El tes­ti­mo­nio del cama­ró­gra­fo ofi­cial del gobierno de EEUU que fil­mó los res­tos de las torres geme­las el 11/​S con­tra­di­ce la ver­sión ofi­cial de Washing­ton.

Kurt Son­nen­feld jun­to a un espe­cia­lis­ta soco­rris­ta no iden­ti­fi­ca­do en los res­tos y des­com­bros sub­te­rrá­neos de la «Zona Cero» («Ground Zero» en inglés) de las torres geme­las derrum­ba­das en New York poco des­pués del 11 de sep­tiem­bre de 2001.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Kurt Son­nen­felf, gra­dua­do de la Uni­ver­si­dad de Colo­ra­do (Esta­dos Uni­dos), hizo estu­dios de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les y eco­no­mía, así como de lite­ra­tu­ra y filo­so­fía. Tra­ba­jó para el gobierno de Esta­dos Uni­dos como cama­ró­gra­fo ofi­cial de videos y direc­tor de las ope­ra­cio­nes de divul­ga­ción audio­vi­sual del equi­po de inter­ven­ción de urgen­cia para la Agen­cia Fede­ral de Situa­cio­nes de Urgen­cia (FEMA).

Kurt Son­nen­feld tam­bién tra­ba­jó bajo con­tra­to para diver­sas agen­cias guber­na­men­ta­les y pro­gra­mas para ope­ra­cio­nes con­fi­den­cia­les y «sen­si­bles» en ins­ta­la­cio­nes cien­tí­fi­cas y mili­ta­res, en terri­to­rio esta­dou­ni­den­se.

El 11 de sep­tiem­bre de 2001, la zona cono­ci­da como «Ground Zero» fue cerra­da al públi­co. Pero Son­nen­feld tenía libre acce­so a ese sec­tor, lo cual le per­mi­tió docu­men­tar la inves­ti­ga­ción (que nun­ca se con­cre­tó) y pro­por­cio­nar imá­ge­nes «decan­ta­das» a prác­ti­ca­men­te todos los cana­les infor­ma­ti­vos del mun­do. Las gra­ba­cio­nes que reve­lan la exis­ten­cia de cier­tas ano­ma­lías que des­cu­brió en Ground Zero siguen en poder de Son­nen­feld.

Acu­sa­do, con­for­me al guión de una manio­bra mon­ta­da de ante­mano [como el caso del perio­dis­ta Garry Webb] –lo cual resul­ta evi­den­te a la luz de hechos pos­te­rio­res – , se le acu­só fal­sa­men­te de haber come­ti­do un cri­men, cri­men que nun­ca tuvo lugar, Kurt Son­nen­feld ha sido per­se­gui­do a tra­vés de dos con­ti­nen­tes. Al cabo de años de mie­do, de injus­ti­cia y ais­la­mien­to, se deci­dió a pro­nun­ciar­se públi­ca­men­te en con­tra de la ver­sión ofi­cial del gobierno esta­dou­ni­den­se, y decla­ra que está dis­pues­to a some­ter los docu­men­tos que tie­ne en su poder a un deta­lla­do examen por par­te de téc­ni­cos inde­pen­dien­tes y con­fia­bles.


Kurt Son­nen­feld.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Entre­vis­ta

Red Vol­tai­re: Su libro auto­bio­grá­fi­co «El Per­se­gui­do» fue recien­te­men­te publi­ca­do en Argen­ti­na, don­de usted vive como exila­do des­de el año 2003. ¿Quién lo per­si­gue?

Kurt Son­nen­feld: Aun­que es una auto­bio­gra­fía, no se tra­ta de la his­to­ria de mi vida. Como me con­ver­tí en un tes­ti­go incó­mo­do des­pués de mi tra­ba­jo en Ground Zero, [el libro] es más bien el recuen­to de los extra­or­di­na­rios suce­sos por los que hemos teni­do que pasar, mi fami­lia y yo, por cau­sa de las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses, duran­te más de 7 años y en ambos hemis­fe­rios.

Red Vol­tai­re: Usted ha expli­ca­do que su pedi­do de que se le con­ce­da el esta­tu­to de refu­gia­do polí­ti­co, con­for­me a lo esti­pu­la­do en la Con­ven­ción de Gine­bra, se encuen­tra toda­vía en estu­dio por par­te del Sena­do argen­tino, cuan­do en 2005 a usted se le garan­ti­za­ba el asi­lo polí­ti­co, aun­que de for­ma pro­vi­sio­nal. ¡Usted es pro­ba­ble­men­te el pri­mer ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se en esa situa­ción! ¿Ser sin dudas el pri­mer fun­cio­na­rio del gobierno direc­ta­men­te vin­cu­la­do a los suce­sos del 11 de sep­tiem­bre de 2001 en con­ver­tir­se un «whistle-blo­wer», una fuen­te públi­ca [de infor­ma­ción sobre esos hechos] es lo que le ha lle­va­do a usted al exi­lio?

Kurt Son­nen­feld, acom­pa­ña­do de su espo­sa Pau­la, pre­sen­ta su tes­ti­mo­nio ante el Sena­do argen­tino.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Kurt Son­nen­feld: Un refu­gia­do es una per­so­na que se ha vis­to for­za­da a salir de su país (o que no pue­de vol­ver a él) por algún tipo de per­se­cu­ción. Es indu­da­ble que muchas per­so­nas han sido injus­ta­men­te per­se­gui­das por cau­sa de leyes prác­ti­ca­men­te fas­cis­tas y de polí­ti­cas vin­cu­la­das al cho­que del 11 de sep­tiem­bre de 2001 y [esas per­so­nas] tie­nen dere­cho al esta­tu­to de refu­gia­do.
Pero lo cier­to es que pedir el esta­tu­to de refu­gia­do es un trá­mi­te arries­ga­do y peli­gro­so. Esta­dos Uni­dos es la úni­ca «super­po­ten­cia» que que­da en el mun­do, y la disi­den­cia ha sido allí repri­mi­da de hecho. Todo el que pide el esta­tu­to de refu­gia­do por razo­nes polí­ti­cas está come­tien­do así un acto de disi­den­cia extre­ma. Y si el pedi­do es recha­za­do, ¿qué se hace usted? Des­pués de pre­sen­tar el pedi­do, es impo­si­ble echar­se atrás.

Per­so­nal­men­te, yo no esta­ba obli­ga­do a salir de Esta­dos Uni­dos, cier­ta­men­te no tuve que esca­par­me. En aquel enton­ces, yo sim­ple­men­te no esta­ba con­cien­te de lo que se esta­ba tra­man­do con­tra mí. Toda­vía no había rela­cio­na­do las cosas entre sí. Así que cuan­do me fui, en 2003, lo hice con la inten­ción de regre­sar. Vine a Argen­ti­na a tomar­me un peque­ño res­pi­ro, para tra­tar de recu­pe­rar­me des­pués de todo lo que me había pasa­do. Vine aquí libre­men­te, con mi pro­pio pasa­por­te, uti­li­zan­do mis pro­pias tar­je­tas de cré­di­to.
Pero, como con­se­cuen­cia de una increí­ble serie de acon­te­ci­mien­tos, me vi pos­te­rior­men­te obli­ga­do a exi­lar­me, y no regre­sé.

Red Vol­tai­re: ¿A qué tipo de acon­te­ci­mien­tos se refie­re usted?

Kurt Son­nen­feld: Fui injus­ta­men­te acu­sa­do de «crí­me­nes» que, por supues­to, nun­ca se pro­du­je­ron, fui obje­to de encar­ce­la­mien­to abu­si­vo y de tor­tu­ras, como con­se­cuen­cia de aque­llas acu­sa­cio­nes, y ade­más de escan­da­lo­sas calum­nias con­tra mi repu­tación, de ame­na­zas de muer­te, de inten­tos de secues­tro y otras vio­la­cio­nes de los dere­chos y los dere­chos huma­nos con­de­na­das en nume­ro­sos acuer­dos inter­na­cio­na­les. Mi regre­so a Esta­dos Uni­dos sería no sólo una pro­lon­ga­ción de esas vio­la­cio­nes sino que me sepa­ra­ría –qui­zás de for­ma per­ma­nen­te– de mi espo­sa y de nues­tras geme­las de tres años, la úni­ca razón de ser que me que­da. Ade­más, debi­do a la impo­si­bi­li­dad de obte­ner un jui­cio jus­to por un cri­men que nun­ca tuvo lugar, me vería inclu­so expues­to a la pena de muer­te.

Red Vol­tai­re: En 2005, el gobierno esta­dou­ni­den­se pre­sen­tó con­tra usted un pedi­do de extra­di­ción, que fue recha­za­da por un juez fede­ral [argen­tino]. Más tar­de, en 2007, la Cor­te Supre­ma argen­ti­na –en una demos­tra­ción de inte­gri­dad y de inde­pen­den­cia– recha­zó la ape­la­ción esta­dou­ni­den­se. Pero su gobierno [el de Esta­dos Uni­dos] insis­tió. ¿Pue­de usted acla­rar­nos la situa­ción?

Kurt Son­nen­feld: En 2008, y sin tener abso­lu­ta­men­te nin­gu­na base legal, el gobierno esta­dou­ni­den­se pre­sen­tó una nue­va ape­la­ción ante la Cor­te Supre­ma argen­ti­na, que segu­ra­men­te man­ten­drá las dos deci­sio­nes inata­ca­bles ya adop­ta­das por el juez fede­ral.

Una de esas deci­sio­nes seña­la­ba que había dema­sia­das som­bras [En espa­ñol en el tex­to, Nota del Tra­duc­tor], o pun­tos oscu­ros, en mi caso. Había muchas men­ti­ras en el pedi­do de extra­di­ción de las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses y, feliz­men­te, noso­tros logra­mos pro­bar­lo. El hecho de que hubie­ra tan­tas men­ti­ras sir­vió para apo­yar mi pedi­do de asi­lo. Pudi­mos demos­trar que hemos sido víc­ti­mas de una lar­ga cam­pa­ña de hos­ti­ga­mien­to y de inti­mi­da­ción por par­te de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses.
Como con­se­cuen­cia de ello, mi fami­lia se encuen­tra des­de enton­ces bajo pro­tec­ción poli­cial per­ma­nen­te. Como seña­ló un sena­dor al refe­rir­se a mi caso: el «com­por­ta­mien­to [de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses] deno­ta sus ver­da­de­ras moti­va­cio­nes».

Kurt Son­nen­feld y su fami­lia son fre­cuen­te­men­te obje­to de accio­nes de hos­ti­ga­mien­to duran­te las cua­les se ven vigi­la­dos y foto­gra­fia­dos, como se demues­tra en esta ima­gen.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Red Vol­tai­re: Están tra­tan­do de atri­buir­le un cri­men ima­gi­na­rio. ¿Cómo jus­ti­fi­ca usted tan­to ren­cor? Como fun­cio­na­rio de la FEMA, el gobierno ten­dría que haber­le creí­do a usted. ¿En qué momen­to cam­bió la situa­ción?

Kurt Son­nen­feld: Retros­pec­ti­va­men­te, me doy cuen­ta de que la situa­ción cam­bió poco antes de que yo me die­ra cuen­ta de ello. Ini­cial­men­te, la fal­sa acu­sa­ción de la que fui obje­to era total­men­te irra­cio­nal. Me des­tru­yó com­ple­ta­men­te. Resul­ta increí­ble­men­te difí­cil sufrir la pér­di­da de alguien a quien uno ama y que se sui­ci­da. Pero que lo acu­sen a uno de esa pér­di­da, resul­ta inso­por­ta­ble. El caso fue sobre­seí­do ya que había un mon­tón de prue­bas que me absol­vían total­men­te (Nancy, mi espo­sa, había deja­do una car­ta y varios escri­tos en los que habla­ba de sui­ci­dio en su dia­rio, había otros ante­ce­den­tes de sui­ci­dios en su fami­lia, etc.). La par­te acu­sa­do­ra esta­ba segu­ra de mi ino­cen­cia al 100% antes de pedir el sobre­sei­mien­to del caso.

Pero la pri­sión pre­ven­ti­va se pro­lon­gó, inclu­so DESPUÉS que ya se había dicho que había que libe­rar­me, lo cual me demos­tró que algo se esta­ba tra­man­do.
Estu­ve pre­so duran­te CUATRO MESES des­pués de que se infor­ma­ra a mis abo­ga­dos que se había pedi­do el sobre­sei­mien­to. Final­men­te me libe­ra­ron en junio de 2002. Une increí­ble serie de acon­te­ci­mien­tos se pro­du­jo en ese tiem­po. Mien­tras yo esta­ba dete­ni­do aún, tuve una con­ver­sa­ción tele­fó­ni­ca con fun­cio­na­rios de la FEMA para tra­tar de resol­ver el pro­ble­ma. Pero me di cuen­ta de que me con­si­de­ra­ban «com­pro­me­ti­do», que yo repre­sen­ta­ba un peli­gro. Me dije­ron que lo con­ve­ni­do era que «había que pro­te­ger a la Agen­cia», sobre todo a la luz del cam­bio que iba a pro­du­cir­se con la apli­ca­ción de la Patriot Act y el espe­ra­do intru­sis­mo que ven­dría con el nue­vo Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad de la Patria (Depart­ment of Home­land Secu­rity). Des­pués de todos los peli­gros que yo había enfren­ta­do, de todas las prue­bas y difi­cul­ta­des que había sufri­do duran­te casi 10 años, me sen­tí trai­cio­na­do. La decep­ción fue terri­ble.

Como me esta­ban aban­do­nan­do, les dije que yo no tenía las gra­ba­cio­nes, que las había entre­ga­do a un buró­cra­ta de Nue­va York y que iban a tener que espe­rar que me pusie­ran en liber­tad para recu­pe­rar cual­quier otro docu­men­to que estu­vie­ra en mi poder. Poco des­pués de aque­lla con­ver­sa­ción, mi casa fue «regis­tra­da», cam­bia­ron las cerra­du­ras y varios veci­nos vie­ron hom­bres entran­do a mi domi­ci­lio, aun­que no hay en la Cor­te nin­gún infor­me que men­cio­ne eso, como debie­ra ser. Cuan­do al fin me libe­ra­ron, des­cu­brí que mi ofi­ci­na había sido saquea­da, mi compu­tado­ra tam­bién había des­apa­re­ci­do y varios videos ya no esta­ban en mi video­te­ca del sótano.

Cons­tan­te­men­te había hom­bres apos­ta­dos en la calle cer­ca de mi casa, mi sis­te­ma de vigi­lan­cia fue pira­tea­do varias veces, las lám­pa­ras exte­rio­res de segu­ri­dad eran des­co­nec­ta­das, etc., a tal pun­to que me ins­ta­lé en casa de unos ami­gos, en su casa en la mon­ta­ña, que TAMBIÉN fue saquea­da pos­te­rior­men­te.

Cual­quie­ra que tra­te de des­cu­brir la ver­dad reco­no­ce que hubo una serie de extra­or­di­na­rias irre­gu­la­ri­da­des en este caso y que yo y la gen­te que yo amo fui­mos obje­to de una escan­da­lo­sa injus­ti­cia. Esta inten­sa cam­pa­ña ten­dien­te a obli­gar­me a vol­ver a Esta­dos Uni­dos es un pre­tex­to fal­so que escon­de moti­va­cio­nes más oscu­ras.

Red Vol­tai­re: Usted ha suge­ri­do que vio cosas en Ground Zero que no con­cuer­dan con el infor­me ofi­cial. ¿Dijo usted algo o hizo algo que pudie­ra levan­tar sos­pe­chas en ese sen­ti­do?

Kurt Son­nen­feld: En aque­lla mis­ma lla­ma­da tele­fó­ni­ca dije que iba a reve­lar al públi­co no sólo mis sos­pe­chas sobre los acon­te­ci­mien­tos que rodea­ron el 11 de sep­tiem­bre de 2001 sino tam­bién sobre diver­sos con­tra­tos para los cua­les había tra­ba­ja­do ante­rior­men­te.

Son­nen­feld en Ground Zero, duran­te su tra­ba­jo de docu­men­ta­ción en el terreno.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Red Vol­tai­re: ¿En qué se basan sus sos­pe­chas?

Kurt Son­nen­feld: Retros­pec­ti­va­men­te, había muchas cosas raras en Ground Zero. Me pare­ció extra­ño que me envia­ran a Nue­va York antes de que el segun­do avión se estre­lla­ra con­tra la torre sur, en momen­tos en que los medios esta­ban repor­tan­do sola­men­te que un «peque­ño avión» había cho­ca­do con la torre nor­te –una catás­tro­fe de tan poca impor­tan­cia que no mere­cía la inter­ven­ción de la FEMA.

La FEMA fue movi­li­za­da en pocos minu­tos, ¡cuan­do se nece­si­ta­ron diez días para des­ple­gar­la en Nue­va Orleáns, en res­pues­ta al hura­cán Katri­na, a pesar de las nume­ro­sas adver­ten­cias pre­vias! Me pare­ció raro que las cáma­ras se prohi­bie­ran de for­ma tan estric­ta den­tro del perí­me­tro de segu­ri­dad de Ground Zero, que se decla­ra­ra toda la zona como esce­na del cri­men, mien­tras que las prue­bas mate­ria­les eran reti­ra­das de allí y des­trui­das tan rápi­da­men­te.
Des­pués, me pare­ció muy extra­ño ente­rar­me de que la FEMA y otras agen­cias fede­ra­les ya esta­ban en posi­ción en su pues­to de man­do, en el Pier (mue­lle) 92, des­de el 10 de sep­tiem­bre, un día antes de los aten­ta­dos.

Neu­má­ti­cos pro­ve­nien­tes de un tren de ate­rri­za­je visi­bles en un con­te­ne­dor de prue­bas mate­ria­les mar­ca­do con la ins­crip­ción «FBI Par­tes avión úni­ca­men­te».
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Nos piden que crea­mos que las 4 cajas negras «indes­truc­ti­bles» de los dos avio­nes que se estre­lla­ron con­tra las torres nun­ca fue­ron halla­das por­que fue­ron com­ple­ta­men­te pul­ve­ri­za­das, pero yo ten­go imá­ge­nes de rue­das pro­ve­nien­tes del tren de ate­rri­za­je [que se ven] poco daña­das, y tam­bién de asien­tos, de peda­zos de fuse­la­je, de una tur­bi­na de avión que no están desin­te­gra­dos en lo abso­lu­to. Dicho esto, me pare­ce más bien extra­ño que esos obje­tos, prác­ti­ca­men­te intac­tos, hayan podi­do resis­tir al tipo de des­truc­ción que redu­jo pol­vo la mayor par­te de las Torres Geme­las. Y ten­go tam­bién mis dudas en cuan­to a la auten­ti­ci­dad de la tur­bi­na del «avión».

Prue­ba mate­rial: la tur­bi­na de Boeing pre­sen­ta­da en el basu­re­ro de la isla de Fresh Kill.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Lo suce­di­do con el Edi­fi­cio 7 es extre­ma­da­men­te sos­pe­cho­so. Yo ten­go un video que mues­tra has­ta qué pun­to la pila de escom­bros era curio­sa­men­te peque­ña y se ve que los edi­fi­cios colin­dan­tes no fue­ron afec­ta­dos por el derrum­be del Edi­fi­cio 7. [Ese edi­fi­cio] no fue gol­pea­do por un avión, sólo sufrió algu­nos daños meno­res al derrum­bar­se las Torres Geme­las, sólo había incen­dios meno­res en algu­nos pisos. Sin una demo­li­ción con­tro­la­da, es impo­si­ble que ese edi­fi­cio fue­se obje­to de una implo­sión como la que se pro­du­jo. A pesar de ello, el derrum­be del Edi­fi­cio 7 ape­nas se men­cio­nó en los medios domi­nan­tes y la Comi­sión sobre el 119 lo igno­ró de for­ma sos­pe­cho­sa.

Red Vol­tai­re: Según cier­tas infor­ma­cio­nes, en los sóta­nos del WTC7 había archi­vos sen­si­bles y segu­ra­men­te com­pro­me­te­do­res. ¿Encon­tró usted algo sobre eso?

Kurt Son­nen­feld: El Ser­vi­cio Secre­to, el Depar­ta­men­to de Defen­sa, el FBI, el fis­co (IRS), la Comi­sión de Regla­men­ta­ción y Con­trol de Mer­ca­dos Finan­cie­ros (SEC, siglas en inglés) así como el Pues­to de Man­do de Cri­sis [de la ciu­dad de Nue­va York. NdlR.] para situa­cio­nes de urgen­cia (OEM, siglas en inglés) ocu­pa­ban muchí­si­mo espa­cio en varios pisos de ese edi­fi­cio.

Otras agen­cias fede­ra­les tam­bién tenían ofi­ci­nas allí. Des­pués del 11 de sep­tiem­bre, se des­cu­brió que allí esta­ba, escon­di­do en el edi­fi­cio 7, el mayor cen­tro clan­des­tino de la CIA den­tro del país, excep­tuan­do el de Washing­ton DC; una base ope­ra­ti­va des­de don­de se espia­ba a los diplo­má­ti­cos de las Nacio­nes Uni­das y se rea­li­za­ban las ope­ra­cio­nes de con­tra­te­rro­ris­mo y de con­tra­es­pio­na­je (así como la Inte­li­gen­cia Eco­nó­mi­ca. NdlR.).

Ese edi­fi­cio (el World Tra­de Cen­ter 7) no tenía par­queo sub­te­rrá­neo. No tenía alma­ce­nes sub­te­rrá­neos. En vez de eso, las agen­cias fede­ra­les del Edi­fi­cio 7 guar­da­ban sus vehícu­los, docu­men­tos y prue­bas mate­ria­les en el edi­fi­cio de sus aso­cia­dos, del otro lado de la calle. Deba­jo de la pla­za del Buró de Adua­nas US (Edi­fi­cio 6) había un gran par­queo sub­te­rrá­neo sepa­ra­do del res­to de la zona sub­te­rrá­nea del com­ple­jo y alta­men­te vigi­la­do.

Dife­ren­tes ser­vi­cios del gobierno guar­da­ban allí sus autos capa­ces de resis­tir explo­sio­nes de bom­bas, sus limu­si­nas blin­da­das, los taxis fal­sos y los camio­nes de la com­pa­ñía de telé­fo­nos que se usan en las accio­nes de vigi­lan­cia secre­ta y en otras ope­ra­cio­nes secre­tas, camio­ne­tas espe­cia­li­za­das y otros vehícu­los.
En esa zona del par­queo de segu­ri­dad había tam­bién un acce­so a la cáma­ra blin­da­da infe­rior del Edi­fi­cio 6.

Apro­xi­mán­do­se a la entra­da de los nive­les que comu­ni­can con los pisos infe­rio­res del edi­fi­cio.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Al derrum­bar­se la torre nor­te, el Buró de Adua­nas US (Edi­fi­cio 6) que­dó aplas­ta­do y com­ple­ta­men­te devas­ta­do por el fue­go. La mayo­ría de sus pisos sub­te­rrá­neos tam­bién fue­ron des­trui­dos. Pero había cavi­da­des. Y fue a tra­vés de una de esas cavi­da­des, recien­te­men­te des­cu­bier­ta, que yo bajé para inves­ti­gar con la Fuer­za Espe­cial de Inter­ven­ción.

Fue allí que vimos la ante­cá­ma­ra de segu­ri­dad del alma­cén sub­te­rrá­neo seve­ra­men­te daña­da. Al final de la ofi­ci­na de segu­ri­dad esta­ba la gran puer­ta de ace­ro de la cáma­ra blin­da­da y, al otro lado, el tecla­do codi­fi­ca­do en la pared. Pero la pared esta­ba raja­da y se había derrum­ba­do par­cial­men­te, y la puer­ta esta­ba entre­abier­ta. A la luz de nues­tras lin­ter­nas, pudi­mos ver lo que había den­tro [de la cáma­ra blin­da­da]. Apar­te de varias hile­ras de estan­tes vacíos, la cáma­ra blin­da­da no con­te­nía otra cosa que escom­bros y pol­vo. ¿Por qué? ¿Cuán­do la vacia­ron?

Red Vol­tai­re: ¿Eso des­per­tó en usted la sos­pe­cha?

Kurt Son­nen­feld: Sí, pero no inme­dia­ta­men­te. Resul­ta difí­cil refle­xio­nar ante un caos tan gran­de. Fue sola­men­te des­pués de dige­rir todo aque­llo que empe­cé a sos­pe­char.

El Edi­fi­cio 6 fue eva­cua­do 12 minu­tos des­pués del cho­que del pri­mer avión con­tra la torre nor­te. Inme­dia­ta­men­te, las calles que­da­ron blo­quea­das por carros de bom­be­ros, autos de la poli­cía y embo­te­lla­mien­tos, y la cáma­ra blin­da­da era lo sufi­cien­te­men­te gran­de –yo diría que tenía 15 metros de ancho y 15 de lar­go– como para que se nece­si­ta­ra por lo menos un camión gran­de para eva­cuar su con­te­ni­do. Des­pués de la caí­da de las torres, des­tru­yen­do el nivel del par­queo, la rea­li­za­ción de una misión para recu­pe­rar el con­te­ni­do de la ante­cá­ma­ra hubie­se sido impo­si­ble. Así que la cáma­ra blin­da­da tuvo que ser vacia­da antes del ata­que.

Todo esto lo des­cri­bo en mi libro de for­ma deta­lla­da y pare­cía como si las cosas impor­tan­tes hubie­ran sido lle­va­das a un lugar segu­ro antes de los aten­ta­dos. Por ejem­plo, la CIA no pare­ció inquie­tar­se dema­sia­do por sus pér­di­das. Des­pués de que se des­cu­brie­ra la exis­ten­cia de su ofi­ci­na secre­ta en el Edi­fi­cio 7, un voce­ro de la agen­cia dijo a los perió­di­cos que se había envia­do un equi­po espe­cial para que ins­pec­cio­na­ra los escom­bros en bus­ca de docu­men­tos secre­tos y de infor­mes de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, cuan­do había millo­nes, si no eran miles de millo­nes, de pági­nas volan­do por las calles.
Pero el voce­ro esta­ba muy con­fia­do. «No debe haber dema­sia­dos pape­les rega­dos», decla­ró.

Los insó­li­tos ves­ti­gios del Buró de Adua­nas US (Edi­fi­cio 6).
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Y las adua­nas anun­cia­ron des­de el prin­ci­pio que todo había sido des­trui­do, que el calor había sido tan inten­so que todas las prue­bas mate­ria­les de la cáma­ra blin­da­da habían sido redu­ci­das a ceni­zas. Pero varios meses más tar­de anun­cia­ron que habían pues­to fin a las acti­vi­da­des de una impor­tan­te red de trá­fi­co de nar­có­ti­cos y de lava­do de dine­ro colom­biano, des­pués de haber recu­pe­ra­do prue­bas esen­cia­les de la cáma­ra blin­da­da, entre ellas fotos de vigi­lan­cia y gra­ba­cio­nes de escu­chas tele­fó­ni­cas muy sen­si­bles. Y cuan­do se muda­ron a su nue­vo edi­fi­cio, en el núme­ro 1 de Penn Plaz, en Manhat­tan, col­ga­ron orgu­llo­sa­men­te en la pared de la entra­da la pla­ca hono­rí­fi­ca y el gran car­tel redon­do de las Adua­nas US, tam­bién mila­gro­sa­men­te encon­tra­do, inma­cu­la­do, en sus anti­guas ofi­ci­nas del World Tra­de Cen­ter, a pesar del derrum­be y de los incen­dios.

Red Vol­tai­re: Usted no era el úni­co que esta­ba en misión en Ground Zero. ¿Nota­ron los demás las mis­mas ano­ma­lías? ¿Sabe usted si tam­bién fue­ron hos­ti­ga­dos?

Kurt Son­nen­feld: En efec­to, yo oí hablar a algu­nos, en dos sali­das dife­ren­tes. Algu­nos de noso­tros inclu­so lle­ga­mos a con­ver­sar sobre ello pos­te­rior­men­te. Ellos saben de quié­nes se tra­ta y yo espe­ro que van a hablar, pero tam­bién estoy segu­ro de que están bajo fuer­tes pre­sio­nes sobre lo que pudie­ra suce­der­les si hablan. Yo dejo la deci­sión entre sus manos, pero en la unión está la fuer­za.

Red Vol­tai­re: Con la publi­ca­ción de su libro, usted se ha con­ver­ti­do en un «whistle­blo­wer» [Tér­mino apli­ca­do en Esta­dos Uni­dos a los que han aler­ta­do sobre las incon­gruen­cias del infor­me ofi­cial sobre el 11 de sep­tiem­bre. NdT.], ¡pero usted lo hizo alcan­zan­do un pun­to en que no tie­ne vuel­ta atrás! Tie­ne que haber mucha gen­te que sabe lo que real­men­te suce­dió o no en aquel fatí­di­co día. Pero nadie ha empren­di­do una bata­lla per­so­nal, cosa que han evi­ta­do sobre todo aque­llos que esta­ban direc­ta­men­te impli­ca­dos de for­ma ofi­cial. Es eso lo que hace que su caso per­so­nal sea tan con­vin­cen­te. Vien­do lo que ha suce­di­do con usted, no resul­ta difí­cil ima­gi­nar por qué esas per­so­nas no quie­ren hablar.

Kurt Son­nen­feld: Efec­ti­va­men­te, tam­bién hay gen­te muy hones­ta y dig­na de cré­di­to que ha lan­za­do aler­tas. Y están sien­do des­acre­di­ta­das e igno­ra­das. Algu­nas de esas per­so­nas están sien­do per­se­gui­das y hos­ti­ga­das como yo.

El mie­do fre­na a la gen­te. Todo el mun­do sabe que si usted con­tra­di­ce a las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses, usted va a tener pro­ble­mas, de una u otra for­ma. Como míni­mo, lo van a des­acre­di­tar, a des­hu­ma­ni­zar.

Lo más segu­ro es que le acu­sen de cual­quier cosa que no ten­ga nada que ver, como un frau­de fis­cal o algún peor, como en mi caso. Mire lo que le pasó a Abraham Bol­den, por ejem­plo [1], o al gran juga­dor de aje­drez Bobby Fis­cher des­pués que expre­só su des­pre­cio hacia Esta­dos Uni­dos. Hay muchos ejem­plos. Yo le había pedi­do a mis ami­gos y aso­cia­dos que habla­ran en mi lugar para que con­ta­ran [la ver­dad sobre] todas las men­ti­ras divul­ga­das en los medios de pren­sa, pero todos tenían mie­do de las con­se­cuen­cias para ellos mis­mos y sus fami­lias.

Red Vol­tai­re: ¿Has­ta qué pun­to los des­cu­bri­mien­tos que hizo usted en Ground Zero pudie­ran impli­car al gobierno en esos hechos? ¿Está usted al corrien­te de las inves­ti­ga­cio­nes que cien­tí­fi­cos y pro­fe­sio­na­les cali­fi­ca­dos han lle­va­do a cabo y que no sólo corro­bo­ran los des­cu­bri­mien­tos que usted hizo sino que, en cier­tos casos, los sobre­pa­san amplia­men­te? ¿Con­si­de­ra usted a esas per­so­nas como «adep­tos de la teo­ría de la cons­pi­ra­ción» (“cons­pi­racy nuts”)?

Kurt Son­nen­feld: Al más alto nivel en Washing­ton DC alguien sabía lo que iba a pasar. Esta­ban tan deseo­sos de tener una gue­rra que, por lo menos, deja­ron que suce­die­ra aque­llo, y lo más pro­ba­ble es que inclu­so hayan con­tri­bui­do a que aque­llos acon­te­ci­mien­tos se pro­du­je­ran.

A veces me pare­ce que los «locos» [los «adep­tos de la teo­ría de la cons­pi­ra­ción». NdlR.] son aque­llos que se afe­rran con un fer­vor casi reli­gio­so a lo que les dicen a pesar de todas las prue­bas de lo con­tra­rio, los que se nie­gan a con­si­de­rar el hecho de que hubo una cons­pi­ra­ción inter­na.

Hay tan­tas ano­ma­lías en la inves­ti­ga­ción «ofi­cial» que no es posi­ble atri­buir­las a erro­res o incom­pe­ten­cia. Yo conoz­co a los cien­tí­fi­cos y pro­fe­sio­na­les cali­fi­ca­dos a los que usted se refie­re. Sus des­cu­bri­mien­tos, con­vin­cen­tes, creí­bles y pre­sen­ta­dos según el pro­to­co­lo cien­tí­fi­co, están en total opo­si­ción con los de la inves­ti­ga­ción «ofi­cial». Ade­más, nume­ro­sos agen­tes de los ser­vi­cios secre­tos y fun­cio­na­rios del gobierno expre­san opi­nio­nes muy bien infor­ma­das [seña­lan­do] que la Comi­sión sobre el 119 era, en el mejor de los casos, una far­sa, y en el peor, una pan­ta­lla [2]. Mi expe­rien­cia en Ground Zero no es otra cosa que una pie­za más del rom­pe­ca­be­zas.

Red Vol­tai­re: Esos hechos suce­die­ron hace casi 9 años. ¿Cree usted que des­cu­brir la ver­dad sobre el 11 de sep­tiem­bre sigue sien­do un obje­ti­vo impor­tan­te? ¿Por qué?

Kurt Son­nen­feld: Es impor­tan­tí­si­mo. Y lo segui­rá sien­do den­tro de 10 o inclu­so den­tro de 15 años, si la ver­dad no ha sali­do a la luz en todo ese tiem­po. Es un obje­ti­vo impor­tan­te por­que, en este momen­to de la his­to­ria, hay mucha gen­te dema­sia­do cré­du­la ante lo que le cuen­tan las auto­ri­da­des y con dema­sia­da ten­den­cia a seguir­las. En una situa­ción trau­má­ti­ca, la gen­te bus­ca que la guíen. La gen­te que tie­ne mie­do es mani­pu­la­ble. Saber mani­pu­lar a las masas impli­ca bene­fi­cios inima­gi­na­bles para muchas per­so­nas muy ricas y muy pode­ro­sas. La gue­rra es increí­ble­men­te cara, pero ese dine­ro se va a algún lugar. La gue­rra es siem­pre muy bene­fi­cio­sa para unos cuan­tos.

De una u otra mane­ra, sus hilos siem­pre aca­ban en Washing­ton DC, ellos toman las deci­sio­nes, deter­mi­nan los pre­su­pues­tos, mien­tras que los hijos de los pobres y de los que no tie­nen influen­cias siem­pre aca­ban en el fren­te, reci­bien­do las órde­nes y pelean­do en las gue­rras de los ante­rior­men­te men­cio­na­dos. Las enor­mes reser­vas secre­tas del Depar­ta­men­to de Defen­sa esta­dou­ni­den­se repre­sen­tan una máqui­na de finan­cia­mien­to ili­mi­ta­do para el com­ple­jo mili­ta­ro-indus­trial, [finan­cia­mien­to] cifra­do en varios miles de millo­nes de dóla­res. Y así segui­rá sien­do mien­tras las masas no se des­pier­ten, mien­tras no se vuel­van escép­ti­cas y no pidan cuen­tas. Las gue­rras (y los fal­sos pre­tex­tos pre­sen­ta­dos) no se aca­ba­rán mien­tras la gen­te no tome con­cien­cia de los ver­da­de­ros moti­vos de la gue­rra y mien­tras no dejen de creer en las expli­ca­cio­nes “ofi­cia­les”.

Red Vol­tai­re: Lo que se ha dado en lla­mar Movi­mien­to por la Ver­dad sobre el 11 de sep­tiem­bre (9÷11 Truth Move­ment) ha pedi­do una nue­va inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­te sobre aque­llos hechos. ¿Cree usted que hay espe­ran­zas en ese sen­ti­do con la admi­nis­tra­ción Oba­ma?

Kurt Son­nen­feld: Real­men­te, espe­ro que así sea. Pero me man­ten­go escép­ti­co. ¿Qué razón pudie­ra lle­var a los líde­res de cual­quier gobierno a hacer por volun­tad pro­pia algo que com­pro­me­te­ría seria­men­te su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad?

Ellos pre­fie­ren man­te­ner el sta­tu quo y dejar las cosas como están. Cam­bió el que mane­ja el tren, pero ¿cam­bió el tren de direc­ción? Yo lo dudo. El impul­so tie­ne que venir del públi­co, no sólo a esca­la nacio­nal sino tam­bién a esca­la inter­na­cio­nal, como hace la red de uste­des.

Red Vol­tai­re: Nume­ro­sas aso­cia­cio­nes de dere­chos huma­nos, gru­pos de acti­vis­tas y muchas per­so­na­li­da­des le están apor­tan­do a usted su apo­yo en esta difí­cil situa­ción, y no se tra­ta de gen­te de poca mon­ta. Entre esas per­so­na­li­da­des está, por ejem­plo, el Pre­mio Nobel de la Paz Adol­fo Pérez Esqui­vel. ¿Cómo res­pon­den los argen­ti­nos en gene­ral ante su situa­ción?

Kurt Son­nen­feld: Con una increí­ble can­ti­dad de expre­sio­nes de apo­yo. La dic­ta­du­ra mili­tar está fres­ca aún en la memo­ria colec­ti­va de la mayo­ría de la gen­te en Argen­ti­na, y esa gen­te sabe que la dic­ta­du­ra argen­ti­na (al igual que otras dic­ta­du­ras sud­ame­ri­ca­nas de aque­lla épo­ca) tuvo el apo­yo de la CIA, diri­gi­da en aquel enton­ces por Geor­ge Bush padre. [Los argen­ti­nos] se acuer­dan muy bien de los cen­tros de tor­tu­ra, de las pri­sio­nes secre­tas, de los miles de per­so­nas «des­apa­re­ci­das» por sus opi­nio­nes y del mie­do coti­diano.

Saben que Esta­dos Uni­dos va a reins­tau­rar todo aque­llo si le pare­ce con­ve­nien­te, que es capaz de inva­dir un país con tal de con­cre­tar sus pro­pios intere­ses polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos y de mani­pu­lar los medios recu­rrien­do a un “casus belli” [Pre­tex­to que jus­ti­fi­que una gue­rra. NdT.] ente­ra­men­te fabri­ca­do para jus­ti­fi­car sus con­quis­tas.

Kurt Son­nen­feld con Adol­fo Pérez Esqui­vel, Pre­mio Nobel de la Paz de 1980.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Mi fami­lia y yo mis­mo tene­mos el honor de con­tar entre nues­tros ami­gos más que­ri­dos a Adol­fo Pérez Esqui­vel [3] y a sus con­se­je­ros del Ser­vi­cio de Paz y Jus­ti­cia (SERPAJ). Hemos tra­ba­ja­do jun­tos a favor de muchas cau­sas, como los dere­chos de los refu­gia­dos, los dere­chos de las muje­res, de los niños sin fami­lias y de los niños por­ta­do­res del VIH/​SIDA.

Tene­mos tam­bién el honor de poder con­tar con el apo­yo de las Abue­las de la Pla­za de Mayo, de las Madres de la Pla­za de Mayo, de la Línea Fun­da­do­ra [4], del Cen­tro de Estu­dios Lega­les y Socia­les (CELS), de la Asam­blea Per­ma­nen­te de Dere­chos Huma­nos (APDH) [5], de los Fami­lia­res de Dete­ni­dos y Des­apa­re­ci­dos por Razo­nes Polí­ti­cas, de la Aso­cia­ción de Muje­res, Migran­tes y Refu­gia­dos Argen­ti­na (AMUMRA), de la Comi­sión de Dere­chos Huma­nos de la Hono­ra­ble Cáma­ra de Dipu­tados de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires, de la Secre­ta­ría de Dere­chos Huma­nos de la Nación y del Pro­gra­ma Nacio­nal Anti-Impu­ni­dad. En el plano inter­na­cio­nal, la ONG REPRIEVE de Gran Bre­ta­ña pre­sen­tó un «ami­cus curiae» a favor nues­tro y con­ta­mos con la cola­bo­ra­ción de NIZKOR de Espa­ña y de Bél­gi­ca. Ade­más, mi espo­sa Pau­la y yo mis­mo hemos sido reci­bi­dos en el Con­gre­so por la Comi­sión de Dere­chos Huma­nos y Garan­tías de la Hono­ra­ble Cáma­ra de Dipu­tados de La Nación.

Red Vol­tai­re: Como decía­mos al prin­ci­pio, la deci­sión de escri­bir su libro y de hacer­lo públi­co fue un paso enor­me. ¿Qué le lle­vó a usted a dar­lo?

Kurt Son­nen­feld: Sal­var a mi fami­lia. Y dar a cono­cer al mun­do que las cosas no son lo que pare­cen.

Red Vol­tai­re: Una últi­ma pre­gun­ta, aun­que no se tra­ta de la menos impor­tan­te: ¿Qué pien­sa hacer con sus gra­ba­cio­nes?

Kurt Son­nen­feld: Ten­go la cer­te­za de que mis gra­ba­cio­nes reve­lan más cosas de las que yo pue­da ser capaz de ana­li­zar, ya que mis cono­ci­mien­tos son limi­ta­dos. Es por ello que voy a coope­rar en todo lo que pue­da con exper­tos con­fia­bles y serios, en un esfuer­zo común para que se sepa la ver­dad.

Red Vol­tai­re: Muchas gra­cias.

Esta entre­vis­ta apa­re­ció ori­gi­nal­men­te en fran­cés el 9 de julio de 2009.
Tra­duc­ción al cas­te­llano por la Red Vol­tai­re.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *