Inje­ren­cia de USAID en las Elec­cio­nes en Vene­zue­la- Eva Golinger

Un infor­me comi­sio­na­do por la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) y publi­ca­do en mayo 2010 por la Fun­da­ción para las Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les y el Diá­lo­go Exte­rior (FRIDE) reve­ló que este año, agen­cias inter­na­cio­na­les están inver­tien­do entre 40 a 50 millo­nes de dóla­res en sec­to­res de la opo­si­ción polí­ti­ca en Vene­zue­la. Gran par­te de ése dine­ro mul­ti­mi­llo­na­rio está sien­do cana­li­za­da a la cam­pa­ña de la Mesa de Uni­dad Demo­crá­ti­ca (MUD), la coa­li­ción de can­di­da­tos anti-cha­vis­tas para las elec­cio­nes legis­la­ti­vas del pró­xi­mo 26 de septiembre.

La mayo­ría de los fon­dos pro­vie­nen de las agen­cias esta­dou­ni­den­ses, par­ti­cu­lar­men­te la Agen­cia Inter­na­cio­nal del Desa­rro­llo de Esta­dos Uni­dos (USAID), quien man­tie­ne des­de 2002 una pre­sen­cia en Vene­zue­la con la úni­ca inten­ción de faci­li­tar y ase­gu­rar la sali­da del poder del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez. Duran­te ocho años, la USAID ha finan­cia­do par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cos y medios de comu­ni­ca­ción en Vene­zue­la, ayu­dán­do­los cre­cer y uni­fi­car­se, y ali­men­tan­do sus diri­gen­tes con dóla­res, ase­so­ría estra­té­gi­ca, y recur­sos para sus acti­vi­da­des políticas.

La USAID no tie­ne nin­gún acuer­do ni auto­ri­za­ción algu­na del gobierno de Vene­zue­la para estar en el país rea­li­zan­do acti­vi­da­des polí­ti­cas e inter­ven­cio­nis­tas. Sin embar­go, ha per­ma­ne­ci­do en Vene­zue­la todos estos años, finan­cian­do y ayu­dan­do dise­ñar cada cam­pa­ña elec­to­ral de la opo­si­ción, ali­men­tan­do el con­flic­to polí­ti­co y vio­lan­do los más bási­cos prin­ci­pios de la sobe­ra­nía y la auto-deter­mi­na­ción de los pueblos.

COMIENZO DE USAID EN VENEZUELA

En una nota con­fi­den­cial de fecha 22 de enero de 2002, el jefe de la Ofi­ci­na prin­ci­pal de Ini­cia­ti­vas de Tran­si­ción (OTI) de la USAID, Rus­sell Por­ter, reve­la cómo y por­qué lle­gó la USAID a Vene­zue­la. “El 4 de enero la Ofi­ci­na de Asun­tos Andi­nos del Depar­ta­men­to de Esta­do le pidió a la OTI esta­ble­cer un pro­gra­ma en Venezuela…Era cla­ro que había una preo­cu­pa­ción cre­cien­te sobre la salud polí­ti­ca del país. Soli­ci­ta­ron a la OTI ofre­cer pro­gra­mas y asis­ten­cia para for­ta­le­cer los ele­men­tos demo­crá­ti­cos que esta­ban bajo fue­go del gobierno de Chávez”.

Según la USAID, la Ofi­ci­na de Ini­cia­ti­vas de Tran­si­ción (OTI) es una divi­sión que tra­ba­ja exclu­si­va­men­te con asun­tos polí­ti­cos en apo­yo a los obje­ti­vos de la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos. La OTI sumi­nis­tra asis­ten­cia de cor­to-pla­zo, rápi­da y fle­xi­ble para las “nece­si­da­des de tran­si­ción polí­ti­ca y estabilización”.

Por­ter visi­tó a Vene­zue­la el 18 de enero de 2002 y sos­tu­vo reunio­nes con repre­sen­tan­tes de par­ti­dos polí­ti­cos y orga­ni­za­cio­nes de la opo­si­ción; su agen­da orga­ni­za­da por la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos y su emba­ja­do­ra salien­te, Don­na Hri­nak. “Hay un con­sen­so de que Chá­vez no ter­mi­na­rá el año como pre­si­den­te”, escri­bió el jefe de la OTI, lue­go notan­do, “Los rumo­res sobre un gol­pe son penetrantes…Las pró­xi­mas elec­cio­nes son en cua­tro años. Dado a la situa­ción actual, es pro­ba­ble que Chá­vez no esta­ría para participar”.

Para ase­gu­rar éste des­tino polí­ti­co en Vene­zue­la, Por­ter expli­ca, “Para pre­ser­var la demo­cra­cia, un apo­yo inme­dia­to es nece­sa­rio para los medios inde­pen­dien­tes y la socie­dad civil…Una de las gran­des debi­li­da­des en Vene­zue­la es la fal­ta de una socie­dad civil vibrante…La Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) tie­ne un pro­gra­ma de 900 mil dóla­res en Vene­zue­la que tra­ba­ja con el Ins­ti­tu­to Demó­cra­ta (NDI), el Ins­ti­tu­to Repu­bli­cano Inter­na­cio­nal (IRI) y el Cen­tro de Soli­da­ri­dad Labo­ral [tres ins­ti­tu­tos qua­si-guber­na­men­ta­les esta­dou­ni­den­ses] para for­ta­le­cer a los par­ti­dos polí­ti­cos y los sin­di­ca­tos (la CTV)…Este pro­gra­ma es útil, pero no es sufi­cien­te. Ade­más, no es fle­xi­ble y tam­po­co tra­ba­ja con los gru­pos nue­vos o no-tra­di­cio­na­les. Tam­bién le fal­ta un com­po­nen­te de medios”.

“La socie­dad civil nece­si­ta ser for­ta­le­ci­da para redu­cir el con­flic­to social y comen­zar a recons­truir la infras­truc­tu­ra demo­crá­ti­ca. Aun­que la OTI no es la ofi­ci­na correc­ta para recons­truir la infras­truc­tu­ra demo­crá­ti­ca a lar­go pla­zo, es la ofi­ci­na que mejor pue­de redu­cir el con­flic­to social a tra­vés del tra­ba­jo con los medios y la socie­dad civil. Ade­más, como no exis­te otra misión de la USAID en Vene­zue­la, la OTI es la ofi­ci­na natu­ral para comen­zar un pro­gra­ma de alto-impac­to de for­ma rápi­da. No obs­tan­te, el éxi­to no está garan­ti­za­do. No impor­ta que tan bueno sea el pro­gra­ma, las fuer­zas anti-demo­crá­ti­cas podrían derri­bir la demo­cra­cia, pero enton­ces la OTI ten­dría que estar allí para reco­lec­tar las pie­zas y for­ta­le­cer los ele­men­tos demo­crá­ti­cos que que­dan”, ela­bo­ra Por­ter, con­clu­yen­do, “Reco­mien­do que la OTI envié un equi­po a Vene­zue­la lo antes posi­ble para comen­zar un pro­gra­ma acti­vo para apo­yar la socie­dad civil y los medios de comunicación”.

INTERVENCIÓN ELECTORAL: REFERÉNDUM REVOCATORIO

Lue­go del fra­ca­so del gol­pe de Esta­do de abril 2002 con­tra el Pre­si­den­te Chá­vez, la OTI esta­ble­ció su ofi­ci­na en Vene­zue­la, con un solo obje­ti­vo: pro­mo­ver el refe­rén­dum revo­ca­to­rio con­tra Chávez.

Un infor­me con­fi­den­cial de Octu­bre 2003 de la OTI lo expli­ca cla­ra­men­te: “El prin­ci­pal obje­ti­vo de Esta­dos Uni­dos en Vene­zue­la es una solu­ción elec­to­ral, páci­fi­ca y constitucional…El obje­ti­vo inme­dia­to es la rea­li­za­ción de un refe­rén­dum exi­to­so, segui­do por la res­tau­ra­ción de un gobierno esta­ble y democrático”.

La USAID defi­nió una estra­te­gia con dos com­po­nen­tes para cana­li­zar sus fon­dos mul­ti­mi­llo­na­rios en Vene­zue­la, “El pri­mer com­po­nen­te es faci­li­tar un exi­to­so y legí­ti­mo refe­rén­dum revocatorio…El segun­do com­po­nen­te es apo­yar un pro­ce­so inclu­si­vo de recon­ci­lia­ción”. Pri­me­ro ten­drían que lograr revo­car el man­da­to del Pre­si­den­te Chá­vez, y lue­go imple­men­ta­rían un “gobierno de tran­si­ción y reconciliación”.

Para lograr el pri­mer obje­ti­vo, la USAID/​OTI cana­li­zó más de 750 mil dóla­res a la “cam­pa­ña de infor­ma­ción” a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción en Vene­zue­la. Lue­go, finan­cia­ron al Cen­tro Car­ter y la OEA para enviar obser­va­do­res al país.

A tra­vés de la USAID/​OTI y la NED, esta­ble­cie­ron una orga­ni­za­ción vene­zo­la­na de “obser­va­ción elec­to­ral nacio­nal”, de nom­bre Súma­te, quien fue res­pon­sa­ble para pro­mo­ver la cam­pa­ña de la opo­si­ción para revo­car al man­da­to del Pre­si­den­te Chá­vez. Des­de enton­ces, Súma­te ha man­te­ni­do el mis­mo papel en todos los pro­ce­sos elec­to­ra­les, sien­do siem­pre finan­cia­do y ase­so­ra­do por las agen­cias estadounidenses.

Al mis­mo tiem­po, más de 1.3 millo­nes de dóla­res fue­ron cana­li­za­dos a los par­ti­dos polí­ti­cos de la opo­si­ción, para capa­ci­tar­los y ayu­dar­los con la “estruc­tu­ra y orga­ni­za­ción de la cam­pa­ña”, “el desa­rro­llo de sus men­sa­jes” y cómo hacer “cam­pa­ña con las bases”.

Según el infor­me de la USAID, “Ade­más, OTI man­ten­drá regu­la­res reunio­nes de coor­di­na­ción con los gru­pos finan­cia­dos en Vene­zue­la y sus con­tra­par­tes en Washing­ton, para ase­gu­rar que están logran­do los obje­ti­vos del programa”.

Para lograr el segun­do com­po­nen­te de la estra­te­gia prin­ci­pal, la USAID y la NED finan­cia­ron con más de un millon de dóla­res el dise­ño de una “agen­da común” de la opo­si­ción para un “gobierno de tran­si­ción y recon­ci­lia­ción”. De nom­bre “Plan Con­sen­so País”, esta ini­cia­ti­va fue pre­sen­ta­da en 2003 – 2004 por miem­bros de las orga­ni­za­cio­nes Alian­za Bra­vo Pue­blo (Anto­nio Ledez­ma), Fede­cá­ma­ras (Hugo Fon­se­ca Viso y Jor­ge Bot­ti), Asam­blea de Ciu­da­da­nos (Maxim Ross), RCTV (William Eche­ve­rría), Siner­gia (Jor­ge Reyes), CEDICE (Aure­lio Con­che­so), la Igle­sia Cató­li­ca (Mikel De Via­na) Gen­te de Petró­leo (Nel­son Bení­tez), Alian­za Cívi­ca (Elías San­ta­na), COPEI (Eduar­do Fer­nán­dez), Un Solo Pue­blo (William Oje­da), Coor­di­na­do­ra Demo­crá­ti­ca (Die­go Urba­ne­ja), Asam­blea de Ciu­da­da­nos (Axel Capri­les), Acción Demo­crá­ti­ca (Ramón Ran­gel), CTV (Alfre­do Padi­lla), Lide­raz­go y Visión (Alon­so Domin­guez), Pro­yec­to Vene­zue­la (Maria Isa­bel Cana­les), Red Demo­crá­ti­co Uni­ver­si­ta­ria (Tomás Páez), Visión Emer­gen­te (Cir­priano Here­dia) y Ban­de­ra Roja (Car­los Her­mo­so), entre otros.

La mayo­ría de estas orga­ni­za­ción tam­bién reci­bían finan­cia­mien­to adi­cio­nal de la USAID y la NED.

Según el infor­me de la USAID, y bajo la pre­sun­ción de que logra­rían un refe­rén­dum revo­ca­to­rio “exi­to­so”, “El papel de OTI en un país está limi­ta­do a un perió­do de 2 a 3 años”. No obs­tan­te, en el caso de Vene­zue­la, la USAID anti­ci­pó una excepción.

“El obje­ti­vo de Esta­dos Uni­dos en Vene­zue­la es la con­ti­nua­ción de una demo­cra­cia de libre mer­ca­do. Sin impor­tar el resul­ta­do del refe­rén­dum, la OTI debe con­ti­nuar has­ta 2005…Si la ines­ta­bi­li­dad y la ten­sión con­ti­nuán, la res­tau­ra­ción de la esta­bi­li­dad en Vene­zue­la es sufi­cien­te­men­te impor­tan­te para los intere­ses esta­dou­ni­den­ses para con­si­de­rar rein­tro­du­cien­do un pro­gra­ma de lar­go pla­zo de la USAID”.

Cuan­do per­die­ron el refe­rén­dum revo­ca­to­rio con­tra el Pre­si­den­te Chá­vez, la USAID optó por una mayor inver­sión de dine­ro en los par­ti­dos polí­ti­cos de la oposición.

INJERENCIA EN LAS ELECCIONES LEGISLATIVAS – 2005.-2010

Un infor­me des­cla­si­fi­ca­do del Depar­ta­men­to de Esta­do, envia­do del enton­ces Emba­ja­dor William Brown­field des­de la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Cara­cas en abril 2005 al Secre­ta­rio de Esta­do y el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal (NSC), des­ta­có como el NDI e IRI esta­ban tra­ba­jan­do “con los par­ti­dos de la opo­si­ción para ayu­dar­les sobre­vi­vir como ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas rele­van­tes a tra­vés de un pro­ce­so de reno­va­ción y for­ta­le­ci­mien­to de los partidos”.

“En enero 2005, NDI comen­zó la imple­men­ta­ción de un pro­gra­ma de un año con 500 mil dóla­res enfo­can­do en la trans­for­ma­ción de los partidos…De prin­ci­pal impor­tan­cia sería la moti­va­ción y par­ti­ci­pa­ción de fuer­zas refor­mis­tas (jóve­nes líde­res, muje­res, socie­dad civil) para que cam­bios nece­sa­rios ocu­rran” en las elec­cio­nes legislativas.

Brown­field indi­có cómo algu­nos ase­so­res exper­tos fue­ron trai­dos des­de Esta­dos Uni­dos para ayu­dar a los par­ti­dos de la opo­si­ción “desa­rro­llar estra­te­gias y men­sa­jes que lle­gan a los votan­tes de bajos recur­sos”. Y aun­que Acción Demo­crá­ti­ca y COPEI fue­ron los prin­ci­pa­les bene­fi­cia­rios de estos pro­gra­mas de capa­ci­ta­ción, el infor­me tam­bién reve­ló que “NDI está tra­ba­jan­do con Pri­me­ro Jus­ti­cia para cola­bo­rar con téc­ni­cas moder­nas sobre el desa­rro­llo y la difu­sión de mensajes”.

En enero 2005, el IRI tam­bién reci­bió 500 mil dóla­res para seguir con sus “escue­las de cam­pa­ña” para los can­di­da­tos y diri­gen­tes de la opo­si­ción. “En anti­ci­pa­ción de las elec­cio­nes muni­ci­pa­les en agos­to y las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en diciem­bre, IRI está con­du­cien­do escue­las de cam­pa­ña por todo el país. En mar­zo IRI reali­zó un taller de entre­na­mien­to en el esta­do Fal­cón para 250 miem­bros de AD y Movi­mien­to al Socia­lis­mo sobre la estruc­tu­ra de cam­pa­ña y la movi­li­za­ción de elec­to­res. Par­ti­ci­pó una mayo­ría de los can­di­da­tos para las elec­cio­nes muni­ci­pa­les en agosto”.

“Los temas tra­ta­dos en las escue­las de cam­pa­ña inclu­yen: estra­te­gia y orga­ni­za­ción de cam­pa­ña, desa­rro­llo de men­sa­jes, foros públi­cos, recau­da­ción de fon­dos, rela­cio­nes públi­cas, movi­li­za­ción de votan­tes y selec­ción de can­di­da­tos. Este últi­mo será basa­do en una encues­ta rea­li­za­da por IRI en abril y un estu­dio esta­dís­ti­ca sobre las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias rea­li­za­da por NDI”.

Esta infor­ma­ción reve­la que los can­di­da­tos de la opo­si­ción para las últi­mas elec­cio­nes legis­la­ti­vas fue­ron no sola­men­te finan­cia­dos, entre­na­dos y for­ma­dos por las agen­cias esta­dou­ni­den­ses, sino tam­bién selec­cio­na­dos por ellas mismas.

En el final, la opo­si­ción optó por boi­co­tear las últi­mas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en 2005 en lugar de enfren­tar una derro­ta con­tun­den­te en las urnas.

2010

Cin­co años des­pués, los fon­dos que están reci­bien­do los par­ti­dos de la opo­si­ción han mul­ti­pli­ca­do por millo­nes, y aho­ra cuen­tan con cien­tos de orga­ni­za­cio­nes que se escon­den detrás de la figu­ra de orga­ni­za­ción no guber­na­men­tal (ONG) para hacer cam­pa­ñas polí­ti­cas, como Súma­te, Ciu­da­da­nía Acti­va, Voto­Jo­ven, Siner­gia, Cedi­ce, Radar de los Barrios, Espa­cio Públi­co y otros.

Cuan­do en 2003, la USAID/​OTI finan­cia­ba 66 pro­gra­mas en Vene­zue­la con el obje­ti­vo de lograr la sali­da del poder del Pre­si­den­te Chá­vez, hoy son más de 623 con más de 20 millo­nes de dóla­res. El obje­ti­vo de “for­ta­le­cer la socie­dad civil”, con­si­de­ra­da por la USAID “vul­ne­ra­ble y debil” en 2002, ha sido alcan­za­do, gra­cias al apo­yo mul­ti­mi­llo­na­rio de Esta­dos Unidos.

No exis­te duda nin­gu­na de que la opo­si­ción vene­zo­la­na – en todas sus mani­fes­ta­cio­nes – es pro­duc­ta de una estra­te­gia del gobierno esta­dou­ni­den­se. Finan­cian y dise­ñan sus cam­pa­ñas, capa­ci­tan y entre­nan a sus par­ti­dos polí­ti­cos, ayu­dan orga­ni­zar sus ONGs y sus men­sa­jes, selec­cio­nan sus can­di­da­tos para los pro­ce­sos elec­to­ra­les y los ali­men­tan con dóla­res para man­te­ner­los vivos.

Has­ta lograr su obje­ti­vo final – la sali­da del poder del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez – la USAID y demás agen­cias esta­dou­ni­den­ses con­ti­nua­rán con este trabajo.

La pre­gun­ta más bien es, ¿por­qué Vene­zue­la se per­mi­te tan gra­ve inje­ren­cia y vio­la­ción de su soberanía?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.