Fidel-Cuba: ¿Cam­bio de mode­lo? – Nar­ci­so Isa Con­de

En el cur­so de las tran­si­cio­nes socia­lis­ta del siglo XX pre­do­mi­nó el mode­lo esta­dis­ta buro­crá­ti­co con un sis­te­ma polí­ti­co alta­men­te cen­tra­li­za­do, carac­te­ri­za­do por la vigen­cia del par­ti­do úni­co, la fusión de par­ti­do – esta­do y orga­ni­za­cio­nes socia­les, y por la nega­ción pro­gre­si­va de la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y el poder popu­lar.

A eso se le lla­mó “socia­lis­mo real” o “socia­lis­mo de Esta­do” y esa expe­rien­cia hizo cri­sis y final­men­te colap­só en la URSS y en toda Euro­pa orien­tal.

Las crí­ti­cas a esa for­ma­ción eco­nó­mi­ca-social y polí­ti­ca, que mas que avan­zar hacia el socia­lis­mo ter­mi­nó negan­do impor­tan­tes valo­res socia­lis­ta, tuvie­ron lugar mucho antes, pero sobre todo, des­pués del lla­ma­do derrum­be.

La nece­si­dad de un cam­bio mode­lo en Cuba ‑dado que ese pro­ce­so per­dió ori­gi­na­li­dad y trans­plan­tó no pocas estruc­tu­ras del sis­te­ma euro-orien­tal- ha sido plan­tea­da des­de que tomó cuer­po el pro­ce­so de sovie­ti­za­ción de esa revo­lu­ción.

En mi caso, estas inquie­tu­des y sus expre­sio­nes públi­cas datan de varias déca­das atrás, pero aho­ra quie­ro tras­cri­bir aquí los plan­tea­mien­tos que sobre ese tema hice en la pri­me­ra edi­ción de mi libro “Rear­man­do la Uto­pia.- Del Neo­li­be­ra­lis­mo Glo­bal al Nue­vo Socia­lis­mo” (Edi­to­ra Tro­pi­cal, Diciem­bre 1999):

“En el caso cubano y en el de los demás pro­ce­sos de trán­si­to al socia­lis­mo resul­ta ade­más impres­cin­di­ble supe­rar todo lo seme­jan­te a esos mode­los fra­ca­sa­dos que influ­ye­ron en sus cri­sis, con cla­ras con­cien­cia de que fue­ron y son, en com­pa­ra­ción con un auten­ti­co desa­rro­llo socia­lis­ta, valo­res anti­so­cia­lis­ta, defor­ma­cio­nes de pro­yec­to ori­gi­nal.”

………..

“Esto impli­ca asi­mi­lar tam­bién la lec­ción sovié­ti­ca en cuan­to a la errá­ti­ca con­duc­ción y evi­den­te trai­ción de Gor­ba­chov en los momen­tos en que la nece­si­dad de la reno­va­ción y de la demo­cra­ti­za­ción toca­ron las puer­tas de la URSS y sobre todo en cuan­to al pro­ce­so dege­ne­ra­ti­vo que sufrió la Peres­troi­ka, dan­do paso a una tor­tuo­sa libe­ra­ción pro-capi­ta­lis­ta y a una ver­gon­zo­sa subor­di­na­ción a EE.UU. y a las demás poten­cias impe­ria­lis­tas.”

………..

“En el caso cubano ‘vol­ver a Ame­ri­ca Lati­na’ no debe enten­der­se como repro­du­cir el sis­te­ma polí­ti­co y las estruc­tu­ras socia­les capi­ta­lis­tas que pre­do­mi­nan en nues­tros paí­ses, estre­me­ci­dos por la peor cri­sis de sus his­to­rias…”.

………….

“Cuba nece­si­ta iden­ti­fi­car a mayor pro­fun­di­dad todo lo nega­ti­vo tras­plan­ta­do del mode­lo buro­crá­ti­co sovié­ti­co y asu­mir su supera­ción pro­gre­si­va…”

Eso impli­ca pro­fun­di­zar el pro­ce­so de rec­ti­fi­ca­ción e impul­sar el esfuer­zo hacia un mode­lo de tran­si­to al socia­lis­mo neta­men­te cubano y esen­cial­men­te capaz… de garan­ti­zar el pre­do­mi­nio de la pro­pie­dad social y de la pro­pie­dad públi­ca social­men­te con­tro­la­da y demo­crá­ti­ca­men­te ges­tio­na­da, así como un pro­ce­so de mayor socia­li­za­ción del poder y par­ti­ci­pa­ción popu­lar.

* Del retra­so y el estan­ca­mien­to a la movi­li­dad

Las estruc­tu­ras esta­tis­tas tras­plan­ta­das se pro­lon­ga­ron dema­sia­do tiem­po y solo recien­te­men­te se están hacien­do limi­ta­dos inten­tos de refor­mar­las y reade­cuar­las, sin que toda­vía esos cam­bios apun­ten hacia la socia­li­za­ción de lo esta­tal.

Aho­ra Fidel le ha dado una esto­ca­da al mode­lo eco­nó­mi­co vigen­te en Cuba al decla­rar ante el mun­do que éste ya no fun­cio­na. Esto ha des­ata­do un remo­lino por el poder ampli­fi­ca­dor de la voz del líder his­tó­ri­co de la revo­lu­ción cuba­na, sin que por el momen­to se haya for­mu­la­do una pro­pues­ta alter­na­ti­va que defi­na las carac­te­rís­ti­cas del nue­vo mode­lo a implan­tar.

En ver­dad no se tra­ta úni­ca­men­te de un mode­lo eco­nó­mi­co, sino de algo mucho más inte­gral y mul­ti­fa­cé­ti­co, de estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y socia­les- y for­mas de pen­sar y ges­tio­nar el trán­si­to al socia­lis­mo- que han dado cla­ras seña­les de ago­ta­mien­to.

A nues­tro jui­cio en Cuba no se ha ago­ta­do el socia­lis­mo, sino la fal­ta de socia­lis­mo en el camino hacia él.

Está en cri­sis la fal­ta de socia­lis­mo expre­sa­da en la esta­ti­za­ción y buro­cra­ti­za­ción de la eco­no­mía y de los meca­nis­mos de poder.

Hay quie­nes apues­ten al reem­pla­zo del esta­tis­mo por un mode­lo capi­ta­lis­ta a lo Occi­den­tal: a ima­gen y seme­jan­za del capi­ta­lis­mo depen­dien­te neo­li­be­ral y de las seu­do-demo­cra­cias libe­ra­les-repre­sen­ta­ti­vas del con­ti­nen­te.

Y los tam­bién hay que pro­cu­ran refor­mas eco­nó­mi­cas y moder­ni­za­cio­nes pro-capi­ta­lis­tas al “esti­lo chino”, para esta­ble­cer un mode­lo en que el esta­tis­mo moder­ni­za­do se com­bi­ne con la pri­va­ti­za­cio­nes en dife­ren­tes esca­las y sec­to­res y con la amplia­ción de la pre­sen­cia del capi­tal trans­na­cio­nal y las empre­sas mix­tas.

Ambas pro­pues­tas serian fata­les.

La pri­me­ra es sen­ci­lla­men­te re-colo­ni­za­do­ras, catas­tró­fi­ca, suma­men­te trau­má­ti­ca. Pero bas­tan­te impro­ba­ble, sal­vo una even­tual coyun­tu­ra inter­na e inter­na­cio­nal más favo­ra­ble; y siem­pre con esca­sas posi­bi­li­da­des de tran­si­tar sin gue­rra civil.

La segun­da es menos trau­má­ti­ca, más nacio­nal y desa­rro­llis­ta, aun­que con­du­cen­te a una espe­cie de Capi­ta­lis­mo de Esta­do ( en el mejor caso neo-key­ne­siano, con incre­men­to ini­cial dra­má­ti­co de las des­igual­da­des socia­les. Esta con mayo­res pro­ba­bi­li­da­des de ser aco­gi­da por cier­tos esta­men­tos buro­crá­ti­cos, tec­no­crá­ti­cos y mili­ta­res incli­na­dos al prag­ma­tis­mo y, en gene­ral, con menos poder trau­má­ti­co.

Hay otro camino hacia otro mode­lo capaz de dar­le nue­vos aires y con­ti­nui­dad a la revo­lu­ción y capaz de revi­ta­li­zar la vía socia­lis­ta: socia­li­zar lo esta­tal, abrir­le cau­ses a la auto­ges­tión y coope­ra­ti­vi­za­cion de la eco­no­mía, impul­sar for­mas aso­cia­ti­vas del cuen­ta-pro­pis­mo y de la peque­ña pro­pie­dad, crear nue­vas for­mas de pro­pie­dad social y de ges­tión y co-ges­tión demo­crá­ti­ca, esti­mu­lar la eco­no­mía de equi­va­len­cias, des­cen­tra­li­zar y demo­cra­ti­zar el sis­te­ma polí­ti­co hacia una demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va. En fin, avan­zar pro­gre­si­va­men­te hacia el nue­vo socia­lis­mo par­ti­ci­pa­ti­vo y hacia la demo­cra­cia socia­lis­ta.

* Deba­te tras­cen­den­te y pers­pec­ti­vas por defi­nir

.El deba­te entre las posi­bles opcio­nes, aun­que con medios des­igua­les, está en mar­cha y ha debi­li­ta­do sen­si­ble­men­te el inmo­vi­lis­mo esta­tis­ta-buro­crá­ti­co, colo­cán­do­lo a la defen­si­va y con esca­sas pro­ba­bi­li­da­des de sos­te­ner su ”sta­tus quo”.

Fidel no ha habla­do de cómo supe­rar el mode­lo exis­ten­te. Posi­ble­men­te eso sea obje­to de otras refle­xio­nes y plan­tea­mien­tos

Pero de todas mane­ras este pun­ti­lla­zo de Fidel ace­le­ra la ten­den­cia al movi­mien­to, aun sin rum­bo y metas públi­cas cla­ras y pre­ci­sas; pero con algu­nas seña­les no del todo posi­ti­va del man­do guber­na­men­tal.

Yo apre­cio ‑y qui­sie­ra equi­vo­car­me- que el equi­po de gobierno enca­be­za­do por Raúl tien­de a ins­pi­rar­se bas­tan­te, aun­que no cate­gó­ri­ca­men­te, en la actual expe­rien­cia de Chi­na Popu­lar. Las recien­tes medi­das anun­cia­das apun­tan en esa direc­ción, aun­que no todo se ha dicho mien­tras siguen pre­do­mi­nan­do las inde­fi­ni­cio­nes y el prag­ma­tis­mo mili­tar.

Fidel apun­ta más al rol del líder del pro­ce­so que al del esta­dis­ta que recien­te­men­te dejó de ser. Eso expli­ca tam­bién sus nue­vos énfa­sis en el plano inter­na­cio­nal y el posi­ti­vo giro res­pec­to al espi­no­so tema colom­biano.

Aho­ra incur­sio­na en una cues­tión cru­cial de la polí­ti­ca inter­na y habrá que ver en que direc­ción logra influir sobre el tras­cen­den­te deba­te para el des­tino futu­ro de la Cuba de Mar­tí.

Lo impor­tan­te de todas mane­ras es que en nues­tra que­ri­da Cuba avan­za la auto­crí­ti­ca y la cri­ti­ca supe­ra­do­ra al inte­rior de un pro­ce­so cuyos enemi­gos aspi­ra­ron a su muer­te por anqui­lo­sa­mien­to y que por el con­tra­rio hoy exhi­be una rela­ti­va vita­li­dad para deci­dir su reno­va­ción y el sen­ti­do de la mis­ma: si la refor­ma y moder­ni­za­ción hacia un futu­ro híbri­do (Esta­do re-dis­tri­bui­dor y bene­fac­tor más capi­tal pri­va­do local y trans­na­cio­nal y régi­men polí­ti­co fuer­te y cen­tra­li­za­do) o si socia­li­za­ción de lo esta­tal más demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va; esto es: si una vía refor­mis­ta hacia un capi­ta­lis­mo de Esta­do más o menos social-demo­cra­ti­zan­te, o si la ruta hacia nue­vo socia­lis­mo con voca­ción latino-cari­be­ña y mun­dial; sin des­car­tar los ries­gos de la con­tra­rre­vo­lu­ción impe­ria­lis­ta, sobre­to­do si se le da chan­ce y cam­bian a su favor las con­di­cio­nes con­ti­nen­ta­les.

Ante esas dis­yun­ti­vas apos­ta­mos con fir­me­za al nue­vo socia­lis­mo.

9-09-2010, San­to Domin­go.
[email protected]​gmail.​com
La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *