El peli­gro de la ilu­sión refor­mis­ta- Nines Maestro

Los gran­des núcleos de poder del capi­tal, loca­les e inter­na­cio­na­les, con­ti­núan con­du­cien­do y echan­do leña a la loco­mo­to­ra. Su pro­gra­ma se desa­rro­lla inmu­ta­ble. Han pla­ni­fi­ca­do sus tareas para con­se­guir sal­var los bene­fi­cios de las mul­ti­na­cio­na­les aun­que se hun­da todo lo demás, y has­ta aho­ra, nada les impi­de cum­plir­las meticu­losa­men­te. Ellos sí saben que esto es una gran gue­rra de cla­ses. Lle­van déca­das invir­tien­do enor­mes recur­sos para debi­li­tar y con­fun­dir a los pue­blos, y, sobre todo, para com­prar a las cúpu­las diri­gen­tes de la cla­se obre­ra. Con los gobier­nos nun­ca hubo pro­ble­ma, siem­pre estu­vie­ron a su ser­vi­cio. Con­ser­va­do­res y social­de­mó­cra­tas, PP y PSOE, se han tur­na­do des­de hace 30 años para demo­ler dere­chos labo­ra­les y con­quis­tas socia­les. Refor­ma labo­ral tras refor­ma, cam­bios fis­ca­les – siem­pre con más impues­tos indi­rec­tos y menos direc­tos – pri­va­ti­za­ción tras privatización.Cada vez la par­ti­ci­pa­ción de las gran­des for­tu­nas y de la patro­nal en la tar­ta social es más gran­de y la debi­li­dad de la cla­se obre­ra mayor.

La cri­sis les abre la opor­tu­ni­dad de dar pasos de gigan­te para poner la tota­li­dad de la eco­no­mía y del fun­cio­na­mien­to social a su exclu­si­vo servicio.

Cuen­tan con un esce­na­rio más que favo­ra­ble: las izquier­das ins­ti­tu­cio­na­lesy las­di­rec­cio­nes de los supues­ta­men­te­gran­des sin­di­ca­tos, mitad com­pra­das, mitad desprestigiadas[1] y un enor­me ejér­ci­to de reser­va de para­dos y para­das obli­ga­dos a tra­ba­jar a cam­bio de cual­quier cosa. El engra­na­je ha fun­cio­na­do has­taaho­ra a la per­fec­ción: el des­em­pleo se ha dis­pa­ra­do has­ta lle­gar a casi 5 millo­nes, se ace­le­ra el recor­te y la pri­va­ti­za­ción de la sani­dad, la edu­ca­ción y los ser­vi­cios socia­les, con­ti­núan las refor­mas fis­ca­les que redu­cen impues­tos sobre el capi­tal, se han trans­fe­ri­do a la ban­ca más de 100.000 millo­nes de euros,mientras se incre­men­ta el gas­to mili­tar y de poli­cía y se man­tie­ne los gas­tos de la Casa Real y de la igle­sia cató­li­ca, sin ape­nas res­pues­tas. La gene­ro­sa finan­cia­ción de los “agen­tes socia­les” a par­tir de los Pre­su­pues­tos Gene­ra­les del Esta­do tie­ne que ver direc­ta­men­te con esta situación[2]

Cuan­do se ha tra­ta­do de dar una nue­va vuel­ta de tuer­ca y de impo­ner dis­ci­pli­na pre­to­ria­na en deter­mi­na­dos gobier­nos euro­peos, como el de Gre­cia y el del Esta­do espa­ñol, ha resul­ta­do muy efi­caz la tría­da Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), UE y Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE). El reto era tan impor­tan­te que valía la pena pagar el pea­je de dejar al des­cu­bier­to quién de ver­dad man­da en cada Esta­do y que, de sobe­ra­nía de ver­dad, ni miji­ta. De ahí vie­ne, segu­ra­men­te, la explo­sión de nacio­na­lis­mo espa­ño­lis­ta­de­bi­da­men­te ali­men­ta­da por todos los pode­res y sus medios de comu­ni­ca­ción­tras la vic­to­ria del mun­dial de fút­bol. A la “madre patria”, de inde­pen­den­cia y lus­tre, no le que­da mucho más. Unas lla­ma­das de aten­ción, y el gobierno Zapa­te­ro ha mar­ca­do el paso y don­de dije digo, hago die­go. ¿Las medi­das? Los mis­mos ajus­tes estruc­tu­ra­les que han lle­va­do a nume­ro­sos paí­ses a la ban­ca­rro­ta y al 100% de sus pue­blos al desastre[3].

Diá­lo­go social o inde­pen­den­cia de clase

El ele­men­to más des­ta­ca­do de la reali­dad en el Esta­do espa­ñol es la enor­me debi­li­dad de las orga­ni­za­cio­nes de cla­se y de los movi­mien­tos socia­les, excep­ción hecha de las nacio­na­li­da­des his­tó­ri­cas y, de for­ma des­ta­ca­da, de Eus­kal Herría.

Podría argüir­se que tal debi­li­dad es un hecho gene­ral repro­du­ci­do en otros paí­ses de la UE. En par­te es cier­to, pero sólo en par­te. En Fran­cia, Ita­lia o Por­tu­gal el sin­di­ca­lis­mo no está para tirar cohe­tes, pero se con­vo­can huel­gas y mani­fes­ta­cio­nes que son segui­das masivamente.

Aquí es nece­sa­rio hablar de Gre­cia. Sie­te huel­gas gene­ra­les, con segui­mien­to masi­vo y cre­cien­te han sido con­vo­ca­das des­de fina­les de 2009 por un sin­di­ca­to alter­na­ti­vo al ofi­cia­lis­mo de la Con­fe­de­ra­ción Euro­pea de Sin­di­ca­tos (CES): el Fren­te Uni­do de Todos los Tra­ba­ja­do­res (PAME). ¿Cómo ha sido posi­ble? ¿De la noche a la maña­na? Evi­den­te­men­te, no. El PAME como Con­fe­de­ra­ción alter­na­ti­va sur­ge en 1999 con una pro­pues­ta de lucha deci­di­da con­tra el Tra­ta­do de Maas­tricht, fren­te al “sí crí­ti­co” del sin­di­ca­lis­mo ofi­cia­lis­ta grie­go y del con­jun­to de la CES. Des­de enton­ces, su lucha cohe­ren­te, y sobre todo, su deci­di­da resis­ten­cia a los pla­nes del gobierno “socia­lis­ta” grie­go, del FMI y de la UEles han per­mi­ti­do con­tar con 700.000 afi­lia­dos, de una pobla­ción labo­ral de 3 millo­nes, con una fuer­za cre­cien­te. Las pala­bras de un diri­gen­te del PAME, en un acto con­vo­ca­do en junio en Madrid, no dejan lugar a dudas: “La CES es nues­tro enemi­go de cla­se” y “nos cons­ti­tui­mos dicien­do NO al Diá­lo­go Social­por­que con él tra­tan de impo­ner retro­ce­so tras retro­ce­so y neu­tra­li­zar la res­pues­ta de clase”.

En los tiem­pos en los que se fun­da­ba el PAME en Gre­cia, en el Esta­do espa­ñol se crea­ba la “Pla­ta­for­ma por las 35 horas por ley”, impul­sa­da por la izquier­da de IU e inte­gra­da ade­más por CGT, el sec­tor crí­ti­co de CC.OO (enton­ces en su momen­to más bri­llan­te), otros sin­di­ca­tos alter­na­ti­vos, y movi­mien­tos socia­les como el Movi­mien­to­con­tra la Euro­pa de Maas­tricht. Esta Pla­ta­for­ma se creo con el obje­ti­vo de cons­truir un nue­vo movi­mien­to obre­ro, des­de la volun­tad de lucha y la inde­pen­den­cia de cla­se, alter­na­ti­vo a CC.OO. y UGT. Ade­más se apun­ta­ba la fusión, fue­ra de cual­quier obje­ti­vo elec­to­ral, de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, sin­di­ca­les y movi­mien­tos socia­les que coin­ci­dían en situar al PSOE en la “ori­lla” del con­se­jo de admi­nis­tra­ción de la bur­gue­sía, del terro­ris­mo de esta­do y de la corrupción.

Ahí se encen­die­ron todas las alar­mas; lo que la Tran­si­ción dejó ata­do y bien ata­do, ame­na­za­ba con resur­gir. Se actuó en todos los fren­tes y se logró derro­tar el pro­yec­to: los medios de comu­ni­ca­ción exa­cer­ba­ron sus ata­ques con­tra la izquier­da de IU sim­bo­li­za­da por Anguita[4].La dere­cha de IU – mayo­ri­ta­ria en la direc­ción esta­tal y en las fede­ra­cio­nes más impor­tan­tes – boi­co­teó el pro­yec­to por acción y omi­sión – , la direc­ción del sec­tor crí­ti­co de CC.OO. no resis­tió las pre­sio­nes, yen­do de vaci­la­ción en vaci­la­ción has­ta su diso­lu­ción, y se aca­bó con el tre­men­do esfuer­zo uni­ta­rio que la Pla­ta­for­ma alumbró.

Las derro­tas tam­bién sir­ven, si se apren­de de ellas. En este caso se hun­dió el pilar polí­ti­co fun­da­men­tal – la par­te de IU que había apos­ta­do por el pro­yec­to – y el sec­tor crí­ti­co de CC.OO., pero se había rea­li­za­do el diag­nós­ti­co adecuado:

  • la irre­ver­si­bi­li­dad de la trai­ción de cla­se de las cúpu­las sin­di­ca­les y la nece­si­dad de recons­truir el movi­mien­to obre­ro des­de otras bases, e inten­ta­do actuar en consecuencia.
  • la nece­si­dad de alum­brar una izquier­da polí­ti­ca, estre­cha­men­te vin­cu­la­da al nue­vo movi­mien­to obre­ro, y que se cons­tru­ye­ra iden­ti­fi­can­do con toda cla­ri­dad al PSOE como ges­tor pri­vi­le­gia­do del capi­tal pre­ci­sa­men­te para mejor neu­tra­li­zar la res­pues­ta de cla­se y popular.
  • Otro capi­ta­lis­mo es imposible

    El debi­li­ta­mien­to elec­to­ral pro­gre­si­vo de IU, que pasó de 21 dipu­tados en 1996 a 8 en 2000, a 5 en 2004 y a 2 en 2008, se ha pro­du­ci­do al mis­mo tiem­po que su prác­ti­ca des­apa­ri­ción de la lucha rei­vin­di­ca­ti­va y de las calles. Su lar­ga ago­nía no ha impe­di­do que sus diri­gen­tes hayan pues­ta en mar­cha una supues­ta “refun­da­ción de IU”. Se tra­ta­ba, una vez más, de ver si se pes­ca­ba a algu­na o algún incau­to. Los lími­tes esta­ban cla­ra­men­te deli­mi­ta­dos. Era el retorno a las posi­cio­nes de Nue­va Izquierda[5], cuyo pri­mer acto fue el pac­to pre-elec­to­ral Fru­tos-Almu­nia en el año 2000 y que se resu­men así: el papel de IU es apo­yar al PSOE y hacer que “gire a la izquier­da”, los alia­dos “natu­ra­les” son CC.OO. yUGT y sin ellos no hay nada que hacer, el Dere­cho de Auto­de­ter­mi­na­ción sólo exis­te en los pape­les – no en la prác­ti­ca polí­ti­ca – y ni en ellos se hace el más míni­mo ges­to de denun­cia de la repre­sión o las tor­tu­ras, etc.

    En IU, redu­ci­da a una minús­cu­la pre­sen­cia ins­ti­tu­cio­nal, cuan­do ha hecho de la opción elec­to­ral su obje­ti­vo exclu­si­vo, cada vez que­dan menos mili­tan­tes que reúnan – a la vez ‑las cua­li­da­des del cono­ci­mien­to y la hon­ra­dez. Más bien es exac­ta­men­te al revés: las y los hones­tos no están infor­ma­dos y los diri­gen­tes – que obvia­men­te sí saben -, o dejan hacer, o aban­do­na­ron la hones­ti­dad entre los recuer­dos de juventud.

    Pero no se tra­ta sólo de la deca­den­cia mor­te­ci­na de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal. El hun­di­mien­to de IU y de fuer­zas polí­ti­cas que levan­ta­ron tan­tas expec­ta­ti­vas como Refun­da­ción Comu­nis­ta en Ita­lia, deja un vacío que de nin­gu­na mane­ra el sis­te­ma pue­de per­mi­tir: el ries­go de que orga­ni­za­cio­nes no con­tro­la­das pue­dan ocu­par­lo. Así,del com­ba­ti­vo movi­mien­to sur­gi­do en Seattle, Pra­ga y Géno­va, con fuer­te pre­sen­cia del movi­mien­to obre­ro – sobre todo de jóve­nes pre­ca­rios – y con volun­tad de denun­cia y con­fron­ta­ción, se pasó a un pro­ce­so de des­na­tu­ra­li­za­ción que dura 10 años. La red de foros socia­les ha sido mayo­ri­ta­ria­men­te con­tro­la­da por la social­de­mo­cra­cia con el obje­ti­vo de impe­dir que se seña­la­ra, tan­to a sus gobier­nos, como al sin­di­ca­lis­mo ofi­cial, como agen­tes pri­vi­le­gia­dos o cóm­pli­ces de la agen­da de las cla­ses dominantes.

    Des­de estas posi­cio­nes se teo­ri­zó el final del “trabajo”[6] , de la cla­se obre­ra y de la lucha de cla­ses. Según ella las fun­cio­nes del Esta­do ten­dían a des­apa­re­cer y el papel de los gobier­nos iba a ser insig­ni­fi­can­te. La toma del poder polí­ti­co por la cla­se obre­ra care­cía de sen­ti­do: la cla­se obre­ra era algo resi­dualy el poder era difu­so, no lo tenían los gobier­nos sino las cor­po­ra­cio­nes finan­cie­ras y las mul­ti­na­cio­na­les. Tam­po­co cabía hablar de impe­ria­lis­mo, sino de glo­ba­li­za­ción. Se des­ti­na­ron ríos de tin­ta a defi­nir si el movi­mien­to que debía enfren­tar este malé­fi­co engra­na­je debía lla­mar­se “anti­glo­ba­li­za­ción” – que a algu­nos pare­cía dema­sia­do radi­cal, nega­ti­vo y poco pro­po­si­ti­vo – o “alter­mun­dis­mo” que refle­ja­ba mejor la idea de que, sin des­truir nada, ni tomar el poder, se iba a crear el “otro mun­do posible”.

    La reali­dad, la úni­ca prue­ba de la ver­dad, vino pron­to a derri­bar ese cas­ti­llo de nai­pes: el 11S, Afga­nis­tán, Iraq, el incre­men­to de la repre­sión has­ta cotas has­ta enton­ces incon­ce­bi­bles en “demo­cra­cias” y, sobre todo, la feroz res­pues­ta a la cri­sis capi­ta­lis­ta eje­cu­ta­da por los gobier­nos de turno. Es decir, el Esta­do puro y duro.

    La res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta del Gobierno PSOE en el demo­le­dor ata­que con­tra la cla­se obre­ra, pre­ce­di­do por otros muchos y que no ha hecho más que empe­zar, no mere­ció men­ción algu­na, ni en el mani­fies­to de “Acti­vos con­tra la cri­sis” de Bar­ce­lo­na del 6 de junio[7], ni siquie­ra en elde ámbi­to esta­tal para la mani­fes­ta­ción de Madrid el 16 de junio, cuan­do ya se habían anun­cia­do las pri­me­ras medi­das de ajuste.

    Sus pro­pues­tas, fren­te “al uto­pis­mo de la izquier­da” son la intro­duc­ción de una tasa sobre las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras, y la eli­mi­na­ción de los paraí­sos fis­ca­les; medi­das que los pro­pios Sar­kozy y A. Mer­kel empie­zan a con­tem­plar. Aña­den dos pro­pues­tas más: “el repar­to de bie­nes, rique­za y recon­quis­ta de dere­chos y del espa­cio públi­co”. Es decir,repartir bie­nes y rique­za sin expro­piar a sus posee­do­res, recon­quis­tar dere­chos sin hablar de tocar el dere­cho sacro­san­to a la pro­pie­dad pri­va­da, ocu­par el espa­cio públi­co sin lla­mar por su nom­bre a quie­nes lo secues­tran. Y nin­gu­na denun­cia seria ni del PSOE, ni de las cúpu­las sin­di­ca­les, con la que está cayendo.

    Cuan­do dicen cómo con­se­guir­lo la cosa se acla­ra: “Es pues impro­rro­ga­ble la cons­truc­ción de un espa­cio trans­for­ma­dor, social y de izquier­das, para enfren­tar­nos a la dere­cha y para obli­gar a los y las gober­nan­tes a no seguir cer­ce­nan­do dere­chos, defen­der la demo­cra­cia, y a actuar con jus­ti­cia fis­cal y económica”[8]. Es decir, el espa­cio trans­for­ma­dor des­ti­na­do a lle­var a cabo tales tareas está inte­gra­do por PSOE, IU, CC.OO., UGT y satélites

    Las tareas de aho­ra mis­mo. La recons­truc­ción del sin­di­ca­lis­mo alternativo

    Es muy impor­tan­te iden­ti­fi­car con cla­ri­dad el peli­gro­so con­fu­sio­nis­mo que des­ti­lan estas pro­pues­tas por­que encan­di­lan a sec­to­res juve­ni­les sedu­ci­dos por su dis­cur­so “radical”.La gran­di­lo­cuen­cia y vapo­ro­si­dad de los tér­mi­nos “dic­ta­du­ra de los mer­ca­dos”, “jus­ti­cia eco­nó­mi­ca glo­bal”, jus­ti­cia fis­cal glo­bal, “alter­mun­dis­mo” se inten­ta­ma­ti­zar con la famo­sa fra­se “pien­sa en glo­bal, actúa en local”. En reali­dad, el obje­ti­vo es no pare­cer que se anda por los cerros de Úbe­da, sal­tan­do de lo macro a lo micro, sin pasar por la estruc­tu­ra de cla­se que lle­va­ría inevi­ta­ble­men­te a otras con­clu­sio­nes, y que para evi­tar moles­tias se des­ca­li­fi­ca de entra­da como “obre­ris­mo trasnochado”

    Ape­nas se ocul­ta el obje­ti­vo de situar al PSOE – y su saté­li­te IU – en el ámbi­to de la izquier­da y sobre­to­do, de actuar como muro de con­ten­ción para­im­pe­dir el sur­gi­mien­to de una izquier­da cohe­ren­te y de un movi­mien­to obre­ro que nece­sa­ria­men­te tie­ne que enfren­tar como enemi­gos de cla­se, no sólo al capi­tal, sino a quie­nes con­tri­bu­yen a sustentarlo.

    La tarea es enor­me y la nece­si­dad de ampliar la uni­dad por la base, acu­cian­te. Pero hay que iden­ti­fi­car bien al enemi­go de cla­se y sus ins­tru­men­tos. Los árbo­les no deben impe­dir ver el bos­que y que la reali­dad se con­vier­ta en un puzz­le incom­pren­si­ble, sólo abor­da­ble des­de o­nGs bien finan­cia­das por los gobier­nos. O que un movi­mien­to­pre­sun­ta­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta, con señue­los” alter­mun­dis­tas” y de lucha por “la jus­ti­cia eco­nó­mi­ca glo­bal” de a luz al ratón a pro­pues­tas como la Tasa Tobin, que sólo serán una reali­dad si sir­ve a los intere­ses del capital.

    Es un derro­che inad­mi­si­ble que las capa­ci­da­des y volun­ta­des de jóve­nes – y no tan jóve­nes –,tra­ba­ja­do­res y estu­dian­tes, se gas­ten en per­se­guir una impo­si­ble refor­ma del capi­ta­lis­mo. Hoy, más que nun­ca en la his­to­ria, la con­tra­dic­ción prin­ci­pal del sis­te­ma, aun­que no la úni­ca, es tra­ba­jo-capi­tal y para hacer­le fren­te el obje­ti­vo prio­ri­ta­rio es la cons­truc­ción del nue­vo movi­mien­to obrero.

    Que nadie se con­fun­da. La rei­vin­di­ca­ción del aná­li­sis mar­xis­ta, de la cen­tra­li­dad de la cla­se obre­ra y del socia­lis­mo como úni­ca alter­na­ti­va a la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta, no tie­ne nada que ver con vol­ver al siglo XIX​.La alian­za entre el movi­mien­to obre­ro y los movi­mien­tos socia­les está más vigen­te que nun­ca, es nece­sa­rio un replan­tea­mien­to de las for­mas de dele­ga­ción de la repre­sen­ta­ción que inclu­ya el poder deci­so­rio de la asam­blea y la revo­ca­ción de diri­gen­tes, es impres­cin­di­ble que el femi­nis­mo, de cla­se y anti­pa­triar­cal, y el eco­lo­gis­mo – inclu­yen­do el replan­tea­mien­to radi­cal de los modos de pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y con­su­mo – for­men par­te del códi­go gené­ti­co de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, y que, el inter­na­cio­na­lis­mo y el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, se iden­ti­fi­quen como la colum­na ver­te­bral que aúne la lucha por la eman­ci­pa­ción de cla­se y por la libe­ra­ción de los pue­blos, empe­zan­do des­de lue­go, por el Esta­do español.

    13 de sep­tiem­bre de 2010


    [1]Según datos del Mº de Tra­ba­jo e Inmi­gra­ción, CC.OO. y UGT per­die­ron 270.000 afi­lia­dos de tra­ba­ja­do­res ocu­pa­dos a lo lar­go de 2009. La fran­ja de edad en la que más bajas se pro­du­je­ron es entre 16 y 29 años. Los datos de CC.OO. son aún peo­res, cal­cu­lan que solo este sin­di­ca­to per­dió 250. 000.

    [2] Como mues­tra véa­se la publi­ca­ción de esta sub­ven­ción en los días pre­vios a la huel­ga de [email protected] emplea­dos públi­cos del 8 de junio de 2010. http://​www​.boe​.es/​b​o​e​/​d​i​a​s​/​2​0​1​0​/​0​5​/​1​7​/​p​d​f​s​/​B​O​E​-​A​-​2​010 – 7945.pdf

    [3] Tan­to es así que se pue­den iden­ti­fi­car los paí­ses que han segui­do los pro­gra­mas del FMI y los que no lo han hecho en fun­ción de la evo­lu­ción de su Tasa de Mor­ta­li­dad por Tuberculosis.

    Stuc­klerD, King LP, Basu S (2008) Inter­na­tio­na­tio­nal Mone­tary Fund Pro­grams and Tubercu­losis Out­co­mes in Post- Com­mu­nist Coun­tries. PLoS Med 5(7): e143.doi:10.1371/journal.pmed.0050143

    [4] Ape­nas un mes des­pués de la vota­ción par­la­men­ta­ria de la ILP de las 35 horas, que fue el fin y no el prin­ci­pio del per­se­gui­do pro­ce­so de recons­truc­ción del movi­mien­to obre­ro, Julio Angui­ta se vio for­za­do a dimi­tir tras un nue­vo agra­va­mien­to de su enfer­me­dad car­dia­ca. Le suce­dió Paco Fru­tos a fina­les de 1999, quien ini­ció inme­dia­ta­men­te la polí­ti­ca de acuer­dos con el PSOE que cul­mi­nó en el pac­to pre-elec­to­ral de 2000. IU per­dió enton­ces el 50% de su electorado.

    [5] Nue­va Izquier­da fue una corrien­te inter­na de IU duran­te la déca­da de los 90, lide­ra­da por Cris­ti­na Almei­da, Nico­lás Sar­to­rius, Die­go López Garri­do e Isa­bel Vila­llon­ga. Se carac­te­ri­zó por un crí­ti­ca feroz al plan­tea­mien­to de las “las dos ori­llas” que situa­ba en la de la dere­cha al PSOE y al PP. Aban­de­ró el lin­cha­mien­to polí­ti­co de Julio Angui­ta y de la izquier­da de IU. Fue muy apo­ya­da por el gru­po PRISA y la direc­ción de CC.OO. Dio lugar al PDNI que aca­bó en el PSOE, con sus diri­gen­tes bien situa­dos en él.

    [6]Los tra­ba­ja­do­res irían con bata blan­ca en moder­nas bici­cle­tas por los pasi­llos de las plan­tas indus­tria­les y su fun­ción sería sola­men­te poner en mar­cha y con­tro­lar los meca­nis­mos que eje­cu­ta­rían las máquinas.

    [7] http://​www​.attacpv​.info/​w​e​b​3​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​o​p​t​i​o​n​=​c​o​m​_​c​o​n​t​e​n​t​&​v​i​e​w​=​a​r​t​i​c​l​e​&​i​d​=​6​2​9​:​m​a​n​i​f​i​e​s​t​o​-​d​e​l​-​m​o​v​i​m​i​e​n​t​o​-​a​c​t​i​v​o​s​-​c​o​n​t​r​a​-​l​a​-​c​r​i​sis

    [8] http://​www​.attac​.es/​l​a​-​d​e​r​e​c​h​a​-​n​o​-​p​u​e​d​e​-​i​r​s​e​-​d​e​-​r​o​s​i​t​as/

    Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

    Share on facebook
    Share on Facebook
    Share on twitter
    Share on Twitter

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.