La hora de la ver­dad- Jose Campos

Ha pasa­do ya un tiem­po des­de que la izquier­da aber­tza­le hicie­ra públi­cas las con­clu­sio­nes del pro­fun­do deba­te interno que hemos man­te­ni­do duran­te los últi­mos meses. Las muje­res y los hom­bres de la izquier­da aber­tza­le nos hemos com­pro­me­ti­do ante el pue­blo vas­co a impul­sar un pro­ce­so demo­crá­ti­co que haga a Eus­kal Herria due­ña de su futu­ro y solu­cio­ne de una vez de raíz un con­flic­to polí­ti­co que está cau­san­do muchí­si­mo sufri­mien­to a este pue­blo. A nadie se le esca­pa que el camino empren­di­do va a ser un camino lleno de obs­tácu­los y difi­cul­ta­des, por­que nos segui­mos enfren­tan­do a los mis­mos enemi­gos de siem­pre; unos enemi­gos que lle­van siglos emplean­do todas las armas a su alcan­ce para ani­qui­lar las señas de iden­ti­dad de nues­tro pueblo.

Sin embar­go, empren­de­mos el camino con­ven­ci­das de que nues­tro pue­blo tie­ne en estos momen­tos la madu­rez sufi­cien­te como para hacer valer la fuer­za de su razón ante la razón de la fuer­za de sus pode­ro­sos enemi­gos. Hemos con­clui­do que unien­do fuer­zas, arti­cu­lan­do mayo­rías y ope­ra­ti­vi­zan­do la pre­sión social por méto­dos exclu­si­va­men­te polí­ti­cos y demo­crá­ti­cos vamos a ser capa­ces de recu­pe­rar nues­tros dere­chos, for­zar a los esta­dos que nos opri­men a dar una solu­ción jus­ta al con­flic­to y poner las bases para un esce­na­rio ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­co don­de el pro­yec­to de la Eus­kal Herria inde­pen­dien­te y socia­lis­ta que pro­pug­na­mos pue­da hacer­se reali­dad si la mayo­ría de nues­tro pue­blo así lo decide.

La tozu­da y cru­da reali­dad que pade­ce nues­tro pue­blo no ha tar­da­do en poner a prue­ba la soli­dez de la apues­ta polí­ti­ca que se está hacien­do. A pesar de la niti­dez y la con­tun­den­cia con que se está abo­gan­do por un cam­bio de ciclo que trai­ga la paz y el reco­no­ci­mien­to de los dere­chos nacio­na­les a Eus­kal Herria, no pasa ni un sólo día sin que los esta­dos nos demues­tren que ellos siguen en la mis­ma apues­ta de gue­rra de siem­pre: nega­ción sis­te­má­ti­ca de dere­chos civi­les y polí­ti­cos, deten­cio­nes, tor­tu­ra, polí­ti­ca peni­ten­cia­ria cri­mi­nal… La sema­na pasa­da, ade­más, han dado un paso que a nues­tro enten­der supera todas las líneas rojas de lo per­mi­si­ble inclu­so en un con­tex­to de encar­ni­za­do con­flic­to polí­ti­co: la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la (poder judi­cial), con el vis­to bueno del fis­cal (depen­dien­te orgá­ni­ca­men­te del poder eje­cu­ti­vo), ha deci­di­do enviar de nue­vo a la cár­cel a un pri­sio­ne­ro polí­ti­co que se encon­tra­ba en su casa en situa­ción de pri­sión ate­nua­da debi­do a la enfer­me­dad gra­ve e incu­ra­ble que padece.

Este pue­blo tie­ne dema­sia­da his­to­ria de sufri­mien­to como para creer en casua­li­da­des y en la «ino­cen­cia» del sis­te­ma de divi­sión de pode­res del Esta­do espa­ñol. No tene­mos nin­gu­na duda de que tras la deci­sión de encar­ce­lar a Mikel Ibá­ñez se escon­de una cla­ra inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca. Máxi­me cuan­do des­de los mis­mos pode­res del Esta­do que han pro­pi­cia­do la mis­ma se está hacien­do alar­de de unos supues­tos «movi­mien­tos en polí­ti­ca peni­ten­cia­ria» ten­den­tes a con­ce­der «bene­fi­cios» a quie­nes se des­mar­quen del colec­ti­vo de pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Lo que bus­ca el Esta­do está cla­ro. El Esta­do sigue uti­li­zan­do la repre­sión para inten­tar doble­gar las ansias de liber­tad de nues­tro pue­blo. Van a hacer todo lo que pue­dan para divi­dir­nos y debi­li­tar­nos, con el obje­ti­vo de que nues­tra apues­ta por un pro­ce­so demo­crá­ti­co des­ca­rri­le antes de con­se­guir sus metas (uti­li­zan­do a nues­tros fami­lia­res pre­sos como arma arrojadiza.)

Por eso, los des­ti­na­ta­rios de esta refle­xión nues­tra de hoy no son los pode­res del Esta­do. Les espe­rá­ba­mos jus­to ahí, don­de están, uti­li­zan­do su fuer­za para dina­mi­tar el futu­ro de Eus­kal Herria. El des­ti­na­ta­rio de nues­tra refle­xión de hoy es el con­jun­to de Eus­kal Herria, y de for­ma muy espe­cial la amplia base social de la izquier­da aber­tza­le. Hoy nos que­re­mos diri­gir a toda esa mayo­ría social que está a favor del «Eus­kal Pre­soak Eus­kal Herri­ra. Dagoz­kien Esku­bi­deen Jabe». Para decir­le que ha lle­ga­do la hora de hacer visi­ble, real y efi­caz la fuer­za de las vías polí­ti­cas y demo­crá­ti­cas para hacer cam­biar la polí­ti­ca cri­mi­nal de los esta­dos y abrir la vía hacia la paz y la liber­tad ple­nas de nues­tro pue­blo. Nues­tra inter­pe­la­ción es cla­ra: ¿Qué vamos a hacer para inco­mo­dar al Esta­do y obli­gar­le a que devuel­va a su casa a Mikel Ibá­ñez? ¿De qué ins­tru­men­tos de lucha nos vamos a dotar para hacer que al Esta­do le resul­te cada vez más difí­cil man­te­ner su polí­ti­ca de gue­rra hacia Eus­kal Herria y ten­ga que abor­dar más pron­to que tar­de un pro­ce­so de solu­ción demo­crá­ti­ca del conflicto?

Lo que aho­ra no vale es que nos que­de­mos pas­ma­das mirán­do­nos las unas a las otras espe­ran­do a ver quién y cómo se mue­ve pri­me­ro. Aho­ra la pelo­ta está en el teja­do de todas y cada una de noso­tras, y todas debe­mos dar todo lo que poda­mos en la medi­da de las posi­bi­li­da­des que tene­mos y las res­pon­sa­bi­li­da­des que ocu­pa­mos cada una. Tene­mos ejem­plos no tan leja­nos que demues­tran que con un poco de cora­je e ima­gi­na­ción es posi­ble poner con­tra las cuer­das a esta­dos pode­ro­sos. Hace poco que una mujer saha­raui, Ami­na­tu Hai­dar, con­si­guió encen­der la mecha de una lucha que obli­gó a Espa­ña y Marrue­cos a dar solu­ción a una situa­ción gra­ve en tér­mi­nos huma­ni­ta­rios. Cree­mos que la situa­ción de Mikel Ibá­ñez y la del res­to de pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos aque­ja­dos de enfer­me­da­des gra­ves, así como la situa­ción de las dece­nas de pre­sos polí­ti­cos a los que se está apli­can­do de fac­to la cade­na per­pe­tua, exi­ge una inter­ven­ción urgen­te por par­te de todas las per­so­nas y agen­tes com­pro­me­ti­dos con el desa­rro­llo del pro­ce­so demo­crá­ti­co. Tene­mos que ser capa­ces de dotar­nos de ins­tru­men­tos de lucha efi­ca­ces que fuer­cen a los esta­dos a res­pe­tar siquie­ra unas con­di­cio­nes de míni­mos demo­crá­ti­cos que posi­bi­li­ten el avan­ce del pro­ce­so en Eus­kal Herria. A noso­tras, a cada una de noso­tras y noso­tros nos toca aho­ra dar­lo todo en el inten­to. Por­que «Eus­kal pre­so eta ihes­la­riak etxe­ra» es mucho más que un boni­to lema; es nues­tro com­pro­mi­so de lucha y una nece­si­dad para asen­tar bases para la liber­tad de nues­tro pueblo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.