Las nue­vas muer­tas de Ciu­dad Juá­rez, ¿cuán­tas son? – Géne­ro con clase

Una enre­ve­sa­da mara­ña de datos, intere­ses y mati­ces semán­ti­cos hace difí­cil res­pon­der a esta pre­gun­ta apa­ren­te­men­te tan sencilla.

Las cosas se com­pli­can con sólo com­pa­rar las cifras de muje­res ase­si­na­das de los dife­ren­tes orga­nis­mos: más de 150 muer­tas en Ciu­dad Juá­rez en lo que va del año, según una reco­no­ci­da red de Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les (ONG’s) loca­les, fren­te a las ape­nas 3 regis­tra­das duran­te los pri­me­ros seis meses de 2010 de acuer­do a la Pro­cu­ra­du­ría (Fis­ca­lía) Gene­ral del Esta­do de Chihuahua.

La dife­ren­cia entre los núme­ros de unos y otros es abis­mal, y has­ta preo­cu­pan­te si se tie­ne en cuen­ta que habla­mos de dis­cre­pan­cias de cien­tos de muje­res muer­tas a lo lar­go de los años.

Lo que sí está cla­ro para todos los sec­to­res es que los casos de «femi­ni­ci­dio» (ase­si­na­tos por razo­nes de géne­ro) siguen man­chan­do el his­to­rial de esta vio­len­ta ciu­dad mexi­ca­na, aún 17 años des­pués de que salie­ran a la luz públi­ca por pri­me­ra vez.

«Sigue exis­tien­do el femi­ni­ci­dio, no pode­mos negar la reali­dad», admi­tió Lui­sa Cam­be­ros, direc­to­ra gene­ral del Ins­ti­tu­to Chihuahuen­se de la Mujer.

Eso sí, han cam­bia­do las for­mas. Varias acti­vis­tas le dije­ron a BBC Mun­do que des­de 1993 se ha ido diver­si­fi­can­do la vio­len­cia con­tra la mujer y se ha ido hacien­do mucho más compleja.

Cri­ti­can, sobre todo, el pro­ce­so de «invi­si­bi­li­za­ción» social y polí­ti­ca que los femi­ni­ci­dios de Ciu­dad Juá­rez han teni­do des­de el ini­cio de la ola de cre­cien­te vio­len­cia por par­te del cri­men organizado.

La aten­ción de ins­ti­tu­cio­nes y medios de comu­ni­ca­ción está aho­ra pues­ta en otro tipo de muer­tos en Juá­rez: los del nar­co­trá­fi­co, que sólo duran­te los pri­me­ros seis meses de 2010 suma­ron 1.700.

Esta ciu­dad de apro­xi­ma­da­men­te un millón y medio de habi­tan­tes, fron­te­ri­za con El Paso (Texas), es con­si­de­ra­da la más vio­len­ta de Méxi­co y es esce­na­rio de fre­cuen­tes enfren­ta­mien­tos entre los cár­te­les de Juá­rez y de Sinaloa.

Femi­ni­ci­dios «camu­fla­dos» entre la violencia
Pero «la vio­len­cia con­tra las muje­res no se ha detenido«h, le dijo a BBC Mun­do Imel­da Marru­fo, por­ta­voz de la Red Mesa de Muje­res de Ciu­dad Juá­rez, que agru­pa a 13 orga­ni­za­cio­nes loca­les que tra­ba­jan direc­ta­men­te con muje­res vul­ne­ra­bles y fami­lias de víctimas.

Cre­cien­te vio­len­cia en Ciu­dad Juárez
•En 2008 se regis­tra­ron 1,600 asesinatos
•En 2009 se regis­tra­ron 2,650
•En 2010 se con­ta­ron 1,700 sólo duran­te los pri­me­ros seis meses
•Des­de diciem­bre de 2006 Méxi­co acu­mu­la 28.000 muer­tos por cau­sa del cri­men organizado
Según los cálcu­los de su orga­ni­za­ción, mucho más alar­man­tes que los de la Pro­cu­ra­du­ría del Esta­do de Chihuahua, el 2009 cerró con 130 ase­si­na­tos de muje­res en Ciu­dad Juá­rez y en lo que va de 2010 suman ya más de 150.

«El femi­ni­ci­dio en Juá­rez no se ha erra­di­ca­do», insis­te Marru­fo, que ade­más sos­tie­ne que han aumen­ta­do tam­bién los casos de vio­la­ción sexual y de vio­len­cia extre­ma con­tra mujeres.

Esta acti­vis­ta acu­sa al gobierno mexi­cano y a sus ins­ti­tu­cio­nes de que­rer «vin­cu­lar el ase­si­na­to de muje­res a la vio­len­cia liga­da al nar­co­trá­fi­co» con la inten­ción de «mini­mi­zar el tema del feminicidio».

Según Marru­fo, el pro­ble­ma de «las muer­tas de Juá­rez», que duran­te años aca­pa­ró la aten­ción inter­na­cio­nal e ins­pi­ró dece­nas de libros y docu­men­ta­les, es una espi­na cla­va­da para el gobierno mexicano.

«Son más de 17 años de impu­ni­dad», dijo.

Marru­fo sos­tie­ne que las muje­res que hoy en día mue­ren tiro­tea­das en Ciu­dad Juá­rez aho­ra se inclu­yen entre las víc­ti­mas de la gue­rra con­tra el narcotráfico.

«Y cuan­do se tra­ta de ase­si­na­tos por el cri­men orga­ni­za­do, esos casos ya no se inves­ti­gan», criticó.

La acti­vis­ta ase­gu­ra que, si bien es cier­to que cada vez hay más muje­res vin­cu­la­das a la ven­ta de dro­ga, con fre­cuen­cia éstas son obli­ga­das o coac­cio­na­das a par­ti­ci­par en estas acti­vi­da­des ilí­ci­tas y des­pués ase­si­na­das por los cár­te­les, cuan­do ya no les son útiles.

Marru­fo cuen­ta tam­bién que las ONG’s han sabi­do, por muje­res que sobre­vi­vie­ron a ata­ques, que algu­nos hom­bres orde­nan su ase­si­na­to de un bala­zo para que parez­ca una eje­cu­ción por par­te del cri­men organizado.

Peque­ños progresos

La Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de Chihuahua con­fir­ma que «la vio­len­cia que se pre­sen­tó duran­te 2008 y 2009 por el enfren­ta­mien­to de gru­pos cri­mi­na­les cau­só un mayor núme­ro de homi­ci­dios de mujeres».

Sin embar­go, los datos anua­les que aquí se mane­jan dis­tan mucho de los núme­ros de tres cifras que ofre­cen las ONG’s locales.

Una de las difi­cul­ta­des para cla­si­fi­car cifras de homi­ci­dios de muje­res en Ciu­dad Juá­rez es el pro­pio con­cep­to de feminicidio.

Según los regis­tros ofi­cia­les, en 2009 hubo 24 casos de homi­ci­dio de muje­res en Ciu­dad Juá­rez, mien­tras que duran­te el año ante­rior fue­ron 28.

Entre los logros, la Pro­cu­ra­du­ría des­ta­ca que de los 475 ase­si­na­tos de muje­res regis­tra­dos entre 1993 y junio de 2010, 313 han sido escla­re­ci­dos, aun­que sólo en 222 se dic­tó una sentencia.

Que­dan, pues, toda­vía, 162 homi­ci­dios de muje­res pen­dien­tes de inves­ti­ga­ción, según las cifras oficiales.

De esos casos pen­dien­tes, 103 suce­die­ron hace más de seis años.

La acti­vis­ta Marru­fo, si bien con­ce­de que ha habi­do una «cier­ta inten­ción» por par­te del esta­do de Chi­chuahua en avan­zar en algu­nas de las inves­ti­ga­cio­nes, sos­tie­ne que «siem­pre habrá dudas sobre los datos de la Procuraduría».

Por un lado, afir­ma, por­que hay casos de femi­ni­ci­dio que no se denun­cian y por tan­to no están regis­tra­dos ofi­cial­men­te y, por otro, sos­tie­ne, «por la inten­cio­na­li­dad por par­te de las auto­ri­da­des de mini­mi­zar el problema».

La semán­ti­ca de los asesinatos
Una de las gran­des difi­cul­ta­des a la hora de inter­pre­tar y cla­si­fi­car cifras de homi­ci­dios de muje­res en Ciu­dad Juá­rez es el pro­pio con­cep­to de femi­ni­ci­dio, que es úni­ca­men­te un tér­mino sociológico.

«En tér­mi­nos jurí­di­cos no exis­te el femi­ni­ci­dio», expli­ca Marrufo.

Femi­ni­ci­dio en Ciu­dad Juárez

•Entre 1993 y junio de 2010 la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de Chihuahua regis­tró 475 ase­si­na­tos de muje­res, la mayo­ría pre­sun­ta­men­te por razo­nes de género.
•313 homi­ci­dios han sido escla­re­ci­dos, aun­que sólo en 222 se dic­tó una sentencia.
•Que­dan 162 homi­ci­dios de muje­res pen­dien­tes de inves­ti­ga­ción, de los cua­les 103 suce­die­ron hace más de seis años.

Aun­que los acti­vis­tas por los dere­chos de la mujer han pedi­do que el tér­mino sea tipi­fi­ca­do en el códi­go penal mexi­cano, el femi­ni­ci­dio no figu­ra como deli­to. El cri­men se con­si­de­ra homi­ci­dio, aun­que se dé por razo­nes de género.

Muchos orga­nis­mos de dere­chos huma­nos han cali­fi­ca­do como femi­ni­ci­dios los cien­tos de ase­si­na­tos de muje­res que tuvie­ron lugar en Ciu­dad Juá­rez des­de 1993 has­ta la fecha.

Pero en el fallo que la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos emi­tió en diciem­bre de 2009, por el caso cono­ci­do como «Cam­po Algo­do­ne­ro», en el que con­de­nó al Esta­do de Méxi­co por vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos en los casos de tres muje­res ase­si­na­das en Ciu­dad Juá­rez, se uti­li­zó la expre­sión «homi­ci­dio de mujer por razo­nes de género».

Se lla­me como se lla­me, es inne­ga­ble que muchas muje­res en Ciu­dad Juá­rez con­ti­núan sien­do obje­to de abu­so sexual y vio­len­cia de géne­ro antes de encon­trar la muerte.

Es inne­ga­ble tam­bién que en Ciu­dad Juá­rez per­sis­te un con­tex­to social de vio­len­cia con­tra la mujer, un fenó­meno que el gobierno está tra­tan­do de rever­tir a tra­vés de pro­gra­mas de pre­ven­ción, como los que desa­rro­lla el Ins­ti­tu­to Chihuahuen­se de la Mujer.

El gran desa­fío para ins­ti­tu­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes es lle­var un con­teo rigu­ro­so de víc­ti­mas, con­fia­ble y libre de intere­ses, que per­mi­ta cono­cer la ver­da­de­ra mag­ni­tud del problema.

Y toda­vía no hemos habla­do de las muje­res des­apa­re­ci­das de Ciu­dad Juá­rez… pero eso que­da­rá para otro día.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.