Wiki­leaks fil­tra un memo­ran­do de la CIA que aler­ta de “expor­ta­ción de terrorismo”

wikileaks-documentos-pentagono1

La orga­ni­za­ción Wiki­leaks fil­tró hoy en su por­tal de Inter­net un memo­ran­do interno de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) de febre­ro en el queadvier­te del impac­to que ten­dría si Esta­dos Uni­dos fue­ra vis­to en el exte­rior como un país “expor­ta­dor de terrorismo”.

Fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses admi­tie­ron que el docu­men­to, en el que se tra­ta el fenó­meno de los terro­ris­tas con ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se que ata­can en el exte­rior, es un memo­ran­do de la CIA, pero agre­ga­ron que no se tra­ta exac­ta­men­te de una “bom­ba infor­ma­ti­va”, según la cade­na NBC.

El memo­ran­do, que fue redac­ta­do por la uni­dad “Célu­la Roja” de la CIA por encar­go del direc­tor de la agen­cia, Leon Panet­ta, ana­li­za las impli­ca­cio­nes que tie­ne para EE.UU. si es vis­to cada vez más como un país “incu­ba­dor y expor­ta­dor del terro­ris­mo” en el exterior.

Wiki­leaks publi­có el memo­ran­do pese a las duras y cons­tan­tes crí­ti­cas de la Casa Blan­ca y el Pen­tá­gono a su mane­ra de pro­ce­der des­pués de la fil­tra­ción, a fina­les de julio, de unos 76.000 docu­men­tos de la gue­rra en Afga­nis­tán y las pre­sio­nes para que no difun­da los res­tan­tes 15.000 pági­nas que dice tener guardadas.

Wiki­leaks es una orga­ni­za­ción que se dedi­ca a denun­ciar en inter­net malas prácticas.

En el docu­men­to difun­di­do hoy, la CIA afir­ma que en el pasa­do se ha pres­ta­do mucha aten­ción a casos de terro­ris­tas islá­mi­cos con nacio­na­li­dad esta­dou­ni­den­se que efec­túan aten­ta­dos con­tra obje­ti­vos esta­dou­ni­den­ses prin­ci­pal­men­te en terri­to­rio de Esta­dos Unidos.

Por con­tra, ase­gu­ra, se ha ana­li­za­do menos el terro­ris­mo de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses, no nece­sa­ria­men­te musul­ma­nes, y que aten­tan en el exte­rior con­tra otros objetivos.

La CIA seña­la que, con­tra­ria­men­te a lo que se cree, “la expor­ta­ción de terro­ris­mo o terro­ris­tas no es un fenó­meno recien­te, ni tam­po­co ha sido aso­cia­do úni­ca­men­te con radi­ca­les islá­mi­cos o gen­te de etnias de Orien­te Medio, Áfri­ca o el Sur de Asia”.

Eso se debe a que se pue­de creer que la socie­dad mul­ti­cul­tu­ral, libre y abier­ta que hay en EE.UU. redu­ce el ries­go de radi­ca­lis­mo y terro­ris­mo de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses, alega.

En su memo­ran­do, la CIA cita casos como el de cin­co musul­ma­nes esta­dou­ni­den­ses que via­ja­ron el año pasa­do de Vir­gi­nia a Pakis­tán para unir­se pre­sun­ta­men­te a los tali­ba­nes y la ‘Jihad’ (gue­rra san­ta) o el del esta­dou­ni­den­se de ori­gen paquis­ta­ní David Head­ley que, en noviem­bre de 2008, par­ti­ci­pó en el aten­ta­do terro­ris­ta de Bombay.

En su aná­li­sis, afir­ma que las liber­ta­des que exis­ten en el país faci­li­tan el reclu­ta­mien­to de miem­bros y la rea­li­za­ción de ope­ra­cio­nes terro­ris­tas y seña­la que su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción ha sido que Al Qae­da infil­tre ope­ra­ti­vos en Esta­dos Unidos.

Pero, desta­ca, esta orga­ni­za­ción terro­ris­ta “podría bus­car cada vez más a esta­dou­ni­den­ses para que ope­ren en el exte­rior”, por­que lle­van pasa­por­tes esta­dou­ni­den­ses, no se ajus­tan al típi­co per­fil ára­be-musul­mán y se pue­den comu­ni­car fácil­men­te con líde­res radi­ca­les a tra­vés de su acce­so sin res­tric­cio­nes a Inter­net y a otros méto­dos de comunicación.

La agen­cia de inte­li­gen­cia ana­li­za en su memo­ran­do el impac­to que pudie­ra tener el que otros paí­ses vean a EE.UU. como un “expor­ta­dor de terro­ris­mo” en las rela­cio­nes exteriores.

En este sen­ti­do, con­si­de­ra que, en ese caso, los socios extran­je­ros podrían ser menos dis­pues­tos a coope­rar con esta nación en “acti­vi­da­des extra­ju­di­cia­les”, inclui­das deten­cio­nes, trans­fe­ren­cias e inte­rro­ga­to­rios de sos­pe­cho­sos en ter­ce­ros países.

Ade­más, EE.UU., como víc­ti­ma de impor­tan­tes aten­ta­dos per­pe­tra­dos des­de el exte­rior, ha podi­do pre­sio­nar a Gobier­nos extran­je­ros para que acep­ten sus soli­ci­tu­des de extra­di­ción, mien­tras que si es vis­to como un “expor­ta­dor de terro­ris­mo” otros paí­ses podrían exi­gir acuer­dos recí­pro­cos que podrían afec­tar la sobe­ra­nía estadounidense.

Tam­bién podrían pedir infor­ma­ción sobre ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses sos­pe­cho­sos o inclu­so exi­gir su ren­di­ción y si EE.UU. se nie­ga a coope­rar podrían recha­zar a su vez la colaboración.

En casos extre­mos, los Gobier­nos podrían “sacar en secre­to” de EE.UU. a esta­dou­ni­den­ses sos­pe­cho­sos de terrorismo.

Por últi­mo, la CIA advier­te de que si EE.UU. fue­ra vis­to como “expor­ta­dor de terro­ris­mo” tam­bién se crea­rían pro­ble­mas lega­les, pues no se some­te a la juris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal Penal y en su lugar tie­ne acuer­dos bila­te­ra­les para garan­ti­zar la inmu­ni­dad de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses ante la corte.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.