Las bases loca­les y esta­ta­les del poder sio­nis­ta en EE.UU.- James Petras

Intro­duc­ción

Todo esfuer­zo serio por com­pren­der la extra­or­di­na­ria influen­cia de la con­fi­gu­ra­ción del poder sio­nis­ta sobre la polí­ti­ca exte­rior de EE.UU. debe exa­mi­nar la pre­sen­cia de ope­ra­do­res cla­ves en posi­cio­nes estra­té­gi­cas en el gobierno y las acti­vi­da­des de orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas loca­les afi­lia­das a orga­ni­za­cio­nes judías domi­nan­tes y órde­nes reli­gio­sas.

Hay por lo menos 52 impor­tan­tes orga­ni­za­cio­nes judías esta­dou­ni­den­ses invo­lu­cra­das acti­va­men­te en la pro­mo­ción del orden del día de la polí­ti­ca exte­rior, la eco­no­mía y la tec­no­lo­gía de Israel en EE.UU. (vea el Apén­di­ce). Los miem­bros de base varían entre varios cien­tos de miles de mili­tan­tes en las Fede­ra­cio­nes Judías de Nor­te­amé­ri­ca (JFNA, por sus siglas en inglés) y cien mil acau­da­la­dos donan­tes, acti­vis­tas y tra­fi­can­tes de influen­cias en el Comi­té EE.UU.-Israel de Asun­tos Públi­cos (AIPAC). Ade­más nume­ro­sas fábri­cas de pro­pa­gan­da, deno­mi­na­das think tanks, han sido esta­ble­ci­das con sub­si­dios de millo­nes de dóla­res de sio­nis­tas mul­ti­mi­llo­na­rios, inclui­dos el Broo­kings Ins­ti­tu­te (Haim Saban) y el Hud­son Ins­ti­tu­te entre otros. Nume­ro­sos comi­tés de acción polí­ti­ca (PAC) finan­cia­dos por los sio­nis­tas han inter­ve­ni­do en todas las elec­cio­nes nacio­na­les y regio­na­les, con­tro­lan­do can­di­da­tu­ras e influen­cian­do los resul­ta­dos de las elec­cio­nes.

Faná­ti­cos sio­nis­tas se han apo­de­ra­do lite­ral­men­te de edi­to­ria­les, inclui­das pren­sas uni­ver­si­ta­rias; el ejem­plo más indig­nan­te es Yale Uni­ver­sity, que publi­ca los folle­tos más ten­den­cio­sos que repi­ten como loros paro­dias sio­nis­tas de la his­to­ria judía (sec­ción de crí­ti­ca lite­ra­ria del Finan­cial Times 2829 de agos­to de 2010). Nue­vos pro­yec­tos sio­nis­tas con con­si­de­ra­ble finan­cia­mien­to, hechos para cap­tu­rar a jóve­nes judíos y con­ver­tir­los en ins­tru­men­tos de la polí­ti­ca exte­rior israe­lí inclu­yen “Taglit-Birth­right” que ha gas­ta­do más de 250 millo­nes de dóla­res duran­te la últi­ma déca­da envian­do a más de un cuar­to de millón de judíos (entre 18 y 26 años) a Israel duran­te 10 días de inten­so lava­do de cere­bro (Bos­ton Glo­be 26 de agos­to de 2010). Mul­ti­mi­llo­na­rios judíos y el Esta­do israe­lí pagan la cuen­ta. Se some­te a los estu­dian­tes a una fuer­te dosis de mili­ta­ris­mo al esti­lo israe­lí ya que son acom­pa­ña­dos por sol­da­dos israe­líes como par­te de su adoc­tri­na­mien­to; en nin­gún momen­to visi­tan Cis­jor­da­nia, Gaza o Jeru­sa­lén Este (Bos­ton Glo­be, 26 de agos­to de 2010). Se les ins­ta a con­ver­tir­se en ciu­da­da­nos de doble nacio­na­li­dad e inclu­so se les alien­ta a ser­vir en las fuer­zas arma­das israe­líes. En resu­men, las 52 orga­ni­za­cio­nes miem­bros de las Prin­ci­pa­les Orga­ni­za­cio­nes Judías Esta­dou­ni­den­ses en cues­tión cons­ti­tu­yen sólo la pun­ta del ice­berg de la Con­fi­gu­ra­ción Sio­nis­ta del Poder: toma­das en con­jun­to con los PAC, las fábri­cas de pro­pa­gan­da, las edi­to­ria­les comer­cia­les y uni­ver­si­ta­rias y los medios de masas, nos vemos ante una estruc­tu­ra de poder para com­pren­der la tre­men­da influen­cia que tie­nen en la polí­ti­ca exte­rior e inte­rior de EE.UU. en la medi­da en que afec­tan a Israel y al sio­nis­mo esta­dou­ni­den­se.

Mien­tras toda su acti­vi­dad se dedi­ca antes que nada a ase­gu­rar que la polí­ti­ca de EE.UU. en Orien­te Pró­xi­mo sir­va a la expan­sión colo­nial de Israel en Pales­ti­na y sus obje­ti­vos beli­cis­tas en Orien­te Pró­xi­mo, lo que B’nai B’rth lla­ma eufe­mís­ti­ca­men­te “foco en Israel y su lugar en el mun­do”, muchos gru­pos se ‘espe­cia­li­zan’ en dife­ren­tes esfe­ras de acti­vi­dad. Por ejem­plo, los “Ami­gos de la Fuer­za de Defen­sa de Israel” [ejér­ci­to israe­lí, N. del T.] se preo­cu­pan pri­mor­dial­men­te, según sus pro­pias pala­bras, “de velar por las FDI”, en otras pala­bras pro­veer recur­sos finan­cie­ros y pro­mo­ver volun­ta­rios esta­dou­ni­den­ses para un ejér­ci­to extran­je­ro (una acti­vi­dad ile­gal, excep­to cuan­do se tra­ta de Israel). Hillel es el bra­zo estu­dian­til de la con­fi­gu­ra­ción del poder sio­nis­ta que afir­ma que está pre­sen­te en 500 cole­gios y uni­ver­si­da­des, con afi­lia­dos que defien­den todos y cada uno de los abu­sos con­tra los dere­chos huma­nos del Esta­do israe­lí y orga­ni­zan giras con todos los gas­tos paga­dos para estu­dian­tes reclu­tas judíos para que via­jen a Israel, don­de se les some­te a una fuer­te pro­pa­gan­da y se les alien­ta a ‘migrar’ o a con­ver­tir­se en ‘ciu­da­da­nos de doble nacio­na­li­dad’.

Méto­do: Estu­dian­do el poder sio­nis­ta

Hay diver­sos méto­dos para medir el poder del con­jun­to de orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas e influ­yen­tes que ocu­pan posi­cio­nes estra­té­gi­cas en el gobierno y la eco­no­mía. Inclu­yen (a) el méto­do basa­do en la repu­tación (b) sus pro­pias afir­ma­cio­nes © el aná­li­sis de la toma de deci­sio­nes (d) infe­ren­cias estruc­tu­ra­les. La mayo­ría de estos méto­dos sumi­nis­tran algu­nas pis­tas sobre el poten­cial poder sio­nis­ta. Por ejem­plo, exper­tos en la pren­sa y perio­dis­tas se basan fre­cuen­te­men­te en per­so­nas infor­ma­das de Washing­ton, per­so­nal del Con­gre­so y nota­bles para con­cluir que AIPAC tie­ne la repu­tación de ser uno de los gru­pos de pre­sión más pode­ro­sos en Washing­ton. Este méto­do apun­ta a la nece­si­dad de exa­mi­nar empí­ri­ca­men­te las ope­ra­cio­nes de AIPAC en la influen­cia de votos en el Con­gre­so, la pre­sen­ta­ción de can­di­da­tu­ras, la derro­ta de los que ocu­pan car­gos y no apo­yan incon­di­cio­nal­men­te la línea israe­lí. En otras pala­bras, el aná­li­sis del pro­ce­so de toma de deci­sio­nes del Con­gre­so y del eje­cu­ti­vo es una cla­ve para medir el poder sio­nis­ta. Pero no es la úni­ca. El poder sio­nis­ta es el pro­duc­to de un con­tex­to his­tó­ri­co, en el cual la pro­pie­dad de los medios y la con­cen­tra­ción de la rique­za y otras palan­cas ins­ti­tu­cio­na­les del poder tie­nen un papel y con­for­man el actual mar­co de la toma de deci­sio­nes. El poder acu­mu­la­ti­vo con el trans­cur­so del tiem­po y a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes crea un fuer­te pre­jui­cio en los resul­ta­dos polí­ti­cos favo­ra­bles a los agen­tes orga­ni­za­dos de Israel en EE.UU.

Una vez más, la mera pre­sen­cia de judíos o sio­nis­tas en posi­cio­nes de poder eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y polí­ti­co no nos dice cómo uti­li­za­rán sus recur­sos y si ten­drán el efec­to desea­do. El aná­li­sis estruc­tu­ral, la ubi­ca­ción de sio­nis­tas en la estruc­tu­ra de cla­se, es nece­sa­rio pero insu­fi­cien­te para com­pren­der el poder sio­nis­ta. Hay que pro­ce­der y ana­li­zar el con­te­ni­do de deci­sio­nes hechas y no hechas res­pec­to al orden del día de los patro­ci­na­do­res de Israel que ope­ran en EE.UU. Las 52 prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas son muy fran­cas res­pec­to a sus rei­vin­di­ca­cio­nes de poder, su lucha por la agen­da de Israel y su ser­vi­lis­mo res­pec­to a todos los regí­me­nes israe­líes sin excep­ción.

Los que nie­gan el poder sio­nis­ta sobre la polí­ti­ca exte­rior en Orien­te Pró­xi­mo de EE.UU. son sio­nis­tas de izquier­da, como Noam Chomsky y sus acó­li­tos. Nun­ca ana­li­zan el pro­ce­so legis­la­ti­vo, la toma de deci­sio­nes del poder eje­cu­ti­vo, las estruc­tu­ras y acti­vi­dad de la base sio­nis­ta de un millón de miem­bros, y los nom­bra­mien­tos y ante­ce­den­tes de res­pon­sa­bles polí­ti­cos cla­ve que deci­den polí­ti­cas estra­té­gi­cas en Orien­te Pró­xi­mo. En su lugar recu­rren a gene­ra­li­za­cio­nes super­fi­cia­les y a dema­go­gia polí­ti­ca, impu­tan­do la polí­ti­ca al “Gran Petró­leo” y al “com­ple­jo mili­tar-indus­trial” o al “impe­ria­lis­mo de EE.UU.”. Cate­go­rías caren­tes de con­tex­to empí­ri­co y de con­tex­to his­tó­ri­co sobre la polí­ti­ca real­men­te exis­ten­te res­pec­to a Orien­te Pró­xi­mo.

La cons­truc­ción del poder sio­nis­ta en el gobierno de EE.UU.

Para com­pren­der la sumi­sión esta­dou­ni­den­se a las polí­ti­cas beli­cis­tas israe­líes en Orien­te Pró­xi­mo hay que mirar más allá del papel de lob­bies que pre­sio­nan al Con­gre­so y del papel de comi­tés de acción polí­ti­ca y de donan­tes sio­nis­tas acau­da­la­dos en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Un fun­da­men­to muy des­cui­da­do pero abso­lu­ta­men­te esen­cial del poder sio­nis­ta sobre la polí­ti­ca exte­rior, eco­nó­mi­ca, diplo­má­ti­ca y mili­tar de EE.UU. es la pre­sen­cia sio­nis­ta en posi­cio­nes polí­ti­cas cru­cia­les, inclu­yen­do los Depar­ta­men­tos del Teso­ro y de Esta­do, el Pen­tá­gono, el Con­se­jo Nacio­nal de Segu­ri­dad y la Casa Blan­ca.

Ope­ran­do des­de las máxi­mas posi­cio­nes de deci­sión polí­ti­ca, los fun­cio­na­rios sio­nis­tas han man­te­ni­do con­sis­ten­te­men­te polí­ti­cas ali­nea­das con las polí­ti­cas mili­ta­ris­tas de Israel, orien­ta­das a debi­li­tar y eli­mi­nar a cual­quier país que cues­tio­ne la ocu­pa­ción colo­nial de Pales­ti­na por el Esta­do Judío, su mono­po­lio nuclear regio­nal, su expan­sión de asen­ta­mien­tos sólo para judíos y sobre todo sus estri­den­tes esfuer­zos por seguir sien­do la poten­cia domi­nan­te en el Orien­te ára­be. Los res­pon­sa­bles polí­ti­cos sio­nis­tas en el gobierno están en cons­tan­tes con­sul­tas con el Esta­do israe­lí, ase­gu­ran­do la coor­di­na­ción con el coman­do mili­tar israe­lí (FDI), minis­te­rio de exte­rio­res y su poli­cía secre­ta (MOSSAD) y el cum­pli­mien­to de la línea polí­ti­ca del Esta­do Judío. Duran­te los últi­mos 24 meses ni un solo res­pon­sa­ble polí­ti­co sio­nis­ta ha expre­sa­do algu­na crí­ti­ca de los más horren­dos crí­me­nes de Israel, que van des­de el feroz ata­que con­tra Gaza a la masa­cre de la flo­ti­lla huma­ni­ta­ria y la expan­sión de nue­vos asen­ta­mien­tos en Jeru­sa­lén y en Cis­jor­da­nia. Un récord de leal­tad a una poten­cia extran­je­ra que sobre­pa­sa inclu­so el ser­vi­lis­mo de los com­pa­ñe­ros de ruta esta­li­nis­tas y nazis en Washing­ton duran­te los años trein­ta y cua­ren­ta.

Los res­pon­sa­bles polí­ti­cos sio­nis­tas en posi­cio­nes estra­té­gi­cas depen­den del res­pal­do polí­ti­co y del tra­ba­jo en estre­cha cola­bo­ra­ción con sus con­tra­par­tes en los “lob­bies” (AIPAC) en el Con­gre­so y en las orga­ni­za­cio­nes judías sio­nis­tas nacio­na­les y loca­les. Muchos de los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles polí­ti­cos sio­nis­tas lle­ga­ron al poder median­te una estra­te­gia deli­be­ra­da de infil­tra­ción en el gobierno para con­for­mar una polí­ti­ca que pro­mue­ve el inte­rés de Israel más allá de los intere­ses de la pobla­ción de EE.UU. Aun­que un gra­do de cohe­sión resul­tan­te de una leal­tad común hacia Tel Aviv pue­de expli­car un pre­sun­to nepo­tis­mo y selec­ción, tam­bién resul­ta que los pode­ro­sos lob­bies judíos pue­den jugar un papel en la crea­ción de posi­cio­nes cla­ves en el gobierno y ase­gu­rar que uno de los suyos ocu­pe esas posi­cio­nes e impul­se la agen­da israe­lí.

Stuart Levey: El prin­ci­pal ope­ra­dor de Israel en el gobierno de EE.UU.

En 2004, AIPAC pre­sio­nó exi­to­sa­men­te al gobierno de Bush para que crea­ra la ofi­ci­na del Sub­se­cre­ta­rio para Terro­ris­mo e inte­li­gen­cia finan­cie­ra (UTFI) y que nom­bra­ra a su pro­te­gi­do, el gra­dua­do de Prin­ce­ton Stuart Levey para ese pues­to. Antes, pero espe­cial­men­te des­pués de su nom­bra­mien­to, Levey cola­bo­ró estre­cha­men­te con el Esta­do israe­lí y fue cono­ci­do como un insu­pe­ra­ble faná­ti­co sio­nis­ta con ili­mi­ta­da ener­gía y una ado­ra­ción cie­ga por el Esta­do israe­lí.

Den­tro de los con­fi­nes de sus anteo­je­ras ideo­ló­gi­cas sio­nis­tas, Levey apli­có su inte­li­gen­cia a la sin­gu­lar tarea de con­ver­tir su ofi­ci­na en un impor­tan­te empla­za­mien­to para el esta­ble­ci­mien­to de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se hacia Irán. Levey, más que cual­quier otro fun­cio­na­rio nom­bra­do en el gobierno o legis­la­dor ele­gi­do, for­mu­la e imple­men­ta polí­ti­cas que influen­cian pro­fun­da­men­te las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas de EE.UU., de la UE y de la ONU con Irán. Levey ela­bo­ró las polí­ti­cas de san­cio­nes que Washing­ton impu­so a la UE y al Con­se­jo de Segu­ri­dad. Levey orga­ni­za a todo el per­so­nal bajo su con­trol en el Teso­ro para inves­ti­gar polí­ti­cas comer­cia­les y de inver­sión de todas las prin­ci­pa­les cor­po­ra­cio­nes manu­fac­tu­re­ras, ban­ca­rias, navie­ras, petro­le­ras y comer­cia­les del mun­do. Lue­go via­ja por todo EE.UU. y pre­sio­na exi­to­sa­men­te a fon­dos de pen­sión, fir­mas de inver­sión, com­pa­ñías petro­le­ras e ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas para que desin­vier­tan de cual­quier com­pa­ñía que ten­ga que ver con la eco­no­mía civil de Irán. Ha glo­ba­li­za­do sus acti­vi­da­des, ame­na­zan­do con san­cio­nes y exclu­sio­nes a com­pa­ñías disi­den­tes en Euro­pa, Asia, Orien­te Pró­xi­mo y Nor­te­amé­ri­ca que se nie­gan a renun­ciar a opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas. Todas han com­pren­di­do que Levey ope­ra por cuen­ta de Israel, ser­vi­cios que Levey ha ren­di­do con orgu­llo.

Levey coor­di­na su cam­pa­ña con los diri­gen­tes sio­nis­tas en el Con­gre­so. Obtie­ne legis­la­ción de san­cio­nes en línea con sus cam­pa­ñas. Sus polí­ti­cas vio­lan evi­den­te­men­te el dere­cho inter­na­cio­nal y la sobe­ra­nía nacio­nal, pre­sio­nan­do los lími­tes de la impo­si­ción extra­te­rri­to­rial de sus órde­nes admi­nis­tra­ti­vas con­tra una eco­no­mía civil. Su vio­la­ción de la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca está en un plano para­le­lo con el anun­cio de Oba­ma de que las Fuer­zas Espe­cia­les de EE.UU. ope­ra­rán en vio­la­ción de la sobe­ra­nía polí­ti­ca en cua­tro con­ti­nen­tes. Des­de todo pun­to de vis­ta, Levey for­mu­la la polí­ti­ca de EE.UU. hacia Irán. En cada caso esta­ble­ce la esca­la­da de san­cio­nes y lue­go la pasa a la Casa Blan­ca, que la impo­ne al Con­se­jo de Segu­ri­dad. Una vez que se fijan nue­vas san­cio­nes apro­ba­das por Levey su per­so­nal está ubi­ca­do para impo­ner­las: iden­ti­fi­can­do a los que­bran­ta­do­res e imple­men­tan­do pena­li­da­des. El Teso­ro se ha con­ver­ti­do en un pues­to avan­za­do de Tel Aviv. Ni una sola publi­ca­ción izquier­dis­ta, libe­ral o social­de­mó­cra­ta des­ta­ca el papel de Levey o inclu­so el terri­ble dolor eco­nó­mi­co que este faná­ti­co del Anti­guo Tes­ta­men­to infli­ge a 75 millo­nes de tra­ba­ja­do­res civi­les y con­su­mi­do­res ira­níes.

Por cier­to, como los rabi­nos judeo­fas­cis­tas de Israel que pre­di­can una “solu­ción final” para los enemi­gos de Israel, Levey anun­cia nue­vos y más duros “cas­ti­gos” con­tra el pue­blo ira­ní (Stuart Levey, “Iran’s New Decep­tions at Sea Must be Punished” [Los nue­vos enga­ños de Irán en el mar deben ser cas­ti­ga­dos] FT 16/​08/​2010, p. 9). Pue­de que el Esta­do Judío bau­ti­ce en el momen­to apro­pia­do una impor­tan­te ave­ni­da en Cis­jor­da­nia con su nom­bre por sus extra­or­di­na­rios ser­vi­cios para ese Esta­do racis­ta extre­ma­da­men­te per­ver­so.

El papel estra­té­gi­co del poder local

El Archi­vo del Lobby de Israel publi­có recien­te­men­te docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos del Con­se­jo Sio­nis­ta Esta­dou­ni­den­se (AZC) obte­ni­dos por empla­za­mien­to legal duran­te una inves­ti­ga­ción del Sena­do de EE.UU. entre 1962 y 1963. Los docu­men­tos reve­lan cómo el Esta­do israe­lí a tra­vés de sus con­duc­tos judíos esta­dou­ni­den­ses –las orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas domi­nan­tes– pene­tró los medios de masas de EE.UU. y pro­pa­gó su línea polí­ti­ca, sin cono­ci­mien­to del públi­co esta­dou­ni­den­se. His­to­rias escri­tas por un sin­nú­me­ro de perio­dis­tas y aca­dé­mi­cos judíos sio­nis­tas fue­ron soli­ci­ta­das y colo­ca­das en medios nacio­na­les como The Readers Digest, The Atlan­tic Monthly, Washing­ton Post, entre otros, inclu­yen­do perió­di­cos y esta­cio­nes de radio regio­na­les y loca­les (Israel Lobby Archi­ve, 18 de agos­to de 2010). Mien­tras las orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas nacio­na­les pro­cu­ra­ban los perio­dis­tas y los escri­to­res y edi­to­res aca­dé­mi­cos, los afi­lia­dos loca­les trans­mi­tían el men­sa­je e imple­men­ta­ban la línea. El nivel de infil­tra­ción reve­la­do por los docu­men­tos sio­nis­tas obte­ni­dos por el Sena­do en los años sesen­ta se ha mul­ti­pli­ca­do por cien duran­te los últi­mos 50 años en tér­mi­nos de finan­cia­mien­to, fun­cio­na­rios paga­dos y mili­tan­tes com­pro­me­ti­dos y sobre todo en poder estruc­tu­ral y capa­ci­dad coer­ci­ti­va.

Mien­tras los diri­gen­tes nacio­na­les, en estre­cha con­sul­ta con fun­cio­na­rios israe­líes, reci­ben ins­truc­cio­nes sobre cuá­les temas son de alta prio­ri­dad, la imple­men­ta­ción sigue una ruta ver­ti­cal hacia diri­gen­tes regio­na­les y loca­les, polí­ti­cos, y nota­bles que por su par­te se diri­gen a los medios loca­les y reli­gio­sos, aca­dé­mi­cos y a otros diri­gen­tes de la opi­nión. Cuan­do diri­gen­tes nacio­na­les ase­gu­ran la publi­ca­ción de pro­pa­gan­da pro israe­lí, los loca­les la repro­du­cen y cir­cu­lan a los medios loca­les y a per­so­nas influ­yen­tes no sio­nis­tas en su “peri­fe­ria”. Cam­pa­ñas de car­tas, orques­ta­das des­de arri­ba, son imple­men­ta­das por miles de doc­to­res, abo­ga­dos y empre­sa­rios sio­nis­tas mili­tan­tes. Elo­gian a escri­bi­do­res pro israe­líes y ata­can a los crí­ti­cos; pre­sio­nan a perió­di­cos, edi­to­ria­les y revis­tas para que no publi­quen a los disi­den­tes.

Los diri­gen­tes nacio­na­les y loca­les pro­mue­ven rese­ñas hos­ti­les de libros que no van en la línea israe­lí, influen­cian deci­sio­nes de las biblio­te­cas para que lle­nen sus estan­te­rías con libros pro israe­líes y cen­su­ren y exclu­yan his­to­rias más equi­li­bra­das o crí­ti­cas. Mili­tan­tes loca­les en coor­di­na­ción con cón­su­les israe­líes satu­ran al públi­co con miles de reunio­nes públi­cas y ora­do­res apun­tan­do a igle­sias cris­tia­nas, audien­cias aca­dé­mi­cas y gru­pos cívi­cos; al mis­mo tiem­po mili­tan­tes sio­nis­tas loca­les y espe­cial­men­te millo­na­rios influ­yen­tes, pre­sio­nan a sitios loca­les (admi­nis­tra­do­res de uni­ver­si­da­des, auto­ri­da­des ecle­siás­ti­cas y aso­cia­cio­nes cívi­cas) para que no invi­ten a nin­gún crí­ti­co de Israel y sus par­ti­da­rios para que hable. En últi­ma ins­tan­cia, sio­nis­tas loca­les exi­gen que se otor­gue el mis­mo tiem­po a un pro­pa­gan­dis­ta pro israe­lí, algo inau­di­to cuan­do se pro­gra­ma que hable un apo­lo­gis­ta de Israel.

Orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas loca­les hacen valio­sos esfuer­zos para reclu­tar a alcal­des, gober­na­do­res, cele­bri­da­des loca­les, edi­to­res, ecle­siás­ti­cos y pro­mi­so­rios jóve­nes diri­gen­tes étni­cos y de mino­rías ofre­cién­do­les giras de pro­pa­gan­da a Israel con todos los gas­tos paga­dos para que lue­go escri­ban o den entre­vis­tas repi­tien­do lo que apren­die­ron de los fun­cio­na­rios israe­líes. Diri­gen­te loca­les movi­li­zan a miles de acti­vis­tas sio­nis­tas mili­tan­tes para que ata­quen a judíos anti­sio­nis­tas en públi­co y en pri­va­do. Exi­gen que se les exclu­ya de cual­quier mesa redon­da mediá­ti­ca sobre Orien­te Pró­xi­mo.

Fun­cio­na­rios sio­nis­tas loca­les for­man comi­tés de reac­ción rápi­da para visi­tar y ame­na­zar a cual­quier edi­tor local y per­so­nal edi­to­rial que publi­que edi­to­ria­les o artícu­los que cues­tio­nen la línea ofi­cial israe­lí. Diri­gen­tes loca­les con­tro­lan (“moni­to­rean”) todas las reunio­nes loca­les, invi­ta­cio­nes a ora­do­res, así como los dis­cur­sos de comen­ta­ris­tas públi­cos, diri­gen­tes reli­gio­sos y aca­dé­mi­cos para detec­tar cual­quier “alu­sión anti­sio­nis­ta” (que eti­que­tan de “anti­se­mi­tis­mo encu­bier­to”). La mayo­ría de las prin­ci­pa­les órde­nes reli­gio­sas judías están ali­nea­das como la espi­na dor­sal de la reco­lec­ción de fon­dos israe­lí local, inclu­yen­do el finan­cia­mien­to de nue­vos asen­ta­mien­tos “sólo para judíos” en la Cis­jor­da­nia pales­ti­na.

Fun­cio­na­rios loca­les están en la van­guar­dia de cam­pa­ñas para negar a aca­dé­mi­cos inde­pen­dien­tes espe­cia­li­za­dos en Orien­te Pró­xi­mo y en polí­ti­ca públi­ca, titu­la­ri­dad o pro­mo­ción, inde­pen­dien­te­men­te de su eru­di­ción. Por otra par­te, escri­tor­zue­los aca­dé­mi­cos que aca­tan la línea pro israe­lí y publi­can libros con ata­ques gene­ra­li­za­dos con­tra crí­ti­cos de Israel entre cris­tia­nos y musul­ma­nes y paí­ses como Tur­quía, Irán o quien­quie­ra sea un obje­ti­vo de la polí­ti­ca israe­lí, son pro­mo­cio­na­dos, elo­gia­dos y colo­ca­dos en la lis­ta de éxi­tos edi­to­ria­les. Cual­quier libro o escri­tor crí­ti­co del poder sio­nis­ta o de Israel es colo­ca­do en un “índi­ce” local y nacio­nal y some­ti­do a una inqui­si­ción median­te calum­nias por una mana­da de Tor­que­ma­das judíos.

Con­clu­sión

El poder de Israel en EE.UU. no resi­de sólo en la influen­cia y lide­raz­go de pode­ro­sos “lob­bies pro israe­líes” basa­dos en Washing­ton, como AIPAC. Sin los cien­tos de miles de den­tis­tas, podó­lo­gos, corre­do­res de bol­sa, agen­tes inmo­bi­lia­rios, pro­fe­so­res y otros, el “lobby” sería inca­paz de sos­te­ner e imple­men­tar su polí­ti­ca entre cien­tos de millo­nes de esta­dou­ni­den­ses fue­ra de las prin­ci­pa­les metró­po­lis. Como hemos vis­to en los docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos del Sena­do, las orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas loca­les comen­za­ron hace medio siglo una cam­pa­ña sis­te­má­ti­ca de pene­tra­ción, con­trol e inti­mi­da­ción que lle­gó a su apo­geo en la pri­me­ra déca­da del Siglo XXI. No es por acci­den­te o mera coin­ci­den­cia que fun­cio­na­rios uni­ver­si­ta­rios en el nor­te de Min­ne­so­ta o en el nor­te del Esta­do de Nue­va York sean obje­to de cam­pa­ñas para excluir a ora­do­res o des­pe­dir a miem­bros de la facul­tad crí­ti­cos de Israel. Los sio­nis­tas loca­les tie­nen bases de datos infor­ma­ti­za­das que ope­ran con un índi­ce de ora­do­res prohi­bi­dos, como admi­ten y alar­dean los pro­pios sio­nis­tas en con­tras­te con sio­nis­tas “libe­ra­les” que tien­den a eti­que­tar como “anti­se­mi­tas” o “teó­ri­cos de la cons­pi­ra­ción” a escri­to­res que citan docu­men­tos ofi­cia­les sio­nis­tas que demues­tran su sis­te­má­ti­ca per­ver­sión de nues­tras liber­ta­des demo­crá­ti­cas.

Duran­te dece­nios, ha des­apa­re­ci­do vir­tual­men­te la dis­tin­ción entre el poder sio­nis­ta ejer­ci­do por un “lobby” fue­ra del gobierno y ope­ra­do­res “den­tro” del gobierno. Como hemos vis­to en nues­tro aná­li­sis, AIPAC obtu­vo el pues­to del sub­se­cre­ta­rio en el Teso­ro, dic­tó el nom­bra­mien­to de un ope­ra­dor sio­nis­ta cla­ve (Stuart Levey) y acom­pa­ña su cru­za­da glo­bal para san­cio­nar a Irán has­ta la ham­bru­na y la pobre­za. La colo­ca­ción de ope­ra­do­res den­tro de posi­cio­nes cla­ves para Orien­te Pró­xi­mo en el gobierno no es el sim­ple resul­ta­do de deci­sio­nes de carre­ra indi­vi­dua­les. El ascen­so de tan­tos sio­nis­tas pro Israel a pues­tos en el gobierno for­ma par­te de su misión de ser­vir el inte­rés de Israel duran­te por lo menos unos pocos años de sus carre­ras. Su pre­sen­cia en el gobierno obvia toda inves­ti­ga­ción por el Sena­do o el Con­gre­so de orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas que actúan como agen­tes de una poten­cia extran­je­ra como las que tuvie­ron lugar en los años sesen­ta.

La opo­si­ción públi­ca aumen­ta ante la acu­mu­la­ción de poder y el abu­so del ejer­ci­cio del poder por las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes y per­so­na­jes influ­yen­tes sio­nis­tas, por cuen­ta de un Esta­do racis­ta cada vez más ensan­gren­ta­do que alar­dea de su domi­na­ción sobre las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas de EE.UU. La cam­pa­ña de Boi­cot, Des­in­ver­sión y San­cio­nes gana en fuer­za inclu­so en EE.UU. (vea des­in­ver­sión de Har­vard en com­pa­ñías israe­líes). El apo­yo públi­co a Israel en EE.UU., des­de todo pun­to de vis­ta, ha dis­mi­nui­do a menos de un 50%, mien­tras los son­deos en Euro­pa Occi­den­tal mues­tran un pro­nun­cia­do aumen­to de la hos­ti­li­dad hacia el régi­men ultra dere­chis­ta de Israel. Los judíos anti­sio­nis­tas aumen­tan su influen­cia espe­cial­men­te entre jóve­nes judíos que están horro­ri­za­dos ante la matan­za israe­lí en Gaza y el ata­que con­tra la flo­ti­lla huma­ni­ta­ria. De igual impor­tan­cia es la pre­sen­cia de judíos anti­sio­nis­tas en pane­les y foros que ha dado alien­to a nume­ro­sos no judíos otro­ra inti­mi­da­dos quie­nes has­ta aho­ra temían que los cali­fi­ca­ran de “anti­se­mi­tas”.

La con­fi­gu­ra­ción del poder sio­nis­ta se fun­da­men­ta en una base cada vez más débil en la pobla­ción: la mayo­ría de los jóve­nes judíos se casan fue­ra de los con­fi­nes del nexo etno-reli­gio­so judío-israe­lí y es muy pro­ba­ble que muchos de ellos no for­men la base para cam­pa­ñas faná­ti­cas por cuen­ta de un Esta­do racis­ta. La alta inten­si­dad y el esfuer­zo fuer­te­men­te dota­do de la diri­gen­cia sio­nis­ta por cer­car a jóve­nes de ascen­den­cia judía a tra­vés de escue­las pri­va­das, “pro­gra­mas de verano” sub­ven­cio­na­dos en Israel, etc., tie­nen tan­to que ver con mie­do y reco­no­ci­mien­to del ale­ja­mien­to del cho­vi­nis­mo cle­ri­cal como con un inten­to de reclu­tar una nue­va gene­ra­ción mili­tan­tes de “Israel Pri­me­ro”.

El peli­gro es que el apo­yo sio­nis­ta en EE.UU. para el régi­men ultra dere­chis­ta y racis­ta en Israel los lle­ve a unir sus fuer­zas con la extre­ma dere­cha en EE.UU. Actual­men­te los pata­nes judíos y cris­tia­nos de Manhat­tan hacen fer­men­tar el odio masi­vo con­tra los musul­ma­nes (la lla­ma­da “con­tro­ver­sia por la mez­qui­ta”) como dis­trac­ción de las cri­sis eco­nó­mi­cas y del aumen­to del des­em­pleo. La pro­mo­ción sio­nis­ta de la isla­mo­fo­bia masi­va tan cer­ca de Wall Street, don­de muchos de sus rica­cho­nes se bene­fi­cian con el saqueo de los acti­vos de EE.UU., es un jue­go peli­gro­so. Si las mis­mas masas enfu­re­ci­das alzan la vis­ta hacia los ricos y pode­ro­sos en lugar de mirar hacia aba­jo a los negros y musul­ma­nes, podrían tener lugar algu­nas sor­pre­sas des­agra­da­bles e impre­vis­tas, no sólo con­tra los ope­ra­do­res de Israel, sino con­tra todos a quie­nes se iden­ti­fi­que erró­nea­men­te como rela­cio­na­dos con una patria judía malin­ter­pre­ta­da.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​1​820 – Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens


Apén­di­ce

Con­fe­ren­cia de pre­si­den­tes de las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes judías de EE.UU.

Orga­ni­za­cio­nes miem­bro

1. Amei­nu

2. Ame­ri­can Friends of Likud

3. Ame­ri­can Gathering/​Federation of Jewish Holo­caust Sur­vi­vors

4. Ame­ri­ca-Israel Friendship Lea­gue

5. Ame­ri­can Israel Public Affairs Com­mit­tee

6. Ame­ri­can Jewish Com­mit­tee

7. Ame­ri­can Jewish Con­gress

8. Ame­ri­can Jewish Joint Dis­tri­bu­tion Com­mit­tee

9. Ame­ri­can Sephar­di Fede­ra­tion

10. Ame­ri­can Zio­nist Move­ment

11. Ame­ri­cans for Pea­ce Now

12. AMIT

13. Anti-Defa­ma­tion Lea­gue

14. Asso­cia­tion of Reform Zio­nists of Ame­ri­ca

15. B’nai B’rith Inter­na­tio­nal

16. Bnai Zion

17. Cen­tral Con­fe­ren­ce of Ame­ri­can Rab­bis

18. Com­mit­tee for Accu­racy in Midd­le East Repor­ting in Ame­ri­ca

19. Deve­lop­ment Cor­po­ra­tion for Israel/​State of Israel Bonds

20. Emu­nah of Ame­ri­ca

21. Friends of Israel Defen­se For­ces

22. Hadas­sah, Women’s Zio­nist Orga­ni­za­tion of Ame­ri­ca

23. Hebrew Immi­grant Aid Society

24. Hillel: The Foun­da­tion for Jewish Cam­pus Life

25. Jewish Com­mu­nity Cen­ters Asso­cia­tion

26. Jewish Coun­cil for Public Affairs

27. The Jewish Fede­ra­tions of North Ame­ri­ca

28. Jewish Ins­ti­tu­te for Natio­nal Secu­rity Affairs

29. Jewish Labor Com­mit­tee

30. Jewish Natio­nal Fund

31. Jewish Recons­truc­tio­nist Fede­ra­tion

32. Jewish War Vete­rans of the USA

33. Jewish Women Inter­na­tio­nal

34. MERCAZ USA, Zio­nist Orga­ni­za­tion of the Con­ser­va­ti­ve Move­ment

35. NA’AMAT USA

36. MCSK” Advo­ca­tes on behalf of Jews in Rus­sia, Ukrai­ne, the Bal­tic Sta­tes & Eura­sia

37. Natio­nal Coun­cil of Jewish Women

38. Natio­nal Coun­cil of Young Israel

39. ORT Ame­ri­ca

40. Rab­bi­ni­cal Assembly

41. Rab­bi­ni­cal Coun­cil of Ame­ri­ca

42. Reli­gious Zio­nists of Ame­ri­ca

43. Union for Reform Judaism

44. Union of Ortho­dox Jewish Con­gre­ga­tions of Ame­ri­ca

45. Uni­ted Syna­go­gue of Con­ser­va­ti­ve Judaism

46. WIZO

47. Women’s Lea­gue for Con­ser­va­ti­ve Judaism

48. Women of Reform Judaism

49. Workmen’s Cir­cle

50. World ORT

51. World Zio­nist Execu­ti­ve, US

52. Zio­nist Orga­ni­za­tion of Ame­ri­ca

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *