La cruel­dad del ejér­ci­to colom­biano en el Cata­tum­bo – Anncol

El ata­que del ejer­ci­to inva­sor Colom­bia-USA a la pobla­ción del Muni­ci­pio nor­te­san­tan­de­reano de El Tarra en El Cata­tum­bo, no tie­ne lími­tes de refe­ren­cia en la inten­sa gue­rra fra­tri­ci­da que pade­ce Colombia.

El pasa­do domin­go 15 de agos­to de 2010, a las 4 y 45 minu­tos de la tar­de, fue balea­do por fusi­le­ria del ejér­ci­to inva­sor Colom­bia- Usa, en pleno par­que cen­tral del Muni­ci­pio, un menor de edad que tran­si­ta­ba en una moto. La infa­me tro­pa ase­si­na, acep­tan­do los seña­la­mien­tos de un sapo uri­bis­ta, dio de baja al “gue­rri­lle­ro” pro­ce­dien­do un des­ver­gon­za­do mili­co a arro­jar­le una pis­to­la nue­ve milí­me­tros al lado de su cadá­ver. Tan des­ca­ra­do fal­so posi­ti­vo, a ojos vis­ta, gene­ro la reac­ción de la pobla­ción que comen­zó a amotinarse.

Reu­ni­do el Alcal­de John Jai­ro Már­quez en urgen­te “con­se­jo de segu­ri­dad” con voce­ros de las fuer­zas mili­ta­res inva­so­ras y como siem­pre, sin nin­gún repre­sen­tan­te de la pobla­ción civil, ésta en núme­ro de 500 per­so­nas comen­zó a ape­drear la sede de la Alcal­día e incen­dia­ron la sede del Ban­co Agra­rio. Diri­gie­ron su odio popu­lar con­tra las ins­ta­la­cio­nes del Bata­llón mili­tar, incen­dian­do tres vehícu­los pesa­dos del ejér­ci­to inva­sor Colom­bia-Usa; incen­dia­ron una Gari­ta de su vigi­lan­cia y a gri­to de todos a uno exi­gie­ron la sali­da de las tro­pas ase­si­nas del Muni­ci­pio. A las ocho de la noche, de ese día, la muche­dum­bre ira­cun­da man­te­nía aco­rra­la­dos a los des­al­ma­dos y cri­mi­na­les ‘hom­bres de ace­ro’ del tal Ejército.

El trans­cur­so len­to de este domin­go en El Tarra, sal­pi­ca­do el pai­sa­je pue­ble­rino con los camu­fla­jes del ejer­ci­to apa­tri­da, en un ambien­te de por si pesa­do, se vio alte­ra­do por el fue­go de la metra­lla y fusi­le­ria. El obje­ti­vo: la juven­tud cam­pe­si­na y del pue­blo. Ade­más del menor ase­si­na­do, fue­ron heri­dos de gra­ve­dad- en el acto- tres jóve­nes mas de 13, 14 y 19 años, con pro­yec­ti­les que les des­tro­za­ron a dos de ellos sus pier­nas y al joven de 19 años le per­fo­ra­ron glú­teo y pelvis.

La repre­sión de la auto­ri­dad cas­tren­se de fac­to en el Muni­ci­pio, con­ti­nuó el día lunes 16 de agos­to en horas de la maña­na cuan­do la tro­pa inva­so­ra alla­nó cua­tro casas en el cas­co urbano del Muni­ci­pio y secues­tro a cua­tro jóve­nes más sin que se sepa aun de su suer­te y paradero.

De otro lado, La XXX Bri­ga­da del ejer­ci­to inva­sor Colom­bia-Usa y su Bri­ga­da Móvil No 23, expi­die­ron un sór­di­do, sucio, repug­nan­te, Comu­ni­ca­do en el que alu­den que ese domin­go “die­ron de baja a un indi­vi­duo al pare­cer menor de edad…” y que están tras la bús­que­da de los res­pon­sa­bles mate­ria­les e inte­lec­tua­les de los sucesos.

En ver­dad no tie­ne limi­tes la cruel­dad del gene­ral Ger­man Saa­ve­dra de la Bri­ga­da XXX y del coro­nel Ave­lla­ne­da de la Móvil nume­ro 23, al que­rer ocul­tar el fla­gran­te fal­so posi­ti­vo, que des­de hace años, vie­ne sien­do el modus ope­ran­di de su accio­nar criminal.

Gene­ra­ra muchas…muchas dificultades

Para el movi­mien­to popu­lar y de masas en Colom­bia esta pare­cie­re ser la con­se­cuen­te con­sig­na para su desa­rro­llo y des­en­vol­vi­mien­to de cara a la opo­si­ción revo­lu­cio­na­ria, polí­ti­ca y arma­da, al actual régi­men San­tis­ta impues­to por el Terro­ris­mo de Estado.

La situa­ción en la fron­te­ra colom­bo vene­zo­la­na es can­den­te. A los ges­tos fra­ter­na­les del Gobierno Boli­va­riano de la veci­na Repu­bli­ca, el anda­mia­je de la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca en Colom­bia alla­na el ambien­te de pesi­mis­mo para que las rela­cio­nes de con­vi­ven­cia entre las dos nacio­nes estén sig­na­das por el fra­ca­so. Le augu­ran muy pocos resul­ta­dos favo­ra­bles a las rela­cio­nes entre los dos paí­ses, defi­nien­do ante la opi­nión publi­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal que la per­ma­nen­cia del con­flic­to y cre­cien­te gue­rra al inte­rior de Colom­bia, afi­nan a los pro­yec­tos de agre­sión impe­rial en El Cata­tum­bo y La Ama­zo­nia en con­so­nan­cia con la inal­te­ra­ble volun­tad impe­rial de ata­car a Venezuela.

Ya hemos ana­li­za­do, en ante­rio­res opor­tu­ni­da­des, la ata­la­ya his­tó­ri­ca que el vigen­te y actual movi­mien­to insur­gen­te colom­biano le asis­te res­pec­to al com­pro­mi­so his­tó­ri­co de defen­sa a la revo­lu­ción bolivariana.

Si la oli­gar­quía colom­bia­na con­ti­nua des­pre­cian­do la bue­na volun­tad de la insur­gen­cia en su lla­ma­do a Con­ver­sar, se con­fir­ma su inte­rés en el cam­bio de esce­na­rio de la gue­rra. La inter­na­cio­na­li­za­ción del con­flic­to arma­do colom­biano ha sido el derro­te­ro impues­to por la estra­te­gia impe­rial. Un ejér­ci­to sim­bió­ti­co como el de Colom­bia-Usa, que pese a su pode­río y exclu­si­vis­mo no pudo derro­tar en el plano mili­tar al cre­cien­te ejer­ci­to popu­lar insur­gen­te; expli­ca su per­ma­nen­cia y voca­ción de gue­rra en el esce­na­rio lati­no­ame­ri­cano en su misión pres­ta de ejér­ci­to agre­sor. Es tan agre­sor con­tra el “enemi­go interno” que encuen­tra en su pro­pio pue­blo o país; como ante sus veci­nos, como lo demues­tra la poten­cia­li­dad de su agre­sión con­tra el sobe­rano terri­to­rio de Ecuador.

El levan­ta­mien­to popu­lar de la pobla­ción de El Tarra en El Cata­tum­bo fron­te­ri­zo con­tra el ejer­ci­to ase­sino, impul­sor del Terro­ris­mo de Esta­do, es mues­tra de la cua­li­fi­ca­cion del movi­mien­to de masas, que ante ojos y oídos, cie­gos y sor­dos, del gobierno oli­gár­qui­co, impo­nen el derro­te­ro de la lucha popu­lar a nive­les supe­rio­res, para el logro de la bús­que­da de la paz y la sali­da polí­ti­ca demo­cra­ti­ta y revo­lu­cio­na­ria en Colombia.

De la dic­ta­du­ra mediática

El facho San­tos apa­re­ce aho­ra como Direc­tor de R.C.N, cono­ci­da como la Radio Casa de Nari­ño. Enfo­ca­rá su ines­cru­pu­lo­sa agre­si­vi­dad en ‘con­quis­tar a la audien­cia joven”. Sí, a esa mis­ma audien­cia que el ejér­ci­to asesina.

El com­ple­men­to de la alie­na­ción del pue­blo colom­biano con los muy gran­des e inmen­sos recur­sos que los dine­ros de la eco­no­mía sub­te­rrá­nea del nar­co para­mi­li­ta­ris­mo han inyec­ta­do a los medios de comu­ni­ca­ción en Colom­bia, les ase­gu­ra la bonan­za de la impo­si­ción de los medios cie­gos infun­di­dos con el cal­cu­la­do ani­mo de con­fun­dir y con­tro­lar a la opi­nión publi­ca y a la pobla­ción. El bom­bar­deo dia­rio de noti­cias maqui­lla­das, con­duc­cio­nis­tas, con­fu­cio­nis­tas; los comen­ta­rios ama­ña­dos y loas a la cruel­dad nar­co para­mi­li­tar; el enga­ño y frus­tra­ción, serán la dosis de ese comu­ni­ca­dor a quien le cabe como ani­llo al dedo la máxi­ma expre­sión del Coman­dan­te Maru­lan­da Vélez : “… los medios tie­nen una deu­di­ta his­tó­ri­ca con Colom­bia…”. Al así expre­sar­se no tenia en men­te la estruc­tu­ra empre­sa­rial de esos gre­mios, como las cana­lla­das impu­nes de sus voce­ros y patro­ci­na­do­res. Asu­me el facho San­tos el medio de comu­ni­ca­ción oli­gár­qui­co más gobe­liano. Sien­do obje­to de las mas gra­ves acu­sa­cio­nes por par­tes de jefes acti­vos y des­mo­vi­li­za­dos del nar­co para­mi­li­ta­ris­mo de ser impul­sor del Bol­que Capi­tal nar­co para­mi­li­tar; fal­sea lo que en Colom­bia no tra­gan ente­ro. No menos que ocio­sa y mas que repug­nan­te su aspi­ra­ción a la Alcal­día de Bogo­tá, lo que anun­cia el acia­go ajus­te de cuen­tas con el mal­va­do antio­que­ño. El bom­ba­zo a la cade­na Cara­col ( Para­ca­ra­col en la con­cien­cia colom­bia­na) pro­duc­to de las con­tra­dic­cio­nes “des­de las altu­ras” por las que atra­vie­sa el régi­men oli­gár­qui­co e impe­rial en Colom­bia y el deses­pe­ro de la extre­ma dere­cha en el poder por man­te­ner la línea gue­rre­ris­ta y mili­ta­ris­ta, recru­de­ce­rá con este des­truc­tor de ver­da­des. Muchas más difi­cul­ta­des asu­mi­rá cuan­do el movi­mien­to popu­lar y de masas se mani­fies­te públi­ca­men­te y con su poder popu­lar con­tra esos Medios Masi­vos de Ali­nea­ción. Asi la extre­ma dere­cha con­ti­nué ponien­do bom­bas a las sedes de los Medios de Comu­ni­ca­ción oli­gár­qui­co, no podrán blin­dar­las de la furia y recha­zo del movi­mien­to popu­lar con­tra esos inqui­si­do­res modernos.

Mien­tras en los sane­dri­nes del pala­cio guber­na­men­tal oli­gár­qui­co se deva­nen en si será o no el vice­pre­si­den­te Ange­lino el mis­mí­si­mo “ges­tor de paz”, la Insur­gen­cia con­ti­núa su deta­lla­do, pau­sa­do, aná­li­sis y accio­nar eolí­ti­co y mili­tar fren­te al dan­tes­co esce­na­rio de la gue­rra fra­tri­ci­da en Colombia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.