Isla­mo­fo­bia en aumen­to y odio anti­his­pano – BBC World

En momen­tos en que algu­nos comen­ta­ris­tas advier­ten del aumen­to de la isla­mo­fo­bia en Esta­dos Uni­dos, una peque­ña igle­sia pro­tes­tan­te de Gai­nes­vi­lle, una ciu­dad de unos 115.000 habi­tan­tes en el nor­te del esta­do de Flo­ri­da, anun­ció pla­nes de orga­ni­zar una hogue­ra de tex­tos del Corán con oca­sión del pró­xi­mo ani­ver­sa­rio de los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre de 2001.

El deba­te sobre la isla­mo­fo­bia, que has­ta hace un mes pare­cía más limi­ta­do a Euro­pa, aflo­ró con fuer­za en EE.UU. des­pués de la polé­mi­ca pro­pues­ta de cons­truir un cen­tro islá­mi­co a pocos metros de la zona cero, en Nue­va York.

El pro­mo­tor del acto en Flo­ri­da es el pas­tor Terry Jones, autor de un libro titu­la­do «El Islam es dia­bó­li­co», que anun­cia en su sitio web que la que­ma «no es un acto de amor ni de odio» sino una adver­ten­cia sobre el peli­gro que repre­sen­ta una reli­gión «que pro­vo­ca odio».

A pesar de la prohi­bi­ción por el gobierno local y del lla­ma­do de la Aso­cia­ción Nacio­nal de Evan­gé­li­cos para que Jones can­ce­le el even­to, éste ha decla­ra­do a la pren­sa que como cris­tiano esta­dou­ni­den­se tie­ne dere­cho a que­mar el libro sagra­do de los musul­ma­nes «por­que está lleno de mentiras».

Algu­nas voces han aler­ta­do de que la que­ma en públi­co del Corán podría pro­vo­car una reac­ción aira­da en todo el mun­do musul­mán simi­lar a la que se ori­gi­nó en 2005 tras la publi­ca­ción de unas cari­ca­tu­ras de Maho­ma con una bom­ba sobre su tur­ban­te por un dia­rio danés.

«Cri­sis de identidad»

En opi­nión de los ana­lis­tas, la que­ma de tex­tos del Corán y la his­te­ria sus­ci­ta­da por el pro­yec­to del cen­tro islá­mi­co en la zona cero son reve­la­do­res de una cri­sis de iden­ti­dad en EE.UU. que afec­ta a uno de sus pila­res cons­ti­tu­ti­vos, el plu­ra­lis­mo religioso.

«Esto no tie­ne que ver sólo con los musul­ma­nes; esto tra­ta de quié­nes somos los esta­dou­ni­den­ses», decla­ró a la pren­sa la direc­to­ra en Nue­va York de la ONG Com­mon Cau­se, aña­dien­do que el recha­zo al cen­tro islá­mi­co abre una puer­ta que per­mi­ti­rá dis­cri­mi­nar a otros gru­pos sólo por­que son diferentes.

Medios de comu­ni­ca­ción como la revis­ta Time han plan­tea­do direc­ta­men­te la pre­gun­ta de si EE.UU. es islamofóbico.

El pro­fe­sor de estu­dios islá­mi­cos en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, John Espo­si­to, le dijo a BBC Mun­do que en Esta­dos Uni­dos se está exten­dien­do un «cán­cer social» de la mis­ma gra­ve­dad que el odio que en el pasa­do se diri­gió con­tra judíos o afroamericanos.

En su opi­nión, los polí­ti­cos de su país están ati­zan­do el mie­do hacia lo dife­ren­te para ganar votos en los comi­cios de noviem­bre pró­xi­mo, en los que se eli­gen legis­la­do­res y los gober­na­do­res de algu­nos esta­dos. «Los esta­dou­ni­den­ses se sien­ten ase­dia­dos eco­nó­mi­ca­men­te y los men­sa­jes con­tra todo lo que es per­ci­bi­do como extran­je­ro, ya sea his­pano o musul­mán, tie­nen aho­ra mayor calado».

Para Espo­si­to ese cre­cien­te recha­zo a los inmi­gran­tes es simi­lar al que vie­ne pade­cien­do des­de hace años Europa.

«Rece­lo»

Tra­di­cio­nal­men­te los estu­dios han mos­tra­do que la inte­gra­ción eco­nó­mi­ca y edu­ca­ti­va de los inmi­gran­tes musul­ma­nes en EE.UU. es mayor que en Euro­pa, un con­ti­nen­te en don­de el rece­lo de muchos de sus habi­tan­tes hacia el Islam ayu­da­ría a expli­car la popu­la­ri­dad de medi­das como la recien­te prohi­bi­ción de los mina­re­tes en Sui­za o la con­tro­ver­sia en torno al uso del velo islá­mi­co en Francia.

Algu­nas ciu­da­des esta­dou­ni­den­ses como Detroit tie­nen comu­ni­da­des de musul­ma­nes esti­ma­das en varios cien­tos de miles de per­so­nas, gene­ral­men­te vis­tas como ejem­plos más exi­to­sos de inte­gra­ción que sus con­tra­par­tes en Europa.

Sin embar­go, una encues­ta del cen­tro de estu­dios Pew publi­ca­da el mar­tes reve­la que la pro­por­ción de esta­dou­ni­den­ses que tie­ne una visión favo­ra­ble hacia el Islam ha caí­do de un 41% en 2005 a un 30%, pero que el núme­ro de aque­llos que pien­san que el Islam pro­mue­ve la vio­len­cia más que otras reli­gio­nes se man­tie­ne esta­ble en torno a uno de cada tres encuestados.

Los ana­lis­tas con­si­de­ran aún más alar­man­te el «irra­cio­nal» aumen­to del núme­ro de esta­dou­ni­den­ses que pien­sa que el pre­si­den­te Barack Oba­ma es musul­mán. Casi una quin­ta par­te de los esta­dou­ni­den­ses (18%) opi­na así, según una encues­ta del cen­tro Pew hecha con ante­rio­ri­dad al res­pal­do que el man­da­ta­rio dio al pro­yec­to de mez­qui­ta en la zona cero.

Espo­si­to, que ha sido ase­sor del gobierno esta­dou­ni­den­se y es un pro­mi­nen­te autor sobre el Islam, cree que la sen­da por la que cami­na EE.UU. pone en peli­gro su cen­te­na­ria tra­di­ción de liber­ta­des civi­les: «Lo que está en jue­go afec­ta al núcleo de qué y quié­nes somos como país y como socie­dad, los pila­res de nues­tran iden­ti­dad, y los prin­ci­pios y valo­res encar­na­dos en nues­tra constitución».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.