La bio­gra­fía ocul­ta de los Oba­ma: una fami­lia al ser­vi­cio de la CIA – Red Voltaire

JPEG - 9.2 KB
De 1983 a 1984, Barack Oba­ma tra­ba­jó como ana­lis­ta finan­cie­ro en una socie­dad lla­ma­da Busi­ness Inter­na­tio­nal Cor­po­ra­tion, una empre­sa cono­ci­da como sien­do una tapa­de­ra de la CIA.

Way­ne Mad­sen*

Busi­ness Inter­na­tio­nal Cor­po­ra­tion, la empre­sa tapa­de­ra de la CIA en la que tra­ba­ja­ba el futu­ro pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, orga­ni­za­ba con­fe­ren­cias en las que reu­nía a los más pode­ro­sos diri­gen­tes y uti­li­za­ba a perio­dis­tas como agen­tes en el extranjero.

El tra­ba­jo que el pro­pio Barack Oba­ma reali­zó en esa empre­sa a par­tir de 1983 coin­ci­de con las misio­nes de espio­na­je por cuen­ta de la CIA que su madre, Stan­ley Ann Dunham, había rea­li­za­do duran­te los años 1960, des­pués del gol­pe de Esta­do en Indo­ne­sia, como tra­ba­jo para otras ins­ti­tu­cio­nes que tam­bién ser­vían de pan­ta­lla a la CIA, como la East-West Cen­ter de la uni­ver­si­dad de Hawai, la Agen­cia de Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (Uni­ted Sta­tes Agency for Inter­na­tio­nal Deve­lop­ment, USAID) [1] y la Fun­da­ción Ford [2].

Fue duran­te su tra­ba­jo en el East-West Cen­ter, en 1965, que la madre de Oba­ma cono­ció a Lolo Soe­to­ro, el padras­tro de Oba­ma, y se casó con él.
Soe­to­ro fue envia­do nue­va­men­te a Indo­ne­sia en 1965 como ofi­cial de alto ran­go encar­ga­do de ser­vir de con­se­je­ro al gene­ral Suhar­to y a la CIA en el san­grien­to derro­ca­mien­to del pre­si­den­te Sukarno [3]

El padre de Barack Oba­ma había cono­ci­do a la madre, en 1959, en un cur­so de idio­ma ruso orga­ni­za­do en la uni­ver­si­dad de Hawai. Barack Oba­ma padre figu­ra­ba entre los selec­cio­na­dos para par­ti­ci­par en un inter­cam­bio entre [la región] Este de Áfri­ca y Esta­dos Uni­dos, inter­cam­bio que debía incor­po­rar 280 estu­dian­tes afri­ca­nos a dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias estadounidenses.

Según un des­pa­cho de la agen­cia Reuters fecha­do en Lon­dres el 12 de sep­tiem­bre de 1960, aque­lla ope­ra­ción con­ta­ba sim­ple­men­te con una «ayu­da» pro­ve­nien­te úni­ca­men­te de la Fun­da­ción Joseph P. Kennedy.
Su obje­ti­vo era entre­nar y adoc­tri­nar a futu­ros agen­tes que debían ejer­cer su influen­cia en Áfri­ca, con­ti­nen­te que por aquel enton­ces esta­ba con­vir­tién­do­se en un terreno de con­fron­ta­ción entre Esta­dos Uni­dos, la Unión Sovié­ti­ca y Chi­na, poten­cias que tra­ta­ban de ganar­se a los regí­me­nes de los paí­ses afri­ca­nos que aca­ba­ban de alcan­zar la inde­pen­den­cia o que esta­ban a pun­to de lograrla.

Duran­te la selec­ción de los estu­dian­tes que serían envia­dos a Esta­dos Uni­dos, Masin­da Muli­ro, vice­pre­si­den­te de la Unión Demo­crá­ti­ca Afri­ca­na de Kenia (Ken­yan Afri­can Demo­cra­tic Union, KADU), había denun­cia­do las pre­fe­ren­cias tri­ba­les a favor de la etnia kiku­yu, mayo­ri­ta­ria, y de la mino­ri­ta­ria etnia luo.
Aquel favo­ri­tis­mo pri­vi­le­gia­ba a los sim­pa­ti­zan­tes de la Unión Nacio­nal Afri­ca­na de Kenia (Ken­yan Afri­can Natio­nal Union, KANU), cuyo líder, Tom Mbo­ya, tenía un pasa­do como nacio­na­lis­ta y sin­di­ca­lis­ta. Fue Mbo­ya quien deci­dió el envío de Barack Oba­ma padre a la uni­ver­si­dad de Hawai como estu­dian­te. Oba­ma padre, ya casa­do en Kenia, don­de era padre de un hijo y esta­ba en espe­ra de otro, se casó con Stan­ley Ann Dunham en la isla de Maui el 2 de febre­ro de 1961. Dunham ya tenía 3 meses de emba­ra­zo de Barack Oba­ma en el momen­to de su unión con Oba­ma padre, quien se con­vir­tió en el pri­mer estu­dian­te afri­cano incor­po­ra­do a una uni­ver­si­dad estadounidense.

Tam­bién según la agen­cia Reuters, Muli­ro decla­ró que que­ría enviar a Esta­dos Uni­dos una dele­ga­ción para inves­ti­gar a los estu­dian­tes kenia­nos que habían reci­bi­do «rega­los» pro­ve­nien­tes de esta­dou­ni­den­ses y «garan­ti­zar que los rega­los que se hicie­ran a los estu­dian­tes en el futu­ro [fue­sen] admi­nis­tra­dos por per­so­nas sin­ce­ra­men­te preo­cu­pa­das por el desa­rro­llo de Kenia».

JPEG - 26.7 KB
La CIA habría reclu­ta­do a Tom Mbo­ya en el mar­co de un pro­gra­ma de «libe­ra­ción selec­ti­va», gene­ro­sa­men­te finan­cia­do y cuyo resul­ta­do era la de ais­lar al pre­si­den­te Ken­yat­ta, el fun­da­dor de la repú­bli­ca de Kenia, cata­lo­ga­do por la agen­cia de espio­na­je esta­dou­ni­den­se, es decir la CIA, como sien­do una per­so­na «de no con­fian­za».

Mbo­ya reci­bió en aque­lla épo­ca una sub­ven­ción ascen­dien­te a 100 000 dóla­res pro­ve­nien­te de la Fun­da­ción Joseph P. Ken­nedy, en el mar­co del pro­gra­ma de invi­ta­ción de estu­dian­tes afri­ca­nos, des­pués de haber recha­za­do una pro­pues­ta simi­lar de par­te del Depar­ta­men­to de Esta­do. Resul­ta evi­den­te que a Mbo­ya le inquie­ta­ban las sos­pe­chas que la entre­ga de una ayu­da ofi­cial esta­dou­ni­den­se podía pro­vo­car entre los polí­ti­cos kenia­nos pro­co­mu­nis­tas, quie­nes ya sos­pe­cha­ban que Mbo­ya esta­ba vin­cu­la­do a la CIA.
Así que el finan­cia­mien­to del pro­gra­ma se garan­ti­zó a tra­vés de la Fun­da­ción Joseph P. Ken­nedy y de la Fun­da­ción de Estu­dian­tes Afroamericanos.
El padre de Oba­ma no estu­vo en el pri­mer gru­po envia­do a Esta­dos Uni­dos por vía aérea, sino en uno de los siguien­tes. Aquel pro­gra­ma de ayu­da a los estu­dian­tes afri­ca­nos, orga­ni­za­do por Mbo­ya en 1959, incluía estu­dian­tes de Kenia, Ugan­da, Tan­gany­ka, Zan­zí­bar, Rho­de­sia del Sur y del Nor­te (hoy Zam­bia y Zin­ba­bue) y de Nya­sa­land (hoy Malawi).

La agen­cia de noti­cias Reuters repor­ta ade­más que Muli­ro denun­cia­ba por enton­ces que el favo­ri­tis­mo exis­ten­te en la selec­ción de los bene­fi­cia­rios de la ayu­da esta­dou­ni­den­se «moles­ta­ba y amar­ga­ba a los demás estu­dian­tes afri­ca­nos». Muli­ro seña­la­ba que «se daba pre­fe­ren­cia a las tri­bus mayo­ri­ta­rias [los kiku­yus y los luos] y que muchos de los estu­dian­tes selec­cio­na­dos por Esta­dos Uni­dos no habían logra­do pasar los exá­me­nes de admi­sión mien­tras que otros estu­dian­tes no selec­cio­na­dos tenían mejo­res refe­ren­cias».

JPEG - 70.7 KB
Envia­do direc­ta­men­te a Hawai por la CIA, Barack Oba­ma padre (lle­van­do el lei hawaiano, es decir la típi­ca coro­na de flo­res tra­di­cio­na­les que ador­na el cue­llo) apa­re­ce en la foto jun­to a Stan­ley Dunham (a la izquier­da de Oba­ma padre), y el abue­lo materno del pre­si­den­te Barack Oba­ma.

El padre de Oba­ma era ami­go de Mbo­ya y per­te­ne­cía a la etnia luo. Al ser ase­si­na­do Mbo­ya, en 1969, Oba­ma padre com­pa­re­ció como tes­ti­go en el jui­cio con­tra el pre­sun­to ase­sino. Inclu­so afir­mó haber sido él mis­mo obje­to de un inten­to de ase­si­na­to en ple­na calle des­pués de su tes­ti­mo­nio ante el tribunal.

El padre de Oba­ma par­tió de Hawai en 1962 para estu­diar en Har­vard y se divor­ció de Dunham en 1964. Se casó nue­va­men­te con una estu­dian­te de Har­vard, Ruth Nie­den­sand, una esta­dou­ni­den­se judía, y vol­vió con ella a Kenia, don­de tuvie­ron dos hijos. Aque­lla unión tam­bién ter­mi­nó en divor­cio. Oba­ma padre tra­ba­jó en el minis­te­rio de Finan­zas y en el minis­te­rio de Trans­por­tes de Kenia, así como en una com­pa­ñía petro­le­ra. Murió en un acci­den­te auto­mo­vi­lís­ti­co, en 1982, y los prin­ci­pa­les polí­ti­cos de Kenia asis­tie­ron a sus fune­ra­les, entre ellos Robert Ouko, quien se con­ver­ti­ría pos­te­rior­men­te en minis­tro de Trans­por­tes y sería ase­si­na­do en 1990.

Los docu­men­tos de la CIA indi­can que Mbo­ya era un impor­tan­te agen­te de influen­cia que tra­ba­ja­ba por cuen­ta de la CIA, no sólo en Kenia sino en todo el con­ti­nen­te afri­cano. Según un infor­me sema­nal secre­to de la CIA (CIA Current Inte­lli­gen­ce Weekly Sum­mary), fecha­do el 19 de noviem­bre de 1959, Mbo­ya tenía la misión de vigi­lar a los extre­mis­tas duran­te la segun­da Con­fe­ren­cia Pan­afri­ca­na de Túnez (All-Afri­ca People’s Con­fe­ren­ce, AAPC).

El docu­men­to de la CIA repor­ta que «serias fric­cio­nes [se habían] desa­rro­lla­do entre el pri­mer minis­tro de Gha­na, Kwa­me Nkru­mah, y el nacio­na­lis­ta keniano Tom Mbo­ya quien [había] par­ti­ci­pa­do acti­va­men­te en diciem­bre [de 1958] en la vigi­lan­cia sobre los extre­mis­tas duran­te la pri­me­ra Con­fe­ren­cia Pan­afri­ca­na en Accra». La expre­sión «par­ti­ci­pa­do acti­va­men­te» pare­ce indi­car que Mbo­ya coope­ra­ba con la CIA, cuyo infor­me fue redac­ta­do por sus agen­tes des­ta­ca­dos en Accra y Túnez. Fue duran­te aquel perío­do de «cola­bo­ra­ción» con la CIA en Accra y en Túnez que Mbo­ya asig­nó una beca de estu­dios al padre de Barack Oba­ma y le ofre­ció la posi­bi­li­dad de salir del país y de estu­diar en la uni­ver­si­dad de Hawai, don­de encon­tra­ría a la futu­ra madre del actual pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos y se casa­ría con ella.

En un infor­me sema­nal secre­to de la CIA ante­rior, con fecha del 3 de abril de 1958, apa­re­cen la siguien­tes fra­se: «[Mbo­ya] sigue sien­do uno de los diri­gen­tes afri­ca­nos más pro­me­te­do­res». En otro infor­me sema­nal secre­to, fecha­do el 18 de diciem­bre de 1958, la CIA cali­fi­ca al nacio­na­lis­ta keniano MBo­ya de «joven voce­ro capaz y diná­mi­co» duran­te su par­ti­ci­pa­ción en los deba­tes de la Con­fe­ren­cia Pan­afri­ca­na y lo des­cri­be como un opo­si­tor ante «extre­mis­tas» como Nkru­mah, quien con­ta­ba con el apo­yo de «los repre­sen­tan­tes chino-sovié­ti­cos».

En un docu­men­to des­cla­si­fi­ca­do de la CIA sobre la Con­fe­ren­cia Pan­afri­ca­na de 1961, el con­ser­va­du­ris­mo de Mbo­ya, al igual que el del tune­cino Taleb Sliam, se defi­ne cla­ra­men­te como con­tra­pe­so ante la polí­ti­ca de izquier­da del clan Nkru­mah. Los pro­co­mu­nis­tas habían sido elec­tos a la cabe­za del comi­té orga­ni­za­dor de la Con­fe­ren­cia Pan­afri­ca­na duran­te la con­fe­ren­cia del Cai­ro, en 1961, a la que asis­tió Mboya.

En el infor­me de la CIA apa­re­cen los nom­bres de varios de aque­llos diri­gen­tes, como el sene­ga­lés Abdou­la­ye Dia­llo, secre­ta­rio gene­ral de la Con­fe­ren­cia Pan­afri­ca­na; el arge­lino Ahmed Bour­mend­jel; el ango­le­ño Mario de Andra­de; Ntau Mokhe­le de Basu­to­land (anti­guo Lesotho); el came­ru­nés Kin­gue Abel; Antoi­ne Kiwe­wa, del Con­go bel­ga (la actual Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go); el gha­nés Kojo Botsio; el gui­neano Ismail Tou­ré, T. O. Doso­mu John­son, de Libe­ria; el malien­se Modi­bo Dia­llo; el marro­quí Mah­joub Ben Sed­dik, el nige­rino Dji­bo Baka­ri; el nige­riano Tun­ji Oteg­be­ya; Kan­ya­ma Chju­me, de Nyas­sa­land; el soma­lí Ali Abdu­llahi; el suda­fri­cano Tenny­son Maki­wa­ne y Moha­med Fouad Galal, de los Emi­ra­tos Ára­bes Unidos.

Los úni­cos par­ti­ci­pan­tes que reci­bie­ron la apro­ba­ción de la CIA fue­ron Mbo­ya (quien, según todo indi­ca, era un cola­bo­ra­dor de la CIA); Joshua Nko­mo, de Rho­de­sia del Sur; B. Munan­ka, de Tan­gany­ka; el tune­cino Abdel Magid Sha­ker y el ugan­dés John Kakongé.

Final­men­te se pro­du­ce la des­ti­tu­ción de Nkru­mah, des­pués de un gol­pe de Esta­do orques­ta­do por la CIA mien­tras que el líder rea­li­za­ba una visi­ta a Chi­na y Viet­nam del Nor­te. Aque­lla ope­ra­ción se pro­du­ce un año des­pués de la que reali­zó la CIA con­tra el pre­si­den­te Sukarno, otro gol­pe de Esta­do en el que par­ti­ci­pó la fami­lia de Oba­ma por par­te de madre.
Cier­tos ele­men­tos hacen pen­sar que el ase­si­na­to de Mbo­ya, en 1969, fue orga­ni­za­do por agen­tes chi­nos que actua­ban por cuen­ta de las fac­cio­nes guber­na­men­ta­les que el pre­si­den­te keniano, Jomo Ken­yat­ta, había pues­to a car­go de la lucha con­tra Mbo­ya y, por con­si­guien­te, de la eli­mi­na­ción de un polí­ti­co afri­cano proes­ta­dou­ni­den­se de pri­me­ra línea. Todas las emba­ja­das de Nai­ro­bi pusie­ron sus ban­de­ras a media asta como home­na­je a Mbo­ya, con excep­ción de la emba­ja­da de la Repú­bli­ca Popu­lar China.

JPEG - 26.8 KB
Jomo Ken­yat­ta, pri­mer pre­si­den­te de Kenia.

La influen­cia que Mbo­ya ejer­ció sobre el régi­men de Ken­yat­ta se pro­lo­ga­rá duran­te mucho tiem­po des­pués de su muer­te, aún en vida del padre de Barack Oba­ma. En 1975 se pro­du­ce el ase­si­na­to de Josiah Kariu­ki, socia­lis­ta miem­bro del par­ti­do KANU (par­ti­do a cuya crea­ción había con­tri­bui­do jun­to con Mbo­ya y con el padre de Barack Oba­ma. Des­pués de aquel ase­si­na­to, Ken­yat­ta expul­sa del gobierno a tres minis­tros rebel­des que «esta­ban per­so­nal­men­te vin­cu­la­dos a Kariu­ki o a Mbo­ya». Dicha infor­ma­ción se cla­si­fi­có pri­me­ra­men­te como secre­ta (nivel de cla­si­fi­ca­ción Umbra) y apa­re­ce en varias notas de ser­vi­cio de la CIA en el Medio Orien­te, en Áfri­ca y Sudá­fri­ca. Fue divul­ga­da pos­te­rior­men­te a tra­vés de la red COMINT, el 24 de junio de 1975. La infor­ma­ción de inte­li­gen­cia que figu­ra en ese infor­me, como lo demues­tra su nivel de con­fi­den­cia­li­dad, pro­vie­ne de escu­chas efec­tua­das por el minis­te­rio del Inte­rior de Kenia. Nadie fue acu­sa­do nun­ca por el ase­si­na­to de Kariuki.

Las escu­chas a las que fue­ron some­ti­das per­so­nas vin­cu­la­das a Mbo­ya y Kariu­ki prue­ban que la NSA y la CIA man­tu­vie­ron bajo vigi­lan­cia al padre de Barack Oba­ma, quien –como ciu­da­dano extran­je­ro en Esta­dos Uni­dos– podía ser some­ti­do oca­sio­nal­men­te a escu­chas de mane­ra legal, escu­chas de las que se encar­gan la NSA [la Natio­nal Secu­rity Agency esta­dou­ni­den­se] y el Govern­ment Com­mu­ni­ca­tions Head­quar­ters (GCHQ, ser­vi­cio de espio­na­je elec­tró­ni­co del gobierno británico).

(Con­ti­nua­rá…)

 Way­ne Madsen
Ex-fun­cio­na­rio de la Natio­nal Secu­rity Agency (NSA), se con­vir­tió en perio­dis­ta inves­ti­ga­dor espe­cia­li­za­do en el espio­na­je elec­tró­ni­co, pos­te­rior­men­te en el espio­na­je en gene­ral. Fue jefe de sec­ción en la revis­ta fran­ce­sa Inte­lli­gen­ce Onli­ne has­ta que esta fue com­pra­da por el dia­rio fran­cés Le Mon­de. Actual­men­te él mis­mo publi­ca la Way­ne Mad­sen Report e inter­vie­ne regu­lar­men­te en la tele­vi­sión rusa inter­na­cio­nal Rus­sia Today emi­tien­do en inglés. Ha escri­to varios libros: The Hand­book of Per­so­nal Data Pro­tec­tion (Lon­don: Mac­mi­llan, 1992); Geno­ci­de and Covert Ope­ra­tions in Afri­ca 1993 – 1999 (Edwin Mellen Press, 1999); Jaded Tasks: Big Oil, Black Ops & Brass Pla­tes and Overth­row a Fas­cist Regi­me on $15 a Day y co-autor de America’s Night­ma­re: The Pre­si­dency of Geor­ge Bush II (Dan­de­lion, 2003).

Pre­mio Nóbel de la Paz 2009, entre bastidores.

por Thierry Meys­san*

JPEG - 22 KB
Made­lei­ne Albright et Thorb­jorn Jagland, duran­te una reunion en la sede de la OTAN. 

«Esta maña­na, al escu­char las noti­cias, mi hija entró y me dijo: ‘Papá, eres Pre­mio Nóbel de la Paz’.» [1] Esta fue la con­mo­ve­do­ra his­to­ria que el pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos con­tó a los perio­dis­tas como tes­ti­mo­nio de que nun­ca deseó esa dis­tin­ción y de que era el pri­mer sor­pren­di­do. Sin tra­tar de inda­gar más sobre el tema, los perio­dis­tas publi­ca­ron titu­la­res sobre la «humil­dad» del hom­bre más pode­ro­so del mun­do. A decir ver­dad, no se sabe qué resul­ta más sor­pren­den­te: la atri­bu­ción de tan pres­ti­gio­sa dis­tin­ción a Barack Oba­ma o la gro­tes­ca far­sa que la acom­pa­ña, o qui­zás el méto­do uti­li­za­do para corrom­per al jura­do y des­viar ese pre­mio de su voca­ción inicial.

En pri­mer lugar, hay que recor­dar que, según el regla­men­to del Comi­té Nóbel, las can­di­da­tu­ras son pre­sen­ta­das por ins­ti­tu­cio­nes (par­la­men­tos nacio­na­les y aca­de­mias polí­ti­cas) y per­so­na­li­da­des cali­fi­ca­das para ello, prin­ci­pal­men­te magis­tra­dos y gana­do­res de ese mis­mo pre­mio. Teó­ri­ca­men­te, es posi­ble que se pre­sen­tar una can­di­da­tu­ra sin que el can­di­da­to lo sepa. Sin embar­go, cuan­do el jura­do toma la deci­sión se pone direc­ta­men­te en con­tac­to con el intere­sa­do para comu­ni­car­le la noti­cia una hora antes de la con­fe­ren­cia de prensa.
Sería esta la pri­me­ra vez en la his­to­ria que el Comi­té Nóbel vio­la esa regla de cor­te­sía. Según su voce­ro, lo que pasó es que el Comi­té Nóbel no se atre­vió a des­per­tar al pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos en medio de la noche. Pare­ce que no sabía que en la Casa Blan­ca hay con­se­je­ros que se tur­nan para reci­bir las lla­ma­das urgen­tes y des­per­tar al pre­si­den­te de ser necesario.

La con­mo­ve­do­ra his­to­ria de la niñi­ta que le anun­cia a su papá que le han dado el pre­mio Nóbel no bas­ta para disi­par la inco­mo­di­dad que pro­vo­ca esa deci­sión. Por volun­tad de Alfred Nóbel, el pre­mio debe recom­pen­sar a «la per­so­na­li­dad que [en el trans­cur­so del año ante­rior] haya rea­li­za­do la mayor o la mejor con­tri­bu­ción al acer­ca­mien­to entre los pue­blos, a la supre­sión o a la reduc­ción de los ejér­ci­tos per­ma­nen­tes, a la reu­nión y a la pro­pa­ga­ción de los pro­gre­sos por la paz». Lo que el fun­da­dor del pre­mio tenía en men­te era apo­yar la acción mili­tan­te, no sim­ple­men­te con­ce­der un cer­ti­fi­ca­do de bue­nas inten­cio­nes a un jefe de Estado.

Cier­tos lau­rea­dos piso­tea­ron el dere­cho inter­na­cio­nal des­pués de reci­bir el pre­mio, así que el Comi­té Nóbel deci­dió hace cua­tro años dejar de recom­pen­sar un acto en par­ti­cu­lar y con­ce­der el pre­mio úni­ca­men­te a las per­so­na­li­da­des que hayan dedi­ca­do su vida a la paz. Así que, al pare­cer, Barack Oba­ma ha sido el mili­tan­te por la paz más meri­to­rio del año 2008 y no ha come­ti­do nin­gu­na vio­la­ción impor­tan­te del dere­cho inter­na­cio­nal en lo que va del año 2009.

¿Qué pien­san de eso los hon­du­re­ños que actual­men­te viven bajo la bota de una dic­ta­du­ra mili­tar? ¿O los pakis­ta­níes cuyo país se ha con­ver­ti­do en el nue­vo blan­co del Impe­rio? Sin entrar a men­cio­nar a las per­so­nas que siguen dete­ni­das en la base esta­dou­ni­den­se de Guan­tá­na­mo y en Bagram, ni a los afga­nos y los ira­quíes que enfren­tan la ocu­pa­ción extranjera.

Vaya­mos al pun­to cen­tral del tema, a lo que los exper­tos en «rela­cio­nes públi­cas» de la Casa Blan­ca y los medios de la pren­sa anglo­sa­jo­na quie­ren escon­der al públi­co: los sór­di­dos lazos entre Barack Oba­ma y el Comi­té Nóbel.

En 2006, el Euro­pean Com­mand (o sea, el coman­do regio­nal de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses cuya auto­ri­dad cubría enton­ces toda Euro­pa y la mayor par­te de Áfri­ca) soli­ci­ta al sena­dor de ori­gen ken­yano Barack Oba­ma que par­ti­ci­pe en una ope­ra­ción secre­ta que reúne los esfuer­zos com­bi­na­dos de varias agen­cias (la CIA, la NED, la USAID y la NSA). Se tra­ta­ba de uti­li­zar su con­di­ción de par­la­men­ta­rio para que rea­li­za­ra un reco­rri­do por Áfri­ca, lo que le per­mi­ti­ría al mis­mo tiem­po defen­der los intere­ses de los gru­pos far­ma­céu­ti­cos (ante las pro­duc­cio­nes no paten­ta­das) y recha­zar la influen­cia chi­na en Ken­ya y Sudán [2]. En este tra­ba­jo abor­da­re­mos sola­men­te el epi­so­dio kenyano.

La des­es­ta­bi­li­za­ción de Kenya

Barack Oba­ma y su fami­lia lle­gan a Nai­ro­bi en com­pa­ñía de un agre­ga­do de pren­sa (Robert Gibbs) y de un con­se­je­ro polí­ti­co-mili­tar (Mark Lip­pert), a bor­do de un avión espe­cial fle­ta­do por el Con­gre­so. Detrás de aquel avión lle­ga otro, fle­ta­do por el US Army, a bor­do del cual via­ja un equi­po de exper­tos en gue­rra sico­ló­gi­ca bajo las órde­nes del gene­ral, supues­ta­men­te reti­ra­do, J. Scott Gra­tion. Ken­ya se encuen­tra enton­ces en pleno ascen­so eco­nó­mi­co. Des­de el prin­ci­pio de la pre­si­den­cia de Mwai Kiba­ki, el cre­ci­mien­to ha pasa­do del 3,9 al 7,1% del PIB y la pobre­za ha retro­ce­di­do de un 56 a un 46%. Tan excep­cio­na­les resul­ta­dos han sido posi­bles gra­cias a la reduc­ción de los lazos eco­nó­mi­cos post­co­lo­nia­les con los anglo­sa­jo­nes y a su reem­pla­zo por acuer­dos comer­cia­les más jus­tos con Chi­na. Para poner fin al mila­gro ken­yano, Washing­ton y Lon­dres han deci­di­do derro­car al pre­si­den­te Kiba­ki e impo­ner a un opor­tu­nis­ta obe­dien­te, Rai­la Odin­ga [3]. Para ello, la Natio­nal Endo­we­ment for Demo­cracy ha pro­pi­cia­do la crea­ción de una nue­va for­ma­ción polí­ti­ca, el Movi­mien­to Naran­ja, y está pre­pa­ran­do una «revo­lu­ción colo­rea­da» en oca­sión de las pró­xi­mas elec­cio­nes legis­la­ti­vas de diciem­bre de 2007.

JPEG - 16.7 KB
El sena­dor Barack Oba­ma hace cam­pa­ña a favor de su «pri­mo» Rai­la Odinga. 

A su lle­ga­da, el sena­dor Oba­ma es reci­bi­do como un hijo de Ken­ya y los medios dan a su visi­ta la más amplia cober­tu­ra. El sena­dor esta­dou­ni­den­se no vaci­la en inmis­cuir­se en la vida polí­ti­ca local y par­ti­ci­pa en los míti­nes polí­ti­cos de Rai­la Odin­ga. Abo­ga por una «revo­lu­ción demo­crá­ti­ca», mien­tras que su «acom­pa­ñan­te», el gene­ral Gra­tion, entre­ga a Odin­ga 1 millón de dóla­res en efec­ti­vo. Estas inter­ven­cio­nes des­es­ta­bi­li­zan el país y Nai­ro­bi pro­tes­ta ofi­cial­men­te ante Washing­ton. Al tér­mino de la gira y antes de regre­sar a Esta­dos Uni­dos, Oba­ma y el gene­ral Gra­tion rin­den su infor­me en Stut­gart, ante el gene­ral James Jones (a la sazón jefe del Euro­pean Com­mand y coman­dan­te supre­mo de la OTAN).

Con­ti­nuan­do la mis­ma ope­ra­ción, Made­lei­ne Albright via­ja a Nai­ro­bi, en cali­dad de pre­si­den­ta del NDI (la rama de la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy [4] espe­cia­li­za­da en las rela­cio­nes con los par­ti­dos de izquier­da), don­de super­vi­sa la orga­ni­za­ción del Movi­mien­to Naran­ja. Más tar­de, John McCain tam­bién via­ja a Ken­ya, como pre­si­den­te del IRI (la rama de la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy espe­cia­li­za­da en las rela­cio­nes con los par­ti­dos de dere­cha), para com­ple­tar la coa­li­ción de opo­si­ción con peque­ñas for­ma­cio­nes de dere­cha [5].

Duran­te las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de diciem­bre de 2007, un son­deo finan­cia­do por la USAID anun­cia la vic­to­ria de Odin­ga. El día de la vota­ción, John McCain decla­ra que el pre­si­den­te Kiba­ki ha “arre­gla­do” el escru­ti­nio a favor de su pro­pio par­ti­do y que la vic­to­ria es en reali­dad de la opo­si­ción que lide­rea Odin­ga. La NSA, en con­tu­ber­nio con ope­ra­do­res loca­les de tele­fo­nía, envía SMS anó­ni­mos a la pobla­ción. En las zonas pobla­das por los luos (la etnia a la que per­te­ne­ce Odin­ga), los SMS difun­den el siguien­te men­sa­je: «Que­ri­dos ken­ya­nos: los kiku­yus han roba­do el por­ve­nir de nues­tros hijos… Tene­mos que dar­les el úni­co tra­ta­mien­to que ellos entien­den… la violencia».

Mien­tras tan­to, en las zonas pobla­das por los kiku­yus, la redac­ción es la siguien­te: «No se derra­ma­rá la san­gre de nin­gún kiku­yu ino­cen­te. Los masa­cra­re­mos has­ta en el cora­zón de la capi­tal. Por la Jus­ti­cia, hagan una lis­ta de los luos que conoz­can. Hare­mos lle­gar a uste­des los núme­ros de telé­fono a los que se debe enviar esa infor­ma­ción». En pocos días, un apa­ci­ble país se ve sumi­do en la vio­len­cia étni­ca. Los moti­nes dejan más de 1 000 muer­tos y 3 000 des­pla­za­dos. Se pier­de medio millón de empleos. Regre­sa Made­lei­ne Albright. Pro­po­ne ser­vir de media­do­ra entre el pre­si­den­te Kiba­ki y la opo­si­ción que está tra­tan­do de derrocarlo.

Hábil­men­te, Albright se apar­ta y pone bajo la luz de los pro­yec­to­res al Oslo Cen­ter for Pea­ce and Human Rights. El nue­vo pre­si­den­te de esta res­pe­ta­da ONG es el ex pri­mer minis­tro de Norue­ga, Thorb­jorn Jagland. Rom­pien­do con la tra­di­cio­nal impar­cia­li­dad del Oslo Cen­ter, Jagland envía a Ken­ya dos media­do­res, cuyos gas­tos corren por cuen­ta del NDI que pre­si­de Made­lei­ne Albright (dicho de otra mane­ra, el dine­ro que paga las cuen­tas pro­vie­ne del pre­su­pues­to del Depar­ta­men­to de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos). Los media­do­res son otro ex pri­mer minis­tro norue­go, Kjell Mag­ne Bon­de­vik, y el ex secre­ta­rio gene­ral de la ONU, Kofi Annan (gha­nés muy pre­sen­te en los Esta­dos escan­di­na­vos des­de que se casó con la sobri­na-nie­ta de Raoul Wallenberg).

Obli­ga­do a admi­tir el com­pro­mi­so que se le impo­ne como con­di­ción para el res­ta­ble­ci­mien­to de la paz civil, el pre­si­den­te Kiba­ki acep­ta la crea­ción de un pues­to de pri­mer minis­tro y la nomi­na­ción de Rai­la Odin­ga en ese car­go. Lo pri­me­ro que hace Odin­ga es redu­cir los inter­cam­bios con China.

Rega­li­tos entre amigos

Ahí ter­mi­na la ope­ra­ción ken­ya­na, pero la vida de los pro­ta­go­nis­tas sigue ade­lan­te. Thorb­jom Jagland nego­cia un acuer­do entre la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy y el Oslo Cen­ter, acuer­do que se hace for­mal en sep­tiem­bre de 2008. Se crea una fun­da­ción adjun­ta en Min­nea­po­lis, per­mi­tien­do así que la CIA pue­da sub­ven­cio­nar indi­rec­ta­men­te a la ONG norue­ga. Esta inter­vie­ne por cuen­ta de Washing­ton en Marrue­cos y prin­ci­pal­men­te en Soma­lia [6]. Oba­ma es elec­to pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos. En Ken­ya, Odin­ga decre­ta varios días de fies­ta nacio­nal para cele­brar el resul­ta­do de las elec­cio­nes esta­dou­ni­den­ses. El gene­ral Jones se con­vier­te en con­se­je­ro de segu­ri­dad nacio­nal, y nom­bra a Mark Lip­pert jefe de su equi­po y al gene­ral Gra­tion como adjunto.

Duran­te la tran­si­ción pre­si­den­cial esta­dou­ni­den­se, el pre­si­den­te del Oslo Cen­ter, Thorb­jorn Jagland, es elec­to pre­si­den­te del Comi­té Nóbel, a pesar del ries­go que un polí­ti­co tan retor­ci­do repre­sen­ta para la ins­ti­tu­ción [7].

La can­di­da­tu­ra de Barack Oba­ma al pre­mio Nóbel de la Paz es pre­sen­ta­da a más tar­dar el 31 de enero de 2009 (fecha lími­te regla­men­ta­ria [8]), o sea 12 días des­pués de su entra­da en fun­cio­nes en la Casa Blan­ca. Áspe­ros deba­tes se desa­rro­llan en el seno del Comi­té que no logra poner­se de acuer­do en cuan­to al nom­bre del lau­rea­do para prin­ci­pios de sep­tiem­bre, con­tra­ria­men­te a lo pre­vis­to en su calen­da­rio habi­tual [9].

El 29 de sep­tiem­bre, Thorb­jorn Jagland es elec­to secre­ta­rio gene­ral del Con­se­jo de Euro­pa como resul­ta­do de un acuer­do, con­ve­ni­do por deba­jo de la mesa, entre Washing­ton y Mos­cú [10]. Cuan­do se reci­be un rega­lo, hay que devol­ver la cor­te­sía. La con­di­ción de miem­bro del Comi­té Nóbel es incom­pa­ti­ble con una impor­tan­te fun­ción polí­ti­ca de carác­ter eje­cu­ti­vo, pero Jagland se man­tie­ne en el Comi­té argu­men­tan­do que el regla­men­to se refie­re a una fun­ción minis­te­rial pero que no dice nada del Con­se­jo de Euro­pa. Así que regre­sa a Oslo el 2 de octu­bre. Ese mis­mo día, el Comi­té desig­na al pre­si­den­te Oba­ma como pre­mio Nóbel de la Paz 2009.

En su comu­ni­ca­do ofi­cial, el Comi­té decla­ra con la mayor serie­dad del mun­do: «Es muy raro que una per­so­na, Oba­ma en este caso, logre cau­ti­var la aten­ción de todos y trans­mi­tir­les la espe­ran­za de un mun­do mejor. Su diplo­ma­cia está basa­da en el con­cep­to de que los que diri­gen el mun­do tie­nen que hacer­lo sobre la base de valo­res y de com­por­ta­mien­tos com­par­ti­dos por la mayo­ría de los habi­tan­tes del pla­ne­ta. Duran­te 108 años, el Comi­té del pre­mio Nóbel se ha esfor­za­do por esti­mu­lar el tipo de polí­ti­ca inter­na­cio­nal y de acción cuyo prin­ci­pal voce­ro es Oba­ma» [11].

Por su par­te, el feliz lau­rea­do decla­ró: «Reci­bo la decisi��n del Comi­té Nóbel con sor­pre­sa y con pro­fun­da humil­dad (…) Acep­ta­ré esta recom­pen­sa como un lla­ma­do a la acción, un lla­ma­do a todos los paí­ses a que se alcen ante los desa­fíos comu­nes del siglo XXI». Así que este hom­bre «humil­de» se ve a sí mis­mo como repre­sen­tan­te de «todos los paí­ses». Eso no pare­ce augu­rar nada de paz.

 Thierry Meys­san
Ana­lis­ta polí­ti­co fran­cés. Fun­da­dor y pre­si­den­te de la Red Vol­tai­re y de la con­fe­ren­cia Axis for Pea­ce. Últi­ma obra publi­ca­da en espa­ñol: La gran impos­tu­ra II. Mani­pu­la­ción y des­in­for­ma­ción en los medios de comu­ni­ca­ción (Mon­te Ávi­la Edi­to­res, 2008). 
Los artícu­los de esta auto­ra o autor
Enviar un men­sa­je


[1] « Remarks by Barack Oba­ma on Win­ning Nobel Pea­ce Pri­ze », Vol­tai­re Net­work, 9 de Octo­bre de 2009. 

[2] Más deta­lles sobre esta ope­ra­ción serán dados a cono­cer en el libro de Thierry Meys­san Le Rap­port Oba­ma, de pró­xi­ma publicación. 

[3] Rai­la Odin­ga es el hijo de Jara­mo­gi Ogin­ga Odin­ga, quien tuvo como prin­ci­pal con­se­je­ro polí­ti­co al padre de Barack Obama. 

[4] «Las redes de la inje­ren­cia «demo­crá­ti­ca»», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 22 de enero de 2004. 

[5] Esta­dos Uni­dos ya había crea­do hace tiem­po su pro­pio par­ti­do en Ken­ya, bajo la direc­ción de Tom Mbo­ya. Su obje­ti­vo era con­tra­rres­tar la influen­cia rusa y, ya en aque­lla épo­ca, la influen­cia china. 

[6] El Oslo Cen­ter tam­bién ha par­ti­ci­pa­do tam­bién en la des­es­ta­bi­li­za­ción de Irán, duran­te la recien­te elec­ción pre­si­den­cial, a tra­vés del envío de fon­dos al ex pre­si­den­te Jatami. 

[7] Vice­pre­si­den­te de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta, Thorb­jorn Jagland es un fer­vien­te par­ti­da­rio de la OTAN y de la incor­po­ra­ción de Norue­ga a la Unión Euro­pea. Se codea con las éli­tes mun­dia­lis­tas y ha par­ti­ci­pa­do en los tra­ba­jos del Coun­cil on Foreign Rela­tions, de la Comi­sión Tri­la­te­ral y del Gru­po de Bil­der­berg. Su his­to­rial polí­ti­co inclu­ye varios escán­da­los por corrup­ción que impli­can a per­so­nas de su entorno, como su ami­go y minis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción Ter­je Rod Lar­sen (actual coor­di­na­dor de la ONU en las nego­cia­cio­nes del Medio Oriente). 

[8] El Comi­té reci­bió 205 pro­po­si­cio­nes de can­di­da­tu­ra pero, con­for­me al regla­men­to, sólo 199 eran ele­gi­bles. Des­pués de alcan­zar esa cifra, el Comi­té Nóbel no podía agre­gar otros nom­bres duran­te sus deliberaciones. 

[9] El anun­cio del pre­mio debió haber teni­do lugar el 9 de octu­bre. Por razo­nes orga­ni­za­ti­vas, el nom­bre del lau­rea­do tenía que estar deter­mi­na­do a más tar­dar el 15 de septiembre. 

[10] A pesar de no for­mar par­te del Con­se­jo de Euro­pa, Esta­dos Uni­dos goza de gran influen­cie en el seno de ese órgano. Mos­cú no esta­ba de acuer­do con la elec­ción de Jagland, pero que­ría evi­tar sobre todo la del pola­co Wlod­zi­mierz Cimoszewicz. 

[11] « Anun­cio del Comi­té del Pre­mio Nobel sobre el pre­mio Nobel de la Paz de 2009 », Red Vol­tai­re, 9 de Octo­bre de 2009. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.