¿Estra­te­gia o secues­tro? – Iña­ki San Sebas­tian

Inmer­sos en la Aste Nagu­sia bil­bai­na, la fies­ta no nos pue­de hacer olvi­dar que el verano se va. El oto­ño aso­ma ya con fuer­za en el hori­zon­te y nos obli­ga a pen­sar en el apa­sio­nan­te cur­so polí­ti­co que se nos ave­ci­na. En esta tesi­tu­ra no deja de picar­me, cada vez con más fuer­za, una curio­si­dad: ¿Cuál es el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de los pro­lon­ga­dos silen­cios de Iba­rretxe? Es cier­to que el sim­ple enun­cia­do de su nom­bre pro­du­ce dia­rrea a un amplio sec­tor de la cla­se polí­ti­ca vas­ca y espa­ño­la. Aho­ra bien, no creo que esto sea razón sufi­cien­te para que nos vea­mos pri­va­dos de sus opi­nio­nes. Por mucho que sus detrac­to­res se empe­ñen en negar­le el pan y la sal, jura­ría que sigue sien­do el de siem­pre. Un hom­bre con expe­rien­cia de gobierno, con amplios cono­ci­mien­tos de eco­no­mía y con una sen­si­bi­li­dad social enco­mia­ble.

Vaya­mos por par­tes. Pro­ba­ble­men­te su máxi­ma preo­cu­pa­ción actual es la pro­ble­má­ti­ca eco­nó­mi­co-social que cas­ti­ga el flan­co más vul­ne­ra­ble de nues­tra socie­dad. Per­so­nas sin empleo obli­ga­das a vivir de pre­ca­rias pres­ta­cio­nes o de la cari­dad, peque­ños empre­sa­rios arrui­na­dos, jóve­nes sin sali­da, muje­res bien pre­pa­ra­das y dis­cri­mi­na­das por razón de géne­ro, mayo­res que viven de una peque­ña jubi­la­ción y ven como se les mul­ti­pli­can los pro­ble­mas fami­lia­res, inmi­gran­tes sin espe­ran­za, etc. Pues bien, me encan­ta­ría saber qué tipo de refle­xio­nes sus­ci­ta, en nues­tro lehen­da­ka­ri en el exi­lio, la evo­lu­ción de los acon­te­ci­mien­tos. Segu­ro que no tie­ne rece­tas mági­cas, pero sí un cri­te­rio sobre las líneas a seguir. Ofi­cial­men­te se sus­pi­ra por la vuel­ta al cre­ci­mien­to a cor­to pla­zo, mane­ján­do­se con­cep­tos como finan­cia­ción públi­ca y pri­va­da, con­su­mo, com­pe­ti­ti­vi­dad, pro­duc­ti­vi­dad, inves­ti­ga­ción, nue­vas tec­no­lo­gías, etc. ¿Es esta la úni­ca alter­na­ti­va? ¿Se equi­vo­can quie­nes insis­ten en la impor­tan­cia de la soli­da­ri­dad?.

Una pena no tener acce­so a las lec­cio­nes del pro­fe­sor Iba­rretxe. ¿Qué nos pue­de decir, por ejem­plo, de los movi­mien­tos que defien­den la teo­ría del decre­ci­mien­to?. Me refie­ro a la uto­pía de tra­tar de orga­ni­zar­nos para vivir mejor con menos, ¿Y del deba­te sobre el anti­uti­li­ta­ris­mo den­tro de las cien­cias socia­les?. ¿Aca­so somos máqui­nas para vivir pre­gun­tán­do­nos, cal­cu­la­do­ra en mano, el «para qué» de esto o lo otro? Para qué me sir­ve sacar un títu­lo. Para qué casar­se, o creer en Dios, o hacer un rega­lo o dar una bofe­ta­da a alguien, etc. Esta for­ma tan intere­sa­da de actuar, per­si­guien­do un bene­fi­cio mate­rial inme­dia­to de cuan­to hace­mos no pare­ce lle­var­nos dema­sia­do lejos. Y no sólo esto. La car­ga de egoís­mo que impli­ca hace cada vez más difí­cil la con­vi­ven­cia. Le pre­gun­ta­ría tam­bién si está siguien­do algu­na de las expe­rien­cias de peque­ños núcleos de pobla­ción que inten­tan vivir al mar­gen del petró­leo. En fin, bue­na tarea la de hacer­se eco de la gen­te inge­nio­sa que, con pro­pues­tas nove­do­sas como la «gue­rra de gene­ro­si­dad», se sal­tan la orto­do­xia y ponen ner­vio­sos a los pode­res fác­ti­cos, léa­se mul­ti­na­cio­na­les.

Impor­tan­tí­si­mo este capí­tu­lo, pero no aca­ba ahí la nove­la. Que­rá­mos­lo o no, no sólo de pan vive la per­so­na y esto se tra­du­ce, en Eus­kal Herria al menos, en la nece­si­dad de dar sali­da a un enquis­ta­do con­flic­to polí­ti­co. ¡Horror! Este tío igual vuel­ve a sacar­se de la man­ga el Plan Iba­rretxe. Pues sí, que­ri­dos ami­gos. Aquí estoy de nue­vo con mi raka-raka, y lo hago con pleno cono­ci­mien­to de cau­sa. No encuen­tro nada mejor como pun­to de par­ti­da para un diá­lo­go o nego­cia­ción, entre todas las fuer­zas polí­ti­cas vas­cas, enca­mi­na­do a sacar­nos del ato­lla­de­ro. Y, des­de lue­go, quien da nom­bre al plan tie­ne mucho que decir al res­pec­to. ¿Por qué no nos habla más a menu­do? ¿Can­san­cio y des­ilu­sión? Me pare­ce algo impen­sa­ble en un hom­bre roco­so como él. ¿Estra­te­gia carro­ñe­ra? Tam­po­co creo que el per­ma­ne­cer aga­za­pa­do, espe­ran­do su opor­tu­ni­dad, pue­da se el esti­lo de alguien con sen­si­bi­li­dad ante los pro­ble­mas de la gen­te. ¿Secues­tro por intere­ses par­ti­dis­tas? Sólo pen­sar­lo me pone la piel de galli­na. Tie­ne que haber algu­na otra expli­ca­ción fue­ra de mi limi­ta­do alcan­ce. Sería intere­san­te que él mis­mo nos saca­ra de dudas.

Sea lo que fue­re, como la polí­ti­ca nacio­nal vas­ca está que hier­ve, no pue­do evi­tar el seguir con mis pre­gun­tas a nues­tro que­ri­do Juan­jo. ¿Sigues defen­dien­do tu ya casi his­tó­ri­co plan sobe­ra­nis­ta para la CAV, con enca­je en la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la? ¿Cuá­les son sus ven­ta­jas e incon­ve­nien­tes en rela­ción a un regio­na­lis­mo con un buen nivel de auto­no­mía en la ges­tión? ¿Y si lo com­pa­ra­mos con el inde­pen­den­tis­mo que aspi­ra a un esta­do pro­pio den­tro de Euro­pa? ¿Cómo nave­gar entre un posi­bi­lis­mo razo­na­ble y una uto­pía nacio­nal un poco más ilu­sio­nan­te? ¿Cuál sería tu tera­pia para com­ba­tir el cán­cer de la infi­ni­ta divi­sión aber­tza­le? ¿Con­si­de­ras un paso ade­lan­te el polo sobe­ra­nis­ta lide­ra­do por EA y la izquier­da aber­tza­le? Como ves, dema­sia­das pre­gun­tas para tan pocas res­pues­tas, de mi gus­to al menos. De momen­to toca sobre­vi­vir den­tro de un sano regio­na­lis­mo, bajo el para­guas de u

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *