¿Se van como héroes? – William Blum

“Se van como héroes. Quie­ro que vuel­van a casa con orgu­llo en sus cora­zo­nes,” dijo el coro­nel John Norris, jefe de una bri­ga­da del ejér­ci­to de EE.UU. en Iraq. (1)

Bas­ta para cubrir de lágri­mas el ros­tro de un esta­dou­ni­den­se, para hacer que se ato­re.

Bas­ta para hacer que olvi­de.

Pero no se debe­ría per­mi­tir que nin­gún esta­dou­ni­den­se olvi­de que la nación de Iraq, la socie­dad de Iraq, han sido des­trui­das, arrui­na­das: un Esta­do falli­do. Los esta­dou­ni­den­ses, des­de comien­zos de 1991, bom­bar­dea­ron duran­te 12 años, con una u otra excu­sa; lue­go inva­die­ron, ocu­pa­ron, derro­ca­ron al gobierno, mata­ron desen­fre­na­da­men­te, tor­tu­ra­ron… el pue­blo de ese país infe­liz lo ha per­di­do todo –sus casas, sus escue­las, su elec­tri­ci­dad, su agua pota­ble, su entorno, sus vecin­da­rios, sus mez­qui­tas, su arqueo­lo­gía, sus pues­tos de tra­ba­jo, sus carre­ras, sus pro­fe­sio­na­les, sus empre­sas esta­ta­les, su salud físi­ca, su salud men­tal, su aten­ción sani­ta­ria, su Esta­do de bien­es­tar, los dere­chos de sus muje­res, su tole­ran­cia reli­gio­sa, su segu­ri­dad, sus hijos, sus padres, su pasa­do, su pre­sen­te, su futu­ro, sus vidas… Más de la mitad de la pobla­ción muer­ta, heri­da, trau­ma­ti­za­da, encar­ce­la­da, des­pla­za­da en el inte­rior, o en el exi­lio extran­je­ro… El aire, el sue­lo, el agua, la san­gre y los genes con­ta­mi­na­dos con ura­nio empo­bre­ci­do… los más horren­dos defec­tos al nacer… bom­bas de raci­mo sin esta­llar espe­ran que los niños las reco­jan… un ejér­ci­to de jóve­nes islá­mi­cos fue­ron a Iraq a com­ba­tir a los inva­so­res esta­dou­ni­den­ses; aban­do­na­ron el país más mili­tan­tes, más endu­re­ci­dos por la gue­rra para repar­tir­se por todo Orien­te Pró­xi­mo, Euro­pa y Asia Cen­tral… un río de san­gre corre a lo lar­go del Éufra­tes y del Tigris… por un país que posi­ble­men­te jamás será recons­ti­tui­do.

“Es un refrán común entre ira­quíes can­sa­dos de la gue­rra que las cosas eran mejo­res antes de la inva­sión diri­gi­da por EE.UU. en 2003”, infor­mó el Washing­ton Post el 5 de mayo de 2007.

No impor­ta… que resue­nen los tam­bo­res… ¡Con la fren­te en alto, sol­da­do héroe esta­dou­ni­den­se! Y ni pien­ses en pedir dis­cul­pas. Iraq es obli­ga­do por EE.UU. a seguir pagan­do repa­ra­cio­nes por su pro­pia inva­sión de Kuwait en 1990. ¿Cuán­to paga­rán los héroes esta­dou­ni­den­ses al pue­blo de Iraq?

“Infe­liz el pue­blo que no tie­ne héroes…

No. Infe­liz el pue­blo que nece­si­ta héroes.”

– Ber­tolt Brecht, Vida de Gali­leo

“Lo que tene­mos que des­cu­brir en el cam­po social es el equi­va­len­te moral de la gue­rra; algo heroi­co que hable al cora­zón de los hom­bres de un modo tan uni­ver­sal como la gue­rra, y que no obs­tan­te sea tan com­pa­ti­ble con sus egos espi­ri­tua­les como la gue­rra ha pro­ba­do ser incom­pa­ti­ble.”

–William James, Las varie­da­des de la expe­rien­cia reli­gio­sa

Es posi­ble que la base para ese heroís­mo ya exis­ta… el 15 de febre­ro de 2003, un mes antes de la inva­sión esta­dou­ni­den­se de Iraq, tuvo lugar lo que es pro­ba­ble­men­te la mayor mani­fes­ta­ción de pro­tes­ta en la his­to­ria huma­na, entre seis y diez millo­nes de mani­fes­tan­tes salie­ron a las calles en unas 800 ciu­da­des en casi sesen­ta paí­ses en todo el glo­bo.

PanAm 103

El gobierno bri­tá­ni­co advir­tió recien­te­men­te a Libia con­tra la cele­bra­ción del pri­mer ani­ver­sa­rio de la libe­ra­ción por Esco­cia de Abdel Baset al-Megrahi, el libio es la úni­ca per­so­na con­de­na­da por el aten­ta­do de 1988 sobre Esco­cia con­tra el vue­lo 103 de PanAm que cos­tó la vida a 270 per­so­nas en su mayo­ría esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos. El Foreign Offi­ce [Minis­te­rio de Exte­rio­res bri­tá­ni­co] decla­ró: “En este ani­ver­sa­rio com­pren­de­mos la con­ti­nua angus­tia que la libe­ra­ción de al-Megrahi ha cau­sa­do a sus víc­ti­mas en el Rei­no Uni­do y en EE.UU. Fue con­de­na­do por el peor acto de terro­ris­mo en la his­to­ria bri­tá­ni­ca. Toda cele­bra­ción de la libe­ra­ción al-Megrahi sería de mal gus­to, ofen­si­va y pro­fun­da­men­te cruel hacia las fami­lias de las víc­ti­mas.”

John Bren­nan, el con­se­je­ro para con­tra­te­rro­ris­mo del pre­si­den­te Oba­ma, decla­ró que EE.UU. ha “expre­sa­do nues­tra fuer­te con­vic­ción” a fun­cio­na­rios esco­ce­ses de que Megrahi no debe­ría seguir en liber­tad. Bren­nan cri­ti­có lo que cali­fi­có de “deci­sión infor­tu­na­da e inapro­pia­da y erró­nea” que se haya per­mi­ti­do el retorno de Megrahi a Libia por moti­vos huma­ni­ta­rios el 20 de agos­to de 2009 por­que tenía cán­cer y no se espe­ra­ba que vivie­ra más de unos tres meses. La secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton emi­tió una decla­ra­ción dicien­do que EE.UU. “man­tie­ne su cate­gó­ri­co des­acuer­do” con la deci­sión de Esco­cia de libe­rar a Megrahi hace un año. “Como hemos expre­sa­do repe­ti­da­men­te a las auto­ri­da­des esco­ce­sas, man­te­ne­mos que Megrahi debe­ría cum­plir la tota­li­dad de su sen­ten­cia en pri­sión en Esco­cia” (2). El Sena­do de EE.UU. ha pedi­do una inves­ti­ga­ción y miem­bros de la fami­lia de las víc­ti­mas del aten­ta­do han exi­gi­do que los ante­ce­den­tes médi­cos de Megrahi se publi­quen. El hecho de que el libio no haya muer­to como habían afir­ma­do ha moles­ta­do a muchas per­so­nas.

¿Pero cuán­tos de nues­tros mara­vi­llo­sos diri­gen­tes están moles­tos por el hecho de que Abdel Baset al-Megrahi haya pasa­do ocho años en pri­sión a pesar del hecho de que no hubo, ni exis­te, evi­den­cia algu­na de que haya teni­do algo que ver con el aten­ta­do con­tra el vue­lo 103? El tri­bu­nal esco­cés que lo con­de­nó sabía que era ino­cen­te. Para com­pren­der­lo bas­ta con leer su “Opi­nión del Tri­bu­nal” de 2001, o mi aná­li­sis de ese docu­men­to [en inglés] en www​.killingho​pe​.org/​b​b​l​u​m​6​/​p​a​n​a​m​.​htm

En cuan­to a que el gobierno bri­tá­ni­co esté tan moles­to por la cele­bra­ción de la libe­ra­ción de Megrahi en Libia –con­si­de­ran­do que es muy pro­ba­ble que acuer­dos petro­le­ros del Rei­no Uni­do con Libia hayan juga­do un papel más impor­tan­te en su libe­ra­ción que su con­di­ción médi­ca– debe­ría­mos recor­dar que en julio de 1988 el Vin­cen­nes, un bar­co de la Arma­da de EE.UU. derri­bó en el Gol­fo Pér­si­co un avión de pasa­je­ros ira­ní, cobran­do las vidas de 290 per­so­nas, es decir más que las muer­tas en el vue­lo 103. Y mien­tras el pue­blo ira­ní llo­ra­ba la muer­te de sus seres que­ri­dos, EE.UU. cele­bra­ba, dis­tri­bu­yen­do meda­llas y galo­nes al capi­tán y a la tri­pu­la­ción del Vin­cen­nes (3). El derri­bo tuvo otra con­se­cuen­cia: Ins­pi­ró a Irán a ven­gar­se, lo que hizo en diciem­bre de ese año, finan­cian­do la ope­ra­ción para derri­bar el vue­lo PanAm 103 (rea­li­za­da por el Fren­te Popu­lar por la Libe­ra­ción de Pales­ti­na – Coman­do Gene­ral).

¿Por qué nos odian?

Las pasio­nes se exci­tan por todas par­tes por la pro­pues­ta de cons­truir un cen­tro cul­tu­ral islá­mi­co y una mez­qui­ta a dos man­za­nas de la Zona Cero del 11‑S en Nue­va York. Inclu­so gen­te que no es par­ti­cu­lar­men­te anti­mu­sul­ma­na pien­sa que sería de mal gus­to, ofen­si­va. Pero implí­ci­ta en toda la hos­ti­li­dad está la idea de que lo que suce­dió en ese acia­go día en 2001 fue un acto reli­gio­so, musul­ma­nes faná­ti­cos actuan­do como musul­ma­nes ata­can­do a infie­les. Sin embar­go –inclu­so si uno acep­ta la ver­sión ofi­cial del gobierno de 19 musul­ma­nes que secues­tra­ron cua­tro avio­nes comer­cia­les– sigue exis­tien­do la pre­gun­ta: ¿Por qué eli­gie­ron los obje­ti­vos que eli­gie­ron? Si que­rían matar a muchos infie­les esta­dou­ni­den­ses ¿por qué no diri­gie­ron los avio­nes con­tra las tri­bu­nas reple­tas de esta­dios de foot­ball o béis­bol en la región cen­tral de EE.UU. o el sur? Cier­ta­men­te mucho menos pro­te­gi­das que el Pen­tá­gono o el cen­tro finan­cie­ro del cen­tro de Manhat­tan. ¿Por qué eli­gie­ron sím­bo­los del poder mili­tar y del impe­ria­lis­mo de EE.UU.? Por­que no fue un acto reli­gio­so, fue un acto polí­ti­co. Fue una ven­gan­za por déca­das de abu­so polí­ti­co y mili­tar esta­dou­ni­den­se en Orien­te Pró­xi­mo (4). Es lo mis­mo en todo el mun­do. En el perío­do de los años cin­cuen­ta a los ochen­ta en Lati­noa­mé­ri­ca, como reac­ción a las con­ti­nuas polí­ti­cas odio­sas de Washing­ton, hubo innu­me­ra­bles actos de terro­ris­mo con­tra obje­ti­vos diplo­má­ti­cos y mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses así como con­tra ofi­ci­nas de cor­po­ra­cio­nes de EE.UU.; no tuvo nada que ver con la reli­gión.

De algu­na mane­ra, los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses tie­nen que apren­der que su país no está exi­mi­do de la his­to­ria, que sus accio­nes tie­nen con­se­cuen­cias.

Afga­nis­tán

Ante la nece­si­dad de defen­der la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se de Afga­nis­tán, muchos esta­dou­ni­den­ses han cita­do la seve­ra opre­sión de las muje­res en ese país deses­pe­ra­do y qui­sie­ran que se cre­ye­ra que EE.UU. es la últi­ma gran espe­ran­za para esas pobres muje­res. Sin embar­go, en los años ochen­ta EE.UU. jugó un papel indis­pen­sa­ble en el derro­ca­mien­to de un gobierno afgano secu­lar y rela­ti­va­men­te pro­gre­sis­ta, que se había esfor­za­do por otor­gar a las muje­res mucha más liber­tad que la que lle­ga­rán a tener algún día bajo el actual gobierno, más pro­ba­ble­men­te que la que nun­ca jamás lle­guen a obte­ner. Lo que sigue son algu­nos pasa­jes de un manual del ejér­ci­to de EE.UU. de 1986 sobre Afga­nis­tán que se refie­ren a las polí­ti­cas de ese gobierno res­pec­to a las muje­res: “pro­vi­sio­nes de liber­tad total en la elec­ción de la pare­ja de matri­mo­nio, y fija­ción de una edad míni­ma de matri­mo­nio de 16 para muje­res y 18 para hom­bres”; “abo­li­ción de los matri­mo­nios for­za­dos”; “sacar [a las muje­res] de la reclu­sión e ini­ciar pro­gra­mas socia­les”; “amplios pro­gra­mas de alfa­be­ti­za­ción, espe­cial­men­te para muje­res”; “colo­ca­ción de niñas y niños en la mis­ma sala de cla­ses”; “preo­cu­pa­ción por el cam­bio de los roles de géne­ro y ase­gu­rar a las muje­res un papel más acti­vo en la polí­ti­ca”. (5)

El derro­ca­mien­to de ese gobierno alla­nó el camino para la lle­ga­da al poder de un régi­men fun­da­men­ta­lis­ta islá­mi­co, segui­do por los horren­dos tali­ba­nes. ¿Y por qué deci­dió EE.UU., en su infi­ni­ta sabi­du­ría, hacer algo seme­jan­te? Sobre todo por­que el gobierno afgano esta­ba alia­do con la Unión Sovié­ti­ca y Washing­ton que­ría atraer a los rusos a un cena­gal mili­tar irre­me­dia­ble “Aho­ra tene­mos la opor­tu­ni­dad de dar a la Unión Sovié­ti­ca su Gue­rra de Viet­nam” dijo Zbig­niew Brze­zins­ki, con­se­je­ro nacio­nal de segu­ri­dad del pre­si­den­te Car­ter. (6)

Las muje­res de Afga­nis­tán nun­ca sabrán qué resul­ta­dos habría teni­do la cam­pa­ña para ele­var­las al esta­tus de seres huma­nos por par­te ente­ra, pero hay quie­nes argu­men­ta­rán que es sólo un peque­ño pre­cio a pagar por una mara­vi­llo­sa vic­to­ria en la Gue­rra Fría.

Cuba

¿Por qué se refie­ren ruti­na­ria­men­te los medios domi­nan­tes a Cuba como dic­ta­du­ra? ¿Por qué no es poco común que inclu­so gen­te de izquier­das haga lo mis­mo? Pien­so que muchos de estos últi­mos lo hacen por­que creen que si no lo hicie­ran corre­rían ries­go de no ser toma­dos en serio, en gran par­te un ves­ti­gio de la Gue­rra Fría cuan­do comu­nis­tas de todo el mun­do eran ridi­cu­li­za­dos por seguir la línea del par­ti­do de Mos­cú. ¿Pero qué hace o de qué care­ce Cuba para con­ver­tir­la en una dic­ta­du­ra? ¿Nin­gu­na “pren­sa libre”? Apar­te del tema de cuán libres son los medios occi­den­ta­les, si ése ha de ser el están­dar, ¿qué pasa­ría si Cuba anun­cia­ra que de aho­ra en ade­lan­te cual­quie­ra en el país podría ser pro­pie­ta­rio de cual­quier tipo de medio de infor­ma­ción? ¿Cuán­to tar­da­ría antes de el que dine­ro de la CIA –dine­ro secre­to e ili­mi­ta­do de la CIA finan­cian­do todo tipo de facha­das en Cuba– fue­ra due­ño o con­tro­la­ra la mayor par­te de los medios dig­nos de ser apro­pia­dos o con­tro­la­dos?

¿Lo que le fal­tan a Cuba son “elec­cio­nes libres”? Tie­ne regu­lar­men­te elec­cio­nes libres en los ámbi­tos muni­ci­pal, regio­nal y nacio­nal. El dine­ro no jue­ga vir­tual­men­te nin­gún papel en esas elec­cio­nes; tam­po­co la polí­ti­ca par­ti­da­ria, inclui­do el Par­ti­do Comu­nis­ta, ya que los can­di­da­tos se pre­sen­tan como indi­vi­duos (7). De nue­vo, ¿cuál es el están­dar según el cual hay que juz­gar las elec­cio­nes cuba­nas? La mayo­ría de los esta­dou­ni­den­ses, si pen­sa­ran en ello, podrían tener difi­cul­ta­des para lle­gar a ima­gi­nar lo que sería una elec­ción libre y demo­crá­ti­ca, sin gran­des con­cen­tra­cio­nes de dine­ro cor­po­ra­ti­vo, o cómo fun­cio­na­ría. ¿Logra­ría final­men­te Ralph Nader apa­re­cer en todas las pape­le­tas de vota­ción en los 50 Esta­dos, par­ti­ci­par en los deba­tes nacio­na­les en la tele­vi­sión, poder equi­pa­rar­se a los dos par­ti­dos mono­po­lis­tas en la publi­ci­dad en los medios? Si ése fue­ra el caso, creo que es pro­ba­ble que gana­ra; y es el moti­vo para que no sea el caso. O tal vez Cuba care­ce de nues­tro mara­vi­llo­so sis­te­ma de “cole­gio elec­to­ral”, en el cual el can­di­da­to pre­si­den­cial con más votos no es nece­sa­ria­men­te el ven­ce­dor. Si pen­sa­mos real­men­te que este sis­te­ma es un buen ejem­plo de demo­cra­cia, ¿por qué no lo uti­li­za­mos tam­bién para elec­cio­nes loca­les y esta­ta­les?

¿Es Cuba una dic­ta­du­ra por­que arres­ta a disi­den­tes? Miles de mani­fes­tan­tes con­tra la gue­rra y otros temas han sido arres­ta­dos en EE.UU. en los últi­mos años, como en cada perío­do en la his­to­ria de EE.UU. Y recor­dad: EE.UU. es para el gobierno cubano lo que al Qai­da es para Washing­ton, sólo mucho más pode­ro­so y más cer­cano. Des­de la revo­lu­ción cuba­na, EE.UU. y exi­lia­dos cuba­nos anti­cas­tris­tas en EE.UU. han infli­gi­do a Cuba más daño y más pér­di­da de vidas que lo que ocu­rrió en Nue­va York y Washing­ton el 11 de sep­tiem­bre de 2001. (Esto ha sido docu­men­ta­do por Cuba en un jui­cio de 1999 con­tra EE.UU, en el que deta­lla 181.100 millo­nes de dóla­res en com­pen­sa­ción para las víc­ti­mas: la muer­te de 3.478 cuba­nos y las heri­das o muti­la­cio­nes de otros 2.099. El jui­cio cubano ha esta­do en manos del Comi­té de Con­tra­te­rro­ris­mo de la ONU des­de 2001, un comi­té com­pues­to por todos los 15 miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad, que por cier­to inclu­yen a EE.UU., lo que pue­de expli­car la fal­ta de acción al res­pec­to.)

Los disi­den­tes cuba­nos han teni­do gene­ral­men­te cone­xio­nes muy cer­ca­nas, por cier­to ínti­mas, polí­ti­cas y finan­cie­ras, con agen­tes del gobierno de EE.UU. ¿Igno­ra­ría el gobierno de EE.UU. a un gru­po de esta­dou­ni­den­ses que reci­bie­ra fon­dos de al Qai­da y se dedi­ca­ra a repe­ti­das reunio­nes con miem­bros cono­ci­dos de esa orga­ni­za­ción? En los últi­mos años EE.UU. ha arres­ta­do a muchí­si­ma gen­te en EE.UU. y en el exte­rior sólo sobre la base de pre­sun­tos víncu­los con al Qai­da, con mucha menos evi­den­cia que la que Cuba ha teni­do sobre los víncu­los de sus disi­den­tes con EE.UU. Vir­tual­men­te todos los “pri­sio­ne­ros polí­ti­cos” de Cuba son seme­jan­tes disi­den­tes. Mien­tras otros podrán cali­fi­car de dic­ta­du­ra las polí­ti­cas de segu­ri­dad de Cuba, yo las lla­mo auto­de­fen­sa. (8)

La lis­ta de terro­ris­tas

De un modo tan casual como ruti­na­rio como el de cali­fi­car a Cuba de dic­ta­du­ra, los medios domi­nan­tes lo uti­li­zan en infor­ma­cio­nes de que “Hiz­bu­lá [o Hamás, o las FARC, etc.] es con­si­de­ra­do un gru­po terro­ris­ta por EE.UU.”, decla­ra­do con tan­ta natu­ra­li­dad como decir que Hiz­bu­lá se encuen­tra en el Líbano. La inclu­sión en la lis­ta limi­ta a una orga­ni­za­ción de diver­sas mane­ras, como su capa­ci­dad de reu­nir fon­dos y de via­jar inter­na­cio­nal­men­te. Y la inclu­sión es ape­nas más que una deci­sión polí­ti­ca hecha por el gobierno de EE.UU. Quién sea colo­ca­do o no en la lis­ta terro­ris­ta del Depar­ta­men­to de Esta­do tie­ne mucho que ver con la medi­da en que el gru­po apo­ye las polí­ti­cas de EE.UU. o de Israel. La lis­ta, por ejem­plo, nun­ca inclu­ye a nin­guno de los gru­pos o indi­vi­duos anti­cas­tris­tas en Flo­ri­da, aun­que esa gen­te ha rea­li­za­do lite­ral­men­te cien­tos de actos terro­ris­tas en las últi­mas déca­das, en Lati­noa­mé­ri­ca, en EE.UU. y en Euro­pa. Y mien­tras leéis esto, los dos hom­bres res­pon­sa­bles por hacer volar un avión comer­cial cubano en 1976, cobran­do 73 vidas, Orlan­do Bosch y Luis Posa­da, cami­nan libres bajo el sol de la Flo­ri­da. Ima­gi­nad que Osa­ma bin Laden cami­na­ra libre­men­te por las calles de una ciu­dad afga­na o paquis­ta­ní, par­ti­ci­pan­do en mani­fes­ta­cio­nes polí­ti­cas como lo hace Posa­da en Flo­ri­da. Vene­zue­la soli­ci­tó a EE.UU. que extra­di­ta­ra a Posa­da hace cin­co años y toda­vía espe­ra.

Bosch y Posa­da son sólo dos de cien­tos de terro­ris­tas lati­no­ame­ri­ca­nos que han reci­bi­do refu­gio en EE.UU. con el pasar de los años (9). Varios gobier­nos, demó­cra­tas y repu­bli­ca­nos, tam­bién han sumi­nis­tra­do un apo­yo cer­cano a terro­ris­tas en Koso­vo, Bos­nia, Irán, Iraq, Che­che­nia, Afga­nis­tán, Pakis­tán y otros sitios, inclui­dos los que tie­nen cone­xio­nes cono­ci­das con al Qai­da. Sin embar­go, en las gran­dio­sas ofi­ci­nas del Depar­ta­men­to de Esta­do hay hom­bres exper­tos que men­cio­nan a Cuba como “patro­ci­na­do­ra esta­tal de terro­ris­mo”, jun­to con Siria, Sudán e Irán (10). Es la lis­ta com­ple­ta.

Mien­tras tan­to, los cin­co cuba­nos envia­dos a Mia­mi para moni­to­rear a los terro­ris­tas anti­cas­tris­tas pasan su duo­dé­ci­mo año en pri­sio­nes de EE.UU. El gobierno cubano come­tió el error extre­ma­da­men­te impru­den­te de entre­gar al FBI la evi­den­cia sobre las acti­vi­da­des terro­ris­tas reu­ni­da por los cin­co cuba­nos. En lugar de arres­tar a los terro­ris­tas, el FBI arres­tó a los cin­co cuba­nos (sic).

Notas

1. Washing­ton Post, 19 de agos­to de 2010

2. Asso­cia­ted Press, 21 de agos­to de 2010

3. News­week, 13 de julio de 1992

4. Véa­se capí­tu­lo uno del libro de Blum Rogue Sta­te: A Gui­de to the Worl­d’s Only Super­po­wer

5. US Depart­ment of the Army, Afgha­nis­tan, A Country Study (1986), pp.121, 128, 130, 223, 232

6. Véa­se la ano­ta­ción sobre Brze­zins­ki en Wiki­pe­dia

7. Véa­se Anti-Empi­re Report del 25 de sep­tiem­bre de 2006, Ter­cer ítem, para más infor­ma­ción sobre el pro­ce­so elec­to­ral cubano.

8. Para una dis­cu­sión deta­lla­do de los pre­sun­tos pri­sio­ne­ros polí­ti­cos de Cuba véa­se el artícu­lo “Cuba and the Num­ber of «Poli­ti­cal Pri­so­ners« “, Huf­fing­ton Post, 24 de agos­to de 2010

9. Rogue Sta­te, capí­tu­lo 9

10. Véa­se Sta­te Depart­ment: www​.sta​te​.gov/​s​/​c​t​/​c​1​4​1​5​1​.​htm

11. The Exa­mi­ner (Washing­ton, DC), 20 de agos­to de 2010

William Blum es autor de:

* Killing Hope: US Mili­tary and CIA Inter­ven­tions Sin­ce World War 2

* Rogue Sta­te: A Gui­de to the Worl­d’s Only Super­po­wer

* West-Bloc Dis­si­dent: A Cold War Memoir

* Freeing the World to Death: Essays on the Ame­ri­can Empi­re

Fuen­te: http://​www​.infor​ma​tion​clea​ringhou​se​.info/​a​r​t​i​c​l​e​2​6​2​8​0​.​htm

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *