Juz­guen Vds. Tra­duc­ción del artícu­lo ori­gi­nal sobre las pala­bras de Fidel acer­ca del “mode­lo cubano” – Cubain­for­ma­cion

Cubain­for­ma­ción les ofre­ce la tra­duc­ción al idio­ma cas­te­llano del artícu­lo ori­gi­nal en inglés, del perio­dis­ta Jef­frey Gold­berg, titu­la­do “Fidel: Cuban Model Does­n’t Even Work For Us Any­mo­re”, publi­ca­do el 8 de sep­tiem­bre en “The Atlan­tic” (Esta­dos Uni­dos).

El perio­dis­ta esta­dou­ni­den­se Jef­frey Gold­berg entre­vis­tó a Fidel Cas­tro recien­te­men­te ‑con el apo­yo de una intér­pre­te- en La Haba­na.

Cen­te­na­res de agen­cias, tele­vi­sio­nes, radios y publi­ca­cio­nes de todo el mun­do han con­ver­ti­do en noti­cia el titu­lar este tex­to, cuya tra­duc­ción al cas­te­llano es “Fidel Cas­tro: el mode­lo cubano ya no fun­cio­na ni siquie­ra para noso­tros».

El perio­dis­ta esta­dou­ni­den­se Jef­frey Gold­berg refle­ja en su tex­to agu­dos pre­jui­cios polí­ti­cos, un com­ple­to des­co­no­ci­mien­to de la reali­dad y con­tex­to del país, nota­bles erro­res de inter­pre­ta­ción del idio­ma, y un más que dudo­so sen­ti­do del humor. El empleo de este artícu­lo como fuen­te de una noti­cia de alcan­ce glo­bal da la medi­da de cómo fun­cio­na la maqui­na­ria de infor­ma­ción y pro­pa­gan­da del sis­te­ma mediá­ti­co glo­bal.

Juz­guen uste­des.

La tra­duc­ción ha sido rea­li­za­da para Cubain­for­ma­ción por Rakel Agi­rre, res­pon­sa­ble del Área de Sen­si­bi­li­za­ción de la Aso­cia­ción Eus­ka­di-Cuba.

El equi­po de redac­ción de Cubain­for­ma­ción está pre­pa­ran­do un mate­rial de aná­li­sis sobre este nue­vo caso de per­ver­sión infor­ma­ti­va con­tra Cuba por par­te de los gran­des con­sor­cios mediá­ti­cos inter­na­cio­na­les.

Fidel Cas­tro: «El mode­lo cubano ya no fun­cio­na ni siquie­ra para noso­tros»

Para leer el artícu­lo ori­gi­nal en inglés de Jef­frey Gold­berg, para “The Atlan­tic”:

http://​www​.theatlan​tic​.com/​i​n​t​e​r​n​a​t​i​o​n​a​l​/​a​r​c​h​i​v​e​/​2​0​1​0​/​0​9​/​f​i​d​e​l​-​c​u​b​a​n​-​m​o​d​e​l​-​d​o​e​s​n​t​-​e​v​e​n​-​w​o​r​k​-​f​o​r​-​u​s​-​a​n​y​m​o​r​e​/​6​2​6​02/

Jef­frey Gold­berg – “The Atlan­tic” – 8 de sep­tiem­bre de 2010

Tra­duc­ción: Cubain­for­ma­ción /​Rakel Agi­rre, res­pon­sa­ble del Área de Sen­si­bi­li­za­ción de la Aso­cia­ción Eus­ka­di-Cuba

Hubo muchas cosas pecu­lia­res en mi recien­te para­da en Haba­na (apar­te del espec­tácu­lo de del­fi­nes, que tra­ta­ré en bre­ve), pero una de las más inusua­les fue el nivel de intros­pec­ción de Fidel Cas­tro. He teni­do una expe­rien­cia limi­ta­da con autó­cra­tas comu­nis­tas (ten­go más expe­rien­cia con autó­cra­tas no-comu­nis­tas) pero resul­tó muy lla­ma­ti­vo que Cas­tro estu­vie­ra dis­pues­to a admi­tir que jugó mal su mano en un momen­to cru­cial de la Cri­sis de los Misi­les de Cuba (pue­den leer sobre lo que dijo hacia el final de mi post ante­rior, pero lo que seña­ló, de mane­ra cla­ra, es que se arre­pien­te de haber soli­ci­ta­do a Khrus­chev ata­car con armas nuclea­res a Esta­dos Uni­dos)

Toda­vía más lla­ma­ti­vo fue algo que dijo en la comi­da del día de nues­tro pri­mer encuen­tro. Está­ba­mos sen­ta­dos alre­de­dor de una peque­ña mesa: Cas­tro, su mujer, Dalia; su hijo, Anto­nio; Randy Alon­so, una figu­ra impor­tan­te de los medios de comu­ni­ca­ción del Esta­do; y Julia Sweig, la ami­ga que hice me acom­pa­ña­ra para ase­gu­rar­me, entre otras cosas, de que yo no decía nada dema­sia­do estú­pi­do (Julia es una des­ta­ca­da eru­di­ta en Amé­ri­ca Lati­na en el Con­se­jo de Rela­cio­nes Exte­rio­res). En un ini­cio yo esta­ba intere­sa­do prin­ci­pal­men­te en ver comer a Fidel – fue una com­bi­na­ción de pro­ble­mas diges­ti­vos que cons­pi­ra­ron para casi matar­le, y por tan­to pen­sé que haría un poco de “Krem­li­no­lo­gía” gas­tro­in­tes­ti­nal y man­ten­dría una cui­da­do­sa aten­ción ante lo que él ingi­rie­se (para que cons­te, él ingi­rió peque­ñas can­ti­da­des de pes­ca­do y ensa­la­da, y un poqui­to de pan unta­do en acei­te de oli­va, así como un vaso de vino tin­to). Pero duran­te la des­en­fa­da­da con­ver­sa­ción gene­ral (había­mos esta­do tres horas hablan­do de Irán y Orien­te Medio), le pre­gun­té si con­si­de­ra­ba que el mode­lo cubano era algo digno de expor­tar.

“El mode­lo cubano ya no fun­cio­na ni siquie­ra para noso­tros” dijo él.

Esto me cho­có como sali­do de los más gran­des momen­tos de Emily Lite­lla (1). ¿Aca­ba­ba el líder de la Revo­lu­ción de decir, en esen­cia, ¿“No impor­ta”?

Le pedí a Julia que inter­pre­ta­ra esta impre­sio­nan­te decla­ra­ción para mi. Ella dijo, “Él no esta­ba recha­zan­do las ideas de la Revo­lu­ción. Lo he toma­do como un reco­no­ci­mien­to de que bajo “el mode­lo cubano” el Esta­do tie­ne un rol dema­sia­do gran­de en la vida eco­nó­mi­ca del país”.

Julia seña­ló que un efec­to de seme­jan­te opi­nión podría ser otor­gar espa­cio para su her­mano, Raúl, quien es aho­ra pre­si­den­te, para pro­mul­gar las refor­mas nece­sa­rias de cara a algo que segu­ra­men­te encon­tra­rá opo­si­ción des­de los comu­nis­tas orto­do­xos den­tro del Par­ti­do y la buro­cra­cia. Raúl Cas­tro está ya sol­tan­do la adhe­sión del esta­do sobre la eco­no­mía. Él anun­ció recien­te­men­te, de hecho, que peque­ños nego­cios pue­den aho­ra ope­rar y que los inver­so­res extran­je­ros pue­den aho­ra com­prar inmue­bles en Cuba. (Lo gra­cio­so de este nue­vo anun­cio, por supues­to, es que los ame­ri­ca­nos no están auto­ri­za­dos a inver­tir en Cuba, no por la polí­ti­ca cuba­na, sino por la polí­ti­ca ame­ri­ca­na. En otras pala­bras, Cuba está comen­zan­do a adop­tar el tipo de ideas eco­nó­mi­cas que Amé­ri­ca lar­ga­men­te le ha deman­da­do que adop­te, pero a los ame­ri­ca­nos no les es per­mi­ti­do el par­ti­ci­par en este expe­ri­men­to de libre mer­ca­do por la defen­sa de nues­tro gobierno de la hipó­cri­ta y estú­pi­da polí­ti­ca de embar­go. Nos arre­pen­ti­re­mos de esto, por supues­to, cuan­do los cuba­nos acuer­den con euro­peos y bra­si­le­ños la aca­pa­ra­ción de los mejo­res hote­les).

Pero estoy diva­gan­do. Hacia el final de esta lar­ga, y rela­ja­da comi­da, Fidel nos demos­tró que real­men­te esta­ba semi-reti­ra­do. El día siguien­te era un lunes, cuan­do se espe­ra de los máxi­mos líde­res el estar sin la ayu­da de nadie mane­jan­do sus eco­no­mías, echan­do disi­den­tes a pri­sión y cosas de ese tipo. Pero la agen­da de Fidel esta­ba abier­ta. Él nos pre­gun­tó: “¿Les gus­ta­ría ir al acua­rio con­mi­go a ver el espec­tácu­lo de los del­fi­nes?”

No esta­ba muy segu­ro de haber­le oído correc­ta­men­te. (Esto me suce­dió varias veces duran­te mi visi­ta). “¿El espec­tácu­lo de los del­fi­nes?”

“Los del­fi­nes son ani­ma­les muy inte­li­gen­tes”, dijo Cas­tro.

Apun­té que tenía­mos una reu­nión pro­gra­ma­da para la maña­na siguien­te, con Ade­la Dwo­rin, la pre­si­den­ta de la Comu­ni­dad Judía de Cuba.

“Tráe­la”, dijo Fidel.

Alguien en la mesa men­cio­nó que el acua­rio esta­ba cerra­do los lunes. Fidel dijo: “Maña­na esta­rá abier­to”.

Y así fue.

A últi­ma hora de la maña­na siguien­te, des­pués de reco­ger a Ade­la en la sina­go­ga, nos encon­tra­mos con Fidel en las esca­le­ras de la casa de los del­fi­nes. Él besó a Dwo­rin, no por casua­li­dad delan­te de las cáma­ras (qui­zás, otro men­sa­je para Ahma­di­ne­jad). Entra­mos jun­tos en una gran habi­ta­ción, con ilu­mi­na­ción azu­la­da, que daba a un enor­me tan­que de del­fi­nes cerra­do con un cris­tal. Fidel expli­có, exten­sa­men­te, que el show de los del­fi­nes del Acua­rio de La Haba­na era el mejor espec­tácu­lo de del­fi­nes en el mun­do, “com­ple­ta­men­te úni­co”, de hecho, por­que es un show bajo el agua. Tres buzos huma­nos entran en el agua, sin equi­po de res­pi­ra­ción, y rea­li­zan com­pli­ca­das acro­ba­cias con los del­fi­nes. “¿Te gus­tan los del­fi­nes?” me pre­gun­tó Fidel.

“Me gus­tan mucho los del­fi­nes,” le dije.

Fidel hizo venir a Gui­ller­mo Gar­cía, el direc­tor del acua­rio (cada emplea­do del acua­rio, por supues­to, fue a tra­ba­jar – me dije­ron que “de mane­ra volun­ta­ria” -) y le dijo que se sen­ta­ra con noso­tros.

“Gold­berg,” dijo Fidel, “hága­le pre­gun­tas sobre los del­fi­nes”.

“¿Qué tipo de cues­tio­nes?” le pre­gun­té.

“Eres un perio­dis­ta, hága­le bue­nas pre­gun­tas,” dijo él, y enton­ces se inte­rrum­pió. “De todas for­mas, él no sabe dema­sia­do sobre del­fi­nes,” dijo él, seña­lan­do a Gar­cía. Él es real­men­te un físi­co nuclear”.

“¿Lo eres?” le pre­gun­té.

“Sí”, dijo Gar­cía, dis­cul­pán­do­se un tan­to.

“¿Por qué diri­ges el acua­rio?” le pre­gun­té.

“¡Le pusi­mos aquí para ale­jar­lo de cons­truir bom­bas nuclea­res!” dijo Fidel, y enton­ces se des­ter­ni­lló de risa.

“En Cuba, úni­ca­men­te emplea­ría­mos poder nuclear para obje­ti­vos pací­fi­cos”, dijo Gar­cía, con gran serie­dad.

“No sabía que estu­vie­ra en Irán”, con­tes­té yo.

Fidel seña­ló a la peque­ña alfom­bri­lla deba­jo de la silla gira­to­ria espe­cial que sus guar­da­es­pal­das le acer­ca­ron.

“¡Es per­sa!” dijo, y vol­vió a reír­se. Enton­ces dijo: “Gold­berg, haga sus pre­gun­tas sobre los del­fi­nes”.

En el acto, me giré hacia Gar­cía y le pre­gun­té, “¿Cuán­to pesan los del­fi­nes?”

“Pesan entre 100 y 150 kilo­gra­mos”, dijo él.

“¿Cómo entre­nan a los del­fi­nes para que hagan lo que hacen?”, le pre­gun­té.

“Esa es una bue­na pre­gun­ta,” dijo Fidel.

Gar­cía lla­mó a una de los vete­ri­na­rias del acua­rio para ayu­dar­le a res­pon­der a la pre­gun­ta. Su nom­bre era Celia. Unos minu­tos des­pués, Anto­nio Cas­tro me dijo su ape­lli­do: Gue­va­ra.

“Eres hija del Che Gue­va­ra?” le pre­gun­té.

“Sí”, dijo ella.

“¿Y eres vete­ri­na­ria de del­fi­nes?”

“Cui­do de todos los habi­tan­tes del acua­rio”, dijo ella.

“Al Che le gus­ta­ban mucho los ani­ma­les”, dijo Anto­nio Cas­tro.

Era la hora de que empe­za­se el espec­tácu­lo. Las luces se ate­nua­ron, y los buzos entra­ron al agua. Sin des­cri­bir­lo dema­sia­do, diría una vez más, y para mi sor­pre­sa, que me encon­tré a mí mis­mo estan­do de acuer­do con Fidel: el acua­rio de La Haba­na da un fan­tás­ti­co espec­tácu­lo de del­fi­nes, el mejor que haya vis­to nun­ca, y como padre de tres hijos, he vis­to muchos espec­tácu­los de del­fi­nes. Tam­bién diré esto: nun­ca he vis­to a alguien dis­fru­tar tan­to de un espec­tácu­lo de del­fi­nes como lo dis­fru­tó Fidel Cas­tro.

En el siguien­te epi­so­dio, tra­ta­ré temas como el embar­go ame­ri­cano, el esta­tus de la reli­gión en Cuba, la situa­ción apre­mian­te de los disi­den­tes polí­ti­cos, y la refor­ma eco­nó­mi­ca. Por aho­ra, os dejo con esta ima­gen de nues­tro día en el acua­rio (Estoy en la silla baja, la hija del Che está detrás de mi, con el pelo cor­to y rubio, Fidel es el hom­bre que se pare­ce a Fidel si Fidel com­pra­ra en L.L.Bean.

(1) Nota de la tra­duc­ción: Emily Lite­lla era un per­so­na­je de fic­ción inter­pre­ta­do por la come­dian­te Gil­da Rad­ner en las series de apa­ri­cio­nes en el Satur­day Night Live. Emily Lite­lla era una mujer mayor con pro­ble­mas audi­ti­vos.

(2) Nota de la tra­duc­ción: L.L.Bean es una cade­na de ropa de EEUU.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *