El caso Wiki­leaks: Los tres mitos de la era digi­tal – La Hai­ne

La difu­sión de los “Dia­rios de la Gue­rra Afga­na” en Wiki­leaks ( http://​wiki​leaks​.org/​w​i​k​i​/​A​f​g​h​a​n​_​W​a​r​_​D​i​a​r​y​,​_​2​0​0​4​-​2​010 ), con notas publi­ca­das en The Guar­dian ( www​.guar​dian​.co​.uk/​w​o​r​l​d​/​t​h​e​-​w​a​r​-​l​ogs ), The New York Times (www​.nyti​mes​.com/​i​n​t​e​r​a​c​t​i​v​e​/​w​o​r​l​d​/​w​a​r​-​l​o​g​s​.​h​tml ) y Der Spie­gel (www​.spie​gel​.de/​i​n​t​e​r​n​a​t​i​o​n​a​l​/​w​o​r​l​d​/​0​,​1​5​1​8​,​7​0​8​3​1​4​,​0​0​.​h​tml ), gra­cias a un acuer­do con Wiki­leaks, fue noti­cia en el mun­do ente­ro. Le Mon­de diplo­ma­ti­que, con­jun­ta­men­te con Owni y Sla​te​.fr, tam­bién ofre­ció los docu­men­tos onli­ne a tra­vés de un sitio de Inter­net espe­cial ( http://​app​.owni​.fr/​w​a​r​l​o​gs/ ). Las con­se­cuen­cias en mate­ria de segu­ri­dad de la fil­tra­ción de este mate­rial se dis­cu­ti­rán duran­te años. Mien­tras tan­to, la publi­ca­ción de más de 90.000 docu­men­tos ha gene­ra­do un deba­te sobre el poder cre­cien­te del perio­dis­mo digi­tal (http://​en​.wiki​pe​dia​.org/​w​i​k​i​/​D​i​g​i​t​a​l​_​j​o​u​r​n​a​l​ism ) y de los medios socia­les. Muchas de las dis­cu­sio­nes están arrai­ga­das en lo que deno­mino mitos digi­ta­les o de Inter­net; mitos arrai­ga­dos, a su vez, en nocio­nes deter­mi­nis­tas y román­ti­cas de la tec­no­lo­gía.

Mito 1: El poder de los medios socia­les

A los comen­ta­ris­tas y los exper­tos en medios se les sue­le pre­gun­tar qué sig­ni­fi­ca el caso Wiki­leaks res­pec­to del poder de los medios socia­les en la socie­dad con­tem­po­rá­nea, espe­cial­men­te en la cober­tu­ra de una gue­rra (www​.huf​fing​ton​post​.com/​p​h​i​l​-​b​r​o​n​s​t​e​i​n​/​t​h​e​-​w​i​k​i​l​e​a​k​s​-​i​n​c​i​d​e​n​t​-​h​o​_​b​_​5​2​7​7​8​8​.​h​tml ). La pre­gun­ta no tie­ne nada de malo, pero ilus­tra una ten­den­cia pro­ble­má­ti­ca que ubi­ca todas las for­mas de medios socia­les (blogs, Twit­ter, Face­book, You­Tu­be, Wiki­leaks) bajo un mis­mo para­guas enor­me. El mito es que los medios socia­les son homo­gé­neos en vir­tud de sus tec­no­lo­gías. Pero Wiki­leaks no se pare­ce en nada a Twit­ter o You­Tu­be. Lo que lo sepa­ra de otras for­mas de medios socia­les es el pro­ce­so de revi­sión por el que debe pasar el mate­rial pre­sen­ta­do para ser subi­do al sitio ( www​.the​lo​cal​.de/​s​o​c​i​e​t​y​/​2​0​1​0​0​730 – 28855.html ). Esto podría pare­cer un deta­lle, pero da jus­to en el cen­tro de las nocio­nes “tecno-utó­pi­cas” de un “espa­cio común abier­to” don­de cada uno y cual­quie­ra pue­de pos­tear (casi) todo para que lo lean, escu­chen y vean todos.

El ver­da­de­ro poder de Wiki­leaks no resi­de tan­to en la tec­no­lo­gía (ayu­da, pero hay millo­nes de otros sitios en Inter­net dan­do vuel­tas) como en la con­fian­za de los lec­to­res en la auten­ti­ci­dad de lo que leen; ellos creen que quie­nes tra­ba­jan en Wiki­leaks ava­lan la vera­ci­dad del mate­rial. Hay lite­ral­men­te cen­te­na­res de videos de Irak y Afga­nis­tán en You­Tu­be que mues­tran a las fuer­zas de coa­li­ción par­ti­ci­pan­do en actos de agre­sión cues­tio­na­bles y en algu­nos casos obvia­men­te ilí­ci­tos ( www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​L​o​F​q​9​j​Y​B​2wo). Sin embar­go, nin­guno de esos clips tuvo un impac­to como el del úni­co video subi­do por Wiki­leaks ( www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​5​r​X​P​r​f​n​U​3G0 ) don­de se mues­tra a un mon­tón de civi­les (y dos perio­dis­tas de Reuters) aba­ti­dos por arti­lle­ría aérea de alta poten­cia en un subur­bio de Bag­dad. ¿Por qué? Por­que si bien la aper­tu­ra total pue­de ser atrac­ti­va en teo­ría, la infor­ma­ción sólo es valio­sa en la medi­da en que es con­fia­ble, y Wiki­leaks tie­ne mon­ta­da una estruc­tu­ra de revi­sión orga­ni­za­ti­va que Twit­ter, Face­book, You­Tu­be y la mayo­ría de los blogs (por razo­nes obvias) no. No todos los medios socia­les son crea­dos de la mis­ma mane­ra y por lo tan­to su poder dis­ta de ser igual.

Mito 2: El Esta­do-nación ago­ni­za

Si hay algo que nos ense­ñó el caso Wiki­leaks es que el Esta­do-nación con toda segu­ri­dad no está en deca­den­cia. Bue­na par­te del dis­cur­so que rodea a Inter­net y, en par­ti­cu­lar, a los medios socia­les, gira en torno de la pre­mi­sa de que actual­men­te vivi­mos en una socie­dad digi­tal sin fron­te­ras.

La noción de un Esta­do-nación en deca­den­cia ha teni­do mucha reper­cu­sión en cier­tos ámbi­tos del mun­do aca­dé­mi­co en los últi­mos años, pero los hechos de las últi­mas sema­nas debe­rían hacer­nos refle­xio­nar. Quie­nes están a car­go de Wiki­leaks entien­den cla­ra­men­te el papel vital del Esta­do-nación, sobre todo en lo que se refie­re a la ley. A pesar de la afir­ma­ción de Jay Rosen, espe­cia­lis­ta en medios de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York (http://​jour​na​lism​.nyu​.edu/​p​u​b​z​o​n​e​/​w​e​b​l​o​g​s​/​p​r​e​s​s​t​h​i​n​k​/​2​0​1​0​/​0​7​/​2​6​/​w​i​k​i​l​e​a​k​s​_​a​f​g​h​a​n​.​h​tml ), de que se tra­ta de “la pri­me­ra orga­ni­za­ción de noti­cias mun­dial sin Esta­do”, Wiki­leaks tie­ne un fuer­te víncu­lo terri­to­rial.

Wiki­leaks está semi-ofi­cial­men­te radi­ca­do en Sue­cia y cuen­ta con toda la pro­tec­ción ofre­ci­da a los denun­cian­tes y las garan­tías rela­ti­vas al ano­ni­ma­to de las fuen­tes con­for­me al dere­cho sue­co (www​.eurac​tiv​.com/​e​n​/​i​n​f​o​s​o​c​i​e​t​y​/​s​w​e​d​e​n​-​g​i​v​e​s​-​l​e​g​a​l​-​s​h​e​l​t​e​r​-​c​o​n​t​r​o​v​e​r​s​i​a​l​-​w​i​k​i​l​e​a​k​s​-​s​i​t​e​-​n​e​w​s​-​4​2​6​138 ). Tal como infor­mó The New Yor­ker en junio de 2010 (www​.new​yor​ker​.com/​r​e​p​o​r​t​i​n​g​/​2​0​1​0​/​0​6​/​0​7​/​1​0​0​6​0​7​f​a​_​f​a​c​t​_​k​h​a​t​c​h​a​d​o​u​r​ian ), Wiki­leaks está conec­ta­do a un ISP (Pro­vee­dor de Ser­vi­cio de Inter­net) sue­co lla­ma­do PRQ ( http://​prq​.se/​?​i​n​t​l=1 ). El mate­rial pre­sen­ta­do a Wiki­leaks pri­me­ro pasa por PRQ y lue­go por ser­vi­do­res ubi­ca­dos en Bél­gi­ca. ¿Por qué Bél­gi­ca?, se pue­den pre­gun­tar. Por­que Bél­gi­ca tie­ne la segun­da legis­la­ción más fuer­te en mate­ria de pro­tec­ción de fuen­tes. Y el fun­da­dor de Wiki­leaks, Julian Assan­ge, eli­gió Islan­dia como ubi­ca­ción para deco­di­fi­car la fil­ma­ción aérea en video de las matan­zas en Bag­dad. Islan­dia san­cio­nó recien­te­men­te la Ini­cia­ti­va Islan­de­sa de Medios Moder­nos (http://​www​.immi​.is/​?​l​=en ), con­ce­bi­da para que el país sea un refu­gio glo­bal para los denun­cian­tes, el perio­dis­mo de inves­ti­ga­ción y la liber­tad de expre­sión.

Ade­más de Wiki­leaks, otros acon­te­ci­mien­tos recuer­dan la impor­tan­cia de los Esta­dos y las leyes en el flui­do mun­do digi­tal: las recien­tes deci­sio­nes de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y Ara­bia Sau­di­ta de ins­ti­gar el blo­queo de la fun­ción de men­sa­jes en los dis­po­si­ti­vos Black­Berry ( www​.bbc​.co​.uk/​n​e​w​s​/​t​e​c​h​n​o​l​o​g​y​-​1​0​8​6​6​417 ), o el blo­queo apa­ren­te­men­te infi­ni­to de You­Tu­be Tur­quía ( www​.csmo​ni​tor​.com/​F​r​o​m​-​t​h​e​-​n​e​w​s​-​w​i​r​e​s​/​2​0​1​0​/​0​6​2​7​/​I​n​t​e​r​n​e​t​-​c​e​n​s​o​r​s​h​i​p​-​a​l​i​v​e​-​a​n​d​-​w​e​l​l​-​i​n​-​T​u​r​k​e​y​-​Y​o​u​T​u​b​e​-​s​o​m​e​-​G​o​o​g​l​e​-​s​i​t​e​s​-​b​l​o​c​ked ). Si bien es cier­to que la estruc­tu­ra de Wiki­leaks está mon­ta­da para elu­dir las leyes de deter­mi­na­dos paí­ses (median­te la tec­no­lo­gía digi­tal), tam­bién hace uso de las leyes de otros paí­ses. Wiki­leaks no igno­ra la ley; sim­ple­men­te tras­la­da todo el jue­go a luga­res don­de las nor­mas son dis­tin­tas.

Mito 3: El perio­dis­mo está muer­to (o casi)

Los infor­mes de la muer­te del perio­dis­mo han sido muy exa­ge­ra­dos (para­fra­sean­do a Mark Twain). El caso Wiki­leaks expre­sa el poder de la tec­no­lo­gía para hacer­nos repen­sar qué sig­ni­fi­ca para noso­tros “perio­dis­mo” a comien­zos del siglo XXI. Pero tam­bién con­so­li­da el lugar del perio­dis­mo con­ven­cio­nal den­tro de la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea. Wiki­leaks deci­dió entre­gar los docu­men­tos afga­nos a The Guar­dian, The New York TimesDer Spie­gel sema­nas antes de que fue­ran publi­ca­dos onli­ne, –fuen­tes de medios con­ven­cio­na­les y no a publi­ca­cio­nes “alter­na­ti­vas” (pre­su­mi­ble­men­te afi­nes) como The Nation, Z Maga­zi­ne o Indy­Me­dia–. La razón es segu­ra­men­te que las tres fuen­tes con­ven­cio­na­les de noti­cias son las que esta­ble­cen la agen­da infor­ma­ti­va inter­na­cio­nal. Pocas fuen­tes (dejan­do de lado empre­sas de radio y tele­vi­sión como la BBC CNN) tie­nen tan­ta influen­cia como The New York TimesThe Guar­dian; y el hecho de ser publi­ca­dos en inglés les da mayor visi­bi­li­dad. La gen­te de Wiki­leaks supo dar­se cuen­ta de que cual­quier publi­ca­ción de los docu­men­tos onli­ne sin un con­tac­to pre­vio con fuen­tes de noti­cias impor­tan­tes gene­ra­ría una pre­ci­pi­ta­ción caó­ti­ca de artícu­los en el mun­do ente­ro.

De este modo, la aten­ción se vol­vió direc­ta­men­te a los tres dia­rios en cues­tión, don­de un gran núme­ro de docu­men­tos ya había sido ana­li­za­do y resu­mi­do. Y el papel de Wiki­leaks no se per­dió en la ava­lan­cha de infor­ma­ción. En la tesis de la muer­te del perio­dis­mo (como en la de la muer­te del Esta­do-nación), se con­fun­de cam­bio con eli­mi­na­ción. La publi­ca­ción de los Dia­rios Afga­nos mues­tra que el perio­dis­mo con­ven­cio­nal toda­vía man­tie­ne una bue­na cuo­ta de poder, pero la natu­ra­le­za de ese poder cam­bió (res­pec­to de 20 o 30 años atrás). Un ejem­plo es el rela­to que hizo el edi­tor eje­cu­ti­vo Bill Keller del con­tac­to entre el per­so­nal edi­to­rial de The New York Times y la Casa Blan­ca lue­go de la publi­ca­ción de los docu­men­tos: “A pesar de con­de­nar fuer­te­men­te a Wiki­Leaks por publi­car estos docu­men­tos, la Casa Blan­ca no sugi­rió que The Times no debía escri­bir al res­pec­to. Al con­tra­rio, en nues­tras dis­cu­sio­nes pre­vias a la publi­ca­ción de nues­tros artícu­los, fun­cio­na­rios de la Casa Blan­ca cues­tio­na­ron algu­nas de las con­clu­sio­nes que había­mos extraí­do del mate­rial pero nos agra­de­cie­ron por mane­jar los docu­men­tos con cui­da­do y nos pidie­ron que ins­tá­ra­mos a Wiki­Leaks a rete­ner infor­ma­ción que pudie­ra cos­tar vidas. Noso­tros trans­mi­ti­mos ese men­sa­je” (www​.nyti​mes​.com/​2​0​1​0​/​0​7​/​2​6​/​w​o​r​l​d​/​2​6​a​s​k​t​h​e​t​i​m​e​s​.​h​t​m​l​?​e​x​=​1​2​9​5​7​5​5​2​0​0​&​e​n​=​f​5​e​7​6​a​f​6​9​9​9​f​3​d​7​6​&​e​i​=​5​0​8​7​&​W​T​.​m​c​_​i​d​=​N​Y​T​-​E​-​I​-​N​Y​T​-​E​-​A​T​-​0​7​2​8​-L5 ).

Se tra­ta de una decla­ra­ción sor­pren­den­te por par­te del edi­tor eje­cu­ti­vo del dia­rio más res­pe­ta­do de Esta­dos Uni­dos. Por dos razo­nes. La des­crip­ción del encuen­tro mues­tra orgu­llo por el elo­gio de la Casa Blan­ca, enfren­ta­da con las ideas tra­di­cio­na­les de la pren­sa como con­tra­lor de los que están en el poder. Segun­do, el papel de The New York Times como inter­me­dia­rio entre el gobierno esta­dou­ni­den­se y Wiki­leaks ilus­tra una intere­san­te diná­mi­ca nue­va de poder en la noti­cia y la infor­ma­ción en Esta­dos Uni­dos.

En el cen­tro del mito de la muer­te del perio­dis­mo (y del mito del papel de los medios socia­les) se encuen­tra la supo­si­ción de una rela­ción cau­sal entre el acce­so a la infor­ma­ción y el cam­bio demo­crá­ti­co. La idea de que el mero acce­so a la infor­ma­ción en bru­to lle­va de hecho al cam­bio (radi­cal o de otro modo) es una noción tan román­ti­ca como la de que el mero acce­so a la tec­no­lo­gía pue­de hacer lo mis­mo. La infor­ma­ción, como la tec­no­lo­gía, sola­men­te es útil si están pre­sen­tes el cono­ci­mien­to y las capa­ci­da­des nece­sa­rias para acti­var dicha infor­ma­ción. Wiki­leaks eli­gió sus tres dia­rios no por­que repre­sen­ta­ran nece­sa­ria­men­te almas geme­las ideo­ló­gi­cas para Julian Assan­ge y sus cole­gas, sino por­que esta­ban pro­fe­sio­nal, orga­ni­za­ti­va y eco­nó­mi­ca­men­te pre­pa­ra­dos para la tarea de deco­di­fi­car y dis­tri­buir el mate­rial apor­ta­do.

En un mun­do digi­tal que se rede­fi­ne cons­tan­te­men­te como no-jerár­qui­co, sin fron­te­ras y flui­do, Wiki­leaks nos recor­dó que la estruc­tu­ra, las fron­te­ras, las leyes y la repu­tación toda­vía impor­tan.

* Pro­fe­sor aso­cia­do en el Depar­ta­men­to de Infor­má­ti­ca y Medios en la Uni­ver­si­dad de Upp­sa­la, Sue­cia. Tra­duc­ción: Cris­ti­na Sar­doy para Le Mon­de Diplo­ma­ti­que

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *