Bicen­te­na­rio de la Inde­pen­den­cia de Méxi­co: No hay nada que cele­brar!!!- Askapena.

A 200 años del ini­cio de la lucha por la Inde­pen­den­cia, el colo­nia­lis­mo sigue sien­do una reali­dad eco­nó­mi­ca, social y cultural.

El 16 de sep­tiem­bre con­me­mo­ran la Inde­pen­den­cia de Méxi­co. Se ini­ció sobre 1810 como un gran movi­mien­to popu­lar revo­lu­cio­na­rio lide­ra­do por Hidal­go y More­los (apli­ca la inde­pen­den­cia ple­na, eli­mi­na­ción de cas­tas, igual­dad, abo­li­ción de la escla­vi­tud, devo­lu­ción de tie­rras comu­ni­ta­rias a indí­ge­nas, expro­pia­ción de terra­te­nien­tes etc.). Fue aplas­ta­do por crio­llos y españoles.

Los crio­llos sin nece­si­dad de eman­ci­par­se, pues eran libres, y escla­vis­tas, dis­po­nían del poder eco­nó­mi­co de la colo­nia. Se valie­ron de las con­tra­dic­cio­nes inter­nas espa­ño­las para acce­der al poder polí­ti­co, a cam­bio de una rela­ción neo­co­lo­nial. Espa­ña acep­ta la inde­pen­den­cia de Méxi­co en 1823; con ella, como ins­tru­men­to de domi­na­ción, se repri­men las luchas popu­la­res. Los crio­llos lle­gan al poder con su pro­pio régi­men de explo­ta­ción, sin par­ti­ci­pa­ción popu­lar y sin pro­mo­ver cam­bios socia­les que aten­ta­ran a su pro­pia domi­na­ción, trai­cio­nan­do y ase­si­nan­do a quie­nes fue­ron liber­ta­do­res más con­se­cuen­tes. Crea­ron alian­zas entre oli­gar­quías loca­les y el colo­nia­lis­mo-impe­ria­lis­mo inglés y esta­dou­ni­den­se, que con­du­cen a la situa­ción actual de some­ti­mien­to a la lógi­ca neo­li­be­ral y pri­va­ti­za­do­ra. En 2010 Méxi­co pasa por la peor cri­sis de su his­to­ria. En lugar de más tra­ba­jo, mayo­res ingre­sos y mejo­res con­di­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas, hay menos opor­tu­ni­da­des, fal­ta de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y dete­rio­ro de las con­di­cio­nes sociales.

Cues­tio­na­do por su ori­gen anti­de­mo­crá­ti­co, el actual Gobierno, en lugar de modi­fi­car un mode­lo eco­nó­mi­co ago­ta­do, inten­ta pro­fun­di­zar las empo­bre­ce­do­ras polí­ti­cas neo­li­be­ra­les: la pri­va­ti­za­ción de sec­to­res estra­té­gi­cos (ener­gía, mine­ra­les, agua, salud etc.). Mien­tras revier­te las con­quis­tas socia­les de la Revo­lu­ción: anu­lan­do dere­chos de obre­ros, cam­pe­si­nos e indí­ge­nas, y vio­lan­do per­sis­ten­te­men­te ele­men­ta­les dere­chos huma­nos. Los recur­sos públi­cos se han dila­pi­da­do y la des­igual­dad se ha vuel­to into­le­ra­ble. Has­ta en el nor­te indus­trial de las maqui­llas el des­man­te­la­mien­to es mani­fies­to y la pobre­za va en aumen­to de la mano de la vio­len­cia y ase­si­na­tos con­tra muje­res y jóve­nes; y aun­que siem­pre lo inten­ten blan­quear con la excu­sa del nar­co­trá­fi­co, se extien­de por todos los rin­co­nes del país en una ver­da­de­ra guerra.

Con los gran­des gas­tos sun­tua­rios de Cal­de­rón para cele­brar el Bicen­te­na­rio de la Inde­pen­den­cia y Cen­te­na­rio de la Revo­lu­ción (que lide­ra­ron, entre otros muchos, los mas cono­ci­dos Zapa­ta y Villa), pare­ce que la oli­gar­quía cele­bra­ra: menos sala­rios, el des­em­pleo, mesas más vacías y la emi­gra­ción. Tam­bién la cre­cien­te pene­tra­ción de empre­sas muchas espa­ño­las, y algu­nas vas­cas, con fas­tuo­sos com­ple­jos turís­ti­cos, macro estruc­tu­ras eóli­cas, de tele­fo­nía, ban­ca… en la ya some­ti­da y des­na­cio­na­li­za­da eco­no­mía de México.

Y Méxi­co vive la peor cri­sis del Esta­do mexi­cano y del sis­te­ma de pro­duc­ción y repro­duc­ción del capi­tal des­de la Revo­lu­ción de 1910. Una cri­sis que reco­rre todo el apa­ra­to de domi­na­ción y que per­mi­te que, don­de antes había con­sen­sos, hoy haya úni­ca­men­te vio­len­cia por el con­trol terri­to­rial y espa­cios de poder, y tam­bién, con­tra todas las deman­das y for­mas orga­ni­za­ti­vas popu­la­res; con la uti­li­za­ción del Ejér­ci­to como ins­tru­men­to de terror y domi­na­ción inter­na de ase­dio con­tra el pue­blo en Juá­rez, Aten­co, Oaxa­ca, Chia­pas etc.; con­tra las huel­gas obre­ras en las minas, con­tra el SME…

Ade­más, lo pre­do­mi­nan­te en Méxi­co es la exis­ten­cia de, como algu­nos lo lla­man, un Esta­do falli­do; como con­se­cuen­cia de la acción del cri­men orga­ni­za­do en con­ni­ven­cia con las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do. La falli­da gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co ha incre­men­tan­do la vio­len­cia prác­ti­ca­men­te en todo el terri­to­rio. Ese Gobierno infil­tra­do por el cri­men orga­ni­za­do ha per­di­do impor­tan­tes par­tes del terri­to­rio nacio­nal, que pasan al con­trol del narcotráfico.
En reali­dad la gue­rra en todas sus for­mas es con­tra la pobla­ción mexi­ca­na. El actual agra­va­mien­to de la pobre­za, la gran inse­gu­ri­dad, los des­po­jos y la insul­tan­te des­igual­dad social es simi­lar (aún peor) que la que des­en­ca­de­na­ron movi­mien­tos por la Inde­pen­den­cia y la Revo­lu­ción. Esa dra­má­ti­ca situa­ción está ahí y cla­ma por un cam­bio drás­ti­co. Mien­tras, el Gobierno inten­ta apro­ve­char los fes­te­jos del (Bi)Centenario para apun­ta­lar un régi­men ya podri­do; las éli­tes pug­nan por afian­zar su domi­na­ción man­te­nien­do el cadu­co pro­yec­to neo­li­be­ral. Y nádie habla del 2011; fijan sus mira­das en el 2012, año de elec­cio­nes; en el que el PRI ame­na­za con volver.

Al otro lado el des­con­ten­to va en aumen­to. Hay una caren­cia total de legi­ti­mi­dad del Esta­do, sus ins­ti­tu­cio­nes, ideo­lo­gía, cla­se polí­ti­ca y sus medios de comu­ni­ca­ción… La socie­dad está per­dien­do el mie­do y enfren­tan­do las polí­ti­cas Esta­ta­les, por­que cons­ta­ta que las vías ins­ti­tu­cio­na­les están cerra­das para las deman­das popu­la­res; y son cada vez menos los que espe­ran algún cam­bio ema­na­do del pro­ce­so electoral.

Vuel­ven a ser muje­res las que están a la cabe­za de esas luchas y del pro­ce­so de reor­ga­ni­za­ción social. La expe­rien­cia de más de 500 años de resis­ten­cia indí­ge­na, las luchas estu­dian­ti­les, las gue­rri­llas de los 70, el levan­ta­mien­to zapa­tis­ta y nove­do­sas for­mas de par­ti­ci­pa­ción y orga­ni­za­ción social pone en sus manos las semi­llas de lucha que deja­ron Hidal­go, More­los, Zapa­ta, Villa y [email protected] [email protected] que han dado su vida por el futu­ro y el pre­sen­te de México.

Uno de muchos tes­ti­mo­nios reco­pi­la­dos por repor­te­ros de Des­in­for­mé­mo­nos, el de la mazahua Mag­da­le­na Gar­cía dice así: “No hay nada que fes­te­jar… los pue­blos indios segui­mos dis­cri­mi­na­dos, mar­gi­na­dos, olvi­da­dos… Son más de 500 años… No pode­mos fes­te­jar nada si millo­nes de mexi­ca­nos no tene­mos salud, ni edu­ca­ción ni jus­ti­cia… No hay inde­pen­den­cia cuan­do todo el país está con­tro­la­do… Y todo ese dine­ro mal­gas­ta­do en fes­te­jos cuan­do mucha gen­te nece­si­ta un cen­ta­vo para sobre­vi­vir… Por eso los indí­ge­nas resistimos”.
Por lo demás, no sólo en Méxi­co, con las efe­mé­ri­des de los cen­te­na­rios se está gene­ran­do un gran movi­mien­to de con­cien­cia­ción polí­ti­ca e his­tó­ri­ca y de dis­cu­sión de como resol­ver los pro­ble­mas estra­té­gi­cos del pue­blo. Hay 2 cami­nos en la Amé­ri­ca del bicen­te­na­rio: seguir con la inte­gra­ción ser­vil a la eco­no­mía e intere­ses de EEUU a tra­vés del ALCA y los TLC, o inte­grar­se en la soli­da­ri­dad recí­pro­ca que repre­sen­ta el ALBA, trans­for­man­do los modos de pro­duc­ción y crean­do nue­vas for­mas de orga­ni­zar las rela­cio­nes sociales.
Y más para Méxi­co: crean­do, de la espe­ran­za que refle­ja el cen­te­na­rio de la Revo­lu­ción, más orga­ni­za­ción y uni­dad, para esa lucha por la dig­ni­dad y la soberanía.
Ser par­tí­ci­pes de la crea­ción del pre­sen­te y del futu­ro. Ésa es la gran lec­ción de la Revo­lu­ción y de la Inde­pen­den­cia. El pue­blo orga­ni­za­do y cons­cien­te de su deber his­tó­ri­co habrá de expre­sar por las vías nece­sa­rias que pue­de y debe dete­ner a quie­nes nos arras­tran a la muer­te, la pobre­za y la desesperación.
Ante todo, no sólo hace 100, 200, sino los más de 500 años han sido de lucha, de resis­ten­cia y de orgu­llo­sa dig­ni­dad. Todos esos años de digno cami­nar son los que jun­to a ellos cele­bra­mos. El cami­nar de los de aba­jo, y a la izquier­da, que segui­rá orga­ni­zán­do­se en el 2011…
Tam­bién para noso­tros se apro­xi­man impor­tan­tes suce­sos his­tó­ri­cos: en 2011 o 2012. Algu­nos cele­bra­rán. Otros reme­mo­ra­re­mos, y segui­re­mos cami­nan­do. A 500 años de la con­quis­ta del Rei­no-Esta­do de Nafa­rroa nos toca renom­brar jus­ta­men­te y hacer bue­na memo­ria de nues­tra his­to­ria; y con­me­mo­rar a aque­llos que lucha­ron has­ta el final.

Enton­ces y hoy, acá y allá, segui­mos por ese otro camino, ese otro calen­da­rio… Dig­na­men­te pie.
Viva la lucha por la ver­da­de­ra libe­ra­ción y la inde­pen­den­cia… de México.

herriok inde­pen­den­tzia!!!

Aska­pe­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.