Hon­du­ras: Com­par­tir la for­ma­ción con el pue­blo por una patria socia­lis­ta – Aporrea

Las con­tra­dic­cio­nes pro­fun­das, cul­ti­va­das en la socie­dad hon­du­re­ña duran­te más de un siglo de capi­ta­lis­mo, se exa­cer­ban aho­ra en un com­ple­jo con­jun­to de rela­cio­nes sin para­le­lo en la his­to­ria el país. Debe­mos con­ve­nir que la situa­ción es nove­do­sa, y que las for­mas de ana­li­zar­la varían tan­to en cer­te­za como en con­ve­nien­cia; el esce­na­rio al que lle­ga­mos en sep­tiem­bre 2010 des­bor­da por mucho las capa­ci­da­des de enten­di­mien­to que has­ta la fecha hemos demostrado.

Es difí­cil escla­re­cer por­que la visión sobre el pro­ce­so hon­du­re­ño es tan des­igual, o por­que el desa­rro­llo del pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio a lo lar­go de la lucha no ha evo­lu­cio­na­do de mane­ra para­le­la a la mis­ma, pero si sen­ti­mos una espe­cie de con­for­mis­mo den­tro del amplio sec­tor inte­lec­tual, que pare­ce acos­tum­brar­se bien a las cir­cuns­tan­cias y pre­fie­re ela­bo­rar com­pli­ca­dos esque­mas teó­ri­cos lejos del pue­blo, dejan­do huér­fa­na la pra­xis de una correc­ta valo­ra­ción filosófica.

Hemos cri­ti­ca­do mucho la fal­ta de espa­cios para la inte­lec­tua­li­dad, y segui­mos con­ven­ci­dos de que el divor­cio entre teo­ría y prác­ti­ca cons­ti­tu­ye una ven­ta­ja deci­si­va para la lo enemi­gos del pue­blo, pues estos cuen­tan con labo­ra­to­rios de pen­sa­mien­to, inclu­so más allá de las fron­te­ras patrias. En ese sen­ti­do, debe­ría­mos pedir a los inte­lec­tua­les que reto­men su papel, y defi­nan, si es que son revo­lu­cio­na­rios o no, los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les que ali­men­ta­ran nues­tra dis­cu­sión per­ma­nen­te sobre los temas cen­tra­les de la vida del país.

Es muy dis­tin­to que nos mar­gi­nen a decla­rar­nos mar­gi­na­dos sin hacer nada; que nos qui­ten los dere­chos a dejár­nos­los qui­tar. Enton­ces no pode­mos hoy pre­su­mir que el país cam­bia­ra solo; o que solo un sec­tor podrá hacer fren­te al for­mi­da­ble reto que tene­mos por delan­te. ¿Cuán­to hace fal­ta para refun­dar la patria?, ¿Qué hace fal­ta?, ¿Cómo enfren­ta­mos al adver­sa­rio? , ¿Va a lle­gar por si sola la cons­ti­tu­yen­te?; ¿y si nos la “rega­lan” que hace­mos con ella?; ¿Cómo pue­de el pue­blo ela­bo­rar con sen­ti­do crí­ti­co sus jui­cios sobre la refun­da­ción?; ¿Cómo es la socie­dad que quie­re María en Atlán­ti­da, Juan en Cho­lu­te­ca, Martha en Lem­pi­ra? Hay muchas mane­ras d ver el camino, empren­der­lo es otro asun­to, y la cons­truc­ción de rela­cio­nes sóli­das en el pue­blo, des­de aba­jo es un paso fun­da­men­tal para alcan­zar esta meta.

En este sen­ti­do nos encon­tra­mos aun en un letar­go peli­gro­so, del que muy poco pare­ce­mos avan­zar. La resis­ten­cia es indu­da­ble­men­te un gigan­tes­co movi­mien­to de masas que se man­tie­nen fir­mes; pero ¿ante que resis­ten?; ¿Por qué resis­ten?; ¿Dón­de espe­ran lle­gar con su resis­ten­cia? Ima­gi­ne­mos por un momen­to a una per­so­na cual­quie­ra en un depar­ta­men­to muy pobre de la región fron­te­ri­za en el sur del país, don­de se come algu­nas veces a la sema­na, cuan­do hay suer­te, ¿Qué es una nue­va socie­dad para esta per­so­na?; ¿serán las expec­ta­ti­vas simi­la­res a las de alguien que vive en pleno colo­nia­je de las plan­ta­cio­nes de fru­tas para expor­ta­ción? (que por cier­to lle­gan en for­ma de ayu­da social).

Habla­mos mucho de for­ma­ción polí­ti­ca, sin mucha auto­cri­ti­ca, y sin mucho alcan­ce. En cual­quier caso, poco efec­to ha de tener un pro­ce­so en el que los que ense­ñan no pre­ten­den apren­der. El cono­ci­mien­to mis­mo, en su con­di­ción dia­léc­ti­ca, per­ma­ne­ce movién­do­se e inno­ván­do­se, las ver­da­des abso­lu­tas y rela­ti­vas cam­bian de cate­go­ría cons­tan­te­men­te en tan­to son refle­jo de la reali­dad obje­ti­va; reali­dad que invo­lu­cra nece­sa­ria­men­te las con­di­cio­nes espe­cí­fi­cas e inhe­ren­tes a cada sec­tor de la socie­dad, y que, en con­se­cuen­cia requie­ren de una prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria per­ma­nen­te en el cam­po este de inter­cam­bio crí­ti­co con el pueblo.

Es tan sen­ci­llo como noso­tros ense­ña­mos lo que pre­ten­de­mos trans­mi­tir mien­tras nos enri­que­ce­mos de lo que nues­tros com­pa­trio­tas nos quie­ren dar. Los par­ti­dos polí­ti­cos tra­di­cio­na­les han desa­rro­lla­do for­mas de acer­ca­mien­to muy cer­ca­nas a esto, aun­que su pro­pó­si­to es tem­po­ral, y no con­lle­va la inten­ción de posi­bi­li­tar un inter­cam­bio de cono­ci­mien­to: En ello radi­ca la prác­ti­ca cons­tan­te de pro­me­sas rela­cio­na­das con el desa­rro­llo infra­es­truc­tu­ral, sin nin­gún avan­ce real para los pue­blos. Esto ha gene­ra­do una expec­ta­ti­va que roza la tra­di­ción; cada cua­tro años va a apa­re­cer alguien que le va a dar a la gen­te muchas pro­me­sas, y, con suer­te, unos pesos o un refrigerio.

Si noso­tros hemos de mos­trar­nos dife­ren­tes a las prác­ti­cas bur­gue­sas de hacer polí­ti­ca, enton­ces ten­dre­mos que con­vi­vir de otra for­ma con nues­tro pue­blo, y res­pon­der res­pe­tuo­sa­men­te a sus inquie­tu­des y nece­si­da­des. No es fácil cons­truir poder popu­lar des­de la per­se­cu­ción y repre­sión impla­ca­ble de los ase­si­nos de la oli­gar­quía, pero solo por este camino de cons­truc­ción podre­mos aspi­rar a una socie­dad más ajus­ta­da a las exi­gen­cias his­tó­ri­cas presentes.

Detrás de todas estas cosas, a sim­ple se nece­si­ta una cons­truc­ción real de cono­ci­mien­to; no pode­mos inven­tar, esto le toca hacer­lo a un gru­po espe­cí­fi­co en resis­ten­cia; que debe­ría ser más gran­de en crea­ti­vi­dad y desa­rro­llo de pen­sa­mien­to. La orfan­dad de este pen­sa­mien­to pesa mucho, y se abren dis­cu­sio­nes esté­ri­les, sin sali­da; esta eta­pa debe sol­ven­tar­se de inme­dia­to, sin demo­rar­nos en los deta­lles dog­má­ti­cos que nos retie­nen ancla­dos en con­cep­tos equi­vo­ca­dos sobre el pueblo.

Es fácil ver como la dere­cha apro­ve­cha estas con­tra­dic­cio­nes y nos cues­tio­na moral­men­te, cuan­do ellos son due­ños, por defi­ni­ción, de la inmo­ra­li­dad. Nos hemos des­gas­ta­do demo­lien­do “trai­do­res” que apa­re­cen has­ta deba­jo de las pie­dras, dán­do­le la espal­da al enemi­go, que no cesa en su impla­ca­ble aco­so. Pare­ce que nues­tra mio­pía es agu­di­za­da por lo que sabe­mos, y no nos deja entrar en un pro­ce­so nue­vo de aprehen­sión de la realidad.

Infi­ni­tas tareas se pre­sen­tan todos los días, pero algu­nas per­so­nas inclu­so expre­san des­pre­cio por la capa­ci­dad del pue­blo. “Es que la gen­te aquí esta dere­chi­za­da y no se pue­de hacer nada con ella…”, una afir­ma­ción inexac­ta y sim­plis­ta que refle­ja más nues­tra fal­ta de volun­tad por hacer más que nues­tra voca­ción revo­lu­cio­na­ria. Si asu­mi­mos axio­má­ti­ca­men­te que el pue­blo es igno­ran­te y no hay nada que hacer, ya per­di­mos, y per­die­ron las gene­ra­cio­nes que nos siguen, sim­ple­men­te por­que noso­tros no somos capa­ces de dar más.

El futu­ro debe ser socia­lis­ta, pero no suce­de­rá por clo­na­ción. Por eso es fun­da­men­tal abor­dar la tarea de pen­sar, y de repen­sar muchos de los argu­men­tos que nos tra­je­ron a estas con­di­cio­nes. El pue­blo nece­si­ta una orga­ni­za­ción suya, pero si no la mis­ma no está orga­ni­za­da, el pue­blo no tie­ne nada. Es difí­cil ver a un pue­blo siguien­do el camino de la incer­ti­dum­bre. Mucha gen­te valien­te que conoz­co ase­ve­ra que los regla­men­tos y esta­tu­tos solo des­trui­rían al fren­te y a la resis­ten­cia, y que es mejor fun­cio­nar en base a la éti­ca. Posi­ble­men­te un mun­do en el que todos actuá­ra­mos bajo soli­dos prin­ci­pios huma­nos y éti­cos, podría­mos luchar sin nin­gún tipo de estruc­tu­ra; pero el nues­tro no es el caso.

El asun­to del poder esta siem­pre en la mesa de dis­cu­sión, aun­que pre­ten­da­mos escon­der­lo. El Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar es una enti­dad esen­cial­men­te polí­ti­ca, y su obje­ti­vo fun­da­men­tal es el poder, de otra mane­ra no enten­de­mos esta orga­ni­za­ción. ¿Para movi­li­zar al pue­blo?; ya exis­ten orga­ni­za­cio­nes que movi­li­zan al pue­blo. ¿Para aglu­ti­nar a las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res?; ya exis­tían antes del gol­pe tales ins­tan­cias. Para alcan­zar la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te; ¿y la ANC no es en sí un órgano de poder por defi­ni­ción? O es que juga­mos al Dere­cho Bur­gués que­rien­do igno­rar sus prolegómenos.

Aquí se pre­sen­ta un agu­do pro­ble­ma, pues muchas orga­ni­za­cio­nes de base, con cuyos diri­gen­tes he podi­do hablar, mani­fies­tan incon­for­mi­dad por­que se man­tie­nen está­ti­cos, y no pare­cen estar orien­ta­dos a obje­ti­vos con­cre­tos. ¿Cómo les expli­ca­mos a estas comu­ni­da­des que no avan­za­mos por­que no tene­mos aún defi­ni­do el siguien­te paso?; ¿Cómo les deci­mos que aún no sabe­mos si que­re­mos tener estruc­tu­ra o no?; ¿Cómo les com­par­ti­mos que no hemos renun­cia­do la lucha elec­to­ral, solo que no sabe­mos cómo la vamos a hacer?

Ante un pue­blo que pasa­do los últi­mos 100 años entre poli­ti­que­ros y gol­pis­tas, ¿Cómo argu­men­ta­mos lo que que­re­mos hacer?; ¿hemos hecho aná­li­sis serios sobre el nivel de enten­di­mien­to que tie­ne el pue­blo sobre el tema de la cons­ti­tu­yen­te a la que algu­nos por­ta­vo­ces de la dere­cha ya le dicen “fala­cia” o “fan­ta­sía”. ¿Qué pro­du­cen los inte­lec­tua­les hondureños.

Es tan intrin­ca­do el medio de con­duc­ción de las cua­ren­ta y seis orga­ni­za­cio­nes que for­man el fren­te que aún no hemos pasa­do de vivir en una tela­ra­ña que aflo­ja por un lado pero soca por varios. Los nive­les de tra­ba­jo, y la cali­dad del mis­mo varían nota­ble­men­te en dife­ren­tes pun­tos del país; pero esa varia­ción sir­ve como pun­to de dis­cor­dia, y algu­nos has­ta la uti­li­zan como argu­men­to para ais­lar las luchas y el lide­raz­go de orga­ni­za­cio­nes con mejo­res nive­les de desa­rro­llo y mayor cla­ri­dad política.

Es cier­to que cada quien es libre decir lo que quie­ra, inclu­so caer en un escri­to caó­ti­co como este, pero eso no quie­re decir que no esté cen­su­ra­do el pen­sa­mien­to. Cuan­do se igno­ra, o se eri­gen ins­tan­cias para juz­gar las ideas, se esta­ble­ce un “cer­co” que ale­ja los diri­gen­tes, y los inte­lec­tua­les del pue­blo, en ese momen­to se divor­cian la teo­ría y la pra­xis, y el pue­blo se desilusiona.

Es impos­ter­ga­ble que el pue­blo resis­ten­te alcan­ce más y mejo­res nive­les orga­ni­za­ti­vos, se deben acti­var asam­bleas popu­la­res en todo el país; hay tareas más allá de la exi­to­sa cam­pa­ña de reco­lec­ción de fir­mas, la cual sería muy bueno con­ti­nuar para que no se que­de nadie sin auto con­vo­car­se. El pue­blo debe tra­ba­jar orga­ni­za­da­men­te en el retorno de Manuel Zela­ya Rosa­les y los com­pa­ñe­ros en el exi­lio; tam­bién debe librar­se una lucha inten­sa por recons­truir el sis­te­ma judi­cial hon­du­re­ño; tene­mos mil razo­nes para estar en movi­li­za­ción per­ma­nen­te. Cada acto, cada movi­mien­to cada señal de que nos move­mos nos indi­can que esta­mos más cerca.

Debe­mos pre­sio­nar por el des­man­te­la­mien­to inme­dia­to de la estruc­tu­ra gol­pis­ta y el retorno al orden demo­crá­ti­co; no es cier­to que las cosas son nor­ma­les en Hon­du­ras o que Manuel Zela­ya pue­de regre­sar cuan­do le plaz­ca. Ya el año ante­rior, el pre­si­den­te, fue some­ti­do a inde­ci­bles tor­tu­ras por los mis­mos que aún siguen diri­gien­do la “jus­ti­cia” en este país; venir aho­ra mis­mo sería un acto tan­to bra­vo como sui­ci­da; su retorno solo es posi­ble con un pue­blo movi­li­za­do, en ver­da­de­ra insurrección .

Las razo­nes que lle­va­ron al pue­blo a resis­tir, siguen vigen­tes, la lucha no debe ser menos.

Has­ta la vic­to­ria siempre

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.