Es hora de com­pro­me­ter­se acti­va­men­te en la con­se­cu­ción de un esce­na­rio demo­crá­ti­co- LAB Sin­di­ka­tua

Empla­za­mos a la cla­se tra­ba­ja­do­ra a que tam­bién se com­pro­me­ta acti­va­men­te en la con­se­cu­ción de un esce­na­rio demo­crá­ti­co

El comu­ni­ca­do que ETA hizo públi­co ayer domin­go, en el que daba a cono­cer su deci­sión de no come­ter accio­nes arma­das ofen­si­vas en aras de la cons­truc­ción de un pro­ce­so demo­crá­ti­co, cons­ti­tu­ye por sí mis­mo un paso impor­tan­te y posi­ti­vo en la aper­tu­ra de un nue­vo esce­na­rio polí­ti­co en Eus­kal Herria. Sin duda, la deci­sión de ETA, ava­la­da por la ausen­cia de accio­nes arma­das, da un impul­so deci­si­vo a la apues­ta polí­ti­ca de la Izquier­da Aber­tza­le y obli­ga a posi­cio­nar­se a los dife­ren­tes agen­tes impli­ca­dos.

El cam­bio de ciclo polí­ti­co que nece­si­ta y deman­da Eus­kal Herria está en mar­cha, al mar­gen del inmo­vi­lis­mo de los esta­dos y de su empe­ci­na­mien­to en estra­te­gias de gue­rra y repre­sión. Es en lo agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les de Eus­kal Herria en quie­nes recae el peso de lle­var a cabo este pro­ce­so, y ya es hora de que cada uno asu­ma sus res­pon­sa­bi­li­da­des sin espe­rar a los movi­mien­tos de los demás. Está en nues­tra mano.

No pode­mos obviar, a tenor de las reac­cio­nes al comu­ni­ca­do y la deci­sión de ETA, que la nula dis­po­si­ción del Esta­do espa­ñol y todos los agen­tes impli­ca­dos en su estra­te­gia, es una más en el nefas­to balan­ce que pre­sen­tan tras un año tor­pe­dean­do toda ini­cia­ti­va enca­mi­na­da a una solu­ción cons­trui­da des­de el diá­lo­go y la nego­cia­ción. Se equi­vo­can. La socie­dad vas­ca deman­da solu­cio­nes, deman­da liber­tad para deci­dir sobre nues­tro futu­ro, deman­da nego­cia­ción y acuer­do. Los Esta­dos no pue­den seguir hacien­do oídos sor­dos a esta rei­vin­di­ca­ción, por lo cual les exi­gi­mos el res­pe­to a los míni­mos demo­crá­ti­cos impres­cin­di­bles para reco­rrer este camino.

La Izquier­da Aber­tza­le, en su con­jun­to debe y va a abor­dar los com­pro­mi­sos y pasos nece­sa­rios para con­se­guir un nue­vo mar­co polí­ti­co que per­mi­ta, de mane­ra demo­crá­ti­ca, la cons­ti­tu­ción de un Esta­do vas­co.

LAB com­pro­me­te su ini­cia­ti­va y fuer­za en ese obje­ti­vo. Empla­za­mos a la cla­se tra­ba­ja­do­ra a que tam­bién se com­pro­me­ta acti­va­men­te en la con­se­cu­ción de un esce­na­rio demo­crá­ti­co. El cam­bio polí­ti­co y social que nece­si­tan los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de Eus­kal Herria es posi­ble y es el momen­to de con­cre­tar­lo.

Eus­kal Herria, 6 de sep­tiem­bre de 2010
Comi­té Nacio­nal de LAB

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *