La fami­lia Bush tenía nego­cios en Cuba – La Hai­ne

Max Les­nik 

La obse­sión de la fami­lia Bush con Cuba y su empe­ci­na­mien­to por hacer­le difí­cil la vida a los cuba­nos obli­ga a una pre­gun­ta: ¿Hay algún secre­to o “agu­je­ro negro” en las rela­cio­nes de los Bush con esa isla del Cari­be?

En reali­dad no hay en eso nin­gún gato ence­rra­do, por­que el esque­le­to escon­di­do salió del cló­set hace tiem­po cuan­do se hizo una inves­ti­ga­ción y recuen­to de la vin­cu­la­ción del ape­lli­do Bush con Cuba rea­li­za­do por Mar­ce­lo Pérez Suá­rez, doc­tor en Cien­cias Polí­ti­cas, del Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Cuba.

De un tra­ba­jo suyo toma­mos estos reve­la­do­res datos:

Geor­ge Her­bert Wal­ker, bisa­bue­lo materno de Geor­ge W. Bush, inte­gran­te de la adi­ne­ra­da fami­lia lide­ra­da por Pres­cott Bush, se colo­ca como direc­tor de sie­te com­pa­ñías que ope­ra­ron en Cuba des­de 1920. Se dedi­ca­ban al azú­car, la des­ti­la­ción de ron y al ferro­ca­rril, que ser­vía de infra­es­truc­tu­ra. Estas fue­ron The Cuba Com­pany, The Cuban Rail­road, Cuban Domi­ni­can Sugar, Baraho­na Sugar, Cuba Dis­ti­lling, Sugar Esta­tes of Orien­te y Atlan­tic Fruit and Sugar.Todas ellas se unie­ron en 1942 en la West Indies Sugar Com­pany, nacio­na­li­za­da en 1960 por el gobierno revo­lu­cio­na­rio cubano.

En 1953, falle­ce Geor­ge H. Wal­ker, pero su hijo de igual nom­bre (Jr.) y tío de Geor­ge Bush, fue quien asu­mió las rien­das de las men­cio­na­das sie­te com­pa­ñías. Para­le­la­men­te, ese pro­pio año, Geor­ge Bush (padre W. Bush) incur­sio­na en el nego­cio del petró­leo y fun­da la com­pa­ñía petro­le­ra Zapa­ta Oil en Hous­ton, Texas, crean­do la Zapa­ta Offsho­re como sub­si­dia­ria.

Ya en 1958, Zapa­ta Offsho­re fir­mó un con­tra­to para explo­tar yaci­mien­tos petro­le­ros a 40 millas de Cuba y al nor­te de Isa­be­la de Sagua, en la pro­vin­cia de Las Villas. Un nego­cio trun­ca­do tam­bién con el triun­fo de la Revo­lu­ción en 1959.

No obs­tan­te, eli­mi­na­da la posi­bi­li­dad de con­ti­nuar los nego­cios e inver­sio­nes en Cuba, Geor­ge Bush ‑padre- con­ti­nuó sien­do Pre­si­den­te de Zapa­ta Offsho­re has­ta 1966.

La pis­ta segui­da a Zapa­ta Offsho­re y su due­ño Geor­ge Bush, ha resul­ta­do un mis­te­rio por la vin­cu­la­ción de ambos a la CIA, demos­tra­do en docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos por los pro­pios ser­vi­cios secre­tos nor­te­ame­ri­ca­nos. Tam­bién por­que los récords de Zapa­ta fue­ron des­trui­dos. Una bue­na par­te des­pués de 1960, lo cual se aso­ció a pro­te­ger a Geor­ge Bush, cuan­do empe­za­ba su carre­ra polí­ti­ca y des­apa­re­cie­ron com­ple­ta­men­te entre 1981 y 1983, cuan­do se ini­ció como vice­pre­si­den­te de EE.UU. Moti­vos habían.

Lo cier­to es que por la vía de la West Indies Sugar y Zapa­ta es muy pro­ba­ble que la fami­lia Bush, ade­más de ser afec­ta­das sus nego­cios e inver­sio­nes en Cuba, haya man­te­ni­do algún “dere­cho” de recla­ma­ción a par­tir de las nacio­na­li­za­cio­nes hechas por la Revo­lu­ción. Recor­da­re­mos que muchas com­pa­ñías se han con­ti­nua­do tras­pa­san­do estos “dere­chos” has­ta la actua­li­dad, aspi­ran­do a recu­pe­rar las pro­pie­da­des o una alta com­pen­sa­ción, bajo la com­pli­ci­dad de las leyes y el gobierno nor­te­ame­ri­cano.

Flet­cher Prouty, ex ofi­cial de la CIA, con­fir­mó en su libro publi­ca­do en 1973, El Team Secre­to, que dos de los bar­cos uti­li­za­dos en el des­em­bar­co por Girón ‑el Bár­ba­ra J y el Hous­ton- fue­ron renom­bra­dos y pin­ta­dos por el agen­te Bush en la base naval de Eli­za­beth City, de Caro­li­na del Nor­te, antes de ser envia­dos a Cuba, y que su com­pa­ñía Zapa­ta Offsho­re fue uti­li­za­da como facha­da.

En resu­men que en las rela­cio­nes entre la fami­lia Bush y Cuba no hay nin­gún “agu­je­ro negro”. Todo está más cla­ro que el agua ni hay nada ocul­to que inves­ti­gar.

Cam­bios en Cuba /​Bole­tín Entorno

Fuen­te: La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *