[Fotos] Ata­can un auto­bús de fami­lia­res de [email protected] [email protected] ante la pasi­vi­dad poli­cial

Pare­ce ser que hay Kale borro­kas bue­nas y kale borro­kas malas, a juz­gar por la pasi­vi­dad poli­cial el pasa­do sába­do cuan­do un auto­bús de fami­lia­res de [email protected] [email protected] fue ape­drea­do en Puer­to de San­ta María.
Mien­tras estos rea­li­za­ban la visi­ta corres­pon­dien­te a su fami­liar y los cho­fe­res de los auto­bu­ses des­can­sa­ban de lar­go tra­yec­to ( Entre Eus­kal Herria y Puer­to hay mas de 1.000 kiló­me­tros) un indi­vi­duo arro­jo varias pedra­das con­tra las lunas de los auto­bu­ses, y pese a estar avi­sa­da la poli­cía espa­ño­la, en al menos dos oca­sio­nes, no se pre­sen­to para nada.

Actos simi­la­res en Eus­kal Herria, cuen­tan con la inme­dia­ta pre­sen­cia poli­cial y tam­bién de los perio­dis­tas. Salen en por­ta­da y pri­me­ra pla­na de los medios de comu­ni­ca­ción y si se con­si­gue atra­par a quien los rea­li­za, se les apli­ca la Ley Anti­te­rro­ris­ta, y se les lle­va a la Audien­cia Nacio­nal.
Y no solo eso. Las con­de­nas por este tipo de hechos vie­nen a supo­ner no menos de 6 o 7 años. Pero cla­ro, si la kale borro­ka, la pro­ta­go­ni­za un fas­cis­ta espa­ñol, pare­ce ser que los cri­te­rios son otros, sino recor­de­mos del caso de “Falan­ge y Tra­di­ción”

A las 19.30, y con evi­den­tes pro­ble­mas de visi­bi­li­dad, los 39 fami­lia­res de pre­sos polí­ti­cos vas­cos que acu­die­ron a las pri­sio­nes de Puer­to, Alge­ci­ras, Huel­va y Sevi­lla cogie­ron de nue­vo rum­bo a Eus­kal Herria. Algu­nos de ellos, como los de Huel­va, sin haber podi­do lle­var a cabo los res­pec­ti­vos vis a vis, de nue­vo a con­se­cuen­cia de los cacheos humi­llan­tes que qui­sie­ron impo­ner­les. Lle­van ya diez meses pade­cien­do la mis­ma impi­si­ción arbi­tra­ria.

Por su par­te, la aso­cia­ción de fami­lia­res y repre­sa­lia­dos polí­ti­cos vas­cos Etxe­rat denun­ció con dure­za el ata­que pro­du­ci­do con­tra el auto­bús en Puer­to de San­ta María, y aún de for­ma más rotun­da la impu­ni­dad con la que se repi­ten ata­ques de esta índo­le con­tra los fami­lia­res. «Esta es otra con­se­cuen­cia de la cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que pade­cen nues­tros fami­lia­res y noso­tros. No es la pri­me­ra vez que sufri­mos ata­ques así. El año pasa­do, el mis­mo auto­bús fue ata­ca­do con pin­tu­ra y pin­cha­das las rue­das, se pro­du­cen robos en los coches esta­cio­na­dos en las cár­ce­les, o cuan­do apa­re­ció un gru­po de enca­pu­cha­dos mero­dean­do en fur­go­ne­tas que acu­den a las visi­tas, y un etcé­te­ra muy lar­go».

Etxe­rat empla­zó a la socie­dad a movi­li­zar­se y a denun­ciar la polí­ti­ca car­ce­la­ria.
Argaz­kiak-Fotos Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *