[Fotos] Ata­can un auto­bús de fami­lia­res de [email protected] [email protected] ante la pasi­vi­dad policial

Pare­ce ser que hay Kale borro­kas bue­nas y kale borro­kas malas, a juz­gar por la pasi­vi­dad poli­cial el pasa­do sába­do cuan­do un auto­bús de fami­lia­res de [email protected] [email protected] fue ape­drea­do en Puer­to de San­ta María.
Mien­tras estos rea­li­za­ban la visi­ta corres­pon­dien­te a su fami­liar y los cho­fe­res de los auto­bu­ses des­can­sa­ban de lar­go tra­yec­to ( Entre Eus­kal Herria y Puer­to hay mas de 1.000 kiló­me­tros) un indi­vi­duo arro­jo varias pedra­das con­tra las lunas de los auto­bu­ses, y pese a estar avi­sa­da la poli­cía espa­ño­la, en al menos dos oca­sio­nes, no se pre­sen­to para nada.

Actos simi­la­res en Eus­kal Herria, cuen­tan con la inme­dia­ta pre­sen­cia poli­cial y tam­bién de los perio­dis­tas. Salen en por­ta­da y pri­me­ra pla­na de los medios de comu­ni­ca­ción y si se con­si­gue atra­par a quien los rea­li­za, se les apli­ca la Ley Anti­te­rro­ris­ta, y se les lle­va a la Audien­cia Nacional.
Y no solo eso. Las con­de­nas por este tipo de hechos vie­nen a supo­ner no menos de 6 o 7 años. Pero cla­ro, si la kale borro­ka, la pro­ta­go­ni­za un fas­cis­ta espa­ñol, pare­ce ser que los cri­te­rios son otros, sino recor­de­mos del caso de “Falan­ge y Tradición”

A las 19.30, y con evi­den­tes pro­ble­mas de visi­bi­li­dad, los 39 fami­lia­res de pre­sos polí­ti­cos vas­cos que acu­die­ron a las pri­sio­nes de Puer­to, Alge­ci­ras, Huel­va y Sevi­lla cogie­ron de nue­vo rum­bo a Eus­kal Herria. Algu­nos de ellos, como los de Huel­va, sin haber podi­do lle­var a cabo los res­pec­ti­vos vis a vis, de nue­vo a con­se­cuen­cia de los cacheos humi­llan­tes que qui­sie­ron impo­ner­les. Lle­van ya diez meses pade­cien­do la mis­ma impi­si­ción arbitraria.

Por su par­te, la aso­cia­ción de fami­lia­res y repre­sa­lia­dos polí­ti­cos vas­cos Etxe­rat denun­ció con dure­za el ata­que pro­du­ci­do con­tra el auto­bús en Puer­to de San­ta María, y aún de for­ma más rotun­da la impu­ni­dad con la que se repi­ten ata­ques de esta índo­le con­tra los fami­lia­res. «Esta es otra con­se­cuen­cia de la cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que pade­cen nues­tros fami­lia­res y noso­tros. No es la pri­me­ra vez que sufri­mos ata­ques así. El año pasa­do, el mis­mo auto­bús fue ata­ca­do con pin­tu­ra y pin­cha­das las rue­das, se pro­du­cen robos en los coches esta­cio­na­dos en las cár­ce­les, o cuan­do apa­re­ció un gru­po de enca­pu­cha­dos mero­dean­do en fur­go­ne­tas que acu­den a las visi­tas, y un etcé­te­ra muy largo».

Etxe­rat empla­zó a la socie­dad a movi­li­zar­se y a denun­ciar la polí­ti­ca carcelaria.
Argaz­kiak-Fotos Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.