Wiki­leaks fil­tra un memo­ran­do de la CIA que aler­ta de “expor­ta­ción de terro­ris­mo”

wikileaks-documentos-pentagono1

La orga­ni­za­ción Wiki­leaks fil­tró hoy en su por­tal de Inter­net un memo­ran­do interno de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) de febre­ro en el queadvier­te del impac­to que ten­dría si Esta­dos Uni­dos fue­ra vis­to en el exte­rior como un país “expor­ta­dor de terro­ris­mo”.

Fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses admi­tie­ron que el docu­men­to, en el que se tra­ta el fenó­meno de los terro­ris­tas con ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se que ata­can en el exte­rior, es un memo­ran­do de la CIA, pero agre­ga­ron que no se tra­ta exac­ta­men­te de una “bom­ba infor­ma­ti­va”, según la cade­na NBC.

El memo­ran­do, que fue redac­ta­do por la uni­dad “Célu­la Roja” de la CIA por encar­go del direc­tor de la agen­cia, Leon Panet­ta, ana­li­za las impli­ca­cio­nes que tie­ne para EE.UU. si es vis­to cada vez más como un país “incu­ba­dor y expor­ta­dor del terro­ris­mo” en el exte­rior.

Wiki­leaks publi­có el memo­ran­do pese a las duras y cons­tan­tes crí­ti­cas de la Casa Blan­ca y el Pen­tá­gono a su mane­ra de pro­ce­der des­pués de la fil­tra­ción, a fina­les de julio, de unos 76.000 docu­men­tos de la gue­rra en Afga­nis­tán y las pre­sio­nes para que no difun­da los res­tan­tes 15.000 pági­nas que dice tener guar­da­das.

Wiki­leaks es una orga­ni­za­ción que se dedi­ca a denun­ciar en inter­net malas prác­ti­cas.

En el docu­men­to difun­di­do hoy, la CIA afir­ma que en el pasa­do se ha pres­ta­do mucha aten­ción a casos de terro­ris­tas islá­mi­cos con nacio­na­li­dad esta­dou­ni­den­se que efec­túan aten­ta­dos con­tra obje­ti­vos esta­dou­ni­den­ses prin­ci­pal­men­te en terri­to­rio de Esta­dos Uni­dos.

Por con­tra, ase­gu­ra, se ha ana­li­za­do menos el terro­ris­mo de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses, no nece­sa­ria­men­te musul­ma­nes, y que aten­tan en el exte­rior con­tra otros obje­ti­vos.

La CIA seña­la que, con­tra­ria­men­te a lo que se cree, “la expor­ta­ción de terro­ris­mo o terro­ris­tas no es un fenó­meno recien­te, ni tam­po­co ha sido aso­cia­do úni­ca­men­te con radi­ca­les islá­mi­cos o gen­te de etnias de Orien­te Medio, Áfri­ca o el Sur de Asia”.

Eso se debe a que se pue­de creer que la socie­dad mul­ti­cul­tu­ral, libre y abier­ta que hay en EE.UU. redu­ce el ries­go de radi­ca­lis­mo y terro­ris­mo de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses, ale­ga.

En su memo­ran­do, la CIA cita casos como el de cin­co musul­ma­nes esta­dou­ni­den­ses que via­ja­ron el año pasa­do de Vir­gi­nia a Pakis­tán para unir­se pre­sun­ta­men­te a los tali­ba­nes y la ‘Jihad’ (gue­rra san­ta) o el del esta­dou­ni­den­se de ori­gen paquis­ta­ní David Head­ley que, en noviem­bre de 2008, par­ti­ci­pó en el aten­ta­do terro­ris­ta de Bom­bay.

En su aná­li­sis, afir­ma que las liber­ta­des que exis­ten en el país faci­li­tan el reclu­ta­mien­to de miem­bros y la rea­li­za­ción de ope­ra­cio­nes terro­ris­tas y seña­la que su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción ha sido que Al Qae­da infil­tre ope­ra­ti­vos en Esta­dos Uni­dos.

Pero, desta­ca, esta orga­ni­za­ción terro­ris­ta “podría bus­car cada vez más a esta­dou­ni­den­ses para que ope­ren en el exte­rior”, por­que lle­van pasa­por­tes esta­dou­ni­den­ses, no se ajus­tan al típi­co per­fil ára­be-musul­mán y se pue­den comu­ni­car fácil­men­te con líde­res radi­ca­les a tra­vés de su acce­so sin res­tric­cio­nes a Inter­net y a otros méto­dos de comu­ni­ca­ción.

La agen­cia de inte­li­gen­cia ana­li­za en su memo­ran­do el impac­to que pudie­ra tener el que otros paí­ses vean a EE.UU. como un “expor­ta­dor de terro­ris­mo” en las rela­cio­nes exte­rio­res.

En este sen­ti­do, con­si­de­ra que, en ese caso, los socios extran­je­ros podrían ser menos dis­pues­tos a coope­rar con esta nación en “acti­vi­da­des extra­ju­di­cia­les”, inclui­das deten­cio­nes, trans­fe­ren­cias e inte­rro­ga­to­rios de sos­pe­cho­sos en ter­ce­ros paí­ses.

Ade­más, EE.UU., como víc­ti­ma de impor­tan­tes aten­ta­dos per­pe­tra­dos des­de el exte­rior, ha podi­do pre­sio­nar a Gobier­nos extran­je­ros para que acep­ten sus soli­ci­tu­des de extra­di­ción, mien­tras que si es vis­to como un “expor­ta­dor de terro­ris­mo” otros paí­ses podrían exi­gir acuer­dos recí­pro­cos que podrían afec­tar la sobe­ra­nía esta­dou­ni­den­se.

Tam­bién podrían pedir infor­ma­ción sobre ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses sos­pe­cho­sos o inclu­so exi­gir su ren­di­ción y si EE.UU. se nie­ga a coope­rar podrían recha­zar a su vez la cola­bo­ra­ción.

En casos extre­mos, los Gobier­nos podrían “sacar en secre­to” de EE.UU. a esta­dou­ni­den­ses sos­pe­cho­sos de terro­ris­mo.

Por últi­mo, la CIA advier­te de que si EE.UU. fue­ra vis­to como “expor­ta­dor de terro­ris­mo” tam­bién se crea­rían pro­ble­mas lega­les, pues no se some­te a la juris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal Penal y en su lugar tie­ne acuer­dos bila­te­ra­les para garan­ti­zar la inmu­ni­dad de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses ante la cor­te.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *