El peli­gro de la ilu­sión refor­mis­ta- Nines Maes­tro

Los gran­des núcleos de poder del capi­tal, loca­les e inter­na­cio­na­les, con­ti­núan con­du­cien­do y echan­do leña a la loco­mo­to­ra. Su pro­gra­ma se desa­rro­lla inmu­ta­ble. Han pla­ni­fi­ca­do sus tareas para con­se­guir sal­var los bene­fi­cios de las mul­ti­na­cio­na­les aun­que se hun­da todo lo demás, y has­ta aho­ra, nada les impi­de cum­plir­las meticu­losa­men­te. Ellos sí saben que esto es una gran gue­rra de cla­ses. Lle­van déca­das invir­tien­do enor­mes recur­sos para debi­li­tar y con­fun­dir a los pue­blos, y, sobre todo, para com­prar a las cúpu­las diri­gen­tes de la cla­se obre­ra. Con los gobier­nos nun­ca hubo pro­ble­ma, siem­pre estu­vie­ron a su ser­vi­cio. Con­ser­va­do­res y social­de­mó­cra­tas, PP y PSOE, se han tur­na­do des­de hace 30 años para demo­ler dere­chos labo­ra­les y con­quis­tas socia­les. Refor­ma labo­ral tras refor­ma, cam­bios fis­ca­les – siem­pre con más impues­tos indi­rec­tos y menos direc­tos – pri­va­ti­za­ción tras privatización.Cada vez la par­ti­ci­pa­ción de las gran­des for­tu­nas y de la patro­nal en la tar­ta social es más gran­de y la debi­li­dad de la cla­se obre­ra mayor.

La cri­sis les abre la opor­tu­ni­dad de dar pasos de gigan­te para poner la tota­li­dad de la eco­no­mía y del fun­cio­na­mien­to social a su exclu­si­vo ser­vi­cio.

Cuen­tan con un esce­na­rio más que favo­ra­ble: las izquier­das ins­ti­tu­cio­na­lesy las­di­rec­cio­nes de los supues­ta­men­te­gran­des sin­di­ca­tos, mitad com­pra­das, mitad desprestigiadas[1] y un enor­me ejér­ci­to de reser­va de para­dos y para­das obli­ga­dos a tra­ba­jar a cam­bio de cual­quier cosa. El engra­na­je ha fun­cio­na­do has­taaho­ra a la per­fec­ción: el des­em­pleo se ha dis­pa­ra­do has­ta lle­gar a casi 5 millo­nes, se ace­le­ra el recor­te y la pri­va­ti­za­ción de la sani­dad, la edu­ca­ción y los ser­vi­cios socia­les, con­ti­núan las refor­mas fis­ca­les que redu­cen impues­tos sobre el capi­tal, se han trans­fe­ri­do a la ban­ca más de 100.000 millo­nes de euros,mientras se incre­men­ta el gas­to mili­tar y de poli­cía y se man­tie­ne los gas­tos de la Casa Real y de la igle­sia cató­li­ca, sin ape­nas res­pues­tas. La gene­ro­sa finan­cia­ción de los “agen­tes socia­les” a par­tir de los Pre­su­pues­tos Gene­ra­les del Esta­do tie­ne que ver direc­ta­men­te con esta situación[2]

Cuan­do se ha tra­ta­do de dar una nue­va vuel­ta de tuer­ca y de impo­ner dis­ci­pli­na pre­to­ria­na en deter­mi­na­dos gobier­nos euro­peos, como el de Gre­cia y el del Esta­do espa­ñol, ha resul­ta­do muy efi­caz la tría­da Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), UE y Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE). El reto era tan impor­tan­te que valía la pena pagar el pea­je de dejar al des­cu­bier­to quién de ver­dad man­da en cada Esta­do y que, de sobe­ra­nía de ver­dad, ni miji­ta. De ahí vie­ne, segu­ra­men­te, la explo­sión de nacio­na­lis­mo espa­ño­lis­ta­de­bi­da­men­te ali­men­ta­da por todos los pode­res y sus medios de comu­ni­ca­ción­tras la vic­to­ria del mun­dial de fút­bol. A la “madre patria”, de inde­pen­den­cia y lus­tre, no le que­da mucho más. Unas lla­ma­das de aten­ción, y el gobierno Zapa­te­ro ha mar­ca­do el paso y don­de dije digo, hago die­go. ¿Las medi­das? Los mis­mos ajus­tes estruc­tu­ra­les que han lle­va­do a nume­ro­sos paí­ses a la ban­ca­rro­ta y al 100% de sus pue­blos al desastre[3].

Diá­lo­go social o inde­pen­den­cia de cla­se

El ele­men­to más des­ta­ca­do de la reali­dad en el Esta­do espa­ñol es la enor­me debi­li­dad de las orga­ni­za­cio­nes de cla­se y de los movi­mien­tos socia­les, excep­ción hecha de las nacio­na­li­da­des his­tó­ri­cas y, de for­ma des­ta­ca­da, de Eus­kal Herría.

Podría argüir­se que tal debi­li­dad es un hecho gene­ral repro­du­ci­do en otros paí­ses de la UE. En par­te es cier­to, pero sólo en par­te. En Fran­cia, Ita­lia o Por­tu­gal el sin­di­ca­lis­mo no está para tirar cohe­tes, pero se con­vo­can huel­gas y mani­fes­ta­cio­nes que son segui­das masi­va­men­te.

Aquí es nece­sa­rio hablar de Gre­cia. Sie­te huel­gas gene­ra­les, con segui­mien­to masi­vo y cre­cien­te han sido con­vo­ca­das des­de fina­les de 2009 por un sin­di­ca­to alter­na­ti­vo al ofi­cia­lis­mo de la Con­fe­de­ra­ción Euro­pea de Sin­di­ca­tos (CES): el Fren­te Uni­do de Todos los Tra­ba­ja­do­res (PAME). ¿Cómo ha sido posi­ble? ¿De la noche a la maña­na? Evi­den­te­men­te, no. El PAME como Con­fe­de­ra­ción alter­na­ti­va sur­ge en 1999 con una pro­pues­ta de lucha deci­di­da con­tra el Tra­ta­do de Maas­tricht, fren­te al “sí crí­ti­co” del sin­di­ca­lis­mo ofi­cia­lis­ta grie­go y del con­jun­to de la CES. Des­de enton­ces, su lucha cohe­ren­te, y sobre todo, su deci­di­da resis­ten­cia a los pla­nes del gobierno “socia­lis­ta” grie­go, del FMI y de la UEles han per­mi­ti­do con­tar con 700.000 afi­lia­dos, de una pobla­ción labo­ral de 3 millo­nes, con una fuer­za cre­cien­te. Las pala­bras de un diri­gen­te del PAME, en un acto con­vo­ca­do en junio en Madrid, no dejan lugar a dudas: “La CES es nues­tro enemi­go de cla­se” y “nos cons­ti­tui­mos dicien­do NO al Diá­lo­go Social­por­que con él tra­tan de impo­ner retro­ce­so tras retro­ce­so y neu­tra­li­zar la res­pues­ta de cla­se”.

En los tiem­pos en los que se fun­da­ba el PAME en Gre­cia, en el Esta­do espa­ñol se crea­ba la “Pla­ta­for­ma por las 35 horas por ley”, impul­sa­da por la izquier­da de IU e inte­gra­da ade­más por CGT, el sec­tor crí­ti­co de CC.OO (enton­ces en su momen­to más bri­llan­te), otros sin­di­ca­tos alter­na­ti­vos, y movi­mien­tos socia­les como el Movi­mien­to­con­tra la Euro­pa de Maas­tricht. Esta Pla­ta­for­ma se creo con el obje­ti­vo de cons­truir un nue­vo movi­mien­to obre­ro, des­de la volun­tad de lucha y la inde­pen­den­cia de cla­se, alter­na­ti­vo a CC.OO. y UGT. Ade­más se apun­ta­ba la fusión, fue­ra de cual­quier obje­ti­vo elec­to­ral, de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, sin­di­ca­les y movi­mien­tos socia­les que coin­ci­dían en situar al PSOE en la “ori­lla” del con­se­jo de admi­nis­tra­ción de la bur­gue­sía, del terro­ris­mo de esta­do y de la corrup­ción.

Ahí se encen­die­ron todas las alar­mas; lo que la Tran­si­ción dejó ata­do y bien ata­do, ame­na­za­ba con resur­gir. Se actuó en todos los fren­tes y se logró derro­tar el pro­yec­to: los medios de comu­ni­ca­ción exa­cer­ba­ron sus ata­ques con­tra la izquier­da de IU sim­bo­li­za­da por Anguita[4].La dere­cha de IU – mayo­ri­ta­ria en la direc­ción esta­tal y en las fede­ra­cio­nes más impor­tan­tes – boi­co­teó el pro­yec­to por acción y omi­sión – , la direc­ción del sec­tor crí­ti­co de CC.OO. no resis­tió las pre­sio­nes, yen­do de vaci­la­ción en vaci­la­ción has­ta su diso­lu­ción, y se aca­bó con el tre­men­do esfuer­zo uni­ta­rio que la Pla­ta­for­ma alum­bró.

Las derro­tas tam­bién sir­ven, si se apren­de de ellas. En este caso se hun­dió el pilar polí­ti­co fun­da­men­tal – la par­te de IU que había apos­ta­do por el pro­yec­to – y el sec­tor crí­ti­co de CC.OO., pero se había rea­li­za­do el diag­nós­ti­co ade­cua­do:

  • la irre­ver­si­bi­li­dad de la trai­ción de cla­se de las cúpu­las sin­di­ca­les y la nece­si­dad de recons­truir el movi­mien­to obre­ro des­de otras bases, e inten­ta­do actuar en con­se­cuen­cia.
  • la nece­si­dad de alum­brar una izquier­da polí­ti­ca, estre­cha­men­te vin­cu­la­da al nue­vo movi­mien­to obre­ro, y que se cons­tru­ye­ra iden­ti­fi­can­do con toda cla­ri­dad al PSOE como ges­tor pri­vi­le­gia­do del capi­tal pre­ci­sa­men­te para mejor neu­tra­li­zar la res­pues­ta de cla­se y popu­lar.
  • Otro capi­ta­lis­mo es impo­si­ble

    El debi­li­ta­mien­to elec­to­ral pro­gre­si­vo de IU, que pasó de 21 dipu­tados en 1996 a 8 en 2000, a 5 en 2004 y a 2 en 2008, se ha pro­du­ci­do al mis­mo tiem­po que su prác­ti­ca des­apa­ri­ción de la lucha rei­vin­di­ca­ti­va y de las calles. Su lar­ga ago­nía no ha impe­di­do que sus diri­gen­tes hayan pues­ta en mar­cha una supues­ta “refun­da­ción de IU”. Se tra­ta­ba, una vez más, de ver si se pes­ca­ba a algu­na o algún incau­to. Los lími­tes esta­ban cla­ra­men­te deli­mi­ta­dos. Era el retorno a las posi­cio­nes de Nue­va Izquierda[5], cuyo pri­mer acto fue el pac­to pre-elec­to­ral Fru­tos-Almu­nia en el año 2000 y que se resu­men así: el papel de IU es apo­yar al PSOE y hacer que “gire a la izquier­da”, los alia­dos “natu­ra­les” son CC.OO. yUGT y sin ellos no hay nada que hacer, el Dere­cho de Auto­de­ter­mi­na­ción sólo exis­te en los pape­les – no en la prác­ti­ca polí­ti­ca – y ni en ellos se hace el más míni­mo ges­to de denun­cia de la repre­sión o las tor­tu­ras, etc.

    En IU, redu­ci­da a una minús­cu­la pre­sen­cia ins­ti­tu­cio­nal, cuan­do ha hecho de la opción elec­to­ral su obje­ti­vo exclu­si­vo, cada vez que­dan menos mili­tan­tes que reúnan – a la vez ‑las cua­li­da­des del cono­ci­mien­to y la hon­ra­dez. Más bien es exac­ta­men­te al revés: las y los hones­tos no están infor­ma­dos y los diri­gen­tes – que obvia­men­te sí saben -, o dejan hacer, o aban­do­na­ron la hones­ti­dad entre los recuer­dos de juven­tud.

    Pero no se tra­ta sólo de la deca­den­cia mor­te­ci­na de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal. El hun­di­mien­to de IU y de fuer­zas polí­ti­cas que levan­ta­ron tan­tas expec­ta­ti­vas como Refun­da­ción Comu­nis­ta en Ita­lia, deja un vacío que de nin­gu­na mane­ra el sis­te­ma pue­de per­mi­tir: el ries­go de que orga­ni­za­cio­nes no con­tro­la­das pue­dan ocu­par­lo. Así,del com­ba­ti­vo movi­mien­to sur­gi­do en Seattle, Pra­ga y Géno­va, con fuer­te pre­sen­cia del movi­mien­to obre­ro – sobre todo de jóve­nes pre­ca­rios – y con volun­tad de denun­cia y con­fron­ta­ción, se pasó a un pro­ce­so de des­na­tu­ra­li­za­ción que dura 10 años. La red de foros socia­les ha sido mayo­ri­ta­ria­men­te con­tro­la­da por la social­de­mo­cra­cia con el obje­ti­vo de impe­dir que se seña­la­ra, tan­to a sus gobier­nos, como al sin­di­ca­lis­mo ofi­cial, como agen­tes pri­vi­le­gia­dos o cóm­pli­ces de la agen­da de las cla­ses domi­nan­tes.

    Des­de estas posi­cio­nes se teo­ri­zó el final del “trabajo”[6] , de la cla­se obre­ra y de la lucha de cla­ses. Según ella las fun­cio­nes del Esta­do ten­dían a des­apa­re­cer y el papel de los gobier­nos iba a ser insig­ni­fi­can­te. La toma del poder polí­ti­co por la cla­se obre­ra care­cía de sen­ti­do: la cla­se obre­ra era algo resi­dualy el poder era difu­so, no lo tenían los gobier­nos sino las cor­po­ra­cio­nes finan­cie­ras y las mul­ti­na­cio­na­les. Tam­po­co cabía hablar de impe­ria­lis­mo, sino de glo­ba­li­za­ción. Se des­ti­na­ron ríos de tin­ta a defi­nir si el movi­mien­to que debía enfren­tar este malé­fi­co engra­na­je debía lla­mar­se “anti­glo­ba­li­za­ción” – que a algu­nos pare­cía dema­sia­do radi­cal, nega­ti­vo y poco pro­po­si­ti­vo – o “alter­mun­dis­mo” que refle­ja­ba mejor la idea de que, sin des­truir nada, ni tomar el poder, se iba a crear el “otro mun­do posi­ble”.

    La reali­dad, la úni­ca prue­ba de la ver­dad, vino pron­to a derri­bar ese cas­ti­llo de nai­pes: el 11S, Afga­nis­tán, Iraq, el incre­men­to de la repre­sión has­ta cotas has­ta enton­ces incon­ce­bi­bles en “demo­cra­cias” y, sobre todo, la feroz res­pues­ta a la cri­sis capi­ta­lis­ta eje­cu­ta­da por los gobier­nos de turno. Es decir, el Esta­do puro y duro.

    La res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta del Gobierno PSOE en el demo­le­dor ata­que con­tra la cla­se obre­ra, pre­ce­di­do por otros muchos y que no ha hecho más que empe­zar, no mere­ció men­ción algu­na, ni en el mani­fies­to de “Acti­vos con­tra la cri­sis” de Bar­ce­lo­na del 6 de junio[7], ni siquie­ra en elde ámbi­to esta­tal para la mani­fes­ta­ción de Madrid el 16 de junio, cuan­do ya se habían anun­cia­do las pri­me­ras medi­das de ajus­te.

    Sus pro­pues­tas, fren­te “al uto­pis­mo de la izquier­da” son la intro­duc­ción de una tasa sobre las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras, y la eli­mi­na­ción de los paraí­sos fis­ca­les; medi­das que los pro­pios Sar­kozy y A. Mer­kel empie­zan a con­tem­plar. Aña­den dos pro­pues­tas más: “el repar­to de bie­nes, rique­za y recon­quis­ta de dere­chos y del espa­cio públi­co”. Es decir,repartir bie­nes y rique­za sin expro­piar a sus posee­do­res, recon­quis­tar dere­chos sin hablar de tocar el dere­cho sacro­san­to a la pro­pie­dad pri­va­da, ocu­par el espa­cio públi­co sin lla­mar por su nom­bre a quie­nes lo secues­tran. Y nin­gu­na denun­cia seria ni del PSOE, ni de las cúpu­las sin­di­ca­les, con la que está cayen­do.

    Cuan­do dicen cómo con­se­guir­lo la cosa se acla­ra: “Es pues impro­rro­ga­ble la cons­truc­ción de un espa­cio trans­for­ma­dor, social y de izquier­das, para enfren­tar­nos a la dere­cha y para obli­gar a los y las gober­nan­tes a no seguir cer­ce­nan­do dere­chos, defen­der la demo­cra­cia, y a actuar con jus­ti­cia fis­cal y económica”[8]. Es decir, el espa­cio trans­for­ma­dor des­ti­na­do a lle­var a cabo tales tareas está inte­gra­do por PSOE, IU, CC.OO., UGT y saté­li­tes

    Las tareas de aho­ra mis­mo. La recons­truc­ción del sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo

    Es muy impor­tan­te iden­ti­fi­car con cla­ri­dad el peli­gro­so con­fu­sio­nis­mo que des­ti­lan estas pro­pues­tas por­que encan­di­lan a sec­to­res juve­ni­les sedu­ci­dos por su dis­cur­so “radical”.La gran­di­lo­cuen­cia y vapo­ro­si­dad de los tér­mi­nos “dic­ta­du­ra de los mer­ca­dos”, “jus­ti­cia eco­nó­mi­ca glo­bal”, jus­ti­cia fis­cal glo­bal, “alter­mun­dis­mo” se inten­ta­ma­ti­zar con la famo­sa fra­se “pien­sa en glo­bal, actúa en local”. En reali­dad, el obje­ti­vo es no pare­cer que se anda por los cerros de Úbe­da, sal­tan­do de lo macro a lo micro, sin pasar por la estruc­tu­ra de cla­se que lle­va­ría inevi­ta­ble­men­te a otras con­clu­sio­nes, y que para evi­tar moles­tias se des­ca­li­fi­ca de entra­da como “obre­ris­mo tras­no­cha­do”

    Ape­nas se ocul­ta el obje­ti­vo de situar al PSOE – y su saté­li­te IU – en el ámbi­to de la izquier­da y sobre­to­do, de actuar como muro de con­ten­ción para­im­pe­dir el sur­gi­mien­to de una izquier­da cohe­ren­te y de un movi­mien­to obre­ro que nece­sa­ria­men­te tie­ne que enfren­tar como enemi­gos de cla­se, no sólo al capi­tal, sino a quie­nes con­tri­bu­yen a sus­ten­tar­lo.

    La tarea es enor­me y la nece­si­dad de ampliar la uni­dad por la base, acu­cian­te. Pero hay que iden­ti­fi­car bien al enemi­go de cla­se y sus ins­tru­men­tos. Los árbo­les no deben impe­dir ver el bos­que y que la reali­dad se con­vier­ta en un puzz­le incom­pren­si­ble, sólo abor­da­ble des­de o­nGs bien finan­cia­das por los gobier­nos. O que un movi­mien­to­pre­sun­ta­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta, con señue­los” alter­mun­dis­tas” y de lucha por “la jus­ti­cia eco­nó­mi­ca glo­bal” de a luz al ratón a pro­pues­tas como la Tasa Tobin, que sólo serán una reali­dad si sir­ve a los intere­ses del capi­tal.

    Es un derro­che inad­mi­si­ble que las capa­ci­da­des y volun­ta­des de jóve­nes – y no tan jóve­nes –,tra­ba­ja­do­res y estu­dian­tes, se gas­ten en per­se­guir una impo­si­ble refor­ma del capi­ta­lis­mo. Hoy, más que nun­ca en la his­to­ria, la con­tra­dic­ción prin­ci­pal del sis­te­ma, aun­que no la úni­ca, es tra­ba­jo-capi­tal y para hacer­le fren­te el obje­ti­vo prio­ri­ta­rio es la cons­truc­ción del nue­vo movi­mien­to obre­ro.

    Que nadie se con­fun­da. La rei­vin­di­ca­ción del aná­li­sis mar­xis­ta, de la cen­tra­li­dad de la cla­se obre­ra y del socia­lis­mo como úni­ca alter­na­ti­va a la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta, no tie­ne nada que ver con vol­ver al siglo XIX​.La alian­za entre el movi­mien­to obre­ro y los movi­mien­tos socia­les está más vigen­te que nun­ca, es nece­sa­rio un replan­tea­mien­to de las for­mas de dele­ga­ción de la repre­sen­ta­ción que inclu­ya el poder deci­so­rio de la asam­blea y la revo­ca­ción de diri­gen­tes, es impres­cin­di­ble que el femi­nis­mo, de cla­se y anti­pa­triar­cal, y el eco­lo­gis­mo – inclu­yen­do el replan­tea­mien­to radi­cal de los modos de pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y con­su­mo – for­men par­te del códi­go gené­ti­co de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, y que, el inter­na­cio­na­lis­mo y el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, se iden­ti­fi­quen como la colum­na ver­te­bral que aúne la lucha por la eman­ci­pa­ción de cla­se y por la libe­ra­ción de los pue­blos, empe­zan­do des­de lue­go, por el Esta­do espa­ñol.

    13 de sep­tiem­bre de 2010


    [1]Según datos del Mº de Tra­ba­jo e Inmi­gra­ción, CC.OO. y UGT per­die­ron 270.000 afi­lia­dos de tra­ba­ja­do­res ocu­pa­dos a lo lar­go de 2009. La fran­ja de edad en la que más bajas se pro­du­je­ron es entre 16 y 29 años. Los datos de CC.OO. son aún peo­res, cal­cu­lan que solo este sin­di­ca­to per­dió 250. 000.

    [2] Como mues­tra véa­se la publi­ca­ción de esta sub­ven­ción en los días pre­vios a la huel­ga de [email protected] emplea­dos públi­cos del 8 de junio de 2010. http://​www​.boe​.es/​b​o​e​/​d​i​a​s​/​2​0​1​0​/​0​5​/​1​7​/​p​d​f​s​/​B​O​E​-​A​-​2​010 – 7945.pdf

    [3] Tan­to es así que se pue­den iden­ti­fi­car los paí­ses que han segui­do los pro­gra­mas del FMI y los que no lo han hecho en fun­ción de la evo­lu­ción de su Tasa de Mor­ta­li­dad por Tubercu­losis.

    Stuc­klerD, King LP, Basu S (2008) Inter­na­tio­na­tio­nal Mone­tary Fund Pro­grams and Tubercu­losis Out­co­mes in Post- Com­mu­nist Coun­tries. PLoS Med 5(7): e143.doi:10.1371/journal.pmed.0050143

    [4] Ape­nas un mes des­pués de la vota­ción par­la­men­ta­ria de la ILP de las 35 horas, que fue el fin y no el prin­ci­pio del per­se­gui­do pro­ce­so de recons­truc­ción del movi­mien­to obre­ro, Julio Angui­ta se vio for­za­do a dimi­tir tras un nue­vo agra­va­mien­to de su enfer­me­dad car­dia­ca. Le suce­dió Paco Fru­tos a fina­les de 1999, quien ini­ció inme­dia­ta­men­te la polí­ti­ca de acuer­dos con el PSOE que cul­mi­nó en el pac­to pre-elec­to­ral de 2000. IU per­dió enton­ces el 50% de su elec­to­ra­do.

    [5] Nue­va Izquier­da fue una corrien­te inter­na de IU duran­te la déca­da de los 90, lide­ra­da por Cris­ti­na Almei­da, Nico­lás Sar­to­rius, Die­go López Garri­do e Isa­bel Vila­llon­ga. Se carac­te­ri­zó por un crí­ti­ca feroz al plan­tea­mien­to de las “las dos ori­llas” que situa­ba en la de la dere­cha al PSOE y al PP. Aban­de­ró el lin­cha­mien­to polí­ti­co de Julio Angui­ta y de la izquier­da de IU. Fue muy apo­ya­da por el gru­po PRISA y la direc­ción de CC.OO. Dio lugar al PDNI que aca­bó en el PSOE, con sus diri­gen­tes bien situa­dos en él.

    [6]Los tra­ba­ja­do­res irían con bata blan­ca en moder­nas bici­cle­tas por los pasi­llos de las plan­tas indus­tria­les y su fun­ción sería sola­men­te poner en mar­cha y con­tro­lar los meca­nis­mos que eje­cu­ta­rían las máqui­nas.

    [7] http://​www​.attacpv​.info/​w​e​b​3​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​o​p​t​i​o​n​=​c​o​m​_​c​o​n​t​e​n​t​&​v​i​e​w​=​a​r​t​i​c​l​e​&​i​d​=​6​2​9​:​m​a​n​i​f​i​e​s​t​o​-​d​e​l​-​m​o​v​i​m​i​e​n​t​o​-​a​c​t​i​v​o​s​-​c​o​n​t​r​a​-​l​a​-​c​r​i​sis

    [8] http://​www​.attac​.es/​l​a​-​d​e​r​e​c​h​a​-​n​o​-​p​u​e​d​e​-​i​r​s​e​-​d​e​-​r​o​s​i​t​as/

    Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

    Share on facebook
    Share on Facebook
    Share on twitter
    Share on Twitter

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *