Cre­di­bi­li­dad- Edi­to­rial Eus­kal Herri­ko Komunistak

La cata­du­ra moral de la cla­se polí­ti­ca espa­ño­lis­ta, fran­ce­sa y regio­na­lis­ta (que le pre­gun­ten al gris Urku­llu) no cono­ce lími­tes. Lími­tes que si exis­tie­ran ya se encar­ga­rían de rom­per los medios perio­dís­ti­cos que sir­ven al poder esta­ble­ci­do con tal de man­te­ner el Sta­tus Quo.

Siguien­do la doc­tri­na ofi­cial del impe­rio, todos al uní­sono, gri­tan que no hay nove­dad en el comu­ni­ca­do de la Orga­ni­za­ción ETA. Repi­ten, uno tras otro, des­de sus gari­tas de guar­dia: “sin nove­dad en el frente”.

Jus­ti­fi­can así un inmo­vi­lis­mo que des­de lue­go deja paten­te a quién le intere­sa la per­pe­tua­ción del con­flic­to socio-polí­ti­co en el solar vas­co por su libe­ra­ción. Inmo­vi­lis­mo sus­ten­ta­do sobre la base de una valo­ra­ción cen­tra­da en algo muy con­cre­to: la inca­pa­ci­dad de ETA, la Izquier­da Aber­tza­le y del sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le para modi­fi­car el esce­na­rio socio-eco­nó­mi­co y polí­ti­co. Un esce­na­rio catas­tró­fi­co para la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res y en el que el refor­mis­mo más reac­cio­na­rio tan­to espa­ño­lis­ta como regio­na­lis­ta vas­co sobre todo, se sien­te más fuer­te y cómo­do, man­te­nien­do a su vez la uni­dad de mer­ca­do espa­ño­la que, aun­que “toca­da” por la cues­tión del Esta­tu­to cata­lán, pue­de seguir cami­nan­do al son que mar­ca el FMI y el BM.

Pero… real­men­te ¿quién no tie­ne nove­da­des que ofre­cer? Mire­mos atrás por un ins­tan­te y encon­tra­re­mos la res­pues­ta, cla­ra y con­ci­sa: pre­ci­sa­men­te aque­llos que nie­gan la exis­ten­cia de un con­flic­to nacio­nal y social en Eus­kal Herria y jus­ti­fi­can la uni­dad de Espa­ña y Fran­cia, aque­llos que han nega­do la exis­ten­cia de una cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta o plan­tean refun­da­cio­nes del capi­ta­lis­mo, aque­llos que se apo­yan en la men­ti­ra para rea­li­zar refor­mas labo­ra­les bru­ta­les, aque­llos que uti­li­zan la polí­ti­ca para sacar taja­da (¿ver­dad señor Erco­re­ca miem­bro del PNV?). En defi­ni­ti­va, aque­llos que nie­gan que el motor de la his­to­ria es la lucha de cla­ses, la lucha de los Impe­rios con­tra los pueblos.

Men­ti­ro­sos como Zapa­te­ro y su Par­ti­do “socia­lis­ta”, exper­tos comer­cian­tes de esta­tu­tos incum­pli­dos como el PNV de Urku­llu, radi­ca­les y vio­len­tos como el Señor Sar­kozy o Rubal­ca­ba, Minis­tro de inte­rior al que la poli­cía gala siem­pre le deja en el más abso­lu­to de los ridícu­los, perio­dis­tas y medios de infor­ma­ción sin escrú­pu­los, capa­ces de adju­di­car accio­nes arma­das fal­sas o a orga­ni­za­cio­nes que no las rea­li­za­ron, negar des­apa­ri­cio­nes de mili­tan­tes aber­tza­les así como auto­in­mo­la­cio­nes inexis­ten­tes en tre­nes de muer­te, Éstos y no otros son los que hablan de demo­cra­cia y de paz social, de dere­chos ciu­da­da­nos y de cohe­sión social, de con­de­nas y de ile­ga­li­za­cio­nes para tapar y ocul­tar la situa­ción eco­nó­mi­ca y de recor­tar los dere­chos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra como medio para sus­ten­tar al capi­ta­lis­mo neoliberal.

Y mien­tras este pano­ra­ma de cinis­mo polí­ti­co se per­pe­túa, siguen murien­do tra­ba­ja­do­res el tajo cuyos nom­bres que­da­rán en el más abso­lu­to de los olvi­dos. Los úni­cos que de ver­dad pagan pre­cio polí­ti­co en la situa­ción actual capi­ta­lis­ta son la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res que están pade­cien­do la lucha sin cuar­tel entre capi­tal y trabajo.

La cre­di­bi­li­dad es algo de lo que care­ce la cla­se polí­ti­ca espa­ño­la, fran­ce­sa y regio­na­lis­ta vas­ca. Se miran en el espe­jo y acha­can a otros sus pro­pios defectos.

Lejos de las opi­nio­nes en reali­dad el aná­li­sis de la situa­ción polí­ti­ca y social actual en Eus­kal Herria tie­ne dos lec­tu­ras contrapuestas:

  1. Los que pien­san que la pre­sión del Esta­do espa­ñol y fran­cés sobre ETA y la Izquier­da Aber­tza­le lle­va­rá como resul­ta­do la clau­di­ca­ción del MLNV en su con­jun­to, que su inca­pa­ci­dad de acción mili­tar por un lado y socio-polí­ti­ca por otro, es fru­to de la acer­ta­da polí­ti­ca repre­si­va del impe­ria­lis­mo espa­ñol y fran­cés y que es una cues­tión de tiem­po la eli­mi­na­ción del pro­yec­to polí­ti­co his­tó­ri­co de la Izquier­da Aber­tza­le de “inde­pen­den­tzia ta sozia­lis­moa”. Por ende, este aplas­ta­mien­to de la insur­gen­cia vas­ca trae­rá con­si­go mejo­ras en la eco­no­mía vas­ca para la bur­gue­sía regio­na­lis­ta ya que será más fácil com­ba­tir la resis­ten­cia sin­di­cal y ace­le­ra­rá el recor­te de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res vascos.
  2. La segun­da lec­tu­ra gira en torno al nece­sa­rio aná­li­sis y pues­ta en prác­ti­ca que rea­li­za la Izquier­da Aber­tza­le sobre lo que está suce­dien­do a nivel mun­dial, cua­les son los efec­tos de la cri­sis capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral que esta­mos pade­cien­do y su refle­jo en Eus­kal Herria. La acción repre­si­va de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés ha ace­le­ra­do la nece­si­dad de pro­fun­di­zar en ese deba­te que ya se venía tra­tan­do des­de las falli­das nego­cia­cio­nes de Argel. La acción repre­si­va de ambos esta­dos a su vez pre­ten­de con­di­cio­nar al máxi­mo ese deba­te pero la Izquier­da Aber­tza­le es cons­cien­te de ello.

Debe­mos de tener cla­ro que para enten­der la pro­fun­di­dad y el cariz del deba­te que afron­ta la Izquier­da revo­lu­cio­na­ria vas­ca en par­ti­cu­lar y el con­jun­to de la Izquier­da Aber­tza­le en gene­ral en el pre­sen­te caó­ti­co de Eus­kal Herria se hace nece­sa­rio com­pren­der cua­les son las cla­ves o fuer­zas his­tó­ri­cas deter­mi­nan­tes en el pro­ce­so de liberación:

  1. El desa­rro­llo del modo pro­duc­ti­vo capi­ta­lis­ta, en su doble ver­tien­te exte­rior e interior.
  2. La estruc­tu­ra repre­si­va de los Esta­dos impe­ria­lis­tas espa­ñol y fran­cés como fuer­za defi­ni­da para com­ba­tir a los enemi­gos inte­rio­res del espa­ño­lis­mo y del jacobinismo.
  3. La lucha de cla­ses entre vas­cos, es decir, el cho­que entre pro­yec­tos nacio­na­les y socia­les antagónicos.

Las tres cla­ves cita­das, cen­tra­les en la his­to­ria del pue­blo vas­co, se rela­cio­nan de for­ma espe­cí­fi­ca en las dis­tin­tas épo­cas y ciclos. His­tó­ri­ca­men­te las tres cla­ves res­pon­den ante dos intere­ses enfrentados:

  1. De un lado, el con­jun­to de fuer­zas bur­gue­sas, con su blo­que social y humano de apo­yo, sus Esta­dos e ins­tru­men­tos de poder.
  2. De otro lado, el con­jun­to de fuer­zas popu­la­res que luchan por la libe­ra­ción nacio­nal y social.

Sus evo­lu­cio­nes, fuer­zas res­pec­ti­vas, alian­zas inter­nas e inter­na­cio­na­les y demás, son inse­pa­ra­bles de la evo­lu­ción glo­bal del con­flic­to en Eus­kal Herria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.