Los revo­lu­cio­na­rios logran refor­mas, los refor­mis­tas, limos­nas- JM Alvarez

Me con­gra­tu­lo por la tre­gua decre­ta­da por ETA y pien­so que unas hipo­té­ti­cas nego­cia­cio­nes bajo obser­va­ción inter­na­cio­nal, no serían del agra­do del régi­men espa­ñol por­que limi­ta­rían sus acos­tum­bra­das manio­bras sucias; sin embar­go exis­te un matiz que en su momen­to no con­si­de­ré: los obser­va­do­res per­te­ne­ce­rían a la cla­se bur­gue­sa y aun­que entre ellos exis­ta gen­te hones­ta, Madrid no duda­ría en dar un puñe­ta­zo enci­ma de la mesa si fue­ra nece­sa­rio. Sabe que, en tiem­pos de cri­sis capi­ta­lis­ta, con­ta­ría con la com­pli­ci­dad de la bur­gue­sía fren­te a una pro­pues­ta revo­lu­cio­na­ria socialista.

Hace poco, la Audien­cia Nacio­nal prohi­bió dos mani­fes­ta­cio­nes con­vo­ca­das por Eus­ko Alkar­ta­su­na (EA),Aralar y miem­bros de la izquier­da aber­tza­le, sólo por pedir que el con­flic­to vas­co se resuel­va por vía pací­fi­ca. La prohi­bi­ción, a todas luces repre­si­va, fue aca­ta­da sin rechis­tar por los con­vo­can­tes “para no caer en pro­vo­ca­cio­nes y evi­tar dis­tur­bios”. Ana­li­zan­do las reac­cio­nes habi­das al res­pec­to, nin­gu­na reco­ge que si se ha lle­ga­do a una situa­ción en la que el Gobierno espa­ñol se encuen­tra incó­mo­do, se debe tam­bién a la pro­lon­ga­da acti­vi­dad de ETA, terro­ris­mo para unos, lucha arma­da para otros.

En estos momen­tos los opor­tu­nis­tas pue­den con­fun­dir a los revo­lu­cio­na­rios. Revo­lu­cio­na­rio no tie­ne por qué ser, nece­sa­ria­men­te, sinó­ni­mo de vio­len­cia. Se pue­de luchar por la revo­lu­ción cuan­do el Esta­do bur­gués con­ce­de algún res­qui­cio legal, pero eso, lamen­ta­ble­men­te, se fue al tras­te en el País Vas­co, algo que gene­ra más vio­len­cia. Inclu­so hay quien man­tie­ne que a Madrid le intere­sa que ETA pro­si­ga los aten­ta­dos. Yo lo úni­co que sé, por­que lo veo, es que al Gobierno cen­tral, lo que le intere­sa es negar, sea como sea, los dere­chos de los vascos.

Quie­nes apues­tan, des­de pos­tu­ras revo­lu­cio­na­rias, por la paz, saben que la línea refor­mis­ta con­du­ce a un calle­jón sin sali­da. En Irlan­da del Nor­te se optó por ella y hoy exis­te un rebro­te gra­ví­si­mo de la vio­len­cia (víc­ti­mas mor­ta­les inclui­das) que los medios occi­den­ta­les silen­cian. ¿Por qué se exhor­ta a los pue­blos de la peri­fe­ria capi­ta­lis­ta a optar por líneas revo­lu­cio­na­rias, y en el cen­tro del sis­te­ma se acep­ta que los revo­lu­cio­na­rios vas­cos trans­mu­ten en refor­mis­tas? Qui­zás se deba a un pro­ble­ma de com­pren­sión de lo que sig­ni­fi­ca ser, por enci­ma de todo, internacionalista.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *