Prohi­bir la gue­rra, per­mi­tir los bom­bar­deos- San­tia­go Alba

Hace pocos días se cum­plió un nue­vo ani­ver­sa­rio ‑el núme­ro 65- de los bom­bar­deos de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki. Lo que pocos saben o pocos quie­ren recor­dar es que el 8 de agos­to de 1945, dos días des­pués del lan­za­mien­to de la pri­me­ra bom­ba ató­mi­ca y pocas horas antes del lan­za­mien­to de la segun­da, las poten­cias ya vic­to­rio­sas de la segun­da gue­rra mun­dial fir­ma­ron los acuer­dos que esta­ble­cían un tri­bu­nal inter­na­cio­nal encar­ga­do de juz­gar los crí­me­nes come­ti­dos duran­te la con­tien­da. Lo que pocos saben o pocos quie­ren recor­dar es que el famo­so tri­bu­nal de Nurem­berg, acto fun­da­cio­nal del dere­cho inter­na­cio­nal moderno, prohi­bió la gue­rra -”cri­men supre­mo que con­cen­tra en sí todos los otros crí­me­nes”- al mis­mo tiem­po que lega­li­za­ba los bom­bar­deos. En sus con­clu­sio­nes, en efec­to, la sen­ten­cia de Nurem­berg decla­ró ino­cen­tes a alia­dos y ale­ma­nes por igual, “pues­to que los bom­bar­deos aéreos de ciu­da­des y fábri­cas se han con­ver­ti­do en prác­ti­ca habi­tual y reco­no­ci­da por todas las nacio­nes”. El mode­lo Ausch­witz, el de los per­de­do­res, se con­ver­tía así en el colo­fón de la bar­ba­rie huma­na y en una estre­me­ce­do­ra adver­ten­cia para las futu­ras gene­ra­cio­nes; mien­tras que el mode­lo Hiroshi­ma, el de los ven­ce­do­res, pasó a con­ver­tir­se en “prac­ti­ca ruti­na­ria” y “dere­cho con­sue­tu­di­na­rio”.

Des­de enton­ces está prohi­bi­da la gue­rra y están per­mi­ti­dos los bom­bar­deos. Antes de 1914, el escri­tor fran­cés Mar­cel Proust habla­ba de los avio­nes como de los “ojos” de la Huma­ni­dad. Se vola­ba para ver, no para bom­bar­dear. Pero hay cier­tos ángu­los de visión, cier­tos ran­gos de la mira­da, que impo­nen inme­dia­ta­men­te, como una ten­ta­ción irre­sis­ti­ble, el deseo de des­truir lo que se cap­ta visual­men­te. La prohi­bi­ción de mirar cier­tos obje­tos, la prohi­bi­ción de mirar des­de cier­tos obje­tos (el ojo de la cerra­du­ra o la miri­lla del avión) es hoy una cues­tión de super­vi­ven­cia no sólo moral sino mate­rial. El mode­lo Ausch­witz ‑con sus terri­bles cam­pos de exter­mi­nio hori­zon­tal- es des­pués de todo huma­na­men­te fami­liar y qui­zás por eso nos resul­ta tan fácil escan­da­li­zar­nos fren­te a él y recha­zar­lo. Si, por el con­tra­rio, acep­ta­mos con man­se­dum­bre y natu­ra­li­dad el mode­lo Hiroshi­ma ‑el exter­mi­nio ver­ti­cal des­de el aire- no es sólo por­que for­me par­te de “la jus­ti­cia de los ven­ce­do­res”: es que tie­ne algo de inima­gi­na­ble, de irre­pre­sen­ta­ble, de extra­te­rres­tre; está tan fue­ra de toda medi­da antro­po­ló­gi­ca que sus­pen­de cual­quier for­ma de reac­ción.

El bom­bar­deo aéreo, en efec­to, reúne dos carac­te­rís­ti­cas “incom­pren­si­bles” para un ser humano. La pri­me­ra tie­ne que ver con el hecho de que ni siquie­ra “des­hu­ma­ni­za” a sus víc­ti­mas antes de matar­las o para jus­ti­fi­car su muer­te: sus víc­ti­mas no son “enemi­gos” o “ani­ma­les infe­rio­res” u “obs­tácu­los” sino sim­ples “resi­duos”. Los cadá­ve­res y las rui­nas no han teni­do una exis­ten­cia indi­vi­dual (ni siquie­ra bajo la for­ma de un núme­ro tatua­do en la muñe­ca) antes de ser “fabri­ca­dos” des­de el B‑52. No han sido ni juz­ga­dos ni con­de­na­dos; tam­po­co des­pre­cia­dos. Son des­de el prin­ci­pio sólo “res­tos”.

La segun­da carac­te­rís­ti­ca del bom­bar­deo es que, si pro­du­ce “res­tos”, no per­mi­te esta­ble­cer nin­gún víncu­lo entre ellos y la fuen­te leja­na, celes­te e inal­can­za­ble, que los ha cau­sa­do. Las víc­ti­mas sólo pue­den alzar el puño en medio de los escom­bros, como ante la ira de Dios; por su par­te los ver­du­gos, ence­rra­dos en sus cáp­su­las de cris­tal, o cómo­da­men­te sen­ta­dos delan­te del orde­na­dor, no pue­den expe­ri­men­tar nin­gún sen­ti­mien­to ‑tam­po­co odio- por esas exis­ten­cias que se incli­nan y des­apa­re­cen bajo un ges­to de su dedo. No pue­den mirar­las sin que des­apa­rez­can y se las mira pre­ci­sa­men­te para eso, pero esta des­apa­ri­ción no entra­ña nin­gu­na emo­ción ni nin­gu­na tra­ge­dia; la acom­pa­ña, si aca­so, el pla­cer de “no dejar nin­gún cabo suel­to”, la satis­fac­ción de “tachar” todos los pun­tos que van com­pa­re­cien­do ante nues­tros ojos.

Pues bien, curio­sa­men­te el mode­lo del bom­bar­deo aéreo es el que mejor expli­ca la con­sis­ten­cia moral y los efec­tos mate­ria­les del con­su­mo capi­ta­lis­ta.

El capi­ta­lis­mo, lo hemos escri­to otras veces, no se defi­ne por su capa­ci­dad para pro­du­cir rique­za sino para des­truir­la. Si se recuer­da que el 90% de las mer­can­cías que se pro­du­cen hoy en el mun­do den­tro de seis meses esta­rán en la basu­ra se com­pren­de ense­gui­da que el capi­ta­lis­mo no fabri­ca mesas, coches, orde­na­do­res y lava­do­ras sino “resi­duos”, igual que las bom­bas, y que el ser humano que se empe­ña ‑duran­te seis meses- en usar­los como si fue­ran mesas, coches, orde­na­do­res y lava­do­ras es él mis­mo “resi­dual” fren­te al obje­ti­vo eco­nó­mi­co de sus­ti­tuir­las lo antes posi­ble por otras. Para el capi­ta­lis­mo, como para el B‑52, las cosas y los hom­bres son des­de el prin­ci­pio “res­tos” y su ver­da­de­ro pro­duc­to ‑ni tele­vi­so­res ni fri­go­rí­fi­cos- es la “basu­ra”.

Todos los días, por ejem­plo, lle­gan de Euro­pa miles de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos dese­cha­dos a un barrio de Accra (Gha­na) cono­ci­do como Sodo­ma. Allí, miles de meno­res que no han usa­do en su vida un orde­na­dor, que­man y des­tri­pan las car­ca­sas en bus­ca de pie­zas de metal, absor­bien­do duran­te horas de tra­ba­jo infer­nal más de 60 sus­tan­cias tóxi­cas. Lo mis­mo ocu­rre en Kara­chi (Pakis­tán), don­de 20.000 jóve­nes, algu­nos meno­res de diez años, muchos de ellos refu­gia­dos afga­nos, reci­clan la basu­ra elec­tró­ni­ca pro­ce­den­te de Occi­den­te, Dubai o Sin­ga­pur, mani­pu­lan­do plo­mo, cad­mio o anti­mo­nio, mate­ria­les que des­tru­yen al mis­mo tiem­po la salud de los niños, la tie­rra y el río Lya­ri. El 70% de la basu­ra elec­tró­ni­ca del mun­do aca­ba en mula­da­res de Asia, en los que las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y la con­ta­mi­na­ción ambien­tal con­vier­ten la vida mis­ma de la gen­te en abyec­ta­men­te “resi­dual”.

Pero el con­su­mo capi­ta­lis­ta se carac­te­ri­za tam­bién por su difi­cul­tad para esta­ble­cer víncu­los men­ta­les entre una mira­da, un ges­to del dedo, un tra­ba­jo bien hecho o un pla­cer banal y un pai­sa­je de rui­nas, a miles de kiló­me­tros del super­mer­ca­do, en el que están murien­do niños a los que no odia­mos; niños que, al con­tra­rio, cuan­do nos los mues­tran por la tele­vi­sión, nos enter­ne­cen y nos atur­den de com­pa­sión. Como el pilo­to del bom­bar­de­ro, vemos el mun­do en las vitri­nas de las tien­das y en las pan­ta­llas del orde­na­dor y somos antro­po­ló­gi­ca­men­te inca­pa­ces de ima­gi­nar ahí nin­gún efec­to nega­ti­vo o des­truc­ti­vo. Los muer­tos, las rui­nas, los ham­brien­tos, son sólo los “res­tos” o “resi­duos” de nues­tros pla­ce­res más ino­cen­tes.

Des­de nues­tros pla­ce­res no pode­mos ima­gi­nar­nos a Moha­med Khan, de ocho años de edad, que­man­do un orde­na­dor en Kara­chi como tam­po­co des­de el sufri­mien­to de Moha­med Khan pue­de ima­gi­nar­se el uso que hace­mos los occi­den­ta­les del orde­na­dor. ¿Por ejem­plo? Más de 24 millo­nes de pági­nas de Inter­net son de con­te­ni­do por­no­grá­fi­co (el 12%) y cada segun­do 28.258 inter­nau­tas están vien­do por­no­gra­fía. Cua­ren­ta millo­nes de esta­dou­ni­den­ses visi­tan regu­lar­men­te estas pági­nas web, con un volu­men de nego­cio de 2.350 millo­nes de euros al año (más de 4.000 en todo el mun­do). El 25% de las bús­que­das en la red y el 35% de las des­car­gas son de carác­ter por­no­grá­fi­co y todos los días se regis­tran 116.000 bús­que­das con el rótu­lo “por­no­gra­fía infan­til”. El 20% de los hom­bres reco­no­ce ver por­no­gra­fía mien­tras está en el tra­ba­jo y la edad media en la que un niño esta­dou­ni­den­se comien­za a fre­cuen­tar pági­nas de con­te­ni­do sexual es de 11 años.

Mucho más por­no­grá­fi­ca que la por­no­gra­fía mis­ma es la rela­ción inima­gi­na­ble entre los que miran el orde­na­dor en Utah o Madrid y los que los que­man en Gha­na y Kara­chi.

Des­de 1945, sí, está prohi­bi­da la gue­rra y están per­mi­ti­dos los bom­bar­deos..

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *