Las nue­vas muer­tas de Ciu­dad Juá­rez, ¿cuán­tas son? – Géne­ro con cla­se

Una enre­ve­sa­da mara­ña de datos, intere­ses y mati­ces semán­ti­cos hace difí­cil res­pon­der a esta pre­gun­ta apa­ren­te­men­te tan sen­ci­lla.

Las cosas se com­pli­can con sólo com­pa­rar las cifras de muje­res ase­si­na­das de los dife­ren­tes orga­nis­mos: más de 150 muer­tas en Ciu­dad Juá­rez en lo que va del año, según una reco­no­ci­da red de Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les (ONG’s) loca­les, fren­te a las ape­nas 3 regis­tra­das duran­te los pri­me­ros seis meses de 2010 de acuer­do a la Pro­cu­ra­du­ría (Fis­ca­lía) Gene­ral del Esta­do de Chihuahua.

La dife­ren­cia entre los núme­ros de unos y otros es abis­mal, y has­ta preo­cu­pan­te si se tie­ne en cuen­ta que habla­mos de dis­cre­pan­cias de cien­tos de muje­res muer­tas a lo lar­go de los años.

Lo que sí está cla­ro para todos los sec­to­res es que los casos de «femi­ni­ci­dio» (ase­si­na­tos por razo­nes de géne­ro) siguen man­chan­do el his­to­rial de esta vio­len­ta ciu­dad mexi­ca­na, aún 17 años des­pués de que salie­ran a la luz públi­ca por pri­me­ra vez.

«Sigue exis­tien­do el femi­ni­ci­dio, no pode­mos negar la reali­dad», admi­tió Lui­sa Cam­be­ros, direc­to­ra gene­ral del Ins­ti­tu­to Chihuahuen­se de la Mujer.

Eso sí, han cam­bia­do las for­mas. Varias acti­vis­tas le dije­ron a BBC Mun­do que des­de 1993 se ha ido diver­si­fi­can­do la vio­len­cia con­tra la mujer y se ha ido hacien­do mucho más com­ple­ja.

Cri­ti­can, sobre todo, el pro­ce­so de «invi­si­bi­li­za­ción» social y polí­ti­ca que los femi­ni­ci­dios de Ciu­dad Juá­rez han teni­do des­de el ini­cio de la ola de cre­cien­te vio­len­cia por par­te del cri­men orga­ni­za­do.

La aten­ción de ins­ti­tu­cio­nes y medios de comu­ni­ca­ción está aho­ra pues­ta en otro tipo de muer­tos en Juá­rez: los del nar­co­trá­fi­co, que sólo duran­te los pri­me­ros seis meses de 2010 suma­ron 1.700.

Esta ciu­dad de apro­xi­ma­da­men­te un millón y medio de habi­tan­tes, fron­te­ri­za con El Paso (Texas), es con­si­de­ra­da la más vio­len­ta de Méxi­co y es esce­na­rio de fre­cuen­tes enfren­ta­mien­tos entre los cár­te­les de Juá­rez y de Sina­loa.

Femi­ni­ci­dios «camu­fla­dos» entre la vio­len­cia
Pero «la vio­len­cia con­tra las muje­res no se ha detenido«h, le dijo a BBC Mun­do Imel­da Marru­fo, por­ta­voz de la Red Mesa de Muje­res de Ciu­dad Juá­rez, que agru­pa a 13 orga­ni­za­cio­nes loca­les que tra­ba­jan direc­ta­men­te con muje­res vul­ne­ra­bles y fami­lias de víc­ti­mas.

Cre­cien­te vio­len­cia en Ciu­dad Juá­rez
•En 2008 se regis­tra­ron 1,600 ase­si­na­tos
•En 2009 se regis­tra­ron 2,650
•En 2010 se con­ta­ron 1,700 sólo duran­te los pri­me­ros seis meses
•Des­de diciem­bre de 2006 Méxi­co acu­mu­la 28.000 muer­tos por cau­sa del cri­men orga­ni­za­do
Según los cálcu­los de su orga­ni­za­ción, mucho más alar­man­tes que los de la Pro­cu­ra­du­ría del Esta­do de Chihuahua, el 2009 cerró con 130 ase­si­na­tos de muje­res en Ciu­dad Juá­rez y en lo que va de 2010 suman ya más de 150.

«El femi­ni­ci­dio en Juá­rez no se ha erra­di­ca­do», insis­te Marru­fo, que ade­más sos­tie­ne que han aumen­ta­do tam­bién los casos de vio­la­ción sexual y de vio­len­cia extre­ma con­tra muje­res.

Esta acti­vis­ta acu­sa al gobierno mexi­cano y a sus ins­ti­tu­cio­nes de que­rer «vin­cu­lar el ase­si­na­to de muje­res a la vio­len­cia liga­da al nar­co­trá­fi­co» con la inten­ción de «mini­mi­zar el tema del femi­ni­ci­dio».

Según Marru­fo, el pro­ble­ma de «las muer­tas de Juá­rez», que duran­te años aca­pa­ró la aten­ción inter­na­cio­nal e ins­pi­ró dece­nas de libros y docu­men­ta­les, es una espi­na cla­va­da para el gobierno mexi­cano.

«Son más de 17 años de impu­ni­dad», dijo.

Marru­fo sos­tie­ne que las muje­res que hoy en día mue­ren tiro­tea­das en Ciu­dad Juá­rez aho­ra se inclu­yen entre las víc­ti­mas de la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co.

«Y cuan­do se tra­ta de ase­si­na­tos por el cri­men orga­ni­za­do, esos casos ya no se inves­ti­gan», cri­ti­có.

La acti­vis­ta ase­gu­ra que, si bien es cier­to que cada vez hay más muje­res vin­cu­la­das a la ven­ta de dro­ga, con fre­cuen­cia éstas son obli­ga­das o coac­cio­na­das a par­ti­ci­par en estas acti­vi­da­des ilí­ci­tas y des­pués ase­si­na­das por los cár­te­les, cuan­do ya no les son úti­les.

Marru­fo cuen­ta tam­bién que las ONG’s han sabi­do, por muje­res que sobre­vi­vie­ron a ata­ques, que algu­nos hom­bres orde­nan su ase­si­na­to de un bala­zo para que parez­ca una eje­cu­ción por par­te del cri­men orga­ni­za­do.

Peque­ños pro­gre­sos

La Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de Chihuahua con­fir­ma que «la vio­len­cia que se pre­sen­tó duran­te 2008 y 2009 por el enfren­ta­mien­to de gru­pos cri­mi­na­les cau­só un mayor núme­ro de homi­ci­dios de muje­res».

Sin embar­go, los datos anua­les que aquí se mane­jan dis­tan mucho de los núme­ros de tres cifras que ofre­cen las ONG’s loca­les.

Una de las difi­cul­ta­des para cla­si­fi­car cifras de homi­ci­dios de muje­res en Ciu­dad Juá­rez es el pro­pio con­cep­to de femi­ni­ci­dio.

Según los regis­tros ofi­cia­les, en 2009 hubo 24 casos de homi­ci­dio de muje­res en Ciu­dad Juá­rez, mien­tras que duran­te el año ante­rior fue­ron 28.

Entre los logros, la Pro­cu­ra­du­ría des­ta­ca que de los 475 ase­si­na­tos de muje­res regis­tra­dos entre 1993 y junio de 2010, 313 han sido escla­re­ci­dos, aun­que sólo en 222 se dic­tó una sen­ten­cia.

Que­dan, pues, toda­vía, 162 homi­ci­dios de muje­res pen­dien­tes de inves­ti­ga­ción, según las cifras ofi­cia­les.

De esos casos pen­dien­tes, 103 suce­die­ron hace más de seis años.

La acti­vis­ta Marru­fo, si bien con­ce­de que ha habi­do una «cier­ta inten­ción» por par­te del esta­do de Chi­chuahua en avan­zar en algu­nas de las inves­ti­ga­cio­nes, sos­tie­ne que «siem­pre habrá dudas sobre los datos de la Pro­cu­ra­du­ría».

Por un lado, afir­ma, por­que hay casos de femi­ni­ci­dio que no se denun­cian y por tan­to no están regis­tra­dos ofi­cial­men­te y, por otro, sos­tie­ne, «por la inten­cio­na­li­dad por par­te de las auto­ri­da­des de mini­mi­zar el pro­ble­ma».

La semán­ti­ca de los ase­si­na­tos
Una de las gran­des difi­cul­ta­des a la hora de inter­pre­tar y cla­si­fi­car cifras de homi­ci­dios de muje­res en Ciu­dad Juá­rez es el pro­pio con­cep­to de femi­ni­ci­dio, que es úni­ca­men­te un tér­mino socio­ló­gi­co.

«En tér­mi­nos jurí­di­cos no exis­te el femi­ni­ci­dio», expli­ca Marru­fo.

Femi­ni­ci­dio en Ciu­dad Juá­rez

•Entre 1993 y junio de 2010 la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de Chihuahua regis­tró 475 ase­si­na­tos de muje­res, la mayo­ría pre­sun­ta­men­te por razo­nes de géne­ro.
•313 homi­ci­dios han sido escla­re­ci­dos, aun­que sólo en 222 se dic­tó una sen­ten­cia.
•Que­dan 162 homi­ci­dios de muje­res pen­dien­tes de inves­ti­ga­ción, de los cua­les 103 suce­die­ron hace más de seis años.

Aun­que los acti­vis­tas por los dere­chos de la mujer han pedi­do que el tér­mino sea tipi­fi­ca­do en el códi­go penal mexi­cano, el femi­ni­ci­dio no figu­ra como deli­to. El cri­men se con­si­de­ra homi­ci­dio, aun­que se dé por razo­nes de géne­ro.

Muchos orga­nis­mos de dere­chos huma­nos han cali­fi­ca­do como femi­ni­ci­dios los cien­tos de ase­si­na­tos de muje­res que tuvie­ron lugar en Ciu­dad Juá­rez des­de 1993 has­ta la fecha.

Pero en el fallo que la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos emi­tió en diciem­bre de 2009, por el caso cono­ci­do como «Cam­po Algo­do­ne­ro», en el que con­de­nó al Esta­do de Méxi­co por vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos en los casos de tres muje­res ase­si­na­das en Ciu­dad Juá­rez, se uti­li­zó la expre­sión «homi­ci­dio de mujer por razo­nes de géne­ro».

Se lla­me como se lla­me, es inne­ga­ble que muchas muje­res en Ciu­dad Juá­rez con­ti­núan sien­do obje­to de abu­so sexual y vio­len­cia de géne­ro antes de encon­trar la muer­te.

Es inne­ga­ble tam­bién que en Ciu­dad Juá­rez per­sis­te un con­tex­to social de vio­len­cia con­tra la mujer, un fenó­meno que el gobierno está tra­tan­do de rever­tir a tra­vés de pro­gra­mas de pre­ven­ción, como los que desa­rro­lla el Ins­ti­tu­to Chihuahuen­se de la Mujer.

El gran desa­fío para ins­ti­tu­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes es lle­var un con­teo rigu­ro­so de víc­ti­mas, con­fia­ble y libre de intere­ses, que per­mi­ta cono­cer la ver­da­de­ra mag­ni­tud del pro­ble­ma.

Y toda­vía no hemos habla­do de las muje­res des­apa­re­ci­das de Ciu­dad Juá­rez… pero eso que­da­rá para otro día.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *