Las pre­sas polí­ti­cas pales­ti­nas y la lucha por la liber­tad.

Son las pri­me­ras en salir a la calle para pro­tes­tar por la bru­ta­li­dad de la ocu­pa­ción mili­tar israe­lí, las pri­me­ras en orga­ni­zar sen­ta­das y mani­fes­ta­cio­nes para exi­gir que libe­ren de las cár­ce­les israe­líes a sus hijos, her­ma­nos y padres.

Son quie­nes pro­te­gen, quie­nes apo­yan, pero la mayo­ría de ellas son las com­pa­ñe­ras en la lucha por una Pales­ti­na libre. Pro­te­gen a sus hijos, padres, her­ma­nos y mari­dos del inva­sor sio­nis­ta veni­do a secues­trar­los, pegar­los o ase­si­nar­los. Man­tie­nen a sus fami­lias cuan­do sus padres, her­ma­nos o mari­dos son encar­ce­la­dos o ase­si­na­dos por las terro­ris­tas tro­pas israe­líes.

Ellas abra­zan a la tie­rra y besan a los oli­vos. Pre­pa­ran el terreno para la resis­ten­cia y le dan for­ma con su san­gre. Ellas son la fir­me­za del oli­vo ante los usur­pa­do­res de Nablus, Jenín, Belén y Al-Jalil. Ellas son las ama­po­las que enga­la­nan las coli­nas de Jeru­sa­lén, Hebrón y Safad. Ellas on las mari­po­sas que besan los cam­pos de Hebrón, Jenín y Bisan. Ellas son la bri­sa fres­ca de Hai­fa, Yaf­fa, Acca y Gaza.

Ellas son la pie­dra, pode­ro­sa, fuer­te y que sólo aban­do­na el sue­lo para gol­pear al usur­pa­dor en la cara. Ellas son las hijas de Pales­ti­na, auda­ces, fir­mes y pacien­tes. Son las madres, her­ma­nas, hijas y com­pa­ñe­ras de los már­ti­res, de los que luchan por la liber­tad y de los pre­sos. Ellas son las már­ti­res, las que luchan por la liber­tad y las pre­sas. Ellas son las guar­dia­nas de la revo­lu­ción y el sím­bo­lo de fir­me­za. Ellas son Pales­ti­na abra­zan­do a sus hijos e hijas, pro­te­gién­do­los y guián­do­los. Des­de 1967 la enti­dad sio­nis­ta ha dete­ni­do a más de 800.000 pales­ti­nos, inclu­yen­do a 15.000 muje­res. Duran­te la pri­me­ra Inti­fa­da, fue­ron dete­ni­das 3.000 muje­res y duran­te la Inti­fa­da de al-Aqsa más de 900 muje­res fue­ron ence­rra­das tras los barro­tes israe­líes. A dia­rio hay reda­das y deten­cio­nes.

Las per­so­nas dete­ni­das a veces son libe­ra­das al cabo de unos pocos días, otras veces al cabo de unas pocas sema­nas o per­ma­ne­cen dete­ni­das inde­fi­ni­da­men­te. Sólo en junio de 2010 fue­ron dete­ni­dos unos 334 pales­ti­nos, inclu­yen­do 4 muje­res. Actual­men­te hay 36 pre­sas pales­ti­nas en la cár­ce­les israe­líes de Damon, HaSha­ron y Neve Tir­za: 4 de Jeru­sa­lén, 3 de la zona pales­ti­na ocu­pa­da en 1948, 28 de Cis­jor­da­nia y 1 de la Fran­ja de Gaza. Seis de las pre­sas están en espe­ra de jui­cio, tres están en deten­ción admi­nis­tra­ti­va* y 27 han sido con­de­na­das, cin­co de ellas a cade­na per­pe­tua.

Al igual que sus com­pa­ñe­ros de deten­ción, las pre­sas pales­ti­nas pade­cen la bru­ta­li­dad de las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias israe­líes. Están expues­tas a abu­sos, a humi­lla­cio­nes y suje­tas a más de vein­te for­mas de vio­la­ción. Son tor­tu­ra­das, gol­pea­das, hos­ti­ga­das, insul­ta­das, ata­das duran­te horas bajo el ardien­te sol o bajo la llu­via, son pri­va­das del sue­ño, ais­la­das, se les impo­nen duras mul­tas sin razón, están some­ti­das al con­ti­nuo uso de gases lacri­mó­ge­nos en las cel­das, se les nie­ga con­ti­nua­men­te los per­mi­sos de visi­tas fami­lia­res y las lla­ma­das, y las car­tas se envían o dis­tri­bu­yen sólo cada tres meses. Tam­bién son some­ti­das a duros y humi­llan­tes incur­sio­nes noc­tur­nas y a cacheos.

El 24 de junio de 2010 las fuer­zas israe­líes espe­cia­les (Golan) en la cár­cel de Damon irrum­pie­ron en las cel­das de las pre­sas pales­ti­nas tem­prano por la maña­na, ata­ca­ron a las pre­sas, hicie­ron regis­tros en las cel­das y las obli­ga­ron a des­nu­dar­se, a sen­tar­se en cucli­llas en pos­tu­ras humi­llan­tes duran­te cua­tro horas bajo el pre­tex­to de una ins­pec­ción. Ade­más, las Auto­ri­da­des Peni­ten­cia­rias israe­líes prohí­ben a las pre­sas adqui­rir más de un libro, no les dejan enviar o reci­bir nin­gún bor­da­do o revis­tas, y deci­den el núme­ro de pren­das de ves­tir que pue­de tener cada pre­sa.

Las cel­das son peque­ñas, están aba­rro­ta­das, son húme­das, fal­tas de higie­ne, no entra ni el sol ni el aire fres­co y están infes­ta­das de insec­tos y rato­nes. Son frías en invierno y calien­tes en verano. Como no se per­mi­te a las pre­sas reci­bir nin­gún artícu­lo de sus fami­lia­res, se ven obli­ga­das a com­prar­los en las can­ti­nas cuan­do los nece­si­tan. El agua está muy sucia y es imbe­bi­ble, y la comi­da inco­mi­ble, con lo que las pre­sas se ven obli­ga­das a com­prar la comi­da y la bebi­da en la can­ti­na de la cár­cel a pre­cios muy altos.

Los pre­cios no sólo son altos sino que ade­más las can­ti­nas care­cen de muchos artícu­los que nece­si­tan las pre­sas. Algu­nos pre­sos polí­ti­cos están ence­rra­dos con cri­mi­na­les israe­líes que abu­san regu­lar­men­te de ellos mien­tras obser­van los car­ce­le­ros. Un méto­do de cas­ti­go emplea­do por las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias israe­líes es redu­cir el tiem­po de la visi­ta fami­liar de 45 a 15 minu­tos, o can­ce­lar todas las visi­tas a pesar de las difi­cul­ta­des que tie­nen las fami­lias para lle­gar a las cár­ce­les. Du’a’ Al-Jay­you­si de Tul­ka­rim fue dete­ni­da en 2002. No se per­mi­te a su úni­co her­mano visi­tar­la y cuan­do él se casó, las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias le nega­ron el per­mi­so para lla­mar­lo por telé­fono.

Los prin­ci­pa­les pro­ble­mas a los que se enfren­tan las pre­sas son el ais­la­mien­to y la negli­gen­cia médi­ca. Por el menor moti­vo son cas­ti­ga­das con el ais­la­mien­to y algu­nas pre­sas han esta­do some­ti­das más de una vez al con­fi­na­mien­to en soli­ta­rio, como Lati­fa Abu Thra’, Abeer Amro, Abeer Odeh, Amnah Muna y Mariam Tara­been. El 3 de mar­zo de 2003 las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias israe­líes con­de­na­ron a seis pre­sas pales­ti­nas a con­fi­na­mien­to en soli­ta­rio por­que habían pedi­do a las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias que les pro­por­cio­na­ran agua calien­te para bañar­se duran­te la esta­ción fría.

Lati­fa Abu Thra’ fue ais­la­da más de una vez des­pués de que las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias israe­líes “anun­cia­ran” en 2007 que era “peli­gro­sa para la segu­ri­dad del Esta­do de Israel”. Pade­ce fibras en el úte­ro y le iban a rea­li­zar unas prue­bas médi­cas, pero como tenía los pies y las manos enca­de­na­das, la enfer­me­ra no pudo hacer­las. Cuan­do la mujer poli­cía que la acom­pa­ña­ba se negó a des­atar­le los bra­zos, ella mis­ma se des­ató, tras lo cual los guar­dias de la pri­sión la ata­ca­ron y cali­fi­ca­ron de “peli­gro­sa”.

Pos­te­rior­men­te la cas­ti­ga­ron a con­fi­na­mien­to en soli­ta­rio duran­te dos meses y diez días en la cár­cel de Ram­le, des­pués de lo cual vol­vió a la cár­cel de Hasha­ron don­de fue ais­la­da. No reci­bió nin­gún tra­ta­mien­to médi­co. En otra oca­sión, Abu Thra’ vio como las fuer­zas espe­cia­les israe­líes para la “Repre­sión de pri­sio­ne­ros” gol­pea­ban a Sana­bil Breek de Nablus. Cuan­do Abu Thra’ les dijo que deja­ran de pegar­la, las fuer­zas espe­cia­les empe­za­ron a pegar­la a ella. Se defen­dió y gol­peó a uno de ello.

Fue cas­ti­ga­da a cua­tro meses de ais­la­mien­to en la cár­cel de Ram­leh y a otros dos en la de Hasha­ron en una cel­da dimi­nu­ta en la que las cáma­ras la obser­va­ban las 24 horas del día. La pre­sa pales­ti­na Nili As-Safa­di fue ence­rra­da en una cel­da de ais­la­mien­to duran­te más de 45 días en el cen­tro de deten­ción israe­lí de Bet Hatik­va.

La cel­da era oscu­ra, no reci­bió una ali­men­ta­ción ade­cua­da ni se le per­mi­tió cam­biar­se de ropa duran­te todo el tiem­po que estu­vo en ais­la­mien­to. Duran­te los inte­rro­ga­to­rios fue some­ti­da a todo tipo de tor­tu­ras psi­co­ló­gi­ca y físi­ca para obli­gar­la a con­fe­sar. Como no con­fe­só, detu­vie­ron a toda su fami­lia y a la de su mari­do. Des­pués la tras­la­da­ron a la cár­cel de Hasha­ron en un via­je que duró 12 horas con las manos y pier­nas ata­das, y duran­te el cual no le die­ron ni comi­da ni bebi­da.
Como a todos los pre­sos pales­ti­nos en las cár­ce­les israe­líes, a las pre­sas pales­ti­nas que nece­si­tan tra­ta­mien­to médi­co se les nie­gan los cui­da­dos médi­cos apro­pia­dos y que nece­si­tan mucho. Son cons­tan­tes los retra­sos a la hora de reci­bir los tra­ta­mien­tos. A las pre­sas pales­ti­nas sólo les per­mi­te ver a un médi­co de cabe­ce­ra y no a espe­cia­lis­tas, y a menu­do sólo cuan­do su esta­do se dete­rio­ra.

En los casos en que las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos man­dan a un médi­co para exa­mi­nar a las pre­sas enfer­mas, las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias israe­líes retra­san la con­ce­sión del per­mi­so nece­sa­rio ponien­do obs­tácu­los. La pre­sa debe soli­ci­tar una “auto­ri­za­ción de segu­ri­dad” para que el médi­co pue­da entrar en la cár­cel y esto pue­de cos­tar más de seis meses, duran­te los cua­les la salud de la pre­sa se pue­de dete­rio­rar. Si se con­ce­de la auto­ri­za­ción, las orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias tie­ne que soli­ci­tar un per­mi­so para que el médi­co o la médi­ca pue­da ver a la pre­sa. En caso de que le con­ce­dan la auto­ri­za­ción para exa­mi­nar a la pre­sa, no pue­de exten­der nin­gu­na rece­ta médi­ca.

Las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias israe­líes tam­bién chan­ta­jean a las pre­sas pales­ti­nas, por ejem­plo, pidie­ron a Amnah Muna, que nece­si­ta una ope­ra­ción, que fir­ma­ra un docu­men­to en el que recha­za el tra­ta­mien­to médi­co a cam­bio de no ser ais­la­da. Amal Jum’a, del cam­po de refu­gia­dos de Askar, estu­vo san­gran­do duran­te seis meses, des­pués de lo cual des­cu­brie­ron que era un cán­cer de úte­ro. Las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias israe­líes «le dene­ga­ron el tra­ta­mien­to médi­co nece­sa­rio y no se le con­ce­dió una cami­lla. Esto sig­ni­fi­có que otras pre­sas tenían que lle­var­la a la espal­da para mover­la de un sitio a otro por­que de había dete­rio­ra­do tan dra­má­ti­ca­men­te que ya no podía mover­se» [1].

Cuan­do final­men­te fue ope­ra­da en la cár­cel para extir­par­le el úte­ro una aso­cia­ción de pre­sos pales­ti­nos le envió un médi­co pri­va­do debi­do a la poca aten­ción médi­ca que esta­ba reci­bien­do de las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias israe­líes.

Las pre­sas pales­ti­nas tam­bién tie­nen que dar a luz en con­di­cio­nes inhu­ma­nas. Sólo duran­te la Inti­fa­da de al-Aqsa Inti­fa­da no menos de cua­tro per­sas pales­ti­nas fue­ron obli­ga­das a dar a luz en el hos­pi­tal de la pri­sión israe­lí con las manos y pier­nas ata­das, como Mir­vat Taha, Manal Gha­nim, Samar Sbeih y Fati­ma Az-Ziq. No reci­bie­ron un tra­ta­mien­to médi­co ade­cua­do antes, duran­te y des­pués de dar a luz y no se les per­mi­tió tener a fami­lia­res a su lado mien­tras estu­vie­ron en el hos­pi­tal de la cár­cel.

Actual­men­te, al menos 14 pre­sas pales­ti­nas nece­si­tan tra­ta­mien­to médi­co urgente:[2]

1 Abeer Amro, de Hebrón, pade­ce dolor de espal­da, aler­gia de la piel y una gra­ve per­di­da de peso. 2 Wurud Qasim, de At-Tira, pade­ce infla­ma­ción de las amíg­da­las. 3 Sumoud Kara­jeh, de Rama­la, pade­ce gra­ves pro­ble­mas y dolo­res den­ta­les. 4 Su’ad Naz­zal, de Qal­qi­lia, pade­ce rotu­ra de man­dí­bu­la e infla­ma­ción de las encías. 5 Iman Ghaz­za­wi, de Tul­ka­rim, pade­ce reu­ma­tis­mo, artri­tis y aler­gias. 6 Lati­fa Abu Thra’, de Nablus, pade­ce fibras en el úte­ro. 7 “Aisha “Ibay­yat, de Belén Beth­lehem, nece­si­ta una ope­ra­ción de man­dí­bu­la, pade­ce una infla­ma­ción del ner­vio del oído que ame­na­za a su capa­ci­dad audi­ti­va, y dolor de colum­na. 8 Wafa’ Al-Bis, de Gaza, pade­ce que­ma­du­ras en el 50 % del cuer­po. 9 Raja’ Al-Ghoul, del cam­po de refu­gia­dos de Jenín, pade­ce defi­cien­cias en las arte­rias car­día­cas y tie­ne difi­cul­ta­des para res­pi­rar. 10 Amna Muna, de Jeru­sa­lén pade­ce pro­ble­mas de espa­la­da y nece­si­ta una ope­ra­ción. 11 Abeer Odeh, de Tul­ka­rem, pade­ce dolor de pecho. 12 Alia Al-Muh­ta­sib, de Hebrón, está en malas con­di­cio­nes de salud. 13 Amal Jum’a, del cam­po de refu­gia­dos de Askar, tie­ne cán­cer de úte­ro. 14 Kifah Jibril, de Rama­lla, pade­ce una enfer­me­dad rara que le pro­vo­ca un estre­cha­mien­to de las arte­rias e impi­de que la san­gre flu­ya a los miem­bros lo que le pro­vo­ca difi­cul­ta­des para res­pi­rar. Nece­si­ta tra­ta­mien­to médi­co cons­tan­te.
La enti­dad sio­nis­ta encar­ce­la a las madres, her­ma­nas e hijas, las tor­tu­ra para obli­gar a sus fami­lia­res a ren­dir­se al ejér­ci­to israe­lí de ocu­pa­ción o para obli­gar a su fami­lia­res encar­ce­la­dos a con­fe­sar lo que no han hecho. Fathi­ya Swees, una madre de 57 años, fue dete­ni­da el 19 de julio de 2010. Su her­ma­na Ikh­las, mujer de un pre­so, tam­bién fue some­ti­da a inte­rro­ga­to­rio. Cuan­do la libe­ra­ron el 1 de agos­to de 2010, Swees dijo que había sido tor­tu­ra­da, que le habían impe­di­do dor­mir y la habían obli­ga­do a per­ma­ne­cer de pie duran­te horas a pesar de su mal esta­do de salud. La ame­na­za­ron con dete­ner a todas sus her­ma­nas si no daba infor­ma­ción.
Duran­te la pri­me­ra Inti­fa­da y la Inti­fa­da de al-Aqsa el ejér­ci­to israe­lí hizo fre­cuen­tes reda­das en las casas pales­ti­nas y gol­peó a madres e inclu­so a abue­las, y se las lle­vó. Se cas­ti­ga a las madres pales­ti­nas que están en la cár­cel prohi­bién­do­les todas las visi­tas fami­lia­res. Al menos sie­te madres pales­ti­nas están actual­men­te en las pri­sio­nes de la enti­dad sio­nis­ta:
1 Iman Ghaz­za­wi, de Tul­ka­rem, dete­ni­da des­de el 8 de mar­zo de 2001, madre de 2 hijos (con­de­na­da a 13 años). 2 Ibti­sam Issa­wi, de Jabal Al-Mukab­bir (al oes­te de Sawah­reh), dete­ni­da des­de el 24 de octu­bre de 2001, madre de 6 hijos (con­de­na­da a 15 años). 3 Iree­na Sarah­na, del cam­po de refu­gia­dos de Dheisheh, dete­ni­da des­de el 23 de mayo de 2002, madre de dos hijos (cade­na per­pe­tua). 4 Qahi­ra As-Sa’di, de Jenín, dete­ni­da des­de el 30 de mayo de 2002, madre de 4 hijos (tres cade­nas per­pe­tuas y 30 años). 5 Lati­fa Abu Thra’, de Nablus, dete­ni­da des­de el 12 de sep­tiem­bre de 2003, madre de 7 hijos (con­de­na­da a 25 años, en ais­la­mien­to). 6 Mun­taha At-Tawil, de Rama­la, dete­ni­da des­de el 8 de febre­ro de 2010, madre de 4 hijos (en deten­ción admi­nis­tra­ti­va) 7 Kifah Jibril, de Rama­la, dete­ni­da des­de el 1 de agos­to de 2010, madre de dos hijos (en deten­ción admin­si­tra­ti­va).
Otras pre­sas pales­ti­nas tam­bién tie­nen a sus mari­dos o her­ma­nos en pri­sio­nes israe­líes, pero no se les per­mi­te visi­tar­los : Iree­na Sarah­na (cade­na per­pe­tua) y su mari­do Ibrahim Sarah­na (seis cade­nas per­pe­tuas), tie­ne dos hijos. Ahlam At-Tami­mi (16 cade­nas per­pe­tuas y 20 años) y su mari­do Nizar At-Tami­mi (una cade­na per­pe­tua). Iman Ghaz­za­wi (con­de­na­da a 13 años) y su mari­do Shahir “Asha (con­de­na­do a vein­te años), tie­ne dos hijos. Nili As-Safa­di y su mari­do “Uba­da Bilal (con­de­na­do a diez años y seis meses). Fatin As-Saa­di y su her­mano Sha­fi’ As-Saa­di (con­de­na­do a cua­tro años y medio). Abeer Odeh tie­ne tres her­ma­nos dete­ni­dos por los israe­líes: Sid­diq en el hos­pi­tal de la cár­cel de Ram­leh, Jasir y Saa’di. “Aisheh Ghnei­mat tie­ne dos her­ma­nos dete­ni­dos por los israe­líes: Moham­mad (con­de­na­do a sie­te meses) y Anas (deten­ción admi­nis­tra­ti­va). Shi­reen Al-“Isawi tie­ne cua­tro her­ma­nos en las cár­ce­les israe­líes.
Las his­to­rias de los sufri­mien­tos de estos pre­sos, el méto­do bru­tal de su deten­ción, la tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca y físi­ca duran­te los inte­rro­ga­to­rios y el tra­to inhu­mano reci­bi­do a manos de sus car­ce­le­ros y pre­sos comu­nes israe­líes rara vez son obje­to de titu­la­res o es siquie­ra men­cio­na­do fue­ra de la ocu­pa­da Pales­ti­na. En su mayo­ría son las pági­nas web que se ocu­pan de cues­tio­nes rela­cio­na­das con los pre­sos pales­ti­nos las que infor­man de estos abu­sos y deten­cio­nes ile­ga­les y hacen un segui­mien­to de ello. Un ejem­plo es la abo­ga­da pales­ti­na Shi­reen Al-’Isawi del Jeru­sa­lén ocu­pa­do, que fue dete­ni­da el 21 de abril de 2010. Los comi­tés de pre­sos pales­ti­nos afir­man que la deten­ción de Al-“Isawi es un puro acto de ven­gan­za y de cas­ti­go por su acti­vi­dad en defen­sa de los dete­ni­dos ára­bes y pales­ti­nos. Tra­ba­ja para Defen­ce for Chil­dren Inter­na­tio­nal (DCI) Sec­ción Pales­ti­na, que es una orga­ni­za­ción de defen­sa de los dere­chos de los niños, y está espe­cia­li­za­da en el segui­mien­to de los casos de niños dete­ni­dos. Tam­bién es res­pon­sa­ble de los casos de algu­nos diri­gen­tes pales­ti­nos pre­sos en cár­ce­les israe­líes y de los expe­dien­tes de pre­sos jor­da­nos en cár­ce­les israe­líes. Pero a pesar de la fal­ta de prue­bas y de que los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia no han logra­do hacer que con­fie­se lo que no ha hecho, las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias israe­lies se siguen negan­do a libe­rar a Al-“Isawi. Se infor­mó de que en julio de 2010 Al-“Isawi había sido ata­ca­da en su cel­da por pre­sas comu­nes mien­tras las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias se limi­ta­ban a mirar. Actual­men­te se encuen­tra en con­fi­na­mien­to en soli­ta­rio.
Iman Badir Ikh­lay­yil, de 33 años, ori­gi­na­ria de Beit Ummar, fue secues­tra­da en un check­point mili­tar israe­lí el 20 de junio de 2010, tor­tu­ra­da por los sol­da­dos israe­líes duran­te los inte­rro­ga­to­rios y tuvo que ser lle­va­da dos veces al hos­pi­tal. Debi­do a su dete­rio­ra­do esta­do de salud, las fuer­zas de ocu­pa­ción israe­líes se vie­ron obli­ga­das a libe­rar­la bajo fian­za.
Abeer Odeh from Tul­ka­rim fue secues­tra­da el 22 de abril de 2006 y dete­ni­da duran­te 28 meses, segui­dos de una deten­ción admi­nis­tra­ti­va de nue­ve meses. Fue libe­ra­da a prin­ci­pios de julio de 2009 y el 9 de julio de 2009, cuan­do se diri­gía a Tul­ka­rem, Abeer fue dete­ni­da en check­point mili­tar israe­lí, la saca­ron del coche, la regis­tra­ron mien­tras la apun­ta­ban una doce­na de rifles y des­pués fue secues­tra­da apun­ta de pis­to­la. Aho­ra se encuen­tra en ais­la­mien­to en una cár­cel israe­lí.
Sana­bil Breek de Nablus fue lle­va­da a un tri­bu­nal mili­tar y la deja­ron ata­da de pies y manos en una cel­da del tri­bu­nal des­de las 8 am has­ta 4 pm sin agua ni comi­da.
Rawan Hasan Tha­wab­teh de Abu Dees fue secues­tra­da de su casa la media­no­che del 8 de agos­to de 2010 y des­de enton­ces su fami­lia no sabe dón­de está ni a qué cen­tro de deten­ción la han lle­va­do, y a pesar de las pre­gun­tas de su abo­ga­do las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias israe­líes se nie­gan a decir dón­de está.
Pre­sas pales­ti­nas que están actual­men­te en cár­ce­les israe­líes: 1 Amna Jawad Ali Muna, de Jeru­sa­lén, dete­ni­da des­de 20.01.2001 (cade­na per­pe­tua). 2 Abeer Isa Atef Amro, de Hebrón, detai­ned sin­ce dete­ni­da des­de 20.01.2001 (16 años). 3 Iman Moham­mad Hasan Ghaz­za­wi, de Tul­ka­rem, dete­ni­da des­de 08.03.2001, madre de dos hijos (13 años). 4 Ahlam Aref Shiha­deh At-Tami­mi, de Rama­la, dete­ni­da des­de 14.09.2001 (16 cade­nas per­pe­tuas y seis años). 5 Ibti­sam Abdel-Hafith Faiz Issa­wi, de Jabal Al-Mukab­bir (al oes­te de Sawah­reh), dete­ni­da des­de 24.10.2001, madre de seis hijos (15 años). 6 Lina Ahmad Saleh Jar­bu­ni, de Hebrón, dete­ni­da des­de 18.04.2002 (17 años). 7 Sana’ Moham­mad Hus­sein Sheha­deh, de Qalan­dia, dete­ni­da des­de 25.05.2002 (3 cade­nas­per­pe­tuas y 31 años). 8 Iree­na Pau­li Shuk Sarah­na, del cam­po de refu­gia­dos de Dheisheh, dete­ni­da des­de 23.05.2002, madre de dos hijos (cade­na per­pe­tuas). 9 Qahi­ra Said Ali As-Sa’di, de Jenín, dete­ni­da des­de 30.05.2002, madre de cua­tro hijos (3 cade­nas per­pe­tuas y 30 años). 10 Du’a’ Ziad Jamil Al-Jay­you­si, de Tul­ka­rem, dete­ni­da des­de 06.06.2002 (3 cade­nas per­pe­tuas y 30 años, en ais­la­mien­to). 11 Lati­fa Moham­mad Mah­moud Abu Thra’, de Nablus, dete­ni­da des­de 12.09.2003, madre de sie­te hijos (25 años, en ais­la­mien­to). 12 Rima Riyad Hasan Daragh­meh, de Jenín, dete­ni­da des­de 28.07.2004 (25 años). 13 Amal Fayez Mah­moud Jum’a, del cam­po de refu­gia­dos de Askar, dete­ni­da des­de 05.09.2004 (11 años). 14 Mariam Salem Sulei­man Tara­been, de Jeri­có, dete­ni­da des­de 24.01.2005 (8 años y 6 meses). 15 Wafa’ Samir Al-Bis, de Gaza, dete­ni­da des­de 20.05.2005 (11 años, es ais­la­mien­to). 16 Wurud Maher Qasim, de At-Tira, dete­ni­da des­de 10.04.2006 (6 años). 17 Fut­na Mus­ta­fa Kha­lil Abu Al-Aish, de Nablus, dete­ni­da des­de 21.07.2006 (15 años). 18 Nada Ata Saleh Der­bas, de Jeru­sa­lén, dete­ni­da des­de 01.05.2007 (4 años). 19 Fatin Bas­sam Sha­fi’ Al-Saa­di, de Jenin, dete­ni­da des­de 08.05.2008 (4 años). 20 Sana­bil Nabigh Slei­man Breek, de Nablus, dete­ni­da des­de 22.09.2008. 21 Ran­da Moham­mad You­sif Shaha­teet, de Hebrón, dete­ni­da des­de 03.01.2009 (4 años y dos meses). 22 Kha­di­ja Kayed Taha Abu Ayyash, de Naza­ret, dete­ni­da des­de 22.01.2009. 23 Hana’ Yah­ya Saber Ash-Sha­la­bi, de Jenin, dete­ni­da des­de 14.03.2009 (deten­ción admi­nis­tra­ti­va). 24 Raja’Nathmi Qasem Al-Ghoul, del cam­po de refu­gia­dos de Jenín, dete­ni­da des­de 31.03.2009 (deten­ción admi­nis­tra­ti­va). 25 Abeer Mah­moud Has­san Odeh, de Tul­ka­rem, dete­ni­da des­de 09.07.2009 (en ais­la­mien­to). 26 “Aisha Moham­mad I’bay­yat, de Belén, dete­ni­da des­de 13.08.2009. 27 Nis­reen Atef Has­san Abu Zei­nah, de Tul­ka­rem, dete­ni­da des­de 18.08.2009. 28 Suad Ahmad Abdel-Ra’ouf Naz­zal, de Qal­qil­ya, dete­ni­da des­de 22.08.2009. 29 “Aisha Ghnei­mat, de Surif, dete­ni­da des­de 02.09.2009. 30 Sumoud Yaser Hasan Kara­jeh, de Rama­la, dete­ni­da des­de 25.10.2009. 31 Nili Zahi As’ad As-Safa­di, de Nablus, dete­ni­da des­de 11.11.2009. 32 Mun­taha Khlaid Rashid Al-Tawil, de Rama­la, dete­ni­da des­de 08.02.2010, madre de cua­tro hijos (deten­ción admi­nis­tra­ti­va). 33 Shi­reen Tariq Al-“Isawi, de Jeru­sa­lén, dete­ni­da des­de 21.04.10 (en ais­la­mien­to). 34 Rawan Hasan Abda­llah Tha­wab­teh, de Abu Dees, dete­ni­da des­de 08.08.2010. 35 Alia Abdel Majid Al-Muh­ta­sib, de Hebron, dete­ni­da des­de 12.03.2010, está en malas con­di­cio­nes de salud. 36 Kifah “Awni Jibril, de Rama­la, dete­ni­da des­de 01.08.2010, madre de dos hijos (en deten­ción admi­nis­tra­ti­va).
Linan You­sif Abu Ghal­meh y su her­ma­na Tagh­reed, de Beit Fou­rik, fue­ron dete­ni­das el 15.07.2010. No está cla­ro si siguen dete­ni­das o fue­ron libe­ra­das. Toda­vía hoy, 17.08.2010, las fuer­zas israe­líes de ocu­pa­ción detu­vie­ron a Ayat Nasir Abu Markhiy­yeh de Hebrón.
Ade­más de las pre­sas pales­ti­nas en las cár­ce­les israe­líes, la enti­dad sio­nis­ta encie­rra los cuer­pos de sie­te pales­ti­nas már­ti­res:
1 Dalal Said Moham­mad Al-Mugh­ra­bi, ase­si­na­da el 11.03.1978 2 Darin Abu Eisheh, de Jenín, ase­si­na­da el 17.02.2002 3 Zei­nab Isa Abu Aalim, del cam­po de refu­gia­dos de Askar, Nablus, ase­si­na­da el 22.04.2004 4 Hana­di Tay­seer Abdel Malik, de Jenin, ase­si­na­da el 04.10.2003 5 Wafa” Ali Kha­lil Idris, del cam­po de refu­gia­dos de Al-“Am’ari, Rama­llah, ase­si­na­da el 21.01.2002 6 Ayat Moham­mad Lutif Al-Akh­ras, del cam­po de refu­gia­dos de Dheisheh, Belén, ase­si­na­da el 29.03.2002 7 Hiba Azim Daragh­meh, de Tou­bas, ase­si­na­da el 19.05.2003

Fuen­te: Reham Alhel­si, My Pales­ti­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *