Los revo­lu­cio­na­rios logran refor­mas, los refor­mis­tas, limos­nas- JM Alvarez

Me con­gra­tu­lo por la tre­gua decre­ta­da por ETA y pien­so que unas hipo­té­ti­cas nego­cia­cio­nes bajo obser­va­ción inter­na­cio­nal, no serían del agra­do del régi­men espa­ñol por­que limi­ta­rían sus acos­tum­bra­das manio­bras sucias; sin embar­go exis­te un matiz que en su momen­to no con­si­de­ré: los obser­va­do­res per­te­ne­ce­rían a la cla­se bur­gue­sa y aun­que entre ellos exis­ta gen­te hones­ta, Madrid no duda­ría en dar un puñe­ta­zo enci­ma de la mesa si fue­ra nece­sa­rio. Sabe que, en tiem­pos de cri­sis capi­ta­lis­ta, con­ta­ría con la com­pli­ci­dad de la bur­gue­sía fren­te a una pro­pues­ta revo­lu­cio­na­ria socialista.

Hace poco, la Audien­cia Nacio­nal prohi­bió dos mani­fes­ta­cio­nes con­vo­ca­das por Eus­ko Alkar­ta­su­na (EA),Aralar y miem­bros de la izquier­da aber­tza­le, sólo por pedir que el con­flic­to vas­co se resuel­va por vía pací­fi­ca. La prohi­bi­ción, a todas luces repre­si­va, fue aca­ta­da sin rechis­tar por los con­vo­can­tes “para no caer en pro­vo­ca­cio­nes y evi­tar dis­tur­bios”. Ana­li­zan­do las reac­cio­nes habi­das al res­pec­to, nin­gu­na reco­ge que si se ha lle­ga­do a una situa­ción en la que el Gobierno espa­ñol se encuen­tra incó­mo­do, se debe tam­bién a la pro­lon­ga­da acti­vi­dad de ETA, terro­ris­mo para unos, lucha arma­da para otros.

En estos momen­tos los opor­tu­nis­tas pue­den con­fun­dir a los revo­lu­cio­na­rios. Revo­lu­cio­na­rio no tie­ne por qué ser, nece­sa­ria­men­te, sinó­ni­mo de vio­len­cia. Se pue­de luchar por la revo­lu­ción cuan­do el Esta­do bur­gués con­ce­de algún res­qui­cio legal, pero eso, lamen­ta­ble­men­te, se fue al tras­te en el País Vas­co, algo que gene­ra más vio­len­cia. Inclu­so hay quien man­tie­ne que a Madrid le intere­sa que ETA pro­si­ga los aten­ta­dos. Yo lo úni­co que sé, por­que lo veo, es que al Gobierno cen­tral, lo que le intere­sa es negar, sea como sea, los dere­chos de los vascos.

Quie­nes apues­tan, des­de pos­tu­ras revo­lu­cio­na­rias, por la paz, saben que la línea refor­mis­ta con­du­ce a un calle­jón sin sali­da. En Irlan­da del Nor­te se optó por ella y hoy exis­te un rebro­te gra­ví­si­mo de la vio­len­cia (víc­ti­mas mor­ta­les inclui­das) que los medios occi­den­ta­les silen­cian. ¿Por qué se exhor­ta a los pue­blos de la peri­fe­ria capi­ta­lis­ta a optar por líneas revo­lu­cio­na­rias, y en el cen­tro del sis­te­ma se acep­ta que los revo­lu­cio­na­rios vas­cos trans­mu­ten en refor­mis­tas? Qui­zás se deba a un pro­ble­ma de com­pren­sión de lo que sig­ni­fi­ca ser, por enci­ma de todo, internacionalista.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.