La paz de Colom­bia es la paz de nues­tra Amé­ri­ca- FARC – EP

Aun­que el gobierno de Colom­bia man­tie­ne cerra­da la puer­ta del diá­lo­go con la insur­gen­cia aci­ca­tea­do por el espe­jis­mo de una vic­to­ria mili­tar y la inje­ren­cia de Washing­ton, que­re­mos reite­rar a la Unión de Nacio­nes del Sur, UNASUR, nues­tra irre­duc­ti­ble volun­tad de bus­car una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to.

Es un hecho que éste des­bor­dó, des­de hace años, el mar­co de las fron­te­ras patrias como con­se­cuen­cia de las estra­te­gias “pre­ven­ti­vas” impues­tas a Bogo­tá por el gobierno de los Esta­dos Uni­dos. Si Colom­bia hoy está ocu­pa­da mili­tar­men­te por una poten­cia extran­je­ra, lo es en desa­rro­llo de un inte­rés geo­es­tra­té­gi­co, de pre­do­mi­nio con­ti­nen­tal y no en razón de una gue­rra local con­tra­in­sur­gen­te. Nadie dis­cu­te que la Casa Blan­ca asu­me con preo­cu­pa­ción la pre­sen­cia polí­ti­ca, cada vez mayor en este hemis­fe­rio, de gobier­nos que optan por el deco­ro patrio y la sobe­ra­nía.
En nues­tro país, el Plan Colom­bia, la estra­te­gia neo­li­be­ral, la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal y para ins­ti­tu­cio­nal, han agra­va­do a nive­les insos­pe­cha­dos el con­flic­to, hacien­do muy difí­cil supe­rar esta eta­pa de con­fron­ta­ción fra­tri­ci­da sin la ayu­da de paí­ses her­ma­nos.
El dra­ma huma­ni­ta­rio de Colom­bia cla­ma la movi­li­za­ción y soli­da­ri­dad con­ti­nen­tal. La obse­sión oli­gár­qui­ca por some­ter mili­tar­men­te a la gue­rri­lla des­de hace 46 años, y la eje­cu­ción de los pla­nes gue­rre­ris­tas y repre­si­vos de Washing­ton han cos­ta­do innu­me­ra­bles masa­cres, fosas comu­nes como la de la Maca­re­na que escon­de más de 2000 cadá­ve­res: la más gran­de de Amé­ri­ca Lati­na, crí­me­nes de lesa huma­ni­dad lla­ma­dos eufe­mís­ti­ca­men­te “fal­sos posi­ti­vos”, un des­pla­za­mien­to for­zo­so de cin­co millo­nes de cam­pe­si­nos, des­apa­ri­cio­nes de ciu­da­da­nos por cau­sas polí­ti­cas, deten­cio­nes arbi­tra­rias, 30 millo­nes de pobres en un país de 44 millo­nes de habi­tan­tes…
Algu­nos alu­den fre­cuen­te­men­te a la obso­les­cen­cia de la lucha arma­da revo­lu­cio­na­ria, pero nada dicen de las con­di­cio­nes y garan­tías para la lucha polí­ti­ca en Colom­bia. Otros ubi­can la ame­na­za en la insur­gen­cia y no en la estra­te­gia neo­co­lo­nial del gobierno de los Esta­dos Uni­dos, pare­cien­do igno­rar que con gue­rri­lla o sin ella el impe­rio dará cur­so a su agen­da de pre­do­mi­nio. Y los hay tam­bién pro­cli­ves a pre­sio­nar a una sola de las par­tes con­ten­dien­tes, casi siem­pre a la insur­gen­cia.
La paz con jus­ti­cia social y no la gue­rra por la gue­rra, ha sido el obje­ti­vo estra­té­gi­co de las FARC des­de su sur­gi­mien­to en 1964 en Mar­que­ta­lia. Si las con­ver­sa­cio­nes de paz de Casa Ver­de, Cara­cas, Tlax­ca­la y el Caguán, no lle­ga­ron a feliz tér­mino, fue por­que las oli­gar­quías no qui­sie­ron con­si­de­rar nin­gún cam­bio en las injus­tas estruc­tu­ras polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y socia­les que moti­van el alza­mien­to. Hoy enfren­ta­mos, enar­bo­lan­do incues­tio­na­bles ban­de­ras polí­ti­cas, la más gran­de maqui­na­ria béli­ca que haya enfren­ta­do gue­rri­lla algu­na, pero siem­pre luchan­do la posi­bi­li­dad de una solu­ción polí­ti­ca.
Seño­res pre­si­den­tes: cuan­do lo esti­men opor­tuno esta­mos dis­pues­tos a expo­ner en una asam­blea de UNASUR nues­tra visión sobre el con­flic­to colom­biano.
La paz de Colom­bia es la paz del con­ti­nen­te.
Reci­ban nues­tro salu­do
De uste­des aten­ta­men­te,
Com­pa­trio­tas
Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colom­bia, Agos­to de 2010,
Año bicen­te­na­rio del gri­to de inde­pen­den­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *