Eve Ens­ler: cal­va, valien­te y her­mo­sa – Amy Goodman

Cal­va, valien­te y her­mo­sa: pala­bras que ape­nas alcan­zan para comen­zar a cap­tar a la extra­or­di­na­ria Eve Ens­ler, quien se sen­tó a mi lado la sema­na pasa­da, en medio de su bata­lla con­tra el cán­cer de úte­ro, para hablar de Nue­va Orleáns y de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go. Auto­ra de la cono­ci­da obra de tea­tro “Monó­lo­gos de la Vagi­na” y crea­do­ra de Día V, un movi­mien­to acti­vis­ta mun­dial para dete­ner la vio­len­cia con­tra muje­res y niñas, Eve cuen­ta cómo “el cán­cer ha sido un enor­me regalo”.

El emo­ti­vo ensa­yo de Eve “Con­go Cán­cer”, publi­ca­do en el perió­di­co lon­di­nen­se The Guar­dian, comien­za dicien­do: “Algu­nas per­so­nas pue­den pen­sar que es posi­ble que una mujer se depri­ma cuan­do se le diag­nos­ti­ca cán­cer de úte­ro, lue­go se le prac­ti­ca una impor­tan­te ciru­gía que deri­va en un mes de infec­cio­nes debi­li­tan­tes para lue­go rema­tar con meses de qui­mio­te­ra­pia; pero la ver­dad, ese no fue mi veneno. Eso no ha sido lo que late den­tro de mí tar­de en las noches y me man­tie­ne des­pier­ta y en mar­cha. Eso no ha sido lo que me empu­ja a momen­tos de inso­por­ta­ble oscu­ri­dad y depre­sión.” Su veneno, afir­ma Ens­ler en el ensa­yo, fue la epi­de­mia de vio­la­cio­nes, tor­tu­ras y vio­len­cia con­tra muje­res y niñas en la región orien­tal de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Congo.

Eve, que escri­bió “Monó­lo­gos de la Vagi­na” en 1996 como una for­ma de cele­brar el cuer­po de la mujer y la poten­cia feme­ni­na, cuen­ta: “Duran­te los pri­me­ros tiem­pos de la obra y en todos los luga­res del pla­ne­ta a los que iba, las muje­res lite­ral­men­te hacían cola des­pués de la fun­ción. Al prin­ci­pio pen­sé: qué bien, vie­nen a con­tar­me acer­ca de sus mara­vi­llo­sos orgas­mos y sus exce­len­tes vidas sexua­les, voy a poder agre­gar­lo a la obra. Pero, de hecho, el 90 o 95 por cien­to de las muje­res hacían cola para con­tar­me que habían sido víc­ti­mas de vio­la­ción, mal­tra­tos, inces­to o abu­so. Cla­ro que ya sabía que exis­te vio­len­cia con­tra la mujer, yo mis­ma soy sobre­vi­vien­te de vio­la­ción y mal­tra­tos, pero no tenía idea de que sus pro­por­cio­nes fue­ran como las de una epi­de­mia. No tenía idea de que, y estas son cifras esta­dís­ti­cas de la ONU, una de cada tres muje­res en el pla­ne­ta es vio­la­da o gol­pea­da duran­te su vida. De repen­te, esa puer­ta se abrió para mí.”

Fue enton­ces que Ens­ler comen­zó a pro­du­cir la obra con el obje­ti­vo de recau­dar fon­dos para las líneas tele­fó­ni­cas de apo­yo para situa­cio­nes de cri­sis por vio­la­ción y para orga­ni­za­cio­nes de muje­res de Esta­dos Uni­dos. “Se nos ocu­rrió la idea de Día V que pue­de sig­ni­fi­car tan­to ‘Día para ter­mi­nar con la Vio­len­cia’, como ‘Día de la Vagi­na’ y que recla­ma que el Día de San Valen­tín sea un día de ama­bi­li­dad y bue­na volun­tad para con las muje­res. Empe­za­mos con una pro­duc­ción de ‘Monó­lo­gos de La Vagi­na’ en Nue­va York en la que par­ti­ci­pa­ron actri­ces asom­bro­sas como Whoo­pi Gold­berg, Susan Saran­don y Glenn Clo­se. Esa noche fue como un cata­li­za­dor, sim­ple­men­te dio impul­so a este movi­mien­to, y hace ya tre­ce años. Aho­ra esta­mos pre­sen­tes en cien­to trein­ta paí­ses. El año pasa­do hubo cin­co mil even­tos en mil qui­nien­tos o mil seis­cien­tos luga­res. Se han recau­da­do cer­ca de ochen­ta millo­nes de dóla­res, que se han vol­ca­do por com­ple­to a ini­cia­ti­vas de carác­ter local y comunitario.”

El movi­mien­to Día V lle­vó a Eve a algu­nos de los luga­res con situa­cio­nes más gra­ves en la Tie­rra: Hai­tí, la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go y la Nue­va Orleáns post-Hura­cán Katri­na. Eve pasó un año con muje­res de Nue­va Orleáns, reco­pi­lan­do, en una serie de monó­lo­gos, las des­crip­cio­nes que las muje­res daban de sus vidas y del impac­to del Hura­cán Katri­na. Esta reco­pi­la­ción se lla­ma “Nadan­do con­tra la corrien­te”. Increí­ble­men­te, en ple­na qui­mio­te­ra­pia, Eve va a diri­gir dos fun­cio­nes espe­cia­les a media­dos de sep­tiem­bre en Nue­va Orleáns y en el Tea­tro Apo­llo de Harlem.

Con­go orien­tal, una región devas­ta­da por la gue­rra en el país más empo­bre­ci­do del mun­do, es don­de Eve Ens­ler y Día V han vol­ca­do la mayor par­te de sus esfuer­zos más recien­tes. Des­de 1996, cien­tos de miles de muje­res y niñas han sido vio­la­das en la región orien­tal de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, víc­ti­mas de lo que Día V lla­ma “femi­ni­ci­dio.” El mes pasa­do, rebel­des de Ruan­da y del Con­go toma­ron pobla­cio­nes de la región orien­tal del país y vio­la­ron en gru­po a casi dos­cien­tas muje­res y cin­co niños. Las vio­la­cio­nes múl­ti­ples tuvie­ron lugar entre el 30 de julio y el 3 de agos­to a pocos kiló­me­tros de una misión de paz de la ONU y fue­ron denun­cia­das recién lue­go de trans­cu­rri­das tres semanas.

Estas vio­la­cio­nes son bru­ta­les, dejan a las víc­ti­mas con heri­das pro­fun­das y fís­tu­las que requie­ren ciru­gía. Día V ha tra­ba­ja­do con­jun­ta­men­te con el Hos­pi­tal Pan­zi de Buka­vu, úni­ca ins­ti­tu­ción médi­ca de la región don­de las muje­res pue­den reci­bir tra­ta­mien­to médi­co ade­cua­do. Al lado de este hos­pi­tal, Día V está cons­tru­yen­do una zona segu­ra con­tro­la­da por muje­res lla­ma­da “La Ciu­dad de la Alegría”.

Eve afir­ma que fue­ron las pro­pias muje­res quie­nes desa­rro­lla­ron la pla­ni­fi­ca­ción de La Ciu­dad de La Ale­gría: “Pasa­mos meses y meses con muje­res del Con­go, hacien­do entre­vis­tas, hablan­do con ellas acer­ca de qué era lo que más que­rían, lo que más nece­si­ta­ban y todo el mun­do habla­ba de un lugar don­de poder sanar, entre­nar­se, con­ver­tir­se en líde­res, don­de tener el tiem­po y un res­pi­ro para recons­truir­se a ellas mis­mas y reorien­tar sus ener­gías hacia sus comu­ni­da­des.” Si todo sale bien con su pro­pio tra­ta­mien­to, Eve se les uni­rá en febre­ro para la aper­tu­ra de La Ciu­dad de la Alegría.

El tra­ba­jo de Dia V, según me dijo Eve, defi­ne lo que ella lla­ma “un tipo de V de tres vías entre Hai­tí, el Con­go y Nue­va Orleáns” y expli­ca ade­más: “Las per­so­nas hace­mos cosas de mane­ra incon­cien­te y somos lle­va­das a cier­tos luga­res incon­cien­te­men­te, es enton­ces cuan­do nos damos cuen­ta de que exis­ten todas estas inter­co­ne­xio­nes asom­bro­sas. Cuan­do esta­ba en Nue­va Orleáns y tra­ba­já­ba­mos en ‘V ele­va­do a la déci­ma poten­cia’ hablá­ba­mos acer­ca de dón­de íba­mos a poner en esce­na esa enor­me mues­tra y me dije­ron que tenía que ir a ver la Pla­za Con­go, un poco sor­pren­di­da les pre­gun­té si en ver­dad exis­tía un lugar lla­ma­do Pla­za Con­go en Nue­va Orleáns y de hecho la Pla­za Con­go era el lugar a dón­de los escla­vos acu­dían los fines de sema­na para recla­mar su heren­cia ori­gi­na­ria. La mayo­ría de los escla­vos que lle­ga­ron a Nue­va Orleáns pro­ve­nían del Con­go. Esto fue, y es, una asom­bro­sa cone­xión. Cla­ro que tam­bién esta­mos aho­ra tra­ba­jan­do en Hai­ti y vemos este tipo de V de tres vías entre Hai­tí, Con­go y Nue­va Orleáns. Fue enton­ces, una vez que había­mos hecho todo eso, que había­mos traí­do acti­vis­tas a Nue­va Orleáns el año pasa­do, al doc­tor Muk­we­ge del Hos­pi­tal Pan­za, a quien ren­di­mos home­na­je en ese gran even­to, y a Chris­ti­ne Schu­ler Des­chry­ver. Al estar al lado del doc­tor Muk­we­ge, que es uno de los gran­des médi­cos y líde­res del Con­go, y rea­li­zar la mar­cha des­de la Pla­za Con­go has­ta el esta­dio Super­do­mo jun­to a él, com­pren­dí de qué mane­ra el mun­do se encuen­tra tan pro­fun­da­men­te inter­co­nec­ta­do. Nues­tra his­to­ria va crean­do un futu­ro que, si no inves­ti­ga­mos la his­to­ria, hace que con­ti­nue­mos con el mis­mo tipo de opre­sión y colo­nia­lis­mo, de vio­la­ción y des­truc­ción que con­ti­núan hoy en el Con­go, en Hai­ti y en Nue­va Orleáns.”

Con un pañue­lo en la cabe­za tras haber per­di­do su cabe­llo duran­te los tra­ta­mien­tos con­tra el cán­cer, Eve Ens­ler está a días de comen­zar su cuar­to round de qui­mio­te­ra­pia. Le pre­gun­té cómo hace.

“Las muje­res del Con­go me sal­va­ron la vida. Todos los días me levan­to y pien­so para mis aden­tros: pue­do seguir. Si una mujer en el Con­go se levan­tó esta maña­na des­pués de que par­te de su inte­rior le fue extir­pa­do, ¿qué pro­ble­ma ten­go yo en reali­dad? Y pien­so en cómo bai­lan. Cada vez que voy al Con­go, bai­lan y can­tan y siguen ade­lan­te a pesar de haber sido olvi­da­das y aban­do­na­das por el mun­do. Y pien­so que ten­go que mejo­rar­me, que ten­go que vivir para ver el día en que las muje­res del Con­go sean libres, por­que si esas muje­res son libres, las muje­res de todo el mun­do sere­mos libres y segui­re­mos adelante.”

— — —

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.