¿Xeno­fo­bia en todas par­tes? Imma­nuel Wallers­tein.

El dic­cio­na­rio defi­ne la xeno­fo­bia como el mie­do, odio, recha­zo o rece­lo hacia los extra­ños, extran­je­ros o gen­te de fue­ra, o hacia cual­quie­ra cosa extra­ña o extran­je­ra. Pare­ce ser una pla­ga endé­mi­ca en todas par­tes del mun­do. Pero infec­ta a mayor núme­ro de per­so­nas sólo en oca­sio­nes. Ésta es una de esas veces.

Pero ¿quién es extran­je­ro? En el mun­do moderno, pare­ce que la leal­tad más fuer­te es aqué­lla que se brin­da al Esta­do del cual es uno ciu­da­dano. A esto se le lla­ma nacio­na­lis­mo o patrio­tis­mo. Sí, algu­nas per­so­nas ponen otras leal­ta­des antes que el patrio­tis­mo, pero pare­ce que están en mino­ría.

Por supues­to, hay muchas situa­cio­nes dife­ren­tes en las que la gen­te expre­sa sus sen­ti­mien­tos nacio­na­lis­tas. En una situa­ción colo­nial, el nacio­na­lis­mo se expre­sa como la exi­gen­cia de libe­rar­se del poder colo­nial. Pare­ce asu­mir for­mas simi­la­res en lo que algu­nos lla­man una situa­ción semi­co­lo­nial, que es una en que el país es téc­ni­ca­men­te sobe­rano pero vive bajo la som­bra de un Esta­do más fuer­te, lo que lo hace sen­tir opri­mi­do.

Lue­go está el nacio­na­lis­mo del Esta­do fuer­te, que se expre­sa como una afir­ma­ción de supe­rio­ri­dad téc­ni­ca y cul­tu­ral, que sus pro­po­nen­tes sien­ten que les otor­ga el dere­cho de impo­ner sus pun­tos de vis­ta y valo­res a esta­dos más débi­les.

Pode­mos aplau­dir el nacio­na­lis­mo de los opri­mi­dos como algo valio­so y pro­gre­sis­ta. Pode­mos con­de­nar el nacio­na­lis­mo opre­si­vo de los fuer­tes como retró­gra­do y sin valor. Sin embar­go hay una ter­ce­ra situa­ción en la que un nacio­na­lis­mo xenó­fo­bo levan­ta la cabe­za. Es aque­lla en que la pobla­ción de un Esta­do sien­te o teme que esté per­dien­do fuer­za, que de algún modo está en deca­den­cia.

El sen­ti­mien­to de deca­den­cia nacio­nal es inevi­ta­ble­men­te exa­cer­ba­do, en lo par­ti­cu­lar, en épo­cas de gran­des difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, como en las que se encuen­tra el mun­do hoy día. Así que no es sor­pre­sa que tal xeno­fo­bia haya comen­za­do a jugar un papel que cre­ce en impor­tan­cia, en la vida polí­ti­ca de los esta­dos, por todo el mun­do.

Lo vemos en Esta­dos Uni­dos, don­de el lla­ma­do Par­ti­do del Té quie­re recu­pe­rar el país para “res­tau­rar Ame­ri­ca y… su honor”. En un mitin en Washing­ton el 28 de agos­to, el orga­ni­za­dor, Glenn Beck, dijo: Para ser hones­tos, con­for­me miro los pro­ble­mas de nues­tro país, pien­so que el alien­to calien­te de la des­truc­ción reso­pla en nues­tro cue­llo. Para fijar la ima­gen polí­ti­ca­men­te, no es algo que yo vea en todas par­tes.

En Japón, una nue­va orga­ni­za­ción, el Zai­to­ku­kai, rodeó una escue­la pri­ma­ria corea­na en Kyo­to en diciem­bre pasa­do, exi­gien­do expul­sar a los bár­ba­ros. Su líder dice que mode­ló su orga­ni­za­ción según el Par­ti­do del Té, y com­par­te la sen­sa­ción de que Japón sufre aho­ra una pér­di­da de res­pe­to en el esce­na­rio mun­dial y que va en la direc­ción equi­vo­ca­da.

Euro­pa, como sabe­mos, ha vis­to que en casi todos los paí­ses sur­gen par­ti­dos que bus­can expul­sar a los extran­je­ros y recu­pe­rar el país para las exclu­si­vas manos de los lla­ma­dos ver­da­de­ros ciu­da­da­nos, aun­que dilu­ci­dar cuán­tas gene­ra­cio­nes de lina­je con­ti­nuo se requie­ren para defi­nir a un ver­da­de­ro ciu­da­dano sea una cues­tión elu­si­va.

Tam­po­co está ausen­te el fenó­meno en los paí­ses del sur –de Amé­ri­ca Lati­na a Áfri­ca y Asia. No tie­ne caso expre­sar todas las múl­ti­ples y repe­ti­das ins­tan­cias de cuán­do o dón­de alza su horri­ble cabe­za la xeno­fo­bia. La cues­tión real es qué hacer, si es que algo se pue­de hacer, para con­tra­rres­tar sus per­ni­cio­sas con­se­cuen­cias.

Hay una escue­la del pen­sa­mien­to que esen­cial­men­te argu­ye que uno tie­ne que media­ti­zar las con­sig­nas, repe­tir­las de mane­ra dilui­da, y sim­ple­men­te espe­rar el momen­to cícli­co en que la xeno­fo­bia haya muer­to por­que mejo­ra­ron los tiem­pos eco­nó­mi­cos. Ésta es la línea de lo que se podrían lla­mar par­ti­dos de dere­cha y cen­tro-dere­cha den­tro del esta­blish­ment.

Pero, ¿qué hay de los par­ti­dos de izquier­da o cen­troiz­quier­da? La mayo­ría, no todos, pare­cen cohi­bi­dos. Pare­cen teme­ro­sos de que de nue­vo se les acu­se de anti­pa­trio­tas, o cos­mo­po­li­tas, y se preo­cu­pan de que pue­dan ser barri­dos por la marea, aun si la marea amai­na en el futu­ro. Así que hablan, débil­men­te, de valo­res uni­ver­sa­les y de com­pro­mi­sos prác­ti­cos. ¿Aca­so esto los sal­va­rá? Algu­nas veces, pero con fre­cuen­cia no. Con fre­cuen­cia son barri­dos por la marea. Algu­nas veces, has­ta se unen a la marea. La his­to­ria ante­rior de los par­ti­dos fas­cis­tas está reple­ta de muchos líde­res de izquier­da que se vol­vie­ron fas­cis­tas. Des­pués de todo ésa es la his­to­ria del hom­bre que vir­tual­men­te inven­tó el tér­mino fas­cis­ta –Beni­to Mus­so­li­ni.

La volun­tad de abra­zar los valo­res igua­li­ta­rios a ple­ni­tud, inclui­do el dere­cho que tie­ne toda cla­se de comu­ni­da­des a ejer­cer su auto­no­mía, en la estruc­tu­ra nacio­nal polí­ti­ca que aco­mo­da la tole­ran­cia de múl­ti­ples auto­no­mías, es una posi­ción polí­ti­ca­men­te difí­cil tan­to de defi­nir como de sos­te­ner. Pero es pro­ba­ble­men­te la úni­ca que ofre­ce algu­na espe­ran­za de lar­go pla­zo de que sobre­vi­va la huma­ni­dad.

Tra­duc­ción: Ramón Vera Herre­ra

La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *