Pro­nun­cia­mien­to de Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cuba a pro­pó­po­si­to de los cam­bios en Cuba

Tra­ba­ja­do­res:

La Revo­lu­ción cuba­na cum­ple 52 años de vic­to­rio­sa exis­ten­cia, y hoy, más que nun­ca están vivas e incon­mo­vi­bles en la direc­ción de la nación y en nues­tro pue­blo la volun­tad y la deter­mi­na­ción de con­ti­nuar la cons­truc­ción del socia­lis­mo, avan­zar en el desa­rro­llo y la actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co que debe­mos seguir, con­so­li­dan­do las con­quis­tas alcan­za­das

La direc­ción del Gobierno ha veni­do tra­ba­jan­do en la ela­bo­ra­ción de un con­jun­to de medi­das que garan­ti­zan e ins­tru­men­tan los cam­bios que resul­ta nece­sa­rio e impos­ter­ga­ble intro­du­cir en la eco­no­mía y la socie­dad, para trans­for­mar y hacer más efi­cien­te el actual pro­ce­so pro­duc­ti­vo y labo­ral.

Cuba enfren­ta la urgen­cia de avan­zar eco­nó­mi­ca­men­te, orga­ni­zar mejor la pro­duc­ción, poten­ciar las reser­vas de pro­duc­ti­vi­dad y ele­var­la, mejo­rar la dis­ci­pli­na y la efi­cien­cia y ello solo será posi­ble median­te el tra­ba­jo digno y con­sa­gra­do de nues­tro pue­blo. Hoy, el deber de los cuba­nos es tra­ba­jar y hacer­lo bien, con serie­dad y res­pon­sa­bi­li­dad, lograr un mejor apro­ve­cha­mien­to de los recur­sos de que dis­po­ne­mos, para así satis­fa­cer nues­tras nece­si­da­des.

En corres­pon­den­cia con el pro­ce­so de actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co y las pro­yec­cio­nes de la eco­no­mía para el perio­do 2011 – 2015, se pre­vé en los Linea­mien­tos para el año pró­xi­mo la reduc­ción de más de 500 000 tra­ba­ja­do­res en el sec­tor esta­tal y para­le­la­men­te su incre­men­to en el sec­tor no esta­tal. El calen­da­rio para su eje­cu­ción está con­ce­bi­do por los orga­nis­mos y empre­sas, has­ta el pri­mer tri­mes­tre del 2011.

Para el movi­mien­to sin­di­cal y los tra­ba­ja­do­res pres­tar la máxi­ma aten­ción a la reduc­ción de plan­ti­llas, al pro­ce­so de dis­po­ni­bi­li­dad labo­ral y al empleo, y lograr una ade­cua­da uti­li­za­ción de los recur­sos huma­nos resul­ta una tarea insos­la­ya­ble. Es cono­ci­do que el exce­so de pla­zas sobre­pa­sa el millón de per­so­nas en los sec­to­res pre­su­pues­ta­do y empre­sa­rial.

Nues­tro Esta­do no pue­de ni debe con­ti­nuar man­te­nien­do empre­sas, enti­da­des pro­duc­ti­vas, de ser­vi­cios y pre­su­pues­ta­das con plan­ti­llas infla­das, y pér­di­das que las­tran la eco­no­mía, resul­tan con­tra­pro­du­cen­tes, gene­ran malos hábi­tos y defor­man la con­duc­ta de los tra­ba­ja­do­res. Es nece­sa­rio ele­var la pro­duc­ción y la cali­dad de los ser­vi­cios, redu­cir los abul­ta­dos gas­tos socia­les y eli­mi­nar gra­tui­da­des inde­bi­das, sub­si­dios exce­si­vos, el estu­dio como fuen­te de empleo y la jubi­la­ción anti­ci­pa­da.

El éxi­to del pro­ce­so que aho­ra se ini­cia depen­de­rá del ase­gu­ra­mien­to polí­ti­co que des­de el movi­mien­to sin­di­cal y bajo la direc­ción del Par­ti­do los diri­gen­tes sin­di­ca­les demos pre­via­men­te a las accio­nes que se deben empren­der, y del con­sen­so social que alcan­ce­mos sobre la per­ti­nen­cia eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca de este paso. Estas medi­das de dis­po­ni­bi­li­dad labo­ral bus­can la iden­ti­fi­ca­ción de las pla­zas que no resul­tan indis­pen­sa­bles y la reubi­ca­ción en otro pues­to de tra­ba­jo don­de sea nece­sa­rio y posi­ble o la reorien­ta­ción labo­ral de los tra­ba­ja­do­res que las ocu­pan.

Para el tra­ta­mien­to labo­ral de los tra­ba­ja­do­res que en una enti­dad o pues­to de tra­ba­jo resul­ten dis­po­ni­bles, se amplia y se diver­si­fi­ca el actual hori­zon­te de opcio­nes con nue­vas for­mas de rela­ción labo­ral no esta­tal como alter­na­ti­va de empleo: entre ellas están el arren­da­mien­to, el usu­fruc­to, las coope­ra­ti­vas y el tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia, hacia don­de se move­rán cien­tos de miles de tra­ba­ja­do­res en los pró­xi­mos años.

Den­tro del sec­tor esta­tal solo será posi­ble ir cubrien­do las pla­zas que resul­ten impres­cin­di­bles, en labo­res his­tó­ri­ca­men­te defi­ci­ta­rias de fuer­za de tra­ba­jo, como la agri­cul­tu­ra, la cons­truc­ción, maes­tros, poli­cías, obre­ros indus­tria­les y otros.

El país vie­ne eje­cu­tan­do en diver­sos sec­to­res un impor­tan­te pro­ce­so inver­sio­nis­ta, en el petró­leo, la cons­truc­ción, la bio­tec­no­lo­gía, la indus­tria far­ma­céu­ti­ca y el turis­mo, asi­mis­mo se impul­san otras pro­duc­cio­nes de bie­nes y se amplia­rá la expor­ta­ción de ser­vi­cios, lo que tam­bién gene­ra­rá fuen­tes de empleo.

Estos cam­bios en la polí­ti­ca de empleo se apli­ca­rán de for­ma gra­dual y pro­gre­si­va, se ini­cia­rán de inme­dia­to y por su mag­ni­tud e inci­den­cia abar­ca­rán a todos los sec­to­res.

Todo este pro­ce­so se efec­tua­rá sobre bases y nor­mas nue­vas y se modi­fi­ca­rá el actual tra­ta­mien­to labo­ral y sala­rial para los dis­po­ni­bles e inte­rrup­tos, pues ya no será posi­ble apli­car la fór­mu­la de pro­te­ger o sub­si­diar sala­rial­men­te de for­ma inde­fi­ni­da a los tra­ba­ja­do­res. En la iden­ti­fi­ca­ción, tras­la­do y ubi­ca­ción hacia otras labo­res ten­drá un papel muy impor­tan­te la ges­tión y dis­po­si­ción per­so­nal del intere­sa­do.

La defi­ni­ción de quié­nes cubri­rán las pla­zas dis­po­ni­bles en cada colec­ti­vo labo­ral se apli­ca­rá toman­do en con­si­de­ra­ción el prin­ci­pio de la ido­nei­dad demos­tra­da.

Un asun­to de sin­gu­lar impor­tan­cia lo cons­ti­tu­ye el sala­rio. Hay que revi­ta­li­zar el prin­ci­pio de dis­tri­bu­ción socia­lis­ta, de pagar a cada cual según la can­ti­dad y cali­dad del tra­ba­jo apor­ta­do. Los sis­te­mas de pago por resul­ta­do, apli­ca­dos en cen­tros con plan­ti­llas mejor ajus­ta­das, con­ti­nua­rán sien­do la vía para ele­var la pro­duc­ti­vi­dad y como con­se­cuen­cia de ello, el ingre­so de los tra­ba­ja­do­res.

Favo­re­cer que la orga­ni­za­ción sin­di­cal en cada nivel de direc­ción con­tri­bu­ya al cum­pli­mien­to de esta polí­ti­ca garan­ti­za­rá la con­ti­nui­dad de la cons­truc­ción del socia­lis­mo cubano; apli­can­do el con­cep­to de Revo­lu­ción a par­tir del sen­ti­do del momen­to his­tó­ri­co, y de cam­biar todo lo que debe ser cam­bia­do

La CTC y los sin­di­ca­tos esta­mos com­pro­me­ti­dos y vela­re­mos por la más estric­ta obser­van­cia y apli­ca­ción del prin­ci­pio de ido­nei­dad demos­tra­da al deter­mi­nar el mejor dere­cho para ocu­par una pla­za, así como por la trans­pa­ren­cia en lo que debe eje­cu­tar­se.

Al sin­di­ca­to le corres­pon­de actuar en su sec­tor con un alto nivel de exi­gen­cia y man­te­ner el con­trol sis­te­má­ti­co de la mar­cha de este pro­ce­so, des­de que se ini­cie has­ta que con­clu­ya, adop­tar las medi­das que corres­pon­dan y man­te­ner infor­ma­dos a sus orga­nis­mos supe­rio­res y a la CTC.

La uni­dad de los tra­ba­ja­do­res cuba­nos y de nues­tro pue­blo ha sido cla­ve para mate­ria­li­zar la gigan­tes­ca obra edi­fi­ca­da por la Revo­lu­ción y en las trans­for­ma­cio­nes que aho­ra empren­de­mos ella con­ti­nua­rá sien­do nues­tra más impor­tan­te arma estra­té­gi­ca.

Secre­ta­ria­do Nacio­nal de la CTC 13 de sep­tiem­bre de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *