La memo­ria como pra­xis- Iña­ki Gil de San Vicen­te

Una de las razo­nes que expli­can la derro­ta estra­té­gi­ca de la opo­si­ción en el Esta­do espa­ñol y las extre­mas difi­cul­ta­des que encuen­tran sus izquier­das para asen­tar­se y cre­cer, radi­ca en la trai­ción a la memo­ria de lucha, en la amne­sia y olvi­do colec­ti­vo hacia quie­nes todo lo die­ron. No sólo fue­ron el PC de Espa­ña y el PSOE quie­nes ya a media­dos de los 70 empe­za­ron a cal­ci­nar el recuer­do de las muje­res y hom­bres que lucha­ron por la demo­cra­cia y el socia­lis­mo has­ta el final, sino que des­pués y has­ta aho­ra mis­mo, toda una masa egoís­ta y ven­di­da a los suel­dos del poder tra­ba­ja sis­te­má­ti­ca­men­te para impo­ner la his­to­ria per­mi­ti­da por los ven­ce­do­res de 1939, cuan­do no la his­to­ria escri­ta direc­ta­men­te por éstos. Peor aún, esta trai­ción tie­ne su máxi­ma mues­tra de inhu­ma­ni­dad en la ocul­ta­ción de la «infan­cia roba­da», de los miles de niñas y niños roba­dos a sus fami­lias por el fran­quis­mo, con el impres­cin­di­ble apo­yo de la Igle­sia, y nun­ca devuel­tos. La espe­luz­nan­te reali­dad de la «infan­cia roba­da» pesa como una con­de­na eter­na sobre la cobar­de y pusi­lá­ni­me «demo­cra­cia espa­ño­la».

Otro tan­to en lo bási­co suce­dió des­de verano de 1944 en el Esta­do fran­cés, cuan­do las «fuer­zas demo­crá­ti­cas» deci­die­ron olvi­dar la impre­sio­nan­te y muy ren­ta­ble en lo eco­nó­mi­co cola­bo­ra­ción bur­gue­sa con los ocu­pan­tes nazis, inves­ti­gan­do muy super­fi­cial­men­te sólo algu­nos casos lla­ma­ti­va­men­te escan­da­lo­sos y con­de­nan­do a unos pocos de ellos. En Ita­lia la «demo­cra­cia» ben­de­ci­da por el Vati­cano y pro­te­gi­da por la mafia y los EEUU tam­bién per­do­nó a la mayo­ría inmen­sa de los fas­cis­tas. Pero en ambos esta­dos las cla­ses tra­ba­ja­do­ras apli­ca­ron la jus­ti­cia popu­lar en la medi­da de sus recur­sos, des­obe­de­cien­do abier­ta­men­te las direc­tri­ces de con­ci­lia­ción de sus res­pec­ti­vos par­ti­dos comu­nis­tas. No hay duda de que la polí­ti­ca de olvi­do de la heroi­ca gue­rri­lla anti­na­zi-fas­cis­ta tam­bién faci­li­tó la extin­ción del PCI y la rui­na casi irre­cu­pe­ra­ble del PCF. Pode­mos citar más expe­rien­cias his­tó­ri­cas que mues­tran cómo la deli­be­ra­da des­truc­ción de la memo­ria revo­lu­cio­na­ria por par­te de los anti­guos lucha­do­res, en aras de la «recon­ci­lia­ción», faci­li­ta la vuel­ta total o par­cial de la opre­sión antes ven­ci­da. Y tam­po­co hay duda, a estas altu­ras, de que una vez recu­pe­ra­do el poder, si es que algu­na vez lo per­dió del todo, la cla­se bur­gue­sa no per­do­na, con­tra­ata­ca a fon­do, endu­re­cien­do aún más sus leyes repre­si­vas.

La memo­ria de la lucha por la liber­tad, de sus sacri­fi­cios y sus logros, no es una ente­le­quia abs­trac­ta e inma­te­rial, pasi­va o román­ti­ca a lo sumo, es una fuer­za mate­rial acti­va, cons­cien­te y con visión his­tó­ri­ca. La memo­ria demo­crá­ti­ca, la del pue­blo opri­mi­do, pue­de per­ma­ne­cer muda duran­te un tiem­po debi­do a la repre­sión y al mie­do, pero tar­de o tem­prano se yer­gue orgu­llo­sa y valien­te. En Hego Eus­kal Herria, el fran­quis­mo logró para­li­zar­la sólo duran­te un bre­ve perío­do, reac­ti­ván­do­se cla­ra­men­te a comien­zos de los 40. Fue el refor­mis­mo espa­ñol el que, des­de la tesis de la «recon­ci­lia­ción nacio­nal», insu­fló nue­vas fuer­zas a la des­truc­ción de la memo­ria de lucha de nues­tro pue­blo. Euro­co­mu­nis­tas y social­de­mó­cra­tas, apo­ya­dos por el cola­bo­ra­cio­nis­mo de EE y PNV, idea­ron cua­tro «argu­men­tos» con­tra nues­tra memo­ria, actua­li­za­dos aho­ra tras la impo­si­ción del ile­gal y frau­du­len­to Gobierno vas­con­ga­do del PSOE-PP. Tales «argu­men­tos» no cam­bian cua­li­ta­ti­va­men­te la iden­ti­dad dic­ta­to­rial del nacio­na­lis­mo espa­ñol y de su vena inqui­si­to­rial y ven­ga­ti­va for­ma­da en los siglos XV y XVI; sola­men­te adap­tan y refuer­zan su efec­ti­vi­dad de con­ven­ci­mien­to en las actua­les con­di­cio­nes. Por esto es tan impor­tan­te la crí­ti­ca dia­léc­ti­ca del con­te­ni­do y del con­ti­nen­te del nacio­na­lis­mo espa­ñol y de su memo­ria.

El pri­mer «argu­men­to» sos­tie­ne que aho­ra exis­te una «demo­cra­cia» que garan­ti­za que cual­quier pro­yec­to, inclui­do el inde­pen­den­tis­ta, pue­da ser defen­di­do en la vida coti­dia­na, cosa que no exis­tía en el fran­quis­mo. Los hechos nie­gan esta tesis ya que nun­ca pue­de exis­tir una demo­cra­cia supe­di­ta­da a una monar­quía, a la pro­pie­dad pri­va­da y al sis­te­ma patriar­cal. El arti­cu­la­do ente­ro de la Cons­ti­tu­ción está pen­sa­do para que la «demo­cra­cia» sea esen­cial­men­te bur­gue­sa, espa­ño­la y patriar­cal, y la Ley de Par­ti­dos es el pun­tal más recien­te, por aho­ra, que refuer­za la esen­cia anti­de­mo­crá­ti­ca del régi­men espa­ñol. El segun­do sos­tie­ne que la «Espa­ña de las Auto­no­mías» per­mi­te mejo­rar las lagu­nas de la Cons­ti­tu­ción, en su apli­ca­bi­li­dad a cada «región o auto­no­mía espa­ño­la», de modo que, por fin, poda­mos sen­tir­nos «cómo­dos en Espa­ña». Los hechos nie­gan esta tesis, por­que ni siquie­ra se han cum­pli­do las pro­me­sas ofi­cia­les rea­li­za­das en su tiem­po, y en la reali­dad, el «Esta­do de las Auto­no­mías» está sien­do redu­ci­do impla­ca­ble­men­te des­de 1981.

El ter­ce­ro sos­tie­ne que la «Euro­pa demo­crá­ti­ca», su «ciu­da­da­nía», apor­tan liber­ta­des y dere­chos inima­gi­na­bles en el fran­quis­mo, amplian­do los ya exis­ten­tes. Los hechos nie­gan esta tesis, ya que la UE es una cons­truc­ción ver­ti­cal impues­ta por el capi­tal finan­cie­ro-indus­trial, bajo la tute­la yan­qui, con un con­te­ni­do auto­ri­ta­rio inne­ga­ble ya des­de el ini­cio de la cri­sis gene­ral en 2007. Y el cuar­to sos­tie­ne que, tenien­do en cuen­ta lo ante­rior, hoy se pue­de ser a la vez euro­peo, espa­ñol y vas­co, «ciu­da­dano del mun­do», «cos­mo­po­li­ta» y «trans­ver­sal» en un «mun­do glo­ba­li­za­do», aun­que siem­pre bajo la cen­tra­li­dad ver­te­bra­do­ra de cul­tu­ra espa­ño­la. Resul­ta­ría tarea fácil des­cu­brir las líneas de cone­xión de algu­nos de estos «argu­men­tos» con algu­nos de los tópi­cos anti­vas­quis­tas del nacio­na­lis­mo socia­lis­ta espa­ñol de fina­les del siglo XIX y comien­zos del XX. Los dis­cur­sos de López, el usur­pa­dor, uti­li­zan alguno de estos «argu­men­tos» o todos, según los casos, mez­clán­do­los e insis­tien­do en tal o cual matiz, mien­tras que los par­tes de gue­rra de Ares y las sofla­mas de Sanz insis­ten en la repre­sión espa­ño­la.

Come­te­ría­mos un gra­ve error si sólo cri­ti­cá­ra­mos la esen­cia del nacio­na­lis­mo espa­ñol, des­cui­dan­do sus varias for­mas exter­nas. Nun­ca debe­mos des­cui­dar el con­te­ni­do dic­ta­to­rial del espa­ño­lis­mo, pero tam­po­co menos­pre­cie­mos las for­mas exter­nas que lo ocul­tan o sua­vi­zan con dife­ren­tes ropa­je exte­rio­res dilu­yen­do su reac­cio­na­ris­mo sus­tan­cial. En la medi­da en que la recu­pe­ra­ción y actua­li­za­ción de la memo­ria vas­ca demues­tre la base reac­cio­na­ria ina­mo­vi­ble que sus­ten­ta la tra­mo­ya demo­cra­ti­cis­ta, cos­mo­po­li­ta y has­ta pro­gre de algu­nas de las apa­rien­cias del nacio­na­lis­mo espa­ñol y de su memo­ria ensan­gren­ta­da, en esta medi­da se debi­li­ta­rá la opre­sión nacio­nal que pade­ce­mos; y al con­tra­rio, en la medi­da en que la vio­len­ta memo­ria espa­ño­la pue­da apa­ren­tar un paci­fis­mo demo­cra­ti­cis­ta que nun­ca ha teni­do ni ten­drá, en esa medi­da se refor­za­rá su domi­na­ción. Lo mis­mo hay que decir, con las obvias dife­ren­cias, con res­pec­to al nacio­na­lis­mo fran­cés.

Es en todo lo rela­cio­na­do con las pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros, con las per­so­nas que lucha­ron y sufrie­ron repre­sión en el pasa­do, con esa enor­me par­te de la cul­tu­ra y de la his­to­ria vivas de nues­tro pue­blo que no pue­den desa­rro­llar­se crea­ti­va­men­te por las repre­sio­nes múl­ti­ples que sufre, es esta reali­dad la que más nece­si­ta enten­der la memo­ria como pra­xis, como acción pen­sa­da y como pen­sa­mien­to acti­vo. La memo­ria como pra­xis es, por un lado, la his­to­ria hecha pre­sen­te, libe­ra­da del silen­cio y de la cen­su­ra, rei­vin­di­ca­da y viva, y por otro lado, dia­léc­ti­ca­men­te, es el pre­sen­te y el futu­ro enrai­za­dos en las per­ma­nen­tes aspi­ra­cio­nes de liber­tad de nues­tro pue­blo. Los nacio­na­lis­mos espa­ñol y fran­cés son muy cons­cien­tes de este con­te­ni­do eman­ci­pa­dor de la memo­ria vas­ca y por eso se obs­ti­nan en des­truir­la con múl­ti­ples méto­dos, des­ta­can­do de entre ellos la polí­ti­ca de exter­mi­nio de las pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros vas­cos. Se tra­ta, por tan­to, de una pra­xis por nues­tro futu­ro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *