Etxe­rat se adhie­re a la mani­fes­ta­ción de Adie­ra­zi EH

Etxerat se adhiere a la manifestación que Adierazi EHEtxerat se adhiere a la manifestación que Adierazi EHEtxerat se adhiere a la manifestación que Adierazi EHEtxerat se adhiere a la manifestación que Adierazi EHEtxerat se adhiere a la manifestación que Adierazi EHEtxerat se adhiere a la manifestación que Adierazi EHEtxerat se adhiere a la manifestación que Adierazi EH
2010-08-31
Etxe­rat se adhie­re a la mani­fes­ta­ción de Adie­ra­zi EH

Jon Fano (miem­bro de Etxerat):

Des­de la aso­cia­ción Etxe­rat que­re­mos mos­trar nues­tra adhe­sión a la mani­fes­ta­ción que «Adie­ra­zi EH!» ha con­vo­ca­do para el pró­xi­mo 11 de setiem­bre en Bil­bo. Enten­de­mos su decla­ra­ción y su inten­ción de mani­fes­tar­se como un acto en pro de un esce­na­rio en el cual el res­pe­to de los dere­chos civi­les y polí­ti­cos más ele­men­ta­les sea una realidad.

Duran­te estos últi­mos años hemos teni­do que vivir prohi­bi­cio­nes, inten­tos de cri­mi­na­li­za­ción, una cons­tan­te cen­su­ra, un hos­ti­ga­mien­to cons­tan­te, vul­ne­ra­cio­nes de nues­tros dere­chos y muchas difi­cul­ta­des más. Estas vul­ne­ra­cio­nes de nues­tros dere­chos se han con­ver­ti­do en el pan nues­tro de cada día. Nos prohí­ben defen­der los dere­chos de nues­tros fami­lia­res pre­sos, inclu­so nos prohí­ben tener las fotos de nues­tros seres que­ri­dos. Quie­ren borrar del mapa socio-polí­ti­co de Eus­kal Herria la exis­ten­cia de nues­tros alle­ga­dos, quie­ren cor­tar de raíz las mues­tras de soli­da­ri­dad y cari­ño que tie­nen lugar a dia­rio en este país. El cru­do ejem­plo de ello es la per­se­cu­ción a la cual últi­ma­men­te hemos esta­do expues­tos fami­lia­res y alle­ga­dos, la cual siguió vigen­te este pasa­do sába­do cuan­do un des­co­no­ci­do ape­dreó un auto­bús de fami­lia­res y alle­ga­dos en Andalucía.

La cons­truc­ción de la demo­cra­cia y del bien­es­tar es algo fun­da­men­tal para este pue­blo, no solo para noso­tros y noso­tras, ni para nues­tros fami­lia­res pre­sos y pre­sas, sino para toda la ciu­da­da­nía vas­ca. Pedi­mos un esce­na­rio que no vuel­va a traer más sufri­mien­to a Eus­kal Herria. El esta­do de excep­ción que vivi­mos tam­bién tie­ne su refle­jo en las pri­sio­nes. La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria cri­mi­nal que apli­can a nues­tros fami­lia­res pre­sos polí­ti­cos vas­cos se con­vier­te en un arma con­tra los dere­chos huma­nos más bási­cos. Borran del mapa el dere­cho a la liber­tad. No dejan en liber­tad a los más de 50 pre­sos y pre­sas a los cua­les han apli­ca­do la cade­na per­pe­tua No dejan en liber­tad a nues­tros fami­lia­res aun habien­do cum­pli­do las ¾ o 23 par­tes de sus con­de­nas, los cua­les debe­rían de estar en liber­tad con­di­cio­nal. Últi­mo ejem­plo de ello es la apli­ca­ción de nue­ve años de pri­sión más a Gotzo­ne Lopez de Luzu­ria­ga, pre­sa con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles. Vul­ne­ran tam­bién el dere­cho a la vida. Ade­más de poner en peli­gro las vidas de nues­tros fami­lia­res enfer­mos, tam­bién les anu­lan el dere­cho a la liber­tad. Cla­ro ejem­plo de ello son los 6 pre­sos enfer­mos que se encuen­tran bajo pri­sión ate­nua­da es sus domi­ci­lios. El últi­mo ejem­plo san­gran­te es el de Mikel Iba­ñez. No han teni­do bas­tan­te con man­te­ner­le pre­so en su casa, y lo han vuel­to a encarcelar.

Cada pre­so y el Colec­ti­vo al que per­te­ne­cen nues­tros fami­lia­res ven como todos sus dere­chos civi­les y polí­ti­cos son piso­tea­dos. Nues­tros fami­lia­res no tie­nen ni dere­chos indi­vi­dua­les ni colec­ti­vos. La estan­cia en pri­sión para nues­tros fami­lia­res es el mayor antó­ni­mo que pue­da tener un régi­men demo­crá­ti­co: total­men­te auto­ri­ta­ria y tota­li­ta­ria. En la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria con­ce­bi­da con­tra los dere­chos fun­da­men­ta­les de nues­tros fami­lia­res, los dere­chos no tie­nen lugar.

En este pue­blo cree­mos que es urgen­te dar los pasos opor­tu­nos hacia el res­pe­to de todos los dere­chos, y para ello hay que crear nue­vas herra­mien­tas y nue­vos com­pro­mi­sos. «Adie­ra­zi EH!» ha comen­za­do el camino y noso­tros y noso­tras sere­mos par­te acti­va en él.

La nue­va situa­ción, en la que todos los dere­chos sean res­pe­ta­dos para todos los ciu­da­da­nos, ten­drá que res­pe­tar tam­bién los dere­chos de los pre­sos y pre­sas, sien­do estos par­te de este pue­blo. Es por ello, por lo que los y las pre­sas polí­ti­cas vas­cas tie­nen que estar en Eus­kal Herria con todos sus dere­chos garan­ti­za­dos. Esta es una volun­tad que ha sido mani­fes­ta­da en nume­ro­sas oca­sio­nes, la cual es una nece­si­dad. Ha lle­ga­do el momen­to de supe­rar las medi­das más duras y crue­les, y de hacer cum­plir los dere­chos más ele­men­ta­les. A lle­ga­do el momen­to de aca­bar de una vez por todas con la dis­per­sión y de que los pre­sos que han cum­pli­do su con­de­na jun­to con los pre­sos enfer­mos sal­gan en libertad.

Tene­mos que arti­cu­lar los com­pro­mi­sos para que la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que les apli­can a nues­tros fami­lia­res deje de vul­ne­rar y res­pe­te los dere­chos fun­da­men­ta­les. Por todo ello la mani­fes­ta­ción que ten­drá lugar el 11 de setiem­bre en Bil­bo nos pare­ce de vital impor­tan­cia. Para que esta mani­fes­ta­ción sea váli­da para comen­zar un ver­da­de­ro cam­bio, Etxe­rat ani­ma a todos y todas las ciu­da­da­nas a tomar par­te en ella, y espe­cial­men­te rea­li­za­mos un lla­ma­mien­to a todo tipo de agen­tes para que adquie­ran com­pro­mi­sos reales que nos lle­ven a una nue­va situación.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.