Jui­cio a Txo­ri Barro­te en la Audien­cia Nacio­nal y embos­ca­da poli­cial a Bil­bo­ko Kon­par­tsak.

El día de hoy ha sido ver­da­de­ra­men­te inten­so para Txo­ri Barro­te y para las dece­nas de [email protected] [email protected] que nos hemos dado cita en la Audien­cia Nacio­nal en Madrid. La cró­ni­ca que sigue ha con­ti­nua­ción es la cons­ta­ta­ción de esto que deci­mos, los hechos comien­zan a desa­rro­llar­se en la madru­ga­da del jue­ves 9 de setiem­bre, a con­ti­nua­ción va su rela­to cro­no­ló­gi­co.

2,50 de la madru­ga­da – Cita en San Nico­lás, el auto­bús lle­ga­rá a las 3,30 de la maña­na, pero hay ya quie­nes se han preo­cu­pa­do de lle­gar a la cita con ante­la­ción. Son las pri­me­ras con­ver­sa­cio­nes en las esca­li­na­tas de un Bil­bo vacío, todo está por suce­der.

3,45 de la madru­ga­da – Esta­mos [email protected], así que se ini­cia el via­je. Hay mucho sue­ño y can­san­cio, las trein­ta [email protected] hemos opta­do por acos­tar­se y levan­tar­se de madru­ga­da o direc­ta­men­te, por no dor­mir. Este segun­do gru­po esti­ma que las cua­tro horas y media de via­je darán un res­pi­ro al cuer­po.

4,45 – para­da en la zona de Miran­da, dos kon­pas más se suman al via­je soli­da­rio.

5,00 – el via­je tie­ne momen­tos espe­luz­nan­tes ya que la carre­te­ra está en obras, es un pai­sa­je dan­tes­co, via­ja­mos por un solo carril y la carre­te­ra está infec­ta­da de conos de seña­li­za­ción, cien­tos de conos que nos lle­van a una velo­ci­dad redu­ci­da y con un nivel de peli­gro esti­ma­ble.

6,30 – lle­ga­mos a Boce­gui­llas, el cuer­po pide algo de comer, leche caliente,café, crois­sants, esta­mos real­men­te [email protected] por lo intem­pes­ti­vo del hora­rio. Des­pués del desa­yuno, el cuer­po se hace más recep­ti­vo al sue­ño.

7,00 – comien­za a ama­ne­cer, el pai­sa­je pare­ce otro pero la ten­den­cia gene­ral de [email protected] via­jan­tes es dor­mir.

8,30 – lle­ga­mos a Madrid, a la Pla­za de Colón. A la vis­ta, los 40 m² de ban­de­rón del no – nacio­na­lis­mo espa­ñol, vaya, ¡si lle­gan a ser­lo!. Cita en una cafe­te­ría. Sor­pre­sa, ya que allí nos encon­tra­mos con Alex, coor­di­na­dor de Txo­ri Barro­te y sus tres compañ[email protected] de deman­da. Rapi­da­men­te cam­bia el loock del per­so­nal, de mane­ra gene­ra­li­za­da nos ves­ti­mos con las cami­se­tas de Txo­ri Barro­te, Kas­ka­go­rri, Meca­gën, Komantxe, Pa…Ya, Sato­rrak, algu­nos de los pre­sen­tes no pue­den ves­tir su indu­men­ta­ria fes­ti­va dado que han de com­pa­re­cer como tes­ti­gos de la defen­sa, es el caso de dos vete­ra­nos de la kor­di­na­do­ra, Luis, de Hon­tzat y Lur­des, de Sato­rrak, más las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de Txo­ri que tam­bién apa­re­cen como impu­tados.

Tam­bién están algu­nos com­pa­ñe­ros madri­le­ños de Corrien­te Roja, habi­tua­les en la soli­da­ri­dad hacia Eus­kal Herria en Madrid en la Audien­cia Nacio­nal.

Los impu­tados, defen­sa y tes­ti­gos lle­ga­ron ayer, el gru­po se acer­ca a la cin­cuen­te­na, a una señal, ¡todo el mun­do hacia la calle Geno­va, a la Audien­cia Nacio­nal!. Por la ace­ra de la comi­ti­va mul­ti­co­lor, las ban­de­ras de Pa…Ya y Kas­ka­go­rri.

9,15 – Apa­re­ce la poli­cia nacio­nal por la ace­ra. ¡Hagan una fila!, con las cami­se­tas no entran, las ban­de­ras ¡ni hablar!…ni las cáma­ras foto­grá­fi­cas. En fin, todo son faci­li­da­des para esta cara­va­na kon­par­se­ra. Como se pue­de nos bus­ca­mos la vida, las ban­de­ras a un res­tau­ran­te has­ta la sali­da, dar la vuel­ta a la cami­se­ta ocul­tan­do los logos, poner­se una cha­ma­rra ocul­tan­do la cami​se​ta​.Al final entra­mos casi [email protected], bas­tan­te gen­te con las cami­se­tas de los gru­pos que hemos acu­di­do.

10,15 – esta­mos aden­tro, a la puer­ta de la sala. Hay muy buen ambien­te, los impu­tados car­gos de Txo­ri Barro­te tie­nen la con­vic­ción de que la acu­sa­ción es incier­ta y con­fian en la fuer­za de la ver­dad fren­te a otro caso más de mani­pu­la­ción perio­dís­ti­ca.

Un abra­zo de la gen­te, los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ros están cier­ta­men­te con­ten­tos con la can­ti­dad de gen­te que hemos acu­di­do a este insó­li­to jui­cio con el el abc de Bil­bo­ko Kon­par­tsak por ban­de­ra: la soli­da­ri­dad. No hemos falla­do.

11,00 – es la hora, la agen­te judi­cial cita a [email protected] [email protected] impu­tados e indi­ca a la voz de ¡vis­ta públi­ca! la posi­bi­li­dad de que entre­mos [email protected] Y allí vamos. El esce­na­rio es el de la jau­la a la que intro­du­cen a [email protected] [email protected], detrás una mesa y cua­tro sillas para la pren­sa, tras ellos nue­ve sillas, en tres hile­ras con un ban­co atrás. A las esqui­nas, perio­dís­tas, estu­dian­tes de dere­cho y poli­cías de pai­sano. El jui­cio ha levan­ta­do expec­ta­ción en Madrid.

Entran en la sala el juez, Alfon­so Geba­ra y su séqui­to de ayu­dan­tes, a la dere­cha el fis­cal, la abo­ga­da de la acu­sa­ción par­ti­cualr, a la izquier­da, tres letra­dos de la defen­sa. El juez pre­sen­ta la vis­ta y comienza…el cir­co.

En pri­mer lugar tes­ti­fi­ca el novio de la her­ma­na de Por­te­ro, acu­sa­dor de este caso. Cuen­ta una pelí­cu­la que no se cree nadie. Resul­ta que…«el y su com­pa­ñe­ra, la her­ma­na de cita­do Por­te­ro, se diri­gían hacia Ipa­rral­de a una boda y ¡casua­li­dad!, aca­ba­ron en la txoz­na de Txo­ri Barro­te. Allí dice que vio un mon­tón de fotos entre las que esta­ban las de quie­nes mata­ron a su padre, el fis­cal gene­ral del Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia, Por­te­ro.

A con­ti­nua­ción tes­ti­fi­ca su com­pa­ñe­ra, que rati­fi­ca lo dicho por su com­pa­ñe­ro. Pero ha pati­na­do osten­si­ble­men­te, al con­fun­dir las fra­se «Aska­ta­su­nez bizi», «Vivir libre­men­te» con la orga­ni­za­ción Aska­ta­su­na, cosas de la igno­ran­cia y la pre­po­ten­cia. Los letra­dos de la defen­sa no han deja­do esca­par este error y ella no ha sabi­do expli­car nada.

Tras ella, su her­mano. Daniel Por­te­ro que ha demos­tra­do que lo dicho por sus fami­lia­res es radi­cal­men­te fal­so, él y sus her­ma­na y com­pa­ñe­ro fue­ron a Kas­ka­go­rri a fis­ca­li­zar un acto anun­cia­do por esta kon­par­sa sien­do expul­sa­dos de allí.

Ha pati­na­do en el mis­mo pun­to, con­fun­dir Aska­ta­su­nez bizi con Aska­ta­su­na, refu­gián­do­se en el vic­ti­mís­mo. Ha saca­do a relu­cir la memo­ria de su padre, pero no ha apor­ta­do datos cier­tos acer­ca de la deman­da. De apo­lo­gía de ETA en su decla­ra­ción no hay ni ras­tro.

Con­clui­da la decla­ra­ción de la acu­sa­ción ha irrum­pi­do en la sala la abo­ga­da legal­men­te secues­tra­da, Aran­tza Zulue­ta. Y con ella ha lle­ga­do el escán­da­lo, al momen­to besos a tra­vés del cris­tal, puños en alto, aper­ci­bi­mien­to de des­alo­jo a la asis­ten­cia por par­te de poli­cías de pai­sano y el juez que seña­la a la tes­ti­go de la defen­sa que esto no es un vis a vis, tras de una bue­na bron­ca entre la abo­ga­da inde­pen­den­tis­ta y la abo­ga­da de la acu­sa­ción.

Tras de ellos el cono­ci­do pro­vo­ca­dor del PP bil­bo­ta­rra, Car­los David. Chu­lo como es, loock de extre­ma dere­cha espa­ño­la, se ha dedi­ca­do a pro­vo­car a la defen­sa. En un momen­to, el juez ha esta­lla­do a gri­tos, ¡no voy a per­mi­tir un pul­so aquí, y aquí se está dan­do un pul­so», gri­ta­ba el juez, aquí hay que ceñir­se al pro­ce­di­mien­to y no voy a per­mi­tir ver que alguien se baje los pan­ta­lo­nes, en una fra­se abso­lu­ta­men­te inin­te­li­gi­ble.

Se han vivi­do momen­tos de calen­ta­mien­to nota­bles y des­pués… el juez incom­pren­si­ble­men­te ha comen­za­do a bos­te­zar y a medio dor­mir­se, al extre­mo de cor­tar la vis­ta. Un escán­da­lo, la posi­ción de Don Alfon­so Geba­ra, como él mis­mo se ha pre­sen­ta­do en la sala. ¡Aquí habla la sala y los demás callan, gri­ta­ba!, en una acti­tud clá­si­ca de la idio­sin­cra­cia de esta infa­me sala.

Tras del rece­so, nue­vos tes­ti­gos – fami­lia­res – kon­par­tse­ros, en el cur­so de las cua­les han expre­sa­do con fuer­za sus sen­ti­mien­tos, lo más duro que se ha escu­cha­do es a un her­mano de un pre­so deja­do morir en Herre­ra de la Man­cha por tuber­cu­ló­sos, el juez mira­ba igual que la fis­ca­lía y la abo­ga­da de la acu­sa­ción. Doc­tri­na Parot, muer­tes en pri­sión, muer­tes en carre­te­ra de fami­lia­res, dispersión…esta maña­na Txo­ri Barro­te ha des­nu­da­do a la maqui­na­ria repre­si­va del espa­ño­lis­mo.

14,15 – el juez sus­pen­de la vis­ta has­ta las 17,00 de la tar­de.

14,30 – nos vamos [email protected] [email protected] al auto­bús acom­pa­ña­dos de quie­nes se que­dan Y comien­zan las sor­pre­sas.

14,45 – nos sigue una patru­lla de moto­ris­tas de la Guar­dia Civil, pro­vo­can­do de mane­ra escan­da­lo­sa, se inter­po­nen en la mar­cha del vehícu­lo y en un momen­to casi cho­can un coche patru­lla de la GC de Trá­fi­co con uno de los moto­ris­tas, el moto­ris­ta casi cae a la carre­te­ra. Tras de ellos, un coche y seña­les de que nos acer­que­mos al arcén por la dere­cha. Es una ver­da­de­ra pro­vo­ca­ción poli­cial, no sabe­mos de que va esto, pero poco a poco se va acla­ran­do el mis­te­rio. Nos des­vían a una gaso­li­ne­ra peri­fé­ri­ca, todo son moto­ris­tas, pero sor­pre­sa, se tra­ta de una ver­da­de­ra embos­ca­da con­tra Bil­bo­ko Kon­par­tsak.

15,00 – lle­ga­mos a la gaso­li­ne­ra, en el auto­bús regre­sa­mos unas vein­ti­cua­tro [email protected], a pie de auto­bús nos rodean más de trein­ta guar­dias civi­les de todo tipo, moto­ris­tas, fur­go­ne­tas de ates­ta­dos con orde­na­do­res, nis­san todo terreno de la GC, renaults patru­lle­ros, es increí­ble.

La pri­me­ra refe­ren­cia repre­si­va ha ido con­tra el con­duc­tor, comien­za el cal­va­rio de los docu­men­tos, uno a uno. Des­pués nos indi­can que baje­mos de uno en uno, car­net de iden­ti­dad en la mano, cacheo exhaus­ti­vo, a los hom­bres los guar­dias civi­les, igual suce­de con las com­pa­ñe­ras regis­tra­das por las guar­dias civi­les. Más de quin­ce minu­tos por per­so­na, regis­tro de todas las car­te­ras, a fon­do, se sacan los bol­si­llos y se pal­pa el cuer­po, sol­tán­do­se el boton del pan­ta­lón para fis­ca­li­zar tam­bién las cin­tu­ras.

Des­pués de los cacheos indi­vi­dua­les, se bajan las per­te­nen­cias, cada bol­so o macu­to es vuel­to a revi­sar con su [email protected], si hay libros se revi­san pági­na a pági­na, se copían lis­ta­dos de tele­fono. El orde­na­dor de la bene­mé­ri­ta es insa­cia­ble.

Se dan comen­ta­rios acer­ca del his­to­rial poli­cia de algu­nos pasa­je­ros, demos­trán­do­se que cum­plir con­de­na en el esta­do espa­ñol no supo­ne nada, el orde­na­dor de la Guar­dia Civil así nos lo ha demos­tra­do en esta tar­de solar man­che­ga.

17,10 – can­sa­dos pero con un exce­len­te humor, reto­ma­mos via­je hacia Bil­bo, salí­mos del lugar de la embos­ca­da, el kiló­me­tro 34 de la A – 1, la gaso­li­ne­ra y el lcen­tro comer­cial San Agus­tin, tar­da­re­mos olvi­dar lo ocu­rri­do esta tar­de. La sali­da se da ante un mar de guar­dias, es otra apor­ta­ción de Zapa­te­ro, Rubal­ca­ba y Ares a la paz que se pue­de tocar en Eus­kal Herria..

21,50 – esta­mos en la pla­za Cir­cu­lar, los pri­me­ros baja­mos del auto­bús, la mayo­ría sigue has­ta el pun­to de sali­da de la maña­na, a la puer­ta de San Nico­lás. Por cier­to, vol­ve­mos can­sa­dos pero con­ten­tos, por nues­tros com­pa­ñe­ros juz­ga­dos, por la kor­di­na­do­ra, por la cohe­ren­cia.

Des­de Madrid Luis y Lur­des indi­can que ha con­clui­do la vis­ta, el fis­cal sos­tie­ne la peti­ción de die­cio­cho meses sin com­pen­sa­ción en tan­to la acu­sa­ción soli­ci­ta dos años para cada compañ[email protected] de Txo­ri Barro­te y doce mil euros de mul­ta a cada uno. El vere­dic­to de quie­nes hemos esta­do en la vis­ta es con­clu­yen­te a la vis­ta de la decla­ra­ción de los her­ma­nos Por­te­ro y el com­pa­ñe­ro de la hija del falle­ci­do fis­cal, tras la para­noi­ca sar­ta de men­ti­ras del inefa­ble y fas­cis­ta pepe­ro Car­los David, todo un pijo en el Ayun­ta­mien­to de Bibo.

[email protected] para con­ti­nuar con su impa­ga­ble labor social, mai­te zai­tuz­te­gu!.

Txo­ri Barro­te Aurre­ra!!!.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *