Prohi­bir la gue­rra, per­mi­tir los bom­bar­deos- San­tia­go Alba

Hace pocos días se cum­plió un nue­vo ani­ver­sa­rio ‑el núme­ro 65- de los bom­bar­deos de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki. Lo que pocos saben o pocos quie­ren recor­dar es que el 8 de agos­to de 1945, dos días des­pués del lan­za­mien­to de la pri­me­ra bom­ba ató­mi­ca y pocas horas antes del lan­za­mien­to de la segun­da, las poten­cias ya vic­to­rio­sas de la segun­da gue­rra mun­dial fir­ma­ron los acuer­dos que esta­ble­cían un tri­bu­nal inter­na­cio­nal encar­ga­do de juz­gar los crí­me­nes come­ti­dos duran­te la con­tien­da. Lo que pocos saben o pocos quie­ren recor­dar es que el famo­so tri­bu­nal de Nurem­berg, acto fun­da­cio­nal del dere­cho inter­na­cio­nal moderno, prohi­bió la gue­rra -”cri­men supre­mo que con­cen­tra en sí todos los otros crí­me­nes”- al mis­mo tiem­po que lega­li­za­ba los bom­bar­deos. En sus con­clu­sio­nes, en efec­to, la sen­ten­cia de Nurem­berg decla­ró ino­cen­tes a alia­dos y ale­ma­nes por igual, “pues­to que los bom­bar­deos aéreos de ciu­da­des y fábri­cas se han con­ver­ti­do en prác­ti­ca habi­tual y reco­no­ci­da por todas las nacio­nes”. El mode­lo Ausch­witz, el de los per­de­do­res, se con­ver­tía así en el colo­fón de la bar­ba­rie huma­na y en una estre­me­ce­do­ra adver­ten­cia para las futu­ras gene­ra­cio­nes; mien­tras que el mode­lo Hiroshi­ma, el de los ven­ce­do­res, pasó a con­ver­tir­se en “prac­ti­ca ruti­na­ria” y “dere­cho consuetudinario”.

Des­de enton­ces está prohi­bi­da la gue­rra y están per­mi­ti­dos los bom­bar­deos. Antes de 1914, el escri­tor fran­cés Mar­cel Proust habla­ba de los avio­nes como de los “ojos” de la Huma­ni­dad. Se vola­ba para ver, no para bom­bar­dear. Pero hay cier­tos ángu­los de visión, cier­tos ran­gos de la mira­da, que impo­nen inme­dia­ta­men­te, como una ten­ta­ción irre­sis­ti­ble, el deseo de des­truir lo que se cap­ta visual­men­te. La prohi­bi­ción de mirar cier­tos obje­tos, la prohi­bi­ción de mirar des­de cier­tos obje­tos (el ojo de la cerra­du­ra o la miri­lla del avión) es hoy una cues­tión de super­vi­ven­cia no sólo moral sino mate­rial. El mode­lo Ausch­witz ‑con sus terri­bles cam­pos de exter­mi­nio hori­zon­tal- es des­pués de todo huma­na­men­te fami­liar y qui­zás por eso nos resul­ta tan fácil escan­da­li­zar­nos fren­te a él y recha­zar­lo. Si, por el con­tra­rio, acep­ta­mos con man­se­dum­bre y natu­ra­li­dad el mode­lo Hiroshi­ma ‑el exter­mi­nio ver­ti­cal des­de el aire- no es sólo por­que for­me par­te de “la jus­ti­cia de los ven­ce­do­res”: es que tie­ne algo de inima­gi­na­ble, de irre­pre­sen­ta­ble, de extra­te­rres­tre; está tan fue­ra de toda medi­da antro­po­ló­gi­ca que sus­pen­de cual­quier for­ma de reacción.

El bom­bar­deo aéreo, en efec­to, reúne dos carac­te­rís­ti­cas “incom­pren­si­bles” para un ser humano. La pri­me­ra tie­ne que ver con el hecho de que ni siquie­ra “des­hu­ma­ni­za” a sus víc­ti­mas antes de matar­las o para jus­ti­fi­car su muer­te: sus víc­ti­mas no son “enemi­gos” o “ani­ma­les infe­rio­res” u “obs­tácu­los” sino sim­ples “resi­duos”. Los cadá­ve­res y las rui­nas no han teni­do una exis­ten­cia indi­vi­dual (ni siquie­ra bajo la for­ma de un núme­ro tatua­do en la muñe­ca) antes de ser “fabri­ca­dos” des­de el B‑52. No han sido ni juz­ga­dos ni con­de­na­dos; tam­po­co des­pre­cia­dos. Son des­de el prin­ci­pio sólo “res­tos”.

La segun­da carac­te­rís­ti­ca del bom­bar­deo es que, si pro­du­ce “res­tos”, no per­mi­te esta­ble­cer nin­gún víncu­lo entre ellos y la fuen­te leja­na, celes­te e inal­can­za­ble, que los ha cau­sa­do. Las víc­ti­mas sólo pue­den alzar el puño en medio de los escom­bros, como ante la ira de Dios; por su par­te los ver­du­gos, ence­rra­dos en sus cáp­su­las de cris­tal, o cómo­da­men­te sen­ta­dos delan­te del orde­na­dor, no pue­den expe­ri­men­tar nin­gún sen­ti­mien­to ‑tam­po­co odio- por esas exis­ten­cias que se incli­nan y des­apa­re­cen bajo un ges­to de su dedo. No pue­den mirar­las sin que des­apa­rez­can y se las mira pre­ci­sa­men­te para eso, pero esta des­apa­ri­ción no entra­ña nin­gu­na emo­ción ni nin­gu­na tra­ge­dia; la acom­pa­ña, si aca­so, el pla­cer de “no dejar nin­gún cabo suel­to”, la satis­fac­ción de “tachar” todos los pun­tos que van com­pa­re­cien­do ante nues­tros ojos.

Pues bien, curio­sa­men­te el mode­lo del bom­bar­deo aéreo es el que mejor expli­ca la con­sis­ten­cia moral y los efec­tos mate­ria­les del con­su­mo capitalista.

El capi­ta­lis­mo, lo hemos escri­to otras veces, no se defi­ne por su capa­ci­dad para pro­du­cir rique­za sino para des­truir­la. Si se recuer­da que el 90% de las mer­can­cías que se pro­du­cen hoy en el mun­do den­tro de seis meses esta­rán en la basu­ra se com­pren­de ense­gui­da que el capi­ta­lis­mo no fabri­ca mesas, coches, orde­na­do­res y lava­do­ras sino “resi­duos”, igual que las bom­bas, y que el ser humano que se empe­ña ‑duran­te seis meses- en usar­los como si fue­ran mesas, coches, orde­na­do­res y lava­do­ras es él mis­mo “resi­dual” fren­te al obje­ti­vo eco­nó­mi­co de sus­ti­tuir­las lo antes posi­ble por otras. Para el capi­ta­lis­mo, como para el B‑52, las cosas y los hom­bres son des­de el prin­ci­pio “res­tos” y su ver­da­de­ro pro­duc­to ‑ni tele­vi­so­res ni fri­go­rí­fi­cos- es la “basu­ra”.

Todos los días, por ejem­plo, lle­gan de Euro­pa miles de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos dese­cha­dos a un barrio de Accra (Gha­na) cono­ci­do como Sodo­ma. Allí, miles de meno­res que no han usa­do en su vida un orde­na­dor, que­man y des­tri­pan las car­ca­sas en bus­ca de pie­zas de metal, absor­bien­do duran­te horas de tra­ba­jo infer­nal más de 60 sus­tan­cias tóxi­cas. Lo mis­mo ocu­rre en Kara­chi (Pakis­tán), don­de 20.000 jóve­nes, algu­nos meno­res de diez años, muchos de ellos refu­gia­dos afga­nos, reci­clan la basu­ra elec­tró­ni­ca pro­ce­den­te de Occi­den­te, Dubai o Sin­ga­pur, mani­pu­lan­do plo­mo, cad­mio o anti­mo­nio, mate­ria­les que des­tru­yen al mis­mo tiem­po la salud de los niños, la tie­rra y el río Lya­ri. El 70% de la basu­ra elec­tró­ni­ca del mun­do aca­ba en mula­da­res de Asia, en los que las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y la con­ta­mi­na­ción ambien­tal con­vier­ten la vida mis­ma de la gen­te en abyec­ta­men­te “resi­dual”.

Pero el con­su­mo capi­ta­lis­ta se carac­te­ri­za tam­bién por su difi­cul­tad para esta­ble­cer víncu­los men­ta­les entre una mira­da, un ges­to del dedo, un tra­ba­jo bien hecho o un pla­cer banal y un pai­sa­je de rui­nas, a miles de kiló­me­tros del super­mer­ca­do, en el que están murien­do niños a los que no odia­mos; niños que, al con­tra­rio, cuan­do nos los mues­tran por la tele­vi­sión, nos enter­ne­cen y nos atur­den de com­pa­sión. Como el pilo­to del bom­bar­de­ro, vemos el mun­do en las vitri­nas de las tien­das y en las pan­ta­llas del orde­na­dor y somos antro­po­ló­gi­ca­men­te inca­pa­ces de ima­gi­nar ahí nin­gún efec­to nega­ti­vo o des­truc­ti­vo. Los muer­tos, las rui­nas, los ham­brien­tos, son sólo los “res­tos” o “resi­duos” de nues­tros pla­ce­res más inocentes.

Des­de nues­tros pla­ce­res no pode­mos ima­gi­nar­nos a Moha­med Khan, de ocho años de edad, que­man­do un orde­na­dor en Kara­chi como tam­po­co des­de el sufri­mien­to de Moha­med Khan pue­de ima­gi­nar­se el uso que hace­mos los occi­den­ta­les del orde­na­dor. ¿Por ejem­plo? Más de 24 millo­nes de pági­nas de Inter­net son de con­te­ni­do por­no­grá­fi­co (el 12%) y cada segun­do 28.258 inter­nau­tas están vien­do por­no­gra­fía. Cua­ren­ta millo­nes de esta­dou­ni­den­ses visi­tan regu­lar­men­te estas pági­nas web, con un volu­men de nego­cio de 2.350 millo­nes de euros al año (más de 4.000 en todo el mun­do). El 25% de las bús­que­das en la red y el 35% de las des­car­gas son de carác­ter por­no­grá­fi­co y todos los días se regis­tran 116.000 bús­que­das con el rótu­lo “por­no­gra­fía infan­til”. El 20% de los hom­bres reco­no­ce ver por­no­gra­fía mien­tras está en el tra­ba­jo y la edad media en la que un niño esta­dou­ni­den­se comien­za a fre­cuen­tar pági­nas de con­te­ni­do sexual es de 11 años.

Mucho más por­no­grá­fi­ca que la por­no­gra­fía mis­ma es la rela­ción inima­gi­na­ble entre los que miran el orde­na­dor en Utah o Madrid y los que los que­man en Gha­na y Karachi.

Des­de 1945, sí, está prohi­bi­da la gue­rra y están per­mi­ti­dos los bombardeos..

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.