Reso­lu­ción 1929 con­tra Irán: Des­en­tra­ñan­do un ulti­má­tum – Elson Con­cep­ción Pérez

Fue el 9 de junio del año 2010 el día esco­gi­do por el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU para apro­bar la Reso­lu­ción 1929 con­tra Irán, deci­sión que pue­de dar al tras­te, inclu­so, con el futu­ro de los habi­tan­tes del pla­ne­ta.

Des­de ese momen­to, una nue­va ron­da de san­cio­nes apa­re­ce en for­ma de ulti­má­tum a un Esta­do sobe­rano que no lo debe admi­tir.

Por eso creo que la inten­ción de Esta­dos Uni­dos, cuyo gobierno la aus­pi­ció e impu­so, era esa, la de que Irán no cum­plie­ra y enton­ces jus­ti­fi­car la gue­rra, has­ta con un posi­ble ata­que nuclear con­tra la nación per­sa.

Aho­ra bien, cuá­les son los prin­ci­pa­les con­te­ni­dos de esa Reso­lu­ción.

El Con­se­jo de Segu­ri­dad par­te del supues­to ‑sin com­pro­ba­ción algu­na- de que a pesar de las ante­rio­res san­cio­nes, Irán ha segui­do enri­que­cien­do ura­nio y eva­dien­do los con­tro­les y el blo­queo en lo rela­ti­vo a la expor­ta­ción de armas y a la impor­ta­ción de equi­pos y mate­ria­les rela­cio­na­dos con la tec­no­lo­gía nuclear.

Algo pare­ci­do, pero sin que se con­sul­ta­ra al Con­se­jo de Segu­ri­dad enton­ces, fue la jus­ti­fi­ca­ción para la gue­rra con­tra Iraq. Recor­de­mos las famo­sas armas nuclea­res que según Bush tenía Sad­dam Hus­sein, y que nun­ca apa­re­cie­ron por­que nun­ca exis­tie­ron. Así se pro­du­jo la inva­sión y ocu­pa­ción de aque­lla nación ára­be.

ULTIMÁTUM DE 90 DÍAS

En el caso de la Reso­lu­ción con­tra Irán, en su artícu­lo 36 se “soli­ci­ta que, en un pla­zo de 90 días, el Direc­tor Gene­ral de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (OIEA) pre­sen­te a su Jun­ta de Gober­na­do­res y, para­le­la­men­te, al Con­se­jo de Segu­ri­dad, para su examen, un infor­me en que se indi­que si el Irán ha lle­va­do a cabo la sus­pen­sión com­ple­ta y sos­te­ni­da de todas las acti­vi­da­des men­cio­na­das en la reso­lu­ción 1737 (2006), y si está apli­can­do todas las medi­das exi­gi­das por la Jun­ta de Gober­na­do­res del OIEA y cum­plien­do las demás dis­po­si­cio­nes de las reso­lu­cio­nes 1737 (2006), 1747 (2007), 1803 (2008) y de la pre­sen­te reso­lu­ción”.

Esto quie­re decir que Irán sus­pen­de­ría toda su acti­vi­dad nuclear, no podría fabri­car ura­nio, no abri­ría nue­vas plan­tas, ni nada que ‑según el OIEA y por supues­to Washing­ton- deter­mi­nen que hue­la a pro­gra­ma nuclear.

En el artícu­lo 37 del pro­pio docu­men­to se afir­ma que el orga­nis­mo de la ONU “exa­mi­na­rá las accio­nes del Irán a la luz del infor­me men­cio­na­do en el párra­fo 36, que debe­rá pre­sen­tar­se en un pla­zo de 90 días”.

Para la no apli­ca­ción de lo apro­ba­do, debe com­pro­bar­se que “Irán sus­pen­da todas las acti­vi­da­des rela­cio­na­das con el enri­que­ci­mien­to y el repro­ce­sa­mien­to, inclui­das las de inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, y mien­tras dure la sus­pen­sión, que veri­fi­ca­rá el OIEA, para per­mi­tir la cele­bra­ción de nego­cia­cio­nes de bue­na fe a fin de lle­gar a un resul­ta­do pron­to y mutua­men­te acep­ta­ble”, entre otros aspec­tos.

Y en ese mis­mo artícu­lo, inci­so C, se seña­la que “en caso de que en el infor­me se indi­que que el Irán no ha cum­pli­do lo dis­pues­to en las reso­lu­cio­nes 1737 (2006),1747 (2007), 1803 (2008) y en la pre­sen­te reso­lu­ción, adop­ta­rá, con arre­glo al Artícu­lo 41 del Capí­tu­lo VII de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, otras medi­das apro­pia­das para per­sua­dir al Irán de que cum­pla lo dis­pues­to en dichas reso­lu­cio­nes y los requi­si­tos del OIEA, y sub­ra­ya que debe­rán adop­tar­se otras deci­sio­nes si es nece­sa­rio tomar tales medi­das adi­cio­na­les”.

En mi opi­nión, esto se tra­du­ce en que “deja­rían de apli­car­se las san­cio­nes con­tra Irán”, cuan­do el país per­sa se pon­ga de rodi­llas y renun­cie a todo su pro­gra­ma de desa­rro­llo, y ade­más se desar­me.

Otro ele­men­to muy sen­si­ble que apa­re­ce en la Reso­lu­ción 1929 se rela­cio­na con la plan­ta nuclear de Qom, ya que se exi­ge al Gobierno de Tehe­rán “que sus­pen­da inme­dia­ta­men­te sus acti­vi­da­des y pro­por­cio­nar acla­ra­cio­nes sobre la fina­li­dad de la plan­ta y la cro­no­lo­gía de su dise­ño y cons­truc­ción, y se exhor­ta al Irán a con­fir­mar, tal como ha soli­ci­ta­do el OIEA, que no ha deci­di­do cons­truir nin­gu­na otra ins­ta­la­ción nuclear que no haya sido aún decla­ra­da al OIEA ni auto­ri­zar su cons­truc­ción”.

En for­ma de ame­na­za el tex­to en cues­tión seña­la que “se deben hacer efec­ti­vas las deci­sio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad adop­tan­do las medi­das ade­cua­das para per­sua­dir al Irán de que cum­pla lo dis­pues­to”.

Y reafir­ma que, “con­for­me a las obli­ga­cio­nes, Irán debe sus­pen­der todas las acti­vi­da­des de repro­ce­sa­mien­to o rela­cio­na­das con el agua pesa­da o el enri­que­ci­mien­to, y no debe­rá empe­zar a cons­truir nue­vas ins­ta­la­cio­nes…”

Y para cor­tar cual­quier víncu­lo de la nación per­sa

con el exte­rior, en cuan­to al tema nuclear, la Reso­lu­ción deci­de que “Irán no debe­rá adqui­rir intere­ses en acti­vi­da­des comer­cia­les de otro Esta­do que com­por­ten la extrac­ción de ura­nio o la pro­duc­ción o uso de los mate­ria­les y tec­no­lo­gías nuclea­res, en par­ti­cu­lar acti­vi­da­des de enri­que­ci­mien­to de ura­nio y repro­ce­sa­mien­to y todas las acti­vi­da­des o tec­no­lo­gías rela­cio­na­das con el agua pesa­da para fabri­car misi­les balís­ti­cos capa­ces de trans­por­tar armas nuclea­res”.

INSPECCIÓN DE BARCOS Y AVIONES

Una de las medi­das más peli­gro­sas de las adop­ta­das por el Con­se­jo de Segu­ri­dad en la Reso­lu­ción 1929 es la que “exhor­ta a todos los Esta­dos a que, de con­for­mi­dad con sus auto­ri­da­des nacio­na­les y su legis­la­ción y con arre­glo al dere­cho inter­na­cio­nal, en par­ti­cu­lar el dere­cho del mar y los acuer­dos per­ti­nen­tes sobre la avia­ción civil inter­na­cio­nal, ins­pec­cio­nen en su terri­to­rio, inclui­dos los puer­tos o aero­puer­tos, toda la car­ga pro­ce­den­te del Irán o con direc­ción al Irán si el Esta­do en cues­tión tie­ne infor­ma­ción que ofrez­ca moti­vos fun­da­dos para dudar sobre la car­ga en cues­tión”.

Ade­más de la ins­pec­ción en puer­tos y aero­puer­tos de ter­ce­ros paí­ses, en el inci­so 15 se dice que “los Esta­dos, de con­for­mi­dad con el dere­cho inter­na­cio­nal, en par­ti­cu­lar con el dere­cho del mar, pue­den soli­ci­tar ins­pec­cio­nes de naves en alta mar con el con­sen­ti­mien­to del Esta­do del pabe­llón, y exhor­ta a todos los Esta­dos a coope­rar en esas ins­pec­cio­nes si tie­nen infor­ma­ción que ofrez­ca moti­vos razo­na­bles para creer que la car­ga de esas naves con­tie­ne artícu­los cuyo sumi­nis­tro, ven­ta, trans­fe­ren­cia o expor­ta­ción se prohí­ba”.

Quie­re decir que se ins­pec­cio­na­rán bar­cos ira­níes en aguas inter­na­cio­na­les, con el con­sen­ti­mien­to del país cuya ban­de­ra iden­ti­fi­que el navío.

Sobre esa mis­ma base, se “deci­de auto­ri­zar a todos los Esta­dos a que con­fis­quen y liqui­den los artícu­los des­cu­bier­tos en las ins­pec­cio­nes rea­li­za­das”.

Estos y otros ele­men­tos con­te­ni­dos en la Reso­lu­ción 1929 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, son más que sufi­cien­tes para tener a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal con la incer­ti­dum­bre de lo que pue­da pasar a par­tir del 7 de sep­tiem­bre, fecha en que se cum­plen los 90 días de su apro­ba­ción y cuan­do el OIEA rin­da infor­me sobre si a su cri­te­rio Irán ha cum­pli­do o no con el ulti­má­tum que se le ha impues­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *