La bio­gra­fía ocul­ta de los Oba­ma: una fami­lia al ser­vi­cio de la CIA – Red Vol­tai­re

JPEG - 9.2 KB
De 1983 a 1984, Barack Oba­ma tra­ba­jó como ana­lis­ta finan­cie­ro en una socie­dad lla­ma­da Busi­ness Inter­na­tio­nal Cor­po­ra­tion, una empre­sa cono­ci­da como sien­do una tapa­de­ra de la CIA.

Way­ne Mad­sen*

Busi­ness Inter­na­tio­nal Cor­po­ra­tion, la empre­sa tapa­de­ra de la CIA en la que tra­ba­ja­ba el futu­ro pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, orga­ni­za­ba con­fe­ren­cias en las que reu­nía a los más pode­ro­sos diri­gen­tes y uti­li­za­ba a perio­dis­tas como agen­tes en el extran­je­ro.

El tra­ba­jo que el pro­pio Barack Oba­ma reali­zó en esa empre­sa a par­tir de 1983 coin­ci­de con las misio­nes de espio­na­je por cuen­ta de la CIA que su madre, Stan­ley Ann Dunham, había rea­li­za­do duran­te los años 1960, des­pués del gol­pe de Esta­do en Indo­ne­sia, como tra­ba­jo para otras ins­ti­tu­cio­nes que tam­bién ser­vían de pan­ta­lla a la CIA, como la East-West Cen­ter de la uni­ver­si­dad de Hawai, la Agen­cia de Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (Uni­ted Sta­tes Agency for Inter­na­tio­nal Deve­lop­ment, USAID) [1] y la Fun­da­ción Ford [2].

Fue duran­te su tra­ba­jo en el East-West Cen­ter, en 1965, que la madre de Oba­ma cono­ció a Lolo Soe­to­ro, el padras­tro de Oba­ma, y se casó con él.
Soe­to­ro fue envia­do nue­va­men­te a Indo­ne­sia en 1965 como ofi­cial de alto ran­go encar­ga­do de ser­vir de con­se­je­ro al gene­ral Suhar­to y a la CIA en el san­grien­to derro­ca­mien­to del pre­si­den­te Sukarno [3]

El padre de Barack Oba­ma había cono­ci­do a la madre, en 1959, en un cur­so de idio­ma ruso orga­ni­za­do en la uni­ver­si­dad de Hawai. Barack Oba­ma padre figu­ra­ba entre los selec­cio­na­dos para par­ti­ci­par en un inter­cam­bio entre [la región] Este de Áfri­ca y Esta­dos Uni­dos, inter­cam­bio que debía incor­po­rar 280 estu­dian­tes afri­ca­nos a dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias esta­dou­ni­den­ses.

Según un des­pa­cho de la agen­cia Reuters fecha­do en Lon­dres el 12 de sep­tiem­bre de 1960, aque­lla ope­ra­ción con­ta­ba sim­ple­men­te con una «ayu­da» pro­ve­nien­te úni­ca­men­te de la Fun­da­ción Joseph P. Ken­nedy.
Su obje­ti­vo era entre­nar y adoc­tri­nar a futu­ros agen­tes que debían ejer­cer su influen­cia en Áfri­ca, con­ti­nen­te que por aquel enton­ces esta­ba con­vir­tién­do­se en un terreno de con­fron­ta­ción entre Esta­dos Uni­dos, la Unión Sovié­ti­ca y Chi­na, poten­cias que tra­ta­ban de ganar­se a los regí­me­nes de los paí­ses afri­ca­nos que aca­ba­ban de alcan­zar la inde­pen­den­cia o que esta­ban a pun­to de lograr­la.

Duran­te la selec­ción de los estu­dian­tes que serían envia­dos a Esta­dos Uni­dos, Masin­da Muli­ro, vice­pre­si­den­te de la Unión Demo­crá­ti­ca Afri­ca­na de Kenia (Ken­yan Afri­can Demo­cra­tic Union, KADU), había denun­cia­do las pre­fe­ren­cias tri­ba­les a favor de la etnia kiku­yu, mayo­ri­ta­ria, y de la mino­ri­ta­ria etnia luo.
Aquel favo­ri­tis­mo pri­vi­le­gia­ba a los sim­pa­ti­zan­tes de la Unión Nacio­nal Afri­ca­na de Kenia (Ken­yan Afri­can Natio­nal Union, KANU), cuyo líder, Tom Mbo­ya, tenía un pasa­do como nacio­na­lis­ta y sin­di­ca­lis­ta. Fue Mbo­ya quien deci­dió el envío de Barack Oba­ma padre a la uni­ver­si­dad de Hawai como estu­dian­te. Oba­ma padre, ya casa­do en Kenia, don­de era padre de un hijo y esta­ba en espe­ra de otro, se casó con Stan­ley Ann Dunham en la isla de Maui el 2 de febre­ro de 1961. Dunham ya tenía 3 meses de emba­ra­zo de Barack Oba­ma en el momen­to de su unión con Oba­ma padre, quien se con­vir­tió en el pri­mer estu­dian­te afri­cano incor­po­ra­do a una uni­ver­si­dad esta­dou­ni­den­se.

Tam­bién según la agen­cia Reuters, Muli­ro decla­ró que que­ría enviar a Esta­dos Uni­dos una dele­ga­ción para inves­ti­gar a los estu­dian­tes kenia­nos que habían reci­bi­do «rega­los» pro­ve­nien­tes de esta­dou­ni­den­ses y «garan­ti­zar que los rega­los que se hicie­ran a los estu­dian­tes en el futu­ro [fue­sen] admi­nis­tra­dos por per­so­nas sin­ce­ra­men­te preo­cu­pa­das por el desa­rro­llo de Kenia».

JPEG - 26.7 KB
La CIA habría reclu­ta­do a Tom Mbo­ya en el mar­co de un pro­gra­ma de «libe­ra­ción selec­ti­va», gene­ro­sa­men­te finan­cia­do y cuyo resul­ta­do era la de ais­lar al pre­si­den­te Ken­yat­ta, el fun­da­dor de la repú­bli­ca de Kenia, cata­lo­ga­do por la agen­cia de espio­na­je esta­dou­ni­den­se, es decir la CIA, como sien­do una per­so­na «de no con­fian­za».

Mbo­ya reci­bió en aque­lla épo­ca una sub­ven­ción ascen­dien­te a 100 000 dóla­res pro­ve­nien­te de la Fun­da­ción Joseph P. Ken­nedy, en el mar­co del pro­gra­ma de invi­ta­ción de estu­dian­tes afri­ca­nos, des­pués de haber recha­za­do una pro­pues­ta simi­lar de par­te del Depar­ta­men­to de Esta­do. Resul­ta evi­den­te que a Mbo­ya le inquie­ta­ban las sos­pe­chas que la entre­ga de una ayu­da ofi­cial esta­dou­ni­den­se podía pro­vo­car entre los polí­ti­cos kenia­nos pro­co­mu­nis­tas, quie­nes ya sos­pe­cha­ban que Mbo­ya esta­ba vin­cu­la­do a la CIA.
Así que el finan­cia­mien­to del pro­gra­ma se garan­ti­zó a tra­vés de la Fun­da­ción Joseph P. Ken­nedy y de la Fun­da­ción de Estu­dian­tes Afro­ame­ri­ca­nos.
El padre de Oba­ma no estu­vo en el pri­mer gru­po envia­do a Esta­dos Uni­dos por vía aérea, sino en uno de los siguien­tes. Aquel pro­gra­ma de ayu­da a los estu­dian­tes afri­ca­nos, orga­ni­za­do por Mbo­ya en 1959, incluía estu­dian­tes de Kenia, Ugan­da, Tan­gany­ka, Zan­zí­bar, Rho­de­sia del Sur y del Nor­te (hoy Zam­bia y Zin­ba­bue) y de Nya­sa­land (hoy Mala­wi).

La agen­cia de noti­cias Reuters repor­ta ade­más que Muli­ro denun­cia­ba por enton­ces que el favo­ri­tis­mo exis­ten­te en la selec­ción de los bene­fi­cia­rios de la ayu­da esta­dou­ni­den­se «moles­ta­ba y amar­ga­ba a los demás estu­dian­tes afri­ca­nos». Muli­ro seña­la­ba que «se daba pre­fe­ren­cia a las tri­bus mayo­ri­ta­rias [los kiku­yus y los luos] y que muchos de los estu­dian­tes selec­cio­na­dos por Esta­dos Uni­dos no habían logra­do pasar los exá­me­nes de admi­sión mien­tras que otros estu­dian­tes no selec­cio­na­dos tenían mejo­res refe­ren­cias».

JPEG - 70.7 KB
Envia­do direc­ta­men­te a Hawai por la CIA, Barack Oba­ma padre (lle­van­do el lei hawaiano, es decir la típi­ca coro­na de flo­res tra­di­cio­na­les que ador­na el cue­llo) apa­re­ce en la foto jun­to a Stan­ley Dunham (a la izquier­da de Oba­ma padre), y el abue­lo materno del pre­si­den­te Barack Oba­ma.

El padre de Oba­ma era ami­go de Mbo­ya y per­te­ne­cía a la etnia luo. Al ser ase­si­na­do Mbo­ya, en 1969, Oba­ma padre com­pa­re­ció como tes­ti­go en el jui­cio con­tra el pre­sun­to ase­sino. Inclu­so afir­mó haber sido él mis­mo obje­to de un inten­to de ase­si­na­to en ple­na calle des­pués de su tes­ti­mo­nio ante el tri­bu­nal.

El padre de Oba­ma par­tió de Hawai en 1962 para estu­diar en Har­vard y se divor­ció de Dunham en 1964. Se casó nue­va­men­te con una estu­dian­te de Har­vard, Ruth Nie­den­sand, una esta­dou­ni­den­se judía, y vol­vió con ella a Kenia, don­de tuvie­ron dos hijos. Aque­lla unión tam­bién ter­mi­nó en divor­cio. Oba­ma padre tra­ba­jó en el minis­te­rio de Finan­zas y en el minis­te­rio de Trans­por­tes de Kenia, así como en una com­pa­ñía petro­le­ra. Murió en un acci­den­te auto­mo­vi­lís­ti­co, en 1982, y los prin­ci­pa­les polí­ti­cos de Kenia asis­tie­ron a sus fune­ra­les, entre ellos Robert Ouko, quien se con­ver­ti­ría pos­te­rior­men­te en minis­tro de Trans­por­tes y sería ase­si­na­do en 1990.

Los docu­men­tos de la CIA indi­can que Mbo­ya era un impor­tan­te agen­te de influen­cia que tra­ba­ja­ba por cuen­ta de la CIA, no sólo en Kenia sino en todo el con­ti­nen­te afri­cano. Según un infor­me sema­nal secre­to de la CIA (CIA Current Inte­lli­gen­ce Weekly Sum­mary), fecha­do el 19 de noviem­bre de 1959, Mbo­ya tenía la misión de vigi­lar a los extre­mis­tas duran­te la segun­da Con­fe­ren­cia Pan­afri­ca­na de Túnez (All-Afri­ca People’s Con­fe­ren­ce, AAPC).

El docu­men­to de la CIA repor­ta que «serias fric­cio­nes [se habían] desa­rro­lla­do entre el pri­mer minis­tro de Gha­na, Kwa­me Nkru­mah, y el nacio­na­lis­ta keniano Tom Mbo­ya quien [había] par­ti­ci­pa­do acti­va­men­te en diciem­bre [de 1958] en la vigi­lan­cia sobre los extre­mis­tas duran­te la pri­me­ra Con­fe­ren­cia Pan­afri­ca­na en Accra». La expre­sión «par­ti­ci­pa­do acti­va­men­te» pare­ce indi­car que Mbo­ya coope­ra­ba con la CIA, cuyo infor­me fue redac­ta­do por sus agen­tes des­ta­ca­dos en Accra y Túnez. Fue duran­te aquel perío­do de «cola­bo­ra­ción» con la CIA en Accra y en Túnez que Mbo­ya asig­nó una beca de estu­dios al padre de Barack Oba­ma y le ofre­ció la posi­bi­li­dad de salir del país y de estu­diar en la uni­ver­si­dad de Hawai, don­de encon­tra­ría a la futu­ra madre del actual pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos y se casa­ría con ella.

En un infor­me sema­nal secre­to de la CIA ante­rior, con fecha del 3 de abril de 1958, apa­re­cen la siguien­tes fra­se: «[Mbo­ya] sigue sien­do uno de los diri­gen­tes afri­ca­nos más pro­me­te­do­res». En otro infor­me sema­nal secre­to, fecha­do el 18 de diciem­bre de 1958, la CIA cali­fi­ca al nacio­na­lis­ta keniano MBo­ya de «joven voce­ro capaz y diná­mi­co» duran­te su par­ti­ci­pa­ción en los deba­tes de la Con­fe­ren­cia Pan­afri­ca­na y lo des­cri­be como un opo­si­tor ante «extre­mis­tas» como Nkru­mah, quien con­ta­ba con el apo­yo de «los repre­sen­tan­tes chino-sovié­ti­cos».

En un docu­men­to des­cla­si­fi­ca­do de la CIA sobre la Con­fe­ren­cia Pan­afri­ca­na de 1961, el con­ser­va­du­ris­mo de Mbo­ya, al igual que el del tune­cino Taleb Sliam, se defi­ne cla­ra­men­te como con­tra­pe­so ante la polí­ti­ca de izquier­da del clan Nkru­mah. Los pro­co­mu­nis­tas habían sido elec­tos a la cabe­za del comi­té orga­ni­za­dor de la Con­fe­ren­cia Pan­afri­ca­na duran­te la con­fe­ren­cia del Cai­ro, en 1961, a la que asis­tió Mbo­ya.

En el infor­me de la CIA apa­re­cen los nom­bres de varios de aque­llos diri­gen­tes, como el sene­ga­lés Abdou­la­ye Dia­llo, secre­ta­rio gene­ral de la Con­fe­ren­cia Pan­afri­ca­na; el arge­lino Ahmed Bour­mend­jel; el ango­le­ño Mario de Andra­de; Ntau Mokhe­le de Basu­to­land (anti­guo Lesotho); el came­ru­nés Kin­gue Abel; Antoi­ne Kiwe­wa, del Con­go bel­ga (la actual Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go); el gha­nés Kojo Botsio; el gui­neano Ismail Tou­ré, T. O. Doso­mu John­son, de Libe­ria; el malien­se Modi­bo Dia­llo; el marro­quí Mah­joub Ben Sed­dik, el nige­rino Dji­bo Baka­ri; el nige­riano Tun­ji Oteg­be­ya; Kan­ya­ma Chju­me, de Nyas­sa­land; el soma­lí Ali Abdu­llahi; el suda­fri­cano Tenny­son Maki­wa­ne y Moha­med Fouad Galal, de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos.

Los úni­cos par­ti­ci­pan­tes que reci­bie­ron la apro­ba­ción de la CIA fue­ron Mbo­ya (quien, según todo indi­ca, era un cola­bo­ra­dor de la CIA); Joshua Nko­mo, de Rho­de­sia del Sur; B. Munan­ka, de Tan­gany­ka; el tune­cino Abdel Magid Sha­ker y el ugan­dés John Kakon­gé.

Final­men­te se pro­du­ce la des­ti­tu­ción de Nkru­mah, des­pués de un gol­pe de Esta­do orques­ta­do por la CIA mien­tras que el líder rea­li­za­ba una visi­ta a Chi­na y Viet­nam del Nor­te. Aque­lla ope­ra­ción se pro­du­ce un año des­pués de la que reali­zó la CIA con­tra el pre­si­den­te Sukarno, otro gol­pe de Esta­do en el que par­ti­ci­pó la fami­lia de Oba­ma por par­te de madre.
Cier­tos ele­men­tos hacen pen­sar que el ase­si­na­to de Mbo­ya, en 1969, fue orga­ni­za­do por agen­tes chi­nos que actua­ban por cuen­ta de las fac­cio­nes guber­na­men­ta­les que el pre­si­den­te keniano, Jomo Ken­yat­ta, había pues­to a car­go de la lucha con­tra Mbo­ya y, por con­si­guien­te, de la eli­mi­na­ción de un polí­ti­co afri­cano proes­ta­dou­ni­den­se de pri­me­ra línea. Todas las emba­ja­das de Nai­ro­bi pusie­ron sus ban­de­ras a media asta como home­na­je a Mbo­ya, con excep­ción de la emba­ja­da de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na.

JPEG - 26.8 KB
Jomo Ken­yat­ta, pri­mer pre­si­den­te de Kenia.

La influen­cia que Mbo­ya ejer­ció sobre el régi­men de Ken­yat­ta se pro­lo­ga­rá duran­te mucho tiem­po des­pués de su muer­te, aún en vida del padre de Barack Oba­ma. En 1975 se pro­du­ce el ase­si­na­to de Josiah Kariu­ki, socia­lis­ta miem­bro del par­ti­do KANU (par­ti­do a cuya crea­ción había con­tri­bui­do jun­to con Mbo­ya y con el padre de Barack Oba­ma. Des­pués de aquel ase­si­na­to, Ken­yat­ta expul­sa del gobierno a tres minis­tros rebel­des que «esta­ban per­so­nal­men­te vin­cu­la­dos a Kariu­ki o a Mbo­ya». Dicha infor­ma­ción se cla­si­fi­có pri­me­ra­men­te como secre­ta (nivel de cla­si­fi­ca­ción Umbra) y apa­re­ce en varias notas de ser­vi­cio de la CIA en el Medio Orien­te, en Áfri­ca y Sudá­fri­ca. Fue divul­ga­da pos­te­rior­men­te a tra­vés de la red COMINT, el 24 de junio de 1975. La infor­ma­ción de inte­li­gen­cia que figu­ra en ese infor­me, como lo demues­tra su nivel de con­fi­den­cia­li­dad, pro­vie­ne de escu­chas efec­tua­das por el minis­te­rio del Inte­rior de Kenia. Nadie fue acu­sa­do nun­ca por el ase­si­na­to de Kariu­ki.

Las escu­chas a las que fue­ron some­ti­das per­so­nas vin­cu­la­das a Mbo­ya y Kariu­ki prue­ban que la NSA y la CIA man­tu­vie­ron bajo vigi­lan­cia al padre de Barack Oba­ma, quien –como ciu­da­dano extran­je­ro en Esta­dos Uni­dos– podía ser some­ti­do oca­sio­nal­men­te a escu­chas de mane­ra legal, escu­chas de las que se encar­gan la NSA [la Natio­nal Secu­rity Agency esta­dou­ni­den­se] y el Govern­ment Com­mu­ni­ca­tions Head­quar­ters (GCHQ, ser­vi­cio de espio­na­je elec­tró­ni­co del gobierno bri­tá­ni­co).

(Con­ti­nua­rá…)

 Way­ne Mad­sen
Ex-fun­cio­na­rio de la Natio­nal Secu­rity Agency (NSA), se con­vir­tió en perio­dis­ta inves­ti­ga­dor espe­cia­li­za­do en el espio­na­je elec­tró­ni­co, pos­te­rior­men­te en el espio­na­je en gene­ral. Fue jefe de sec­ción en la revis­ta fran­ce­sa Inte­lli­gen­ce Onli­ne has­ta que esta fue com­pra­da por el dia­rio fran­cés Le Mon­de. Actual­men­te él mis­mo publi­ca la Way­ne Mad­sen Report e inter­vie­ne regu­lar­men­te en la tele­vi­sión rusa inter­na­cio­nal Rus­sia Today emi­tien­do en inglés. Ha escri­to varios libros: The Hand­book of Per­so­nal Data Pro­tec­tion (Lon­don: Mac­mi­llan, 1992); Geno­ci­de and Covert Ope­ra­tions in Afri­ca 1993 – 1999 (Edwin Mellen Press, 1999); Jaded Tasks: Big Oil, Black Ops & Brass Pla­tes and Overth­row a Fas­cist Regi­me on $15 a Day y co-autor de America’s Night­ma­re: The Pre­si­dency of Geor­ge Bush II (Dan­de­lion, 2003).

Pre­mio Nóbel de la Paz 2009, entre bas­ti­do­res.

por Thierry Meys­san*

JPEG - 22 KB
Made­lei­ne Albright et Thorb­jorn Jagland, duran­te una reunion en la sede de la OTAN.

«Esta maña­na, al escu­char las noti­cias, mi hija entró y me dijo: ‘Papá, eres Pre­mio Nóbel de la Paz’.» [1] Esta fue la con­mo­ve­do­ra his­to­ria que el pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos con­tó a los perio­dis­tas como tes­ti­mo­nio de que nun­ca deseó esa dis­tin­ción y de que era el pri­mer sor­pren­di­do. Sin tra­tar de inda­gar más sobre el tema, los perio­dis­tas publi­ca­ron titu­la­res sobre la «humil­dad» del hom­bre más pode­ro­so del mun­do. A decir ver­dad, no se sabe qué resul­ta más sor­pren­den­te: la atri­bu­ción de tan pres­ti­gio­sa dis­tin­ción a Barack Oba­ma o la gro­tes­ca far­sa que la acom­pa­ña, o qui­zás el méto­do uti­li­za­do para corrom­per al jura­do y des­viar ese pre­mio de su voca­ción ini­cial.

En pri­mer lugar, hay que recor­dar que, según el regla­men­to del Comi­té Nóbel, las can­di­da­tu­ras son pre­sen­ta­das por ins­ti­tu­cio­nes (par­la­men­tos nacio­na­les y aca­de­mias polí­ti­cas) y per­so­na­li­da­des cali­fi­ca­das para ello, prin­ci­pal­men­te magis­tra­dos y gana­do­res de ese mis­mo pre­mio. Teó­ri­ca­men­te, es posi­ble que se pre­sen­tar una can­di­da­tu­ra sin que el can­di­da­to lo sepa. Sin embar­go, cuan­do el jura­do toma la deci­sión se pone direc­ta­men­te en con­tac­to con el intere­sa­do para comu­ni­car­le la noti­cia una hora antes de la con­fe­ren­cia de pren­sa.
Sería esta la pri­me­ra vez en la his­to­ria que el Comi­té Nóbel vio­la esa regla de cor­te­sía. Según su voce­ro, lo que pasó es que el Comi­té Nóbel no se atre­vió a des­per­tar al pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos en medio de la noche. Pare­ce que no sabía que en la Casa Blan­ca hay con­se­je­ros que se tur­nan para reci­bir las lla­ma­das urgen­tes y des­per­tar al pre­si­den­te de ser nece­sa­rio.

La con­mo­ve­do­ra his­to­ria de la niñi­ta que le anun­cia a su papá que le han dado el pre­mio Nóbel no bas­ta para disi­par la inco­mo­di­dad que pro­vo­ca esa deci­sión. Por volun­tad de Alfred Nóbel, el pre­mio debe recom­pen­sar a «la per­so­na­li­dad que [en el trans­cur­so del año ante­rior] haya rea­li­za­do la mayor o la mejor con­tri­bu­ción al acer­ca­mien­to entre los pue­blos, a la supre­sión o a la reduc­ción de los ejér­ci­tos per­ma­nen­tes, a la reu­nión y a la pro­pa­ga­ción de los pro­gre­sos por la paz». Lo que el fun­da­dor del pre­mio tenía en men­te era apo­yar la acción mili­tan­te, no sim­ple­men­te con­ce­der un cer­ti­fi­ca­do de bue­nas inten­cio­nes a un jefe de Esta­do.

Cier­tos lau­rea­dos piso­tea­ron el dere­cho inter­na­cio­nal des­pués de reci­bir el pre­mio, así que el Comi­té Nóbel deci­dió hace cua­tro años dejar de recom­pen­sar un acto en par­ti­cu­lar y con­ce­der el pre­mio úni­ca­men­te a las per­so­na­li­da­des que hayan dedi­ca­do su vida a la paz. Así que, al pare­cer, Barack Oba­ma ha sido el mili­tan­te por la paz más meri­to­rio del año 2008 y no ha come­ti­do nin­gu­na vio­la­ción impor­tan­te del dere­cho inter­na­cio­nal en lo que va del año 2009.

¿Qué pien­san de eso los hon­du­re­ños que actual­men­te viven bajo la bota de una dic­ta­du­ra mili­tar? ¿O los pakis­ta­níes cuyo país se ha con­ver­ti­do en el nue­vo blan­co del Impe­rio? Sin entrar a men­cio­nar a las per­so­nas que siguen dete­ni­das en la base esta­dou­ni­den­se de Guan­tá­na­mo y en Bagram, ni a los afga­nos y los ira­quíes que enfren­tan la ocu­pa­ción extran­je­ra.

Vaya­mos al pun­to cen­tral del tema, a lo que los exper­tos en «rela­cio­nes públi­cas» de la Casa Blan­ca y los medios de la pren­sa anglo­sa­jo­na quie­ren escon­der al públi­co: los sór­di­dos lazos entre Barack Oba­ma y el Comi­té Nóbel.

En 2006, el Euro­pean Com­mand (o sea, el coman­do regio­nal de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses cuya auto­ri­dad cubría enton­ces toda Euro­pa y la mayor par­te de Áfri­ca) soli­ci­ta al sena­dor de ori­gen ken­yano Barack Oba­ma que par­ti­ci­pe en una ope­ra­ción secre­ta que reúne los esfuer­zos com­bi­na­dos de varias agen­cias (la CIA, la NED, la USAID y la NSA). Se tra­ta­ba de uti­li­zar su con­di­ción de par­la­men­ta­rio para que rea­li­za­ra un reco­rri­do por Áfri­ca, lo que le per­mi­ti­ría al mis­mo tiem­po defen­der los intere­ses de los gru­pos far­ma­céu­ti­cos (ante las pro­duc­cio­nes no paten­ta­das) y recha­zar la influen­cia chi­na en Ken­ya y Sudán [2]. En este tra­ba­jo abor­da­re­mos sola­men­te el epi­so­dio ken­yano.

La des­es­ta­bi­li­za­ción de Ken­ya

Barack Oba­ma y su fami­lia lle­gan a Nai­ro­bi en com­pa­ñía de un agre­ga­do de pren­sa (Robert Gibbs) y de un con­se­je­ro polí­ti­co-mili­tar (Mark Lip­pert), a bor­do de un avión espe­cial fle­ta­do por el Con­gre­so. Detrás de aquel avión lle­ga otro, fle­ta­do por el US Army, a bor­do del cual via­ja un equi­po de exper­tos en gue­rra sico­ló­gi­ca bajo las órde­nes del gene­ral, supues­ta­men­te reti­ra­do, J. Scott Gra­tion. Ken­ya se encuen­tra enton­ces en pleno ascen­so eco­nó­mi­co. Des­de el prin­ci­pio de la pre­si­den­cia de Mwai Kiba­ki, el cre­ci­mien­to ha pasa­do del 3,9 al 7,1% del PIB y la pobre­za ha retro­ce­di­do de un 56 a un 46%. Tan excep­cio­na­les resul­ta­dos han sido posi­bles gra­cias a la reduc­ción de los lazos eco­nó­mi­cos post­co­lo­nia­les con los anglo­sa­jo­nes y a su reem­pla­zo por acuer­dos comer­cia­les más jus­tos con Chi­na. Para poner fin al mila­gro ken­yano, Washing­ton y Lon­dres han deci­di­do derro­car al pre­si­den­te Kiba­ki e impo­ner a un opor­tu­nis­ta obe­dien­te, Rai­la Odin­ga [3]. Para ello, la Natio­nal Endo­we­ment for Demo­cracy ha pro­pi­cia­do la crea­ción de una nue­va for­ma­ción polí­ti­ca, el Movi­mien­to Naran­ja, y está pre­pa­ran­do una «revo­lu­ción colo­rea­da» en oca­sión de las pró­xi­mas elec­cio­nes legis­la­ti­vas de diciem­bre de 2007.

JPEG - 16.7 KB
El sena­dor Barack Oba­ma hace cam­pa­ña a favor de su «pri­mo» Rai­la Odin­ga.

A su lle­ga­da, el sena­dor Oba­ma es reci­bi­do como un hijo de Ken­ya y los medios dan a su visi­ta la más amplia cober­tu­ra. El sena­dor esta­dou­ni­den­se no vaci­la en inmis­cuir­se en la vida polí­ti­ca local y par­ti­ci­pa en los míti­nes polí­ti­cos de Rai­la Odin­ga. Abo­ga por una «revo­lu­ción demo­crá­ti­ca», mien­tras que su «acom­pa­ñan­te», el gene­ral Gra­tion, entre­ga a Odin­ga 1 millón de dóla­res en efec­ti­vo. Estas inter­ven­cio­nes des­es­ta­bi­li­zan el país y Nai­ro­bi pro­tes­ta ofi­cial­men­te ante Washing­ton. Al tér­mino de la gira y antes de regre­sar a Esta­dos Uni­dos, Oba­ma y el gene­ral Gra­tion rin­den su infor­me en Stut­gart, ante el gene­ral James Jones (a la sazón jefe del Euro­pean Com­mand y coman­dan­te supre­mo de la OTAN).

Con­ti­nuan­do la mis­ma ope­ra­ción, Made­lei­ne Albright via­ja a Nai­ro­bi, en cali­dad de pre­si­den­ta del NDI (la rama de la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy [4] espe­cia­li­za­da en las rela­cio­nes con los par­ti­dos de izquier­da), don­de super­vi­sa la orga­ni­za­ción del Movi­mien­to Naran­ja. Más tar­de, John McCain tam­bién via­ja a Ken­ya, como pre­si­den­te del IRI (la rama de la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy espe­cia­li­za­da en las rela­cio­nes con los par­ti­dos de dere­cha), para com­ple­tar la coa­li­ción de opo­si­ción con peque­ñas for­ma­cio­nes de dere­cha [5].

Duran­te las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de diciem­bre de 2007, un son­deo finan­cia­do por la USAID anun­cia la vic­to­ria de Odin­ga. El día de la vota­ción, John McCain decla­ra que el pre­si­den­te Kiba­ki ha “arre­gla­do” el escru­ti­nio a favor de su pro­pio par­ti­do y que la vic­to­ria es en reali­dad de la opo­si­ción que lide­rea Odin­ga. La NSA, en con­tu­ber­nio con ope­ra­do­res loca­les de tele­fo­nía, envía SMS anó­ni­mos a la pobla­ción. En las zonas pobla­das por los luos (la etnia a la que per­te­ne­ce Odin­ga), los SMS difun­den el siguien­te men­sa­je: «Que­ri­dos ken­ya­nos: los kiku­yus han roba­do el por­ve­nir de nues­tros hijos… Tene­mos que dar­les el úni­co tra­ta­mien­to que ellos entien­den… la vio­len­cia».

Mien­tras tan­to, en las zonas pobla­das por los kiku­yus, la redac­ción es la siguien­te: «No se derra­ma­rá la san­gre de nin­gún kiku­yu ino­cen­te. Los masa­cra­re­mos has­ta en el cora­zón de la capi­tal. Por la Jus­ti­cia, hagan una lis­ta de los luos que conoz­can. Hare­mos lle­gar a uste­des los núme­ros de telé­fono a los que se debe enviar esa infor­ma­ción». En pocos días, un apa­ci­ble país se ve sumi­do en la vio­len­cia étni­ca. Los moti­nes dejan más de 1 000 muer­tos y 3 000 des­pla­za­dos. Se pier­de medio millón de empleos. Regre­sa Made­lei­ne Albright. Pro­po­ne ser­vir de media­do­ra entre el pre­si­den­te Kiba­ki y la opo­si­ción que está tra­tan­do de derro­car­lo.

Hábil­men­te, Albright se apar­ta y pone bajo la luz de los pro­yec­to­res al Oslo Cen­ter for Pea­ce and Human Rights. El nue­vo pre­si­den­te de esta res­pe­ta­da ONG es el ex pri­mer minis­tro de Norue­ga, Thorb­jorn Jagland. Rom­pien­do con la tra­di­cio­nal impar­cia­li­dad del Oslo Cen­ter, Jagland envía a Ken­ya dos media­do­res, cuyos gas­tos corren por cuen­ta del NDI que pre­si­de Made­lei­ne Albright (dicho de otra mane­ra, el dine­ro que paga las cuen­tas pro­vie­ne del pre­su­pues­to del Depar­ta­men­to de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos). Los media­do­res son otro ex pri­mer minis­tro norue­go, Kjell Mag­ne Bon­de­vik, y el ex secre­ta­rio gene­ral de la ONU, Kofi Annan (gha­nés muy pre­sen­te en los Esta­dos escan­di­na­vos des­de que se casó con la sobri­na-nie­ta de Raoul Wallen­berg).

Obli­ga­do a admi­tir el com­pro­mi­so que se le impo­ne como con­di­ción para el res­ta­ble­ci­mien­to de la paz civil, el pre­si­den­te Kiba­ki acep­ta la crea­ción de un pues­to de pri­mer minis­tro y la nomi­na­ción de Rai­la Odin­ga en ese car­go. Lo pri­me­ro que hace Odin­ga es redu­cir los inter­cam­bios con Chi­na.

Rega­li­tos entre ami­gos

Ahí ter­mi­na la ope­ra­ción ken­ya­na, pero la vida de los pro­ta­go­nis­tas sigue ade­lan­te. Thorb­jom Jagland nego­cia un acuer­do entre la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy y el Oslo Cen­ter, acuer­do que se hace for­mal en sep­tiem­bre de 2008. Se crea una fun­da­ción adjun­ta en Min­nea­po­lis, per­mi­tien­do así que la CIA pue­da sub­ven­cio­nar indi­rec­ta­men­te a la ONG norue­ga. Esta inter­vie­ne por cuen­ta de Washing­ton en Marrue­cos y prin­ci­pal­men­te en Soma­lia [6]. Oba­ma es elec­to pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos. En Ken­ya, Odin­ga decre­ta varios días de fies­ta nacio­nal para cele­brar el resul­ta­do de las elec­cio­nes esta­dou­ni­den­ses. El gene­ral Jones se con­vier­te en con­se­je­ro de segu­ri­dad nacio­nal, y nom­bra a Mark Lip­pert jefe de su equi­po y al gene­ral Gra­tion como adjun­to.

Duran­te la tran­si­ción pre­si­den­cial esta­dou­ni­den­se, el pre­si­den­te del Oslo Cen­ter, Thorb­jorn Jagland, es elec­to pre­si­den­te del Comi­té Nóbel, a pesar del ries­go que un polí­ti­co tan retor­ci­do repre­sen­ta para la ins­ti­tu­ción [7].

La can­di­da­tu­ra de Barack Oba­ma al pre­mio Nóbel de la Paz es pre­sen­ta­da a más tar­dar el 31 de enero de 2009 (fecha lími­te regla­men­ta­ria [8]), o sea 12 días des­pués de su entra­da en fun­cio­nes en la Casa Blan­ca. Áspe­ros deba­tes se desa­rro­llan en el seno del Comi­té que no logra poner­se de acuer­do en cuan­to al nom­bre del lau­rea­do para prin­ci­pios de sep­tiem­bre, con­tra­ria­men­te a lo pre­vis­to en su calen­da­rio habi­tual [9].

El 29 de sep­tiem­bre, Thorb­jorn Jagland es elec­to secre­ta­rio gene­ral del Con­se­jo de Euro­pa como resul­ta­do de un acuer­do, con­ve­ni­do por deba­jo de la mesa, entre Washing­ton y Mos­cú [10]. Cuan­do se reci­be un rega­lo, hay que devol­ver la cor­te­sía. La con­di­ción de miem­bro del Comi­té Nóbel es incom­pa­ti­ble con una impor­tan­te fun­ción polí­ti­ca de carác­ter eje­cu­ti­vo, pero Jagland se man­tie­ne en el Comi­té argu­men­tan­do que el regla­men­to se refie­re a una fun­ción minis­te­rial pero que no dice nada del Con­se­jo de Euro­pa. Así que regre­sa a Oslo el 2 de octu­bre. Ese mis­mo día, el Comi­té desig­na al pre­si­den­te Oba­ma como pre­mio Nóbel de la Paz 2009.

En su comu­ni­ca­do ofi­cial, el Comi­té decla­ra con la mayor serie­dad del mun­do: «Es muy raro que una per­so­na, Oba­ma en este caso, logre cau­ti­var la aten­ción de todos y trans­mi­tir­les la espe­ran­za de un mun­do mejor. Su diplo­ma­cia está basa­da en el con­cep­to de que los que diri­gen el mun­do tie­nen que hacer­lo sobre la base de valo­res y de com­por­ta­mien­tos com­par­ti­dos por la mayo­ría de los habi­tan­tes del pla­ne­ta. Duran­te 108 años, el Comi­té del pre­mio Nóbel se ha esfor­za­do por esti­mu­lar el tipo de polí­ti­ca inter­na­cio­nal y de acción cuyo prin­ci­pal voce­ro es Oba­ma» [11].

Por su par­te, el feliz lau­rea­do decla­ró: «Reci­bo la decisi��n del Comi­té Nóbel con sor­pre­sa y con pro­fun­da humil­dad (…) Acep­ta­ré esta recom­pen­sa como un lla­ma­do a la acción, un lla­ma­do a todos los paí­ses a que se alcen ante los desa­fíos comu­nes del siglo XXI». Así que este hom­bre «humil­de» se ve a sí mis­mo como repre­sen­tan­te de «todos los paí­ses». Eso no pare­ce augu­rar nada de paz.

 Thierry Meys­san
Ana­lis­ta polí­ti­co fran­cés. Fun­da­dor y pre­si­den­te de la Red Vol­tai­re y de la con­fe­ren­cia Axis for Pea­ce. Últi­ma obra publi­ca­da en espa­ñol: La gran impos­tu­ra II. Mani­pu­la­ción y des­in­for­ma­ción en los medios de comu­ni­ca­ción (Mon­te Ávi­la Edi­to­res, 2008). 
Los artícu­los de esta auto­ra o autor
Enviar un men­sa­je


[1] « Remarks by Barack Oba­ma on Win­ning Nobel Pea­ce Pri­ze », Vol­tai­re Net­work, 9 de Octo­bre de 2009. 

[2] Más deta­lles sobre esta ope­ra­ción serán dados a cono­cer en el libro de Thierry Meys­san Le Rap­port Oba­ma, de pró­xi­ma publi­ca­ción. 

[3] Rai­la Odin­ga es el hijo de Jara­mo­gi Ogin­ga Odin­ga, quien tuvo como prin­ci­pal con­se­je­ro polí­ti­co al padre de Barack Oba­ma. 

[4] «Las redes de la inje­ren­cia «demo­crá­ti­ca»», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 22 de enero de 2004. 

[5] Esta­dos Uni­dos ya había crea­do hace tiem­po su pro­pio par­ti­do en Ken­ya, bajo la direc­ción de Tom Mbo­ya. Su obje­ti­vo era con­tra­rres­tar la influen­cia rusa y, ya en aque­lla épo­ca, la influen­cia chi­na. 

[6] El Oslo Cen­ter tam­bién ha par­ti­ci­pa­do tam­bién en la des­es­ta­bi­li­za­ción de Irán, duran­te la recien­te elec­ción pre­si­den­cial, a tra­vés del envío de fon­dos al ex pre­si­den­te Jata­mi. 

[7] Vice­pre­si­den­te de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta, Thorb­jorn Jagland es un fer­vien­te par­ti­da­rio de la OTAN y de la incor­po­ra­ción de Norue­ga a la Unión Euro­pea. Se codea con las éli­tes mun­dia­lis­tas y ha par­ti­ci­pa­do en los tra­ba­jos del Coun­cil on Foreign Rela­tions, de la Comi­sión Tri­la­te­ral y del Gru­po de Bil­der­berg. Su his­to­rial polí­ti­co inclu­ye varios escán­da­los por corrup­ción que impli­can a per­so­nas de su entorno, como su ami­go y minis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción Ter­je Rod Lar­sen (actual coor­di­na­dor de la ONU en las nego­cia­cio­nes del Medio Orien­te). 

[8] El Comi­té reci­bió 205 pro­po­si­cio­nes de can­di­da­tu­ra pero, con­for­me al regla­men­to, sólo 199 eran ele­gi­bles. Des­pués de alcan­zar esa cifra, el Comi­té Nóbel no podía agre­gar otros nom­bres duran­te sus deli­be­ra­cio­nes. 

[9] El anun­cio del pre­mio debió haber teni­do lugar el 9 de octu­bre. Por razo­nes orga­ni­za­ti­vas, el nom­bre del lau­rea­do tenía que estar deter­mi­na­do a más tar­dar el 15 de sep­tiem­bre. 

[10] A pesar de no for­mar par­te del Con­se­jo de Euro­pa, Esta­dos Uni­dos goza de gran influen­cie en el seno de ese órgano. Mos­cú no esta­ba de acuer­do con la elec­ción de Jagland, pero que­ría evi­tar sobre todo la del pola­co Wlod­zi­mierz Cimos­ze­wicz. 

[11] « Anun­cio del Comi­té del Pre­mio Nobel sobre el pre­mio Nobel de la Paz de 2009 », Red Vol­tai­re, 9 de Octo­bre de 2009. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *