La memo­ria como pra­xis- Iña­ki Gil de San Vicente

Una de las razo­nes que expli­can la derro­ta estra­té­gi­ca de la opo­si­ción en el Esta­do espa­ñol y las extre­mas difi­cul­ta­des que encuen­tran sus izquier­das para asen­tar­se y cre­cer, radi­ca en la trai­ción a la memo­ria de lucha, en la amne­sia y olvi­do colec­ti­vo hacia quie­nes todo lo die­ron. No sólo fue­ron el PC de Espa­ña y el PSOE quie­nes ya a media­dos de los 70 empe­za­ron a cal­ci­nar el recuer­do de las muje­res y hom­bres que lucha­ron por la demo­cra­cia y el socia­lis­mo has­ta el final, sino que des­pués y has­ta aho­ra mis­mo, toda una masa egoís­ta y ven­di­da a los suel­dos del poder tra­ba­ja sis­te­má­ti­ca­men­te para impo­ner la his­to­ria per­mi­ti­da por los ven­ce­do­res de 1939, cuan­do no la his­to­ria escri­ta direc­ta­men­te por éstos. Peor aún, esta trai­ción tie­ne su máxi­ma mues­tra de inhu­ma­ni­dad en la ocul­ta­ción de la «infan­cia roba­da», de los miles de niñas y niños roba­dos a sus fami­lias por el fran­quis­mo, con el impres­cin­di­ble apo­yo de la Igle­sia, y nun­ca devuel­tos. La espe­luz­nan­te reali­dad de la «infan­cia roba­da» pesa como una con­de­na eter­na sobre la cobar­de y pusi­lá­ni­me «demo­cra­cia española».

Otro tan­to en lo bási­co suce­dió des­de verano de 1944 en el Esta­do fran­cés, cuan­do las «fuer­zas demo­crá­ti­cas» deci­die­ron olvi­dar la impre­sio­nan­te y muy ren­ta­ble en lo eco­nó­mi­co cola­bo­ra­ción bur­gue­sa con los ocu­pan­tes nazis, inves­ti­gan­do muy super­fi­cial­men­te sólo algu­nos casos lla­ma­ti­va­men­te escan­da­lo­sos y con­de­nan­do a unos pocos de ellos. En Ita­lia la «demo­cra­cia» ben­de­ci­da por el Vati­cano y pro­te­gi­da por la mafia y los EEUU tam­bién per­do­nó a la mayo­ría inmen­sa de los fas­cis­tas. Pero en ambos esta­dos las cla­ses tra­ba­ja­do­ras apli­ca­ron la jus­ti­cia popu­lar en la medi­da de sus recur­sos, des­obe­de­cien­do abier­ta­men­te las direc­tri­ces de con­ci­lia­ción de sus res­pec­ti­vos par­ti­dos comu­nis­tas. No hay duda de que la polí­ti­ca de olvi­do de la heroi­ca gue­rri­lla anti­na­zi-fas­cis­ta tam­bién faci­li­tó la extin­ción del PCI y la rui­na casi irre­cu­pe­ra­ble del PCF. Pode­mos citar más expe­rien­cias his­tó­ri­cas que mues­tran cómo la deli­be­ra­da des­truc­ción de la memo­ria revo­lu­cio­na­ria por par­te de los anti­guos lucha­do­res, en aras de la «recon­ci­lia­ción», faci­li­ta la vuel­ta total o par­cial de la opre­sión antes ven­ci­da. Y tam­po­co hay duda, a estas altu­ras, de que una vez recu­pe­ra­do el poder, si es que algu­na vez lo per­dió del todo, la cla­se bur­gue­sa no per­do­na, con­tra­ata­ca a fon­do, endu­re­cien­do aún más sus leyes represivas.

La memo­ria de la lucha por la liber­tad, de sus sacri­fi­cios y sus logros, no es una ente­le­quia abs­trac­ta e inma­te­rial, pasi­va o román­ti­ca a lo sumo, es una fuer­za mate­rial acti­va, cons­cien­te y con visión his­tó­ri­ca. La memo­ria demo­crá­ti­ca, la del pue­blo opri­mi­do, pue­de per­ma­ne­cer muda duran­te un tiem­po debi­do a la repre­sión y al mie­do, pero tar­de o tem­prano se yer­gue orgu­llo­sa y valien­te. En Hego Eus­kal Herria, el fran­quis­mo logró para­li­zar­la sólo duran­te un bre­ve perío­do, reac­ti­ván­do­se cla­ra­men­te a comien­zos de los 40. Fue el refor­mis­mo espa­ñol el que, des­de la tesis de la «recon­ci­lia­ción nacio­nal», insu­fló nue­vas fuer­zas a la des­truc­ción de la memo­ria de lucha de nues­tro pue­blo. Euro­co­mu­nis­tas y social­de­mó­cra­tas, apo­ya­dos por el cola­bo­ra­cio­nis­mo de EE y PNV, idea­ron cua­tro «argu­men­tos» con­tra nues­tra memo­ria, actua­li­za­dos aho­ra tras la impo­si­ción del ile­gal y frau­du­len­to Gobierno vas­con­ga­do del PSOE-PP. Tales «argu­men­tos» no cam­bian cua­li­ta­ti­va­men­te la iden­ti­dad dic­ta­to­rial del nacio­na­lis­mo espa­ñol y de su vena inqui­si­to­rial y ven­ga­ti­va for­ma­da en los siglos XV y XVI; sola­men­te adap­tan y refuer­zan su efec­ti­vi­dad de con­ven­ci­mien­to en las actua­les con­di­cio­nes. Por esto es tan impor­tan­te la crí­ti­ca dia­léc­ti­ca del con­te­ni­do y del con­ti­nen­te del nacio­na­lis­mo espa­ñol y de su memoria.

El pri­mer «argu­men­to» sos­tie­ne que aho­ra exis­te una «demo­cra­cia» que garan­ti­za que cual­quier pro­yec­to, inclui­do el inde­pen­den­tis­ta, pue­da ser defen­di­do en la vida coti­dia­na, cosa que no exis­tía en el fran­quis­mo. Los hechos nie­gan esta tesis ya que nun­ca pue­de exis­tir una demo­cra­cia supe­di­ta­da a una monar­quía, a la pro­pie­dad pri­va­da y al sis­te­ma patriar­cal. El arti­cu­la­do ente­ro de la Cons­ti­tu­ción está pen­sa­do para que la «demo­cra­cia» sea esen­cial­men­te bur­gue­sa, espa­ño­la y patriar­cal, y la Ley de Par­ti­dos es el pun­tal más recien­te, por aho­ra, que refuer­za la esen­cia anti­de­mo­crá­ti­ca del régi­men espa­ñol. El segun­do sos­tie­ne que la «Espa­ña de las Auto­no­mías» per­mi­te mejo­rar las lagu­nas de la Cons­ti­tu­ción, en su apli­ca­bi­li­dad a cada «región o auto­no­mía espa­ño­la», de modo que, por fin, poda­mos sen­tir­nos «cómo­dos en Espa­ña». Los hechos nie­gan esta tesis, por­que ni siquie­ra se han cum­pli­do las pro­me­sas ofi­cia­les rea­li­za­das en su tiem­po, y en la reali­dad, el «Esta­do de las Auto­no­mías» está sien­do redu­ci­do impla­ca­ble­men­te des­de 1981.

El ter­ce­ro sos­tie­ne que la «Euro­pa demo­crá­ti­ca», su «ciu­da­da­nía», apor­tan liber­ta­des y dere­chos inima­gi­na­bles en el fran­quis­mo, amplian­do los ya exis­ten­tes. Los hechos nie­gan esta tesis, ya que la UE es una cons­truc­ción ver­ti­cal impues­ta por el capi­tal finan­cie­ro-indus­trial, bajo la tute­la yan­qui, con un con­te­ni­do auto­ri­ta­rio inne­ga­ble ya des­de el ini­cio de la cri­sis gene­ral en 2007. Y el cuar­to sos­tie­ne que, tenien­do en cuen­ta lo ante­rior, hoy se pue­de ser a la vez euro­peo, espa­ñol y vas­co, «ciu­da­dano del mun­do», «cos­mo­po­li­ta» y «trans­ver­sal» en un «mun­do glo­ba­li­za­do», aun­que siem­pre bajo la cen­tra­li­dad ver­te­bra­do­ra de cul­tu­ra espa­ño­la. Resul­ta­ría tarea fácil des­cu­brir las líneas de cone­xión de algu­nos de estos «argu­men­tos» con algu­nos de los tópi­cos anti­vas­quis­tas del nacio­na­lis­mo socia­lis­ta espa­ñol de fina­les del siglo XIX y comien­zos del XX. Los dis­cur­sos de López, el usur­pa­dor, uti­li­zan alguno de estos «argu­men­tos» o todos, según los casos, mez­clán­do­los e insis­tien­do en tal o cual matiz, mien­tras que los par­tes de gue­rra de Ares y las sofla­mas de Sanz insis­ten en la repre­sión española.

Come­te­ría­mos un gra­ve error si sólo cri­ti­cá­ra­mos la esen­cia del nacio­na­lis­mo espa­ñol, des­cui­dan­do sus varias for­mas exter­nas. Nun­ca debe­mos des­cui­dar el con­te­ni­do dic­ta­to­rial del espa­ño­lis­mo, pero tam­po­co menos­pre­cie­mos las for­mas exter­nas que lo ocul­tan o sua­vi­zan con dife­ren­tes ropa­je exte­rio­res dilu­yen­do su reac­cio­na­ris­mo sus­tan­cial. En la medi­da en que la recu­pe­ra­ción y actua­li­za­ción de la memo­ria vas­ca demues­tre la base reac­cio­na­ria ina­mo­vi­ble que sus­ten­ta la tra­mo­ya demo­cra­ti­cis­ta, cos­mo­po­li­ta y has­ta pro­gre de algu­nas de las apa­rien­cias del nacio­na­lis­mo espa­ñol y de su memo­ria ensan­gren­ta­da, en esta medi­da se debi­li­ta­rá la opre­sión nacio­nal que pade­ce­mos; y al con­tra­rio, en la medi­da en que la vio­len­ta memo­ria espa­ño­la pue­da apa­ren­tar un paci­fis­mo demo­cra­ti­cis­ta que nun­ca ha teni­do ni ten­drá, en esa medi­da se refor­za­rá su domi­na­ción. Lo mis­mo hay que decir, con las obvias dife­ren­cias, con res­pec­to al nacio­na­lis­mo francés.

Es en todo lo rela­cio­na­do con las pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros, con las per­so­nas que lucha­ron y sufrie­ron repre­sión en el pasa­do, con esa enor­me par­te de la cul­tu­ra y de la his­to­ria vivas de nues­tro pue­blo que no pue­den desa­rro­llar­se crea­ti­va­men­te por las repre­sio­nes múl­ti­ples que sufre, es esta reali­dad la que más nece­si­ta enten­der la memo­ria como pra­xis, como acción pen­sa­da y como pen­sa­mien­to acti­vo. La memo­ria como pra­xis es, por un lado, la his­to­ria hecha pre­sen­te, libe­ra­da del silen­cio y de la cen­su­ra, rei­vin­di­ca­da y viva, y por otro lado, dia­léc­ti­ca­men­te, es el pre­sen­te y el futu­ro enrai­za­dos en las per­ma­nen­tes aspi­ra­cio­nes de liber­tad de nues­tro pue­blo. Los nacio­na­lis­mos espa­ñol y fran­cés son muy cons­cien­tes de este con­te­ni­do eman­ci­pa­dor de la memo­ria vas­ca y por eso se obs­ti­nan en des­truir­la con múl­ti­ples méto­dos, des­ta­can­do de entre ellos la polí­ti­ca de exter­mi­nio de las pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros vas­cos. Se tra­ta, por tan­to, de una pra­xis por nues­tro futuro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.