No fue un “mar­tes negro” cual­quie­ra – Pren­sa Obre­ra

Des­de hace varios años hemos esta­do escri­bien­do sobre la cri­sis capi­ta­lis­ta mun­dial en diver­sas publi­ca­cio­nes par­ti­da­rias y otras nacio­na­les e inter­na­cio­na­les. Lo hemos abor­da­do tam­bién en dis­tin­tos foros y con­fe­ren­cias con bas­tan­te ante­rio­ri­dad al esta­lli­do de la ban­ca­rro­ta que aca­ba de ingre­sar en su cuar­to año.

La ela­bo­ra­ción de este asun­to ha sido una línea dis­tin­ti­va de nues­tra corrien­te polí­ti­ca. La atra­vie­sa el derrum­be sin pre­ce­den­tes de Wall Street, en 1986, las rece­sio­nes pos­te­rio­res, la cri­sis asiá­ti­ca de 1997 – 99 y las de Rusia y Bra­sil, la cua­si quie­bra ban­ca­ria de Esta­dos Uni­dos, en el 2000 (ban­ca­rro­ta del fon­do LTCM) y, natu­ral­men­te, los nume­ro­sos escri­tos que anti­ci­pa­ron el colap­so de Argen­ti­na. En la edi­ción que el lec­tor tie­ne en las manos se encuen­tra una par­te ínfi­ma de ese lar­go tra­ba­jo – la publi­ca­ción de la tota­li­dad de ese mate­rial insu­mi­ría, de acuer­do a los com­pa­ñe­ros que se toma­ron el tra­ba­jo de reco­pi­lar­lo, entre cua­tro y cin­co volú­me­nes. La urgen­cia por publi­car una par­te menor de ese mate­rial obe­de­ce a la nece­si­dad de ofre­cer­lo a la dis­cu­sión de una con­fe­ren­cia cuar­tain­ter­na­cio­na­lis­ta en Amé­ri­ca Lati­na que ten­drá lugar a media­dos de noviem­bre de 2010. Es decir que está vin­cu­la­do a una acti­vi­dad mili­tan­te, así como a la repo­si­ción de docu­men­tos ago­ta­dos. Nos iden­ti­fi­ca­mos con aque­llos para quie­nes se tra­ta de trans­for­mar el mun­do y no de inter­pre­tar­lo para que que­de osi­fi­ca­do en un nue­vo sis­te­ma.

Son varios los aspec­tos que dife­ren­cian nues­tra carac­te­ri­za­ción de lo que lla­ma­mos la ban­ca­rro­ta capi­ta­lis­ta. El más obvio y cri­ti­ca­do es el reco­rri­do de la cri­sis como eta­pas de una ten­den­cia al colap­so de las rela­cio­nes socia­les capi­ta­lis­tas; nos reco­no­ce­mos como catas­tro­fis­tas mucho antes de que nos apos­tro­fa­ran con este voca­blo como si él fue­ra la prue­ba de algún peca­do. Como le escri­be en una car­ta el gran teó­ri­co que fue Román Ros­dolsky al trots­kis­ta bel­ga Ernest Man­del, este pun­to es la esen­cia inex­tri­ca­ble del mar­xis­mo. (¨Aun­que Man­del había sub­ra­ya­do la inevi­ta­bi­li­dad de cri­sis y rece­sio­nes, no había ofre­ci­do un tra­ta­mien­to sis­te­má­ti­co de la teo­ría del colap­so, que Ros­dol­siky con­si­de­ra­ba el cora­zón del mar­xis­mo¨; en ¨Ernest Man­del¨ de Jan Willem Stut­je). Se tra­ta del pun­to más alto de la con­tra­dic­ción entre el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes de pro­duc­ción exis­ten­te, la pre­mi­sa his­tó­ri­ca y eco­nó­mi­ca de la revo­lu­ción social. Se tra­ta de un pro­ce­so que se desa­rro­lla bajo nues­tros ojos y que se mani­fies­ta en la pre­sión que sufre el Esta­do para nacio­na­li­zar (con resar­ci­mien­tos) a gran par­te de la ban­ca y de la indus­tria.

El pun­to más alto de esta ten­den­cia se alcan­zó, en la pre­sen­te cri­sis, en dos opor­tu­ni­da­des: una, cuan­do la quie­bra de Leh­man Brothers y la inmi­nen­cia de que ocu­rrie­ra algo simi­lar con la ase­gu­ra­do­ra AIG y el Citi­bank, en el trán­si­to del gobierno de Bush a Oba­ma, plan­teó la dis­cu­sión en los círcu­los de poder nor­te­ame­ri­ca­nos de la posi­bi­li­dad de una nacio­na­li­za­ción gene­ra­li­za­da de la ban­ca, pero que se con­tu­vo en los lími­tes de semi-nacio­na­li­za­cio­nes par­cia­les – como los mis­mos AIG y Citi­bank, las enor­mes agen­cias hipo­te­ca­rias Fan­nie Mae y Fred­die Mac, y las que ocu­rrie­ron en Gran Bre­ta­ña y Ale­ma­nia. El colap­so no sig­ni­fi­ca que la Tie­rra deja de girar sobre su eje ima­gi­na­rio, sino de que el capi­ta­lis­mo no pue­de fun­cio­nar sobre sus pro­pias bases – que es cuan­do el Esta­do uti­li­za su mono­po­lio del poder para ope­rar un res­ca­te tran­si­to­rio del régi­men social afec­ta­do a ese extre­mo. Para pro­ce­der de esta mane­ra el Esta­do aban­do­na sus for­ma­li­da­des cons­ti­tu­cio­na­les y ope­ra por decre­to: el depar­ta­men­to del Teso­ro con­cen­tra las deci­sio­nes; se sus­pen­de en los hechos la ley de quie­bra; se vio­lan las leyes finan­cie­ras y se emi­te dine­ro espu­rio; y se crea de este modo las con­di­cio­nes para esta­lli­dos de mayor enver­ga­du­ra.

La inter­ven­ción des­pó­ti­ca del Esta­do poli­ti­za la ban­ca­rro­ta capi­ta­lis­ta, que de este modo se trans­for­ma en un asun­to de poder para todas las cla­ses socia­les, inclui­da la bur­gue­sía. En el lími­te, este res­ca­te capi­ta­lis­ta ame­na­za con la ban­ca­rro­ta de las ban­ca­rro­tas, la del pro­pio Esta­do y del Ban­co Cen­tral, bajo la for­ma de una infla­ción galo­pan­te, es decir la pér­di­da de con­trol sobre la mone­da. Es lo que que­dó plan­tea­do en la segun­da mani­fes­ta­ción de la ten­den­cia al colap­so, la recien­te cri­sis de la zona euro a par­tir de la expo­si­ción del derrum­be fis­cal de Gre­cia. Se ini­ció el perío­do de las ¨cri­sis sobe­ra­nas¨, que ha pues­to en la pico­ta a todo el sis­te­ma ban­ca­rio, pro­pie­ta­rio de la deu­da públi­ca. Euro­pa repro­du­jo, ade­más, una carac­te­rís­ti­ca que ya se había vis­to en la cri­sis asiá­ti­ca: el derrum­be finan­cie­ro de Esta­dos con esca­so défi­cit fis­cal o inclu­so supe­rá­vit, esto debi­do al enor­me endeu­da­mien­to de los ban­cos y de las empre­sas.

Es el caso noto­rio de Espa­ña. Lejos de una supera­ción la cri­sis euro­pea es hoy más inten­sa que nun­ca; Chi­na tuvo que inter­ve­nir median­te la com­pra de deu­da de las ban­cas en Espa­ña y Gre­cia. No es correc­to lla­mar­las espa­ño­las o grie­gos, por­que no son ni unas ni otras: el 75% del San­tan­der se encuen­tra en manos de fon­dos ins­ti­tu­cio­na­les nor­te­ame­ri­ca­nos y por sobre todo ingle­ses; la de Gre­cia es pro­pie­dad de ban­cos fran­ce­ses y ale­ma­nes. Chi­na inter­vino en soco­rro de si mis­ma, esto por­que la deva­lua­ción del euro pro­vo­ca­do por el derrum­be de las ¨deu­das sobe­ra­nas¨ ame­na­za­ba con hacer colap­sar el comer­cio exte­rior de Chi­na. En la Unión Euro­pea se dis­cu­tió duran­te varias sema­nas la sepa­ra­ción de Gre­cia de la zona euro, o sea un prin­ci­pio de diso­lu­ción de la Unión Euro­pea. Como deci­mos en las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res: ‘si esto no es un derrum­be el derrum­be dón­de está“. La velo­ci­dad que ha desa­rro­lla­do la cri­sis mun­dial des­de la quie­bra de Wall Street y lue­go de la cri­sis asiá­ti­ca, es una expre­sión agu­da de la ten­den­cia al derrum­be.

Otro aspec­to que dis­tin­gue nues­tro aná­li­sis, el más deci­si­vo des­de el pun­to de vis­ta estra­té­gi­co, es que la ban­ca­rro­ta capi­ta­lis­ta se desa­rro­lla en la épo­ca de decli­na­ción del capi­ta­lis­mo; en una épo­ca en que esta decli­na­ción ya ha deja­do enor­mes hue­llas en la con­cien­cia de la huma­ni­dad – des­de el fas­cis­mo y la gue­rra mun­dial con su holo­caus­to, y las gue­rras inin­te­rrum­pi­das pos­te­rio­res has­ta las actua­les sal­va­je­rías en la ex Yugos­la­via, Irak, Afga­nis­tan, el Cáu­ca­so, Pales­ti­na – y el reite­ra­do anun­cio del ata­que (¿nuclear?) a Irán. El desa­rro­llo gigan­tes­co del ¨capi­tal fic­ti­cio¨ es una mani­fes­ta­ción rotun­da de la des­com­po­si­ción del capi­tal: la rela­ción entre el cré­di­to y el PBI de los paí­ses desa­rro­lla­dos es del 400%, cuan­do en los años 50 era del 50%. Las tran­sac­cio­nes bru­tas de deri­va­dos mue­ven un mer­ca­do de unos 600 billo­nes de dóla­res. El cré­di­to ha ido jugan­do un papel deter­mi­nan­te en la expan­sión del mer­ca­do mun­dial, inclu­so en la inte­gra­ción mayor de las eco­no­mías menos desa­rro­lla­das.

El incre­men­to impre­sio­nan­te de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y de la tasa de plus­va­lía ha sido con­tra­rres­ta­do por la ten­den­cia a la sobre­pro­duc­ción, en tan­to que el poder adqui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res se ha estan­ca­do. El desa­rro­llo del capi­tal fic­ti­cio, en opo­si­ción al capi­tal efec­ti­va­men­te apli­ca­do a la crea­ción de nue­vo valor, ha refor­za­do la posi­ción del ren­tis­ta y del espe­cu­la­dor finan­cie­ro; inclu­so la gran indus­tria obtie­ne su mayor taja­da de bene­fi­cios de los lla­ma­dos ingre­sos extra­or­di­na­rios que resul­tan de la apli­ca­ción de sus ganan­cias a la espe­cu­la­ción finan­cie­ra (por eso la gran indus­tria se opo­ne a la regu­la­ción del mer­ca­do de deri­va­dos, que es el cora­zón del capi­tal fic­ti­cio). Se impo­ne aquí, sin embar­go, otra pre­ci­sión: la ban­ca­rro­ta capi­ta­lis­ta que se encuen­tra en cur­so es la cul­mi­na­ción de un pro­ce­so cícli­co; ella no debe ser con­fun­di­da con la cate­go­ría his­tó­ri­ca de la deca­den­cia de la for­ma­ción capi­ta­lis­ta. El cora­zón no deja de latir en una per­so­na de mayor edad; por eso para enten­der la ban­ca­rro­ta actual es nece­sa­rio ana­li­zar el ciclo del cual ha resul­ta­do; el carác­ter del ciclo le impri­me su pecu­lia­ri­dad a la cri­sis. La ban­ca­rro­ta actual está enca­de­na­da al ciclo ini­cia­do lue­go de la cri­sis asiá­ti­ca (rusa, bra­si­le­ña, argen­ti­na) y al derrum­be de la bur­bu­ja bur­sá­til cono­ci­da como pun​to​.com.; tie­ne mul­ti­pli­ca­dos todos los genes de aque­lla.

El otro gran fac­tor de este ciclo es el enor­me sal­to de la inte­gra­ción de Chi­na al mer­ca­do mun­dial, pre­ci­sa­men­te por­que sus nue­vas ins­ti­tu­cio­nes res­tau­ra­cio­nis­tas habían logra­do resis­tir, en 98 – 2002, la colo­sal cri­sis de su entorno (inclui­da la lar­ga cri­sis de la eco­no­mía de Japón). Las cri­sis pasa­das se des­en­vol­vie­ron en un espa­cio local o regio­nal, aun­que su natu­ra­le­za fue siem­pre inter­na­cio­nal y su epi­cen­tro se encon­tró siem­pre en Esta­dos Uni­dos. Lo que dis­tin­gue a la ban­ca­rro­ta actual es que par­te de Esta­dos Uni­dos y tie­ne un carác­ter gene­ra­li­za­do que supera a la ban­ca­rro­ta de los años 30 del siglo pasa­do. De los colap­sos pasa­dos pasa­mos al desa­rro­llo del colap­so a par­tir de los cen­tros de la eco­no­mía mun­dial.

El ter­cer ele­men­to dis­tin­ti­vo de nues­tro aná­li­sis ha sido la pre­vi­sión de que la res­tau­ra­ción capi­ta­lis­ta en la ex URSS, Chi­na y Euro­pa del este, se con­ver­ti­ría en un fac­tor pode­ro­so de la cri­sis mun­dial, aun­que apa­re­cie­ra, en una pri­me­ra eta­pa, como lo con­tra­rio: como la sali­da para el capi­tal que con­quis­ta­ba un área de casi dos mil millo­nes de per­so­nas para el cam­po de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta mun­dial. Dis­tin­gui­mos lo que es la incor­po­ra­ción de nue­vos mer­ca­dos en el perío­do de ascen­so del capi­ta­lis­mo de lo que ocu­rre en la épo­ca de deca­den­cia, y en estos casos con­cre­tos (Rusia, Chi­na) sobre la base de la des­truc­ción des­pia­da­da de con­quis­tas socia­les extra­or­di­na­rias, que en su mayor par­te habían sido obte­ni­das por medios revo­lu­cio­na­rios. En efec­to, en el ciclo eco­nó­mi­co que arran­ca en 2002, Chi­na inun­da el mer­ca­do mun­dial como fac­to­ría ter­ce­ri­za­da del capi­tal inter­na­cio­nal, que se vale de una gigan­tes­ca con­fis­ca­ción de las masas cam­pe­si­nas y de una ele­va­ción extra­or­di­na­ria de la tasa de explo­ta­ción del pro­le­ta­ria­do.

El ingre­so de Chi­na agu­di­za la com­pe­ten­cia de los mono­po­lios capi­ta­lis­tas y finan­cia la mayor espe­cu­la­ción finan­cie­ra que se conoz­ca. Sea­mos más pre­ci­sos: el capi­tal mun­dial expro­pia a Chi­na de gigan­tes­cos recur­sos a cam­bio del más fic­ti­cio de los capi­ta­les – los dos billo­nes y medio de dóla­res que Chi­na reci­be como con­tra­pres­ta­ción. Se tra­ta de una masa irrea­li­za­ble de dine­ro, some­ti­da a la deri­va de la deva­lua­ción del dólar, cuya uti­li­za­ción para impor­ta­cio­nes devas­ta­ría a la eco­no­mía chi­na y su trans­for­ma­ción en inver­sio­nes inter­na­cio­na­les des­trui­ría a la eco­no­mía mun­dial. La dis­tin­ción entre capi­ta­lis­mo en ascen­so his­tó­ri­co y capi­ta­lis­mo his­tó­ri­ca­men­te deca­den­te o en decli­na­ción, reve­la su per­ti­nen­cia como ins­tru­men­to de aná­li­sis.

El cuar­to pun­to que dis­tin­gue nues­tro aná­li­sis está liga­do al ante­rior: la res­tau­ra­ción del capi­tal en aque­llas nacio­nes en que fue­ra expro­pia­do revo­lu­cio­na­ria­men­te, pro­du­ci­da en el perio­do de la decli­na­ción his­tó­ri­ca del capi­ta­lis­mo, no pue­de ser sino un fenó­meno tran­si­cio­nal entre nue­vas revo­lu­cio­nes y con­tra­rre­vo­lu­cio­nes. El capi­tal mun­dial no ha com­ple­ta­do su tra­ba­jo con­fis­ca­to­rio, lo cual supo­ne la colo­ni­za­ción de esas nacio­nes y la expro­pia­ción com­ple­ta de sus recur­sos deci­si­vos: de los obre­ros y cam­pe­si­nos en Chi­na; del pro­le­ta­ria­do y de las reser­vas indus­tria­les y tec­no­ló­gi­cas en la ex URSS. Toda la peri­fe­ria de la ex URSS es un cam­po de pilla­je inter­na­cio­nal que está muy lejos de haber con­clui­do. La ocu­pa­ción de esa peri­fe­ria es el motor fun­da­men­tal de las gue­rras que se dis­fra­zan como una cru­za­da con­tra el terro­ris­mo o aún, el isla­mis­mo.

El impe­ria­lis­mo toda­vía debe demos­trar que pue­de que­brar las resis­ten­cias de las masas para con­su­mar la res­tau­ra­ción del capi­tal en todos sus tér­mi­nos. No bas­ta lla­mar bur­gue­sía a la buro­cra­cia de la ex URSS y ni qué decir de Chi­na, para pro­cla­mar el triun­fo irre­ver­si­ble del capi­ta­lis­mo, cuyo obje­ti­vo his­tó­ri­co tie­ne una ampli­tud que pare­ce no enten­der­se. No hay bur­gue­sías nacio­na­les que pue­dan pre­si­dir un régi­men capi­ta­lis­ta; la res­tau­ra­ción corre por ente­ro por cuen­ta de la alian­za entre el impe­ria­lis­mo y la buro­cra­cia esta­tal. Asis­ti­mos a una suer­te de desa­rro­llo com­bi­na­do: en Chi­na, una nación don­de las dos ter­ce­ras par­tes de sus mil cua­tro­cien­tos millo­nes de habi­tan­tes se encuen­tran por deba­jo del nivel de la pobre­za, se desa­rro­lla en el momen­to actual una espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria que supera varias veces el nivel de la que lle­vó a los Esta­dos Uni­dos al crack. Para con­tra­rres­tar esta ten­den­cia a la quie­bra, la buro­cra­cia chi­na abre el mer­ca­do finan­cie­ro y apun­ta a la con­ver­ti­bi­li­dad de su mone­da, el yuan, aun a sabien­das de que esto con­ver­ti­rá a Chi­na en pre­sa de saqueo por par­te del capi­tal mun­dial. La ban­ca­rro­ta capi­ta­lis­ta mun­dial está infil­tra­da en todos los poros de la res­tau­ra­ción capi­ta­lis­ta.

Pre­ci­sa­men­te por­que es la cul­mi­na­ción de varios ciclos de cri­sis, y pre­ci­sa­men­te por­que ha cap­tu­ra­do en sus redes a la ter­ce­ra par­te del glo­bo que en el pasa­do recien­te se encon­tra­ba sólo mar­gi­nal­men­te inte­gra­do a la eco­no­mía mun­dial, la ban­ca­rro­ta actual debe­rá remo­ver, nece­sa­ria­men­te, todas las rela­cio­nes entre las cla­ses que se han con­ser­va­do en for­ma pre­ca­ria en el últi­mo medio siglo. Es la pre­mi­sa de las situa­cio­nes revo­lu­cio­na­rias. Lle­ga­mos así al quin­to plan­teo que dis­tin­gue a nues­tro aná­li­sis. Sin una teo­ría del derrum­be capi­ta­lis­ta, la pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria se redu­ce a una aspi­ra­ción moral o a una uto­pía. No esta­mos hablan­do de un acto úni­co, eso sería una revo­lu­ción, sino de una eta­pa de cri­sis polí­ti­cas cre­cien­tes y movi­li­za­cio­nes popu­la­res. El camino pro­me­te toda suer­te de argen­ti­na­zos. Los tum­bos del gobierno kirch­ne­ris­ta, que había asu­mi­do para recons­truir el Esta­do e impo­ner la pri­ma­cía de la polí­ti­ca sobre la acción direc­ta, es una bue­na ilus­tra­ción del pun­to. Este desa­rro­llo se ve en Gre­cia, pero aún más en las huel­gas obre­ras en Asia (Chi­na, Viet­nam, Indo­ne­sia, India), inclu­so en insu­rrec­cio­nes obre­ras, como las de los tres millo­nes que com­po­nen el joven pro­le­ta­ria­do de Ban­gla­desh.

Espe­ra­mos que este resu­men apre­ta­do del con­te­ni­do de este libro moti­ve al lec­tor y a los mili­tan­tes que par­ti­ci­pa­rán de la Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal. Como mili­tan­tes expo­ne­mos nues­tros aná­li­sis y pro­nós­ti­cos a la veri­fi­ca­ción de los hechos, algo que no podría hacer quien con­tem­pla la his­to­ria des­de afue­ra. El con­te­ni­do de este libro es ya una correc­ción de pro­nós­ti­cos ante­rio­res, de noso­tros mis­mos y de nues­tros maes­tros. Esto es lo que debe enten­der­se por pro­gra­ma, una pra­xis, una uni­dad de teo­ría y acción. Pero la pra­xis no pue­de ser indi­vi­dual, solo pue­de emer­ger como tal si es socia­li­za­da. Por eso con­vo­ca a cons­truir par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios inter­na­cio­na­lis­tas y a refun­dar la IV Inter­na­cio­nal. ¿Qué es esta? La orga­ni­za­ción que lucha por con­ver­tir a la ban­ca­rro­ta capi­ta­lis­ta en terreno fér­til de la revo­lu­ción socia­lis­ta mun­dial.

Pren­sa Obre­ra

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *