[Fotos] Los pasos de cada jue­ves en la puer­ta del Sol con­tra la impu­ni­dad de los crí­me­nes del fran­quis­mo – Soli­da­ri­dad Obrera

Des­de hace muchas sema­nas, cada jue­ves de ocho a nue­ve de la tar­de, fami­lia­res y sim­pa­ti­zan­tes de las víc­ti­mas del fran­quis­mo se con­cen­tran en la Puer­ta del Sol, a la mane­ra de la pro­tes­ta sema­nal de las madres de Mayo argen­ti­nas. Una acción que ape­nas tie­ne visi­bi­li­dad mediá­ti­ca, pues aho­ra no hay gar­zo­nes ni lor­cas con que lle­nar noti­cias. Y pese a esa invi­si­bi­li­dad, cien­tos de per­so­nas se suman cada jueves.

Estas son imá­ge­nes del pasa­do jue­ves 19 de agos­to toma­das en la puer­ta del Sol y en la pla­za de San­ta Ana. TODOS los Jue­ves de 20.00 a 21.00 h. MANI­FES­TA­CIóN en la Puer­ta del Sol con­tra los ase­si­na­tos franquistas.‏ 

Des­de fue­ra pue­de dar la impre­sión de que la lucha con­tra la impu­ni­dad fun­cio­na a tiro­nes, al rit­mo de las gran­des noti­cias: la mal lla­ma­da Ley de la Memo­ria, la actua­ción de Gar­zón y su pos­te­rior pro­ce­sa­mien­to, la bús­que­da de Lor­ca, la denun­cia en Argen­ti­na, el deba­te sobre la Ley de Amnis­tía, el levan­ta­mien­to de fosas comu­nes… Sin embar­go, eso es sólo visi­bi­li­dad mediá­ti­ca, momen­tos en que se encien­de un gran foco, que a veces ilu­mi­na pero tam­bién pue­de des­lum­brar, como un fogo­na­zo que te impi­de ver bien lo que está pasan­do, y lue­go te deja de repen­te a oscuras.

El res­to del tiem­po con­ti­núan los esfuer­zos para ente­rrar dig­na­men­te, home­na­jear y hacer jus­ti­cia a los repre­sa­lia­dos de la dic­ta­du­ra, pero con otra luz, una ilu­mi­na­ción pro­pia, más cons­tan­te que esos gran­des focos, más cáli­da, que no des­lum­bra y sí ilu­mi­na, lle­van­do luz a las muchas zonas de som­bra de la dic­ta­du­ra, pero tam­bién de la democracia.

Si alguien creía que el paso del tiem­po, con la muer­te de los últi­mos super­vi­vien­tes y la dis­tan­cia his­tó­ri­ca de los hechos, aca­ba­ría fun­dien­do esa luz, o deján­do­la en una lla­ma tes­ti­mo­nial que ni que­ma ni alum­bra, ha ocu­rri­do lo con­tra­rio: cada vez se unen más ciu­da­da­nos –y más jóvenes‑, y cuan­to más tiem­po pasa y más lejos que­dan la gue­rra y la dic­ta­du­ra, más moti­vos hay para exi­gir ver­dad, jus­ti­cia y repa­ra­ción, pues más lar­ga es la afrenta.

¡Ni un cri­men fas­cis­ta impu­ne, acude!

Extraí­do de: www​.soli​da​ri​da​do​bre​ra​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.