Hon­du­ras: Com­par­tir la for­ma­ción con el pue­blo por una patria socia­lis­ta – Apo­rrea

Las con­tra­dic­cio­nes pro­fun­das, cul­ti­va­das en la socie­dad hon­du­re­ña duran­te más de un siglo de capi­ta­lis­mo, se exa­cer­ban aho­ra en un com­ple­jo con­jun­to de rela­cio­nes sin para­le­lo en la his­to­ria el país. Debe­mos con­ve­nir que la situa­ción es nove­do­sa, y que las for­mas de ana­li­zar­la varían tan­to en cer­te­za como en con­ve­nien­cia; el esce­na­rio al que lle­ga­mos en sep­tiem­bre 2010 des­bor­da por mucho las capa­ci­da­des de enten­di­mien­to que has­ta la fecha hemos demos­tra­do.

Es difí­cil escla­re­cer por­que la visión sobre el pro­ce­so hon­du­re­ño es tan des­igual, o por­que el desa­rro­llo del pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio a lo lar­go de la lucha no ha evo­lu­cio­na­do de mane­ra para­le­la a la mis­ma, pero si sen­ti­mos una espe­cie de con­for­mis­mo den­tro del amplio sec­tor inte­lec­tual, que pare­ce acos­tum­brar­se bien a las cir­cuns­tan­cias y pre­fie­re ela­bo­rar com­pli­ca­dos esque­mas teó­ri­cos lejos del pue­blo, dejan­do huér­fa­na la pra­xis de una correc­ta valo­ra­ción filo­só­fi­ca.

Hemos cri­ti­ca­do mucho la fal­ta de espa­cios para la inte­lec­tua­li­dad, y segui­mos con­ven­ci­dos de que el divor­cio entre teo­ría y prác­ti­ca cons­ti­tu­ye una ven­ta­ja deci­si­va para la lo enemi­gos del pue­blo, pues estos cuen­tan con labo­ra­to­rios de pen­sa­mien­to, inclu­so más allá de las fron­te­ras patrias. En ese sen­ti­do, debe­ría­mos pedir a los inte­lec­tua­les que reto­men su papel, y defi­nan, si es que son revo­lu­cio­na­rios o no, los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les que ali­men­ta­ran nues­tra dis­cu­sión per­ma­nen­te sobre los temas cen­tra­les de la vida del país.

Es muy dis­tin­to que nos mar­gi­nen a decla­rar­nos mar­gi­na­dos sin hacer nada; que nos qui­ten los dere­chos a dejár­nos­los qui­tar. Enton­ces no pode­mos hoy pre­su­mir que el país cam­bia­ra solo; o que solo un sec­tor podrá hacer fren­te al for­mi­da­ble reto que tene­mos por delan­te. ¿Cuán­to hace fal­ta para refun­dar la patria?, ¿Qué hace fal­ta?, ¿Cómo enfren­ta­mos al adver­sa­rio? , ¿Va a lle­gar por si sola la cons­ti­tu­yen­te?; ¿y si nos la “rega­lan” que hace­mos con ella?; ¿Cómo pue­de el pue­blo ela­bo­rar con sen­ti­do crí­ti­co sus jui­cios sobre la refun­da­ción?; ¿Cómo es la socie­dad que quie­re María en Atlán­ti­da, Juan en Cho­lu­te­ca, Martha en Lem­pi­ra? Hay muchas mane­ras d ver el camino, empren­der­lo es otro asun­to, y la cons­truc­ción de rela­cio­nes sóli­das en el pue­blo, des­de aba­jo es un paso fun­da­men­tal para alcan­zar esta meta.

En este sen­ti­do nos encon­tra­mos aun en un letar­go peli­gro­so, del que muy poco pare­ce­mos avan­zar. La resis­ten­cia es indu­da­ble­men­te un gigan­tes­co movi­mien­to de masas que se man­tie­nen fir­mes; pero ¿ante que resis­ten?; ¿Por qué resis­ten?; ¿Dón­de espe­ran lle­gar con su resis­ten­cia? Ima­gi­ne­mos por un momen­to a una per­so­na cual­quie­ra en un depar­ta­men­to muy pobre de la región fron­te­ri­za en el sur del país, don­de se come algu­nas veces a la sema­na, cuan­do hay suer­te, ¿Qué es una nue­va socie­dad para esta per­so­na?; ¿serán las expec­ta­ti­vas simi­la­res a las de alguien que vive en pleno colo­nia­je de las plan­ta­cio­nes de fru­tas para expor­ta­ción? (que por cier­to lle­gan en for­ma de ayu­da social).

Habla­mos mucho de for­ma­ción polí­ti­ca, sin mucha auto­cri­ti­ca, y sin mucho alcan­ce. En cual­quier caso, poco efec­to ha de tener un pro­ce­so en el que los que ense­ñan no pre­ten­den apren­der. El cono­ci­mien­to mis­mo, en su con­di­ción dia­léc­ti­ca, per­ma­ne­ce movién­do­se e inno­ván­do­se, las ver­da­des abso­lu­tas y rela­ti­vas cam­bian de cate­go­ría cons­tan­te­men­te en tan­to son refle­jo de la reali­dad obje­ti­va; reali­dad que invo­lu­cra nece­sa­ria­men­te las con­di­cio­nes espe­cí­fi­cas e inhe­ren­tes a cada sec­tor de la socie­dad, y que, en con­se­cuen­cia requie­ren de una prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria per­ma­nen­te en el cam­po este de inter­cam­bio crí­ti­co con el pue­blo.

Es tan sen­ci­llo como noso­tros ense­ña­mos lo que pre­ten­de­mos trans­mi­tir mien­tras nos enri­que­ce­mos de lo que nues­tros com­pa­trio­tas nos quie­ren dar. Los par­ti­dos polí­ti­cos tra­di­cio­na­les han desa­rro­lla­do for­mas de acer­ca­mien­to muy cer­ca­nas a esto, aun­que su pro­pó­si­to es tem­po­ral, y no con­lle­va la inten­ción de posi­bi­li­tar un inter­cam­bio de cono­ci­mien­to: En ello radi­ca la prác­ti­ca cons­tan­te de pro­me­sas rela­cio­na­das con el desa­rro­llo infra­es­truc­tu­ral, sin nin­gún avan­ce real para los pue­blos. Esto ha gene­ra­do una expec­ta­ti­va que roza la tra­di­ción; cada cua­tro años va a apa­re­cer alguien que le va a dar a la gen­te muchas pro­me­sas, y, con suer­te, unos pesos o un refri­ge­rio.

Si noso­tros hemos de mos­trar­nos dife­ren­tes a las prác­ti­cas bur­gue­sas de hacer polí­ti­ca, enton­ces ten­dre­mos que con­vi­vir de otra for­ma con nues­tro pue­blo, y res­pon­der res­pe­tuo­sa­men­te a sus inquie­tu­des y nece­si­da­des. No es fácil cons­truir poder popu­lar des­de la per­se­cu­ción y repre­sión impla­ca­ble de los ase­si­nos de la oli­gar­quía, pero solo por este camino de cons­truc­ción podre­mos aspi­rar a una socie­dad más ajus­ta­da a las exi­gen­cias his­tó­ri­cas pre­sen­tes.

Detrás de todas estas cosas, a sim­ple se nece­si­ta una cons­truc­ción real de cono­ci­mien­to; no pode­mos inven­tar, esto le toca hacer­lo a un gru­po espe­cí­fi­co en resis­ten­cia; que debe­ría ser más gran­de en crea­ti­vi­dad y desa­rro­llo de pen­sa­mien­to. La orfan­dad de este pen­sa­mien­to pesa mucho, y se abren dis­cu­sio­nes esté­ri­les, sin sali­da; esta eta­pa debe sol­ven­tar­se de inme­dia­to, sin demo­rar­nos en los deta­lles dog­má­ti­cos que nos retie­nen ancla­dos en con­cep­tos equi­vo­ca­dos sobre el pue­blo.

Es fácil ver como la dere­cha apro­ve­cha estas con­tra­dic­cio­nes y nos cues­tio­na moral­men­te, cuan­do ellos son due­ños, por defi­ni­ción, de la inmo­ra­li­dad. Nos hemos des­gas­ta­do demo­lien­do “trai­do­res” que apa­re­cen has­ta deba­jo de las pie­dras, dán­do­le la espal­da al enemi­go, que no cesa en su impla­ca­ble aco­so. Pare­ce que nues­tra mio­pía es agu­di­za­da por lo que sabe­mos, y no nos deja entrar en un pro­ce­so nue­vo de aprehen­sión de la reali­dad.

Infi­ni­tas tareas se pre­sen­tan todos los días, pero algu­nas per­so­nas inclu­so expre­san des­pre­cio por la capa­ci­dad del pue­blo. “Es que la gen­te aquí esta dere­chi­za­da y no se pue­de hacer nada con ella…”, una afir­ma­ción inexac­ta y sim­plis­ta que refle­ja más nues­tra fal­ta de volun­tad por hacer más que nues­tra voca­ción revo­lu­cio­na­ria. Si asu­mi­mos axio­má­ti­ca­men­te que el pue­blo es igno­ran­te y no hay nada que hacer, ya per­di­mos, y per­die­ron las gene­ra­cio­nes que nos siguen, sim­ple­men­te por­que noso­tros no somos capa­ces de dar más.

El futu­ro debe ser socia­lis­ta, pero no suce­de­rá por clo­na­ción. Por eso es fun­da­men­tal abor­dar la tarea de pen­sar, y de repen­sar muchos de los argu­men­tos que nos tra­je­ron a estas con­di­cio­nes. El pue­blo nece­si­ta una orga­ni­za­ción suya, pero si no la mis­ma no está orga­ni­za­da, el pue­blo no tie­ne nada. Es difí­cil ver a un pue­blo siguien­do el camino de la incer­ti­dum­bre. Mucha gen­te valien­te que conoz­co ase­ve­ra que los regla­men­tos y esta­tu­tos solo des­trui­rían al fren­te y a la resis­ten­cia, y que es mejor fun­cio­nar en base a la éti­ca. Posi­ble­men­te un mun­do en el que todos actuá­ra­mos bajo soli­dos prin­ci­pios huma­nos y éti­cos, podría­mos luchar sin nin­gún tipo de estruc­tu­ra; pero el nues­tro no es el caso.

El asun­to del poder esta siem­pre en la mesa de dis­cu­sión, aun­que pre­ten­da­mos escon­der­lo. El Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar es una enti­dad esen­cial­men­te polí­ti­ca, y su obje­ti­vo fun­da­men­tal es el poder, de otra mane­ra no enten­de­mos esta orga­ni­za­ción. ¿Para movi­li­zar al pue­blo?; ya exis­ten orga­ni­za­cio­nes que movi­li­zan al pue­blo. ¿Para aglu­ti­nar a las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res?; ya exis­tían antes del gol­pe tales ins­tan­cias. Para alcan­zar la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te; ¿y la ANC no es en sí un órgano de poder por defi­ni­ción? O es que juga­mos al Dere­cho Bur­gués que­rien­do igno­rar sus pro­le­gó­me­nos.

Aquí se pre­sen­ta un agu­do pro­ble­ma, pues muchas orga­ni­za­cio­nes de base, con cuyos diri­gen­tes he podi­do hablar, mani­fies­tan incon­for­mi­dad por­que se man­tie­nen está­ti­cos, y no pare­cen estar orien­ta­dos a obje­ti­vos con­cre­tos. ¿Cómo les expli­ca­mos a estas comu­ni­da­des que no avan­za­mos por­que no tene­mos aún defi­ni­do el siguien­te paso?; ¿Cómo les deci­mos que aún no sabe­mos si que­re­mos tener estruc­tu­ra o no?; ¿Cómo les com­par­ti­mos que no hemos renun­cia­do la lucha elec­to­ral, solo que no sabe­mos cómo la vamos a hacer?

Ante un pue­blo que pasa­do los últi­mos 100 años entre poli­ti­que­ros y gol­pis­tas, ¿Cómo argu­men­ta­mos lo que que­re­mos hacer?; ¿hemos hecho aná­li­sis serios sobre el nivel de enten­di­mien­to que tie­ne el pue­blo sobre el tema de la cons­ti­tu­yen­te a la que algu­nos por­ta­vo­ces de la dere­cha ya le dicen “fala­cia” o “fan­ta­sía”. ¿Qué pro­du­cen los inte­lec­tua­les hon­du­re­ños.

Es tan intrin­ca­do el medio de con­duc­ción de las cua­ren­ta y seis orga­ni­za­cio­nes que for­man el fren­te que aún no hemos pasa­do de vivir en una tela­ra­ña que aflo­ja por un lado pero soca por varios. Los nive­les de tra­ba­jo, y la cali­dad del mis­mo varían nota­ble­men­te en dife­ren­tes pun­tos del país; pero esa varia­ción sir­ve como pun­to de dis­cor­dia, y algu­nos has­ta la uti­li­zan como argu­men­to para ais­lar las luchas y el lide­raz­go de orga­ni­za­cio­nes con mejo­res nive­les de desa­rro­llo y mayor cla­ri­dad polí­ti­ca.

Es cier­to que cada quien es libre decir lo que quie­ra, inclu­so caer en un escri­to caó­ti­co como este, pero eso no quie­re decir que no esté cen­su­ra­do el pen­sa­mien­to. Cuan­do se igno­ra, o se eri­gen ins­tan­cias para juz­gar las ideas, se esta­ble­ce un “cer­co” que ale­ja los diri­gen­tes, y los inte­lec­tua­les del pue­blo, en ese momen­to se divor­cian la teo­ría y la pra­xis, y el pue­blo se des­ilu­sio­na.

Es impos­ter­ga­ble que el pue­blo resis­ten­te alcan­ce más y mejo­res nive­les orga­ni­za­ti­vos, se deben acti­var asam­bleas popu­la­res en todo el país; hay tareas más allá de la exi­to­sa cam­pa­ña de reco­lec­ción de fir­mas, la cual sería muy bueno con­ti­nuar para que no se que­de nadie sin auto con­vo­car­se. El pue­blo debe tra­ba­jar orga­ni­za­da­men­te en el retorno de Manuel Zela­ya Rosa­les y los com­pa­ñe­ros en el exi­lio; tam­bién debe librar­se una lucha inten­sa por recons­truir el sis­te­ma judi­cial hon­du­re­ño; tene­mos mil razo­nes para estar en movi­li­za­ción per­ma­nen­te. Cada acto, cada movi­mien­to cada señal de que nos move­mos nos indi­can que esta­mos más cer­ca.

Debe­mos pre­sio­nar por el des­man­te­la­mien­to inme­dia­to de la estruc­tu­ra gol­pis­ta y el retorno al orden demo­crá­ti­co; no es cier­to que las cosas son nor­ma­les en Hon­du­ras o que Manuel Zela­ya pue­de regre­sar cuan­do le plaz­ca. Ya el año ante­rior, el pre­si­den­te, fue some­ti­do a inde­ci­bles tor­tu­ras por los mis­mos que aún siguen diri­gien­do la “jus­ti­cia” en este país; venir aho­ra mis­mo sería un acto tan­to bra­vo como sui­ci­da; su retorno solo es posi­ble con un pue­blo movi­li­za­do, en ver­da­de­ra insu­rrec­ción .

Las razo­nes que lle­va­ron al pue­blo a resis­tir, siguen vigen­tes, la lucha no debe ser menos.

Has­ta la vic­to­ria siem­pre

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *