La cruel­dad del ejér­ci­to colom­biano en el Cata­tum­bo – Ann­col

El ata­que del ejer­ci­to inva­sor Colom­bia-USA a la pobla­ción del Muni­ci­pio nor­te­san­tan­de­reano de El Tarra en El Cata­tum­bo, no tie­ne lími­tes de refe­ren­cia en la inten­sa gue­rra fra­tri­ci­da que pade­ce Colom­bia.

El pasa­do domin­go 15 de agos­to de 2010, a las 4 y 45 minu­tos de la tar­de, fue balea­do por fusi­le­ria del ejér­ci­to inva­sor Colom­bia- Usa, en pleno par­que cen­tral del Muni­ci­pio, un menor de edad que tran­si­ta­ba en una moto. La infa­me tro­pa ase­si­na, acep­tan­do los seña­la­mien­tos de un sapo uri­bis­ta, dio de baja al “gue­rri­lle­ro” pro­ce­dien­do un des­ver­gon­za­do mili­co a arro­jar­le una pis­to­la nue­ve milí­me­tros al lado de su cadá­ver. Tan des­ca­ra­do fal­so posi­ti­vo, a ojos vis­ta, gene­ro la reac­ción de la pobla­ción que comen­zó a amo­ti­nar­se.

Reu­ni­do el Alcal­de John Jai­ro Már­quez en urgen­te “con­se­jo de segu­ri­dad” con voce­ros de las fuer­zas mili­ta­res inva­so­ras y como siem­pre, sin nin­gún repre­sen­tan­te de la pobla­ción civil, ésta en núme­ro de 500 per­so­nas comen­zó a ape­drear la sede de la Alcal­día e incen­dia­ron la sede del Ban­co Agra­rio. Diri­gie­ron su odio popu­lar con­tra las ins­ta­la­cio­nes del Bata­llón mili­tar, incen­dian­do tres vehícu­los pesa­dos del ejér­ci­to inva­sor Colom­bia-Usa; incen­dia­ron una Gari­ta de su vigi­lan­cia y a gri­to de todos a uno exi­gie­ron la sali­da de las tro­pas ase­si­nas del Muni­ci­pio. A las ocho de la noche, de ese día, la muche­dum­bre ira­cun­da man­te­nía aco­rra­la­dos a los des­al­ma­dos y cri­mi­na­les ‘hom­bres de ace­ro’ del tal Ejér­ci­to.

El trans­cur­so len­to de este domin­go en El Tarra, sal­pi­ca­do el pai­sa­je pue­ble­rino con los camu­fla­jes del ejer­ci­to apa­tri­da, en un ambien­te de por si pesa­do, se vio alte­ra­do por el fue­go de la metra­lla y fusi­le­ria. El obje­ti­vo: la juven­tud cam­pe­si­na y del pue­blo. Ade­más del menor ase­si­na­do, fue­ron heri­dos de gra­ve­dad- en el acto- tres jóve­nes mas de 13, 14 y 19 años, con pro­yec­ti­les que les des­tro­za­ron a dos de ellos sus pier­nas y al joven de 19 años le per­fo­ra­ron glú­teo y pel­vis.

La repre­sión de la auto­ri­dad cas­tren­se de fac­to en el Muni­ci­pio, con­ti­nuó el día lunes 16 de agos­to en horas de la maña­na cuan­do la tro­pa inva­so­ra alla­nó cua­tro casas en el cas­co urbano del Muni­ci­pio y secues­tro a cua­tro jóve­nes más sin que se sepa aun de su suer­te y para­de­ro.

De otro lado, La XXX Bri­ga­da del ejer­ci­to inva­sor Colom­bia-Usa y su Bri­ga­da Móvil No 23, expi­die­ron un sór­di­do, sucio, repug­nan­te, Comu­ni­ca­do en el que alu­den que ese domin­go “die­ron de baja a un indi­vi­duo al pare­cer menor de edad…” y que están tras la bús­que­da de los res­pon­sa­bles mate­ria­les e inte­lec­tua­les de los suce­sos.

En ver­dad no tie­ne limi­tes la cruel­dad del gene­ral Ger­man Saa­ve­dra de la Bri­ga­da XXX y del coro­nel Ave­lla­ne­da de la Móvil nume­ro 23, al que­rer ocul­tar el fla­gran­te fal­so posi­ti­vo, que des­de hace años, vie­ne sien­do el modus ope­ran­di de su accio­nar cri­mi­nal.

Gene­ra­ra muchas…muchas difi­cul­ta­des

Para el movi­mien­to popu­lar y de masas en Colom­bia esta pare­cie­re ser la con­se­cuen­te con­sig­na para su desa­rro­llo y des­en­vol­vi­mien­to de cara a la opo­si­ción revo­lu­cio­na­ria, polí­ti­ca y arma­da, al actual régi­men San­tis­ta impues­to por el Terro­ris­mo de Esta­do.

La situa­ción en la fron­te­ra colom­bo vene­zo­la­na es can­den­te. A los ges­tos fra­ter­na­les del Gobierno Boli­va­riano de la veci­na Repu­bli­ca, el anda­mia­je de la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca en Colom­bia alla­na el ambien­te de pesi­mis­mo para que las rela­cio­nes de con­vi­ven­cia entre las dos nacio­nes estén sig­na­das por el fra­ca­so. Le augu­ran muy pocos resul­ta­dos favo­ra­bles a las rela­cio­nes entre los dos paí­ses, defi­nien­do ante la opi­nión publi­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal que la per­ma­nen­cia del con­flic­to y cre­cien­te gue­rra al inte­rior de Colom­bia, afi­nan a los pro­yec­tos de agre­sión impe­rial en El Cata­tum­bo y La Ama­zo­nia en con­so­nan­cia con la inal­te­ra­ble volun­tad impe­rial de ata­car a Vene­zue­la.

Ya hemos ana­li­za­do, en ante­rio­res opor­tu­ni­da­des, la ata­la­ya his­tó­ri­ca que el vigen­te y actual movi­mien­to insur­gen­te colom­biano le asis­te res­pec­to al com­pro­mi­so his­tó­ri­co de defen­sa a la revo­lu­ción boli­va­ria­na.

Si la oli­gar­quía colom­bia­na con­ti­nua des­pre­cian­do la bue­na volun­tad de la insur­gen­cia en su lla­ma­do a Con­ver­sar, se con­fir­ma su inte­rés en el cam­bio de esce­na­rio de la gue­rra. La inter­na­cio­na­li­za­ción del con­flic­to arma­do colom­biano ha sido el derro­te­ro impues­to por la estra­te­gia impe­rial. Un ejér­ci­to sim­bió­ti­co como el de Colom­bia-Usa, que pese a su pode­río y exclu­si­vis­mo no pudo derro­tar en el plano mili­tar al cre­cien­te ejer­ci­to popu­lar insur­gen­te; expli­ca su per­ma­nen­cia y voca­ción de gue­rra en el esce­na­rio lati­no­ame­ri­cano en su misión pres­ta de ejér­ci­to agre­sor. Es tan agre­sor con­tra el “enemi­go interno” que encuen­tra en su pro­pio pue­blo o país; como ante sus veci­nos, como lo demues­tra la poten­cia­li­dad de su agre­sión con­tra el sobe­rano terri­to­rio de Ecua­dor.

El levan­ta­mien­to popu­lar de la pobla­ción de El Tarra en El Cata­tum­bo fron­te­ri­zo con­tra el ejer­ci­to ase­sino, impul­sor del Terro­ris­mo de Esta­do, es mues­tra de la cua­li­fi­ca­cion del movi­mien­to de masas, que ante ojos y oídos, cie­gos y sor­dos, del gobierno oli­gár­qui­co, impo­nen el derro­te­ro de la lucha popu­lar a nive­les supe­rio­res, para el logro de la bús­que­da de la paz y la sali­da polí­ti­ca demo­cra­ti­ta y revo­lu­cio­na­ria en Colom­bia.

De la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca

El facho San­tos apa­re­ce aho­ra como Direc­tor de R.C.N, cono­ci­da como la Radio Casa de Nari­ño. Enfo­ca­rá su ines­cru­pu­lo­sa agre­si­vi­dad en ‘con­quis­tar a la audien­cia joven”. Sí, a esa mis­ma audien­cia que el ejér­ci­to ase­si­na.

El com­ple­men­to de la alie­na­ción del pue­blo colom­biano con los muy gran­des e inmen­sos recur­sos que los dine­ros de la eco­no­mía sub­te­rrá­nea del nar­co para­mi­li­ta­ris­mo han inyec­ta­do a los medios de comu­ni­ca­ción en Colom­bia, les ase­gu­ra la bonan­za de la impo­si­ción de los medios cie­gos infun­di­dos con el cal­cu­la­do ani­mo de con­fun­dir y con­tro­lar a la opi­nión publi­ca y a la pobla­ción. El bom­bar­deo dia­rio de noti­cias maqui­lla­das, con­duc­cio­nis­tas, con­fu­cio­nis­tas; los comen­ta­rios ama­ña­dos y loas a la cruel­dad nar­co para­mi­li­tar; el enga­ño y frus­tra­ción, serán la dosis de ese comu­ni­ca­dor a quien le cabe como ani­llo al dedo la máxi­ma expre­sión del Coman­dan­te Maru­lan­da Vélez : “… los medios tie­nen una deu­di­ta his­tó­ri­ca con Colom­bia…”. Al así expre­sar­se no tenia en men­te la estruc­tu­ra empre­sa­rial de esos gre­mios, como las cana­lla­das impu­nes de sus voce­ros y patro­ci­na­do­res. Asu­me el facho San­tos el medio de comu­ni­ca­ción oli­gár­qui­co más gobe­liano. Sien­do obje­to de las mas gra­ves acu­sa­cio­nes por par­tes de jefes acti­vos y des­mo­vi­li­za­dos del nar­co para­mi­li­ta­ris­mo de ser impul­sor del Bol­que Capi­tal nar­co para­mi­li­tar; fal­sea lo que en Colom­bia no tra­gan ente­ro. No menos que ocio­sa y mas que repug­nan­te su aspi­ra­ción a la Alcal­día de Bogo­tá, lo que anun­cia el acia­go ajus­te de cuen­tas con el mal­va­do antio­que­ño. El bom­ba­zo a la cade­na Cara­col ( Para­ca­ra­col en la con­cien­cia colom­bia­na) pro­duc­to de las con­tra­dic­cio­nes “des­de las altu­ras” por las que atra­vie­sa el régi­men oli­gár­qui­co e impe­rial en Colom­bia y el deses­pe­ro de la extre­ma dere­cha en el poder por man­te­ner la línea gue­rre­ris­ta y mili­ta­ris­ta, recru­de­ce­rá con este des­truc­tor de ver­da­des. Muchas más difi­cul­ta­des asu­mi­rá cuan­do el movi­mien­to popu­lar y de masas se mani­fies­te públi­ca­men­te y con su poder popu­lar con­tra esos Medios Masi­vos de Ali­nea­ción. Asi la extre­ma dere­cha con­ti­nué ponien­do bom­bas a las sedes de los Medios de Comu­ni­ca­ción oli­gár­qui­co, no podrán blin­dar­las de la furia y recha­zo del movi­mien­to popu­lar con­tra esos inqui­si­do­res moder­nos.

Mien­tras en los sane­dri­nes del pala­cio guber­na­men­tal oli­gár­qui­co se deva­nen en si será o no el vice­pre­si­den­te Ange­lino el mis­mí­si­mo “ges­tor de paz”, la Insur­gen­cia con­ti­núa su deta­lla­do, pau­sa­do, aná­li­sis y accio­nar eolí­ti­co y mili­tar fren­te al dan­tes­co esce­na­rio de la gue­rra fra­tri­ci­da en Colom­bia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *