Del «Bolí­var» de Karl Marx al mar­xis­mo boli­va­riano del siglo XXI- Nés­tor Kohan

¿Adón­de irá Bolí­var? ¡Al bra­zo de los hom­bres

para que defien­dan de la nue­va codi­cia,

y del ter­co espí­ri­tu vie­jo, la tie­rra

don­de será más dicho­sa y bella la huma­ni­dad!

José Mar­tí

Dis­cur­so del 28 de octu­bre de 1893

Les repi­tió por milé­si­ma vez la con­duer­ma de que el gol­pe mor­tal

con­tra la inte­gra­ción fue invi­tar a los Esta­dos Uni­dos

al Con­gre­so de Pana­má, como San­tan­der lo hizo por su cuen­ta y ries­go,

cuan­do se tra­ta­ba de nada menos que de pro­cla­mar la uni­dad de la Amé­ri­ca.

Gabriel Gar­cía Már­quez

El gene­ral en su labe­rin­to

Un bicen­te­na­rio para repen­sar sin mie­do

Cuan­do en 1989 se cum­plió el bicen­te­na­rio de la Revo­lu­ción fran­ce­sa la cul­tu­ra polí­ti­ca euro­pea reme­mo­ró anti­guos deba­tes pos­ter­ga­dos. Las urgen­cias polí­ti­cas del momen­to no deja­ron mar­gen a la sere­ni­dad. ¡Había que liqui­dar con pre­mu­ra y cai­ga quien cai­ga toda hue­lla de pen­sa­mien­to crí­ti­co! La bochor­no­sa caí­da del muro de Ber­lín pro­me­tía arra­sar con cual­quier pro­yec­to de eman­ci­pa­ción radi­cal que pre­ten­die­ra ir más allá del lími­te his­tó­ri­co alcan­za­do por la Revo­lu­ción fran­ce­sa de1789 (revo­lu­ción que, dicho sea de paso, no era con­ce­bi­da de mane­ra inte­gral como habían suge­ri­do las inves­ti­ga­cio­nes de Albert Soboul y otros clá­si­cos de la his­to­rio­gra­fía mar­xis­ta sino que inclu­so era redu­ci­da a la cari­ca­tu­ra del deno­mi­na­do “terror jaco­bino”[1]).
Dos déca­das des­pués de aque­lla cele­bra­ción euro­pea que pre­ten­día ente­rrar defi­ni­ti­va­men­te a Karl Marx bajo el pol­vo y los escom­bros de esa pared caí­da en Ber­lín, las pirue­tas del calen­da­rio remi­ten aho­ra a otra fecha his­tó­ri­ca, cen­tra­da en esta opor­tu­ni­dad en Amé­ri­ca Lati­na. En este nue­vo bicen­te­na­rio del año 2010 nos encon­tra­mos cara a cara con el ini­cio en 1810 de la inde­pen­den­cia con­ti­nen­tal fren­te al colo­nia­lis­mo euro­peo[2]. Nue­va­men­te aflo­ran nume­ro­sos deba­tes polí­ti­cos e inte­rro­gan­tes teó­ri­cos pos­ter­ga­dos don­de la dis­cu­sión sobre el pasa­do nos sugie­re repen­sar el hori­zon­te pre­sen­te y futu­ro.
Pero nues­tro tiem­po es nota­ble­men­te dis­tin­to al cli­ma asfi­xian­te de 1989… Dos déca­das des­pués de la caí­da del muro de Ber­lín, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta atra­vie­sa una nue­va cri­sis agu­da, sólo com­pa­ra­ble con la de 1929. Nos encon­tra­mos bien lejos de la eufo­ria etí­li­ca que embo­rra­chó la futu­ro­lo­gía neo­li­be­ral de Fran­cis Fuku­ya­ma así como tam­bién de la orgía triun­fa­lis­ta de Bush padre y su cóm­pli­ce ger­mano Hel­mut Kohl. En todo el orbe cre­cen hoy las resis­ten­cias y la indis­ci­pli­na, se gene­ra­li­zan las ten­sio­nes socia­les y las con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas del capi­tal emer­gen exa­cer­ba­das a flor de piel.
En ese nue­vo mar­co mun­dial Esta­dos Uni­dos (y su sis­te­ma vigi­lan­te de poli­cía mun­dial dis­fra­za­do de “mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo”) se enfren­ta a nue­vos disi­den­tes radi­ca­les. Retor­na a esce­na la pré­di­ca anti­im­pe­ria­lis­ta, el vie­jo sue­ño de her­man­dad lati­no­ame­ri­ca­na, los idea­les liber­ta­rios y pro­yec­tos eman­ci­pa­do­res toda­vía incum­pli­dos de Simón Bolí­var, José Car­los Mariá­te­gui y Ernes­to Che Gue­va­ra. Una tra­di­ción de pen­sa­mien­to crí­ti­co que este­nue­vo bicen­te­na­rio nos invi­ta a repen­sar, recu­pe­rar y actua­li­zar.

Bolí­var y el pro­ble­ma (incon­clu­so)

de la nación lati­no­ame­ri­ca­na

Duran­te los últi­mos años des­de los cen­tros aca­dé­mi­cos que mar­can y con­di­cio­nan la agen­da del deba­te teó­ri­co se decre­tó el falle­ci­mien­to repen­tino y se labró el acta de defun­ción “defi­ni­ti­va” del esta­do-nación. Con la emer­gen­cia de la glo­ba­li­za­ción, se nos dijo, dejó de tener sen­ti­do la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal en los paí­ses depen­dien­tes, peri­fé­ri­cos, colo­nia­les o semi­co­lo­nia­les ya que supues­ta­men­te habría des­apa­re­ci­do el impe­ria­lis­mo y nin­gún esta­do-nación ocu­pa­ría ese rol tan carac­te­rís­ti­co de la domi­na­ción del capi­tal que mar­có a fue­go todo el siglo XX[3].

Dejan­do a un lado la refu­ta­ción de ese lugar común tan difun­di­do por los mono­po­lios de (in)comunicación, de ende­ble fun­da­men­ta­ción teó­ri­ca, débil sos­te­ni­mien­to empí­ri­co y sos­pe­cho­sa posi­ción polí­ti­ca[4], cree­mos que hoy se tor­na nece­sa­rio e impe­rio­so abor­dar y reto­mar esta pro­ble­má­ti­ca des­de un ángu­lo bien dis­tin­to.

A dife­ren­cia de la tra­di­cio­nal “cues­tión nacio­nal” tal como fue abor­da­da por los clá­si­cos del mar­xis­mo euro­peo —nacio­nes opri­mi­dasy ais­la­das que lucha­ban por rom­per esa domi­na­ción y des­ple­gar su sobe­ra­nía al inte­rior de su pro­pio esta­do nación — , la cues­tión nacio­nal lati­no­ame­ri­ca­na poseía y posee otra dimen­sión, rique­za, exten­sión y com­ple­ji­dad. En el caso euro­peo, muchas veces las nacio­nes ya esta­ban cons­ti­tui­das des­de ini­cios de la moder­ni­dad y lo que que­da­ba aún pen­dien­te era sacar­se de enci­ma la indig­nan­te bota impe­rial de las nacio­nes opre­so­ras. Polo­nia fue, qui­zás, uno de los casos emble­má­ti­cos jun­to con Irlan­da en el siglo XIX. La mis­ma Irlan­da y fun­da­men­tal­men­te Eus­kal Herria (el país vas­co) cons­ti­tu­yen toda­vía en la actua­li­dad un fenó­meno aná­lo­go de opre­sión nacio­nal.

Sin embar­go, cuan­do abor­da­mos esta mis­ma dis­cu­sión en Amé­ri­ca Lati­na el pro­ble­ma se con­den­sa y se com­ple­ji­za toda­vía más. Por­que en nues­tro con­ti­nen­te, la pug­na por cons­ti­tuir una gran nación inte­gra­do­ra fren­te a la domi­na­ción (exter­na e inter­na) estu­vo pre­sen­te de mane­ra inaca­ba­da e incon­clu­sa des­de sus mis­mos ini­cios.

Ya en 1810, y des­de enton­ces en ade­lan­te, el pro­yec­to polí­ti­co inde­pen­den­tis­ta aspi­ra­ba en sus pro­mo­to­res más radi­ca­les cons­ti­tuir una gran nación lati­no­ame­ri­ca­na (sus cla­ses domi­nan­tes y las eli­tes loca­les, débi­les, mez­qui­nas y mio­pes socias meno­res de la domi­na­ción exter­na, fue­ron tam­bién res­pon­sa­bles del fra­ca­so de ese ambi­cio­so pro­yec­to de sobe­ra­nía inte­gral). En este sen­ti­do la nación no esta­ba en Nues­tra Amé­ri­ca cons­ti­tui­da espe­ran­do a que se la libe­re. Había que cons­ti­tuir­la al mis­mo tiem­po que eman­ci­par­la.

La nación lati­no­ame­ri­ca­na, «un solo país, la Patria Gran­de», como la deno­mi­na­ba el liber­ta­dor Simón Bolí­var [1783 – 1830], es toda­vía hoy, dos siglos des­pués, un pro­yec­to incon­clu­so, pen­dien­te y a futu­ro.

Reto­mar ese pro­yec­to nos per­mi­ti­ría des­cen­trar los fal­sos dile­mas que dico­to­mi­zan el deba­te con los fal­sos tér­mi­nos de glo­ba­li­za­ción des­te­rri­to­ria­li­za­da ver­sus nacio­na­lis­mo estre­cho y pro­vin­ciano. Cos­mo­po­li­tis­mo fal­sa­men­te uni­ver­sal (que en reali­dad gene­ra­li­za como “uni­ver­sal” valo­res y cul­tu­ras típi­cas y exclu­si­vas del ame­ri­can way of life) ver­sus fun­da­men­ta­lis­mos parro­quia­les (cuan­to más débi­les, más into­le­ran­tes).

El pro­yec­to polí­ti­co que impul­só Simón Bolí­var en las luchas de inde­pen­den­cia era mucho más com­ple­jo, rico y radi­cal que esa idea fofa, amor­fa, vaga­men­te huma­ni­ta­ris­ta y abso­lu­ta­men­te gené­ri­ca, muy a gus­to del pen­sa­mien­to “polí­ti­ca­men­te correc­to” de nues­tros días, al esti­lo de las o­nGs euro­peas o nor­te­ame­ri­ca­nas o inclu­so de la UNESCO. Bolí­var pen­sa­ba sus pro­yec­tos inclu­yen­do como eje la edu­ca­ción popu­lar (qué él resu­mía como “Moral y luces” siguien­do asu maes­tro Simón Rodrí­guez [1769 – 1853]) pero siem­pre a par­tir de la con­fron­ta­ción. La úni­ca liber­tad autén­ti­ca se con­quis­ta luchan­do. La bata­lla de las ideas sola y ais­la­da es bue­na, pero sin con­fron­ta­ción jamás podrá ven­cer. La hege­mo­nía cons­ti­tu­ye la com­bi­na­ción de la per­sua­sión del con­sen­so pero al mis­mo tiem­po de la con­fron­ta­ción a tra­vés del ejer­ci­cio de la fuer­za mate­rial. La zorra y el león.

El liber­ta­dor había pro­yec­ta­do e ima­gi­na­do su uto­pía radi­cal de «Patria Gran­de» del siguien­te modo: “Es una idea pro­di­gio­sa pre­ten­der for­mar de todo el mun­do nue­vo una sola nación con un solo víncu­lo que ligue sus par­tes entre sí y con el todo. Ya que tie­ne un ori­gen, una len­gua, unas cos­tum­bres y unza reli­gión, debe­ría por con­si­guien­te tener un solo gobierno que con­fe­de­ra­se los dife­ren­tes esta­dos que hayan de for­mar­se […]”[5]. En el mis­mo sen­ti­do sos­te­nía: “Yo deseo más que otro alguno ver for­mar en Amé­ri­ca la más gran­de nación del mun­do, menos por su exten­sión y rique­zas que por su liber­tad y su glo­ria[6].

Aun­que se nega­ba a cons­truir cas­ti­llos utó­pi­cos en el aire debi­do a las gue­rras de libe­ra­ción (que desa­rro­lla­ba jun­to con José de San Mar­tín [1778 – 1850] en el sur y otros revo­lu­cio­na­rios con­ti­nen­ta­les que com­par­tie­rony pelea­ron por ese mis­mo pro­yec­to duran­te aque­lla épo­ca) y a las dispu­tas inter­nas que desan­gra­ban el con­ti­nen­te, Bolí­var aspi­ra­ba a un sis­te­ma repu­bli­cano —el más avan­za­do en aquel enton­ces— para esa Patria Gran­de. Edu­ca­do por el maes­tro Simón Rodrí­guez, ponía a la igual­dad en lo más alto de su pen­sa­mien­to: “He con­ser­va­do intac­ta la ley de las leyes —la igual­dad— sin ella pere­cen todas las garan­tías, todos los dere­chos. A ella debe­mos hacer los sacri­fi­cios. A sus pies he pues­to, cubier­ta de humi­lla­ción, a la infa­me escla­vi­tud[7]

De allí que afir­me: “Por estas razo­nes pien­so que los ame­ri­ca­nos, ansio­sos de paz, cien­cias, artes, comer­cio y agri­cul­tu­ra, pre­fe­ri­rían las repú­bli­cas a los rei­nos, y me pare­ce que esos deseos se con­for­ma­rán con las miras de Euro­pa[8].

Esa repú­bli­ca era con­ce­bi­da por Bolí­var como una ins­tan­cia inter­me­dia de equi­li­brio entre “la liber­tad inde­fi­ni­da, ili­mi­ta­da y la demo­cra­cia abso­lu­ta” —para él el ideal, pero que no con­ci­be como posi­ble pues sería nece­sa­rio con­tar con “ánge­les, no hom­bres”— y el des­po­tis­mo tirá­ni­co. Resu­mien­do ese sen­ti­do repu­bli­cano, don­de no se can­sa de elo­giar las elec­cio­nes perió­di­cas (para que el pue­blo no se acos­tum­bre a obe­de­cer y el gobierno no se acos­tum­bre sólo a man­dar, según sus pro­pias pala­bras), Bolí­var resu­me su pro­yec­to afir­man­do que no com­ba­te “por el poder, ni por la for­tu­na, ni aun por la glo­ria, sino tan solo por la liber­tad[9].

La sali­da estra­té­gi­ca era, a con­tra­mano de tan­to “nacio­na­lis­mo” estre­cho, pro­vin­ciano y parro­quial, la uni­dad con­ti­nen­tal con­tra la domi­na­ción: “Segu­ra­men­te la unión es la que nos fal­ta para com­ple­tar la obra de nues­tra rege­ne­ra­ción […] lo que pue­de poner­nos en apti­tud de expul­sar a los espa­ño­les, y de fun­dar un gobierno libre. Es la unión, cier­ta­men­te, mas esta unión no nos ven­drá por pro­di­gios divi­nos, sino de efec­tos sen­si­bles y esfuer­zos bien diri­gi­dos[10]. Idea que reafir­ma una y otra vez sos­te­nien­do: “Uni­dad, uni­dad, uni­dad, debe ser nues­tra divi­sa[11].

Cla­se y nación

En nues­tra Amé­ri­ca, libe­rar­nos enton­ces de la domi­na­ción colo­nial, neo­co­lo­nial e impe­ria­lis­ta pre­su­po­ne al mis­mo tiem­po cons­truir la Patria Gran­de. No habrá libe­ra­ción nacio­nal sin eman­ci­pa­ción social y jamás logra­re­mos reor­ga­ni­zar la nue­va socie­dad sobre bases no capi­ta­lis­tas ni mer­can­ti­les si al mis­mo tiem­po no logra­mos cons­ti­tuir ese pro­yec­to inaca­ba­do de Patria Gran­de, rom­pien­do con toda sumi­sión y depen­den­cia. No hay ni pue­de haber dos “eta­pas” sepa­ra­das (como le gus­ta­ba repe­tir al señor Sta­lin) ni dos revo­lu­cio­nes dife­ren­tes: el pro­ce­so de la revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na es y debe­rá ser al mis­mo tiem­po socia­lis­ta de libe­ra­ción nacio­nal, es decir, de libe­ra­ción con­ti­nen­tal. La domi­na­ción de cla­se y la cues­tión nacio­nal no con­for­man pro­ce­sos escin­di­dos en tiem­po y espa­cio sino hilos de un mis­mo teji­do social que se con­for­mó de esa for­ma —subor­di­na­da al sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial a tra­vés de sus socios loca­les, las bur­gue­sías lúm­pe­nes y depen­dien­tes— des­de nues­tros ini­cios his­tó­ri­cos.

Por eso Mariá­te­gui —el pri­mer mar­xis­ta de Nues­tra Amé­ri­ca— pudo escri­bir un siglo des­pués de Bolí­var que “La mis­ma pala­bra Revo­lu­ción, en esta Amé­ri­ca de las peque­ñas revo­lu­cio­nes, se pres­ta bas­tan­te al equí­vo­co. Tene­mos que rei­vin­di­car­la rigu­ro­sa e intran­si­gen­te­men­te. Tene­mos que res­ti­tuir­le su sen­ti­do estric­to y cabal. La revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na, será nada más y nada menos que una eta­pa, una fase de la revo­lu­ción mun­dial. Será sim­ple y pura­men­te, la revo­lu­ción socia­lis­ta. A esta pala­bra, agre­gad, según los casos, todos los adje­ti­vos que que­ráis: «anti­im­pe­ria­lis­ta», «agra­ris­ta», «nacio­na­lis­ta-revo­lu­cio­na­ria». El socia­lis­mo los supo­ne, los ante­ce­de, los abar­ca a todos[12].

Ese es pre­ci­sa­men­te el pro­gra­ma boli­va­riano y maria­te­guis­ta que reto­ma y actua­li­za Ernes­to Che Gue­va­ra en el últi­mo de sus men­sa­jes al mun­do, opor­tu­ni­dad en la que par­tien­do de su expe­rien­cia con­cre­ta al fren­te de la Revo­lu­ción cuba­na sin­te­ti­za su inter­pre­ta­ción socio­ló­gi­ca e his­to­rio­grá­fi­ca de la his­to­ria de Nues­tra Amé­ri­ca, de don­de dedu­ce un pro­yec­to estra­té­gi­co y polí­ti­co a futu­ro: “Por otra par­te las bur­gue­sías autóc­to­nas han per­di­do toda su capa­ci­dad de opo­si­ción al impe­ria­lis­mo —si algu­na vez la tuvie­ron— y sólo for­man su fur­gón de cola. No hay más cam­bios que hacer; o revo­lu­ción socia­lis­ta o cari­ca­tu­ra de revo­lu­ción.[13].

Hoy, en el siglo XXI, ya está com­ple­ta­men­te fue­ra de dis­cu­sión que ese pro­yec­to maria­te­guiano y gue­va­ris­ta de revo­lu­ción socia­lis­ta con­ti­nen­tal o, en otras pala­bras, ese pro­yec­to de Patria Gran­de anti­im­pe­ria­lis­ta y socia­lis­ta al mis­mo tiem­po, está ins­pi­ra­do direc­ta­men­te en el idea­rio inde­pen­den­tis­ta boli­va­riano.

El «Bolí­var» de Marx

Sin embar­go no pode­mos ni debe­mos des­co­no­cer las agu­das ten­sio­nes que mar­ca­ron la rela­ción entre el uni­ver­so cul­tu­ral ins­pi­ra­do en los sue­ños liber­ta­rios de Simón Bolí­var y la lec­tu­ra polí­ti­ca que se deri­va de la con­cep­ción mate­ria­lis­ta de la his­to­ria y la filo­so­fía de la pra­xis cuyo padre fun­da­dor ha sido Karl Marx.

Varios pro­ble­mas pasa­ron a la heren­cia del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio lati­no­ame­ri­cano y mun­dial debi­dos al tan poco feliz artícu­lo escri­to por Marx a fines de 1857 y comien­zos de 1858, mien­tras redac­ta­ba la pri­me­ra ver­sión de El Capi­tal, hoy cono­ci­da como los Grun­dris­se (cuya redac­ción sólo inte­rrum­pe momen­tá­nea­men­te por nece­si­da­des eco­nó­mi­cas). En aquel tra­ba­jo perio­dís­ti­co-bio­grá­fi­co Marx se esfuer­za por denos­tar a Bolí­var has­ta el lími­te que le per­mi­te su pro­sa, envol­vién­do­lo en una suer­te de bona­par­tis­mo reac­cio­na­rio[14].

En la ges­ta­ción del artícu­lo inci­die­ron diver­sas varia­bles. Para sobre­vi­vir exi­lia­do en Lon­dres, Marx comien­za a tra­ba­jar como perio­dis­ta, cola­bo­ran­do a la dis­tan­cia en el New York Daily Tri­bu­ne —por enton­ces uno de los perió­di­cos más leí­dos de EEUU— por invi­ta­ción de Char­les Ander­son Dana [1819 – 1897]. En su corres­pon­den­cia Marx reco­no­ce que ese tra­ba­jo es rea­li­za­do por nece­si­dad: “El con­ti­nuo ester­co­le­ro perio­dís­ti­co me abu­rre. Me ocu­pa mucho tiem­po, dis­per­sa mis esfuer­zosy, en últi­mo aná­li­sis, no es nada […] Las obras pura­men­te cien­tí­fi­cas son algo com­ple­ta­men­te dife­ren­te”. No obs­tan­te, esos artícu­los le per­mi­ten ampliar la mira­da y des­pren­der­se de muchos tics euro­cén­tri­cos que habían teñi­do su pro­sa en años ante­rio­res[15]. Algu­nos escri­tos y artícu­los del perío­do los incor­po­ra, inclu­so, a El Capi­tal. Engels lo ayu­da (redac­tan­do tex­tos que Marx fir­ma para cobrar­los). En total, el Tri­bu­ne publi­ca 487 artícu­los de Marx: 350 escri­tos por él, 125 por Engels y 12 en cola­bo­ra­ción. Marx man­tie­ne ese víncu­lo perio­dís­ti­co des­de 1851 has­ta 1862.

En abril de 1857 Char­les Dana invi­ta a Marx a cola­bo­rar tam­bién sobre temas mili­ta­res en la Nue­va Enci­clo­pe­dia Ame­ri­ca­na (com­pren­de 16 volú­me­nes y más de 300 cola­bo­ra­do­res). En total, la Enci­clo­pe­dia publi­ca 67 artícu­los de Marx y Engels, 51 de ellos escri­tos por Engels (con inves­ti­ga­ción de Marx en el Museo Bri­tá­ni­co). La cola­bo­ra­ción de ambos no pasa de la letra “C”. Entre otros, Marx escri­be el capí­tu­lo “Boli­var y Pon­te” sobre el liber­ta­dor ame­ri­cano (apro­xi­ma­da­men­te entre sep­tiem­bre de 1857 y enero de 1858[16]).

Como ya seña­la­mos, Marx rea­li­za una eva­lua­ción suma­men­te nega­ti­va de Bolí­var. No com­pren­de su papel de pri­mer orden en la eman­ci­pa­ción con­ti­nen­tal del colo­nia­lis­mo espa­ñol ni su pro­yec­to de cons­truir una gran nación lati­no­ame­ri­ca­na («la Patria Gran­de» en el len­gua­je de Bolí­var).

Resul­ta más que pro­ba­ble que las fuen­tes his­to­rio­grá­fi­cas —férrea­men­te opo­si­to­ras al líder inde­pen­den­tis­ta— que Marx encuen­tra en el Museo Bri­tá­ni­co y en con­se­cuen­cia uti­li­za tiñan su ses­ga­do aná­li­sis. Para inves­ti­gar, Marx recu­rría siem­pre a las biblio­te­cas públi­cas y en ellas sólo encon­tró esa biblio­gra­fía dis­po­ni­ble.

Su peque­ño ensa­yo bio­grá­fi­co se basa prin­ci­pal­men­te en los tra­ba­jos del gene­ral fran­cés H.L.V. Ducou­dray Hols­tein (que lle­van por títu­lo Memo­rias de Simón Bolí­var, pre­si­den­te Liber­ta­dor de la Repú­bli­ca de Colom­bia, y de sus prin­ci­pa­les gene­ra­les; his­to­ria secre­ta de la revo­lu­ción y de los hechos que la pre­ce­die­ron, de 1807 al tiem­po pre­sen­te. Bos­ton, 1829); en las Memo­rias del gene­ral Miller al ser­vi­cio de la Repú­bli­ca del Perú de los her­ma­nos bri­tá­ni­cos William y John Miller (Lon­dres, 1828 y 1829, dos volú­me­nes) y en los tra­ba­jos del coro­nel bri­tá­ni­co Gus­ta­vo Hip­pis­ley (titu­la­das Una narra­ción de la expe­di­ción a las ribe­ras del Ori­no­co y e Apu­re, en Sura­mé­ri­ca; la cual salió en Ingla­te­rra en noviem­bre de 1817, y se inte­gró a las fuer­zas patrió­ti­cas en Vene­zue­la y Cara­cas. Lon­dres, 1829). Todos ellos son sol­da­dos euro­peos que, por diver­sos moti­vos, man­tu­vie­ron con­flic­tos per­so­na­les con Bolí­var[17].

Ana­li­zan­do crí­ti­ca­men­te esas mis­mas fuen­tes per­te­ne­cien­tes a “tres auto­res cono­ci­dos y con­si­de­ra­dos como los mayo­res deser­to­res de la Legión Bri­tá­ni­ca” y tra­tan­do ade­más de sis­te­ma­ti­zar ese injus­ti­fi­ca­do ata­que de Marx en toda la línea, Vicen­te Pérez Sil­va enu­me­ra las acu­sa­cio­nes con­tra el liber­ta­dor que bos­que­ja la plu­ma de Marx: a) opor­tu­nis­mo, b) cobar­día, c) trai­ción, d) rea­lis­mo, e) fan­fa­rro­ne­ría, f) deser­ción, g) impre­vi­sión, h) irres­pon­sa­bi­li­dad, i), ven­gan­za, j) ten­den­cia o gus­to por la dic­ta­du­ra, k) inca­pa­ci­dad, l) indo­len­cia y final­men­te m) ambi­ción[18]. De todas ellas no se deri­va sino una opi­nión pre­jui­cio­sa, que real­men­te asom­bra pues ese esti­lo de escri­tu­ra y de inves­ti­ga­ción se encuen­tra ausen­te en el 99% de la obra de Marx, para­dig­ma uni­ver­sal si los hay de lo que debe ser un inves­ti­ga­dor cien­tí­fi­co y crí­ti­co.

Para jus­ti­fi­car la super­fi­cia­li­dad o lo erró­neo de esos jui­cios his­tó­ri­cos de Marx se ha sub­ra­ya­do que su autor escri­bió esas líneas­so­bre Bolí­var con extre­ma rapi­dez y úni­ca­men­te con el fin de ganar­se el pan, robán­do­le tiem­po a lo que más le intere­sa­ba en ese momen­to que era comen­zar a redac­tar nada menos que El Capi­tal, lo cual no deja de ser cier­to. Sin embar­go, el obje­ti­vo ali­men­ti­cio-sala­rial no resul­ta sufi­cien­te para legi­ti­mar esa incom­pren­sión pre­jui­cio­sa pues el mis­mo Marx le con­fie­sa a Engels que el edi­tor Dana le ha repro­cha­do el “esti­lo par­ti­sano” emplea­do en el men­cio­na­do artícu­lo[19]. Es decir que Marx no escri­be así res­pon­dien­do a una deman­da de su emplea­dor —como sue­le suce­der en el perio­dis­mo comer­cial— sino por deci­sión pro­pia, inclu­so con­tra­rian­do la opi­nión­de su edi­tor, quien se que­ja y le repro­cha dicho ata­que[20].

Esfor­zán­do­se por inda­gar una razón más pro­fun­da de este des­en­cuen­tro de Marx con Bolí­var, Ana María Riva­deo sos­tie­ne: “La his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na se carac­te­ri­za, en efec­to, en ese momen­to, por la ausen­cia de una volun­tad nacio­nal y popu­lar de las eli­tes crio­llas que habían enca­be­za­do la inde­pen­den­cia. Esta debi­li­dad de las eli­tes, auna­da a la ausen­cia de masas popu­la­res con un pro­yec­to autónomo,configuran una situa­ción his­tó­ri­ca que no favo­re­ce la aper­tu­ra, en el pen­sa­mien­to de Marx, de un hori­zon­te de bús­que­da teó­ri­ca aná­lo­go al que ya había con­si­de­ra­do para otros pro­ce­sos, o a los que con­si­de­ra­ría en el futu­ro— Irlan­da, Rusia[21].

De todos modos, jus­to es sub­ra­yar y des­ta­car que en su dis­cu­ti­ble escri­to sobre Simón Bolí­var, aun lleno de dudo­sas e ile­gí­ti­mas impug­na­cio­nes con­tra el liber­ta­dor ame­ri­cano, Karl Marx no deja de reco­no­cer que “La inten­ción real de Bolí­var era uni­fi­car a toda Amé­ri­ca del Sur en una repú­bli­ca fede­ral[22].

¿Pole­mi­zar con el popu­lis­mo

aban­do­nan­do a Bolí­var?

Lo para­dó­ji­co del asun­to resi­de en que no sólo Marx —por las limi­ta­cio­nes seña­la­das— equi­vo­có el camino cuan­do debía encon­trar­se con Bolí­var. Varias déca­das des­pués uno de los prin­ci­pa­les fun­da­do­res del mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano, Aní­bal Nor­ber­to Pon­ce, vuel­ve a incu­rrir en idén­ti­co error.

Eru­di­to, ori­gi­nal y crea­dor —él fue pro­ba­ble­men­te la prin­ci­pal fuen­te en la que incur­sio­nó el Che Gue­va­ra a la hora de refle­xio­nary escri­bir sobre “el hom­bre nue­vo” como núcleo del socia­lis­mo y la socie­dad del futu­ro — , Pon­ce ape­la al dis­cu­ti­ble artícu­lo de Marx para pole­mi­zar con el popu­lis­mo lati­no­ame­ri­cano. Con ese obje­ti­vo publi­ca en el pri­mer núme­ro de su revis­ta Dia­léc­ti­ca aquel tra­ba­jo sobre Simón Bolí­var[23], repro­du­ci­do con la inten­ción de con­tra­rres­tar los artícu­los “Por la eman­ci­pa­ción de Amé­ri­ca lati­na” del peruano Víc­tor Raúl Haya de la Torre y “Boli­va­ris­mo y Mon­roís­mo” del mexi­cano José Vas­con­ce­los. Pon­ce no sólo lo publi­ca sino que ade­más lo cele­bra, al des­cri­bir­lo “tan jugo­so a pesar de su aspec­to seco y áspe­ro”. En lugar de dispu­tar­le al popu­lis­mo fun­da­do por el APRA de Haya de la Torre la tra­di­ción anti­im­pe­ria­lis­ta —como hicie­ron Mariá­te­gui en Perú y tam­bién Mella, pri­me­ro en Cuba y lue­go en Méxi­co — , Pon­ce cree con­ver­tir­se en un autén­ti­co “mar­xis­ta” des­po­ján­do­se de toda liga­zón con la heren­cia boli­va­ria­na. Nota­ble error que si en tiem­pos de Marx era, des­pués de todo, com­pren­si­ble por la fal­ta de infor­ma­ción y el carác­ter ses­ga­do de la esca­sa biblio­gra­fía acce­si­ble en el Museo Bri­tá­ni­co suma­da a las otras cir­cuns­tan­cias men­cio­na­das en las que escri­bió su ensa­yo, en Pon­ce no deja de cons­ti­tuir un tro­pe­zón teó­ri­co que nada le debe ni le apor­ta al pen­sa­mien­to socia­lis­ta, comu­nis­ta y revo­lu­cio­na­rio de Nues­tra Amé­ri­ca[24]. Sobre ese tipo de erro­res se apo­ya­rán diver­sos adver­sa­riosy pole­mis­tas del mar­xis­mo, pro­ve­nien­tes tan­to de la Aca­de­mia ofi­cial como del nacio­na­lis­mo bur­gués[25].

Aun sien­do un dis­cí­pu­lo direc­to del libro Huma­nis­mo bur­gués y huma­nis­mo pro­le­ta­rio de Aní­bal Pon­ce —de quien adop­ta su reite­ra­da insis­ten­cia en el huma­nis­mo mar­xis­ta y en la cons­truc­ción del “hom­bre nue­vo” — , Ernes­to Che Gue­va­ra mar­ca dis­tan­cia en torno a la crí­ti­ca injus­ta de Marx hacia Bolí­var que había cele­bra­do su maes­tro argen­tino. Por eso, al inten­tar refle­xio­nar sobre la ideo­lo­gía que ins­pi­ró a la Revo­lu­ción Cuba­na el Che escri­be: “A Marx, como pen­sa­dor, como inves­ti­ga­dor de las doc­tri­nas socia­les y del sis­te­ma capi­ta­lis­ta que le tocó vivir, pue­de, evi­den­te­men­te, obje­tár­se­le cier­tas inco­rrec­cio­nes. Noso­tros, los lati­no­ame­ri­ca­nos, pode­mos, por ejem­plo, no estar de acuer­do con su inter­pre­ta­ción de Bolí­var o con el aná­li­sis que hicie­ran Engels y él de los mexi­ca­nos, dan­do por sen­ta­das inclu­so cier­tas teo­rías de las razas o las nacio­na­li­da­des inad­mi­si­bles hoy. Pero los gran­des hom­bres des­cu­bri­do­res de ver­da­des lumi­no­sas, viven a pesar de sus peque­ñas fal­tas, y estas sir­ven sola­men­te para demos­trar­nos que son huma­nos, es decir, seres que pue­den incu­rrir en erro­res, aún con la cla­ra con­cien­cia de la altu­ra alcan­za­da por estos gigan­tes de pen­sa­mien­to. Es por ello que reco­no­ce­mos las ver­da­des esen­cia­les del mar­xis­mo como incor­po­ra­das al acer­vo cul­tu­ral y cien­tí­fi­co de los pue­blos y los toma­mos con la natu­ra­li­dad que nos da algo que ya no nece­si­ta dis­cu­sión[26].

Gue­va­ra res­ca­ta­ba enton­ces la nece­si­dad de crear al “hom­bre nue­vo” que había ense­ña­do Pon­ce, pero como pen­sa­ba que era más nece­sa­rio y vigen­te que nun­ca el pro­yec­to de crear la Patria Gran­de lati­no­ame­ri­ca­na, no cele­bra­ba ni com­par­tía el artícu­lo de Marx sobre Bolí­var que aquel había publi­ca­do para dis­cu­tir con el popu­lis­mo.

Qui­zás por man­te­ner este pun­to de vis­ta, al final de su vida, enlas sel­vas de Boli­via, el Che lle­va­ba en su mochi­la gue­rri­lle­ra —jun­to con su cua­derno de notas mili­ta­res (ya publi­ca­do en 1967 como Dia­rio de Boli­via, hoy famo­so) y su cua­derno de notas y extrac­tos filo­só­fi­cos (toda­vía iné­di­to en el año 2010)— un cua­derno de poe­sías. En ese cua­derno ver­de, don­de Gue­va­ra repro­du­cía las poe­sías que más ama­ba y que tan­to lo habían mar­ca­do en su expe­rien­cia vital, ela­bo­ran­do algo así como su anto­lo­gía per­so­nal, encon­tra­mos escri­ta de su puño y letra… “Un can­to para Bolí­var” de Pablo Neru­da[27]. Si en los cam­pa­men­tos gue­rri­lle­ros de Boli­via les daba para leer y estu­diar a sus com­ba­tien­tes las his­to­rias de la gue­rra de libe­ra­ción de José de San Mar­tín, Jua­na Azur­duy y otros revo­lu­cio­na­rios de 1810[28], tam­bién lle­va­ba en su mochi­la el recuer­do incan­des­cen­te de Simón Bolí­var. Gue­va­ra ade­más de san­mar­ti­niano y mar­tiano, no cabe duda, era un boli­va­riano con­ven­ci­do. Sabía bien que en Nues­tra Amé­ri­ca la mejor mane­ra de ser un mar­xis­ta revo­lu­cio­na­rio con­se­cuen­te, inclu­so a pesar de la apre­cia­ción erró­nea del maes­tro Marx, es ser boli­va­riano.

El mar­xis­mo boli­va­riano del siglo XXI

Varias déca­das des­pués del ase­si­na­to del Che Gue­va­ra a manos de la CIA y el ejér­ci­to boli­viano (por­que el Che, con­vie­ne recor­dar­lo fren­te a tan­to hipó­cri­ta que hoy lo home­na­jea como si fue­ra Gandhi o la Madre Tere­sa de Cal­cu­ta, no se murió en su cama de muer­te natu­ral ni de un res­frío…) el men­sa­je insu­mi­so retor­na.

El pos­mo­der­nis­mo ya tuvo sus dos minu­tos de fama y sus trein­ta segun­dos de glo­ria. Que en paz des­can­se, rodea­do de tum­bas aca­dé­mi­cas, becas millo­na­rias y las pom­pas fúne­bres de gran­des mono­po­lios de (in)comunicación. Sus ven­trí­lo­cuos loca­les con­ti­núan movien­do las manos y la boca, siguen bus­can­do oídos jóve­nes para incul­car resig­na­ción y “rea­lis­mo”, pero aho­ra casi nadie los escu­cha.

En Nues­tra Amé­ri­ca vuel­ven a sonar los tam­bo­res de la rebelión.Cada vez se escu­chan más cer­ca. Día a día son menos los que creen que el futu­ro está deba­jo de la ban­de­ra pre­po­ten­te de los Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca.

Bolí­var vuel­ve a ins­pi­rar nue­vas rebel­días, las anti­guas y otras nue­vas que resig­ni­fi­can sus anti­guas pro­cla­mas de libe­ra­ción con­ti­nen­tal incor­po­ran­do nue­vas deman­das, dere­chos y exi­gen­cias popu­la­res.

Su ins­pi­ra­ción con­tem­po­rá­nea, a la altu­ra del siglo XXI, asu­me las for­mas más varia­das y los esti­los más diver­sos, atra­ve­san­do des­de los movi­mien­tos socia­les has­ta los sacer­do­tes ter­cer­mun­dis­tas, des­de los gobier­nos boli­va­ria­nos has­ta la lucha insur­gen­te y gue­rri­lle­ra, des­de el pre­si­den­te Hugo Chá­vez[29] has­ta el Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MCB)[30] y las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo (FARC-EP)[31]. No es casual. Todos se ins­pi­ran en Simón Bolí­var…

¿Este resur­gir de la pré­di­ca boli­va­ria­na cons­ti­tu­ye una expre­sión de “fol­clo­re latino” y una exó­ti­ca cor­ti­na de humo tro­pi­cal o expre­sa la cri­sis pro­fun­da de una mane­ra pos­mo­der­na de enten­der la his­to­ria don­de úni­ca­men­te se des­ta­ca­ban las dis­con­ti­nui­da­des, los cor­tes abso­lu­tos y “el capri­cho­so, con­tin­gen­te y alea­to­rio suce­der de capas geo­ló­gi­cas” (como le gus­ta­ba decir a Michel Fou­cault)? ¿El hecho polí­ti­co y teó­ri­co de nue­vas luchas socia­les actua­les que mar­can una con­ti­nui­dad explí­ci­ta y direc­ta con las luchas his­tó­ri­cas del pasa­do no mere­ce­ría una refle­xión de lar­go alien­to y una nue­vo pro­gra­ma de inves­ti­ga­ción dejan­do atrás los equí­vo­cos pos­es­truc­tu­ra­lis­tas de los años ’80 y ‘90?

En el hori­zon­te del siglo XXI vuel­ve a apa­re­cer el anti­guo pero nue­vo pro­yec­to inte­gra­dor de todas las for­mas de lucha con­ver­gien­do en el sue­ño rebel­de de la Patria Gran­de, una sola gran nación lati­no­ame­ri­ca­na, una revo­lu­ción socia­lis­ta a esca­la con­ti­nen­tal y mun­dial. Un pro­yec­to radi­cal cuya nue­va racio­na­li­dad his­tó­ri­ca aspi­ra a sem­brar la diver­si­dad mul­ti­co­lor de voces, luchas y rebel­días den­tro de un sue­lo común de hege­mo­nía socia­lis­ta, anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta. No es cier­to que “des­apa­re­ció el suje­to”. ¡No! El suje­to vuel­ve y retor­na mul­ti­pli­ca­do con mucha más fuer­za (y menos inge­nui­dad) que antes.

Dejan­do atrás el cinis­mo del doble dis­cur­so, el macar­tis­mo, la razón de Esta­do, la demo­ni­za­ción y el del­ga­do lími­te de las pro­tes­tas “per­mi­ti­das” (siem­pre res­trin­gi­das a tími­das refor­mas de guet­to, fago­ci­ta­bles den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes del sis­te­ma); el ejem­plo insu­mi­so de Bolí­var nos invi­ta a recu­pe­rar la voca­ción de poder —trá­gi­ca­men­te «olvi­da­da» o denos­ta­da por los nue­vos refor­mis­mos — , la éti­ca infle­xi­ble y la rebel­día indo­mes­ti­ca­ble de los vie­jos comu­ne­ros, los bol­che­vi­ques, los com­ba­tien­tes liber­ta­rios y comu­nis­tas, los par­ti­sa­nos, los maquis, los gue­rri­lle­ros insur­gen­tes y todos los lucha­do­res y lucha­do­ras del ter­cer mun­do.

Si en este bicen­te­na­rio Karl Marx andu­vie­ra por nues­tros barrios, ¿no cami­na­ría al lado nues­tro repi­tien­do con José Mar­tí “Patria es huma­ni­dad” y lle­van­do en el hom­bro, tam­bién él, su ban­de­ra de Bolí­var?

[1] Los mitos anti­co­mu­nis­tas del pen­sa­mien­to de dere­cha —nun­ca asu­mi­dos como tales— de aquel momen­to que dibu­ja­ban esa cari­ca­tu­ra en el bicen­te­na­rio de la Revo­lu­ción fran­ce­sa se nutrían de diver­sas fuen­tes, des­de los pan­fle­tos más “eru­di­tos” de la his­to­rio­gra­fía revi­sio­nis­ta del pro­fe­sor fran­cés Fra­nçois Furet has­ta recur­sos más popu­la­res como el film comer­cial Dan­ton, del direc­tor pola­co Andrezj Waj­da (basa­do a su vez en la obra de tea­tro “El caso Dan­ton”, de Sta­nis­la­wa Przybys­zews­ka, bas­tan­te más pro­cli­ve hacia Robes­pie­rre que la pelí­cu­la, según reco­no­ció pos­te­rior­men­te el mis­mo Waj­da).

[2] En reali­dad las resis­ten­cias con­tra la domi­na­ción colo­nial, la explo­ta­ción sal­va­je y otros meca­nis­mos fun­da­men­ta­les de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria del sis­te­ma capi­ta­lis­ta a esca­la mun­dial comen­za­ron des­de la mis­ma lle­ga­da de los “civi­li­za­dos” de la espa­da, la cruz, la hogue­ra, la vio­la­ción y la tor­tu­ra de los pue­blos some­ti­dos. Dos de los prin­ci­pa­les hitos de esa exten­sa secuen­cia de luchas han sido la insu­rrec­ción con­ti­nen­tal lide­ra­da por Tupac Ama­ru y Tupac Kata­ri y la inde­pen­den­cia de Hai­tí, esta últi­ma con­cre­ta­da seis años antes que el pro­ce­so des­ata­do en 1810.

[3] En ese sen­ti­do dos afa­ma­dos ensa­yis­tas nos expli­can y alec­cio­nan: “Muchos ubi­can a la auto­ri­dad últi­ma que gobier­na el pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción y del nue­vo orden mun­dial en los Esta­dos Uni­dos. Los que sos­tie­nen esto ven a los Esta­dos Uni­dos como el líder mun­dial y úni­ca super­po­ten­cia, y sus detrac­to­res lo denun­cian como un opre­sor impe­ria­lis­ta. Ambos pun­tos de vis­ta se basan en la supo­si­ción de que los Esta­dos Uni­dos se hayan ves­ti­do con el man­to de poder mun­dial que las nacio­nes euro­peas deja­ron caer. Si el siglo die­ci­nue­ve fue un siglo bri­tá­ni­co, enton­ces el siglo vein­te ha sido un siglo ame­ri­cano; o, real­men­te, si la moder­ni­dad fue euro­pea, enton­ces la pos­mo­der­ni­dad es ame­ri­ca­na. La crí­ti­ca más con­de­na­to­ria que pue­den efec­tuar es que los Esta­dos Uni­dos están repi­tien­do las prác­ti­cas de los vie­jos impe­ria­lis­mos euro­peos, mien­tras que los pro­po­nen­tes cele­bran a los Esta­dos Uni­dos como un líder mun­dial más efi­cien­te y bene­vo­len­te, hacien­do bien lo que los euro­peos hicie­ron mal. Nues­tra hipó­te­sis bási­ca, sin embar­go, que una nue­va for­ma impe­rial de sobe­ra­nía está emer­gien­do, con­tra­di­ce ambos pun­tos de vis­ta. Los Esta­dos Uni­dos no cons­ti­tu­yen –e, inclu­so, nin­gún Esta­do – nación pue­de hoy cons­ti­tuir– el cen­tro de un pro­yec­to impe­ria­lis­ta”Véa­se Anto­nio Negri y Michael Hardt (2000): Impe­rio. Bue­nos Aires, Pai­dos, 2002. p. 15.

[4] Hemos inten­ta­do refu­tar en deta­lle seme­jan­te pun­to de vis­ta en nues­tros libros Toni Negri y los desa­fíos de «Impe­rio». Madrid, Cam­po de Ideas, 2002 (reedi­ta­do en Ita­lia con el títu­lo Toni Negri e gli equi­vo­ci di «Impe­rio». Bol­se­na, Mas­sa­ri Edi­to­re, 2005) y tam­bién en el libro Nues­tro Marx (en www​.rebe​lion​.orgwww​.lahai​ne​.org). Resul­ta curio­so que a estos ensa­yis­tas y a muchos otros apre­su­ra­dos ente­rra­do­res del esta­do-nación —sola­men­te cuan­do se tra­ta de los esta­do-nacio­nes de paí­ses depen­dien­tes— no les lla­me la aten­ción que en toda pelí­cu­la nor­te­ame­ri­ca­na apa­rez­ca has­ta el har­taz­go la ban­de­ri­ta de las barras y las estre­llas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *