Matan­za de 4,000 en Bada­joz, Ciu­dad de horro­res – Chica­go Tri­bu­ne, 30 de agos­to de 1936

“Esta es la his­to­ria más dolo­ro­sa que me ha toca­do escri­bir. La escri­bo a las cua­tro de la madru­ga­da, enfer­mo de cuer­po y alma, en el hedion­do patio de la Pen­sión Cen­tral, en una de las tor­tuo­sas calles blan­cas de esta empi­na­da ciu­dad for­ti­fi­ca­da. Nun­ca más encon­tra­ré la Pen­sión Cen­tral y nun­ca que­rré hacer­lo. Ven­go de Bada­joz, a algu­nas millas de aquí, en Espa­ña. Subí a la azo­tea para mirar atrás. Vi fue­go. Están que­man­do cuer­pos. Cua­tro mil hom­bres y muje­res han muer­to en Bada­joz des­de que la legión y los moros del rebel­de Fran­cis­co Fran­co tre­pa­ran por enci­ma de los cuer­pos de sus pro­pios muer­tos para esca­lar las mura­llas tan­tas veces empa­pa­das de san­gre. Inten­té dor­mir. Pero no se pue­de dor­mir en una sucia e incó­mo­da cama en una habi­ta­ción que está a una tem­pe­ra­tu­ra simi­lar a la de un baño tur­co, don­de los mos­qui­tos y los chin­ches te ator­men­tan igual que los recuer­dos de lo que has vis­to, con el olor a san­gre en tu pro­pio cabe­llo y una mujer sollo­zan­do en la habi­ta­ción de al lado”

“Miles fue­ron ase­si­na­dos san­gui­na­ria­men­te des­pués de la caí­da de la ciu­dad (.) des­de enton­ces de 50 a 100 per­so­nas eran eje­cu­ta­das cada día. Los moros y legio­na­rios están saquean­do. Pero lo más negro de todo: la “poli­cía inter­na­cio­nal” por­tu­gue­sa está devol­vien­do gran núme­ro de gen­te y cien­tos de refu­gia­dos repu­bli­ca­nos hacia una muer­te cer­te­ra por las des­car­gas de las cua­dri­llas rebel­des (.) Aquí [en la pla­za de la cate­dral] ayer hubo un cere­mo­nial y sim­bó­li­co tiro­teo. Sie­te líde­res repu­bli­ca­nos del Fren­te Popu­lar fue­ron fusi­la­dos ante 3.000 per­so­nas (.) Todas las demás tien­das pare­cían haber sido des­trui­das. Los con­quis­ta­do­res saquea­ron según lle­ga­ron. Toda esta sema­na los por­tu­gue­ses han com­pra­do relo­jes y joye­ría en Bada­joz prác­ti­ca­men­te por nada (.) los que bus­ca­ron refu­gio en la torre de Espan­ta­pe­rros [torre medie­val de Bada­joz] fue­ron que­ma­dos y fusi­la­dos.”

“De pron­to vimos a dos falan­gis­tas dete­ner a un mucha­cho ves­ti­do con ropa de tra­ba­jo. Mien­tras le aga­rran, un ter­ce­ro le echa atrás la cami­sa; des­cu­brien­do su hom­bro dere­cho se podían ver las seña­les negras y azu­les de la cula­ta del rifle. Aún des­pués de una sema­na se sigue vien­do. El infor­me era des­fa­vo­ra­ble. A la pla­za de toros fui con él. Fui­mos entre vallas al rue­do en cues­tión (.) Esta noche lle­ga­rá el pien­so para el “show” de maña­na. Filas de hom­bres, bra­zos en aire. Eran jóve­nes, en su mayo­ría cam­pe­si­nos, mecá­ni­cos con monos. Están en capi­lla. A las cua­tro de la maña­na les vuel­ven a lle­var al rue­do por la puer­ta por don­de se ini­cia el “paseí­llo”. Hay ame­tra­lla­do­ras espe­rán­do­les. Des­pués de la pri­me­ra noche se creía que la san­gre lle­ga­ba a un pal­mo por enci­ma del sue­lo. No lo dudo, 1.800 hom­bres- había muje­res tam­bién- fue­ron aba­ti­dos allí en doce horas. Hay más san­gre de la que uno pue­da ima­gi­nar en 1.800 cuer­pos.”

“Vol­vi­mos al pue­blo pasan­do por la mag­ní­fi­ca escue­la e ins­ti­tu­to sani­ta­rio de la Repú­bli­ca. Los hom­bres que los cons­tru­ye­ron están muer­tos, fusi­la­dos como ‘negros’ por­que tra­ta­ron de defen­der­los. Pasa­mos una esqui­na, ‘has­ta ayer había aquí un gran char­co de san­gre rene­gri­da’, dije­ron mis ami­gos. ‘Todos los mili­ta­res lea­les a la Repú­bli­ca fue­ron eje­cu­ta­dos aquí, y sus cuer­pos se deja­ron duran­te días a modo de ejem­plo’. Les dije­ron que salie­ran, así pues, deja­ron sus casas pre­ci­pi­ta­da­men­te para feli­ci­tar a los con­quis­ta­do­res y fue­ron fusi­la­dos allí mis­mo, y sus casas saquea­das. Los moros no tenían favo­ri­tos.”

Jay Allen

Chica­go Tri­bu­ne, 30 de agos­to de 1936 (Wiki­pe­dia)

Arri­ba, cadá­ver de una de las hijas de Joa­quín Lle­ra,de dos años de edad


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *