Men­sa­je en la pre­sen­ta­ción de “La con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca”… – Fidel Castro

Esta­mos en un momen­to excep­cio­nal de la His­to­ria humana.

En estos días se cum­plen los pla­zos con­ce­di­dos por el Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das para que Irán cum­pla las exi­gen­cias, dic­ta­das por Esta­dos Uni­dos, rela­cio­na­das con las inves­ti­ga­cio­nes nuclea­res, y el enri­que­ci­mien­to de ura­nio para fines médi­cos y la pro­duc­ción de ener­gía eléctrica.

Es lo úni­co que se le pue­de probar.

El temor de que bus­ca la pro­duc­ción de arma­men­to nuclear, es sólo una suposición.

En torno al deli­ca­do pro­ble­ma, Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos occi­den­ta­les, entre ellos, dos de las cin­co poten­cias nuclea­res con dere­cho a veto, Fran­cia y el Rei­no Uni­do, apo­ya­dos por las poten­cias capi­ta­lis­tas más ricas y desa­rro­lla­das del mun­do, han pro­mo­vi­do un núme­ro cre­cien­te de san­cio­nes con­tra Irán, un rico país petro­le­ro y de reli­gión musul­ma­na. Hoy las medi­das apro­ba­das inclu­yen la ins­pec­ción de sus mer­can­tes, y durí­si­mas san­cio­nes eco­nó­mi­cas que con­du­cen a la estran­gu­la­ción de su economía.

He segui­do de cer­ca los gra­ves peli­gros que encie­rra aque­lla situa­ción, ya que de pro­du­cir­se un esta­lli­do béli­co en ese pun­to, la gue­rra rápi­da­men­te se tor­na­ría nuclear, de con­se­cuen­cias leta­les para el res­to del planeta.

No bus­ca­ba publi­ci­dad o sen­sa­cio­na­lis­mo al seña­lar esos peli­gros. Sen­ci­lla­men­te, aler­tar a la opi­nión mun­dial con la espe­ran­za de que, adver­ti­da de tan gra­ve peli­gro, pue­da con­tri­buir a evitarlo.

Al menos, se ha logra­do atraer la aten­ción sobre un pro­ble­ma que ni siquie­ra se men­cio­na­ba en los gran­des medios de opi­nión mundial.

Ello me obli­ga a uti­li­zar una par­te del tiem­po des­ti­na­do al lan­za­mien­to de este libro, en cuya publi­ca­ción tra­ba­ja­mos con ahín­co. No que­ría que coin­ci­die­ra con los días 7 y 9. En el pri­me­ro se cum­plen los 90 días dis­pues­tos por el Con­se­jo de Segu­ri­dad, para cono­cer si Irán cum­plió o no, con el requi­si­to de auto­ri­zar la ins­pec­ción de sus mer­can­tes. La otra fecha, seña­la el cum­pli­mien­to de los tres meses de pla­zo seña­la­dos en la Reso­lu­ción del 9 de junio, posi­ble­men­te dicho pla­zo era la inten­ción del Consejo.

Has­ta aho­ra, sólo tene­mos la insó­li­ta decla­ra­ción del Direc­tor Gene­ral de la OIEA (Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca), el japo­nés Yuki­ya Amano, un hom­bre de los yan­kis. Este echó toda la leña al fue­go y, como Pon­cio Pila­to, se lavó las manos.

Un por­ta­voz del Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res de Irán comen­ta con mere­ci­do des­pre­cio su decla­ra­ción. Un des­pa­cho noti­cio­so de la agen­cia EFE, seña­la que su afir­ma­ción de que “‘Nues­tros ami­gos no deben preo­cu­par­se, ya que no cree­mos que nues­tra región esté en con­di­cio­nes para nue­vas aven­tu­ras mili­ta­res’, e ‘Irán está total­men­te pre­pa­ra­do para res­pon­der fren­te a cual­quier inva­sión mili­tar’ era una obvia refe­ren­cia al líder cubano Fidel Cas­tro, ‘quien aler­tó de la posi­bi­li­dad de un ata­que nuclear israe­lí a Irán con el apo­yo de Esta­dos Unidos’.”

Las noti­cias sobre el tema se suce­den, y se mez­clan con otras de nota­ble repercusión.

El perio­dis­ta Jef­frey Gold­berg, de la revis­ta The Atlan­tic, ya cono­ci­do por nues­tro públi­co, publi­ca par­tes de la lar­ga entre­vis­ta sos­te­ni­da con­mi­go, algu­nos de cuyos pun­tos intere­san­tes ha ido pro­gra­man­do, antes de un futu­ro y exten­so artículo.

“Hubo muchas cosas extra­ñas duran­te mi recien­te estan­cia en la Haba­na, […] ―cuen­ta él― pero una de las más inusua­les fue el nivel de auto examen de Fidel Cas­tro. […] pero el hecho de que Cas­tro estu­vie­ra dis­pues­to a admi­tir que había come­ti­do un error en un momen­to cru­cial de la Cri­sis de los Misi­les en Cuba pare­cía algo ver­da­de­ra­men­te sor­pren­den­te […] que se arre­pen­tía de haber­le pedi­do a Jrus­chov que lan­za­ra los cohe­tes nuclea­res con­tra los Esta­dos Uni­dos.” Es cier­to, que me abor­dó el tema y me hizo la pre­gun­ta. Tex­tual­men­te, como él lo expo­ne en una pri­me­ra par­te de su repor­ta­je, sus pala­bras fue­ron: “Le pre­gun­té: En cier­to momen­to pare­cía lógi­co que usted le reco­men­da­ra a los sovié­ti­cos que bom­bar­dea­sen a los Esta­dos Uni­dos. ¿Lo que usted reco­men­dó aún le pare­ce lógi­co en estos momen­tos? Fidel res­pon­dió: Des­pués de haber vis­to lo que he vis­to, y de haber sabi­do lo que aho­ra sé, no valía la pena en lo absoluto.”

Yo le había expli­ca­do bien, y cons­ta por escri­to, el con­te­ni­do del men­sa­je “…si Esta­dos Uni­dos inva­día a Cuba, país con armas nuclea­res rusas, en esas cir­cuns­tan­cias no debía dejar­se dar el pri­mer gol­pe, como el que ases­ta­ron a la URSS cuan­do el 22 de junio de 1941, el ejér­ci­to ale­mán y todas las fuer­zas de Euro­pa ata­ca­ron a la URSS.”

Pue­de obser­var­se que de esa bre­ve alu­sión al tema, en la segun­da par­te de la entre­ga al públi­co de esa noti­cia, el lec­tor no podría per­ca­tar­se de que “si Esta­dos Uni­dos inva­día a Cuba, país con armas nuclea­res rusas”, en ese caso yo reco­men­da­ba impe­dir que el enemi­go ases­ta­ra el pri­mer gol­pe, ni tam­po­co de la pro­fun­da iro­nía de mi res­pues­ta “…de haber sabi­do lo que aho­ra sé…”, en obvia refe­ren­cia a la trai­ción come­ti­da por un Pre­si­den­te de Rusia que, satu­ra­do de sus­tan­cia etí­li­ca, entre­gó a Esta­dos Uni­dos los más impor­tan­tes secre­tos mili­ta­res de aquel país.

En otro momen­to de la con­ver­sa­ción Gold­berg cuen­ta: “le pre­gun­té si él creía que el mode­lo cubano era algo que aún valía la pena expor­tar.” Es evi­den­te que esa pre­gun­ta lle­va­ba implí­ci­ta la teo­ría de que Cuba expor­ta­ba la Revo­lu­ción. Le res­pon­do “El mode­lo cubano ya no fun­cio­na ni siquie­ra para noso­tros.” Se lo expre­sé sin amar­gu­ra ni preo­cu­pa­ción. Me divier­to aho­ra al ver cómo él lo inter­pre­tó al pie de la letra, y con­sul­tó, por lo que dice, con Julia Sweig, ana­lis­ta del CFR que lo acom­pa­ñó, y ela­bo­ró la teo­ría que expu­so. Pero lo real es que mi res­pues­ta sig­ni­fi­ca­ba exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que ambos perio­dis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos inter­pre­ta­ron sobre el mode­lo cubano.

Mi idea, como todo el mun­do cono­ce, es que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta ya no sir­ve ni para Esta­dos Uni­dos ni para el mun­do, al que con­du­ce de cri­sis en cri­sis, que son cada vez más gra­ves, glo­ba­les y repe­ti­das, de las cua­les no pue­de esca­par. Cómo podría ser­vir seme­jan­te sis­te­ma para un país socia­lis­ta como Cuba.

Muchos ami­gos ára­bes, al escu­char que me entre­vis­té con Gold­berg, se preo­cu­pa­ron y envia­ron men­sa­jes seña­lán­do­lo como “el mayor defen­sor del Sionismo”.

De todo esto se pue­de dedu­cir la gran con­fu­sión que exis­te en el mun­do. Espe­ro, por ello, que lo que les cuen­to sobre mi pen­sa­mien­to sea útil.

Las ideas expues­tas por mí, están con­te­ni­das en 333 Refle­xio­nes, vean que casua­li­dad, y de ellas, las últi­mas 26 están refe­ri­das exclu­si­va­men­te a los pro­ble­mas del medio ambien­te y al inmi­nen­te peli­gro de una con­fla­gra­ción nuclear.

Aho­ra debo aña­dir en muy bre­ve síntesis.

Siem­pre he con­de­na­do el Holo­caus­to. En las Refle­xio­nes “El dis­cur­so de Oba­ma en el Cai­ro”, “El zar­pa­zo al ace­cho” y “La opi­nión de un exper­to”, lo expu­se con toda claridad.

Nun­ca he sido enemi­go del pue­blo hebreo, en el que admi­ro su capa­ci­dad de resis­tir duran­te dos mil años la dis­per­sión y la per­se­cu­ción. Muchos de los más bri­llan­tes talen­tos, Car­los Marx y Albert Eins­tein, fue­ron judíos, por­que es una nación en la que los más inte­li­gen­tes sobre­vi­vían, en vir­tud de una Ley natu­ral. En nues­tro país, y en el mun­do, fue­ron per­se­gui­dos y calum­nia­dos. Pero esto es sólo un frag­men­to de las ideas que defiendo.

Ellos no fue­ron los úni­cos per­se­gui­dos y calum­nia­dos por sus creen­cias. Los musul­ma­nes, duran­te bas­tan­te más de 12 siglos, fue­ron ata­ca­dos y per­se­gui­dos por los cris­tia­nos euro­peos, debi­do a sus creen­cias, como lo habían sido los pri­me­ros cris­tia­nos en la anti­gua Roma antes de con­ver­tir­se en la reli­gión ofi­cial de aquel impe­rio. La his­to­ria debe ser admi­ti­da y recor­da­da tal como es, con sus trá­gi­cas reali­da­des y sus fero­ces gue­rras. De eso he habla­do y, por ello, con toda razón expli­co los peli­gros que hoy corre la huma­ni­dad, cuan­do estas se han trans­for­ma­do en el mayor ries­go de sui­ci­dio para nues­tra frá­gil especie.

Si a eso le aña­die­ra una gue­rra con Irán, aun­que fue­se de carác­ter con­ven­cio­nal, más val­dría que Esta­dos Uni­dos apa­ga­ra la luz y se des­pi­die­ra. ¿Cómo podría resis­tir una gue­rra con­tra 1 500 millo­nes de musulmanes?

Defen­der la paz no sig­ni­fi­ca, para un ver­da­de­ro revo­lu­cio­na­rio, renun­ciar a los prin­ci­pios de jus­ti­cia, sin los cua­les, la vida huma­na y la socie­dad care­ce­rían de sentido.

Sigo pen­san­do que Gold­berg es un gran perio­dis­ta, capaz de expo­ner con ame­ni­dad y maes­tría sus pun­tos de vis­ta, que obli­gan a deba­tir. No inven­ta fra­ses, las trans­fie­re y las interpreta.

No men­cio­na­ré el con­te­ni­do de otros muchos aspec­tos de nues­tras con­ver­sa­cio­nes. Res­pe­ta­ré la con­fi­den­cia­li­dad de los temas que abor­da­mos, mien­tras espe­ro con inte­rés su exten­so artículo.

Las actua­les noti­cias que lle­gan en torren­te de todas par­tes, me obli­gan a cum­pli­men­tar su pre­sen­ta­ción con estas pala­bras, cuyos gér­me­nes están con­te­ni­dos en el libro de “La con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca” que aca­bo de presentar.

Con­si­de­ro que todos los pue­blos tie­nen dere­cho a la paz y al dis­fru­te de los bie­nes y recur­sos natu­ra­les del pla­ne­ta. Es una ver­güen­za lo que está suce­dien­do con la pobla­ción en muchos paí­ses de Áfri­ca, don­de se ven millo­nes de niños, muje­res y hom­bres esque­lé­ti­cos entre sus habi­tan­tes a cau­sa de la fal­ta de ali­men­tos, de agua y de medi­ci­nas. Son asom­bro­sas las noti­cias grá­fi­cas que lle­gan del Orien­te Medio, don­de los pales­ti­nos son pri­va­dos de sus tie­rras, sus casas son demo­li­das por mons­truo­sos equi­pos y, hom­bres, muje­res y niños, bom­bar­dea­dos con fós­fo­ro vivo y otros medios de exter­mi­nio, así como dan­tes­cas las esce­nas de fami­lias exter­mi­na­das por las bom­bas lan­za­das sobre los pobla­dos afga­nos y paquis­ta­níes, por avio­nes sin pilo­tos, y los ira­quíes, que mue­ren des­pués de años de gue­rra, y más de un millón de vidas sacri­fi­ca­das en esa con­tien­da impues­ta por un Pre­si­den­te de Esta­dos Unidos.

Lo últi­mo que podía espe­rar­se eran las noti­cias de la expul­sión de los gita­nos fran­ce­ses, víc­ti­mas de la cruel­dad de la extre­ma dere­cha fran­ce­sa, que ele­va ya a sie­te mil de ellos, las víc­ti­mas de otra espe­cie de holo­caus­to racial. Es ele­men­tal la enér­gi­ca pro­tes­ta de los fran­ce­ses, a los cua­les, simul­tá­nea­men­te, los millo­na­rios limi­tan el dere­cho a la jubi­la­ción, a la vez que redu­cen las posi­bi­li­da­des de empleo.

De Esta­dos Uni­dos lle­gan noti­cias de un pas­tor del esta­do de la Flo­ri­da, que se pro­po­ne que­mar en su pro­pia igle­sia, el Libro Sagra­do del Corán. Has­ta los jefes mili­ta­res yan­kis y euro­peos en misio­nes puni­ti­vas de gue­rra se estre­me­cie­ron ante una noti­cia que con­si­de­ra­ban ries­go­sa para sus soldados.

Wal­ter Mar­tí­nez, el pres­ti­gio­so perio­dis­ta del pro­gra­ma Dos­sier de Vene­zo­la­na de Tele­vi­sión, esta­ba asom­bra­do de tan­ta locura.

Ayer, jue­ves 9, en horas de la noche, lle­ga­ron noti­cias de que el pas­tor había desis­ti­do. Sería nece­sa­rio saber lo que le dije­ron los agen­tes del FBI que lo visi­ta­ron “para per­sua­dir­lo”. Fue un des­co­mu­nal show mediá­ti­co, un caos, cosas pro­pias de un impe­rio que se hunde.

Agra­dez­co a todos uste­des la aten­ción prestada.

Sep­tiem­bre 10 de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.