Matan­za de 4,000 en Bada­joz, Ciu­dad de horro­res – Chica­go Tri­bu­ne, 30 de agos­to de 1936

“Esta es la his­to­ria más dolo­ro­sa que me ha toca­do escri­bir. La escri­bo a las cua­tro de la madru­ga­da, enfer­mo de cuer­po y alma, en el hedion­do patio de la Pen­sión Cen­tral, en una de las tor­tuo­sas calles blan­cas de esta empi­na­da ciu­dad for­ti­fi­ca­da. Nun­ca más encon­tra­ré la Pen­sión Cen­tral y nun­ca que­rré hacer­lo. Ven­go de Bada­joz, a algu­nas millas de aquí, en Espa­ña. Subí a la azo­tea para mirar atrás. Vi fue­go. Están que­man­do cuer­pos. Cua­tro mil hom­bres y muje­res han muer­to en Bada­joz des­de que la legión y los moros del rebel­de Fran­cis­co Fran­co tre­pa­ran por enci­ma de los cuer­pos de sus pro­pios muer­tos para esca­lar las mura­llas tan­tas veces empa­pa­das de san­gre. Inten­té dor­mir. Pero no se pue­de dor­mir en una sucia e incó­mo­da cama en una habi­ta­ción que está a una tem­pe­ra­tu­ra simi­lar a la de un baño tur­co, don­de los mos­qui­tos y los chin­ches te ator­men­tan igual que los recuer­dos de lo que has vis­to, con el olor a san­gre en tu pro­pio cabe­llo y una mujer sollo­zan­do en la habi­ta­ción de al lado”

“Miles fue­ron ase­si­na­dos san­gui­na­ria­men­te des­pués de la caí­da de la ciu­dad (.) des­de enton­ces de 50 a 100 per­so­nas eran eje­cu­ta­das cada día. Los moros y legio­na­rios están saquean­do. Pero lo más negro de todo: la “poli­cía inter­na­cio­nal” por­tu­gue­sa está devol­vien­do gran núme­ro de gen­te y cien­tos de refu­gia­dos repu­bli­ca­nos hacia una muer­te cer­te­ra por las des­car­gas de las cua­dri­llas rebel­des (.) Aquí [en la pla­za de la cate­dral] ayer hubo un cere­mo­nial y sim­bó­li­co tiro­teo. Sie­te líde­res repu­bli­ca­nos del Fren­te Popu­lar fue­ron fusi­la­dos ante 3.000 per­so­nas (.) Todas las demás tien­das pare­cían haber sido des­trui­das. Los con­quis­ta­do­res saquea­ron según lle­ga­ron. Toda esta sema­na los por­tu­gue­ses han com­pra­do relo­jes y joye­ría en Bada­joz prác­ti­ca­men­te por nada (.) los que bus­ca­ron refu­gio en la torre de Espan­ta­pe­rros [torre medie­val de Bada­joz] fue­ron que­ma­dos y fusilados.”

“De pron­to vimos a dos falan­gis­tas dete­ner a un mucha­cho ves­ti­do con ropa de tra­ba­jo. Mien­tras le aga­rran, un ter­ce­ro le echa atrás la cami­sa; des­cu­brien­do su hom­bro dere­cho se podían ver las seña­les negras y azu­les de la cula­ta del rifle. Aún des­pués de una sema­na se sigue vien­do. El infor­me era des­fa­vo­ra­ble. A la pla­za de toros fui con él. Fui­mos entre vallas al rue­do en cues­tión (.) Esta noche lle­ga­rá el pien­so para el “show” de maña­na. Filas de hom­bres, bra­zos en aire. Eran jóve­nes, en su mayo­ría cam­pe­si­nos, mecá­ni­cos con monos. Están en capi­lla. A las cua­tro de la maña­na les vuel­ven a lle­var al rue­do por la puer­ta por don­de se ini­cia el “paseí­llo”. Hay ame­tra­lla­do­ras espe­rán­do­les. Des­pués de la pri­me­ra noche se creía que la san­gre lle­ga­ba a un pal­mo por enci­ma del sue­lo. No lo dudo, 1.800 hom­bres- había muje­res tam­bién- fue­ron aba­ti­dos allí en doce horas. Hay más san­gre de la que uno pue­da ima­gi­nar en 1.800 cuerpos.”

“Vol­vi­mos al pue­blo pasan­do por la mag­ní­fi­ca escue­la e ins­ti­tu­to sani­ta­rio de la Repú­bli­ca. Los hom­bres que los cons­tru­ye­ron están muer­tos, fusi­la­dos como ‘negros’ por­que tra­ta­ron de defen­der­los. Pasa­mos una esqui­na, ‘has­ta ayer había aquí un gran char­co de san­gre rene­gri­da’, dije­ron mis ami­gos. ‘Todos los mili­ta­res lea­les a la Repú­bli­ca fue­ron eje­cu­ta­dos aquí, y sus cuer­pos se deja­ron duran­te días a modo de ejem­plo’. Les dije­ron que salie­ran, así pues, deja­ron sus casas pre­ci­pi­ta­da­men­te para feli­ci­tar a los con­quis­ta­do­res y fue­ron fusi­la­dos allí mis­mo, y sus casas saquea­das. Los moros no tenían favoritos.”

Jay Allen

Chica­go Tri­bu­ne, 30 de agos­to de 1936 (Wiki­pe­dia)

Arri­ba, cadá­ver de una de las hijas de Joa­quín Lle­ra,de dos años de edad


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.