¿Qué tal en la cár­cel? – Jesús Valen­cia

En las comu­ni­ca­cio­nes con los pre­sos ‑o con sus fami­lia­res- resul­ta casi obli­ga­do pre­gun­tar­les cómo se encuen­tran. Unos y otros sue­len res­pon­der con un sor­pren­den­te «bien». Quien da esta res­pues­ta no mien­te, pero está expre­san­do una viven­cia que no se corres­pon­de con los pará­me­tros habi­tua­les de bien­es­tar per­so­nal y social. Sus pala­bras encie­rran un men­sa­je bas­tan­te más pro­fun­do y dife­ren­te.

Des­de una pers­pec­ti­va garan­tis­ta, la reclu­sión car­ce­la­ria es un tor­men­to cal­cu­la­do, y en el caso de los pre­sos vas­cos, refi­na­do. Nadie pue­de sen­tir­se bien den­tro de un régi­men que le nie­ga los dere­chos más bási­cos y la más ele­men­tal capa­ci­dad de deci­sión; siem­pre some­ti­dos a los arbi­tra­rios regla­men­tos de cada pre­si­dio; pri­va­dos de sol, aire y luz; expues­tos a las con­ti­nuas ame­na­zas de otros reclu­sos azu­za­dos o a los par­tes san­cio­na­do­res que aca­rrean endu­re­ci­mien­to dis­ci­pli­na­rio; ate­ri­dos en invierno y achi­cha­rra­dos en verano; ale­ja­dos de su entorno; sumer­gi­dos en infi­ni­tos silen­cios den­tro de la cel­da o en el inso­por­ta­ble gri­te­río de los espa­cios comu­nes; obli­ga­dos a una ali­men­ta­ción pre­ca­ria y a una aten­ción médi­ca defi­cien­te; some­ti­dos a rigu­ro­sos con­tro­les, a cam­bios alea­to­rios y a humi­lla­cio­nes con­ti­nuas; escu­dri­ña­dos por avie­sos pro­fe­sio­na­les que bus­can el pun­to débil de cada per­so­na para hur­gar en él. ¿Quién pue­de decir que está bien cuan­do mal­vi­ve en estas con­di­cio­nes? ¿Qué men­sa­je mis­te­rio­so tras­mi­ten cuan­do dicen que están con áni­mo?

Los pre­sos son refe­ren­cia obli­ga­da y dia­ria, espe­cial­men­te en estas fechas de hol­gan­zas y parran­deos. Con­fie­so que guar­do bas­tan­tes car­tas lle­ga­das des­de la cár­cel y las releo con minu­cio­si­dad. Comu­ni­car­se con la pobla­ción reclu­sa es algo más que un ges­to amis­to­so; es un rico ejer­ci­cio de apren­di­za­je. No aspi­ran a sen­tar cáte­dra pero, sin pre­ten­der­lo, tras­mi­ten ense­ñan­za: «apren­des a valo­rar las cosas de otra for­ma». Es la sabi­du­ría que acu­mu­la quien asu­me con luci­dez un alto gra­do de sufri­mien­to: lo afron­ta, lo ela­bo­ra y, en cier­ta medi­da, lo subli­ma. A tra­vés de sus refle­xio­nes flu­ye el pro­fun­do sig­ni­fi­ca­do de su des­con­cer­tan­te «estoy bien». Es el ínti­mo bien­es­tar de quien se ha encon­tra­do con­si­go mis­mo en la sor­di­dez del pre­si­dio; que ha des­cu­bier­to el sen­ti­do de una vida más allá de casi todo; que se sien­te capaz de sobre­po­ner­se a las incon­ta­bles cruel­da­des con que inten­tan su des­plo­me. Des­de su limi­ta­ción de per­te­nen­cias, acos­tum­bran a com­par­tir lo poco que tie­nen. Inten­tan expri­mir cada jor­na­da sin pos­ter­gar la aven­tu­ra del vivir para cuan­do aca­be la con­de­na. Des­cu­bren que la des­co­mu­nal prue­ba a la que se les some­te «está for­jan­do ‑como dice Iratxe- nues­tra volun­tad, nues­tra dig­ni­dad e inclu­so nues­tra per­so­na». Sien­ten el ínti­mo bien­es­tar de quie­nes se saben que­ri­dos y arro­pa­dos por lazos inque­bran­ta­bles.

Txe­ma y Mai­te, ambos secues­tra­dos, se casa­ron entre rejas. Abra­za­dos a su hijo Harri y acom­pa­ña­dos por los más cer­ca­nos, pro­yec­ta­ban una ale­gría inten­sa que tras­cen­día el gris mor­te­cino de los muros. Las sobre­co­ge­do­ras pala­bras de Mai­te lo corro­bo­ran: «Nun­ca me había ima­gi­na­do poder dis­fru­tar tan­to del día de nues­tra boda. No me cam­bia­ba por nadie»

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *