Men­sa­je en la pre­sen­ta­ción de “La con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca”… – Fidel Cas­tro

Esta­mos en un momen­to excep­cio­nal de la His­to­ria huma­na.

En estos días se cum­plen los pla­zos con­ce­di­dos por el Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das para que Irán cum­pla las exi­gen­cias, dic­ta­das por Esta­dos Uni­dos, rela­cio­na­das con las inves­ti­ga­cio­nes nuclea­res, y el enri­que­ci­mien­to de ura­nio para fines médi­cos y la pro­duc­ción de ener­gía eléc­tri­ca.

Es lo úni­co que se le pue­de pro­bar.

El temor de que bus­ca la pro­duc­ción de arma­men­to nuclear, es sólo una supo­si­ción.

En torno al deli­ca­do pro­ble­ma, Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos occi­den­ta­les, entre ellos, dos de las cin­co poten­cias nuclea­res con dere­cho a veto, Fran­cia y el Rei­no Uni­do, apo­ya­dos por las poten­cias capi­ta­lis­tas más ricas y desa­rro­lla­das del mun­do, han pro­mo­vi­do un núme­ro cre­cien­te de san­cio­nes con­tra Irán, un rico país petro­le­ro y de reli­gión musul­ma­na. Hoy las medi­das apro­ba­das inclu­yen la ins­pec­ción de sus mer­can­tes, y durí­si­mas san­cio­nes eco­nó­mi­cas que con­du­cen a la estran­gu­la­ción de su eco­no­mía.

He segui­do de cer­ca los gra­ves peli­gros que encie­rra aque­lla situa­ción, ya que de pro­du­cir­se un esta­lli­do béli­co en ese pun­to, la gue­rra rápi­da­men­te se tor­na­ría nuclear, de con­se­cuen­cias leta­les para el res­to del pla­ne­ta.

No bus­ca­ba publi­ci­dad o sen­sa­cio­na­lis­mo al seña­lar esos peli­gros. Sen­ci­lla­men­te, aler­tar a la opi­nión mun­dial con la espe­ran­za de que, adver­ti­da de tan gra­ve peli­gro, pue­da con­tri­buir a evi­tar­lo.

Al menos, se ha logra­do atraer la aten­ción sobre un pro­ble­ma que ni siquie­ra se men­cio­na­ba en los gran­des medios de opi­nión mun­dial.

Ello me obli­ga a uti­li­zar una par­te del tiem­po des­ti­na­do al lan­za­mien­to de este libro, en cuya publi­ca­ción tra­ba­ja­mos con ahín­co. No que­ría que coin­ci­die­ra con los días 7 y 9. En el pri­me­ro se cum­plen los 90 días dis­pues­tos por el Con­se­jo de Segu­ri­dad, para cono­cer si Irán cum­plió o no, con el requi­si­to de auto­ri­zar la ins­pec­ción de sus mer­can­tes. La otra fecha, seña­la el cum­pli­mien­to de los tres meses de pla­zo seña­la­dos en la Reso­lu­ción del 9 de junio, posi­ble­men­te dicho pla­zo era la inten­ción del Con­se­jo.

Has­ta aho­ra, sólo tene­mos la insó­li­ta decla­ra­ción del Direc­tor Gene­ral de la OIEA (Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca), el japo­nés Yuki­ya Amano, un hom­bre de los yan­kis. Este echó toda la leña al fue­go y, como Pon­cio Pila­to, se lavó las manos.

Un por­ta­voz del Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res de Irán comen­ta con mere­ci­do des­pre­cio su decla­ra­ción. Un des­pa­cho noti­cio­so de la agen­cia EFE, seña­la que su afir­ma­ción de que “‘Nues­tros ami­gos no deben preo­cu­par­se, ya que no cree­mos que nues­tra región esté en con­di­cio­nes para nue­vas aven­tu­ras mili­ta­res’, e ‘Irán está total­men­te pre­pa­ra­do para res­pon­der fren­te a cual­quier inva­sión mili­tar’ era una obvia refe­ren­cia al líder cubano Fidel Cas­tro, ‘quien aler­tó de la posi­bi­li­dad de un ata­que nuclear israe­lí a Irán con el apo­yo de Esta­dos Uni­dos’.”

Las noti­cias sobre el tema se suce­den, y se mez­clan con otras de nota­ble reper­cu­sión.

El perio­dis­ta Jef­frey Gold­berg, de la revis­ta The Atlan­tic, ya cono­ci­do por nues­tro públi­co, publi­ca par­tes de la lar­ga entre­vis­ta sos­te­ni­da con­mi­go, algu­nos de cuyos pun­tos intere­san­tes ha ido pro­gra­man­do, antes de un futu­ro y exten­so artícu­lo.

“Hubo muchas cosas extra­ñas duran­te mi recien­te estan­cia en la Haba­na, […] ―cuen­ta él― pero una de las más inusua­les fue el nivel de auto examen de Fidel Cas­tro. […] pero el hecho de que Cas­tro estu­vie­ra dis­pues­to a admi­tir que había come­ti­do un error en un momen­to cru­cial de la Cri­sis de los Misi­les en Cuba pare­cía algo ver­da­de­ra­men­te sor­pren­den­te […] que se arre­pen­tía de haber­le pedi­do a Jrus­chov que lan­za­ra los cohe­tes nuclea­res con­tra los Esta­dos Uni­dos.” Es cier­to, que me abor­dó el tema y me hizo la pre­gun­ta. Tex­tual­men­te, como él lo expo­ne en una pri­me­ra par­te de su repor­ta­je, sus pala­bras fue­ron: “Le pre­gun­té: En cier­to momen­to pare­cía lógi­co que usted le reco­men­da­ra a los sovié­ti­cos que bom­bar­dea­sen a los Esta­dos Uni­dos. ¿Lo que usted reco­men­dó aún le pare­ce lógi­co en estos momen­tos? Fidel res­pon­dió: Des­pués de haber vis­to lo que he vis­to, y de haber sabi­do lo que aho­ra sé, no valía la pena en lo abso­lu­to.”

Yo le había expli­ca­do bien, y cons­ta por escri­to, el con­te­ni­do del men­sa­je “…si Esta­dos Uni­dos inva­día a Cuba, país con armas nuclea­res rusas, en esas cir­cuns­tan­cias no debía dejar­se dar el pri­mer gol­pe, como el que ases­ta­ron a la URSS cuan­do el 22 de junio de 1941, el ejér­ci­to ale­mán y todas las fuer­zas de Euro­pa ata­ca­ron a la URSS.”

Pue­de obser­var­se que de esa bre­ve alu­sión al tema, en la segun­da par­te de la entre­ga al públi­co de esa noti­cia, el lec­tor no podría per­ca­tar­se de que “si Esta­dos Uni­dos inva­día a Cuba, país con armas nuclea­res rusas”, en ese caso yo reco­men­da­ba impe­dir que el enemi­go ases­ta­ra el pri­mer gol­pe, ni tam­po­co de la pro­fun­da iro­nía de mi res­pues­ta “…de haber sabi­do lo que aho­ra sé…”, en obvia refe­ren­cia a la trai­ción come­ti­da por un Pre­si­den­te de Rusia que, satu­ra­do de sus­tan­cia etí­li­ca, entre­gó a Esta­dos Uni­dos los más impor­tan­tes secre­tos mili­ta­res de aquel país.

En otro momen­to de la con­ver­sa­ción Gold­berg cuen­ta: “le pre­gun­té si él creía que el mode­lo cubano era algo que aún valía la pena expor­tar.” Es evi­den­te que esa pre­gun­ta lle­va­ba implí­ci­ta la teo­ría de que Cuba expor­ta­ba la Revo­lu­ción. Le res­pon­do “El mode­lo cubano ya no fun­cio­na ni siquie­ra para noso­tros.” Se lo expre­sé sin amar­gu­ra ni preo­cu­pa­ción. Me divier­to aho­ra al ver cómo él lo inter­pre­tó al pie de la letra, y con­sul­tó, por lo que dice, con Julia Sweig, ana­lis­ta del CFR que lo acom­pa­ñó, y ela­bo­ró la teo­ría que expu­so. Pero lo real es que mi res­pues­ta sig­ni­fi­ca­ba exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que ambos perio­dis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos inter­pre­ta­ron sobre el mode­lo cubano.

Mi idea, como todo el mun­do cono­ce, es que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta ya no sir­ve ni para Esta­dos Uni­dos ni para el mun­do, al que con­du­ce de cri­sis en cri­sis, que son cada vez más gra­ves, glo­ba­les y repe­ti­das, de las cua­les no pue­de esca­par. Cómo podría ser­vir seme­jan­te sis­te­ma para un país socia­lis­ta como Cuba.

Muchos ami­gos ára­bes, al escu­char que me entre­vis­té con Gold­berg, se preo­cu­pa­ron y envia­ron men­sa­jes seña­lán­do­lo como “el mayor defen­sor del Sio­nis­mo”.

De todo esto se pue­de dedu­cir la gran con­fu­sión que exis­te en el mun­do. Espe­ro, por ello, que lo que les cuen­to sobre mi pen­sa­mien­to sea útil.

Las ideas expues­tas por mí, están con­te­ni­das en 333 Refle­xio­nes, vean que casua­li­dad, y de ellas, las últi­mas 26 están refe­ri­das exclu­si­va­men­te a los pro­ble­mas del medio ambien­te y al inmi­nen­te peli­gro de una con­fla­gra­ción nuclear.

Aho­ra debo aña­dir en muy bre­ve sín­te­sis.

Siem­pre he con­de­na­do el Holo­caus­to. En las Refle­xio­nes “El dis­cur­so de Oba­ma en el Cai­ro”, “El zar­pa­zo al ace­cho” y “La opi­nión de un exper­to”, lo expu­se con toda cla­ri­dad.

Nun­ca he sido enemi­go del pue­blo hebreo, en el que admi­ro su capa­ci­dad de resis­tir duran­te dos mil años la dis­per­sión y la per­se­cu­ción. Muchos de los más bri­llan­tes talen­tos, Car­los Marx y Albert Eins­tein, fue­ron judíos, por­que es una nación en la que los más inte­li­gen­tes sobre­vi­vían, en vir­tud de una Ley natu­ral. En nues­tro país, y en el mun­do, fue­ron per­se­gui­dos y calum­nia­dos. Pero esto es sólo un frag­men­to de las ideas que defien­do.

Ellos no fue­ron los úni­cos per­se­gui­dos y calum­nia­dos por sus creen­cias. Los musul­ma­nes, duran­te bas­tan­te más de 12 siglos, fue­ron ata­ca­dos y per­se­gui­dos por los cris­tia­nos euro­peos, debi­do a sus creen­cias, como lo habían sido los pri­me­ros cris­tia­nos en la anti­gua Roma antes de con­ver­tir­se en la reli­gión ofi­cial de aquel impe­rio. La his­to­ria debe ser admi­ti­da y recor­da­da tal como es, con sus trá­gi­cas reali­da­des y sus fero­ces gue­rras. De eso he habla­do y, por ello, con toda razón expli­co los peli­gros que hoy corre la huma­ni­dad, cuan­do estas se han trans­for­ma­do en el mayor ries­go de sui­ci­dio para nues­tra frá­gil espe­cie.

Si a eso le aña­die­ra una gue­rra con Irán, aun­que fue­se de carác­ter con­ven­cio­nal, más val­dría que Esta­dos Uni­dos apa­ga­ra la luz y se des­pi­die­ra. ¿Cómo podría resis­tir una gue­rra con­tra 1 500 millo­nes de musul­ma­nes?

Defen­der la paz no sig­ni­fi­ca, para un ver­da­de­ro revo­lu­cio­na­rio, renun­ciar a los prin­ci­pios de jus­ti­cia, sin los cua­les, la vida huma­na y la socie­dad care­ce­rían de sen­ti­do.

Sigo pen­san­do que Gold­berg es un gran perio­dis­ta, capaz de expo­ner con ame­ni­dad y maes­tría sus pun­tos de vis­ta, que obli­gan a deba­tir. No inven­ta fra­ses, las trans­fie­re y las inter­pre­ta.

No men­cio­na­ré el con­te­ni­do de otros muchos aspec­tos de nues­tras con­ver­sa­cio­nes. Res­pe­ta­ré la con­fi­den­cia­li­dad de los temas que abor­da­mos, mien­tras espe­ro con inte­rés su exten­so artícu­lo.

Las actua­les noti­cias que lle­gan en torren­te de todas par­tes, me obli­gan a cum­pli­men­tar su pre­sen­ta­ción con estas pala­bras, cuyos gér­me­nes están con­te­ni­dos en el libro de “La con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca” que aca­bo de pre­sen­tar.

Con­si­de­ro que todos los pue­blos tie­nen dere­cho a la paz y al dis­fru­te de los bie­nes y recur­sos natu­ra­les del pla­ne­ta. Es una ver­güen­za lo que está suce­dien­do con la pobla­ción en muchos paí­ses de Áfri­ca, don­de se ven millo­nes de niños, muje­res y hom­bres esque­lé­ti­cos entre sus habi­tan­tes a cau­sa de la fal­ta de ali­men­tos, de agua y de medi­ci­nas. Son asom­bro­sas las noti­cias grá­fi­cas que lle­gan del Orien­te Medio, don­de los pales­ti­nos son pri­va­dos de sus tie­rras, sus casas son demo­li­das por mons­truo­sos equi­pos y, hom­bres, muje­res y niños, bom­bar­dea­dos con fós­fo­ro vivo y otros medios de exter­mi­nio, así como dan­tes­cas las esce­nas de fami­lias exter­mi­na­das por las bom­bas lan­za­das sobre los pobla­dos afga­nos y paquis­ta­níes, por avio­nes sin pilo­tos, y los ira­quíes, que mue­ren des­pués de años de gue­rra, y más de un millón de vidas sacri­fi­ca­das en esa con­tien­da impues­ta por un Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos.

Lo últi­mo que podía espe­rar­se eran las noti­cias de la expul­sión de los gita­nos fran­ce­ses, víc­ti­mas de la cruel­dad de la extre­ma dere­cha fran­ce­sa, que ele­va ya a sie­te mil de ellos, las víc­ti­mas de otra espe­cie de holo­caus­to racial. Es ele­men­tal la enér­gi­ca pro­tes­ta de los fran­ce­ses, a los cua­les, simul­tá­nea­men­te, los millo­na­rios limi­tan el dere­cho a la jubi­la­ción, a la vez que redu­cen las posi­bi­li­da­des de empleo.

De Esta­dos Uni­dos lle­gan noti­cias de un pas­tor del esta­do de la Flo­ri­da, que se pro­po­ne que­mar en su pro­pia igle­sia, el Libro Sagra­do del Corán. Has­ta los jefes mili­ta­res yan­kis y euro­peos en misio­nes puni­ti­vas de gue­rra se estre­me­cie­ron ante una noti­cia que con­si­de­ra­ban ries­go­sa para sus sol­da­dos.

Wal­ter Mar­tí­nez, el pres­ti­gio­so perio­dis­ta del pro­gra­ma Dos­sier de Vene­zo­la­na de Tele­vi­sión, esta­ba asom­bra­do de tan­ta locu­ra.

Ayer, jue­ves 9, en horas de la noche, lle­ga­ron noti­cias de que el pas­tor había desis­ti­do. Sería nece­sa­rio saber lo que le dije­ron los agen­tes del FBI que lo visi­ta­ron “para per­sua­dir­lo”. Fue un des­co­mu­nal show mediá­ti­co, un caos, cosas pro­pias de un impe­rio que se hun­de.

Agra­dez­co a todos uste­des la aten­ción pres­ta­da.

Sep­tiem­bre 10 de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *