Bicen­te­na­rio de la Inde­pen­den­cia de Méxi­co: No hay nada que cele­brar!!!- Aska­pe­na.

A 200 años del ini­cio de la lucha por la Inde­pen­den­cia, el colo­nia­lis­mo sigue sien­do una reali­dad eco­nó­mi­ca, social y cul­tu­ral.

El 16 de sep­tiem­bre con­me­mo­ran la Inde­pen­den­cia de Méxi­co. Se ini­ció sobre 1810 como un gran movi­mien­to popu­lar revo­lu­cio­na­rio lide­ra­do por Hidal­go y More­los (apli­ca la inde­pen­den­cia ple­na, eli­mi­na­ción de cas­tas, igual­dad, abo­li­ción de la escla­vi­tud, devo­lu­ción de tie­rras comu­ni­ta­rias a indí­ge­nas, expro­pia­ción de terra­te­nien­tes etc.). Fue aplas­ta­do por crio­llos y espa­ño­les.

Los crio­llos sin nece­si­dad de eman­ci­par­se, pues eran libres, y escla­vis­tas, dis­po­nían del poder eco­nó­mi­co de la colo­nia. Se valie­ron de las con­tra­dic­cio­nes inter­nas espa­ño­las para acce­der al poder polí­ti­co, a cam­bio de una rela­ción neo­co­lo­nial. Espa­ña acep­ta la inde­pen­den­cia de Méxi­co en 1823; con ella, como ins­tru­men­to de domi­na­ción, se repri­men las luchas popu­la­res. Los crio­llos lle­gan al poder con su pro­pio régi­men de explo­ta­ción, sin par­ti­ci­pa­ción popu­lar y sin pro­mo­ver cam­bios socia­les que aten­ta­ran a su pro­pia domi­na­ción, trai­cio­nan­do y ase­si­nan­do a quie­nes fue­ron liber­ta­do­res más con­se­cuen­tes. Crea­ron alian­zas entre oli­gar­quías loca­les y el colo­nia­lis­mo-impe­ria­lis­mo inglés y esta­dou­ni­den­se, que con­du­cen a la situa­ción actual de some­ti­mien­to a la lógi­ca neo­li­be­ral y pri­va­ti­za­do­ra. En 2010 Méxi­co pasa por la peor cri­sis de su his­to­ria. En lugar de más tra­ba­jo, mayo­res ingre­sos y mejo­res con­di­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas, hay menos opor­tu­ni­da­des, fal­ta de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y dete­rio­ro de las con­di­cio­nes socia­les.

Cues­tio­na­do por su ori­gen anti­de­mo­crá­ti­co, el actual Gobierno, en lugar de modi­fi­car un mode­lo eco­nó­mi­co ago­ta­do, inten­ta pro­fun­di­zar las empo­bre­ce­do­ras polí­ti­cas neo­li­be­ra­les: la pri­va­ti­za­ción de sec­to­res estra­té­gi­cos (ener­gía, mine­ra­les, agua, salud etc.). Mien­tras revier­te las con­quis­tas socia­les de la Revo­lu­ción: anu­lan­do dere­chos de obre­ros, cam­pe­si­nos e indí­ge­nas, y vio­lan­do per­sis­ten­te­men­te ele­men­ta­les dere­chos huma­nos. Los recur­sos públi­cos se han dila­pi­da­do y la des­igual­dad se ha vuel­to into­le­ra­ble. Has­ta en el nor­te indus­trial de las maqui­llas el des­man­te­la­mien­to es mani­fies­to y la pobre­za va en aumen­to de la mano de la vio­len­cia y ase­si­na­tos con­tra muje­res y jóve­nes; y aun­que siem­pre lo inten­ten blan­quear con la excu­sa del nar­co­trá­fi­co, se extien­de por todos los rin­co­nes del país en una ver­da­de­ra gue­rra.

Con los gran­des gas­tos sun­tua­rios de Cal­de­rón para cele­brar el Bicen­te­na­rio de la Inde­pen­den­cia y Cen­te­na­rio de la Revo­lu­ción (que lide­ra­ron, entre otros muchos, los mas cono­ci­dos Zapa­ta y Villa), pare­ce que la oli­gar­quía cele­bra­ra: menos sala­rios, el des­em­pleo, mesas más vacías y la emi­gra­ción. Tam­bién la cre­cien­te pene­tra­ción de empre­sas muchas espa­ño­las, y algu­nas vas­cas, con fas­tuo­sos com­ple­jos turís­ti­cos, macro estruc­tu­ras eóli­cas, de tele­fo­nía, ban­ca… en la ya some­ti­da y des­na­cio­na­li­za­da eco­no­mía de Méxi­co.

Y Méxi­co vive la peor cri­sis del Esta­do mexi­cano y del sis­te­ma de pro­duc­ción y repro­duc­ción del capi­tal des­de la Revo­lu­ción de 1910. Una cri­sis que reco­rre todo el apa­ra­to de domi­na­ción y que per­mi­te que, don­de antes había con­sen­sos, hoy haya úni­ca­men­te vio­len­cia por el con­trol terri­to­rial y espa­cios de poder, y tam­bién, con­tra todas las deman­das y for­mas orga­ni­za­ti­vas popu­la­res; con la uti­li­za­ción del Ejér­ci­to como ins­tru­men­to de terror y domi­na­ción inter­na de ase­dio con­tra el pue­blo en Juá­rez, Aten­co, Oaxa­ca, Chia­pas etc.; con­tra las huel­gas obre­ras en las minas, con­tra el SME…

Ade­más, lo pre­do­mi­nan­te en Méxi­co es la exis­ten­cia de, como algu­nos lo lla­man, un Esta­do falli­do; como con­se­cuen­cia de la acción del cri­men orga­ni­za­do en con­ni­ven­cia con las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do. La falli­da gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co ha incre­men­tan­do la vio­len­cia prác­ti­ca­men­te en todo el terri­to­rio. Ese Gobierno infil­tra­do por el cri­men orga­ni­za­do ha per­di­do impor­tan­tes par­tes del terri­to­rio nacio­nal, que pasan al con­trol del nar­co­trá­fi­co.
En reali­dad la gue­rra en todas sus for­mas es con­tra la pobla­ción mexi­ca­na. El actual agra­va­mien­to de la pobre­za, la gran inse­gu­ri­dad, los des­po­jos y la insul­tan­te des­igual­dad social es simi­lar (aún peor) que la que des­en­ca­de­na­ron movi­mien­tos por la Inde­pen­den­cia y la Revo­lu­ción. Esa dra­má­ti­ca situa­ción está ahí y cla­ma por un cam­bio drás­ti­co. Mien­tras, el Gobierno inten­ta apro­ve­char los fes­te­jos del (Bi)Centenario para apun­ta­lar un régi­men ya podri­do; las éli­tes pug­nan por afian­zar su domi­na­ción man­te­nien­do el cadu­co pro­yec­to neo­li­be­ral. Y nádie habla del 2011; fijan sus mira­das en el 2012, año de elec­cio­nes; en el que el PRI ame­na­za con vol­ver.

Al otro lado el des­con­ten­to va en aumen­to. Hay una caren­cia total de legi­ti­mi­dad del Esta­do, sus ins­ti­tu­cio­nes, ideo­lo­gía, cla­se polí­ti­ca y sus medios de comu­ni­ca­ción… La socie­dad está per­dien­do el mie­do y enfren­tan­do las polí­ti­cas Esta­ta­les, por­que cons­ta­ta que las vías ins­ti­tu­cio­na­les están cerra­das para las deman­das popu­la­res; y son cada vez menos los que espe­ran algún cam­bio ema­na­do del pro­ce­so elec­to­ral.

Vuel­ven a ser muje­res las que están a la cabe­za de esas luchas y del pro­ce­so de reor­ga­ni­za­ción social. La expe­rien­cia de más de 500 años de resis­ten­cia indí­ge­na, las luchas estu­dian­ti­les, las gue­rri­llas de los 70, el levan­ta­mien­to zapa­tis­ta y nove­do­sas for­mas de par­ti­ci­pa­ción y orga­ni­za­ción social pone en sus manos las semi­llas de lucha que deja­ron Hidal­go, More­los, Zapa­ta, Villa y [email protected] [email protected] que han dado su vida por el futu­ro y el pre­sen­te de Méxi­co.

Uno de muchos tes­ti­mo­nios reco­pi­la­dos por repor­te­ros de Des­in­for­mé­mo­nos, el de la mazahua Mag­da­le­na Gar­cía dice así: “No hay nada que fes­te­jar… los pue­blos indios segui­mos dis­cri­mi­na­dos, mar­gi­na­dos, olvi­da­dos… Son más de 500 años… No pode­mos fes­te­jar nada si millo­nes de mexi­ca­nos no tene­mos salud, ni edu­ca­ción ni jus­ti­cia… No hay inde­pen­den­cia cuan­do todo el país está con­tro­la­do… Y todo ese dine­ro mal­gas­ta­do en fes­te­jos cuan­do mucha gen­te nece­si­ta un cen­ta­vo para sobre­vi­vir… Por eso los indí­ge­nas resis­ti­mos”.
Por lo demás, no sólo en Méxi­co, con las efe­mé­ri­des de los cen­te­na­rios se está gene­ran­do un gran movi­mien­to de con­cien­cia­ción polí­ti­ca e his­tó­ri­ca y de dis­cu­sión de como resol­ver los pro­ble­mas estra­té­gi­cos del pue­blo. Hay 2 cami­nos en la Amé­ri­ca del bicen­te­na­rio: seguir con la inte­gra­ción ser­vil a la eco­no­mía e intere­ses de EEUU a tra­vés del ALCA y los TLC, o inte­grar­se en la soli­da­ri­dad recí­pro­ca que repre­sen­ta el ALBA, trans­for­man­do los modos de pro­duc­ción y crean­do nue­vas for­mas de orga­ni­zar las rela­cio­nes socia­les.
Y más para Méxi­co: crean­do, de la espe­ran­za que refle­ja el cen­te­na­rio de la Revo­lu­ción, más orga­ni­za­ción y uni­dad, para esa lucha por la dig­ni­dad y la sobe­ra­nía.
Ser par­tí­ci­pes de la crea­ción del pre­sen­te y del futu­ro. Ésa es la gran lec­ción de la Revo­lu­ción y de la Inde­pen­den­cia. El pue­blo orga­ni­za­do y cons­cien­te de su deber his­tó­ri­co habrá de expre­sar por las vías nece­sa­rias que pue­de y debe dete­ner a quie­nes nos arras­tran a la muer­te, la pobre­za y la deses­pe­ra­ción.
Ante todo, no sólo hace 100, 200, sino los más de 500 años han sido de lucha, de resis­ten­cia y de orgu­llo­sa dig­ni­dad. Todos esos años de digno cami­nar son los que jun­to a ellos cele­bra­mos. El cami­nar de los de aba­jo, y a la izquier­da, que segui­rá orga­ni­zán­do­se en el 2011…
Tam­bién para noso­tros se apro­xi­man impor­tan­tes suce­sos his­tó­ri­cos: en 2011 o 2012. Algu­nos cele­bra­rán. Otros reme­mo­ra­re­mos, y segui­re­mos cami­nan­do. A 500 años de la con­quis­ta del Rei­no-Esta­do de Nafa­rroa nos toca renom­brar jus­ta­men­te y hacer bue­na memo­ria de nues­tra his­to­ria; y con­me­mo­rar a aque­llos que lucha­ron has­ta el final.

Enton­ces y hoy, acá y allá, segui­mos por ese otro camino, ese otro calen­da­rio… Dig­na­men­te pie.
Viva la lucha por la ver­da­de­ra libe­ra­ción y la inde­pen­den­cia… de Méxi­co.

herriok inde­pen­den­tzia!!!

Aska­pe­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *