Dene­ga­ción de auxi­lio – Anto­nio Alva­rez Solís

Cuan­do yo hacía, con la ben­di­ta pasión juve­nil del des­cu­bri­mien­to, mis pri­me­ros estu­dios de Dere­cho Penal, des­cu­brí entre los deli­tos de peli­gro para la vida la figu­ra de la omi­sión del soco­rro o, lo que vie­ne a ser lo mis­mo, de la dene­ga­ción de auxi­lio. Aún recuer­do lo escri­to por el pro­fe­sor corres­pon­dien­te: cas­ti­ga el Códi­go al «que no soco­rrie­re a una per­so­na que se halla­re des­am­pa­ra­da y en peli­gro mani­fies­to y gra­ve». Estas cosas sue­len que­dar gra­va­das en el fon­do del alma, por­que a mí me ha veni­do ins­tan­tá­nea­men­te esa figu­ra delic­ti­va a la memo­ria al leer que el Gobierno del Sr. Zapa­te­ro ha deci­di­do reti­rar la ayu­da de 426 euros (¡426!) a todo para­do que entre las eda­des de 30 y 45 años sea sol­te­ro y no ten­ga car­gas fami­lia­res. Se tra­ta de un colec­ti­vo que, según reza en la esta­dís­ti­ca, pue­de supe­rar los cua­tro­cien­tos mil indi­vi­duos. A este cer­ca de medio millón se le con­de­na por los socia­lis­tas, al menos teó­ri­ca­men­te, a la extin­ción radi­cal.

Sé tam­bién des­de aque­llos tiem­pos que las figu­ras delic­ti­vas no deben ser con­si­de­ra­das de una for­ma ana­ló­gi­ca y exten­si­va con el fin huma­ní­si­mo de evi­tar la injus­ti­cia por abu­so en el juz­ga­dor. Por lo tan­to, yo debe­ría no exten­der más allá de la inten­ción del legis­la­dor la refe­ren­cia a tal figu­ra delic­ti­va. Pero ¿cabe ale­gar este repa­ro ante lo que voy a decir en un tiem­po en que muchos ciu­da­da­nos son encar­ce­la­dos, y no pocos con tor­tu­ra, ale­gan­do los tri­bu­na­les puras induc­cio­nes ideo­ló­gi­cas y escan­da­lo­sas exten­sio­nes sola­men­te apo­ya­das en una volun­tad pura­men­te polí­ti­ca?

Pro­ce­da­mos, pues, a hacer la pri­me­ra afir­ma­ción acer­ca del asun­to: a mí me pare­ce delic­ti­vo, esgri­mien­do la obli­ga­ción de soco­rro o la dene­ga­ción de auxi­lio, que un Gobierno eyec­te hacia la nada a miles de tra­ba­ja­do­res que víc­ti­mas de un paro que no han ges­ta­do ellos han de sufrir un total e igno­mi­nio­so «des­am­pa­ro y estar en peli­gro mani­fies­to y gra­ve». Si la que­ma de un buzón vas­co se ele­va a deli­to de terro­ris­mo, ¿aca­so no debie­ra con­si­de­rar­se de volun­tad delic­ti­va muy gra­ve reti­rar el auxi­lio míni­mo a un ciu­da­dano al que lle­van al altar del sacri­fi­cio por­tan­do ade­más la pro­pia leña, o sea el paro, para con­su­mar el sacri­fi­cio? Ha de tener­se en cuen­ta que ese poder inhu­mano y cri­mi­no­so ‑hable­mos en tér­mi­nos sus­tan­cia­les- acu­de con pres­te­za y escán­da­lo social en auxi­lio de ban­que­ros y gen­te de la finan­za que ha des­mo­cha­do en el cur­so de una acción repug­nan­te de ate­so­ra­mien­to y poder el edi­fi­cio de la eco­no­mía colec­ti­va.

El Sr. Zapa­te­ro, que hace sola­men­te dos o tres meses afir­ma­ba, con voz y ges­tos arcan­gé­li­cos, que la resu­rrec­ción de la eco­no­mía se haría sin tocar ni uno sólo de los bene­fi­cios socia­les con­quis­ta­dos por las masas, lle­va sema­nas royen­do las segu­ri­da­des míni­mas de los tra­ba­ja­do­res, des­de el empleo has­ta el sala­rio. Y lo hace ade­más con voz que quie­re trans­mi­tir el sacri­fi­cio per­so­nal ‑o sea, la pér­di­da del car­go- a la pobla­ción que en muchos casos aún le pres­ta una boba­li­co­na asis­ten­cia por con­fun­dir el socia­lis­mo con el obre­ris­mo de anta­ño. El Sr. Zapa­te­ro, que desa­yu­na con el Sr. Botín y merien­da lue­go tra­ba­ja­do­res, debe­ría pen­sar si emplear en ello esfuer­zo her­cú­leo ‑y si no que lo con­sul­te al Sr. Blanco‑, si se pue­de expul­sar hacia la nada a unos ciu­da­da­nos que sola­men­te aspi­ran a un tra­ba­jo bási­co sin con­si­de­rar siquie­ra la explo­ta­ción de que son obje­to cuan­do lo con­si­guen. Tra­ba­jo, ade­más, que nor­mal­men­te cons­ti­tu­ye una for­ma de ser­vi­dum­bre que debe­ría aver­gon­zar a todo gober­nan­te o empre­sa­rio, ya que son ambos la mis­ma cosa. ¿Retó­ri­co el ale­ga­to del asen­de­rea­do y pobre escri­tor? Posi­ble­men­te sí, pero dado que no tie­ne a mano arma ade­cua­da y nece­sa­ria para defen­der la jus­ti­cia debi­da a la huma­ni­dad dolien­te, bueno será que dis­pa­re con rui­do y rebom­bo­rio la úni­ca arma que posee, que es la pala­bra con ira. No digan ante esto la tro­pa de los ser­vi­les, como sue­len hacer, que el gri­to no es pro­pio de un demó­cra­ta civi­li­za­do. Ante esa argu­men­ta­ción ha de sos­te­ner­se que la pala­bra dis­cre­ta y pon­de­ra­da ha sido remo­ja­da por el agua sucia de la ley o del poder y no sir­ve ya, por­que no lle­va a lugar alguno en que pue­da obte­ner el reme­dio per­ti­nen­te. Esa pala­bra hay que hin­char­la con otro gas que no sea el gas pobre de par­la­men­tos e ins­ti­tu­cio­nes, para que el glo­bo de la pro­tes­ta suba sobre el hori­zon­te.

Pero deje­mos estas cues­tio­nes de urgen­te filo­so­fía del len­gua­je y vol­va­mos al tajo. Se ope­ra des­de el poder con un cinis­mo ato­si­gan­te. El Sr. Blan­co, que le da como buen galle­go curial al bota­fu­mei­ro en la Mon­cloa, pen­san­do en la suce­sión mitra­da, aca­ba de argüir que unos ser­vi­cios públi­cos -«des­de la sani­dad a la edu­ca­ción»- que se quie­ran homo­lo­ga­bles con la efi­cien­cia euro­pea deman­dan una ele­va­ción fis­cal de ran­go euro­peo. ¡Nada más y nada menos! Pero en nin­gún momen­to cavi­la públi­ca­men­te este socia­lis­ta, trans­for­ma­do en man­ti­llo del poder, que los impues­tos han de rela­cio­nar­se muy pru­den­te­men­te con los sala­rios, sobre todo con los sala­rios de aque­llos que reci­ben la lla­ma­da sol­da­da míni­ma inter­pro­fe­sio­nal. Inve­re­cun­dia vie­ne a ser, Sr. Blan­co, esta refle­xión que usted ha hecho. Por­que usted sabe que el sala­rio míni­mo inter­pro­fe­sio­nal espa­ñol figu­ra en el quin­to lugar de los sala­rios euro­peos si usted los cuen­ta por la cola. De los 1.610 euros que cobra míni­ma­men­te un tra­ba­ja­dor luxen­bur­gués, la rela­ción numé­ri­ca se va des­mo­ro­nan­do has­ta los 633 que reci­be un tra­ba­ja­dor espa­ñol. Entre ambas cifras están los 1.462 euros de Irlan­da, los 1.357 de Holan­da, los 1.136 de Bél­gi­ca, los 1.321 de Fran­cia, los 1.148 de Gran Bre­ta­ña, inclu­so los 681 de Grecia…Tras Espa­ña están Por­tu­gal, Polo­nia, Ruma­nía y Bul­ga­ria. Por ejem­plo. Inve­re­cun­do es, pues, el argu­men­to, Sr. Blan­co. No haga­mos, pues, ecua­cio­nes con fal­si­fi­ca­ción de la igual­dad. Qui­zá debe­ría pen­sar, señor minis­tro, en man­te­ner­nos y mejo­rar­nos unas con­ta­das pres­ta­cio­nes bási­cas a cam­bio de no desollar­nos el mone­de­ro. Tal como nos han movi­do por la his­to­ria cons­ti­tui­mos un país afri­cano endeu­da­do para adqui­rir el ves­ti­do de fies­ta. De ese exce­so de fara­laes se due­len, entre otras impor­tan­tes cosas, las nacio­nes vas­ca y cata­la­na, que se ven en mejor situa­ción mer­ced a su esfuer­zo his­tó­ri­co por sal­va­guar­dar­se de Espa­ña. No pode­mos sopor­tar tan­ta glo­ria y pro­ce­sión «des­de lo mili­tar a lo ins­ti­tu­cio­nal y escé­ni­co» a base de comer el pan moja­do en amar­gu­ra. Es la hora en que al pue­blo hay que con­vo­car­le no para que vote remo­que­tes his­tó­ri­cos, sino para que tome en sus manos la pro­pia gober­na­ción para edi­fi­car una moder­ni­dad que poda­mos finan­ciar. Una moder­ni­dad has­ta aho­ra impe­di­da por cua­tro­cien­tos años de fan­ta­sías impe­ria­les. Las autén­ti­cas lla­ves de Utrech se las que­da­ron los fla­men­cos.

Usted ima­gi­na, Sr. Blan­co, la con­mo­ción de los ciu­da­da­nos equi­li­bra­dos cuan­do hace unos días escu­cha­ban al Sr. Almu­nia, socia­lis­ta tam­bién, dán­do­le apo­yo a usted con su defen­sa de la subi­da espa­ño­la de impues­tos para hacer fren­te a nues­tras nece­si­da­des. El Sr. Almu­nia, arre­lla­na­do tras su mesa de comi­sa­rio euro­peo… Bus­quen uste­des a quien des­man­te­ló con deli­to la ya pobre eco­no­mía espa­ño­la para soñar­se finan­cie­ros ame­ri­ca­nos. Y pro­ce­dan a con­vo­car­les a jui­cio. No se pue­de desa­yu­nar con los pre­bos­tes y lue­go abri­gar­se con la ban­de­ra del socia­lis­mo obre­ro. Ahí sí que tie­nen uste­des que homo­lo­gar­se con los socia­lis­tas muer­tos por la cau­sa de los tra­ba­ja­do­res. Pero ¿quién se acuer­da ya de aque­llos socia­lis­tas ente­rra­dos en tie­rra sin nom­bre? Uste­des, no.

Dejen uste­des de enre­dar con los impues­tos y pro­ce­dan de una vez a rela­cio­nar­los con los que hur­ta­ron la rique­za, como anun­ció ‑vue­lo de mari­po­sa- el Sr. Zapa­te­ro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *