Reso­lu­ción 1929 con­tra Irán: Des­en­tra­ñan­do un ulti­má­tum – Elson Con­cep­ción Pérez

Fue el 9 de junio del año 2010 el día esco­gi­do por el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU para apro­bar la Reso­lu­ción 1929 con­tra Irán, deci­sión que pue­de dar al tras­te, inclu­so, con el futu­ro de los habi­tan­tes del planeta.

Des­de ese momen­to, una nue­va ron­da de san­cio­nes apa­re­ce en for­ma de ulti­má­tum a un Esta­do sobe­rano que no lo debe admitir.

Por eso creo que la inten­ción de Esta­dos Uni­dos, cuyo gobierno la aus­pi­ció e impu­so, era esa, la de que Irán no cum­plie­ra y enton­ces jus­ti­fi­car la gue­rra, has­ta con un posi­ble ata­que nuclear con­tra la nación persa.

Aho­ra bien, cuá­les son los prin­ci­pa­les con­te­ni­dos de esa Resolución.

El Con­se­jo de Segu­ri­dad par­te del supues­to ‑sin com­pro­ba­ción algu­na- de que a pesar de las ante­rio­res san­cio­nes, Irán ha segui­do enri­que­cien­do ura­nio y eva­dien­do los con­tro­les y el blo­queo en lo rela­ti­vo a la expor­ta­ción de armas y a la impor­ta­ción de equi­pos y mate­ria­les rela­cio­na­dos con la tec­no­lo­gía nuclear.

Algo pare­ci­do, pero sin que se con­sul­ta­ra al Con­se­jo de Segu­ri­dad enton­ces, fue la jus­ti­fi­ca­ción para la gue­rra con­tra Iraq. Recor­de­mos las famo­sas armas nuclea­res que según Bush tenía Sad­dam Hus­sein, y que nun­ca apa­re­cie­ron por­que nun­ca exis­tie­ron. Así se pro­du­jo la inva­sión y ocu­pa­ción de aque­lla nación árabe.

ULTIMÁTUM DE 90 DÍAS

En el caso de la Reso­lu­ción con­tra Irán, en su artícu­lo 36 se “soli­ci­ta que, en un pla­zo de 90 días, el Direc­tor Gene­ral de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (OIEA) pre­sen­te a su Jun­ta de Gober­na­do­res y, para­le­la­men­te, al Con­se­jo de Segu­ri­dad, para su examen, un infor­me en que se indi­que si el Irán ha lle­va­do a cabo la sus­pen­sión com­ple­ta y sos­te­ni­da de todas las acti­vi­da­des men­cio­na­das en la reso­lu­ción 1737 (2006), y si está apli­can­do todas las medi­das exi­gi­das por la Jun­ta de Gober­na­do­res del OIEA y cum­plien­do las demás dis­po­si­cio­nes de las reso­lu­cio­nes 1737 (2006), 1747 (2007), 1803 (2008) y de la pre­sen­te resolución”.

Esto quie­re decir que Irán sus­pen­de­ría toda su acti­vi­dad nuclear, no podría fabri­car ura­nio, no abri­ría nue­vas plan­tas, ni nada que ‑según el OIEA y por supues­to Washing­ton- deter­mi­nen que hue­la a pro­gra­ma nuclear.

En el artícu­lo 37 del pro­pio docu­men­to se afir­ma que el orga­nis­mo de la ONU “exa­mi­na­rá las accio­nes del Irán a la luz del infor­me men­cio­na­do en el párra­fo 36, que debe­rá pre­sen­tar­se en un pla­zo de 90 días”.

Para la no apli­ca­ción de lo apro­ba­do, debe com­pro­bar­se que “Irán sus­pen­da todas las acti­vi­da­des rela­cio­na­das con el enri­que­ci­mien­to y el repro­ce­sa­mien­to, inclui­das las de inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, y mien­tras dure la sus­pen­sión, que veri­fi­ca­rá el OIEA, para per­mi­tir la cele­bra­ción de nego­cia­cio­nes de bue­na fe a fin de lle­gar a un resul­ta­do pron­to y mutua­men­te acep­ta­ble”, entre otros aspectos.

Y en ese mis­mo artícu­lo, inci­so C, se seña­la que “en caso de que en el infor­me se indi­que que el Irán no ha cum­pli­do lo dis­pues­to en las reso­lu­cio­nes 1737 (2006),1747 (2007), 1803 (2008) y en la pre­sen­te reso­lu­ción, adop­ta­rá, con arre­glo al Artícu­lo 41 del Capí­tu­lo VII de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, otras medi­das apro­pia­das para per­sua­dir al Irán de que cum­pla lo dis­pues­to en dichas reso­lu­cio­nes y los requi­si­tos del OIEA, y sub­ra­ya que debe­rán adop­tar­se otras deci­sio­nes si es nece­sa­rio tomar tales medi­das adicionales”.

En mi opi­nión, esto se tra­du­ce en que “deja­rían de apli­car­se las san­cio­nes con­tra Irán”, cuan­do el país per­sa se pon­ga de rodi­llas y renun­cie a todo su pro­gra­ma de desa­rro­llo, y ade­más se desarme.

Otro ele­men­to muy sen­si­ble que apa­re­ce en la Reso­lu­ción 1929 se rela­cio­na con la plan­ta nuclear de Qom, ya que se exi­ge al Gobierno de Tehe­rán “que sus­pen­da inme­dia­ta­men­te sus acti­vi­da­des y pro­por­cio­nar acla­ra­cio­nes sobre la fina­li­dad de la plan­ta y la cro­no­lo­gía de su dise­ño y cons­truc­ción, y se exhor­ta al Irán a con­fir­mar, tal como ha soli­ci­ta­do el OIEA, que no ha deci­di­do cons­truir nin­gu­na otra ins­ta­la­ción nuclear que no haya sido aún decla­ra­da al OIEA ni auto­ri­zar su construcción”.

En for­ma de ame­na­za el tex­to en cues­tión seña­la que “se deben hacer efec­ti­vas las deci­sio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad adop­tan­do las medi­das ade­cua­das para per­sua­dir al Irán de que cum­pla lo dispuesto”.

Y reafir­ma que, “con­for­me a las obli­ga­cio­nes, Irán debe sus­pen­der todas las acti­vi­da­des de repro­ce­sa­mien­to o rela­cio­na­das con el agua pesa­da o el enri­que­ci­mien­to, y no debe­rá empe­zar a cons­truir nue­vas instalaciones…”

Y para cor­tar cual­quier víncu­lo de la nación persa

con el exte­rior, en cuan­to al tema nuclear, la Reso­lu­ción deci­de que “Irán no debe­rá adqui­rir intere­ses en acti­vi­da­des comer­cia­les de otro Esta­do que com­por­ten la extrac­ción de ura­nio o la pro­duc­ción o uso de los mate­ria­les y tec­no­lo­gías nuclea­res, en par­ti­cu­lar acti­vi­da­des de enri­que­ci­mien­to de ura­nio y repro­ce­sa­mien­to y todas las acti­vi­da­des o tec­no­lo­gías rela­cio­na­das con el agua pesa­da para fabri­car misi­les balís­ti­cos capa­ces de trans­por­tar armas nucleares”.

INSPECCIÓN DE BARCOS Y AVIONES

Una de las medi­das más peli­gro­sas de las adop­ta­das por el Con­se­jo de Segu­ri­dad en la Reso­lu­ción 1929 es la que “exhor­ta a todos los Esta­dos a que, de con­for­mi­dad con sus auto­ri­da­des nacio­na­les y su legis­la­ción y con arre­glo al dere­cho inter­na­cio­nal, en par­ti­cu­lar el dere­cho del mar y los acuer­dos per­ti­nen­tes sobre la avia­ción civil inter­na­cio­nal, ins­pec­cio­nen en su terri­to­rio, inclui­dos los puer­tos o aero­puer­tos, toda la car­ga pro­ce­den­te del Irán o con direc­ción al Irán si el Esta­do en cues­tión tie­ne infor­ma­ción que ofrez­ca moti­vos fun­da­dos para dudar sobre la car­ga en cuestión”.

Ade­más de la ins­pec­ción en puer­tos y aero­puer­tos de ter­ce­ros paí­ses, en el inci­so 15 se dice que “los Esta­dos, de con­for­mi­dad con el dere­cho inter­na­cio­nal, en par­ti­cu­lar con el dere­cho del mar, pue­den soli­ci­tar ins­pec­cio­nes de naves en alta mar con el con­sen­ti­mien­to del Esta­do del pabe­llón, y exhor­ta a todos los Esta­dos a coope­rar en esas ins­pec­cio­nes si tie­nen infor­ma­ción que ofrez­ca moti­vos razo­na­bles para creer que la car­ga de esas naves con­tie­ne artícu­los cuyo sumi­nis­tro, ven­ta, trans­fe­ren­cia o expor­ta­ción se prohíba”.

Quie­re decir que se ins­pec­cio­na­rán bar­cos ira­níes en aguas inter­na­cio­na­les, con el con­sen­ti­mien­to del país cuya ban­de­ra iden­ti­fi­que el navío.

Sobre esa mis­ma base, se “deci­de auto­ri­zar a todos los Esta­dos a que con­fis­quen y liqui­den los artícu­los des­cu­bier­tos en las ins­pec­cio­nes realizadas”.

Estos y otros ele­men­tos con­te­ni­dos en la Reso­lu­ción 1929 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, son más que sufi­cien­tes para tener a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal con la incer­ti­dum­bre de lo que pue­da pasar a par­tir del 7 de sep­tiem­bre, fecha en que se cum­plen los 90 días de su apro­ba­ción y cuan­do el OIEA rin­da infor­me sobre si a su cri­te­rio Irán ha cum­pli­do o no con el ulti­má­tum que se le ha impuesto.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.