Con­ce­bi­mos el dere­cho a la rebe­lión de los pue­blos como un dere­cho uni­ver­sal inalie­na­ble- Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano

Cuan­do la opre­sión no deja mas alter­na­ti­va, la gue­rra de libe­ra­ción, cons­ti­tu­ye el legí­ti­mo recur­so de los pue­blos para lograr la liber­tad

Simón Bolí­var. 1812 Car­ta­ge­na

MCB movimiento

En deter­mi­na­dos momen­tos o perio­dos his­tó­ri­cos los pue­blos tie­nen no solo el dere­cho si no el deber de levan­tar­se con­tra la opre­sión y el terro­ris­mo de Esta­do, uti­li­zan­do todas las for­mas de lucha que estén a su alcan­ce, inclu­yen­do la lucha arma­da. Así fue en nues­tra Amé­ri­ca fren­te a la cruel con­quis­ta y colo­ni­za­ción euro­pea y fren­te a las diver­sas for­mas de tira­nía e iniqui­da­des, y a si ha sido ‑y es- a lo lar­go del com­ba­te de la huma­ni­dad por sus liber­ta­des y dere­chos.

En este sen­ti­do está cla­ro que las cau­sas que die­ron ori­gen a la con­fron­ta­ción arma­da en Colom­bia no solo no han des­apa­re­ci­do sino que se han pro­fun­di­za­do y exten­di­do, y que la pobre­za, la inequi­dad, la frau­du­len­cia elec­to­ral y la vio­la­ción fla­gran­te de los dere­chos fun­da­men­ta­les del ser humano siguen sien­do la cons­tan­te agra­va­da que ha mar­ca­do la his­to­ria recien­te de este país her­mano, impi­dien­do una sali­da polí­ti­ca no beli­ge­ran­te.

El gobierno diri­gi­do por Juan Manuel San­tos es solo una nue­va expre­sión de estos regí­me­nes oli­gár­qui­cos, mane­ja­dos y diri­gi­dos por el impe­rio nor­te­ame­ri­cano des­de los albo­res del san­tan­de­ris­mo.

La mal lla­ma­da “demo­cra­cia colom­bia­na” se ha con­ver­ti­do en una oscu­ra máqui­na de ele­gir ver­du­gos de turno, no exis­tien­do garan­tías, ni con­di­cio­nes míni­mas para el desa­rro­llo de una alter­na­ti­va polí­ti­ca elec­to­ral que cam­bie el des­tino his­tó­ri­co de este país.

Esa anhe­la­da posi­bi­li­dad ha sido cer­ce­na­da en reite­ra­das oca­sio­nes. Bas­ta recor­dar el ase­si­na­to de miles de libe­ra­les des­mo­vi­li­za­dos a media­dos del siglo XX, el ase­si­na­to en ple­na vía públi­ca de Jor­ge Elié­cer Gai­tán en el año 1948 y la matan­za que le siguió y más recien­te­men­te (entre 1984 y 1990) el bru­tal exter­mi­nio de más de 5000 can­di­da­tos, acti­vis­tas y polí­ti­cos des­ar­ma­dos de la Unión Patrió­ti­ca jun­to a los ase­si­na­tos selec­ti­vos de los diri­gen­tes gue­rri­lle­ros des­mo­vi­li­za­dos del M‑19.

Enten­de­mos la lucha arma­da de los pue­blos como una epo­pe­ya por la libe­ra­ción y esto en abso­lu­to pue­de se cali­fi­ca­do de terro­ris­mo. Este tér­mino, acu­ña­do, mani­pu­la­do y explo­ta­do en mayor esca­la por los yan­kees y sus pode­ro­sos medios de des­in­for­ma­ción des­pués de los suce­sos del 11 de Sep­tiem­bre, ha sido usa­do jun­to a múl­ti­ples arti­ma­ñas y men­ti­ras como recur­so para estig­ma­ti­zar, des­pres­ti­giar y ais­lar a los gru­pos insur­gen­tes, pro­cu­ran­do blo­quear la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal en su favor y criminali8zar todo inten­to de ejer­cer­la.

Con ese mis­mo pro­pó­si­to e igual sen­ti­do de adul­te­ra­ción de la ver­dad y de los hechos, se ha insis­ti­do en vin­cu­lar a las gue­rri­llas colom­bia­nas con el nar­co­trá­fi­co, uti­li­za­do en esa direc­ción el enor­me poder comu­ni­ca­cio­nal tras­na­cio­nal de los EEUU y sus alia­dos para sem­brar la fal­sa idea de unas gue­rri­llas, que des­vián­do­se de sus orí­ge­nes, se ha trans­for­ma­do en un car­tel de la dro­ga.

Los víncu­los con la nar­co-corrup­ción, sin embar­go, apun­tan en direc­ción inver­sa, impli­can­do pro­fun­da e ine­quí­vo­ca­men­te las altas esfe­ras de gobierno, Esta­do y eli­tes empre­sa­ria­les colom­bia­nas enca­be­za­das en los últi­mos años por el nar­co-para­mi­li­tar Uri­be Vélez, por el pro­pio Juan Manuel San­tos y por el ines­cru­pu­lo­so sec­tor oli­gár­qui­co que repre­sen­ta. Aquí es váli­do afir­mar que el ladrón y el ase­sino juz­gan por su con­di­ción.

Pode­mos enten­der que exis­ten razo­nes de Esta­do que han gra­vi­ta­do en estos momen­tos para la reanu­da­ción de las rela­cio­nes entre Vene­zue­la y Colom­bia, pero los pue­blos, el pue­blo boli­va­riano, maria­te­guis­ta, arti­guis­ta, san­mar­ti­niano, rodri­guis­ta, san­di­nis­ta, zapa­tis­ta, cama­ñis­ta, alfa­ris­ta, tupa­ca­ma­ris­ta, guevarista…-y muy espe­cial­men­te los revo­lu­cio­na­rios de todas las ten­den­cias y for­mas de com­ba­te- deben enten­der, des­de la pro­fun­di­dad del inter­na­cio­na­lis­mo y el latino-ame­ri­ca­nis­mo, que la soli­da­ri­dad no admi­te silen­cios cómo­dos ni omi­sio­nes con­ve­nien­tes.

La lucha de un pue­blo por su libe­ra­ción es par­te de nues­tra pro­pia lucha por emaqn­ci­par­nos de las cade­nas. Empa­pa­dos del espí­ri­tu boli­va­riano asu­mi­mos la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta como lucha con­ti­nen­tal con­tra el impe­rio opre­sor, res­pe­tuo­sos siem­pre de la inde­pen­den­cia, las iden­ti­da­des, cir­cuns­tan­cias polí­ti­cas y for­mas de acción de cada pue­blo y cada sec­tor. Negar tal inde­pen­den­cia impli­ca arro­gar­se la facul­tad de per­ci­bir y ana­li­zar la reali­dad dife­ren­cia­da con len­tes aje­nos, que solo pro­cu­ran ver lo que favo­re­ce intere­ses egoís­tas o manio­bras cir­cuns­tan­cia­les, des­le­gi­ti­man­do la voz de sus acto­res reales y des­co­no­cien­do el dere­cho y las jus­tas cau­sas y razo­nes ¿Quién pue­de afir­mar que una gue­rri­lla pue­de exis­tir sin apo­yo popu­lar y sin razo­nes his­tó­ri­cas insos­la­ya­bles por más de 50 años?

La gue­rra sin embar­go no pue­de seguir sien­do el úni­co trá­gi­co des­tino de nues­tro her­mano pue­blo colom­biano, ni la ren­di­ción de sus heroi­cas fuer­zas insur­gen­tes la sali­da ecuá­ni­me que dará ter­mino a más de cin­co déca­das de san­gre y muer­te. Eso sería acep­tar que el injus­to orden impues­to a pun­ta de fusi­les y terror por las oli­gar­quías y el impe­ria­lis­mo es el úni­co posi­ble, acep­tar el yugo y dar las gra­cias por seguir vivo sin alcan­zar un acuer­do nacio­nal que supere las cau­sas del con­flic­to y lle­ve a Colom­bia a una paz con jus­ti­cia social, sóli­da y dura­de­ra.

Quien está cerran­do las puer­tas al diá­lo­go que posi­bi­li­ta­ría un acuer­do no es la insur­gen­cia arma­da. No es casual que San­tos a pocos días de sellar el acuer­do con el pre­si­den­te Chá­vez, haya mos­tra­do su ver­da­de­ra cara, seña­la­do que no va a acep­tar nin­gún inter­lo­cu­tor nacio­nal o inter­na­cio­nal que plan­tee un pro­ce­so de diá­lo­go para la paz en Colom­bia, negán­do­se a nom­brar un Comi­sio­na­do de Paz y lla­man­do al ejér­ci­to regu­lar a arre­ciar la ofen­si­va mili­tar con­tra el pue­blo en resis­ten­cia, coro­nán­do­se así como el “San­to patrono” de la Colom­bia san­tan­de­ris­ta.

Fren­te al con­flic­to colom­biano somos soli­da­rios con los más de sie­te mil pre­sos polí­ti­cos y pri­sio­ne­ros de gue­rra, con los más de cua­tro millo­nes de des­pla­za­dos, con los fami­lia­res de los miles de des­apa­re­ci­dos, con los per­se­gui­dos polí­ti­cos y refu­gia­dos colom­bia­nos espar­ci­dos por todo el mun­do, en espe­cial con los que se encuen­tran en Vene­zue­la y Ecua­dor, con el movi­mien­to estu­dian­til colom­biano en pie de lucha, con los diri­gen­tes sin­di­ca­les que día a día arries­gan su vida por defen­der sus dere­chos, con el movi­mien­to indí­ge­na, con el pue­blo cons­cien­te, pobre y per­se­gui­do de Colom­bia que resis­te en las mon­ta­ñas, cam­pos y ciu­da­des en las filas de las FARC-EP y ELN en la Colom­bia insur­gen­te de Bolí­var.

Somos par­ti­da­rios de reco­no­cer esas fuer­zas como FUERZAS BELIGERANTES sus­ten­ta­do­ras de una pro­pues­ta de paz con dig­ni­dad, por­ta­do­ras de una alter­na­ti­va demo­crá­ti­ca des­ti­na­da a con­tri­buir jun­to a otros sec­to­res a crear una nue­va Colom­bia libre de bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, de terro­ris­mo de Esta­do, de para-mili­ta­ris­mo geno­ci­da y de con­fron­ta­cio­nes arma­das. Una Colom­bia en paz, auto­de­ter­mi­na­da y camino al rei­na­do del desa­rro­llo inte­gral e inclu­yen­te y de la jus­ti­cia social.

Cree­mos un beber de las izquier­das y las fuer­zas demo­crá­ti­cas y pro­gre­sis­tas de nues­tra Amé­ri­ca y el mun­do, estén o no ejer­cien­do fun­cio­nes de gobier­nos, reco­no­cer el valor de esas fuer­zas alter­na­ti­vas (insur­gen­tes o no, arma­das o cívi­cas), apo­yar­las en su rol beli­ge­ran­te, ais­lar a régi­men nar­co-para-terro­ris­ta de Colom­bia, exi­gir el des­man­te­la­mien­to de las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, blo­quear sus pro­pó­si­tos agre­si­vos con­tra Vene­zue­la y la región, y apor­tar a la sali­da polí­ti­ca demo­crá­ti­ca del con­flic­to arma­do.

Es la hora de las defi­ni­cio­nes, de actuar en con­se­cuen­cia y cohe­ren­cia. La espa­da de bata­lla se Bolí­var en nues­tras manos no es solo un sím­bo­lo, es espí­ri­tu de lucha que reco­rre nues­tra Amé­ri­ca.

POR LA PATRIA GRANDE Y EL SOCIALISMO:

¡QUE VIVA LA COLOMBIA INSURGENTE DE BOLIVAR!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *