!!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *