Las bases loca­les y esta­ta­les del poder sio­nis­ta en EE.UU.- James Petras

Intro­duc­ción

Todo esfuer­zo serio por com­pren­der la extra­or­di­na­ria influen­cia de la con­fi­gu­ra­ción del poder sio­nis­ta sobre la polí­ti­ca exte­rior de EE.UU. debe exa­mi­nar la pre­sen­cia de ope­ra­do­res cla­ves en posi­cio­nes estra­té­gi­cas en el gobierno y las acti­vi­da­des de orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas loca­les afi­lia­das a orga­ni­za­cio­nes judías domi­nan­tes y órde­nes religiosas.

Hay por lo menos 52 impor­tan­tes orga­ni­za­cio­nes judías esta­dou­ni­den­ses invo­lu­cra­das acti­va­men­te en la pro­mo­ción del orden del día de la polí­ti­ca exte­rior, la eco­no­mía y la tec­no­lo­gía de Israel en EE.UU. (vea el Apén­di­ce). Los miem­bros de base varían entre varios cien­tos de miles de mili­tan­tes en las Fede­ra­cio­nes Judías de Nor­te­amé­ri­ca (JFNA, por sus siglas en inglés) y cien mil acau­da­la­dos donan­tes, acti­vis­tas y tra­fi­can­tes de influen­cias en el Comi­té EE.UU.-Israel de Asun­tos Públi­cos (AIPAC). Ade­más nume­ro­sas fábri­cas de pro­pa­gan­da, deno­mi­na­das think tanks, han sido esta­ble­ci­das con sub­si­dios de millo­nes de dóla­res de sio­nis­tas mul­ti­mi­llo­na­rios, inclui­dos el Broo­kings Ins­ti­tu­te (Haim Saban) y el Hud­son Ins­ti­tu­te entre otros. Nume­ro­sos comi­tés de acción polí­ti­ca (PAC) finan­cia­dos por los sio­nis­tas han inter­ve­ni­do en todas las elec­cio­nes nacio­na­les y regio­na­les, con­tro­lan­do can­di­da­tu­ras e influen­cian­do los resul­ta­dos de las elecciones.

Faná­ti­cos sio­nis­tas se han apo­de­ra­do lite­ral­men­te de edi­to­ria­les, inclui­das pren­sas uni­ver­si­ta­rias; el ejem­plo más indig­nan­te es Yale Uni­ver­sity, que publi­ca los folle­tos más ten­den­cio­sos que repi­ten como loros paro­dias sio­nis­tas de la his­to­ria judía (sec­ción de crí­ti­ca lite­ra­ria del Finan­cial Times 2829 de agos­to de 2010). Nue­vos pro­yec­tos sio­nis­tas con con­si­de­ra­ble finan­cia­mien­to, hechos para cap­tu­rar a jóve­nes judíos y con­ver­tir­los en ins­tru­men­tos de la polí­ti­ca exte­rior israe­lí inclu­yen “Taglit-Birth­right” que ha gas­ta­do más de 250 millo­nes de dóla­res duran­te la últi­ma déca­da envian­do a más de un cuar­to de millón de judíos (entre 18 y 26 años) a Israel duran­te 10 días de inten­so lava­do de cere­bro (Bos­ton Glo­be 26 de agos­to de 2010). Mul­ti­mi­llo­na­rios judíos y el Esta­do israe­lí pagan la cuen­ta. Se some­te a los estu­dian­tes a una fuer­te dosis de mili­ta­ris­mo al esti­lo israe­lí ya que son acom­pa­ña­dos por sol­da­dos israe­líes como par­te de su adoc­tri­na­mien­to; en nin­gún momen­to visi­tan Cis­jor­da­nia, Gaza o Jeru­sa­lén Este (Bos­ton Glo­be, 26 de agos­to de 2010). Se les ins­ta a con­ver­tir­se en ciu­da­da­nos de doble nacio­na­li­dad e inclu­so se les alien­ta a ser­vir en las fuer­zas arma­das israe­líes. En resu­men, las 52 orga­ni­za­cio­nes miem­bros de las Prin­ci­pa­les Orga­ni­za­cio­nes Judías Esta­dou­ni­den­ses en cues­tión cons­ti­tu­yen sólo la pun­ta del ice­berg de la Con­fi­gu­ra­ción Sio­nis­ta del Poder: toma­das en con­jun­to con los PAC, las fábri­cas de pro­pa­gan­da, las edi­to­ria­les comer­cia­les y uni­ver­si­ta­rias y los medios de masas, nos vemos ante una estruc­tu­ra de poder para com­pren­der la tre­men­da influen­cia que tie­nen en la polí­ti­ca exte­rior e inte­rior de EE.UU. en la medi­da en que afec­tan a Israel y al sio­nis­mo estadounidense.

Mien­tras toda su acti­vi­dad se dedi­ca antes que nada a ase­gu­rar que la polí­ti­ca de EE.UU. en Orien­te Pró­xi­mo sir­va a la expan­sión colo­nial de Israel en Pales­ti­na y sus obje­ti­vos beli­cis­tas en Orien­te Pró­xi­mo, lo que B’nai B’rth lla­ma eufe­mís­ti­ca­men­te “foco en Israel y su lugar en el mun­do”, muchos gru­pos se ‘espe­cia­li­zan’ en dife­ren­tes esfe­ras de acti­vi­dad. Por ejem­plo, los “Ami­gos de la Fuer­za de Defen­sa de Israel” [ejér­ci­to israe­lí, N. del T.] se preo­cu­pan pri­mor­dial­men­te, según sus pro­pias pala­bras, “de velar por las FDI”, en otras pala­bras pro­veer recur­sos finan­cie­ros y pro­mo­ver volun­ta­rios esta­dou­ni­den­ses para un ejér­ci­to extran­je­ro (una acti­vi­dad ile­gal, excep­to cuan­do se tra­ta de Israel). Hillel es el bra­zo estu­dian­til de la con­fi­gu­ra­ción del poder sio­nis­ta que afir­ma que está pre­sen­te en 500 cole­gios y uni­ver­si­da­des, con afi­lia­dos que defien­den todos y cada uno de los abu­sos con­tra los dere­chos huma­nos del Esta­do israe­lí y orga­ni­zan giras con todos los gas­tos paga­dos para estu­dian­tes reclu­tas judíos para que via­jen a Israel, don­de se les some­te a una fuer­te pro­pa­gan­da y se les alien­ta a ‘migrar’ o a con­ver­tir­se en ‘ciu­da­da­nos de doble nacionalidad’.

Méto­do: Estu­dian­do el poder sionista

Hay diver­sos méto­dos para medir el poder del con­jun­to de orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas e influ­yen­tes que ocu­pan posi­cio­nes estra­té­gi­cas en el gobierno y la eco­no­mía. Inclu­yen (a) el méto­do basa­do en la repu­tación (b) sus pro­pias afir­ma­cio­nes © el aná­li­sis de la toma de deci­sio­nes (d) infe­ren­cias estruc­tu­ra­les. La mayo­ría de estos méto­dos sumi­nis­tran algu­nas pis­tas sobre el poten­cial poder sio­nis­ta. Por ejem­plo, exper­tos en la pren­sa y perio­dis­tas se basan fre­cuen­te­men­te en per­so­nas infor­ma­das de Washing­ton, per­so­nal del Con­gre­so y nota­bles para con­cluir que AIPAC tie­ne la repu­tación de ser uno de los gru­pos de pre­sión más pode­ro­sos en Washing­ton. Este méto­do apun­ta a la nece­si­dad de exa­mi­nar empí­ri­ca­men­te las ope­ra­cio­nes de AIPAC en la influen­cia de votos en el Con­gre­so, la pre­sen­ta­ción de can­di­da­tu­ras, la derro­ta de los que ocu­pan car­gos y no apo­yan incon­di­cio­nal­men­te la línea israe­lí. En otras pala­bras, el aná­li­sis del pro­ce­so de toma de deci­sio­nes del Con­gre­so y del eje­cu­ti­vo es una cla­ve para medir el poder sio­nis­ta. Pero no es la úni­ca. El poder sio­nis­ta es el pro­duc­to de un con­tex­to his­tó­ri­co, en el cual la pro­pie­dad de los medios y la con­cen­tra­ción de la rique­za y otras palan­cas ins­ti­tu­cio­na­les del poder tie­nen un papel y con­for­man el actual mar­co de la toma de deci­sio­nes. El poder acu­mu­la­ti­vo con el trans­cur­so del tiem­po y a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes crea un fuer­te pre­jui­cio en los resul­ta­dos polí­ti­cos favo­ra­bles a los agen­tes orga­ni­za­dos de Israel en EE.UU.

Una vez más, la mera pre­sen­cia de judíos o sio­nis­tas en posi­cio­nes de poder eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y polí­ti­co no nos dice cómo uti­li­za­rán sus recur­sos y si ten­drán el efec­to desea­do. El aná­li­sis estruc­tu­ral, la ubi­ca­ción de sio­nis­tas en la estruc­tu­ra de cla­se, es nece­sa­rio pero insu­fi­cien­te para com­pren­der el poder sio­nis­ta. Hay que pro­ce­der y ana­li­zar el con­te­ni­do de deci­sio­nes hechas y no hechas res­pec­to al orden del día de los patro­ci­na­do­res de Israel que ope­ran en EE.UU. Las 52 prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas son muy fran­cas res­pec­to a sus rei­vin­di­ca­cio­nes de poder, su lucha por la agen­da de Israel y su ser­vi­lis­mo res­pec­to a todos los regí­me­nes israe­líes sin excepción.

Los que nie­gan el poder sio­nis­ta sobre la polí­ti­ca exte­rior en Orien­te Pró­xi­mo de EE.UU. son sio­nis­tas de izquier­da, como Noam Chomsky y sus acó­li­tos. Nun­ca ana­li­zan el pro­ce­so legis­la­ti­vo, la toma de deci­sio­nes del poder eje­cu­ti­vo, las estruc­tu­ras y acti­vi­dad de la base sio­nis­ta de un millón de miem­bros, y los nom­bra­mien­tos y ante­ce­den­tes de res­pon­sa­bles polí­ti­cos cla­ve que deci­den polí­ti­cas estra­té­gi­cas en Orien­te Pró­xi­mo. En su lugar recu­rren a gene­ra­li­za­cio­nes super­fi­cia­les y a dema­go­gia polí­ti­ca, impu­tan­do la polí­ti­ca al “Gran Petró­leo” y al “com­ple­jo mili­tar-indus­trial” o al “impe­ria­lis­mo de EE.UU.”. Cate­go­rías caren­tes de con­tex­to empí­ri­co y de con­tex­to his­tó­ri­co sobre la polí­ti­ca real­men­te exis­ten­te res­pec­to a Orien­te Próximo.

La cons­truc­ción del poder sio­nis­ta en el gobierno de EE.UU.

Para com­pren­der la sumi­sión esta­dou­ni­den­se a las polí­ti­cas beli­cis­tas israe­líes en Orien­te Pró­xi­mo hay que mirar más allá del papel de lob­bies que pre­sio­nan al Con­gre­so y del papel de comi­tés de acción polí­ti­ca y de donan­tes sio­nis­tas acau­da­la­dos en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Un fun­da­men­to muy des­cui­da­do pero abso­lu­ta­men­te esen­cial del poder sio­nis­ta sobre la polí­ti­ca exte­rior, eco­nó­mi­ca, diplo­má­ti­ca y mili­tar de EE.UU. es la pre­sen­cia sio­nis­ta en posi­cio­nes polí­ti­cas cru­cia­les, inclu­yen­do los Depar­ta­men­tos del Teso­ro y de Esta­do, el Pen­tá­gono, el Con­se­jo Nacio­nal de Segu­ri­dad y la Casa Blanca.

Ope­ran­do des­de las máxi­mas posi­cio­nes de deci­sión polí­ti­ca, los fun­cio­na­rios sio­nis­tas han man­te­ni­do con­sis­ten­te­men­te polí­ti­cas ali­nea­das con las polí­ti­cas mili­ta­ris­tas de Israel, orien­ta­das a debi­li­tar y eli­mi­nar a cual­quier país que cues­tio­ne la ocu­pa­ción colo­nial de Pales­ti­na por el Esta­do Judío, su mono­po­lio nuclear regio­nal, su expan­sión de asen­ta­mien­tos sólo para judíos y sobre todo sus estri­den­tes esfuer­zos por seguir sien­do la poten­cia domi­nan­te en el Orien­te ára­be. Los res­pon­sa­bles polí­ti­cos sio­nis­tas en el gobierno están en cons­tan­tes con­sul­tas con el Esta­do israe­lí, ase­gu­ran­do la coor­di­na­ción con el coman­do mili­tar israe­lí (FDI), minis­te­rio de exte­rio­res y su poli­cía secre­ta (MOSSAD) y el cum­pli­mien­to de la línea polí­ti­ca del Esta­do Judío. Duran­te los últi­mos 24 meses ni un solo res­pon­sa­ble polí­ti­co sio­nis­ta ha expre­sa­do algu­na crí­ti­ca de los más horren­dos crí­me­nes de Israel, que van des­de el feroz ata­que con­tra Gaza a la masa­cre de la flo­ti­lla huma­ni­ta­ria y la expan­sión de nue­vos asen­ta­mien­tos en Jeru­sa­lén y en Cis­jor­da­nia. Un récord de leal­tad a una poten­cia extran­je­ra que sobre­pa­sa inclu­so el ser­vi­lis­mo de los com­pa­ñe­ros de ruta esta­li­nis­tas y nazis en Washing­ton duran­te los años trein­ta y cuarenta.

Los res­pon­sa­bles polí­ti­cos sio­nis­tas en posi­cio­nes estra­té­gi­cas depen­den del res­pal­do polí­ti­co y del tra­ba­jo en estre­cha cola­bo­ra­ción con sus con­tra­par­tes en los “lob­bies” (AIPAC) en el Con­gre­so y en las orga­ni­za­cio­nes judías sio­nis­tas nacio­na­les y loca­les. Muchos de los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles polí­ti­cos sio­nis­tas lle­ga­ron al poder median­te una estra­te­gia deli­be­ra­da de infil­tra­ción en el gobierno para con­for­mar una polí­ti­ca que pro­mue­ve el inte­rés de Israel más allá de los intere­ses de la pobla­ción de EE.UU. Aun­que un gra­do de cohe­sión resul­tan­te de una leal­tad común hacia Tel Aviv pue­de expli­car un pre­sun­to nepo­tis­mo y selec­ción, tam­bién resul­ta que los pode­ro­sos lob­bies judíos pue­den jugar un papel en la crea­ción de posi­cio­nes cla­ves en el gobierno y ase­gu­rar que uno de los suyos ocu­pe esas posi­cio­nes e impul­se la agen­da israelí.

Stuart Levey: El prin­ci­pal ope­ra­dor de Israel en el gobierno de EE.UU.

En 2004, AIPAC pre­sio­nó exi­to­sa­men­te al gobierno de Bush para que crea­ra la ofi­ci­na del Sub­se­cre­ta­rio para Terro­ris­mo e inte­li­gen­cia finan­cie­ra (UTFI) y que nom­bra­ra a su pro­te­gi­do, el gra­dua­do de Prin­ce­ton Stuart Levey para ese pues­to. Antes, pero espe­cial­men­te des­pués de su nom­bra­mien­to, Levey cola­bo­ró estre­cha­men­te con el Esta­do israe­lí y fue cono­ci­do como un insu­pe­ra­ble faná­ti­co sio­nis­ta con ili­mi­ta­da ener­gía y una ado­ra­ción cie­ga por el Esta­do israelí.

Den­tro de los con­fi­nes de sus anteo­je­ras ideo­ló­gi­cas sio­nis­tas, Levey apli­có su inte­li­gen­cia a la sin­gu­lar tarea de con­ver­tir su ofi­ci­na en un impor­tan­te empla­za­mien­to para el esta­ble­ci­mien­to de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se hacia Irán. Levey, más que cual­quier otro fun­cio­na­rio nom­bra­do en el gobierno o legis­la­dor ele­gi­do, for­mu­la e imple­men­ta polí­ti­cas que influen­cian pro­fun­da­men­te las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas de EE.UU., de la UE y de la ONU con Irán. Levey ela­bo­ró las polí­ti­cas de san­cio­nes que Washing­ton impu­so a la UE y al Con­se­jo de Segu­ri­dad. Levey orga­ni­za a todo el per­so­nal bajo su con­trol en el Teso­ro para inves­ti­gar polí­ti­cas comer­cia­les y de inver­sión de todas las prin­ci­pa­les cor­po­ra­cio­nes manu­fac­tu­re­ras, ban­ca­rias, navie­ras, petro­le­ras y comer­cia­les del mun­do. Lue­go via­ja por todo EE.UU. y pre­sio­na exi­to­sa­men­te a fon­dos de pen­sión, fir­mas de inver­sión, com­pa­ñías petro­le­ras e ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas para que desin­vier­tan de cual­quier com­pa­ñía que ten­ga que ver con la eco­no­mía civil de Irán. Ha glo­ba­li­za­do sus acti­vi­da­des, ame­na­zan­do con san­cio­nes y exclu­sio­nes a com­pa­ñías disi­den­tes en Euro­pa, Asia, Orien­te Pró­xi­mo y Nor­te­amé­ri­ca que se nie­gan a renun­ciar a opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas. Todas han com­pren­di­do que Levey ope­ra por cuen­ta de Israel, ser­vi­cios que Levey ha ren­di­do con orgullo.

Levey coor­di­na su cam­pa­ña con los diri­gen­tes sio­nis­tas en el Con­gre­so. Obtie­ne legis­la­ción de san­cio­nes en línea con sus cam­pa­ñas. Sus polí­ti­cas vio­lan evi­den­te­men­te el dere­cho inter­na­cio­nal y la sobe­ra­nía nacio­nal, pre­sio­nan­do los lími­tes de la impo­si­ción extra­te­rri­to­rial de sus órde­nes admi­nis­tra­ti­vas con­tra una eco­no­mía civil. Su vio­la­ción de la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca está en un plano para­le­lo con el anun­cio de Oba­ma de que las Fuer­zas Espe­cia­les de EE.UU. ope­ra­rán en vio­la­ción de la sobe­ra­nía polí­ti­ca en cua­tro con­ti­nen­tes. Des­de todo pun­to de vis­ta, Levey for­mu­la la polí­ti­ca de EE.UU. hacia Irán. En cada caso esta­ble­ce la esca­la­da de san­cio­nes y lue­go la pasa a la Casa Blan­ca, que la impo­ne al Con­se­jo de Segu­ri­dad. Una vez que se fijan nue­vas san­cio­nes apro­ba­das por Levey su per­so­nal está ubi­ca­do para impo­ner­las: iden­ti­fi­can­do a los que­bran­ta­do­res e imple­men­tan­do pena­li­da­des. El Teso­ro se ha con­ver­ti­do en un pues­to avan­za­do de Tel Aviv. Ni una sola publi­ca­ción izquier­dis­ta, libe­ral o social­de­mó­cra­ta des­ta­ca el papel de Levey o inclu­so el terri­ble dolor eco­nó­mi­co que este faná­ti­co del Anti­guo Tes­ta­men­to infli­ge a 75 millo­nes de tra­ba­ja­do­res civi­les y con­su­mi­do­res iraníes.

Por cier­to, como los rabi­nos judeo­fas­cis­tas de Israel que pre­di­can una “solu­ción final” para los enemi­gos de Israel, Levey anun­cia nue­vos y más duros “cas­ti­gos” con­tra el pue­blo ira­ní (Stuart Levey, “Iran’s New Decep­tions at Sea Must be Punished” [Los nue­vos enga­ños de Irán en el mar deben ser cas­ti­ga­dos] FT 16/​08/​2010, p. 9). Pue­de que el Esta­do Judío bau­ti­ce en el momen­to apro­pia­do una impor­tan­te ave­ni­da en Cis­jor­da­nia con su nom­bre por sus extra­or­di­na­rios ser­vi­cios para ese Esta­do racis­ta extre­ma­da­men­te perverso.

El papel estra­té­gi­co del poder local

El Archi­vo del Lobby de Israel publi­có recien­te­men­te docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos del Con­se­jo Sio­nis­ta Esta­dou­ni­den­se (AZC) obte­ni­dos por empla­za­mien­to legal duran­te una inves­ti­ga­ción del Sena­do de EE.UU. entre 1962 y 1963. Los docu­men­tos reve­lan cómo el Esta­do israe­lí a tra­vés de sus con­duc­tos judíos esta­dou­ni­den­ses –las orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas domi­nan­tes– pene­tró los medios de masas de EE.UU. y pro­pa­gó su línea polí­ti­ca, sin cono­ci­mien­to del públi­co esta­dou­ni­den­se. His­to­rias escri­tas por un sin­nú­me­ro de perio­dis­tas y aca­dé­mi­cos judíos sio­nis­tas fue­ron soli­ci­ta­das y colo­ca­das en medios nacio­na­les como The Readers Digest, The Atlan­tic Monthly, Washing­ton Post, entre otros, inclu­yen­do perió­di­cos y esta­cio­nes de radio regio­na­les y loca­les (Israel Lobby Archi­ve, 18 de agos­to de 2010). Mien­tras las orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas nacio­na­les pro­cu­ra­ban los perio­dis­tas y los escri­to­res y edi­to­res aca­dé­mi­cos, los afi­lia­dos loca­les trans­mi­tían el men­sa­je e imple­men­ta­ban la línea. El nivel de infil­tra­ción reve­la­do por los docu­men­tos sio­nis­tas obte­ni­dos por el Sena­do en los años sesen­ta se ha mul­ti­pli­ca­do por cien duran­te los últi­mos 50 años en tér­mi­nos de finan­cia­mien­to, fun­cio­na­rios paga­dos y mili­tan­tes com­pro­me­ti­dos y sobre todo en poder estruc­tu­ral y capa­ci­dad coercitiva.

Mien­tras los diri­gen­tes nacio­na­les, en estre­cha con­sul­ta con fun­cio­na­rios israe­líes, reci­ben ins­truc­cio­nes sobre cuá­les temas son de alta prio­ri­dad, la imple­men­ta­ción sigue una ruta ver­ti­cal hacia diri­gen­tes regio­na­les y loca­les, polí­ti­cos, y nota­bles que por su par­te se diri­gen a los medios loca­les y reli­gio­sos, aca­dé­mi­cos y a otros diri­gen­tes de la opi­nión. Cuan­do diri­gen­tes nacio­na­les ase­gu­ran la publi­ca­ción de pro­pa­gan­da pro israe­lí, los loca­les la repro­du­cen y cir­cu­lan a los medios loca­les y a per­so­nas influ­yen­tes no sio­nis­tas en su “peri­fe­ria”. Cam­pa­ñas de car­tas, orques­ta­das des­de arri­ba, son imple­men­ta­das por miles de doc­to­res, abo­ga­dos y empre­sa­rios sio­nis­tas mili­tan­tes. Elo­gian a escri­bi­do­res pro israe­líes y ata­can a los crí­ti­cos; pre­sio­nan a perió­di­cos, edi­to­ria­les y revis­tas para que no publi­quen a los disidentes.

Los diri­gen­tes nacio­na­les y loca­les pro­mue­ven rese­ñas hos­ti­les de libros que no van en la línea israe­lí, influen­cian deci­sio­nes de las biblio­te­cas para que lle­nen sus estan­te­rías con libros pro israe­líes y cen­su­ren y exclu­yan his­to­rias más equi­li­bra­das o crí­ti­cas. Mili­tan­tes loca­les en coor­di­na­ción con cón­su­les israe­líes satu­ran al públi­co con miles de reunio­nes públi­cas y ora­do­res apun­tan­do a igle­sias cris­tia­nas, audien­cias aca­dé­mi­cas y gru­pos cívi­cos; al mis­mo tiem­po mili­tan­tes sio­nis­tas loca­les y espe­cial­men­te millo­na­rios influ­yen­tes, pre­sio­nan a sitios loca­les (admi­nis­tra­do­res de uni­ver­si­da­des, auto­ri­da­des ecle­siás­ti­cas y aso­cia­cio­nes cívi­cas) para que no invi­ten a nin­gún crí­ti­co de Israel y sus par­ti­da­rios para que hable. En últi­ma ins­tan­cia, sio­nis­tas loca­les exi­gen que se otor­gue el mis­mo tiem­po a un pro­pa­gan­dis­ta pro israe­lí, algo inau­di­to cuan­do se pro­gra­ma que hable un apo­lo­gis­ta de Israel.

Orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas loca­les hacen valio­sos esfuer­zos para reclu­tar a alcal­des, gober­na­do­res, cele­bri­da­des loca­les, edi­to­res, ecle­siás­ti­cos y pro­mi­so­rios jóve­nes diri­gen­tes étni­cos y de mino­rías ofre­cién­do­les giras de pro­pa­gan­da a Israel con todos los gas­tos paga­dos para que lue­go escri­ban o den entre­vis­tas repi­tien­do lo que apren­die­ron de los fun­cio­na­rios israe­líes. Diri­gen­te loca­les movi­li­zan a miles de acti­vis­tas sio­nis­tas mili­tan­tes para que ata­quen a judíos anti­sio­nis­tas en públi­co y en pri­va­do. Exi­gen que se les exclu­ya de cual­quier mesa redon­da mediá­ti­ca sobre Orien­te Próximo.

Fun­cio­na­rios sio­nis­tas loca­les for­man comi­tés de reac­ción rápi­da para visi­tar y ame­na­zar a cual­quier edi­tor local y per­so­nal edi­to­rial que publi­que edi­to­ria­les o artícu­los que cues­tio­nen la línea ofi­cial israe­lí. Diri­gen­tes loca­les con­tro­lan (“moni­to­rean”) todas las reunio­nes loca­les, invi­ta­cio­nes a ora­do­res, así como los dis­cur­sos de comen­ta­ris­tas públi­cos, diri­gen­tes reli­gio­sos y aca­dé­mi­cos para detec­tar cual­quier “alu­sión anti­sio­nis­ta” (que eti­que­tan de “anti­se­mi­tis­mo encu­bier­to”). La mayo­ría de las prin­ci­pa­les órde­nes reli­gio­sas judías están ali­nea­das como la espi­na dor­sal de la reco­lec­ción de fon­dos israe­lí local, inclu­yen­do el finan­cia­mien­to de nue­vos asen­ta­mien­tos “sólo para judíos” en la Cis­jor­da­nia palestina.

Fun­cio­na­rios loca­les están en la van­guar­dia de cam­pa­ñas para negar a aca­dé­mi­cos inde­pen­dien­tes espe­cia­li­za­dos en Orien­te Pró­xi­mo y en polí­ti­ca públi­ca, titu­la­ri­dad o pro­mo­ción, inde­pen­dien­te­men­te de su eru­di­ción. Por otra par­te, escri­tor­zue­los aca­dé­mi­cos que aca­tan la línea pro israe­lí y publi­can libros con ata­ques gene­ra­li­za­dos con­tra crí­ti­cos de Israel entre cris­tia­nos y musul­ma­nes y paí­ses como Tur­quía, Irán o quien­quie­ra sea un obje­ti­vo de la polí­ti­ca israe­lí, son pro­mo­cio­na­dos, elo­gia­dos y colo­ca­dos en la lis­ta de éxi­tos edi­to­ria­les. Cual­quier libro o escri­tor crí­ti­co del poder sio­nis­ta o de Israel es colo­ca­do en un “índi­ce” local y nacio­nal y some­ti­do a una inqui­si­ción median­te calum­nias por una mana­da de Tor­que­ma­das judíos.

Con­clu­sión

El poder de Israel en EE.UU. no resi­de sólo en la influen­cia y lide­raz­go de pode­ro­sos “lob­bies pro israe­líes” basa­dos en Washing­ton, como AIPAC. Sin los cien­tos de miles de den­tis­tas, podó­lo­gos, corre­do­res de bol­sa, agen­tes inmo­bi­lia­rios, pro­fe­so­res y otros, el “lobby” sería inca­paz de sos­te­ner e imple­men­tar su polí­ti­ca entre cien­tos de millo­nes de esta­dou­ni­den­ses fue­ra de las prin­ci­pa­les metró­po­lis. Como hemos vis­to en los docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos del Sena­do, las orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas loca­les comen­za­ron hace medio siglo una cam­pa­ña sis­te­má­ti­ca de pene­tra­ción, con­trol e inti­mi­da­ción que lle­gó a su apo­geo en la pri­me­ra déca­da del Siglo XXI. No es por acci­den­te o mera coin­ci­den­cia que fun­cio­na­rios uni­ver­si­ta­rios en el nor­te de Min­ne­so­ta o en el nor­te del Esta­do de Nue­va York sean obje­to de cam­pa­ñas para excluir a ora­do­res o des­pe­dir a miem­bros de la facul­tad crí­ti­cos de Israel. Los sio­nis­tas loca­les tie­nen bases de datos infor­ma­ti­za­das que ope­ran con un índi­ce de ora­do­res prohi­bi­dos, como admi­ten y alar­dean los pro­pios sio­nis­tas en con­tras­te con sio­nis­tas “libe­ra­les” que tien­den a eti­que­tar como “anti­se­mi­tas” o “teó­ri­cos de la cons­pi­ra­ción” a escri­to­res que citan docu­men­tos ofi­cia­les sio­nis­tas que demues­tran su sis­te­má­ti­ca per­ver­sión de nues­tras liber­ta­des democráticas.

Duran­te dece­nios, ha des­apa­re­ci­do vir­tual­men­te la dis­tin­ción entre el poder sio­nis­ta ejer­ci­do por un “lobby” fue­ra del gobierno y ope­ra­do­res “den­tro” del gobierno. Como hemos vis­to en nues­tro aná­li­sis, AIPAC obtu­vo el pues­to del sub­se­cre­ta­rio en el Teso­ro, dic­tó el nom­bra­mien­to de un ope­ra­dor sio­nis­ta cla­ve (Stuart Levey) y acom­pa­ña su cru­za­da glo­bal para san­cio­nar a Irán has­ta la ham­bru­na y la pobre­za. La colo­ca­ción de ope­ra­do­res den­tro de posi­cio­nes cla­ves para Orien­te Pró­xi­mo en el gobierno no es el sim­ple resul­ta­do de deci­sio­nes de carre­ra indi­vi­dua­les. El ascen­so de tan­tos sio­nis­tas pro Israel a pues­tos en el gobierno for­ma par­te de su misión de ser­vir el inte­rés de Israel duran­te por lo menos unos pocos años de sus carre­ras. Su pre­sen­cia en el gobierno obvia toda inves­ti­ga­ción por el Sena­do o el Con­gre­so de orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas que actúan como agen­tes de una poten­cia extran­je­ra como las que tuvie­ron lugar en los años sesenta.

La opo­si­ción públi­ca aumen­ta ante la acu­mu­la­ción de poder y el abu­so del ejer­ci­cio del poder por las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes y per­so­na­jes influ­yen­tes sio­nis­tas, por cuen­ta de un Esta­do racis­ta cada vez más ensan­gren­ta­do que alar­dea de su domi­na­ción sobre las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas de EE.UU. La cam­pa­ña de Boi­cot, Des­in­ver­sión y San­cio­nes gana en fuer­za inclu­so en EE.UU. (vea des­in­ver­sión de Har­vard en com­pa­ñías israe­líes). El apo­yo públi­co a Israel en EE.UU., des­de todo pun­to de vis­ta, ha dis­mi­nui­do a menos de un 50%, mien­tras los son­deos en Euro­pa Occi­den­tal mues­tran un pro­nun­cia­do aumen­to de la hos­ti­li­dad hacia el régi­men ultra dere­chis­ta de Israel. Los judíos anti­sio­nis­tas aumen­tan su influen­cia espe­cial­men­te entre jóve­nes judíos que están horro­ri­za­dos ante la matan­za israe­lí en Gaza y el ata­que con­tra la flo­ti­lla huma­ni­ta­ria. De igual impor­tan­cia es la pre­sen­cia de judíos anti­sio­nis­tas en pane­les y foros que ha dado alien­to a nume­ro­sos no judíos otro­ra inti­mi­da­dos quie­nes has­ta aho­ra temían que los cali­fi­ca­ran de “anti­se­mi­tas”.

La con­fi­gu­ra­ción del poder sio­nis­ta se fun­da­men­ta en una base cada vez más débil en la pobla­ción: la mayo­ría de los jóve­nes judíos se casan fue­ra de los con­fi­nes del nexo etno-reli­gio­so judío-israe­lí y es muy pro­ba­ble que muchos de ellos no for­men la base para cam­pa­ñas faná­ti­cas por cuen­ta de un Esta­do racis­ta. La alta inten­si­dad y el esfuer­zo fuer­te­men­te dota­do de la diri­gen­cia sio­nis­ta por cer­car a jóve­nes de ascen­den­cia judía a tra­vés de escue­las pri­va­das, “pro­gra­mas de verano” sub­ven­cio­na­dos en Israel, etc., tie­nen tan­to que ver con mie­do y reco­no­ci­mien­to del ale­ja­mien­to del cho­vi­nis­mo cle­ri­cal como con un inten­to de reclu­tar una nue­va gene­ra­ción mili­tan­tes de “Israel Primero”.

El peli­gro es que el apo­yo sio­nis­ta en EE.UU. para el régi­men ultra dere­chis­ta y racis­ta en Israel los lle­ve a unir sus fuer­zas con la extre­ma dere­cha en EE.UU. Actual­men­te los pata­nes judíos y cris­tia­nos de Manhat­tan hacen fer­men­tar el odio masi­vo con­tra los musul­ma­nes (la lla­ma­da “con­tro­ver­sia por la mez­qui­ta”) como dis­trac­ción de las cri­sis eco­nó­mi­cas y del aumen­to del des­em­pleo. La pro­mo­ción sio­nis­ta de la isla­mo­fo­bia masi­va tan cer­ca de Wall Street, don­de muchos de sus rica­cho­nes se bene­fi­cian con el saqueo de los acti­vos de EE.UU., es un jue­go peli­gro­so. Si las mis­mas masas enfu­re­ci­das alzan la vis­ta hacia los ricos y pode­ro­sos en lugar de mirar hacia aba­jo a los negros y musul­ma­nes, podrían tener lugar algu­nas sor­pre­sas des­agra­da­bles e impre­vis­tas, no sólo con­tra los ope­ra­do­res de Israel, sino con­tra todos a quie­nes se iden­ti­fi­que erró­nea­men­te como rela­cio­na­dos con una patria judía malinterpretada.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​1​820 – Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens


Apén­di­ce

Con­fe­ren­cia de pre­si­den­tes de las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes judías de EE.UU.

Orga­ni­za­cio­nes miembro

1. Amei­nu

2. Ame­ri­can Friends of Likud

3. Ame­ri­can Gathering/​Federation of Jewish Holo­caust Survivors

4. Ame­ri­ca-Israel Friendship League

5. Ame­ri­can Israel Public Affairs Committee

6. Ame­ri­can Jewish Committee

7. Ame­ri­can Jewish Congress

8. Ame­ri­can Jewish Joint Dis­tri­bu­tion Committee

9. Ame­ri­can Sephar­di Federation

10. Ame­ri­can Zio­nist Movement

11. Ame­ri­cans for Pea­ce Now

12. AMIT

13. Anti-Defa­ma­tion League

14. Asso­cia­tion of Reform Zio­nists of America

15. B’nai B’rith International

16. Bnai Zion

17. Cen­tral Con­fe­ren­ce of Ame­ri­can Rabbis

18. Com­mit­tee for Accu­racy in Midd­le East Repor­ting in America

19. Deve­lop­ment Cor­po­ra­tion for Israel/​State of Israel Bonds

20. Emu­nah of America

21. Friends of Israel Defen­se Forces

22. Hadas­sah, Women’s Zio­nist Orga­ni­za­tion of America

23. Hebrew Immi­grant Aid Society

24. Hillel: The Foun­da­tion for Jewish Cam­pus Life

25. Jewish Com­mu­nity Cen­ters Association

26. Jewish Coun­cil for Public Affairs

27. The Jewish Fede­ra­tions of North America

28. Jewish Ins­ti­tu­te for Natio­nal Secu­rity Affairs

29. Jewish Labor Committee

30. Jewish Natio­nal Fund

31. Jewish Recons­truc­tio­nist Federation

32. Jewish War Vete­rans of the USA

33. Jewish Women International

34. MERCAZ USA, Zio­nist Orga­ni­za­tion of the Con­ser­va­ti­ve Movement

35. NA’AMAT USA

36. MCSK” Advo­ca­tes on behalf of Jews in Rus­sia, Ukrai­ne, the Bal­tic Sta­tes & Eurasia

37. Natio­nal Coun­cil of Jewish Women

38. Natio­nal Coun­cil of Young Israel

39. ORT America

40. Rab­bi­ni­cal Assembly

41. Rab­bi­ni­cal Coun­cil of America

42. Reli­gious Zio­nists of America

43. Union for Reform Judaism

44. Union of Ortho­dox Jewish Con­gre­ga­tions of America

45. Uni­ted Syna­go­gue of Con­ser­va­ti­ve Judaism

46. WIZO

47. Women’s Lea­gue for Con­ser­va­ti­ve Judaism

48. Women of Reform Judaism

49. Workmen’s Circle

50. World ORT

51. World Zio­nist Execu­ti­ve, US

52. Zio­nist Orga­ni­za­tion of America

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.