Fidel-Cuba: ¿Cam­bio de mode­lo? – Nar­ci­so Isa Conde

En el cur­so de las tran­si­cio­nes socia­lis­ta del siglo XX pre­do­mi­nó el mode­lo esta­dis­ta buro­crá­ti­co con un sis­te­ma polí­ti­co alta­men­te cen­tra­li­za­do, carac­te­ri­za­do por la vigen­cia del par­ti­do úni­co, la fusión de par­ti­do – esta­do y orga­ni­za­cio­nes socia­les, y por la nega­ción pro­gre­si­va de la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y el poder popular.

A eso se le lla­mó “socia­lis­mo real” o “socia­lis­mo de Esta­do” y esa expe­rien­cia hizo cri­sis y final­men­te colap­só en la URSS y en toda Euro­pa oriental.

Las crí­ti­cas a esa for­ma­ción eco­nó­mi­ca-social y polí­ti­ca, que mas que avan­zar hacia el socia­lis­mo ter­mi­nó negan­do impor­tan­tes valo­res socia­lis­ta, tuvie­ron lugar mucho antes, pero sobre todo, des­pués del lla­ma­do derrumbe.

La nece­si­dad de un cam­bio mode­lo en Cuba ‑dado que ese pro­ce­so per­dió ori­gi­na­li­dad y trans­plan­tó no pocas estruc­tu­ras del sis­te­ma euro-orien­tal- ha sido plan­tea­da des­de que tomó cuer­po el pro­ce­so de sovie­ti­za­ción de esa revolución.

En mi caso, estas inquie­tu­des y sus expre­sio­nes públi­cas datan de varias déca­das atrás, pero aho­ra quie­ro tras­cri­bir aquí los plan­tea­mien­tos que sobre ese tema hice en la pri­me­ra edi­ción de mi libro “Rear­man­do la Uto­pia.- Del Neo­li­be­ra­lis­mo Glo­bal al Nue­vo Socia­lis­mo” (Edi­to­ra Tro­pi­cal, Diciem­bre 1999):

“En el caso cubano y en el de los demás pro­ce­sos de trán­si­to al socia­lis­mo resul­ta ade­más impres­cin­di­ble supe­rar todo lo seme­jan­te a esos mode­los fra­ca­sa­dos que influ­ye­ron en sus cri­sis, con cla­ras con­cien­cia de que fue­ron y son, en com­pa­ra­ción con un auten­ti­co desa­rro­llo socia­lis­ta, valo­res anti­so­cia­lis­ta, defor­ma­cio­nes de pro­yec­to original.”

………..

“Esto impli­ca asi­mi­lar tam­bién la lec­ción sovié­ti­ca en cuan­to a la errá­ti­ca con­duc­ción y evi­den­te trai­ción de Gor­ba­chov en los momen­tos en que la nece­si­dad de la reno­va­ción y de la demo­cra­ti­za­ción toca­ron las puer­tas de la URSS y sobre todo en cuan­to al pro­ce­so dege­ne­ra­ti­vo que sufrió la Peres­troi­ka, dan­do paso a una tor­tuo­sa libe­ra­ción pro-capi­ta­lis­ta y a una ver­gon­zo­sa subor­di­na­ción a EE.UU. y a las demás poten­cias imperialistas.”

………..

“En el caso cubano ‘vol­ver a Ame­ri­ca Lati­na’ no debe enten­der­se como repro­du­cir el sis­te­ma polí­ti­co y las estruc­tu­ras socia­les capi­ta­lis­tas que pre­do­mi­nan en nues­tros paí­ses, estre­me­ci­dos por la peor cri­sis de sus historias…”.

………….

“Cuba nece­si­ta iden­ti­fi­car a mayor pro­fun­di­dad todo lo nega­ti­vo tras­plan­ta­do del mode­lo buro­crá­ti­co sovié­ti­co y asu­mir su supera­ción progresiva…”

Eso impli­ca pro­fun­di­zar el pro­ce­so de rec­ti­fi­ca­ción e impul­sar el esfuer­zo hacia un mode­lo de tran­si­to al socia­lis­mo neta­men­te cubano y esen­cial­men­te capaz… de garan­ti­zar el pre­do­mi­nio de la pro­pie­dad social y de la pro­pie­dad públi­ca social­men­te con­tro­la­da y demo­crá­ti­ca­men­te ges­tio­na­da, así como un pro­ce­so de mayor socia­li­za­ción del poder y par­ti­ci­pa­ción popular.

* Del retra­so y el estan­ca­mien­to a la movilidad

Las estruc­tu­ras esta­tis­tas tras­plan­ta­das se pro­lon­ga­ron dema­sia­do tiem­po y solo recien­te­men­te se están hacien­do limi­ta­dos inten­tos de refor­mar­las y reade­cuar­las, sin que toda­vía esos cam­bios apun­ten hacia la socia­li­za­ción de lo estatal.

Aho­ra Fidel le ha dado una esto­ca­da al mode­lo eco­nó­mi­co vigen­te en Cuba al decla­rar ante el mun­do que éste ya no fun­cio­na. Esto ha des­ata­do un remo­lino por el poder ampli­fi­ca­dor de la voz del líder his­tó­ri­co de la revo­lu­ción cuba­na, sin que por el momen­to se haya for­mu­la­do una pro­pues­ta alter­na­ti­va que defi­na las carac­te­rís­ti­cas del nue­vo mode­lo a implantar.

En ver­dad no se tra­ta úni­ca­men­te de un mode­lo eco­nó­mi­co, sino de algo mucho más inte­gral y mul­ti­fa­cé­ti­co, de estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y socia­les- y for­mas de pen­sar y ges­tio­nar el trán­si­to al socia­lis­mo- que han dado cla­ras seña­les de agotamiento.

A nues­tro jui­cio en Cuba no se ha ago­ta­do el socia­lis­mo, sino la fal­ta de socia­lis­mo en el camino hacia él.

Está en cri­sis la fal­ta de socia­lis­mo expre­sa­da en la esta­ti­za­ción y buro­cra­ti­za­ción de la eco­no­mía y de los meca­nis­mos de poder.

Hay quie­nes apues­ten al reem­pla­zo del esta­tis­mo por un mode­lo capi­ta­lis­ta a lo Occi­den­tal: a ima­gen y seme­jan­za del capi­ta­lis­mo depen­dien­te neo­li­be­ral y de las seu­do-demo­cra­cias libe­ra­les-repre­sen­ta­ti­vas del continente.

Y los tam­bién hay que pro­cu­ran refor­mas eco­nó­mi­cas y moder­ni­za­cio­nes pro-capi­ta­lis­tas al “esti­lo chino”, para esta­ble­cer un mode­lo en que el esta­tis­mo moder­ni­za­do se com­bi­ne con la pri­va­ti­za­cio­nes en dife­ren­tes esca­las y sec­to­res y con la amplia­ción de la pre­sen­cia del capi­tal trans­na­cio­nal y las empre­sas mixtas.

Ambas pro­pues­tas serian fatales.

La pri­me­ra es sen­ci­lla­men­te re-colo­ni­za­do­ras, catas­tró­fi­ca, suma­men­te trau­má­ti­ca. Pero bas­tan­te impro­ba­ble, sal­vo una even­tual coyun­tu­ra inter­na e inter­na­cio­nal más favo­ra­ble; y siem­pre con esca­sas posi­bi­li­da­des de tran­si­tar sin gue­rra civil.

La segun­da es menos trau­má­ti­ca, más nacio­nal y desa­rro­llis­ta, aun­que con­du­cen­te a una espe­cie de Capi­ta­lis­mo de Esta­do ( en el mejor caso neo-key­ne­siano, con incre­men­to ini­cial dra­má­ti­co de las des­igual­da­des socia­les. Esta con mayo­res pro­ba­bi­li­da­des de ser aco­gi­da por cier­tos esta­men­tos buro­crá­ti­cos, tec­no­crá­ti­cos y mili­ta­res incli­na­dos al prag­ma­tis­mo y, en gene­ral, con menos poder traumático.

Hay otro camino hacia otro mode­lo capaz de dar­le nue­vos aires y con­ti­nui­dad a la revo­lu­ción y capaz de revi­ta­li­zar la vía socia­lis­ta: socia­li­zar lo esta­tal, abrir­le cau­ses a la auto­ges­tión y coope­ra­ti­vi­za­cion de la eco­no­mía, impul­sar for­mas aso­cia­ti­vas del cuen­ta-pro­pis­mo y de la peque­ña pro­pie­dad, crear nue­vas for­mas de pro­pie­dad social y de ges­tión y co-ges­tión demo­crá­ti­ca, esti­mu­lar la eco­no­mía de equi­va­len­cias, des­cen­tra­li­zar y demo­cra­ti­zar el sis­te­ma polí­ti­co hacia una demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va. En fin, avan­zar pro­gre­si­va­men­te hacia el nue­vo socia­lis­mo par­ti­ci­pa­ti­vo y hacia la demo­cra­cia socialista.

* Deba­te tras­cen­den­te y pers­pec­ti­vas por definir

.El deba­te entre las posi­bles opcio­nes, aun­que con medios des­igua­les, está en mar­cha y ha debi­li­ta­do sen­si­ble­men­te el inmo­vi­lis­mo esta­tis­ta-buro­crá­ti­co, colo­cán­do­lo a la defen­si­va y con esca­sas pro­ba­bi­li­da­des de sos­te­ner su ”sta­tus quo”.

Fidel no ha habla­do de cómo supe­rar el mode­lo exis­ten­te. Posi­ble­men­te eso sea obje­to de otras refle­xio­nes y planteamientos

Pero de todas mane­ras este pun­ti­lla­zo de Fidel ace­le­ra la ten­den­cia al movi­mien­to, aun sin rum­bo y metas públi­cas cla­ras y pre­ci­sas; pero con algu­nas seña­les no del todo posi­ti­va del man­do gubernamental.

Yo apre­cio ‑y qui­sie­ra equi­vo­car­me- que el equi­po de gobierno enca­be­za­do por Raúl tien­de a ins­pi­rar­se bas­tan­te, aun­que no cate­gó­ri­ca­men­te, en la actual expe­rien­cia de Chi­na Popu­lar. Las recien­tes medi­das anun­cia­das apun­tan en esa direc­ción, aun­que no todo se ha dicho mien­tras siguen pre­do­mi­nan­do las inde­fi­ni­cio­nes y el prag­ma­tis­mo militar.

Fidel apun­ta más al rol del líder del pro­ce­so que al del esta­dis­ta que recien­te­men­te dejó de ser. Eso expli­ca tam­bién sus nue­vos énfa­sis en el plano inter­na­cio­nal y el posi­ti­vo giro res­pec­to al espi­no­so tema colombiano.

Aho­ra incur­sio­na en una cues­tión cru­cial de la polí­ti­ca inter­na y habrá que ver en que direc­ción logra influir sobre el tras­cen­den­te deba­te para el des­tino futu­ro de la Cuba de Martí.

Lo impor­tan­te de todas mane­ras es que en nues­tra que­ri­da Cuba avan­za la auto­crí­ti­ca y la cri­ti­ca supe­ra­do­ra al inte­rior de un pro­ce­so cuyos enemi­gos aspi­ra­ron a su muer­te por anqui­lo­sa­mien­to y que por el con­tra­rio hoy exhi­be una rela­ti­va vita­li­dad para deci­dir su reno­va­ción y el sen­ti­do de la mis­ma: si la refor­ma y moder­ni­za­ción hacia un futu­ro híbri­do (Esta­do re-dis­tri­bui­dor y bene­fac­tor más capi­tal pri­va­do local y trans­na­cio­nal y régi­men polí­ti­co fuer­te y cen­tra­li­za­do) o si socia­li­za­ción de lo esta­tal más demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va; esto es: si una vía refor­mis­ta hacia un capi­ta­lis­mo de Esta­do más o menos social-demo­cra­ti­zan­te, o si la ruta hacia nue­vo socia­lis­mo con voca­ción latino-cari­be­ña y mun­dial; sin des­car­tar los ries­gos de la con­tra­rre­vo­lu­ción impe­ria­lis­ta, sobre­to­do si se le da chan­ce y cam­bian a su favor las con­di­cio­nes continentales.

Ante esas dis­yun­ti­vas apos­ta­mos con fir­me­za al nue­vo socialismo.

9-09-2010, San­to Domingo.
[email protected]​gmail.​com
La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.