Inje­ren­cia de USAID en las Elec­cio­nes en Vene­zue­la- Eva Golin­ger

Un infor­me comi­sio­na­do por la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) y publi­ca­do en mayo 2010 por la Fun­da­ción para las Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les y el Diá­lo­go Exte­rior (FRIDE) reve­ló que este año, agen­cias inter­na­cio­na­les están inver­tien­do entre 40 a 50 millo­nes de dóla­res en sec­to­res de la opo­si­ción polí­ti­ca en Vene­zue­la. Gran par­te de ése dine­ro mul­ti­mi­llo­na­rio está sien­do cana­li­za­da a la cam­pa­ña de la Mesa de Uni­dad Demo­crá­ti­ca (MUD), la coa­li­ción de can­di­da­tos anti-cha­vis­tas para las elec­cio­nes legis­la­ti­vas del pró­xi­mo 26 de sep­tiem­bre.

La mayo­ría de los fon­dos pro­vie­nen de las agen­cias esta­dou­ni­den­ses, par­ti­cu­lar­men­te la Agen­cia Inter­na­cio­nal del Desa­rro­llo de Esta­dos Uni­dos (USAID), quien man­tie­ne des­de 2002 una pre­sen­cia en Vene­zue­la con la úni­ca inten­ción de faci­li­tar y ase­gu­rar la sali­da del poder del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez. Duran­te ocho años, la USAID ha finan­cia­do par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cos y medios de comu­ni­ca­ción en Vene­zue­la, ayu­dán­do­los cre­cer y uni­fi­car­se, y ali­men­tan­do sus diri­gen­tes con dóla­res, ase­so­ría estra­té­gi­ca, y recur­sos para sus acti­vi­da­des polí­ti­cas.

La USAID no tie­ne nin­gún acuer­do ni auto­ri­za­ción algu­na del gobierno de Vene­zue­la para estar en el país rea­li­zan­do acti­vi­da­des polí­ti­cas e inter­ven­cio­nis­tas. Sin embar­go, ha per­ma­ne­ci­do en Vene­zue­la todos estos años, finan­cian­do y ayu­dan­do dise­ñar cada cam­pa­ña elec­to­ral de la opo­si­ción, ali­men­tan­do el con­flic­to polí­ti­co y vio­lan­do los más bási­cos prin­ci­pios de la sobe­ra­nía y la auto-deter­mi­na­ción de los pue­blos.

COMIENZO DE USAID EN VENEZUELA

En una nota con­fi­den­cial de fecha 22 de enero de 2002, el jefe de la Ofi­ci­na prin­ci­pal de Ini­cia­ti­vas de Tran­si­ción (OTI) de la USAID, Rus­sell Por­ter, reve­la cómo y por­qué lle­gó la USAID a Vene­zue­la. “El 4 de enero la Ofi­ci­na de Asun­tos Andi­nos del Depar­ta­men­to de Esta­do le pidió a la OTI esta­ble­cer un pro­gra­ma en Venezuela…Era cla­ro que había una preo­cu­pa­ción cre­cien­te sobre la salud polí­ti­ca del país. Soli­ci­ta­ron a la OTI ofre­cer pro­gra­mas y asis­ten­cia para for­ta­le­cer los ele­men­tos demo­crá­ti­cos que esta­ban bajo fue­go del gobierno de Chá­vez”.

Según la USAID, la Ofi­ci­na de Ini­cia­ti­vas de Tran­si­ción (OTI) es una divi­sión que tra­ba­ja exclu­si­va­men­te con asun­tos polí­ti­cos en apo­yo a los obje­ti­vos de la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos. La OTI sumi­nis­tra asis­ten­cia de cor­to-pla­zo, rápi­da y fle­xi­ble para las “nece­si­da­des de tran­si­ción polí­ti­ca y esta­bi­li­za­ción”.

Por­ter visi­tó a Vene­zue­la el 18 de enero de 2002 y sos­tu­vo reunio­nes con repre­sen­tan­tes de par­ti­dos polí­ti­cos y orga­ni­za­cio­nes de la opo­si­ción; su agen­da orga­ni­za­da por la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos y su emba­ja­do­ra salien­te, Don­na Hri­nak. “Hay un con­sen­so de que Chá­vez no ter­mi­na­rá el año como pre­si­den­te”, escri­bió el jefe de la OTI, lue­go notan­do, “Los rumo­res sobre un gol­pe son penetrantes…Las pró­xi­mas elec­cio­nes son en cua­tro años. Dado a la situa­ción actual, es pro­ba­ble que Chá­vez no esta­ría para par­ti­ci­par”.

Para ase­gu­rar éste des­tino polí­ti­co en Vene­zue­la, Por­ter expli­ca, “Para pre­ser­var la demo­cra­cia, un apo­yo inme­dia­to es nece­sa­rio para los medios inde­pen­dien­tes y la socie­dad civil…Una de las gran­des debi­li­da­des en Vene­zue­la es la fal­ta de una socie­dad civil vibrante…La Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) tie­ne un pro­gra­ma de 900 mil dóla­res en Vene­zue­la que tra­ba­ja con el Ins­ti­tu­to Demó­cra­ta (NDI), el Ins­ti­tu­to Repu­bli­cano Inter­na­cio­nal (IRI) y el Cen­tro de Soli­da­ri­dad Labo­ral [tres ins­ti­tu­tos qua­si-guber­na­men­ta­les esta­dou­ni­den­ses] para for­ta­le­cer a los par­ti­dos polí­ti­cos y los sin­di­ca­tos (la CTV)…Este pro­gra­ma es útil, pero no es sufi­cien­te. Ade­más, no es fle­xi­ble y tam­po­co tra­ba­ja con los gru­pos nue­vos o no-tra­di­cio­na­les. Tam­bién le fal­ta un com­po­nen­te de medios”.

“La socie­dad civil nece­si­ta ser for­ta­le­ci­da para redu­cir el con­flic­to social y comen­zar a recons­truir la infras­truc­tu­ra demo­crá­ti­ca. Aun­que la OTI no es la ofi­ci­na correc­ta para recons­truir la infras­truc­tu­ra demo­crá­ti­ca a lar­go pla­zo, es la ofi­ci­na que mejor pue­de redu­cir el con­flic­to social a tra­vés del tra­ba­jo con los medios y la socie­dad civil. Ade­más, como no exis­te otra misión de la USAID en Vene­zue­la, la OTI es la ofi­ci­na natu­ral para comen­zar un pro­gra­ma de alto-impac­to de for­ma rápi­da. No obs­tan­te, el éxi­to no está garan­ti­za­do. No impor­ta que tan bueno sea el pro­gra­ma, las fuer­zas anti-demo­crá­ti­cas podrían derri­bir la demo­cra­cia, pero enton­ces la OTI ten­dría que estar allí para reco­lec­tar las pie­zas y for­ta­le­cer los ele­men­tos demo­crá­ti­cos que que­dan”, ela­bo­ra Por­ter, con­clu­yen­do, “Reco­mien­do que la OTI envié un equi­po a Vene­zue­la lo antes posi­ble para comen­zar un pro­gra­ma acti­vo para apo­yar la socie­dad civil y los medios de comu­ni­ca­ción”.

INTERVENCIÓN ELECTORAL: REFERÉNDUM REVOCATORIO

Lue­go del fra­ca­so del gol­pe de Esta­do de abril 2002 con­tra el Pre­si­den­te Chá­vez, la OTI esta­ble­ció su ofi­ci­na en Vene­zue­la, con un solo obje­ti­vo: pro­mo­ver el refe­rén­dum revo­ca­to­rio con­tra Chá­vez.

Un infor­me con­fi­den­cial de Octu­bre 2003 de la OTI lo expli­ca cla­ra­men­te: “El prin­ci­pal obje­ti­vo de Esta­dos Uni­dos en Vene­zue­la es una solu­ción elec­to­ral, páci­fi­ca y constitucional…El obje­ti­vo inme­dia­to es la rea­li­za­ción de un refe­rén­dum exi­to­so, segui­do por la res­tau­ra­ción de un gobierno esta­ble y demo­crá­ti­co”.

La USAID defi­nió una estra­te­gia con dos com­po­nen­tes para cana­li­zar sus fon­dos mul­ti­mi­llo­na­rios en Vene­zue­la, “El pri­mer com­po­nen­te es faci­li­tar un exi­to­so y legí­ti­mo refe­rén­dum revocatorio…El segun­do com­po­nen­te es apo­yar un pro­ce­so inclu­si­vo de recon­ci­lia­ción”. Pri­me­ro ten­drían que lograr revo­car el man­da­to del Pre­si­den­te Chá­vez, y lue­go imple­men­ta­rían un “gobierno de tran­si­ción y recon­ci­lia­ción”.

Para lograr el pri­mer obje­ti­vo, la USAID/​OTI cana­li­zó más de 750 mil dóla­res a la “cam­pa­ña de infor­ma­ción” a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción en Vene­zue­la. Lue­go, finan­cia­ron al Cen­tro Car­ter y la OEA para enviar obser­va­do­res al país.

A tra­vés de la USAID/​OTI y la NED, esta­ble­cie­ron una orga­ni­za­ción vene­zo­la­na de “obser­va­ción elec­to­ral nacio­nal”, de nom­bre Súma­te, quien fue res­pon­sa­ble para pro­mo­ver la cam­pa­ña de la opo­si­ción para revo­car al man­da­to del Pre­si­den­te Chá­vez. Des­de enton­ces, Súma­te ha man­te­ni­do el mis­mo papel en todos los pro­ce­sos elec­to­ra­les, sien­do siem­pre finan­cia­do y ase­so­ra­do por las agen­cias esta­dou­ni­den­ses.

Al mis­mo tiem­po, más de 1.3 millo­nes de dóla­res fue­ron cana­li­za­dos a los par­ti­dos polí­ti­cos de la opo­si­ción, para capa­ci­tar­los y ayu­dar­los con la “estruc­tu­ra y orga­ni­za­ción de la cam­pa­ña”, “el desa­rro­llo de sus men­sa­jes” y cómo hacer “cam­pa­ña con las bases”.

Según el infor­me de la USAID, “Ade­más, OTI man­ten­drá regu­la­res reunio­nes de coor­di­na­ción con los gru­pos finan­cia­dos en Vene­zue­la y sus con­tra­par­tes en Washing­ton, para ase­gu­rar que están logran­do los obje­ti­vos del pro­gra­ma”.

Para lograr el segun­do com­po­nen­te de la estra­te­gia prin­ci­pal, la USAID y la NED finan­cia­ron con más de un millon de dóla­res el dise­ño de una “agen­da común” de la opo­si­ción para un “gobierno de tran­si­ción y recon­ci­lia­ción”. De nom­bre “Plan Con­sen­so País”, esta ini­cia­ti­va fue pre­sen­ta­da en 2003 – 2004 por miem­bros de las orga­ni­za­cio­nes Alian­za Bra­vo Pue­blo (Anto­nio Ledez­ma), Fede­cá­ma­ras (Hugo Fon­se­ca Viso y Jor­ge Bot­ti), Asam­blea de Ciu­da­da­nos (Maxim Ross), RCTV (William Eche­ve­rría), Siner­gia (Jor­ge Reyes), CEDICE (Aure­lio Con­che­so), la Igle­sia Cató­li­ca (Mikel De Via­na) Gen­te de Petró­leo (Nel­son Bení­tez), Alian­za Cívi­ca (Elías San­ta­na), COPEI (Eduar­do Fer­nán­dez), Un Solo Pue­blo (William Oje­da), Coor­di­na­do­ra Demo­crá­ti­ca (Die­go Urba­ne­ja), Asam­blea de Ciu­da­da­nos (Axel Capri­les), Acción Demo­crá­ti­ca (Ramón Ran­gel), CTV (Alfre­do Padi­lla), Lide­raz­go y Visión (Alon­so Domin­guez), Pro­yec­to Vene­zue­la (Maria Isa­bel Cana­les), Red Demo­crá­ti­co Uni­ver­si­ta­ria (Tomás Páez), Visión Emer­gen­te (Cir­priano Here­dia) y Ban­de­ra Roja (Car­los Her­mo­so), entre otros.

La mayo­ría de estas orga­ni­za­ción tam­bién reci­bían finan­cia­mien­to adi­cio­nal de la USAID y la NED.

Según el infor­me de la USAID, y bajo la pre­sun­ción de que logra­rían un refe­rén­dum revo­ca­to­rio “exi­to­so”, “El papel de OTI en un país está limi­ta­do a un perió­do de 2 a 3 años”. No obs­tan­te, en el caso de Vene­zue­la, la USAID anti­ci­pó una excep­ción.

“El obje­ti­vo de Esta­dos Uni­dos en Vene­zue­la es la con­ti­nua­ción de una demo­cra­cia de libre mer­ca­do. Sin impor­tar el resul­ta­do del refe­rén­dum, la OTI debe con­ti­nuar has­ta 2005…Si la ines­ta­bi­li­dad y la ten­sión con­ti­nuán, la res­tau­ra­ción de la esta­bi­li­dad en Vene­zue­la es sufi­cien­te­men­te impor­tan­te para los intere­ses esta­dou­ni­den­ses para con­si­de­rar rein­tro­du­cien­do un pro­gra­ma de lar­go pla­zo de la USAID”.

Cuan­do per­die­ron el refe­rén­dum revo­ca­to­rio con­tra el Pre­si­den­te Chá­vez, la USAID optó por una mayor inver­sión de dine­ro en los par­ti­dos polí­ti­cos de la opo­si­ción.

INJERENCIA EN LAS ELECCIONES LEGISLATIVAS – 2005.-2010

Un infor­me des­cla­si­fi­ca­do del Depar­ta­men­to de Esta­do, envia­do del enton­ces Emba­ja­dor William Brown­field des­de la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Cara­cas en abril 2005 al Secre­ta­rio de Esta­do y el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal (NSC), des­ta­có como el NDI e IRI esta­ban tra­ba­jan­do “con los par­ti­dos de la opo­si­ción para ayu­dar­les sobre­vi­vir como ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas rele­van­tes a tra­vés de un pro­ce­so de reno­va­ción y for­ta­le­ci­mien­to de los par­ti­dos”.

“En enero 2005, NDI comen­zó la imple­men­ta­ción de un pro­gra­ma de un año con 500 mil dóla­res enfo­can­do en la trans­for­ma­ción de los partidos…De prin­ci­pal impor­tan­cia sería la moti­va­ción y par­ti­ci­pa­ción de fuer­zas refor­mis­tas (jóve­nes líde­res, muje­res, socie­dad civil) para que cam­bios nece­sa­rios ocu­rran” en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas.

Brown­field indi­có cómo algu­nos ase­so­res exper­tos fue­ron trai­dos des­de Esta­dos Uni­dos para ayu­dar a los par­ti­dos de la opo­si­ción “desa­rro­llar estra­te­gias y men­sa­jes que lle­gan a los votan­tes de bajos recur­sos”. Y aun­que Acción Demo­crá­ti­ca y COPEI fue­ron los prin­ci­pa­les bene­fi­cia­rios de estos pro­gra­mas de capa­ci­ta­ción, el infor­me tam­bién reve­ló que “NDI está tra­ba­jan­do con Pri­me­ro Jus­ti­cia para cola­bo­rar con téc­ni­cas moder­nas sobre el desa­rro­llo y la difu­sión de men­sa­jes”.

En enero 2005, el IRI tam­bién reci­bió 500 mil dóla­res para seguir con sus “escue­las de cam­pa­ña” para los can­di­da­tos y diri­gen­tes de la opo­si­ción. “En anti­ci­pa­ción de las elec­cio­nes muni­ci­pa­les en agos­to y las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en diciem­bre, IRI está con­du­cien­do escue­las de cam­pa­ña por todo el país. En mar­zo IRI reali­zó un taller de entre­na­mien­to en el esta­do Fal­cón para 250 miem­bros de AD y Movi­mien­to al Socia­lis­mo sobre la estruc­tu­ra de cam­pa­ña y la movi­li­za­ción de elec­to­res. Par­ti­ci­pó una mayo­ría de los can­di­da­tos para las elec­cio­nes muni­ci­pa­les en agos­to”.

“Los temas tra­ta­dos en las escue­las de cam­pa­ña inclu­yen: estra­te­gia y orga­ni­za­ción de cam­pa­ña, desa­rro­llo de men­sa­jes, foros públi­cos, recau­da­ción de fon­dos, rela­cio­nes públi­cas, movi­li­za­ción de votan­tes y selec­ción de can­di­da­tos. Este últi­mo será basa­do en una encues­ta rea­li­za­da por IRI en abril y un estu­dio esta­dís­ti­ca sobre las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias rea­li­za­da por NDI”.

Esta infor­ma­ción reve­la que los can­di­da­tos de la opo­si­ción para las últi­mas elec­cio­nes legis­la­ti­vas fue­ron no sola­men­te finan­cia­dos, entre­na­dos y for­ma­dos por las agen­cias esta­dou­ni­den­ses, sino tam­bién selec­cio­na­dos por ellas mis­mas.

En el final, la opo­si­ción optó por boi­co­tear las últi­mas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en 2005 en lugar de enfren­tar una derro­ta con­tun­den­te en las urnas.

2010

Cin­co años des­pués, los fon­dos que están reci­bien­do los par­ti­dos de la opo­si­ción han mul­ti­pli­ca­do por millo­nes, y aho­ra cuen­tan con cien­tos de orga­ni­za­cio­nes que se escon­den detrás de la figu­ra de orga­ni­za­ción no guber­na­men­tal (ONG) para hacer cam­pa­ñas polí­ti­cas, como Súma­te, Ciu­da­da­nía Acti­va, Voto­Jo­ven, Siner­gia, Cedi­ce, Radar de los Barrios, Espa­cio Públi­co y otros.

Cuan­do en 2003, la USAID/​OTI finan­cia­ba 66 pro­gra­mas en Vene­zue­la con el obje­ti­vo de lograr la sali­da del poder del Pre­si­den­te Chá­vez, hoy son más de 623 con más de 20 millo­nes de dóla­res. El obje­ti­vo de “for­ta­le­cer la socie­dad civil”, con­si­de­ra­da por la USAID “vul­ne­ra­ble y debil” en 2002, ha sido alcan­za­do, gra­cias al apo­yo mul­ti­mi­llo­na­rio de Esta­dos Uni­dos.

No exis­te duda nin­gu­na de que la opo­si­ción vene­zo­la­na – en todas sus mani­fes­ta­cio­nes – es pro­duc­ta de una estra­te­gia del gobierno esta­dou­ni­den­se. Finan­cian y dise­ñan sus cam­pa­ñas, capa­ci­tan y entre­nan a sus par­ti­dos polí­ti­cos, ayu­dan orga­ni­zar sus ONGs y sus men­sa­jes, selec­cio­nan sus can­di­da­tos para los pro­ce­sos elec­to­ra­les y los ali­men­tan con dóla­res para man­te­ner­los vivos.

Has­ta lograr su obje­ti­vo final – la sali­da del poder del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez – la USAID y demás agen­cias esta­dou­ni­den­ses con­ti­nua­rán con este tra­ba­jo.

La pre­gun­ta más bien es, ¿por­qué Vene­zue­la se per­mi­te tan gra­ve inje­ren­cia y vio­la­ción de su sobe­ra­nía?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *