No caer en pro­vo­ca­cio­nes, no ir a la mani. Dejar solos a Ares, la Audien­cia Nacio­nal y los mer­ce­na­rios de la plu­ma hoy.

Esta­mos ante una nue­va vuel­ta de tuer­ca del apa­ra­to polí­ti­co, mediá­ti­co, repre­si­vo, para – judi­cial. Su últi­ma aza­ña hoy es la prohi­bi­ción de un acto con­vo­ca­do por el cono­ci­do miem­bro de Eus­ko Alkar­ta­su­na Sabin Intxau­rra­ga. Ya ni los miem­bros de EA pue­den con­vo­car a mani­fes­tar­se. En la Espa­ña cañí solo se pue­de salir a la calle con­tra ETA o a favor de sus selec­cio­nes depor­ti­vas, la inte­li­gen­cia nun­ca ha sido el fuer­te del espa­ño­lis­mo así que ha deci­di­do cavar su fosa al gri­to de ¡Arri­ba España!.

Cre­cen los ner­vios en el nacio­nal – cato­li­cis­mo espa­ñol, sacan de paseo al gol­pis­ta López mien­tras su mano dere­cha, el neo fas­cis­ta Ares ame­na­za con la vio­len­cia pro­pia de los rene­ga­dos de la demo­cra­cia que han opta­do por la tran­sac­ción con el fas­cis­mo. El PSOE apun­ta polí­ti­ca­men­te para que la Audien­cia Nacio­nal, tri­bu­nal de excep­ción prohí­ba moverse.

Demues­tren quie­nes les toca que en la Eus­kal Herria ocu­pa­da por la ultra­de­re­cha espa­ño­la gol­pis­ta se pue­den defen­der de for­ma pací­fi­ca, todas las ideas…a uste­des corres­pon­de la car­ga de la prueba.

Por [email protected], no nos espe­ren para su show, nos vere­mos en una mani­fes­ta­ción de masas, no les que­pa duda algu­na. El men­sa­je de Eus­kal Herria lle­ga­rá a la tar­de, [email protected] a las noticias. 

Un abra­zo espe­cial para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor y la juven­tud de Cata­lun­ya, el día en que los pode­res fác­ti­cos espa­ño­les han deci­di­do por las armas evi­tar que nues­tros dos pue­blos cami­nen jun­tos el 11 de sep­tiem­bre por las liber­ta­des demo­crá­ti­cas, otro para quie­nes des­de cual­quier lugar del mun­do asis­ten per­ple­jos a la invo­lu­ción neo fran­quis­ta espa­ño­la, es tiem­po de lucha para alcan­zar las liber­ta­des cer­ce­na­das por el fran­quis­mo maqui­lla­do, esta prohi­bi­ción es una prue­ba más del carác­ter anti­de­mo­crá­ti­co de la monar­quía espa­ño­la y de quie­nes la apoyan.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.