[Fotos] Los pasos de cada jue­ves en la puer­ta del Sol con­tra la impu­ni­dad de los crí­me­nes del fran­quis­mo – Soli­da­ri­dad Obre­ra

Des­de hace muchas sema­nas, cada jue­ves de ocho a nue­ve de la tar­de, fami­lia­res y sim­pa­ti­zan­tes de las víc­ti­mas del fran­quis­mo se con­cen­tran en la Puer­ta del Sol, a la mane­ra de la pro­tes­ta sema­nal de las madres de Mayo argen­ti­nas. Una acción que ape­nas tie­ne visi­bi­li­dad mediá­ti­ca, pues aho­ra no hay gar­zo­nes ni lor­cas con que lle­nar noti­cias. Y pese a esa invi­si­bi­li­dad, cien­tos de per­so­nas se suman cada jue­ves.

Estas son imá­ge­nes del pasa­do jue­ves 19 de agos­to toma­das en la puer­ta del Sol y en la pla­za de San­ta Ana. TODOS los Jue­ves de 20.00 a 21.00 h. MANI­FES­TA­CIóN en la Puer­ta del Sol con­tra los ase­si­na­tos fran­quis­tas.‏

Des­de fue­ra pue­de dar la impre­sión de que la lucha con­tra la impu­ni­dad fun­cio­na a tiro­nes, al rit­mo de las gran­des noti­cias: la mal lla­ma­da Ley de la Memo­ria, la actua­ción de Gar­zón y su pos­te­rior pro­ce­sa­mien­to, la bús­que­da de Lor­ca, la denun­cia en Argen­ti­na, el deba­te sobre la Ley de Amnis­tía, el levan­ta­mien­to de fosas comu­nes… Sin embar­go, eso es sólo visi­bi­li­dad mediá­ti­ca, momen­tos en que se encien­de un gran foco, que a veces ilu­mi­na pero tam­bién pue­de des­lum­brar, como un fogo­na­zo que te impi­de ver bien lo que está pasan­do, y lue­go te deja de repen­te a oscu­ras.

El res­to del tiem­po con­ti­núan los esfuer­zos para ente­rrar dig­na­men­te, home­na­jear y hacer jus­ti­cia a los repre­sa­lia­dos de la dic­ta­du­ra, pero con otra luz, una ilu­mi­na­ción pro­pia, más cons­tan­te que esos gran­des focos, más cáli­da, que no des­lum­bra y sí ilu­mi­na, lle­van­do luz a las muchas zonas de som­bra de la dic­ta­du­ra, pero tam­bién de la demo­cra­cia.

Si alguien creía que el paso del tiem­po, con la muer­te de los últi­mos super­vi­vien­tes y la dis­tan­cia his­tó­ri­ca de los hechos, aca­ba­ría fun­dien­do esa luz, o deján­do­la en una lla­ma tes­ti­mo­nial que ni que­ma ni alum­bra, ha ocu­rri­do lo con­tra­rio: cada vez se unen más ciu­da­da­nos –y más jóvenes‑, y cuan­to más tiem­po pasa y más lejos que­dan la gue­rra y la dic­ta­du­ra, más moti­vos hay para exi­gir ver­dad, jus­ti­cia y repa­ra­ción, pues más lar­ga es la afren­ta.

¡Ni un cri­men fas­cis­ta impu­ne, acu­de!

Extraí­do de: www​.soli​da​ri​da​do​bre​ra​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *