[Fotos y Video] Jon Bil­bao, 28 años des­pués en casa, en Eus­kal Herria

Vein­tio­cho años y medio ha pasa­do en pri­sión Jon Bil­bao Moro, que ayer recu­pe­ró la liber­tad y toda­vía debió reco­rrer casi mil kiló­me­tros des­de Ala­cant has­ta Astra­bu­dua. Una eter­ni­dad, des­de cual­quier pun­to de vis­ta. Bas­ta recor­dar que en 1982, cuan­do cayó pre­so, Fran­co era his­to­ria recien­te, el Esta­tu­to de Ger­ni­ka aca­ba­ba de nacer, en Nafa­rroa ni siquie­ra exis­tía el Ame­jo­ra­mien­to, el 23‑F se aca­ba­ba de pro­du­cir y las tétri­cas siglas del GAL ni se cono­cían. En el pla­ne­ta, toda­vía impe­ra­ba la «gue­rra fría», Reagan lle­ga­ba a la Casa Blan­ca, los afga­nos lucha­ban con­tra otra inva­sión ‑la rusa‑, e ingle­ses y argen­ti­nos pelea­ban en las Mal­vi­nas.
Pero es en el ciclo vital de una per­so­na don­de el impac­to de 28 años y medio alcan­za una dimen­sión tre­men­da. Por ejem­plo, un tal Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba era aún más atle­ta que polí­ti­co; un tal José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro, un des­co­no­ci­do estu­dian­te de Dere­cho en León; y otro tal Patxi López se pelea­ba con los estu­dios mien­tras ascen­día en Juven­tu­des Socia­lis­tas. Jon Bil­bao Moro tenía 26 años, más o menos los de todos ellos. Sale a la calle con 54. Ha pasa­do casi tres déca­das entre rejas, más de media vida, pero ni los años ni el ale­ja­mien­to ni el ais­la­mien­to han que­bra­do sus ideas.
Esta es la pri­me­ra con­clu­sión, la más evi­den­te. La apues­ta del Esta­do por lle­nar las cár­ce­les y tirar la lla­ve al mar no le ha dado nin­gún rédi­to polí­ti­co, sólo ha mos­tra­do su cruel­dad. Pero esta cons­ta­ta­ción no es la úni­ca, ni ali­via el inten­so sufri­mien­to que sigue gene­ran­do la polí­ti­ca car­ce­la­ria día a día en este país. No sólo Espa­ña tie­ne un reto pen­dien­te, tam­bién ‑y sobre todo- lo tie­ne la ciu­da­da­nía vas­ca: impe­dir que casos como el de Jon Bil­bao Moro se repi­tan, hacer que Eus­kal Herria deje de ser un récord en Occi­den­te por tener más de 700 pre­sos polí­ti­cos con menos de tres millo­nes de habi­tan­tes y sufrir las con­de­nas más duras y lar­gas ‑más inclu­so que las cade­nas per­pe­tuas al uso-. Y urge, para empe­zar, con­se­guir que el mun­do conoz­ca esta injus­ti­cia que ayer vol­vió a pasar
www​.boltxe​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *