La paz de Colom­bia es la paz de nues­tra Amé­ri­ca- FARC – EP

Aun­que el gobierno de Colom­bia man­tie­ne cerra­da la puer­ta del diá­lo­go con la insur­gen­cia aci­ca­tea­do por el espe­jis­mo de una vic­to­ria mili­tar y la inje­ren­cia de Washing­ton, que­re­mos reite­rar a la Unión de Nacio­nes del Sur, UNASUR, nues­tra irre­duc­ti­ble volun­tad de bus­car una sali­da polí­ti­ca al conflicto.

Es un hecho que éste des­bor­dó, des­de hace años, el mar­co de las fron­te­ras patrias como con­se­cuen­cia de las estra­te­gias “pre­ven­ti­vas” impues­tas a Bogo­tá por el gobierno de los Esta­dos Uni­dos. Si Colom­bia hoy está ocu­pa­da mili­tar­men­te por una poten­cia extran­je­ra, lo es en desa­rro­llo de un inte­rés geo­es­tra­té­gi­co, de pre­do­mi­nio con­ti­nen­tal y no en razón de una gue­rra local con­tra­in­sur­gen­te. Nadie dis­cu­te que la Casa Blan­ca asu­me con preo­cu­pa­ción la pre­sen­cia polí­ti­ca, cada vez mayor en este hemis­fe­rio, de gobier­nos que optan por el deco­ro patrio y la soberanía.
En nues­tro país, el Plan Colom­bia, la estra­te­gia neo­li­be­ral, la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal y para ins­ti­tu­cio­nal, han agra­va­do a nive­les insos­pe­cha­dos el con­flic­to, hacien­do muy difí­cil supe­rar esta eta­pa de con­fron­ta­ción fra­tri­ci­da sin la ayu­da de paí­ses hermanos.
El dra­ma huma­ni­ta­rio de Colom­bia cla­ma la movi­li­za­ción y soli­da­ri­dad con­ti­nen­tal. La obse­sión oli­gár­qui­ca por some­ter mili­tar­men­te a la gue­rri­lla des­de hace 46 años, y la eje­cu­ción de los pla­nes gue­rre­ris­tas y repre­si­vos de Washing­ton han cos­ta­do innu­me­ra­bles masa­cres, fosas comu­nes como la de la Maca­re­na que escon­de más de 2000 cadá­ve­res: la más gran­de de Amé­ri­ca Lati­na, crí­me­nes de lesa huma­ni­dad lla­ma­dos eufe­mís­ti­ca­men­te “fal­sos posi­ti­vos”, un des­pla­za­mien­to for­zo­so de cin­co millo­nes de cam­pe­si­nos, des­apa­ri­cio­nes de ciu­da­da­nos por cau­sas polí­ti­cas, deten­cio­nes arbi­tra­rias, 30 millo­nes de pobres en un país de 44 millo­nes de habitantes…
Algu­nos alu­den fre­cuen­te­men­te a la obso­les­cen­cia de la lucha arma­da revo­lu­cio­na­ria, pero nada dicen de las con­di­cio­nes y garan­tías para la lucha polí­ti­ca en Colom­bia. Otros ubi­can la ame­na­za en la insur­gen­cia y no en la estra­te­gia neo­co­lo­nial del gobierno de los Esta­dos Uni­dos, pare­cien­do igno­rar que con gue­rri­lla o sin ella el impe­rio dará cur­so a su agen­da de pre­do­mi­nio. Y los hay tam­bién pro­cli­ves a pre­sio­nar a una sola de las par­tes con­ten­dien­tes, casi siem­pre a la insurgencia.
La paz con jus­ti­cia social y no la gue­rra por la gue­rra, ha sido el obje­ti­vo estra­té­gi­co de las FARC des­de su sur­gi­mien­to en 1964 en Mar­que­ta­lia. Si las con­ver­sa­cio­nes de paz de Casa Ver­de, Cara­cas, Tlax­ca­la y el Caguán, no lle­ga­ron a feliz tér­mino, fue por­que las oli­gar­quías no qui­sie­ron con­si­de­rar nin­gún cam­bio en las injus­tas estruc­tu­ras polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y socia­les que moti­van el alza­mien­to. Hoy enfren­ta­mos, enar­bo­lan­do incues­tio­na­bles ban­de­ras polí­ti­cas, la más gran­de maqui­na­ria béli­ca que haya enfren­ta­do gue­rri­lla algu­na, pero siem­pre luchan­do la posi­bi­li­dad de una solu­ción política.
Seño­res pre­si­den­tes: cuan­do lo esti­men opor­tuno esta­mos dis­pues­tos a expo­ner en una asam­blea de UNASUR nues­tra visión sobre el con­flic­to colombiano.
La paz de Colom­bia es la paz del continente.
Reci­ban nues­tro saludo
De uste­des atentamente,
Compatriotas
Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colom­bia, Agos­to de 2010,
Año bicen­te­na­rio del gri­to de independencia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.