Sen­ten­cia con­tra per­se­cu­ción sin­di­cal en la ONCE – LAB

El TSJPV decla­ra nulo el des­pi­do de un tra­ba­ja­dor de la ONCE. Ha teni­do que ser este tri­bu­nal el que corri­ja la injus­ti­cia con­ti­nua­da (3 des­pi­dos) que se venía come­tien­do por par­te de la ONCE con­tra Iña­ki Nuño, afi­lia­do y tra­ba­ja­dor de la ONCE en Gas­teiz, y a su vez, y des­de las últi­mas elec­cio­nes sin­di­ca­les cele­bra­das en febre­ro de 2009, miem­bro del Comi­té de Empre­sa en repre­sen­ta­ción del sin­di­ca­to LAB.

En el fallo de la sen­ten­cia de reso­lu­ción ante el recur­so de supli­ca­ción inter­pues­to por JOSEBA IÑAKI NUÑO MOLINUEVO, con­tra la sen­ten­cia del Juz­ga­do de lo Social nº 1 de los de Vito­ria de 19 de abril de 2010, dic­ta­da en pro­ce­so sobre des­pi­do y enta­bla­do por JOSEBA IÑAKI NUÑO MOLINUEVO con­tra la ONCE, se dic­ta­mi­na la nuli­dad del des­pi­do que tuvo lugar el 27 de noviem­bre de 2009 y se con­de­na a la ONCE a la read­mi­sión en su pues­to de tra­ba­jo y en las mis­mas con­di­cio­nes que regían con ante­rio­ri­dad al des­pi­do, con abono de los sala­rios de tra­mi­ta­ción deja­dos de per­ci­bir.

Este fallo judi­cial que hace jus­ti­cia, no nos debe impe­dir rea­li­zar una rotun­da denun­cia del carác­ter auto­ri­ta­rio y anti­so­cial de la ONCE que pro­du­ce nume­ro­sas situa­cio­nes de explo­ta­ción y pér­di­da de empleo, que en la mayo­ría de los casos dejan inde­fen­sas a las per­so­nas que las pade­cen. Así, cien­tos de dis­ca­pa­ci­ta­dos y dis­ca­pa­ci­ta­das en Hego Eus­kal Herria sopor­tan los abu­sos y arbi­tra­rie­da­des de una enti­dad, la ONCE, que tacha­da de social prac­ti­ca una des­pó­ti­ca y anti­so­cial ges­tión que ori­gi­na cada vez más situa­cio­nes de extre­ma pre­ca­rie­dad y que, cada vez con más fre­cuen­cia, con­clu­yen en la pér­di­da del empleo. Una situa­ción, que uni­da a la fal­ta real de alter­na­ti­vas de empleo, la agra­va aún más si cabe.

En la ONCE, lejos de cum­plir con su come­ti­do social, reha­bi­li­ta­dor e inte­gra­dor, se dedi­can a explo­tar a las y los tra­ba­ja­do­res dis­ca­pa­ci­ta­dos para pro­ve­cho de una éli­te direc­ti­va sin escrú­pu­los que con tal de man­te­ner su sta­tus eco­nó­mi­co y cotas de poder, piso­tean, trans­gre­den y per­si­guen los más míni­mos dere­chos labo­ra­les y socia­les de aque­llas per­so­nas des­afec­tas con las polí­ti­cas apli­ca­das.

Ante este esta­do de cosas, des­de LAB hace­mos un lla­ma­mien­to a los gobier­nos, ins­ti­tu­cio­nes y repre­sen­tan­tes polí­ti­cos y socia­les a que, de una vez por todas, reali­cen con­tro­les efi­ca­ces para que la ONCE, per­cep­to­ra de ingen­tes recur­sos públi­cos y exen­cio­nes por par­te de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas, cum­pla las fun­cio­nes socia­les dele­ga­das por esas admi­nis­tra­cio­nes, y sobre todo y fun­da­men­tal­men­te, para que for­mu­len, aprue­ben y pon­gan en prác­ti­ca alter­na­ti­vas efec­ti­vas e inte­gra­do­ras en el mun­do labo­ral que pon­gan fin a la ana­cró­ni­ca depen­den­cia de la dis­ca­pa­ci­dad visual res­pec­to del jue­go.

Más allá de la pre­sen­ta­ción de deman­das en los tri­bu­na­les y que sean los jue­ces los que dic­ta­mi­nen, la denun­cia públi­ca por par­te de las per­so­nas afec­ta­das por los abu­sos y atro­pe­llos que se dan en la ONCE se hace de vital impor­tan­cia. Sabe­mos de mul­ti­tud de casos de inti­mi­da­cio­nes y ame­dren­ta­mien­tos que se dan pero se callan. En ese sen­ti­do, ani­ma­mos a sacar a la luz todas esas situa­cio­nes para aca­bar con tal exe­cra­ble for­ma de pro­ce­der. Iña­ki, denun­cian­do su caso, ha con­se­gui­do ver reco­no­ci­dos sus dere­chos, otras y otros muchos pue­den lograr­lo tam­bién.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *