Con­ce­bi­mos el dere­cho a la rebe­lión de los pue­blos como un dere­cho uni­ver­sal inalie­na­ble- Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Bolivariano

Cuan­do la opre­sión no deja mas alter­na­ti­va, la gue­rra de libe­ra­ción, cons­ti­tu­ye el legí­ti­mo recur­so de los pue­blos para lograr la libertad

Simón Bolí­var. 1812 Cartagena

MCB movimiento

En deter­mi­na­dos momen­tos o perio­dos his­tó­ri­cos los pue­blos tie­nen no solo el dere­cho si no el deber de levan­tar­se con­tra la opre­sión y el terro­ris­mo de Esta­do, uti­li­zan­do todas las for­mas de lucha que estén a su alcan­ce, inclu­yen­do la lucha arma­da. Así fue en nues­tra Amé­ri­ca fren­te a la cruel con­quis­ta y colo­ni­za­ción euro­pea y fren­te a las diver­sas for­mas de tira­nía e iniqui­da­des, y a si ha sido ‑y es- a lo lar­go del com­ba­te de la huma­ni­dad por sus liber­ta­des y derechos.

En este sen­ti­do está cla­ro que las cau­sas que die­ron ori­gen a la con­fron­ta­ción arma­da en Colom­bia no solo no han des­apa­re­ci­do sino que se han pro­fun­di­za­do y exten­di­do, y que la pobre­za, la inequi­dad, la frau­du­len­cia elec­to­ral y la vio­la­ción fla­gran­te de los dere­chos fun­da­men­ta­les del ser humano siguen sien­do la cons­tan­te agra­va­da que ha mar­ca­do la his­to­ria recien­te de este país her­mano, impi­dien­do una sali­da polí­ti­ca no beligerante.

El gobierno diri­gi­do por Juan Manuel San­tos es solo una nue­va expre­sión de estos regí­me­nes oli­gár­qui­cos, mane­ja­dos y diri­gi­dos por el impe­rio nor­te­ame­ri­cano des­de los albo­res del santanderismo.

La mal lla­ma­da “demo­cra­cia colom­bia­na” se ha con­ver­ti­do en una oscu­ra máqui­na de ele­gir ver­du­gos de turno, no exis­tien­do garan­tías, ni con­di­cio­nes míni­mas para el desa­rro­llo de una alter­na­ti­va polí­ti­ca elec­to­ral que cam­bie el des­tino his­tó­ri­co de este país.

Esa anhe­la­da posi­bi­li­dad ha sido cer­ce­na­da en reite­ra­das oca­sio­nes. Bas­ta recor­dar el ase­si­na­to de miles de libe­ra­les des­mo­vi­li­za­dos a media­dos del siglo XX, el ase­si­na­to en ple­na vía públi­ca de Jor­ge Elié­cer Gai­tán en el año 1948 y la matan­za que le siguió y más recien­te­men­te (entre 1984 y 1990) el bru­tal exter­mi­nio de más de 5000 can­di­da­tos, acti­vis­tas y polí­ti­cos des­ar­ma­dos de la Unión Patrió­ti­ca jun­to a los ase­si­na­tos selec­ti­vos de los diri­gen­tes gue­rri­lle­ros des­mo­vi­li­za­dos del M‑19.

Enten­de­mos la lucha arma­da de los pue­blos como una epo­pe­ya por la libe­ra­ción y esto en abso­lu­to pue­de se cali­fi­ca­do de terro­ris­mo. Este tér­mino, acu­ña­do, mani­pu­la­do y explo­ta­do en mayor esca­la por los yan­kees y sus pode­ro­sos medios de des­in­for­ma­ción des­pués de los suce­sos del 11 de Sep­tiem­bre, ha sido usa­do jun­to a múl­ti­ples arti­ma­ñas y men­ti­ras como recur­so para estig­ma­ti­zar, des­pres­ti­giar y ais­lar a los gru­pos insur­gen­tes, pro­cu­ran­do blo­quear la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal en su favor y criminali8zar todo inten­to de ejercerla.

Con ese mis­mo pro­pó­si­to e igual sen­ti­do de adul­te­ra­ción de la ver­dad y de los hechos, se ha insis­ti­do en vin­cu­lar a las gue­rri­llas colom­bia­nas con el nar­co­trá­fi­co, uti­li­za­do en esa direc­ción el enor­me poder comu­ni­ca­cio­nal tras­na­cio­nal de los EEUU y sus alia­dos para sem­brar la fal­sa idea de unas gue­rri­llas, que des­vián­do­se de sus orí­ge­nes, se ha trans­for­ma­do en un car­tel de la droga.

Los víncu­los con la nar­co-corrup­ción, sin embar­go, apun­tan en direc­ción inver­sa, impli­can­do pro­fun­da e ine­quí­vo­ca­men­te las altas esfe­ras de gobierno, Esta­do y eli­tes empre­sa­ria­les colom­bia­nas enca­be­za­das en los últi­mos años por el nar­co-para­mi­li­tar Uri­be Vélez, por el pro­pio Juan Manuel San­tos y por el ines­cru­pu­lo­so sec­tor oli­gár­qui­co que repre­sen­ta. Aquí es váli­do afir­mar que el ladrón y el ase­sino juz­gan por su condición.

Pode­mos enten­der que exis­ten razo­nes de Esta­do que han gra­vi­ta­do en estos momen­tos para la reanu­da­ción de las rela­cio­nes entre Vene­zue­la y Colom­bia, pero los pue­blos, el pue­blo boli­va­riano, maria­te­guis­ta, arti­guis­ta, san­mar­ti­niano, rodri­guis­ta, san­di­nis­ta, zapa­tis­ta, cama­ñis­ta, alfa­ris­ta, tupa­ca­ma­ris­ta, guevarista…-y muy espe­cial­men­te los revo­lu­cio­na­rios de todas las ten­den­cias y for­mas de com­ba­te- deben enten­der, des­de la pro­fun­di­dad del inter­na­cio­na­lis­mo y el latino-ame­ri­ca­nis­mo, que la soli­da­ri­dad no admi­te silen­cios cómo­dos ni omi­sio­nes convenientes.

La lucha de un pue­blo por su libe­ra­ción es par­te de nues­tra pro­pia lucha por emaqn­ci­par­nos de las cade­nas. Empa­pa­dos del espí­ri­tu boli­va­riano asu­mi­mos la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta como lucha con­ti­nen­tal con­tra el impe­rio opre­sor, res­pe­tuo­sos siem­pre de la inde­pen­den­cia, las iden­ti­da­des, cir­cuns­tan­cias polí­ti­cas y for­mas de acción de cada pue­blo y cada sec­tor. Negar tal inde­pen­den­cia impli­ca arro­gar­se la facul­tad de per­ci­bir y ana­li­zar la reali­dad dife­ren­cia­da con len­tes aje­nos, que solo pro­cu­ran ver lo que favo­re­ce intere­ses egoís­tas o manio­bras cir­cuns­tan­cia­les, des­le­gi­ti­man­do la voz de sus acto­res reales y des­co­no­cien­do el dere­cho y las jus­tas cau­sas y razo­nes ¿Quién pue­de afir­mar que una gue­rri­lla pue­de exis­tir sin apo­yo popu­lar y sin razo­nes his­tó­ri­cas insos­la­ya­bles por más de 50 años?

La gue­rra sin embar­go no pue­de seguir sien­do el úni­co trá­gi­co des­tino de nues­tro her­mano pue­blo colom­biano, ni la ren­di­ción de sus heroi­cas fuer­zas insur­gen­tes la sali­da ecuá­ni­me que dará ter­mino a más de cin­co déca­das de san­gre y muer­te. Eso sería acep­tar que el injus­to orden impues­to a pun­ta de fusi­les y terror por las oli­gar­quías y el impe­ria­lis­mo es el úni­co posi­ble, acep­tar el yugo y dar las gra­cias por seguir vivo sin alcan­zar un acuer­do nacio­nal que supere las cau­sas del con­flic­to y lle­ve a Colom­bia a una paz con jus­ti­cia social, sóli­da y duradera.

Quien está cerran­do las puer­tas al diá­lo­go que posi­bi­li­ta­ría un acuer­do no es la insur­gen­cia arma­da. No es casual que San­tos a pocos días de sellar el acuer­do con el pre­si­den­te Chá­vez, haya mos­tra­do su ver­da­de­ra cara, seña­la­do que no va a acep­tar nin­gún inter­lo­cu­tor nacio­nal o inter­na­cio­nal que plan­tee un pro­ce­so de diá­lo­go para la paz en Colom­bia, negán­do­se a nom­brar un Comi­sio­na­do de Paz y lla­man­do al ejér­ci­to regu­lar a arre­ciar la ofen­si­va mili­tar con­tra el pue­blo en resis­ten­cia, coro­nán­do­se así como el “San­to patrono” de la Colom­bia santanderista.

Fren­te al con­flic­to colom­biano somos soli­da­rios con los más de sie­te mil pre­sos polí­ti­cos y pri­sio­ne­ros de gue­rra, con los más de cua­tro millo­nes de des­pla­za­dos, con los fami­lia­res de los miles de des­apa­re­ci­dos, con los per­se­gui­dos polí­ti­cos y refu­gia­dos colom­bia­nos espar­ci­dos por todo el mun­do, en espe­cial con los que se encuen­tran en Vene­zue­la y Ecua­dor, con el movi­mien­to estu­dian­til colom­biano en pie de lucha, con los diri­gen­tes sin­di­ca­les que día a día arries­gan su vida por defen­der sus dere­chos, con el movi­mien­to indí­ge­na, con el pue­blo cons­cien­te, pobre y per­se­gui­do de Colom­bia que resis­te en las mon­ta­ñas, cam­pos y ciu­da­des en las filas de las FARC-EP y ELN en la Colom­bia insur­gen­te de Bolívar.

Somos par­ti­da­rios de reco­no­cer esas fuer­zas como FUERZAS BELIGERANTES sus­ten­ta­do­ras de una pro­pues­ta de paz con dig­ni­dad, por­ta­do­ras de una alter­na­ti­va demo­crá­ti­ca des­ti­na­da a con­tri­buir jun­to a otros sec­to­res a crear una nue­va Colom­bia libre de bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, de terro­ris­mo de Esta­do, de para-mili­ta­ris­mo geno­ci­da y de con­fron­ta­cio­nes arma­das. Una Colom­bia en paz, auto­de­ter­mi­na­da y camino al rei­na­do del desa­rro­llo inte­gral e inclu­yen­te y de la jus­ti­cia social.

Cree­mos un beber de las izquier­das y las fuer­zas demo­crá­ti­cas y pro­gre­sis­tas de nues­tra Amé­ri­ca y el mun­do, estén o no ejer­cien­do fun­cio­nes de gobier­nos, reco­no­cer el valor de esas fuer­zas alter­na­ti­vas (insur­gen­tes o no, arma­das o cívi­cas), apo­yar­las en su rol beli­ge­ran­te, ais­lar a régi­men nar­co-para-terro­ris­ta de Colom­bia, exi­gir el des­man­te­la­mien­to de las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, blo­quear sus pro­pó­si­tos agre­si­vos con­tra Vene­zue­la y la región, y apor­tar a la sali­da polí­ti­ca demo­crá­ti­ca del con­flic­to armado.

Es la hora de las defi­ni­cio­nes, de actuar en con­se­cuen­cia y cohe­ren­cia. La espa­da de bata­lla se Bolí­var en nues­tras manos no es solo un sím­bo­lo, es espí­ri­tu de lucha que reco­rre nues­tra América.

POR LA PATRIA GRANDE Y EL SOCIALISMO:

¡QUE VIVA LA COLOMBIA INSURGENTE DE BOLIVAR!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.