Ha com­pa­re­ci­do Ezker Aber­tza­lea para valo­rar el anun­cio de ETA

El anun­cio de ETA de una deci­sión uni­la­te­ral de cese de acti­vi­da­des arma­das tie­ne una gran impor­tan­cia para tran­si­tar hacia un mar­co de paz y solu­cio­nes demo­crá­ti­cas en Eus­kal Herria.

Este anun­cio se sitúa en un con­tex­to de hechos rele­van­tes acae­ci­dos en los últi­mos meses: reso­lu­ción de “Zutik Eus­kal Herria” pre­sen­ta­da por la Izquier­da Aber­tza­le, Acuer­do estra­té­gi­co Lor­tu Arte entre EA y la izquier­da aber­tza­le, pues­ta en mar­cha de un movi­mien­to social por los dere­chos civi­les y polí­ti­cos, el Abe­rri Egu­na y pos­te­rior desa­rro­llo de un espa­cio social plu­ral inde­pen­den­tis­ta, la Huel­ga gene­ral rea­li­za­da por los sin­di­ca­tos aber­tza­le por un cam­bio social… son refe­ren­cias que tras­mi­ten un deseo de cam­bio y solu­cio­nes estruc­tu­ra­les por par­te de la socie­dad vasca.

En este con­tex­to y ante la deman­da de “res­pues­tas cons­truc­ti­vas”, rea­li­za­da por la Izquier­da Aber­tza­le en Iru­ñea, enten­de­mos que la mis­ma ha sido posi­ti­va­men­te con­si­de­ra­da por ETA abrién­do­se un esce­na­rio que per­mi­te avan­zar en la con­so­li­da­ción esta­ble e irre­ver­si­ble de un pro­ce­so democrático.

Por ello, la izquier­da aber­tza­le no entra a cuan­ti­fi­car sufi­cien­cias e insu­fi­cien­cias en esta deci­sión sino su valor para avan­zar en la con­so­li­da­ción de un esce­na­rio de no vio­len­cia y nor­ma­li­za­ción polí­ti­co-demo­crá­ti­ca como ante­sa­la a un pro­ce­so de dia­lo­go y nego­cia­ción. Y eso es incuestionable.

Para la izquier­da aber­tza­le, pues, este cese de acti­vi­dad arma­da de ETA se sitúa en la orien­ta­ción ade­cua­da mar­ca­da por la decla­ra­ción de Bru­se­las como refe­ren­te para abrir un pro­ce­so de dia­lo­go y nego­cia­ción en con­di­cio­nes de no vio­len­cia esta­ble y veri­fi­ca­ble y res­ta­ble­ci­mien­to de con­di­cio­nes demo­crá­ti­cas básicas.

Por tan­to, esta deci­sión de ETA no elu­de el empla­za­mien­to rea­li­za­do por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal a todas las par­tes, inclui­da ETA y el Gobierno Espa­ñol. Al con­tra­rio, la refuer­za en sus exi­gen­cias y con­te­ni­dos. En este sen­ti­do la izquier­da aber­tza­le segui­rá tra­ba­jan­do con agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les por un mar­co de dis­ten­sión mul­ti­la­te­ral y de con­sen­so sobre con­di­cio­nes bási­cas para un pro­ce­so democrático.

En cuan­to a las reac­cio­nes sus­ci­ta­das por el anun­cio de esta deci­sión de ETA seña­lar en pri­mer lugar la bue­na aco­gi­da por par­te de nume­ro­sos par­ti­dos polí­ti­cos, sin­di­ca­tos y agen­tes socia­les vas­cos que han hecho hin­ca­pié en la impor­tan­cia de la deci­sión de ETA, así como el impor­tan­te eco inter­na­cio­nal que ha alcan­za­do la publi­ca­ción de la decla­ra­ción de ETA.

De otra par­te, las reac­cio­nes que nie­gan su valor, la des­ca­li­fi­can o pre­ten­den des­vir­tuar­la, siguien­do la iner­cia de estra­te­gias polí­ti­cas cómo­das en el esce­na­rio de enfren­ta­mien­to y blo­queo, son un ejer­ci­cio de irres­pon­sa­bi­li­dad ajeno a los deseos y espe­ran­zas de la gran mayo­ría de la socie­dad vas­ca. La socie­dad vas­ca en su glo­ba­li­dad ha reci­bi­do con espe­ran­za esta deci­sión espe­ran­do apor­ta­cio­nes cons­truc­ti­vas de todos los agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y sociales.

La izquier­da aber­tza­le, en cohe­ren­cia a sus reso­lu­cio­nes sobe­ra­nas, segui­rá impul­san­do ini­cia­ti­vas e incen­ti­van­do su com­pro­mi­so para dotar de irre­ver­si­bi­li­dad a los impor­tan­tes pasos que se están dan­do en la socie­dad vas­ca hacia una nue­va fase política.

La izquier­da aber­tza­le con­si­de­ra en este sen­ti­do que se están abrien­do las puer­tas de una nue­va fase polí­ti­ca y no ceja­ra en sus esfuer­zos por con­se­guir­la. Tene­mos la deter­mi­na­ción y con­fian­za de lle­var este pro­ce­so has­ta el final.

Nadie ni nada nos saca­ra del carril que con­duz­ca a un esce­na­rio de cam­bio y solu­cio­nes polí­ti­cas en Eus­kal Herria.

Por ello, la izquier­da aber­tza­le ani­ma a su base social a imple­men­tar su esfuer­zo de tra­ba­jo, lucha y orga­ni­za­ción para impul­sar posi­ti­va­men­te el pro­ce­so demo­crá­ti­co y opor­tu­ni­dad abier­ta. La mani­fes­ta­ción de este sába­do en Bil­bo con­vo­ca­da por Adie­ra­zi EH debe ser refle­jo de la masi­va apues­ta de la izquier­da aber­tza­le y la socie­dad vas­ca en su con­jun­to a los nue­vos tiem­pos políticos.

Para­le­la­men­te que­re­mos incen­ti­var a sec­to­res socia­les y eco­nó­mi­cos a ser acti­vos en la con­so­li­da­ción de esta nue­va situa­ción. Es y será la mejor inver­sión polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca para el con­jun­to de la ciu­da­da­nía de EH.

En ese sen­ti­do, la socie­dad vas­ca con su movi­li­za­ción y deter­mi­na­ción tie­ne que ser auten­ti­co garan­te y quien tute­le un pro­ce­so demo­crá­ti­co que nece­si­ta de for­ma inelu­di­ble la apor­ta­ción de los Gobier­nos, agen­tes polí­ti­cos y comu­ni­dad internacional.

Para la izquier­da aber­tza­le un pro­ce­so demo­crá­ti­co tie­ne que asen­tar­se en un esce­na­rio de no vio­len­cia con garan­tías, de dis­ten­sio­nes reci­pro­cas y res­ta­ble­ci­mien­to de dere­chos civi­les y polí­ti­cos bási­cos. La deci­sión de ETA es una apor­ta­ción uni­la­te­ral en esa dirección.

Final­men­te, vol­ve­mos a ape­lar a todos los agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les, al Gobierno de Madrid y al de París y a la Comu­ni­dad inter­na­cio­nal, a la corres­pon­sa­bi­li­dad para res­pon­der de mane­ra cons­truc­ti­va a esta nue­va situación.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.